DEVORADO POR LA OSCURIDAD

DEVORADO POR LA OSCURIDAD CAPITULO 1 Laylah estaba cansada. Estaba cansada de los túneles oscuros y estrechos extensos debajo de la la esquina nore

2 downloads 134 Views 1MB Size

Recommend Stories


HÁGASE LA OSCURIDAD! Fritz Leiber
¡HÁGASE LA OSCURIDAD! Fritz Leiber Fritz Leiber Título original: Gather, Darkness Traducción: Miquel Barceló © 1950 Fritz Leiber © 1987 Ediciones B

Tesoros que duermen en la oscuridad
nueve secretos de las nueve provincias ávila Los cantorales de la catedral de Ávila Tesoros que duermen en la oscuridad «Por descubrir un secreto

Story Transcript

DEVORADO POR LA OSCURIDAD

CAPITULO 1

Laylah estaba cansada. Estaba cansada de los túneles oscuros y estrechos extensos debajo de la la esquina noreste de Missouri, que había estado corriendo a través de los pasados dos días. Estaba cansada de ser perseguida por un enemigo que no podía ver. Ella se cansó de sus calambres en el estómago de hambre y de sus miembros gritando en protesta por su implacable ritmo. Llegando a una pequeña caverna, llegó a un abrupto fin, empujando los dedos a través de las hebras cortas y agudas de su pelo rojo brillante, sus ojos negros buscando en las sombras a su perseguidor. No es que ella esperara capturarlo de hecho con la vista del dolor frío en el culo. Los vampiros no sólo poseían la velocidad y la fuerza sobrenatural, sino que podían cubrirsen en las sombras, haciendose imposible de ver para los sentidos, incluso a la mayoría de los demonios. Fue sólo porque tenía el poder de la sangre de los genios corriendo por sus venas que podía detectar a la sanguijuela implacable después de su loca carrera a través de los túneles. Lo que ella no sabía era... Por qué. Ella se estremeció, con la boca seca. Cristo. Ella había pensado que estaba siendo tan inteligente cuando inicialmente había permitido que el vampiro cogiera su olor. Ella había esperado atraerlo a él, junto con los otros intrusos, lejos de la guarida privada de Caine. No es que a ella le importara una maldición la suerte del perro, pero ella había escondido la mayor parte de su precioso tesoro en su propiedad, y ella no podía permitirse el lujo de permitir que cualquier criatura con la habilidad de los sentidos superiores de un vampiro, o incluso de una pura sangre estuviera cerca de su secreto. Ella había pensado que los demonios se daban a la persecución de unas pocas horas y luego se cansaban del juego, esperando volver a Hannibal o incluso a San Luis. Pero su plan precipitado se había derrumbado desde el principio. El había seguido en su camino a la guarida de Caíne, y el vampiro se negó a darse por vencido, no importa cuán lejos o cuán rápido ella había corrido. Ahora ella estaba demasiado débil para un llamado a sus poderes sombra que camina, y demasiado lejos de Caíne para pedir su ayuda. "Oh, meti la pata", murmuró ella, plantando las manos en las caderas e inclinando su barbilla en desafío tácito. "Yo sé que me estás siguiendo, vampiro. ¿Por qué no acaba de mostrar una imagen suya?" Un escalofrío de advertencia espesaba el aire, punzadas dolorosamente sobre su piel. "¿Crees que puedes darme órdenes, mestizo?" Una oscura bella y pecaminosamente voz llenó la caverna. El corazón de Laylah dio un vuelco. Incluso con su sangre de demonio no era inmune a la sensualidad cruel que era una parte tan importante de un vampiro con sus colmillos mortales. "Lo que creo es que he terminado de correr", le apretó. "Así que, o me mata o vas a perseguir a alguien más." "Ah. ¿Entonces usted está segura de que ha conseguido llevarme lo

suficientemente lejos?" "¿Lejos?" Laylah rígida, lamiéndose los labios repentinamente secos. Él no podía saber. Nadie lo sabía. "¿Lejos de qué?" "Eso es lo que me pregunto," arrastrando las palabras la voz oscura. "Debe ser de gran importancia." Laylah se obligó a aspirar una respiración profunda, negandose a entrar en pánico. El vampiro estúpido simplemente estaba tratando de presionar sus botones. Todo el mundo sabía que les encantaba jugar con su presa. "No sé de qué demonios estás hablando." "Hmmm. ¿Alguna vez has visto una codorniz?" Ella sintió los dedos invisibles cepillando la nuca, el tacto frío, irónicamente, enviando un perno de calor directamente a la boca del estómago. Se dio la vuelta, no sorprendida de que el depredador hubiera desaparecido. "¿El pájaro?" dijo ella con voz áspera, con retraso deseando llevar más que un par de pantalones vaqueros y una camisa de corte del músculo. Tener tanta piel expuesta la hacia sentir extrañamente vulnerable. No es que la ropa detuviera a un vampiro determinado. No importaría si estuviera sumergida en el cemento y envuelta en alambre de púas. "Cuando un depredador se acerca al nido, la codorniz madre finge tener una ala quebrada y sale corriendo para atraer el peligro de sus polluelos ", su verdugo murmuró, su voz parecía hablar directamente al oído. Instintivamente, se tambaleó hacia atrás, la boca seca, con un miedo repentino. "Lo único que me importa de la codorniz es servida al horno sobre una cama de arroz.", "¿Qué estás tratando de proteger?" Hubo una pausa deliberada. "¿O es ¿A quién?" "No sé de qué demonios estás hablando." "¿Es un amante? ¿Un hermano? ¿Un niño?" Su suave risa le rozó la mejilla, cuando el puldo dio un salto importante de inmediato. "Ah, eso es todo. A ¿su hijo?" Laylah agrupo los puños de la frustración. Él se estaba acercando demasiado. Tenía que distraer al hijo de puta. "Creo que los vampiros eran conocidos por su valentía", se burló ella, deliberadamente, dispuesta a arriesgarse en una batalla que no podía ganar si mantenia sus secretos. "¿Eres un cobarde que tiene que esconderse en las sombras?" El frío se espesó, el peligro de una fuerza tangible en el aire. A continuación, las sombras directamente delante de ella se movieron, y el vampiro fue poco a poco visible. Laylah se tambaleó, sintiendo como si acabara de recibir un golpe en el estómago. Todos los vampiros eran hermosos. Y sexys. Perversamente, indecentemente sexys.Pero este era un... Recordándose a sí misma de respirar, Laylah permitio que su mirada se deslizara sobre las características elegantes que revelaban sus antepasados polinesios, persistentes en los ojos rasgados que eran de un tono brillante de la miel y el cabello negro como la tinta que había sido afeitado en los lados, dejando la parte superior formara una cresta que cayó más allá de sus anchos hombros. Su mirada baja, con la conciencia viciosa torciendo su intestino a la vista de su cuerpo medio desnudo, apenas cubierto por un par de pantalones cortos de color caqui. Maldita sea la sanguijuela molesta. Como si hubiera dejado deliberadamente su cuerpo en pantalla completa, ¿maravillosa? Después de todo, él tenía que saber que provocaría el deseo de pasar los dedos de contracción para investigar los músculos lisos de su pecho. O esperar... tal vez bajarlos al piso plano de su estómago...

Perdida en su respuesta indefenso de su belleza sensual, ella se echó hacia atrás consciente del peligro de su situación cuando sintió el demonio demasiado cerca, sus dedos acariciando casualmente a lo largo de la curva de su cuello. "¿Nunca te han dicho los peligros de provocar un vampiro?" él murmuró. Un escalofrío le recorrió la espalda, pero se vio obligada a reunirse con su hipnótica contemplandolo. "¿Tiene la intención de matarme?" Sus labios temblaban. "Cuénteme sobre el niño." "No." "¿Es tuyo?" Hizo una pausa, con los dedos a la deriva en el pulso que martilleaba en la base de su garganta, una intensa concentración grabada en su hermosa cara. "No. No es suyo. Usted es tan pura como un ángel." Un temor genuino se clavó en su corazón. Maldita sea la interferencia de la sanguijuela. "Déjame en paz", susurró. Los ojos de miel se oscurecieron con un hambre peligrosa. Laylah no estaba segura si fue por la sangre o el sexo. Probablemente ambas cosas. "Un hermoso ángel," descascarillado él, sus brazos envolviendose a su alrededor para tirarla con fuerza contra la fuerza de su cuerpo. "Y he esperado demasiado tiempo para tener un sabor." Incapaz de frenar el pánico por más tiempo, los poderes imprevisibles de Laylah arremetierón, la carga eléctrica que lleno el aire fue suficiente para que el vampiro saltara atrás con cuidado por la sorpresa. "Yo dije: déjame en paz", susurró ella, envolviendo sus brazos alrededor de su cintura. Una ceja arqueada. "Bien, bien. ¿Si te gusta jugar rudo?" "No me gusta jugar con todos", le espetó ella. "¿Qué quieres de mí?" "Mi primera intención era capturarte para que pudieras ser llevada ante la Comisión". Ella escucho la amenaza, sus poderes bruscamente vacilantes. Ella se había estado ocultando de los líderes oficiales del mundo de los demonios durante dos siglos. Debido a que al ser entregada a los oráculos que componian la Comisión era nada menos que una sentencia de muerte. "No he hecho nada para ganarme un castigo", intentó un farol. "Su mera existencia es digna de castigo." El vampiro sin problemas contrarresto. "Los Mestizo genios se han prohibido". Laylah aplastó la ira familiar por la pura injusticia. Ahora no era tiempo para debatir si debían o no ser exterminados por los pecados de sus padres. "Usted ha dicho que fue su primer pensamiento," dijo ella, con voz gruesa. "¿A usted cambiado de opinión?" Una sonrisa curvó los labios del peligroso vampiro cuando llegó a trazar el escote de su camisa, su toque abrasador dejando un camino de placer. "Digamos que estoy dispuesto a posponer nuestro viaje con el incentivo adecuado." "¿Incentivo?" "¿Necesitas que te lo demuestre?" -murmuró, con los labios suavemente acariciando sobre su boca. "No..." se atragantó, en un intento de negar la necesidad que perforo y que azotó a través de ella. Dioses. Ella había estado sola durante mucho tiempo. "Dime tu nombre", le susurró contra sus labios. "Dime". "Laylah". "Laylah". Dijo su nombre poco a poco, como si lo probara en su lengua. Tracción vuelta, estudió sus rasgos pálidos, rozando las manos por los costados de las caderas y con valentía la presionó contra la evidencia de su excitación. "Exquisito". Laylah apretó los dientes, ignorando el chisporroteo de las carreras de emoción a través de su sangre. "¿Supongo que usted tiene un nombre así?" Hubo una breve pausa. No es de extrañar. Un nombre en las manos de un mago podía ser usado para darles el poder sobre una persona. Luego se encogió

de hombros. "Tane". Le convenía. Despiadado. Potente. Increíblemente masculino. "Te pega". Colocando las manos en la dureza acerada de su pecho, arqueandose hacia atrás para cumplir con el calor de la miel de su mirada. "Vamos a hacer esto perfectamente claro, Tane. Yo no uso el sexo como moneda de cambio. No es asi. ¿Alguna vez?". Esperando que él se enojara por su rechazo contundente, Laylah estaba nerviosa cuando sus labios se curvaron en una sonrisa de anticipación pura. Acarreando con fuerza contra ella, le habló directamente a su oído. "Ahora voy a dejar esto perfectamente claro, Laylah", susurró. "Cuando tengamos relaciones sexuales sólo será después de que me hayas rogado para que te lleve." Fue la explosión de la conciencia que sacudió a través de su bajo vientre, tanto por su arrogancia que por su cabreado. Después de todo, los vampiros eran narcisistas. Él, naturalmente, asumia que ella estaba desesperada por saltar por sus huesos. No, fue el hecho de que era justo la verdad, lo que le daba ganas de darle un puñetazo. "Nunca va a suceder, chupasangre". Sonrió con una promesa malvada. "¿Quiere apostar, bastardo?" Ella lo empujó, envolviendo los brazos alrededor de su cintura en un protector movimiento. "Si no es sexo, entonces, ¿qué quieres de mí?" "La verdad". Maldita sea. Iban de nuevo a eso ¿ya? Se suponía que se distragera. Bueno, ella podría fácilmente corregir eso. No importaba cuál fuera el sacrificio. "¿Podría ser un poco más vaga?" se burló de ella deliberadamente. "La mayoría de los demonios menores tienen el sentido de mostrar respeto cuando están en presencia de un vampiro." "Usted ya dejo el gato fuera de la bolsa diciendo que tiene la intención de lanzarme a la Comisión para ser sacrificada como un perro rabioso, así que ¿qué demonios?" Ella se encogió de hombros. "Puede ser que también tenga un poco de diversión antes de salir." Sus finos dedos acariciaban la empuñadura de su cuchillo. Lo bastante grande para enterrar el tramo del cabezal de la cuchilla. "Le prometo que tratar de provocarme no es el tipo de diversión que desea." Ella apretó los labios en lo que esperaba fuera una burla, pero podría muy bien haber sido una mueca de terror. "Es cierto que el tipo de diversión que quiero no implica un pedazo de madera con un final puntiagudo decorarando el centro de mi pecho, pero por el momento voy a tomar lo que pueda conseguir." Preparandose para su castigo, Laylah juró cuando hizo, precisamente, lo que el no quería. En lugar de golpear con furia, se calmó, su intención en su expresión. Al igual que un depredador al acecho. "Fascinante", murmuró. "¿Qué?" "Su desesperación por impedir que descubra su secreto." Metió la mano para trazar con un dedo la línea de su mandíbula terca. "Debo advertirle que sus juegos sólo me hacen más decidido a descubrir lo que usted me está ocultando". Laylah giró lejos de su mirada penetrante. ¿Qué diablos tenía que hacer ella para conseguir este vampiro le diera la espalda? "No hay nada". Hubo un frío de hielo que se trasladó directamente detrás de ella. "Vamos a empezar por el principio. ¿Por qué matar a Duncan?" "Yo..." Se lamió los labios, las manos presionando su estómago cuando la familiar enfermedad rodó a través de ella. Ella no quería recordar a Caine llevándola a través del túnel secreto hacia la pequeña cabaña junto al río Mississippi. Esperaban encontrar a Duncan escondido allí. El perro, después de todo, tenía la intención de salvar su pellejo mediante la venta de Caine al Rey de los Weres. Pero tampoco esperaba que el perro menos dominante

tratara de atacarlos. O que los poderes de Laylah lo golpearan con tanta fuerza. Era todavía otro pesar, una línea muy larga de remordimientos, y Laylah tendría que vivir con ello. "Eso fue un accidente". "Freir un perro", señaló Tane secamente, "eso no hace que mi corazón sangre, pero esos pequeños accidentes son exactamente por qué los genios mestizos han sido prohibidos". Ella se estremeció. ¿Acaso pensaba que ella no trataba de controlar sus poderes? ¿Que no daría cualquier cosa por evitar que otra mancha de una muerte sin sentido quedara en su conciencia? "Cállate". "¿Qué pasó?" Ella aspiró el aire fresco y húmedo que llenó la cueva. Ella había estado funcionando ciegamente en los últimos días, dando marcha atrás y tomando túneles laterales hasta que no tenía idea de dónde estaban, pero hubo el inconfundible olor de un río cercano, lo que significaba que todavía debia estar cerca del Mississippi. "Caíne supo que Duncan iba a reunirse con Salvatore. Vinimos a capturar el perro, pero cuando nos vio se volvió loco y atacó. "Su mandíbula apretada. Tenía hecho todo lo posible para permanecer fuera del esquema loco de Caine para cambiar los perros en sangre pura. ¿Por qué no decidir que le brotaran alas y convertirse en un hada de rocío? Pero, Caíne había sido firme en que se le había dado una visión que le reveló que iba a convertirse en un inmortal Were. Personalmente había pensado la visión era más probable el resultado de una sobredosis de los fármacos que producian en masa. "Yo sólo me protegi. ¿O se supone que los mestizos debemos dejanr que nos mutilen hasta la muerte? ¿Asi estaria todo el mundo feliz? ¿El mestizo asqueroso hecho trizas?" "¿Un toque amargo?" Tane murmuró, pero sus manos eran extrañamente tiernas cuando él acarició un camino sobre los hombros y los brazos. Era Tierno, pero capaz de enviar una erupción de fuego sobre su piel desnuda. "Vete al infierno". "Ya lo he visitado, dulce Laylah, y no tengo ninguna intención de volver en cualquier momento pronto. "Él se inclinó hacia abajo para apretar los labios a la curva de su cuello. "Voy a aceptar que la muerte del perro fue un accidente". Si ella no hubiera estado cerca del punto del colapso que podría haberi sdo completamente mental y se hubiera arrojado a sí misma a la bestia hermosa. Su cuerpo se sentía como si estuviera en llamas. Eran las feromonas del Vampiro. En su lugar se obligó a alejarse de su toque destructivo, girandose para mirar su demasida apuesta cara. "Protector un culo." "¿Por qué no volver a la guarida de Caíne en lugar de tomar camino por su cuenta?" Inconscientemente se frotó los brazos que aún hormigueaban porsu tacto. "Yo sabía que estaban realizando un seguimiento y supuse que seguirían a Caine. Tomé un camino diferente para salvar mi propia piel". "No, se fue para desviarnos y alejarnos de Caine y de sus bienes." Pregunto Él deliberadamente, haciendo una pausa. "Y del niño que protege." "Si usted ya tiene todo resuelto entonces ¿por qué me está molestando con sus preguntas? "apretó ella. "Porque quiero saber por qué estaría dispuesta a sacrificar su vida por un niño que no es suyo." Tane vio la onda emociones en el rostro expresivo del Genio, molesto por su fascinación desconocida. Concedio que Laylah era una hermosa criatura. Increíblemente bella. Y que agitaba su lujuria a un punto álgido que no había disfrutado desde hace siglos. Sin embargo, él tenía un propósito en el seguimiento de esta mujer. La primera vez que había entrado en los túneles, había estado persiguiendo a

Salvatore, rey de los Weres, y la gárgola agravante, Levet. Habían desaparecido de una cabaña en Hannibal y mientras que él estaría encantado por que ambos tuvieran una muerte miserable, Styx había dejado en claro que quería una mejor relación entre Weres y vampiros. Y lo que el Anasso (Líder de todos los vampiros) quería, él lo conseguia. Así Tane había ayudado a los funcionarios de Salvatore en la búsqueda de Caíne y el misterioso demonio que los habían secuestrado, no se sorprendió cuando el perro había abandonado a sus rehenes y huyo con la vana esperanza de evitar su muerte inminente. Lo que le había sorprendido fue la insistencia de la gárgola de que el demonio que había sentido era un genio mestizo. De repente, su misión de rescate sencilla se había convertido en una búsqueda del renegado demonio. La Comisión tenía una estricta política. Los genios mestizos debían ser capturados y entregados en el momento en que se encontraran. Él había sido designado para enganchar y etiquetar la abominación. Por desgracia, las cosas se habían ido al infierno desde el momento en que había iniciado la persecución. Durante dos días se había arrastrado detrás de ella, haciendo caso omiso de la realización que él podría poner fin a la persecución en cualquier momento que él quisiera. Se dijo que era una mera curiosidad. ¿Por qué la hembra estaba decidida a llevarlo lejos del patrimonio de Caine? Tenía que ser algo por lo que valia la pena arriesgar su vida. Pero, la curiosidad no podia explicar el por qué estaba plagado de fantasías de la hembra, imaginándosela encerrada en su guarida, tendida sobre su cama con sus oscuros ojos brillantes de placer. ¿O por qué, incluso ahora la idea de llevarla ante los poderosos Oráculos que constituían la Comisión parecía un pecado contra la naturaleza. Su mirada inquietante recorrió sus facciones delicadas. Eran aterradoramente familiares. Como si hubieran sido grabadas en su mente. Se le hizo fácil darse cuenta de que había una palidez cada vez mayor por debajo de su piel perfecta y las sombras por debajo de la belleza de sus ojos. "Yo no tengo que decir nada", murmuro, tan terca como siempre a pesar de su creciente debilidad. "¿Qué te pasa?" exigió bruscamente. "Nada". "No seas idiota", le espetó, con rapidez en sus brazos cuando sus rodillas se doblaron. Ahogó un gemido cuando fue golpeado por el calor delicioso femenino y el olor de la lluvia de primavera. Maldita sea. La hembra iba a ser la muerte de él. "Es obvio que está mal." Ella se estremeció, un brillo de sudor delgado brillaba en la frente. "No he comido en días." Apenas consciente de que se movía, la llevó a la parte trasera de la caverna, colocándola suavemente en el piso de tierra antes de arrodillarse a su lado. Al igual que Mary Poppins, pensó con ironía. Salvo que Caronte tenía un corazón frío. Un vampiro tan cruel que le temían sus propios hermanos. "¿Creo que los genios absorben su energía de su entorno?" Sus ojos parpadearon cerrados, su respiración entrecortada. "Como usted ha señalado monótonamente soy un mestizo", descascarillado."Tengo que tomar comida y descansar." Contra su voluntad, Tane pasó los dedos sobre la porcelana y suave piel de su mejilla, saboreando la sensación de su piel satinada. "Háblame de tus padres." "No." "Laylah". Ella sopló un suspiro, con un borde de alerta en su tono de voz suave. "Yo no te puedo decir lo que yo no sé. Mi madre adoptiva me encontró abandonada en las alcantarillas de Londres." "¿Así que no sé nada acerca de quiénes eran?" "Es obvio que uno de mis padres era un genio. El otro..." Con un esfuerzo abrió los ojos, pretendiendo

que sus preguntas de sondeo no le molestaban. "Yo no tengo ni idea." "¿Usted tiene poderes más allá de los de un genio?" "Sí como no. Como si yo te lo fuera a decir." Sus ojos se cerraron de nuevo, en inquieta expresión. "Por favor, sólo tiene que irse y dejarme en paz para descansar." Él miró la delicada belleza, con las cejas reunidas en un fruncido ceño. ¿Por qué la duda? Todo lo que tenía que hacer era lanzarla por encima de sus hombros y sacar la cabeza de las cuevas llevarla ante la Comisión sobre el sur de Chicago. Le llevaría menos de unas pocas horas para hacerse con la tarea. Lo mejor de todo, podía pasar por el club de Santiago en su camino de vuelta a su guarida y aliviar su estrés con un diablillo dispuesto. O diez. Cuantos más, mejor. Además, había aprendido una lección brutal en la protección de una hembra inestable y peligrosa. Una lección que ha dio lugar a que todo su clan fuera sacrificado cuando los dejo desamparados. Caminando entre sus cuerpos mutilados, había jurado que nunca volvería a poner sus emociones delante de su deber. Sus dedos se cerraron en su mejilla, a continuación, murmuró una maldición y se enderezó. "¿Come alimentos como lo que consumen los humanos?" -preguntó. "Sí". "Quédate aquí". Sin dejarse la oportunidad de examinar el fondo de su estupidez, Tane fluyo a través de la oscuridad de los túneles, en forma rápida a la búsqueda de una apertura que lo llevara al campo exterior. Una rápida mirada reveló los campos recién plantados y las granjas que dormitaban bajo la luna de plata. A lo lejos podía coger una visión del río Mississippi y más lejos aún los alfilerazos de las luces de la calle que revelaban una pequeña ciudad. El paisaje típico del sueño del Medio Oeste. Demasiado sueño para la mayoría de los vampiros, pero Tane preferia la paz. Una sonrisa amarga le torció los labios. Y la mayoría de los vampiros preferian que se quedara en su autoimpuesto aislamiento. Pocos estaban cómodos en presencia de un Caronte. No es que Tane permitiera que su perjuicio le molestara. Se había convertido en un verdugo de los vampiros renegados por una razón. Y la razón no habia cambiado. Y Nunca iba a cambiar. Casi como si se burlara de la seguridad de que estaba solo en la oscuridad, Tane se puso rígido y probo el aire a finales de primavera. ¿Qué demonios? Había vampiros en el área. No es que tuviera miedo. Poseía un poder más grande que la mayoría de los jefes de clan, aunque se negaba a soportar las pruebas necesarias para reclamar el título. Y había algunos de sus hermanos lo suficientemente estúpido como para molestar a su Anasso. Styx se vería seriamente cabreado al descubrir que uno de sus preciosos Carontes había sido asesinado. Pero se recordo que Laylah estaba sola y desamparada en los túneles, vulnerable a que cualquier otro vampiro consiguiera enterrar sus colmillos, o cualquier otra cosa, en ella. Con una velocidad de vértigo entro en la granja más cercana, una casa blanca con un porche envolvente y las cortinas de algodón barato. Se detuvo el tiempo suficiente para determinar que no había nada más aterrador que los seres humanos durmiendo arriba y un perro de edad, que había eliminado la basura y estaba feliz masticando un hueso, antes de entrar a la casa y saquear la nevera, lanzando una serie de restos en una bolsa que encontró debajo del fregadero. Añadió la leche y varias botellas de

agua, antes de girar y salir tan silenciosamente como había llegado. Como el Grinch. Sólo que con los colmillos. Con la misma velocidad volvió a los túneles y a la cueva, donde había dejado a Laylah. Vacío. Por supuesto. Dejando caer la bolsa siguió su camino, fue fácil encontrar el adjunto de la cueva. Por un momento miró con incredulidad mientras vio como se arrastraba hacia la entrada de los túneles en sus manos y rodillas, todo su cuerpo empapado en sudor. "Maldita sea". Dando un gran paso hacia adelante, se inclinó y la agarro en sus brazos, sosteniendola contra su pecho, volviendo sobre sus pasos. "¿Qué es lo que estás haciendo?" Logro mirarlo, pero ella no podía disimular su creciente debilidad. "En busca de un portal de Narnia". Ella trató inútilmente de zafarse de sus brazos. "¿Dónde están cuando se los necesita?" "Ya basta", le espetó, entrecerrando los ojos, ya que se basaba en la lentitud de la curación de un corte en la frente. Era evidente que se había golpeado en el suelo en su intento ridículo por la libertad. "Te has hecho daño". "La culpa es tuya", murmuró. "Lógica típicamente femenina". Ella entrecerró los ojos cuando él con suavidad la bajó de nuevo en el suelo y se movio para recuperar la bolsa. Tane enfrio el aire rancio de la caverna, con la esperanza de diluir el olor potente de la sangre fresca. Todo su cuerpo se apretó con un hambre arañando. Como si hubieran sido siglos, y no pocos días desde que había tenido relaciones sexuales. ¿Qué tenía esta mujer? Todo en ella lo encendia. Desde el pelo de punta ridículo a la punta de los dedos de los pies cubiertos de polvo. Y todos esos lugares deliciosos en el medio. "¿Supongo que crees que sabes todo acerca de las mujeres?" Volvió a ella, en cuclillas a su lado con una sonrisa que reveló sus colmillos largos. "Lo suficiente como para hacerlas gritar pidiendo más". "Mátame", murmuró ella, pero ella no podía disimular el aleteo rápido de su pulso. Él no estaba solo en la conciencia de gran alcance. Lo ya tenía la intención de tenerla desnuda y debajo de él antes de que todo fuera dicho y hecho. "Un decapitación rápida sería preferible escuchando su regodeo". Sus labios temblaban. Atrapada, cansada y aterrorizada, obviamente, ella todavía estaba escupiendo como un gatito acorralado. Sacando el contenido de la bolsa, la abrió para descubrir que olía a pollo y arroz y un puñado de otros ingredientes humanos. "Coma", ordenó. Cogió el envase de sus manos, usando sus dedos para recoger la cazuela en la boca. Tane permaneció en silencio mientras vaciaba la bolsa convenientemente cerca de ella, no queriendo distraerla de recuperar su fuerza. Acabando con la leche y luego con el agua, limpio dos contenedores más de alimentos antes de que ella levantara la cabeza para mirarle con recelo. "¿De dónde viene?" Se tragó un gruñido, cuando inconscientemente se chupó los dedos limpios. "¿Importa?" Su respiración se enganchó a ella fácilmente dandose cuenta de su punzada salvaje de necesidad. "Pare no me mire de esa manera." Sus colmillos latían al compás de los latidos de su corazón. "¿Cómo qué?" "Cmo si usted se estuviera preguntando si soy B positivo o A negativo". "Pase considerables problemas para lograr la cena", descascarillado él, su mirada persistente en la curva de vulnerabilidad de su cuello. "Lo justo es justo" Con un repentino empujón ella estaba sobre sus pies, el peligro brillando en su magníficos ojos. "Si quieres mi sangre tendrá que luchar contra mí por ella."

Tane levantó una ceja. Ella se recuperó rápidamente. Ya podía detectar el color regresando a sus mejillas y su temblor había cesado. Sin embargo, él sabía que iba a tener que realizar un poco mas de esfuerzo para llevarla a su apartamento sobre la espalda. A la posición donde él la quería con una desesperación que le estaba haciendo difícil aguantar y el dolor, pero no hasta que se recuperara por completo. "Siéntate y termine su comida." Se encogió de hombros. "Yo comi antes de salir de Aníbal." Ella a regañadientes, se sentó de nuevo y cogió el pastel de chocolate. "Espero que le diera una indigestión." "En realidad ella era un bocado sabroso". Se inclinó hacia delante, permitiendo que el aroma de lluvia de primavera se envolviera alrededor de él. "Es una lástima que no pudiera quedarme. Estaba ansiosa por ofrecerme más que la cena." "Siéntase libre de volver con prisa y terminar su comida y todo lo que quiera. Tómese su tiempo. "Ella tomó un gran bocado de la torta, con un poco de apego a la formación de hielo del labio inferior. "De hecho, tomese una eternidad." Incapaz de resistir la tentación, Tane se abalanzó hacia delante, lamiendo el hielo de encima los labios antes de volver a atraparla en un beso de puro deseo, sin restricciones. Juró cuando su hambre se estrelló contra él con una fuerza sorprendente. Él no mintió cuando dijo que se había alimentado antes de entrar en la cabaña en Hanníbal, pero sólo el tener cerca a la mujer fue suficiente para despertar un deseo peligroso. Por la sangre y mucho más. "Yo podía soltarla, Laylah", susurró contra sus labios. Con la fuerza suficiente para romperle una costilla lo empujó, poniéndose de pie con una expresión de pánico. No es que él la culpara por completo. Estaba seguro de que él estaba haciendo su propia cuota para que entrara en pánico. Nunca deje que su polla gobierne su cabeza. El no era así. Pero él estaba empezando a sospechar que con el incentivo adecuado, esta mujer podría hacer que sacrificara su propia salud mental para completar lo que acaba de comenzar. "Muy bien, entonces voy a estar en mi camino. No se moleste en escribir..." Él corrío a sus pies, envolviendo sus brazos alrededor de su cuerpo delgado para prevenir su escape. "Y ¿a dónde irías?" "En cualquier lugar que no es aquí." Él le tomó la barbilla, obligándola cabeza arriba para encontrarse con su mirada escrutadora. "La guarida de Caíne se encuentra ahora en manos de Salvatore". Se mordió el labio, tratando de fingir que no se vio sacudida por sus palabras. "No lo sabemos con certeza." No lo hacian, por supuesto. Pero, cuando él había salido dejando a Salvatore en el túnel con sus perros y la gárgola, el rey de los Weres echaba espuma por la boca por conseguir enterrar sus garras en Caíne para poder abrir su corazón. Y cuando un Were furioso decidia a arrancar el corazón a alguien, habian pocas cosas que podian detenerlo. "Un perro no es rival para un pura sangre Were. Sobre todo cuando este quiere pasar a ser el rey. Por ahora Caine está muerto y el resto de los canallas siendo castigados por su traición. "Sus manos instintivamente acariciando hacia abajo la espalda, deteniéndose en la curva de sus caderas tentadoras. "En el momento en que intentes acercarte a la guarida se te capturara." Distraído por el placer de tener a su genio presionado con tanta fuerza contra él, Tane no estaba preparado cuando tragó una bocanada de aire, con los ojos oscurecidos de horror. Empujando sus brazos, ella cayó de rodillas, con sus manos apretadas juntas en el signo universal de súplica. "Por favor, te lo suplico", susurró. "Déjame ir".

Capítulo 2

No era la primera vez que Laylah había estado de rodillas. Ella había vuelto de la mendicidad una forma de arte durante su tiempo con el brutal Sergei de Cracovia. ¿Qué diablos le importaba el orgullo cuando la seguridad de un niño indefenso estaba en juego? "Tane..." Él trajo un abrupto final a su súplica mientras la agarraba de los brazos y tiraba de ella a su posición vertical, presionando con fuerza contra su cuerpo mientras le susurraba directamente en su oído. "SSH, mi dulce. Ya no estamos solos". Laylah se puso tensa. Había estado tan distraída por Tane que había dejado de notar el aroma inconfundible que llenaba el aire. "Vampiros". Sus ojos se estrecharon. "¿Amigos suyos?" Su rostro increíblemente hermoso apretado, una sonrisa cruel curvando sus labios. "Yo no tengo amigos." "Por Dios", murmuró ella, pretendiendo que una punzada de compasión no cortara a través de su corazón. Era dolorosamente familiar cómo se sentía al pasar por el mundo sin un alma que cuidara si estaba vivo o muerto. Era una mierda. "No puedo imaginar por qué no." "Quédate aquí". Le soltó, Tane dio un paso atrás apuñalandola con una advertencia. "Y Laylah, cuando digo que te quedes aquí me refiero a quedarse aquí. La mayor parte de mis hermanos no están interesados en su pedigrí o en el interes sobre ti de la Comisión. "La mirada se deslizó como miel por su cuerpo delgado expuesto por sus pantalones cortos y su muy pequeña blusa." Ellos te ven como una mujer hermosa que puede saciar más de una de sus hambres". Con una gracia líquida tenía la daga grande en la mano y se deslizo en silencio en el túnel. Una vez sola, Laylah pasó su mano por el pelo y trató de concentrarse. La comida le ayudó a recuperar una parte de su fuerza, pero seguía estando cansada. Lo cual significaba que sus poderes serían impredecibles. Una cosa muy mala, ya que no era precisamente estable en la mejor de las circunstancias. ¿Se atrevia a un Paseo en las Sombras? El talento de moverse entre dimensiones había sido un regalo de su antepasado genio, a pesar de que había descubierto la capacidad casi por accidente. Ella nunca olvidaría su terror cuando de repente estuvo rodeado en la noche que oscilaba entre los mundos. Y su terror aún mayor cuando había conseguido librarse de la niebla extraña al descubrir que había viajado a mitad del camino de todo el mundo. Con los años ella se había entrenado para usar su habilidad poco común, pero evitaba usarlo a menos que fuera absolutamente necesario. No sólo había peligro de resbalar accidentalmente en otra dimensión, muchos de los cuales eran peor que los infiernos imaginables. Pero ella tenía pesadillas de quedar atrapada en los pasillos brumosos. Todavía se debatia, cuando se precipitó bruscamente Laylah detrás de una estalagmita cuando el olor de los vampiros lleno el aire. "Aquí, gatito, gatito, gatito," dijo una voz baja. Laylah pasó a echar un vistazo a los vampiros que se acercaban, la nariz

arrugada a la vista de sus pantalones vaqueros sucios y el pecho desnudo. Su largo cabello rubio colgando en mechones enmarañados, y su rostro demacrado estaba torcido con una expresión de anticipación malévola. La mayoría de los vampiros utilizaban su belleza sobrenatural para atraer a sus víctimas.Pero esto era una... Yow. Obviamente se había dejado ir cuesta abajo. En realidad, ¿Podría una caída ocasional en un baño caliente ser tan difícil? Juró cuando él siguió adelante, claramente consciente de que estaba encogida detrás de la estalagmita. No quería hacerle daño a nadie. El infierno, que daría cualquier cosa para encontrar un lugar donde pudiera esconderse con su hijo en paz absoluta. Sí, como si ese lugar realmente existíera. Sombríamente dio un paso hacia el centro de la caverna, sus manos en advertencia. "No te acerques o te dolera." El vampiro mostró sus colmillos, su mirada desagradable tomando una encuesta íntima de su cuerpo. "¿Me lo prometes?" A regañadientes, Laylah comenzó a reunir su poder profundamente empobrecido, deseando poder absorber la energía de su entorno. Como los genios que eran criaturas de la naturaleza. Ella debia ser capaz de manipular los poderes de la tierra. Lamentablemente, ella nunca había sido capaz de aprovechar cualquier cosa que no fuera sus poderes internos. Aún así, eran una fuerza poderosa. Ella se estremeció, su sangre caliente burbujeando cuando la esencia espiritual fluyo a través de ella. Dioses. Era tan hermoso. Hermoso y terrible y, ¡oh, tan seductormente adictivo. Una lástima no saber qué diablos iba a pasar cuando aflojara sus restricciones. "Lo digo en serio", apretó. Haciendo caso omiso de su advertencia, el vampiro lentamente en círculos acerco su forma trémula, su mano en catación de su entrepierna. "¿Qué eres? Hueles delicioso". "Yo no le advertiré de nuevo". La parte superior saltó hacia adelante, exponiendo sus colmillos. Laylah no lo dudó. Levanto la mano lanzando una ráfaga de energía, reduciendo sus ojos cuando quedo ciega sacudida por el rayo que atravesó el aire, apenas en shock el vampiro. "Eres una puta", susurró el demonio, llegando a la espalda para sacar una pistola de la cintura de sus vaqueros. "Vas a pagar por ello." Ella se preparó para atacar de nuevo, sólo para ser interrumpida cuando Tane bruscamente regresó a la cueva, moviendose con una velocidad sorprendente para ponerse entre Laylah y el enfurecido vampiro. "¿Por qué no juegas con alguien de tu tamaño?" "Caronte". El vampiro desconocido sonrio, olvidando a Laylah mientras miraba Tane con un triunfo raro. Así como si se hubiera ganado la lotería. ¿Podían los vampiros volversen locos? Un pensamiento escalofriante. "¿Nos conocemos?" Tane arrastro las palabras. "Usted mató a mi hermano de clan." Una sonrisa insultante tocó los labios de Tane. "¿Y usted decidió encontrarme para que te pudiera matar también? Que bien." El demonio gruñó, su arma apuntando a la cabeza de Tane. "Yo he venido a través de su aroma cuando salí a mi búsqueda por la noche. Han pasado casi cien años pero yo nunca voy a olvidar su olor. "Se estremeció, sus ojos claros brillando con un fuego fanático. "Me ha encantado." "Me temo que no puedo devolver la obsesión espeluznante." Con pasos lentos Tane se trasladó a un lado, deliberadamente, llevando el vampiro lejos de Laylah. "Yo no sé quién es usted y me importa una mierda." Laylah frunció el ceño. ¿Por qué corria riesgos Tane por proteger a un genio callejero que tenía la intención de ver exterminado? ¿Y por

qué el otro vampiro lo había llamado Caronte? "¿Supongo que ser un perro faldero mercenario de Styx significa que una muerte es como otra para usted?" Apretó el desconocido. "Hay que anticipar más que otros." Tane movió la daga en invitación. "¿Vamos a luchar o tiene previsto hablar, hasta llevarme a la muerte?" "Oh, vamos a pelear", jadeó el vampiro, apretando el gatillo de su pistola. Laylah tragó un grito cuando al menos una bala se alojo en el brazo de Tane antes de que se estrellara contra el vampiro más pequeño y le arrebatara el arma de su alcance. La pistola salió a volar hacia la parte posterior de la cueva y Tane enterro la daga profundamente en el pecho de su oponente. La sangre fluía libremente mientras los demonios utilizaban sus colmillos y garras para el máximo daño. Laylah flotaba en el borde de la carnicería, hipnotizada por la batalla entre los dos depredadores letales. Tane era, obviamente, el combatiente superior. No sólo tenia el tamaño como ventaja, su poder helado se derramaba en el aire con fuerza suficiente para hacerle apretar los dientes de dolor. Sólo podía imaginar la agonía si se estuviera dirigiendo a ella. Sin embargo, el vampiro más pequeño tenía una absoluta falta de cordura a su favor. Con un desprecio terrible por las lesiones brutales que Tane le estaba infligiendo, el intruso cerró sus colmillos en Tane, rasgando la carne y músculo como un perro rabioso. A cambio, Tane corto en rodajas la parte trasera del vampiro con su daga, rociando la sangre a través de la cueva. Instintivamente Laylah retrocedió, presionando una mano contra su vientre palpitante. Era hora de irse. Tane se distrajo adecuadamente y la comida que ella había consumido alivio un poco el cansancio. Por lo menos lo suficiente como para que ella pudiera funcionar durante unas cuantas horas más. No tendría una mejor oportunidad para escapar. ¿Por qué no se iba? No podía ser porque ella se resistía a dejar solo a Tane para luchar contra el culo vampiro o su banda de locos que podía percibir la partida en su dirección. O incluso el acercamiento... Ella frunció el ceño ante el olor a humedad de granito. Le era conocido, pero ¿por qué? "Tane", murmuró. Con un gruñido, Tane rompió el brazo de su oponente. "Ahora no es el mejor momento, Laylah". "Hay alguien más en los túneles". Con un movimiento feroz, Tane envolvió sus brazos alrededor del vampiro y lo lanzó contra la pared lejana. El vampiro cayó al suelo sin fuerzas, brevemente inconsciente. Tane estaba en el centro de la cueva, cubierto de sangre y parecía un conquistador magnífico. Sólo por un momento, tuvo Laylah la oportunidad de apreciar la elegancia feroz de su perfil, el cincelado perfecto de su cuerpo musculoso, y el raso de su piel bronceada. Entonces, empujando a un lado a través de su cresta, se volvió para revelar sus ojos brillando con un fuego de miel y sus colmillos extendidos con furia. Ella se estremeció. Mierda. Ella había conocido a depredadores peligrosos antes, pero nada que ver con Tane. "Siento los otros vampiros", jadeó. "No son vampiros." Él frunció el ceño. "¿Qué es?" La realización exitosa en el mismo momento en que la gárgola con retraso en el crecimiento se contoneaba en la cueva. Laylah hizo una mueca, fácilmente reconociendo al demonio pequeño. Por supuesto. ¿Quién podría olvidar una gárgola que apenas tenia tres pies de altura con grandes alas de gasa en tonos brillantes de rojo y azul, con las venas de oro, que eran más adecuadas para un hada que para una temible bestia? No es que no fuera del todo un sin-gargola. Él tenía las características habituales de

sus grotescos antepasados, así como la larga cola que era amor pulido y cuernos encima de su cabeza. Él había sido un compañero de Salvatore cuando ella y Caine lo habían secuestrado y había sido su deber llevarlo a la guarida de Caine. No había sido culpa de ella que Tane y su banda de perros hubieran iniciado la búsqueda tan rápido que ellos se habían vistos obligados a abandonarlos, literalmente, la gárgola de cabeza y a la sombra de pie para escapar. O que en la prisa le hubiera lanzado un aumento pequeño de energía. "Oh", respirando, su mirada se quedo en la gárgola que se acercaba, ni siquiera cuando dos nuevos vampiros irrumpieron en la habitación y se lanzaron contra Tane. "Maldita sea", murmuró Tane, su daga cortando el vampiro de pelo oscuro que parecía salido de una extra de una película de Tim Burton. "Como si no tuviera suficientes problemas". Laylah frunció el ceño. "¿Pensé que estaba de su lado?" "¿Podemos dejar la discusión para más tarde?" Tane lanzó un gruñido como el segundo vampiro se estrelló contra él por detrás. "Me vendría bien algo de ayuda aquí." Ella apretó las manos, haciendo caso omiso de la necesidad ridícula de meterse en la batalla. "¿Por qué debería ayudar al hombre que tiene la intención de entregarme a los Oráculos? No me importa si te matan. "Ella inclinó la barbilla. No le importaba. A ella no lo hacia. Maldita sea." De hecho me va a salvar de tener que hacerlo yo misma." Evadiendo la pelea de Tane, la gárgola pequeña se detuvo junto a Laylah, sus ojos grises brillando con diversión. "Ah, una belle femme a mi corazón", murmuró con un grueso acento frances, hundiéndose en una pequeña reverencia. "Permíteme que me presente. Levet, Defensor de damiselas en apuros, el Príncipe Encantador, y en general Caballero en Brillante Armadura, a su servicio." Laylah parpadeó. Había eliminado la gárgola con un rayo durante su primer encuentro. Ella no tenía idea que era tan... hmmm. ¿Extravagante? "Buen Dios", susurró. Él agitó una mano. "No, no. Es un error común, pero no soy yo una deidad. Bueno, no, a menos que usted considere ser soy un dios del sexo como... "Sus ojos se redujeron abruptamente, con la cabeza inclinada hacia atrás cuando él olfateó el aire."Sacrebleu. Usted es el Genio." Tane juró, fijando un vampiro en el suelo con la rodilla mientras trataba de desalojar al otro que se pegó a su espalda. "Levet, ya puede hacer algo útil u obten el infierno fuera de aquí". La gárgola ignorando la orden de Tane, volviendose revelo la huella de la mano que ella había quemado en el culo antes de dejarlo caer en los túneles. "Mira lo que has hecho." "Fue un accidente". "¿Un accidente?" Levet se volvió, con las alas en contracciones. "Usted ha empañado mi perfección. Es como profanar la Mona Lisa." A pesar de sí misma, Laylah encontró sus labios en espasmos. Levet se diferencia de cualquier criatura que hubiera conocido antes. "Yo realmente no quería hacerte daño", dijo con sinceridad genuina. "Por favor, perdóname." Frunció los labios. "Bueno, supongo que podría considerar una medida de perdón. Yo soy, después de todo, famoso por la generosidad de mi corazón. "El envió una frambuesa hacia Tane cuando el vampiro murmuró su opinión sobre gárgolas sin valor. "Y nuestra presentacion no fue en la mejor de las circunstancias." "No." Se aclaró la garganta. "¿Supongo que Caine ha sido capturado y su guarida invadida por los Weres?" El demonio pequeño bufo. "Lo último que supe de Salvatore es que había rescatado a Harley y huían de Caíne,

mientras que sus subordinados sarnosos estaban en persecución." Laylah respiró fuerte, su corazón golpeando contra sus costillas. Caíne estaba lejos de su guarida y distraido, obviamente. Ella nunca tendría una mejor oportunidad. "¿Se puede salvar al recordar el pasado?" Tane repentinamente se introdujo en su conversación. "Levet, ven aquí." Se volvieron a ver cuando Tane decapito uno de los vampiros, solo para ver que el que había eliminado antes volvia a sus sentidos y se ponia en pie para cargar através de la cueva. "¿Sin duda, el Caronte poderoso no necesita ayuda para hacer frente a tres vampiros escuálidos? "exigió Levet. Tane logró dar un tirón al vampiro colgado sobre su espalda, enterrando la punzante daga profundamente en el pecho del atacante. "No, si estoy ocupado drenando a una gárgola bocazas", murmuró. "Como si permitiera que este tipo de criaturas desagradables me tocaran." Levet arrugó el hocico. "Mon Dieu, huelen como si recién se hubieran arrastrado de sus tumbas." Tane mostró sus colmillos a la pequeña gárgola. "Entonces haz algo para ayudarme a volverlos a poner en ellas." "Bueno, yo tengo un hechizo magnifico de una bola de fuego", ofreció Levet. "A pesar de que creo un poco de problemas la última vez que lo usé." "¿Qué problemas?" "Podría haber hecho un pequeño derrumbe." Tane arrancó la daga del pecho del vampiro y apunto hacia Levet. "No hay bolas de fuego." "No tiene necesidad de ayuda." Levet dijo en ofensiva. "Ya sea que quiere mi ayuda o no la quiere, por favor decidase."

Laylah forzó la atención en Tane cuando corto el corazón del más cercano vampiro. A pesar de que tenia docenas de heridas, era obvio que no tardaría en hacerse con sus atacantes. "Gracias, Levet." Ella le dio una palmada entre los cuernos. "Realmente me siento mal por su... lesión. Ahora, no tengo más remedio que correr". Tane gruñó bajo en su garganta, agarrando el vampiro a cargo por la garganta y levantándolo del suelo, cuando volvió su atención a Laylah. "¿Qué crees que estás haciendo?" "Dejarte". "¿Ahora?" "Sí". "¿Tienes la intención de abandonarme en medio de una batalla?" Ella miró hacia los dos vampiros se desintegran en el suelo y el tercero, que estaba casi muerto, de nuevo, luchando por escapar de agarre triturador de Tane. "¿Crees que soy tan estúpida como para esperar que puedas obligarme a ir ante la Comisión?" Algo peligrosamente cerca de la diversión brilló en los ojos color miel. "Te he traído un pastel de chocolate." Sus negras cejas levantadas. "Fue hecho en casa". Había sido delicioso. Chocolate alemán con coco fresco y nueces... Ella sacudió la cabeza, avanzando hacia la entrada del túnel. "No me importa si la torta fue orgasmica, no soy digna de ser exterminada." Una sonrisa maliciosa curvó sus labios. "Si se trata de un orgasmo lo que quieres, mi dulce..." "Adiós, Tane". Ella le dio una onda de los dedos, fingiendo que no la hizo chisporrotear de calor, el cual se agolpo en su sangre. Vampiro estúpido. "No puedo decir que ha sido un placer." "Laylah". Haciendo caso omiso de Tane y de la oleada de protestas en Frances de Levet, Laylah cargo a través de la oscuridad, a sabiendas de que estaba desperdiciando su energía a menos se le ocurriera un plan para escapar. Ella tenía que salir del túnel. Y tenía que hacerlo antes de que Tane rematara el último de los imbéciles que habían sido lo suficientemente

estúpidos como para atacarlo. Al doblar una curva, se deslizó a un abrupto fin. ¿Qué fue eso? ¿A la brisa? Su mano se levantó a la mejilla. Sí, definitivamente una brisa. Y el aire era fresco. Lo cual significaba que tenía que haber una apertura cercana. El corazón le latía con tanta fuerza que no habría sido capaz de oír un tren aproximándose, trepó por el lado de la pared, usando su fuerza para abrir una grieta en las pequeñas fisuras en el techo. Todo sería un infierno de mucho más fácil si pudiera hacer sombra a su pie, pero fue bastante difícil abrir una grieta en la piedra del túnel hasta que descansó, y rasgar un agujero a través del espacio. Eso fue algo que realmente quería estar en la cima de su juego para probar. Ella se atragantó con las nubes de polvo que llenaban el aire, con los ojos cerrados por el riego de lluvia de piedras que se arrojaron en la parte superior de su cabeza. La cueva en mini, sin embargo, tuvo el resultado previsto y, esperando que el pastel de chocolate delicioso no hubiera ampliado su culo, ella se retorcío por la estrecha abertura. Por un momento, de infarto, sus pantalones cortos de jean fueron capturados en una irregular roca, pero agarrando un manojo de hierba cercana ella misma se sacó del túnel. Jadeando y cubierta de polvo, Laylah se arrastró lejos del agujero que ella había creado, con impaciencia limpiando la sangre que goteaba de una herida en su frente. Quería descansar en la hierba húmeda y recuperar el aliento, pero se obligó a ponerse de pie y se fue corriendo por el campo. Por el momento, ella podría haber maniobrado el dolor en el culoque era Tane, ya que ningún vampiro, independientemente de la forma arrogante que fuera, se atrevería a salir al sol que amenazaba con levantarse en cualquier momento. Pero él no era tonto, y sospechaba que deliberadamente lo había llevado lejos de la guarida de Caine. Él usaría los túneles para volver. Por suerte tenía un tiro recto de nuevo a Caine, mientras que los túneles eran retorcidos y se volvian, lo que obligaria a Tane a viajar casi el doble de la distancia. Con un poco de suerte en todo, ella podia recuperar a su bebé y desaparecer antes que cualquiera pudiera cogerla. Sus labios se redujeron a una línea dura cuando se encontró con un camino de tierra que se abría camino a través del campo vacío y cogió su velocidad. Durante los últimos cincuenta años, su suerte había sido nada más que mierda. ¿Por qué debería cambiar ahora?

CAPITULO 3

El sol se ponía por el tiempo en que Laylah llego a la guarida de Caine, pero como Levet había prometido, Caíne se había ido. Y alli solo estaban la mayor parte de sus guardias. Gracias a los dioses. Ella no perdió tiempo, en silencio cayo en sus dependencias privadas que estaban envueltas en capas de espesor de ilusión que mantenian su presencia oculta del mundo. O por lo menos la tenían hasta que Caíne había insistido en que viajara con él a Aníbal.

En el interior habia pocas comodidades. Un sofá raído y una silla que ella había encontrado en una casa abandonada junto a un televisor era la suma total de los muebles en el salón de su casa. Si bien la sala adjunta tenía un estrecho catre y una cuna. Ella no recogeria sus pertenencias. Había aprendido desde la muerte de su madre adoptiva no debía apegarse ya fuera a las personas o lugares. Ambos podian ser robados. Bueno... ella rara vez se apegaba a alguien, aunque tenía que contar como una ese momento cuando ella se llevó el dormido bebé de la cuna y se alejó de la guarida. Desde el momento en que ella vio a la niña de cabellos dorados que parecía ser no más que de unos pocos meses de edad había caido de cabeza sobre los talones en el amor. Un ángel perfecto. No es que ella supiera si tenía que reclamar al cielo o no. En realidad, ella no sabía nada sobre el bebé. No sabia nada más allá del hecho de que lo había tomado de las brumas. Y que en extasis llevó a cabo un hechizo de protección, impermeables del mundo que le rodea. Durante casi cincuenta años, lo habia mantenido oculto. No era una tarea particularmente difícil ya que no había necesidad de ofrecerle la atención habitual que un niño demandaba. El niño era... inanimado. O al menos esa era la única descripción que venia a su mente. Como si fuera una muñeca preciosa en espera de que la chispa de la vida respirara en él. Y, por lo que sabía, ella era la única criatura en el mundo que podía tocar el hechizo que le rodeaba. Lo que le hizo aún más necesario mantenerlo a salvo. Huyendo de la guarida de Caine, Laylah hizo una breve parada entre la madera local de sprites. Ya que a pesar de sus naturalezas frívolas la tribu le debía un favor después de que ella salvara la vida de la reina. Había llegado el momento de llamarlos para cumplir con la deuda. Luego, con una breve oración a su suerte, se dirigió a través de las praderas de los campos recién plantados y llenos de vaca, sin rumbo dirigido en una dirección noroeste. No sabía a dónde iba. Sólo... lejos. Lejos, muy lejos. Hacia el mediodía, el cansancio al acecho se estrelló sobre ella con una obligación que ya no podía ser negada. Ella debia encontrar un lugar para descansar o ella se derrumbaria en medio del campo de maíz. Buscando la casa más cercana, ella misma consumio algunos de sus comestibles, y luego hizo lo más cómodo posible el pajar del establo cercano. Apenas el Waldorf Astoria, pero se mantendría fuera de la llovizna que había comenzado a caer. Y lo mejor de todo es que estaba libre del vampiro. Mordiendo una manzana, miró el granero lleno de la maquinaria habitual, los juguetes necesarios para una pequeña granja, así como un montón de bicicletas viejas y olvidadas tiradas en un rincón. Un museo dedicado a la oxidación de la muerte de años en una familia humana típica. Ella fingió no notar la punzada traicionera de envidia en el centro de su pecho. ¿Ella estaba muy emocionada, no era ella? Ella había logrado escapar de una muerte segura. Y ahora ella estaba sola en un granero estúpido comiendo manzanas blandas en lugar de un pastel de chocolate decadente y besos malvados de un vampiro, era un pequeño precio a pagar. Refunfuñando entre dientes, Laylah se acurrucó entre las pilas de heno y cerró los ojos. Los últimos días habían sido un desastre tras otro. Una vez descansara saldría a robar una caja de Ding dong. Una dosis de chocolate era todo lo que necesitaba para arrastrarse fuera de su estado

de ánimo extraño. Apenas cerró los ojos cuando ella cayó en un profundo sueño que necesitaba desde hace mucho tiempo. Que sin duda explicaría el por qué no recogio el olor del peligro inminente hasta que fue demasiado tarde. Lejos, demasiado tarde se dio cuenta de que ella se despertó para descubrir que su cuerpo ya estába disparado con un entusiasmo que chisporroteaba y que arrancó un gemido de su garganta. Sus ojos se abrieron de golpe, no del todo sorprendida de encontrar a Tane extendido junto a ella, sus dedos delgados corriendo un camino de destrucción a lo largo del escote del musculo que tapaba su camisa. Él podría ser una bestia de corazón frío, pero por razones que desafiaban la explicación, ella le respondia como una arpía en celo. Bueno, había un montón de razones para estar caliente y mojada por un vampiro. La belleza de su rostro enjuto le robo el alma. El amplio pecho desnudo a la izquierda revelaba la piel suave y bronceada y los músculos ondulantes. El estómago plano y la orientación a largo de sus piernas medio cubiertas por los pantalones cortos de color caqui sueltos. Y, sobre todo la sexualidad cruda, potente que esgrimía como un arma letal por un momento el dejo sin sentido, perdiendose en la tentación de miel mala de sus ojos, su cuerpo se arqueaba hacia su instinto táctil. Luego, cuando sus labios se abrieron para revelar sus colmillos completamente extendidos, volvió de un tirón a sus sentidos. "Eres un hijo de puta." Con un silbido de ultraje golpeó sus manos contra su pecho. "¡Aléjate de mí". Con una facilidad exasperante, restó importancia a su golpe y rodó para sujetarla a los tablones de madera del pajar, una sonrisa burlona tirando de sus labios. "Usted realmente no pensaba que podía escapar, ¿verdad, dulce Laylah?" Ella maldijo en silencio por el placer hirviendo mientras se apretaba contra ella, en posición íntima que revelaba que no era indiferente a su proximidad. Dioses. Se le secó la boca al sentir el contacto de su grande y totalmente excitada polla apretano contra su cara interna del muslo. Si llegara a ser algo menos indiferente no estaría tan débil. "¿Por qué no me dejas en paz?" murmuró. Su cabeza inclinada para raspar sus colmillos a lo largo de la curva de su cuello. "¿Por qué piensas?" -preguntó, con la lengua acariciando el pulso frenético de ese golpe en la base de su garganta. Sus ojos brillaban con una furia aún cuando un violento estremecimiento de conciencia sacudió atravez de su cuerpo. "Maldita sea, he estado contaminando el mundo durante los últimos doscientos años sin que el cielo se caiga o se abran las puertas de la apertura del infierno. "su grano de arena en las uñas de su pecho mientras sus labios resbalaron en busca de su clavícula, los dedos del pie curvados por las pequeñas sacudidas de la lujuria. "¿Es realmente tan importante para tí entregarme a la Comisión?" Él se rió entre dientes, rozando las manos en la curva de su cintura, acariciando cada vez más alto. "Usted subestima sus encantos, si usted cree que la única razón por la que un hombre la persegue a usted es para entregarla a otra persona." "Tane". Ella contuvo la respiración aguda cuando sus manos se ahuecaron en los montículos de sus pechos. Oh... yum. Su pulgar rozó la punta de su pezón, burlandose de los pico de súplica. Quería dar un tirón a su cabeza y devorar sus labios atractivos.Quería llegar a situarse entre sus cuerpos y tomar el mando de que la longitud dura de él y acariciarlo hasta que le pidiera la liberación. Quería guiarlo en su cuerpo y aliviar el dolor de la necesidad que tenía

plagado en ella desde que el vampiro maldito le había arrinconado en la cueva. En cambio, apreto los dientes, y se recordó que este demonio no era sólo una amenaza para ella, sino también para el hijo que había jurado proteger. "Es mejor que vea donde pones las manos si deseas conservarlas." Él levantó la cabeza para mirarla con una mirada melancólica. "¿Preferirías que las pusiera aquí?" Su voz oscura se deslizó sobre su piel fresca como el satén, con los dedos persistentes en los pezones antes de deslizarse por el vientre. "¿O aquí?" él descascarillado, los ojos brillando de miel con la intención del pecado cuando él tiró del botón de abrir de sus pantalones cortos de jean. "¿O tal vez aquí?" Exactamente allí. Sus caderas ya se estaban levantando en silenciosa invitación de cuando Laylah volvió en sí. "Contenga esto y te voy a golpear", le espetó ella. "¿Lo prometes?" Ella se agachó para golpear con la mano sus pantalones cortos. Si se las arreglara para conseguir desnudarla no podria detener lo inevitable. Se podría avergonzar al infierno fuera de ella, pero Tane lograba agitar las necesidades que ni siquiera sabía que poseía. "No creo que vayas a freír mi culo", advirtió el. "Ustedes vieron lo que le hice a Duncan". "Usted ha dicho que fue un accidente". "Accidente o no, cosas malas suceden cuando la gente me cabrea". "¿Lo qué debe significar que las cosas buenas suceden cuando la gente la quiera." Él bajó la cabeza para lamer el pezón a través de la fina tela de su camiseta. "Y te prometo que puede usted pedir por favor. Una y otra y otra vez." "Dioses". Ella cerró los ojos cuando el sentido de un inminente rayo se reunio en la boca del estómago. Sus poderes nunca habían sido estimulados durante el sexo. Pero, de nuevo, nunca había estado tan excitada. Ni incluso durante el acto en sí. Un brote de pánico le apretó el corazón y empuñando su chaqueta, tiró la cabeza hacia arriba para encontrarse con su mirada desesperada. "Ya está bien." Sus ojos ardían con calor, los colmillos brillando en la luz de la luna tenue que se inclinaba por un agujero en el techo de hojalata. "La primavera trae la lluvia." "¿Qué?" "Hueles a lluvia de primavera." "¿Por qué haces esto?" Se movió, por lo que su erección presiono directamente contra su punto más tierno. Ella ahogó un gemido, cuando estuvo a punto de venirse por el simple contacto. "Estoy tratando de demostrar," murmuró. "Que soy un mestizo genio". Su mirada recorrió su cuerpo medio desnudo, permitiendo deliberadamente que su deseo explotara en el aire. "Eres exquisita". "Tane", Bajó la cabeza para susurrar en su oído directamente. "Usted debe saber mejor que huir de un depredador." Fue el estremecimiento de anhelo, tanto como su tono condescendiente, que la hizo liberar un hilo de sus reprimidos poderes, causando a Tane un tirón en la espalda con suficiente rapidez. "No vuelvas a cometer el error de pensar que soy una especie de presa indefensa" le espetó. Él tumbado en el heno suelto, con una sonrisa burlona curvando los labios cuando ella se puso de pie. "¿Indefensa? Nunca. Pero la presa..." Corrió su cuerpo con una apreciación lenta, profunda, tensa, su lengua acariciando sus enormes colmillos. "¿Debo descubrir si sabes tan dulce como hueles?" Ella levantó una mano de advertencia. Ella sólo debía golpearle el culo como le había prometido. Lamentablemente, cuando ella trataba de hacer algo más que liberar un pequeño goteo de energía, nunca sabía si ella iba a crear un rayo o un tornado o un terremoto o alguna otra venta al por mayor de destrucción que podría acabar con un pueblo entero. "No." Con la gracia líquido que sólo un maestro

vampiro podía reclamar, Tane estaba en sus pies, rondando hacia ella. "¿Estás seguro?" "Atrás, He-man", advirtió, apretando mano extendida cuando siguió adelante. "No estoy bromeando. Acércate a mí y yo te haré daño." Se detuvo, pero antes de que pudiera ser tan estúpido como para pensar que era asustado por su amenaza, cruzó los brazos sobre su pecho musculoso. "¿Dónde está el niño?" Ella se estremeció al oír la pregunta abrupta, una puñalada de autorrechazo cortando a través de su corazón. ¿Era esa la razón por la rutina del vampiro sexy? ¿Sospechaba que el niño que escondía era otro genio mestizo por lo que era necesario arrastrarlo desde su escondite para entregarlo a los Oráculos? ¿O era sólo su intento de satisfacer su curiosidad retorcida antes de que él se deshaciera de la última de ellos? Cualquiera que fuera la razón, la idea de su pronta respuesta a su contacto hizo que quisiera reventar la tierra y enterrarlo a él en las entrañas del infierno. "Usted tiene una obsesión con este espeluznante niño mítico." Ella forzó una sonrisa burlona. "¿Usted come bebés para el desayuno o algo así?" Inclinó la cabeza hacia atrás, poniendo a prueba el aire con sus sentidos superiores. "No puedo creer que lo dejara atrás. No después de su pánico para rescatarlo de la guarida de Caine." ¿Si? Un bebé, mítico o no, no es una cosa." Ignoró el borde peligroso en su voz. "Sin embargo, no está aquí. A Menos usted lo haya ocultado con un hechizo. "Sin previo aviso, dio un paso adelante y la agarró por los brazos." ¿Es usted una bruja?" Ella miró la cara demasiado guapa. "Si yo fuera una bruja ya estarías convertido en un tritón y atascado en un tarro." "Ten cuidado, Laylah. Un vampiro no tiene tolerancia para la magia." "Y no tengo ninguna tolerancia para interferir con los vampiros." Ella se apartó de sus manos. "Hemos terminado." Él le permitió alejarse, pero eso no alivió sus temores repentinos cuando estaba en el centro del establo, la luz de la luna deslizandos con la belleza sinuosa sobre sus características sombrías y el pecho amplio. No le hacía falta la daga grande pegada en la cintura de sus pantalones cortos color caqui o los colmillos blancos nacarados para hacerle peligroso. Se rezumaba peligro por todos sus poros. "¿Es usted una bruja?" Instintivamente se apartó, no deteniendose hasta que golpeó una pila de pacas de heno. "No." Él se movió hasta que se agolpaba a ella, los ojos entrecerrados, como si hubiera percibido su mentira. "¿No tiene poderes mágicos?" "El encanto de mi personalidad." Sus finos dedos acariciaron su garganta. Una amenaza sutil. "Dime". "Yo..." Se detuvo. Dioses, nunca había sido tan cobarde como un demonio snallus. Reclamando su columna vertebral, le lanzó una mirada furiosa. "Tengo algunas habilidades, pero Yo no soy una bruja". "Explicate". "Muerete culo. Arrogante". "Laylah". Sus manos apretaron los puños. Maldita sea. El vampiro no iba a dejar que esto pasara hasta que tuviera una respuesta. Por supuesto, no había una oportunidad en el infierno que fuera a decir la verdad. Él podia decidir que valía más en el mercado negro de lo que podría obtener de la Comisión. "Mi madre adoptiva era una bruja, pero ella afirmaba que ella no podía sentir en mí magia latente ", mordió ella." No importaba cuántas veces intentara conjurar hechizos, yo estaba desesperada." "Entonces, ¿cuál es su magia?" insistió, obviamente convencido de que ella se escondía algunos puntos de mágia mayor. Si tan sólo supiera. "Usted lo ha visto." Ella se encogió de hombros. "Yo puedo manipular a la

naturaleza..." "No, esos son los poderes de un genio", hizo caso omiso de ella sin piedad."¿Qué tipo de magia posees?" Como un regalo del cielo (o más probablemente el infierno) las puertas de la granja fueron empujadas bruscamente abierta y una gárgola pequeña apareció a la vista, el ceño fruncido en sus características desagradables mientras miraba hacia el pajar. "Ahí lo tienes." Sus alas temblaban, su tono petulante. "En realidad, ma cherie, comenzaba a sospechar que usted está tratando de evitarme." Haciendo caso omiso de Tane quien murmuró su opinión sobre la interferencia de las gárgolas y el placer de cortarlas en pequeños trozos de piedra, Laylah se trasladó para saltar del pajar, aterrizando ligeramente en frente de su salvador. "Te lo prometo, Levet, usted no es al que he estado tratando de evitar." Ella deliberadamente miró hacia Tane que aterrizo junto a ella, su expresión sombría. La gárgola hizo una mueca. "Ah, bueno, eso es perfectamente comprensible." Disfrutando de una sublime indiferencia a los insultos, Tane círculo detrás del demonio, mirando por la puerta como si esperara descubrir que Levet había traído consigo una horda de zombis causando estragos. "¿Por qué estás aquí?" preguntó. "Su valiente líder le preocupa que él no ha oído de su mascota El Caronte". Levet aparentemente convencio a Tane de que había venido solo, Tane se volvió a estudiar la Gárgola con un incrédulo ceño fruncido. "¿Styx te ha enviado?" Levet hizo un gesto airoso de su mano. "En una forma de hablar." Los ojos de miel se redujeron. "¿Lo envio o no?" Levet tuvo un repentino interés en el pulido de la punta de su cola. "Bueno, es difícil decir con precisión lo que él deseaba teniendo en cuenta que estaba hablando a través de un portal y nuestra conexión no era exactamente 3G. Hubo alguna bla bla acerca de esto y otros bla bla acerca de eso..." "Levet." Sintiendo la muerte en el aire, Laylah rápidamente buscó una distracción. "¿Qué diablos es un Caronte de todos modos?" Fue Levet quien contestó. "Un vampiro verdugo." "Bonito". Se volvió para encontrarse con la mirada protegida de Tane, tardíamente dandose cuenta de por qué los vampiros habían estado tan ansiosos por matarlo en la cueva. Había apostado a que era el tipo menos popular en las reuniones familiares. "No es de extrañar que estes tan ansioso por entregarme a la escuadra de linchamiento". Sus cejas oscuras levantadas. "¿Equipo de linchamienato?" "Dime, ¿hay algún tipo de Código de Honor del verdugo?" ella exigió. "¿Usted comparte recompensas?" "Yo hago mi deber." "Usted trata con la muerte". Se puso rígido, casi como si sus palabras duras le hubieran herido. ¿Lo cuál iba más allá del ridículo? "Tratar con la muerte." Levet se rió entre dientes, alegremente despreocupado por el vampiro letal que se cernía a simples pies de distancia. "¿Para conseguir que?" Sus ojos grises ampliados. "Helloooo, no vengas al mundo terrenal" Tane le lanzó una mirada furiosa. "¡Vete, gárgola!". "¿Y dejar a la pobre Laylah a solas con un corazón frío de Caronte? No es absurdo". Con un movimiento lento y reflexivo, Tane se quitó el puñal de su cintura. "Eso no era una petición". "No." Laylah se interpuso entre los dos hombres que se erizaban. "Quiero que se quede." Levet se asomó por la rodilla para rociar una frambuesa ante el imponente demonio. "¿Qué puedo decir? Soy irresistible para las mujeres." Tane pasó un dedo por la hoja afilada. "Dudo que lo encontrara tan irresistible si ella hubiera escuchado antes su opinión de los genios y de su

descendencia. Por lo que recuerdo estabas echando espuma por la boca para tener a Laylah transportada ante la Comisión." "No, no cherie, ma belle. Nunca formaría espuma", la gárgola pequeña protesto, moviéndose hacia ella con una mirada suplicante. "Se trata simplemente de que tuve un encuentro desagradable con un genio hace algunos años. ¿Puede usted creer que mutilo una de mis hermosas alas? Me tomó años para que volviera a crecer." Laylah se encogió de hombros ante la picadura familiar de rechazo. ¿Qué importa? Levet no era más que otro demonio para añadir a la larga lista de aquellos que la juzgaban a ella como un monstruo sin ni siquiera saber nada de ella. En cambio, se concentró en su sorprendente revelación ya que cayó sobre las rodillas y lo agarró de los hombros. "¿Genios?" Respiraba. "¿Está seguro?" "Le aseguro que se trata de un encuentro que ha sido asado en mi mente." "¿Asado?" Ella frunció el ceño antes de dar una sacudida desdeñoso de la cabeza. "No importa. ¿Fue el Genio expulsado de esta dimensión?" "Sólo a duras penas." Levet se estremeció. "¿Dónde?" Otro escalofrío. "En Londres". "Dioses". Laylah tenía dificultades para respirar, su corazón apretado en un puño de incredulidad. Desde el día en que ella había tenido edad suficiente para descubrir que era una mestiza había tratado desesperadamente de descubrir algo de su otra sangre la de los genios. Ella había aceptado, finalmente, que estaba completamente sola en este mundo."¿Cuándo?" Levet parpadeó sorprendido. "En realidad, ma belle, una gárgola no revela su edad". "Por favor, Levet. Es importante." "Hace doscientos años." Se encogió de hombros. "Más o menos una década". Tane dio un paso adelante, con una expresión sospechosa ya que fácilmente percibio su temblorosa emoción. "Laylah, tenemos que hablar..." "Yo no lo creo." Se lamió los labios secos. "Levet y yo tenemos un negocio que atender." "Ah, ahora que es el tipo de negocio que estoy siempre dispuesto a llevar a cabo." Él Agitó su frente pesada. "Espero que consista en la eliminación de la ropa y en el roce de mis alas." "En realidad se trata de un viaje a Londres." "Londres". Levet negó con la cabeza. "No, es un lugar húmedo y gris. Por ahora prefiero París. Ahora que es una ciudad creada para los amantes." Ella se enderezó lentamente, manteniendo la mano sobre el hombro de Levet. Nunca había tratado de llevar a alguien a través de la bruma, pero ahora parecía que era el momento perfecto para darle un giro. "Tengo que encontrar a los genios". Levet se aclaró la garganta. "Ummm, Laylah..." Tane instintivamente se movió para bloquear la puerta del granero, su expresión ilegible. "No puedo dejar que te vayas, Laylah". Culo arrogante. Su sonrisa era burlona. "Yo no necesito su permiso, vampiro." Sus músculos enrollandose mientras se preparaba para saltar, dandose cuenta con un retraso que un genio tenía más de un medio de viajar. "Adiós, He-Man". Cerrando los ojos, Laylah pidió a los débiles ecos que siempre estaban susurrando en el fondo de su mente. Al mismo tiempo que ignoro el enfurecido Tane que se abalanzó hacia ella, su poder de hielo llenando el granero, cuando asío la gárgola a su lado que frenéticamente tiraba del deshilachado dobladillo de sus pantalones cortos de mezclilla. "Laylah, hay algo que tengo que decirte..." ¿No se daba cuenta de lo peligroso que era distraerla en este punto delicado? Evocando la imagen de una cortina brillante, mentalmente cuadro sus hombros y dio un paso adelante, arrastrando a un Levet reacios con ella.

Ella hizo una mueca inconsciente, como siempre, nerviosa por la sensación de que estaba pasando a través de un desagradable manto de telarañas. Se sentía tan tangible que siempre fue un shock cuando ella trataba de espantarlas y se encontraba con nada. Y luego estaba el dolor. Pequeños pinchazos que la atravesaban a ella como si tratara de desollar la carne de sus huesos. Una cosa era cierta, reconoció tristemente, podía caminar en las sombras, pero no sustituiría a los aviones y a los barcos de crucero. El infierno, montado en un burro tenía que ser preferible. El pensamiento estúpido apenas cruzó por su mente cuando los pinchazos bruscamente se convirtieron en un diluvio de agonía. Tomó cerca a Levet, gritando, ya que lo tiró más o menos a través la barrera. Dioses, sentia como si alguien estuviera tratando de tirar dentro de ella. Después de un viaje infernal que terminó con un aterrizaje sacudido que los dejó extendidos a través de un suelo duro oculto por la espesa niebla, plateado, le tomó a Laylah un momento muy necesario para recuperar el aliento. WTF? Ni siquiera su primer intento buscando a través de la barrera que separaba las dimensiones había sido tan terrible. O brutal. Una buena cosa. Nunca lo había probado de nuevo. Haciendo una mueca mientras su cuerpo luchaba por sanar las costillas aplastadas y varias lesiones internas que no quería ni pensar, ella luchó para empujarse a sí misma a una posición de sentado, los ojos muy abiertos con furiosa incredulidad a la vista del vampiro agachado a sus pies. El hijo de puta. No era de extrañar que casi hubiera sido destrozada en mil pedazos. Ya era bastante malo haber traído a Levet através de la barrera, sino añadir a un vampiro enorme, maldito, que se había aferrado como una lapa a su culo... Ella se estremeció.¿No era que la forma de los agujeros negros fueron creados? Como si sintiera su mirada salvaje, Tane lucho para levantar la cabeza, obviamente maltratado por el viaje que ella hizo. Bueno. Se merecía sufrir. "Maldita sea", jadeó, lanzando su mirada sobre las brumas de plata que se arremolinaban alrededor de ellos. "¿Qué has hecho?" "¿Yo?" Su boca se redujo en incredulidad. "Usted casi me mata por su gran tamaño, el troll de cerebro bruto. "Ella lentamente se puso de pie, no dispuesta a permanecer en el corredor más tiempo del necesario. No sólo temia que las puertas a otras dimensiones pudieran abrirse y chuparla dentro la niebla, sino que alli el tiempo tendia a moverse de manera extraña. Cuando salió lo mas rapido posible podían haber pasado unos pocos minutos, o podrían ser días. Una vez ella incluso había llegado para descubrir que habían pasado dos días antes de que ella hubiera entrado.Hablar de atornillar con la totalidad del espacio / tiempo continuo. Volvió su atención al pequeño bulto gris que estaba escondido casi en la niebla. El corazón le dio un pequeño salto de alarma. "¿Sufrio usted algún daño Levet?" Con un fuerte silbido, Tane se puso de pie, con aire descuidado sobre la sangre seca de su pecho mientras él se trasladó de pie a su lado. "Sólo el conocimiento." "Gracias a Dios." Ella levantó una mano para frotar su cuello adolorido, cuando el alivio se vertió a través de ella. Él frunció el ceño. "¿Qué pasa?" "Me siento como si me hubieran golpeado por un punto." Dejó de lado su mano y lo sustituyó por la suya, su firme contacto, pero increíblemente talentoso cuando él trabajó los nudos de sus músculos. Mmmm. Sus músculos se desenrollaron lentamente a medida que avanzaba por la espalda, una calidez deliciosa aliviaba el dolor persistente en las articulaciones.

Cualesquiera que sean sus faltas, y eran numerosos, este vampiro tenía talentosas manos. Inteligentes, las manos perversas y poderosas. Las manos que podían enviar a una mujer al cielo o condenarla al infierno una voz susurraron en el fondo de su mente. Era la parte infierno entero lo que la había hecho alejarse de su fascinante masaje antes de que pudiera fundirse en un charco a sus pies. "No me toques". Sus labios se torcieron, revelando que era muy consciente de su toma de conciencia generalizada. "No has respondido mi pregunta." "No trate de intimidarme, He-Man", murmuró. "Este es mi dominio." "¿Su dominio?" Levantó una ceja. "¿Y eso le haría Skeletor?" "Ja, ja. Histérica". Se acercó, con una expresión de endurecimiento con una inconfundible advertencia. "Dime dónde estamos." "No sé si tiene un nombre o no." Ella se encogió de hombros. "Me encontré en él por accidente". Miró a su alrededor, un fuego extraño ardiendo en los ojos de miel. "¿Es otra dimensión?" "No, es más un corredor que se extiende entre ellos. Yo lo uso cuando tengo que viajar en un apuro. "Ella tiró una mirada deliberada por su cuerpo semidesnudo. "O cuando estoy tratando de escapar de un vampiro demente". Se volvió en un círculo completo, con la mano empuñando su daga mientras estudiaba la niebla aparentemente sólida que les rodeaba. "¿Cómo podemos salir de aquí?" Laylah frunció el ceño. Tane estaba actuando de manera... peculiar. Que en sí mismo era peculiar. Los Vampiros eran absolutamente predecibles. Arrogante, peligroso, y asquerosamente consciente de su superioridad. ¿Podría ser que el poderoso Tane estuviera realmente ansioso por encontrarse a sí mismo en la niebla? Punto para aprovechar, Laylah se dirigió hacia la gárgola inconsciente. "De la misma manera que entró," dijo. "Entonces hazlo." "No." "Laylah". Recogió a Levet en sus brazos, tragandose un gemido. Dioses. ¿Qué diablos comia la criatura? ¿Plomo? "Estoy llevando la gárgola hacia Londres y no me puedes parar", gruñó ella, dirigiendose a través de las brumas. Jurando, Tane siguio su estela. "¿Por qué es tan importante que usted vaya a Londres?" "Tengo que encontrar a los genios". "¿Es un pariente suyo?" le espetó. "Eso es lo que tengo la intención de descubrir. Yo nunca..." le mordió sus reveladoras palabras. Naturalmente, no podía dejar las cosas como estaban. "¿Qué?" Ella le dedicó una mueca molesta. "Pensé que era el único. ¿De acuerdo?" De repente se puso rígido, como si le molestara su honestidad cruda. Luego, con una maldicion, miró hacia la niebla, su expresión cerrada. "Nosotros ¡Fuera de aquí y voy a ver que lleguemos a Londres!". ¿Se ha tatuado estúpido en la frente? "Mentiroso". "¿Qué me has llamado?" le espetó. "Te he llamado un mentiroso." Volvió la cabeza para contemplar los ojos de miel ardiente. "Los dos sabemos que si yo fuera tan idiota o lo suficiente como para volver a la granja, no habría ninguna manera en el infierno de que me dejaras ir a Londres. "

CAPITULO 4

La casa del siglo décimo octavo en la terraza cerca de Green Park en Londres era considerada como un buen ejemplo de arquitectura de Robert Adam. Era, de hecho, un gran orgullo de la sociedad histórica, aunque los vecinos no estaban tan entusiasmados. Ciertamente no era una belleza clásica en los ladrillos viejos y simples pórticos. Las ventanas eran altas con guirnaldas de piedra tallada que figuraban por encima de ellos. Y se rumoreaba que en el interior era aún más impresionante. Mármol tallado, escaleras y habitaciones grandes con techos pintados, muebles de Chippendale, y valiosas obras de arte. Pero la perfección con calidad de museo no podía borrar la frialdad del mal que envolvía el edificio o hacer que la hermosa Señora Havassy fuera menos desconcertante cuando hizo su aparición poco común. Se dijo que la mujer exquisitamente hermosa con largos rizos oscuros y destellantes ojos negros, que contrastaba marcadamente con su piel pálida, una especie de nobleza húngara. A los lugareños no le importaba de dónde venía, sólo que había habido una ola de desapariciones desde su llegada unos diez años antes. Más divertida que preocupada por las sospechas de los seres humanos, Marika corrió una mano por sus rizos brillantes cuando ella ausente descendió a las bodegas muy por debajo de las calles de la ciudad. Llevaba una bata delgada, de gasa que hizo hincapié en sus exuberantes curvas, pero no hizo nada para luchar contra el frío húmedo en el aire. No es que importara. Un vampiro era tan impermeable a la intemperie, como lo era a los vecinos entrometidos. Al llegar al piso de cemento, las antorchas se encendieron a la vida y un hombre alto con el pelo plateado que se extendia hasta la mitad de la espalda se acercó desde las sombras. La mayoría de las mujeres consideran a Sergei Cracovia guapo. Tenía una estrecha cara con altos pómulos eslavos y helados ojos azules que sostenían una astuta inteligencia. Su cuerpo era delgado y musculoso y cubierto en el momento por un fino traje de Gucci en un tono claro de gris. Marika, sin embargo, no le importaba el mago en torno a su belleza masculina o por su gusto por la ropa cara. Lo que le permitio tomar su mano y conducirla a través del cuarto abierto, Miró por la ventana de la celda adjunta. Ella hizo una mueca al ver a la bonita rubia joven que estaba encadenada a la pared. La cabeza de la hembra desplomada hacia delante, su larga cortina de pelo cubriendo su rostro. Su cuerpo desnudo, luchando contra las esposas que la mantenían en posición vertical. "¿Ella es de su gusto?" Sergei instó. Marika tocó un clavo rojo en la ventana, no parecio muy sorprendida cuando la mujer se mantuvo en su estado de coma. Los moretones en flor en la palidez de su piel reveló que Sergei ya había tomado su propio placer. "¿Le rompen?" Sergei se rió entre dientes, sin atisbo de disculpa en su rostro enjuto. "Podría tener un poco de daños en los bordes, pero ella todavía tiene algo de energía de lucha que queda en ella." Con un sonido de disgusto, Marika dio la vuelta, una mano apretada a su dolorosa frente. "Tal vez más tarde." Sergei corrió a su lado, el brazo envolviendose alrededor de sus hombros. "Tienes que comer, Marika. Eres demasiado importante para permitir que te debilites. "Él hizo un esfuerzo superficial por la preocupación." ¿Prefiere usted un vidente? ¿O tal vez estás de humor para una arpía? Siempre gritan con tanta dulzura". "Basta, Sergei." Con un giro casual de la mano, tenía a Sergei por el

cuello y lo golpeaba contra la pared. "Yo no soy una niña. Si desea quejarse sobre alguien retorne a su juguete". Sergei pasivo colgaba de los dedos envueltos alrededor de su garganta. Él no había sobrevivido varios siglos como su mascota favorita por ser estúpido. Espero hasta que ella recuperara el control de su temperamento gitano rápidamente, y al final lo dejó en libertad, Sergei alisó el empate de satén negro y convocó una expresión de preocupación de que era casi convincente. "Por favor, dime lo que te preocupa." Con un silbido, se paseaba en el centro de la pista, con la mano una vez más presionada contra su frente. "Es ella. Ella es inquieta." Sergei no necesitaba ninguna otra explicación. Había sólo una ella. Sus cejas se rompieron juntas. "Imposible". Ella entrecerró los ojos oscuros. "Ten cuidado con tu forma de hablarme. En mi estado de ánimo actual podría olvidar que Yo necesito de ti." Levantó las manos en un gesto de paz. "Yo sólo quería decir que ella esta envuelta en capas de hechizos de protección. Una explosión nuclear no podría perturbarla a ella." "Tal vez tus hechizos están perdiendo su..." Ella hizo una pausa deliberada, con la mirada bajando al paquete impresionante por dentro de los pantalones Gucci. "Potencia. ¿Tienen Viagra para los magos? Estás envejeciendo, después de todo." Sus labios se curvaron con una confianza de hombre puro. "No hay nada malo en mi potencia." "Entonces, ¿por qué está susurrando en mi cabeza?" Su arrogancia se desvaneció cuando Marika le permitió a su poder enfriar su piel con una breve advertencia, helada. Era irónico en realidad. Su regalo había sido una vez para sanar a otros. Desde que volvió mago, ese mismo don le permitió torturar con una precisión exquisita. Con nerviosismo se aclaró la garganta. "¿Qué está diciendo?" Marika encontraba placer en causar dolor a otro, pero esto quedó en el olvido cuando ella apretó sus manos. No estaba segura de donde habían comenzado los rumores que le provocaban. La primera vez habían sido tan débiles que los había despedido. No era inusual que ella sintiera a Kata a pesar de las numerosas barreras que las separaban. Su conexión era demasiado íntima para ser completamente silenciada. Sin embargo, durante las noches pasadas el zumbido lejano se había convertido en un canto desesperado que se negaba a dejarla en paz. "Laylah", reveló. "Una y otra vez." "Laylah. ¿Un nombre?" "¿Cómo voy a saberlo?" le espetó. "Los dos han estado siempre cerca", intentó calmarla Sergei. ¿Estás seguro de que no tiene sentido para usted?" Ella se sentó en el diván, los pesados brazaletes de oro que rodeaban sus muñecas brillando a la luz de las antorchas. "La perra esta, obviamente, tratando de volverme loca." Sergei se paseó por la habitación, con el ceño fruncido. "O ofrece una advertencia." Marika alcanzó la copa de sangre fresca que había quedado en la mesa de laca junto al diván. Ella preferia la cena directamente desde la fuente, pero en el momento estaba demasiado distraída para hacer el esfuerzo. "Bloody twit", gruñó. "En caso de que lo haya olvidado las últimas veces en que Kata despertó trató de maldecirme. ¿Por qué demonios iba a tratar de avisarme ahora?" "Yo no quería decir que estaba tratando de advertirle a propósito", protestó Sergei, hizo una mueca ante el recordatorio de la furia demencial de Kata cuando habían intentado interrogarla. "Es evidente que algo la está perturbando lo suficiente que ella es logró atravesar los hechizos establecidos en ella. Dudo que

siquiera sea consciente de que usted está recogiendo sus pensamientos." "¿Qué diablos podía molestarla? Ella está enterrada bajo seis pies de tierra, rodeada de piedras rúnicas y custodiada por la Sylvermyst". Ella tomó otro trago de la sangre, haciendo una pausa para lamer deliberadamente la gruesa dulzura de sus labios, disfrutando de la vista de la contracción de Sergei de inquietud. Él debia estar nervioso, pensó con placer salvaje. Estaba con el estado de ánimo de herir a alguien. Por supuesto, ella siempre estaba en el estado de ánimo de herir a alguien. "¿A menos que haya algo que tengas que decirme?" ella continuó en tonos de hielo. "Seguramente no serias tan estúpido como para tratar de hablar con Kata sin mí, ¿verdad?" Su garganta se convulsionó mientras trataba de tragar. "He aprendido mi lección." "¿Está seguro?" ronroneó. "Podría darle un pequeño recordatorio de lo que le sucede a esas criaturas que intentan traicionarme." El hermoso rostro palideció. Más de lo que debería. A pesar de que había sido casi cincuenta años, un hombre no se olvidaba de ser desollados vivos lentamente durante las largas horas de la noche, sólo para ser sanado a la mañana siguiente por lo que la tortura podría empezar de nuevo. Especialmente cuando el castigo se prolongó durante varias años. Una sonrisa cruel torció los labios. Él debería haber sabido el momento en que había logrado engañar a Kata para revelar la ubicación de su hija mestiza a la que debería haber llegado ella. No, él debería haber corrido como un murciélago del infierno hacia ella para revelar lo que había descubierto. En su lugar se había convertido en un traidor y casi arruinó todo. Pendejo. "Lo hice por nosotros". Su risa rodando a través de la bodega. "Oh, Sergei, eres un hijo de puta, serias capaz de poner a tu propia madre en el altar de sacrificio para obtener el poder que tan desesperadamente anhelas." Él se estremeció, pero un mago no permanecia al servicio de un temperamental vampiro sin un conjunto de bolas de titanio. Él pegó una sonrisa en sus labios cuando fácilmente fue a arrodillarse frente a ella, sus manos recorriendo un camino íntimo desde las rodillas hasta los muslos superiores. "Yo puedo tener mis defectos, pero me necesitas." Se tomo el último trago de la sangre y dejo de lado la copa. "Desafortunadamente", admitió con disgusto. Ella profundamente resentida por tener que aguantar la rata traidora. Pero mientras que Kata tenía algunas habilidades mágicas a pesar de ser un mero ser humano, Marika no tenía poderes para mantenerla con vida. No a menos que la convirtiera en un vampiro. Una idea tentadora, pero que ella no podía permitirse el lujo de disfrutar. No cuando ella perdia asi la última conexión con la niña desaparecida. "Sería mucho más fácil si fuera inmortal." Sergei se rió entre dientes, deslizando sus manos entre sus muslos para acariciarla con ella, una habilidad que tomó siglos para perfeccionar. "Tal vez más fácil, pero me echaría de menos si me hubiera ido", descascarillo. "¿Tan seguro de sí mismo?" Los ojos claros brillaban con el calor listo. "Yo cumplo con más de un propósito." Con un movimiento de acción plantó el pie en el centro de su pecho y lo envió volando hacia la pared del fondo. "Más tarde", gruñó, levantándose del diván. "Quiero saber lo que es molestar a Kata. Déjame verla". "¿Verla?" Marika redujo su mirada. "¿Usted es sordo, así como estúpido? Me dijo que queria verla. "Sí. Por supuesto." Enderezandose, Sergei desempolvó su traje caro y se trasladó rigido a la

pesada puerta de madera de la habitación. Marika detrás, esperando que el mago quitara el bloqueo y por último la condujera a la sala estéril tallada en piedra. Ella apretó los labios ante el olor de moho y podredumbre de cosas desagrdables por debajo de la piedra. A diferencia de sus poderes innatos que pedian a la naturaleza, Sergei fue obligado a utilizar la sangre y la muerte para crear sus hechizos. Un Truco mágico. Sin pasar por el altar de piedra que manchada con sangre se puso en el centro del piso, se detuvo al lado de una pequeña depresión llena de agua estancada. A continuación, se puso en cuclillas en el borde, agitando las manos sobre la superficie, murmurando palabras entre dientes. Marika esperó con impaciencia a su lado, atenta a cualquier indicio de que Sergei había tratado de engañarla. El tonto se enteraria de que un pelado nocturno no era nada comparado con lo que vendría después. El agua empezó a girar, como si se agitara por debajo, y el canto de Sergei se profundizó, haciéndo eco extrañamente a través de la caverna. Al final llegó por debajo de su chaqueta para extraer una aguja delgada y en rodajas una pequeña herida en la punta de su dedo. Uno, luego dos gotas de sangre cayeron al agua, extendiendose sobre la superficie con un extraño brillo. Marika doblada hacia abajo cuando una imagen se empezó a formar, lentamente revelando una mujer que estaba tendida en un catre estrecho en un lugar oscuro, el hierro revestiendo la celda. Una mujer que tenía un asombroso parecido con Marika. Los mismos rizos negros y pálidos, rasgos perfectos. Y si sus ojos no estuvieran cerrados habrían brillado tan oscuros como la medianoche. Incluso sus exuberantes curvas eran los mismos por debajo de la mortaja que la cubría. Los gemelos perfectos. O al menos lo habían sido antes de que Marika se convirtiera. Una vez que se había despertado como un vampiro sus lazos con su vida anterior, incluyendo su familia, habían sido cortados. O por lo menos debería haber sido. Todos los recuerdos de su vida pasada cayeron en el olvido, pero había sido una persistente voz que susurraba en su cabeza la que se negó a ser ignorada. Por una semana había luchado para librarse del molesto zumbido. Luego había pasado las próximas semanas a la caza de la fuente que la molestaba. Había sido una desagradable sorpresa descubrir una réplica exacta de sí misma viviendo entre una caravana de gitanos. Su primer impulso había sido matar a la perra. Eso pondría fin a su interferencia en la mente de Marika, por no hablar del conocimiento espeluznante de que había una copia idéntica de sí misma caminando alrededor. Sin embargo, un impulso misterioso había detenido su sed de sangre. Casi como si hubiera vislumbrado el futuro tuvo la sensación de que en algún momento tendría necesidad de su querida y dulce hermana. "Ya ves", dijo Sergei. "La Bella Durmiente a buen recaudo en su cama." Marika frunció el ceño, furiosa por la punzada de miedo que le atravesó el corazón. Kata podría ser un simple ser humano, pero había sangre gitana fluyendo a través de sus venas. Lo cual significaba que poseía una capacidad única de perjudicar a un vampiro. Algo a lo que su tierno corazón se había mostrado renuente a hacer en los primeros días. En aquel entonces ella todavía pensaba en Marika como su querida hermana. Mujer estúpida. Pero en las últimas décadas cada vez que Sergei había liberado a Kata de sus hechizos había enloquecido, atacandola tan rápidamente que había sido un milagro que Marika no hubiera sufrido daños.

Ella no pensaba ponerse en riesgo otra vez. "Ella se agita," susurró ella. Sergei frunció el ceño mientras la mujer en la visión acuosa volvió la cabeza, casi como si supiera que ella estaba siendo vigilada. "Sí". Él negó con la cabeza. "Eso No debería ser posible." "No debería ser, pero es evidente lo es. Descubre por qué." "Yo podría despertarla y..." Sus palabras llegaron a su fin, cuando Marika lo agarró por la garganta y lo empujó contra la pared más o menos labrada. "No." Sonrió a través de su dolor. "¿Todavía estás preocupada por la maldición?" Sus dedos se cerraron. No estaba muy contenta de lo que había maniobrado Kata contra ella. Una vez más. Ella no se atrevia a permitir que la pequeña perra despertara, y sin embargo ella simplemente no podía dejarla morir. No cuando todavía existía la posibilidad de que Marika gobernara el mundo. "Cuidado, Sergei, no eres el único mago en Londres", dijo en gélida advertencia. "¿Se le puede decir al Señor Hawthorne?" La expresión de Sergei se torció con un odio celoso hacia el mago rival. "El hombre es un mago de tercera categoría, que no ha sido digno de una maldicion desde que perdió a su aprendiz duende" "Pero él servira a mi propósito." Los pálidos ojos brillaron con molestia en su provocación burlona. "¿Sí, pero podía servirle?" le golpeó la espalda, la mirada insolente corriendo un camino por sus curvas expuestas por la fina tela de su vestido. "Usted es una amante exigente, Marika". Era un punto válido. Pocos hombres sobrevivieron a una noche en sus brazos. No es que se quejara. La mayoría de ellos murió con una sonrisa en su cara. Pero ella había llegado al final de su corta paciencia. Sus dedos se apretaron hasta que estuvo a un soplo de aplastarle la laringe. "Deseo saber lo que está molestando a mi hermana gemela y encuentralo de forma rápida". Él siseó de dolor."Sin demora". Tane era un vampiro temido en todo el mundo de los demonios. Habitaciones se vacíaban cuando entraba. Jefes de clanes se atrincheraban en sus guaridas cuando se acercaba a sus territorios. Su nombre era utilizado para aterrorizar a los niños expósitos. Era el vampiro que los vampiros temían. Con buena razón.Que fue lo que lo puso en la parte superior de la cadena alimenticia. Es una lástima que todo su poder y apoyo valía una mierda en el frío, que se agarraba en las nieblas. En silencio, maldiciendo los lugares extraños, siguió a Laylah a través de la espesa niebla, quien iba aun con los brazos llenos de la gárgola inconsciente. Había dedicado siglos sombríos para asegurarse de que nunca se volvería a sentir como un espectador impotente, no importaba cuál fuera la situación. El se habia encargado de mostrar su poder despiadado para que nadie cuestionara su autoridad. Ahora, un chucho diminuto había conseguido arrastrarlo en este laberinto maldito de niebla sin fin, agitando sensaciones antiguas que había enterrado a lo largo del tiempo desde que su clan había sido masacrado. "¿Cómo sabes a dónde vas?" preguntó. Echó una mirada burlona por encima del hombro. "Acabo de ir a tientas hasta que encuentro el lugar que quiero." Él gruñó bajo en su garganta. "Laylah".Con un suspiro, volvió su atención a la propagación de la niebla densa ante ellos, caminando con una confianza que establecia los dientes en el borde de Tane. Ya era bastante malo ser pegado en el lugar bizarro sin ser capaz de ver si había algún peligro al acecho.

"¿Qué quieres que diga?" ella con voz áspera. "No es algo que pueda explicar. Pienso en la ubicación en que deseo ir y empiezo a caminar. Con el tiempo sientoo que estoy ahí." Hizo una mueca. No era exactamente una explicación que ofreciera comodidad. Pero, de nuevo, ¿Qué le podia ofrecer consuelo en este momento? ¿Qué demonios había estado pensando cuando había intentado dejar a Laylah desaparecer? Él siempre permitia que su instinto guerrero lo guiara. Era la única manera en que había sobrevivido durante casi mil años. ¿Por qué no le había su instinto advertido para que le permitiera a Laylah escapar con un gesto de la mano y una palmadita en la espalda asi se habria liberado de la molesta, genio femenino? Porque cuando estaba cerca de ella no era su instinto guerrero el que lo estaba conduciendo era un instinto mucho más primitivo. ¿Por qué no admitirlo? Él había ido mucho más allá de su deber de localizar a un genio callejero mestiza.Ni incluso el Estigia le habría culpado si hubiera optado por regresar a su guarida e informar que la mujer había logrado escapar cuando estaba luchando por su vida. Como Caronte se especializaba para cazar a los vampiros raros que bebieron sangre contaminada con drogas o alcohol. Pocas criaturas sabían que un vampiro podría convertirse en adictos, o que eventualmente los llevaría a la locura Y fue él el designado para que siguiera siendo así, no para perseguir a Laylah como un perro en celo. ¿Así que por qué lo hacía? Su mirada bajó a su delgado cuerpo apenas cubierto por los cortos que perfectamente tenian el botín perfecto y la camisa del músculo que no hacia nada para disimular el montículo suave de sus pechos. La sola idea de tenerla prensada debajo de él, con los labios aplastados por debajo de su beso, y esas piernas esbeltas envueltas alrededor de su cintura... Su intestino se torcio con una necesidad devastadora que no había sentido en siglos. Mierda. Él no sabía por qué esta mujer en particular agitaba sus pasiones más oscuras, o cómo se las arregló para hechizarlo al punto de la estupidez irresponsable. Lo único que realmente sabía era que él había dejado que su polla pensara en lugar de su cerebro y eso lo había llevado directamente al desastre. Enfadado consigo mismo más que con la mujer que lo había reducido, como si se acercaban a su destino, Tane se trasladó a su lado, con los dedos empuñando su espada como si pudiera contener su miedo creciente. "¿Y cómo vamos a salir?" Laylah se detuvo, volviendose para encontrarse con su mirada cautelosa con una elevación de las cejas. "Obviamente, de la misma forma en que yo entre" "Casi no sobrevivió a la entrada", apretó. "¿Estás segura de que la salida no será peor?" "Apenas sobrevivi porque tenía un pasajero inoportuno", ella con aspereza le recordó. "Un pasajero que no tengo la intención de tener en mi camino." Él se quedó quieto, entrecerrando los ojos hasta convertirlos en rendijas peligrosas."Usted no me puede abandonar aquí". "¿Por qué no?" lo desafió ella, con la barbilla inclinada a un ángulo desafiante. Como si no se enfrentara a uno de los demonios más letales en el mundo entero. "Yo ciertamente no le invite a venir para el viaje. Usted puede encontrar su propio camino a casa." Eso no es divertido." La barbilla subió un centímetro más. "No estaba destinado a serlo." Llegó a comprender esa barbilla obstinada, haciendo caso omiso de la gárgola que dormia en sus brazos."Yo estaria atrapado." "¿Y qué?" Los ojos oscuros ardían con un

desafío directo. "Tiene la intención de verme ejecutada. ¿Por qué diablos no debo salir de aquí a la putrefacción?" Su mirada inquietante recorrió sus facciones frágiles y el cansancio que no podía ocultar del todo. Él no estaba dispuesto a confesarle que la había seguido por mucho más razones personales que la de devolverla a los oráculos. Ella tenía suficientes armas para utilizarlas contra él. Armas peligrosas y potentes, con gravedad concedio, tomando conciencia del fuego chisporroteando a través de su cuerpo. "La Comisión ha ordenado que los genios mestizos sean llevados ante ellos ", dijo encogiéndose de hombros." No hay nada que demuestre que usted no tomará una decisión peligrosa si la libero." "Sí seguro." Su risa aguda fue amortiguada por la extraña niebla que los rodeaba. "¿Yo Supongo que usted también tiene un poco de caldo de Bernie Madoff que quiera comprar?" Sus cejas se juntaron. "¿Qué?" "Yo no soy estúpida", aclaró. "Tan pronto como ponga sus manos sucias sobre mí Voy a ser sacrificad por el bien común." "Muy dramático, pero le puedo prometer que la Comisión tiene muchos más asuntos importantes para concentrarse que en un genio vagabundo mestizo." Su pulgar acarició distraídamente la plenitud exuberante de su labio inferior, cuando el cuerpo latio al compás de su ritmo cardíaco acelerado. "¿Para lo que importa?" Hizo una mueca. Él dejaba la política a Styx. ¿Por qué apuñalar a alguien en la espalda cuando era mucho más satisfactorio apuñalarla en el corazón? Sin embargo, incluso un completo ermitaño no podia haber ignorado la tensión en la reunión. Algo grande se acercaba y la Comisión se preparaba para dirigirlo. "Las conversaciones privadas están por encima de mi alcance, pero no es ningún secreto que los oráculos se han reunido en el sur de la guarida de Styx en Chicago durante semanas", dijo. "Y ¿qué prueba eso?" Ella se apartó de su tacto, como si se hubiera escaldado. "¿Eso son un montón de aprovechados que esperan sus bienvenidas?" Tane negó con la cabeza, atrapada entre el deseo de envolverla en sus brazos y beber profundamente de su naturaleza apasionada o para sacudir algo de sentido común en su cráneo espeso. Tan fascinante como él podría encontrar a su fuego y azufre, la Comisión no estaría ni un poco divertida por su falta de respeto. "No son una fraternidad que les gusta pasar el rato y jugar a la Wii juntos", dijo, ahorrandose su conferencia sobre el tratamiento de la Comisión con la adecuada reverencia. ¿Realmente quiero señalar el peligro que los demonios temperamentales podrían causar cuando fuera necesario para Laylah salir de la niebla maldita? "Cada uno de los oráculos son poderosos demonios de diferentes especies, algunos de ellos enemigos mortales que se ven obligados a jugar bien cuando deben reunirse para resolver los conflictos o resoluciones de la oferta. Pero nunca se quedan un segundo más de lo necesario." "Lo cual significa que están convenientemente reunidos para un linchamiento”, no pudo negar su acusación, que sin problemas se deslizó en modo de diversión. Cualquier guerrero sabía que una distracción oportuna era tan eficaz como una salida completa para atacar. "Si no lo hicieran Linchar a Cezar, entonces debería ser lo suficientemente seguro", dijo con un encogimiento de hombros. Ella cambió el incómodo peso dormido de la gárgola que todavía sujetaba en sus brazos. "¿Quién es Cezar?" "Un hermano mío que era lo suficientemente imprudente como para aparearse con la nueva Oracle." "¿hay otro?” Perfecto." Ella lo miró como si fuera del todo su culpa que Anna se hubiera

revelado como el más reciente de los Oracle unas semanas antes. "No eres más que portador de buenas noticias." "Un nuevo Oracle es siempre un signo de problemas que vana a llegar." "¿Al igual que un Caronte cabezota?" "Como un mal presagio." Hizo una mueca. No era un adicto a la adrenalina, ni le gustaba jugar al héroe, ni tampoco se suscribia a la teoría emocionante "vivir en tiempos interesantes." hacia su deber y regresaba a la privacidad de su guarida donde podía disfrutar de sus hambres diferentes y olvidarse de su pasado. El sentido de la amenaza de peligro era algo que había hecho todo lo posible para ignora, prefiriendo el enfoque del avestruz. Pero ahora... ahora no podría sacudirse del todo la inquietante premonición de que este genio estaba involucrado de alguna manera en el gran futuro malo. Y que un cazador que no veia la estaba acechando. Un pensamiento que envió un rayo terrible de ira a través de él. "Créeme, si no tuvieron en cuenta el placer de continuar atormentando a Cezar como digno de su atención, a continuación, tu no eres más que un punto en el radar". Ella lo miró con desconfianza evidente. "Si soy tan poco importante, entonces ¿por qué se molesta en perseguirme a todos lados?" El calor rizo a través de su intestino mientras deslizaba una mirada persistente abajo de su cuerpo delgado. "¿Tengo que recordartelo?" Descascarillo. "Porque yo estoy listo, y dispuesto a hacerlo". El pulso en la base de la garganta ondeaba en respuesta. "No dudo de que este siempre dispuesto." Él sonrió, con la mirada deliberadamente prolongada en ese pulso revelador. "Hay momentos cuando estoy con más ganas que otros." Dio un paso atrás, las nieblas girando alrededor de su cuerpo delgado. "Debes pensar que soy una idiota", acusó. "Creo que se siente acorralada y puede tomar decisiones precipitadas que pueden llevarnos a que nos maten a todos ", se calmó, su voz mezclada con la coacción suficiente para enviar a un Ungmas crecido demonio a sus rodillas. "Deja que te ayude." Como era de esperar restó importancia a su coacción. La mujer condenada también era reacia a ser obligada, no importaba lo poderoso que pudiera ser. "Yo no necesito tu ayuda." Su mandíbula apretada, una oscuridad sombría intermitente través de sus ojos. "Yo no necesito ayuda de nadie." Tane se defendió la necesidad feroz de aplastarla en sus brazos y desterrarla de sus sombras. Las mismas sombras que lo atormentaban. Solo. Siempre y en paz para siempre. "Piensa, Laylah", exhortó. "Ya no estás protegida por el hechizo que Caine utilizaba para mantenerla oculta. Tan pronto como usted llegue a Londres va a ser vulnerable. "Cruzó los brazos sobre el pecho." Y si confía en mí, habra cazadores a los que no le importara capturarla viva o muerta." "Sí, ¿como usted lo hace?" "Ambos sabemos que estaría muerta si eso fuera lo que yo quisiera." Sus labios en una honestidad contundente. "Si usted está tratando de engañarme con lo que me dice, eso no va a suceder." “Nunca ha sido uno de mis talentos más finos." "A continuación, sólo lo escupo y lo llevo a cabo." Sus cejas se levantaron en su tono imperioso, cuando él disimuló una sonrisa. ¿Por qué diablos iba a ser divertido, que una criatura de la mitad de su tamaño tratara de mandarlo? "Si tiene la esperanza de sobrevivir, necesitara mi ayuda." Se mordió el labio inferior, era lo suficientemente inteligente como para saber que iba a ser una sesión de agacharse, sentarse o más bien un genio, en el momento en que llegara a Londres. "¿Y en que consistiría su ayuda?" Él le sostuvo la mirada cautelosa. "Yo haría todo lo posible para protegerla a

usted." "Yo podría contratar guardaespaldas." ¿Estaba tratando deliberadamente de ofenderlo? "Tú sigue recordándome que no eres un idiota", arrastrando las palabras hacia él. "No hay un guardaespaldas por cualquier cantidad de dinero que pueda coincidir con mi fuerza o destreza en la batalla." "Tan modesto." "Yo soy el mejor. Ninguna cantidad de modestia puede cambiar eso". Hizo una pausa, sin dejar de morderse en el labio. "¿Prometes que no intentaras obligarme a ir a la Comisión?" "No seas ridícula. Usted sabe que yo no puedo hacer esa promesa." "Entonces quédate aquí", le espetó ella. "¡Maldita seas, Laylah". Con una velocidad de vértigo, llegó a capturar su brazo, sintiendo que en un soplo podia desaparecer y dejarlo varado. "¿Quieres mi promesa? Usted la tiene." "Usted diría cualquier cosa para salir de aquí." Ella le sostuvo la mirada, negándose a bajarla. Maldita sea. Ese coraje loco lo iba a poner en su tumba. "Vas a tener que hacer algo mejor que prometerlo para que yo crea que vale la pena tomar el riesgo de que me pongas en cuclillas". "¿Qué quieres?" Hubo una breve vacilación. "Quiero pedir un deseo."

CAPITULO CINCO

Laylah estaba preparada para la maldición de Tane. Los genios fueron universalmente maliciosos y astutos, por esono le gustaban, su impredecible naturaleza y el poder implacable que pocos demonios podían igualar. Por supuesto, no siempre les encantaba la violencia. Pero mientras la mayoría de las criaturas no admitian la verdad, la capacidad de los genios de esclavizar a otros era verdaderamente real. No era la versión culo, solo con pensar en los espíritus del agua podia conjurarlos. La magia Fey podría capturar los seres humanos, y sólo si los mortales eran lo suficientes necios para aceptar tres deseos. Sólo necesitaban una víctima que cayera voluntariamente en su deuda, no importa cómo era un pagaré, para presentar una reclamación en su alma. Y no importaba si eran mortales o hadas de rocío o vampiros. Todos ellos cayeron bajo el hechizo de los genios y su encantamiento. Cuando Laylah era apenas más que una niña había esclavizado por accidente a un diablillo que había encontrado atrapado en una trampa de hierro que fue usada por un cazador furtivo. Era su la naturaleza sanar a los necesitados y no se había dado cuenta del peligro hasta que el diablillo se nego a abandonar la granja de su madre adoptiva, sus desesperados intentos por favor, causaron el caos completo hasta que finalmente había encontrado la manera de ponerlo en libertad. Había hecho todo lo posible en los últimos años para mantener el talento encerrado en el interior de ella. Al parecer los inmortales podian reclamar el alma de otro. Lo que es peor podían matarlos a ellos. Y fue sólo cuando el mago la había llevado cautiva que ella había deliberadamente, trato de obligar a otro a su voluntad. Lamentablemente, el hijo de puta la mantuvo tan débil que no había sido

capaz de utilizar cualquiera de sus poderes. Ahora ella se estaba tirando un farol y una oración. Su estado normal de cosas. Tane entrecerró los ojos, mirándola como si le hubieran brotado cuernos. "¿Usted tiene el poder de obligar a un vampiro?" Bueno, esa fue la pregunta ¿no? Ella no tenía forma de calcular la cantidad de fuerza que se necesitaría para esclavizar a un vampiro, pero estaba bastante segura de que era mucho más de lo que podia reclamar. Su única esperanza era poder... lo impulsar a cumplir sus órdenes. "Yo no te puede convertir en mi títere privado, si eso es lo que te preocupa, pero me da la ventaja en nuestras negociaciones ", dijo ella sin problemas, fingiendo que no estaba completamente desorientado. Levantó la mano para acariciarle la mejilla, cuando él fácilmente detecto su confianza inestable. "Estás mintiendo". "Lo que sea." Ella se encogió de hombros. "¿Vienes conmigo o no?" "Tal vez quiero desear algo más allá de..." "Estoy contando hasta tres, usted puede venir o quedarse, me importa una mierda", se apresuró a interrumpir. "Oh, tengo la intención de ir", le aseguró con una sonrisa pecaminosa. "En muchas mas maneras de lo que te puedas imaginar." "Uno", apretó. "Y tú vendrás conmigo." "Dos". Él rozó los labios con suavidad en la boca. "¿Ya lo tienes, dulce Layla?" "Tres". Cuando la palabra salió de sus labios cayó la niebla y empezó a girar, dando vueltas cada vez más rápido a medida que adelgaza el velo entre los mundos. Maldita sea. Ella había hecho su decisión y ningun chupa sangre arrogante iba a interponerse en su camino. "Me gustaría permanecer a tu lado", murmuró, tomando el brazo cuando ella comenzó a recorrer el velo. Tenía la sensación de aferrarse a las telas de araña y las espinas de electricidad que se convirtieron en punzadas de un rayo mientras presionaba a través del velo. Y el dolor. El dolor suficiente como para enviarla a sus rodillas, ya que cayó a través de la niebla y en una oscuridad helada. La combinación de dolor después de la entrada y el choque al ser arrancados de las nieblas efímeras al mundo real de piedra dura y aire húmedo brevemente la desoriento. Ella contuvo la respiración entrecortada. Esta fue la última vez que tomaba pasajeros en el viaje. Poco a poco pensando a través del dolor, Laylah dio cuenta de su entorno. Los túneles oscuros que corren por debajo de las afueras de Londres. El ligero aroma de la lluvia desde arriba. El sonido de las maldiciones Tane cuando él se puso de pie. Y... Conciencia. La conciencia de Tane que estremeció en su interior. Mierda, tenía en realidad conciencia ¿Había amarrado con correa un poderoso vampiro? ¿Y si lo hubiera hecho, era algo bueno o el peor error en la historia del mundo? Bastante seguro de que la cosa era un error, Laylah estaba distraída por la visión de Levet extendido como una estatua congelada en el suelo sin problemas desgastados del túnel. "Mierda". Se arrastró hacia adelante, tocando al demonio pequeño que ahora era tan duro como el granito. "¿Levet?" "Es la luz del día", dijo Tane, agarrando su puñal en las manos mientras probaba el peligro en el aire. "Él no va a despertar hasta el anochecer." Gracias a Dios. Con su racha de suerte actual de la orina de los pobres, había que temer que lograra matar a la pobre. Ella agarro la gárgola en sus brazos, se enderezó con un gruñido. La criatura pesaba una tonelada. Entonces, decidiendo que no había tiempo como el presente para poner a prueba su dominio sobre Tane, ella se aclaró la garganta con nerviosismo. "Hay que encontrar un lugar

seguro para descansar." Hubo un momento de duda, peligroso y tenso; Laylah, con la boca seca con el miedo. Ella estaba demasiado debilitada por el paseo de sombra para batallar con Tane si se mantenia sus restricciones. De hecho, hasta que ella hubiera descansado y comido estaba completamente a su merced. No era un pensamiento reconfortante. Preparado para lo peor, Laylah estuvo a punto de caer de rodillas por el alivio cuando Tane ofreció una reverencia burlona. "Tus deseos son mis órdenes, señora. Se hara a su manera". Se volvió a fluir a través de un túnel lateral, sin molestarse en ver si tratara de seguirlo o no. Esperaba que fuera un signo de su poder por lo menos en silencio. En silencio se movio a través de los pasillos estrechos. Laylah sabía estaba tomando un riesgo desesperado. Si ella no se hubiera ido visto con la necesidad de rastrear la información de los genios ya podría estar de regreso en el marco de la protección de Caíne con el niño en forma segura a su cuidado. En cambio estaba arriesgando todo ¿para qué? ¿Información? ¿Afirmación? Perdida en sus cavilaciones, Laylah se dejó guiar por el laberinto de túneles, sólo vagamente consciente de que se dirigía a Londres. Casi media hora más tarde, sin embargo, ella salió de su peligrosa distracción. Ella se detuvo afilando sus sentidos, sus ojos se estrecharon con desconfianza. "Para", ordenó. Con un gruñido, Tane dio la vuelta apuñalandola con un gesto impaciente. "Laylah, no tenemos mucho tiempo hasta que su olor empieze a agitarse atrayendo atención no deseada". A Ella le correspondia brillar para deslumbrarle. Si hubiera conseguido atarle, él ya habia demostrado ser el peor de los esclavos. "Estoy más interesada en el olor que ya está aquí", gruñó ella. "No tienes que llevarme a una guarida de vampiros." Se encogió de hombros, completamente arrepentido. "¿Qué lugar podría ofrecer más protección?" "Sí y cuando se enteran que su compañero es un medio genio me van a servir para la cena." Sin previo aviso él estaba directamente delante de ella, sus ojos brillando con una intensidad alarmante. "No hay ni una oportunidad en el infierno de que otro vampiro vaya a hundir sus colmillos en usted", juró que, con voz áspera de posesión masculina." No mientras este vivo". Hizo caso omiso de la emoción extraña que la atravezo en dirección de su pelvis. Ella no iba a ser distraída otra vez. "No voy a entrar en una trampa." "Confía en mí, mi dulce, si decido guiarte a una trampa nunca la verás venir." Ella apretó los dientes. “Eso no ayuda". Él hizo una oferta renunciando a la paciencia. "Víctor es el jefe del clan de Londres. Nosotros necesitaremos su permiso si tiene la intención de permanecer más de unas pocas horas aqui." Ella hizo una mueca. Lo último que quería era más vampiros. Uno de ellos era suficiente, muchas gracias. "Lo que necesitamos es una bruja que este dispuesta a vender un amuleto para ocultar nuestro olor", replicó ella. Contando su argumento, fue sorprendida con la guardia baja cuando él se encogió de hombros. "Otra razón de más para acercarse a Víctor". "¿Él tiene una bruja en la nómina?" "En realidad se acoplo con una." "¿En serio?" Ella sacudió incrédula la cabeza. El poder de un vampiro no tenía defensa contra la magia. Ni siquiera podia sentirla hasta que fuera demasiado tarde. Como resultado poseían un odio patológico a las brujas y a los magos. "¿Una bruja y un vampiro? ¿No es eso ilegal o algo así?" "O algo", dijo secamente, sus propios pensamientos sobre que un vampiro tomara como compañera a una bruja, por eso la mantenia

cuidadosamente oculta. Sin duda, una sabía precaución. "En realidad, Julieta es medio bruja y medio duende, un raro talento que le permite sentir la mágia en los artefactos. Si alguien tiene un amuleto de disfraz de repuesto por ahí, va a ser ella." "¿Y esa es la única razón por la que me trajo aquí?" le preguntó, concentrandose en su conciencia tenue de Tane, en un intento de imponer su voluntad. "La verdad". "He oído rumores de que Víctor tuvo un breve encuentro con los genios." Su expresión melancólica hizo imposible saber si estaba siendo obligado a decir la verdad o simplemente jugaba a ello. "¿Hace poco?" "Supongo que es una cuestión de perspectiva." Sus cejas abrochadas. "Tane". "Unos cientos de años atrás." "¿Qué le pasó?" Cruzó los brazos sobre su pecho desnudo, por lo que vio su piel de oro por debajo de los músculos. "Esa es su historia que contar". Ella se apartó de su belleza irresistible cuando ella considero sus opciones. O la falta de opciones. Si Víctor tenía la información que deseaba, ¿qué otra opción tenía ella, sino acercarse a él? Incluso si eso significaba tocar las barbas del león en su guarida, por así decirlo. Además, Tane estaba en lo cierto, aunque su alma se pudriera en el infierno. Sin protección pronto estaría a merced de todos los demonios en Londres, que quisieran hacer puntos con la Comisión entregando un genio mestizo sin escrúpulos. "¿Y me juras que no estás utilizando a los vampiros para romper nuestro compromiso?" ella exigió. "Te lo juro." Él puso una mano en su hermoso pecho. Laylah trago un suspiro. Estaba aterrorizada, cansada y cubierta de suciedad, pero un calor líquido corrió a través de ella con la idea de besar, lamer y mordisquear un camino por la piel dorada sin problemas hasta que llegara a la cintura de sus pantalones y el... "Laylah". El Gruñido áspero de Tane hizo que levantara la cabeza para encontrarse con su mirada ardiente, un sonrojo mancho las mejillas a la vista de sus colmillos largos y rígidos en reacción salvaje a su excitación. "Está bien, vamos a ir", murmuró. Su mandíbula apretada, su deseo de ir a las cavernas como una fuerza tangible en el aire. Entonces, con un esfuerzo terrible se dio la vuelta y la llevó a través de la oscuridad. Laylah siguió en silencio, molesta por su conciencia persistente. No es que su afán jadeando fuera una sorpresa. Había pasado la mayor parte de su vida en una pequeña granja en el interior remoto de Australia antes de ser capturada por el mago y escondida en Siberia. Después de que Caíne la hubiera rescatado, tenía el bebé a considerar, que se refería a todos, pero se mantuvo como un ermitaño, no importaba en que viajaran ni a donde. Los demonios masculinos habían sido pocos y distantes entre sí. Y los de ordenar un orgasmo habían sido casi inexistentes. ¿Era de extrañar que sus hormonas se cargaran en hiperimpulsor? Habían viajado pocos kilómetros cuando Tane se desaceleró a un rastreo simple, mirando sobre su hombro. "Espera aquí", le ordenó. "No..." Sin darle la oportunidad de demandar que explicara lo que estaba pasando, Tane desapareció por un túnel lateral, dejando solo a Laylah guisada de la frustración. Realmente era el peor de los esclavos. Tane tenía los instintos en alerta máxima ya que se detuvo y esperó a que el acecho de vampiros hiciera su aparición. Estaba tomando un riesgo. No sólo por entrar en el territorio de otro vampiro sin previo aviso, sino por traer a Laylah entre sus hermanos. El clan de Víctor no tenía ninguna razón para proteger a un genio mestizo y todas las razones para entregarla a los oráculos con

la mayor celeridad posible. Nadie quería estar en el lado equivocado de un argumento a la hora de enfrentar a la Comisión. Pero no había mucho de donde elegir. Ya el aroma de Laylah se había ido extendiendo a través de los túneles. Tenía que meterla en la protección de la guarida de Victor. Cuanto antes, mejor. ¿Por qué? Sus labios se torcieron con una sonrisa triste. Quería afirmar que era porque ella le había atado con su magia. Después de de todo, era mucho menos preocupante creer que la constante conciencia de ella era por el hechizo de vinvulacion a ella en lugar de algo mucho más peligroso. En cambio, culpó su negativa a cumplir con su deber a la creciente sospecha de que había fuerzas que giraban alrededor de Laylah y su bebé misterioso que podían afectar directamente el futuro. Hubo una brisa fría cuando un vampiro de fuerza considerable se acerco a el y con un movimiento deliberado guardó el puñal en la cintura de sus pantalones y levantó las manos en un gesto de paz. "¿Uriel?" llamó en voz baja, se reunió con el segundo al mando de Victor hacia casi tres siglos antes. En el momento justo un vampiro alto, con un halo de rizos castaños y grandes ojos castaños apareció a la vista. Una sonrisa cínica curvó los labios de Tane en el aire de juventud inocente que se envolvia alrededor de Uriel en sus vaqueros desgastados y su camiseta casual. Su engañosamente apariencia angelical había sido la caída de muchos enemigos. Algo que Tane nunca había sido lo suficientemente estúpido como para hacer. A pesar de... Frunció el ceño, dándose cuenta de que el poder del vampiro más joven había aumentado considerablemente desde su último encuentro. Extraño. Por lo general, un vampiro desarrollaba sus poderes para sus años completos después de su conversion. Nunca había oído hablar de una adquisición de más siglos de poder después de la maduración de su etapa de niño abandonado. Un misterio, pero no uno en que tuviera tiempo de pensar. No cuando Uriel estaba acariciando una espada que podia cortar la cabeza de un troll. "No teníamos la advertencia de que el Caronte estaba viajando a Londres", dijo Uriel, su tono suave sin disimular su aversión a la presencia de Tane. Tane se encogió de hombros, acostumbrados al menos cordial saludo. Sus hermanos le tenían miedo, o sea que lo detestaban a él. Ninguno de ellos quería ser su mejor amigo. "Yo no estoy aquí en mi capacidad oficial." Uriel no se veía reconfortado. "¿Tú estás aquí de vacaciones?" "No exactamente. Tengo que hablar con Víctor." Tane se acercó con sus sentidos, tirando juntos cuando tardíamente se dio cuenta de que debería haber sido capaz de sentir la firma de Víctor en su poder por ahora. A diferencia de Viper, El jefe del clan de Chicago, el gran jefe de Londres no era sutil. Su presencia fue como un mazazo. "No está en Londres", ausente murmuró. "Él ha viajado hacia el norte." Uriel crispo los dedos en la empuñadura de su espada en la pantalla de Tane inconsciente de su talento. Era un Caronte que podía encontrar a su presa con certera habilidad. "Víctor se vio obligado a viajar a Dublín para reunirse con Lansbury, la corriente del príncipe de las hadas", confesó de mala gana. "¿Problemas?" "Hay rumores entre los Fey de que han habido avistamientos de Sylvermyst". "Imposible". Tane instintivamente, negando las posibilidades desagradables. La Sylvermyst fueron los primos lejanos de los Fey con un gusto por el mal que hicieron parecer a los vampiros como los boy scouts. "Ellos fueron

expulsados hace siglos junto con el Señor Oscuro." "Así que fueron cualquier cantidad de criaturas que han logrado hacer inoportunos apariciones durante el año pasado", dijo Uriel con sequedad. Tane hizo una mueca. "Es cierto." Con un movimiento repentino, Uriel giró la espada sobre su cabeza y lo empujó en una funda de cuero a la espalda. "¿Por qué estás aquí, Tane?" Más divertido que ofendido por el enfoque cerrado de su compañero, Tane sonrió. "Es evidente que Víctor no te contrato por sus habilidades diplomáticas." "Me contrató para mantener la paz." Uriel tenso la mandíbula. "Algo que es bastante difícil últimamente, sin lanzar un Caronte en la mezcla." Tane movió una ceja hacia arriba. Él simpatizaba con situación de Uriel. El creciente malestar en todo el mundo de los demonios era una perra para todos. Pero él estaba aquí con un propósito y nadie se hiba a interponer en su camino. "¿Estás tratando de darme a entender que soy inoportunos?" "Tenerte aquí es como arrojar gasolina a un fuego latente." "No es mi culpa que no puedas controlar a tu gente", se burló Tane. "¿Píos?" "¿Esbirros? ¿Lacayos aduladores?" Uriel hizo un sonido de impaciencia. "Nuestros secuaces no son los únicos que están inquietos. Se siente como si todo el mundo estuviera sentado sobre un barril de pólvora. Su llegada... "Uriel un poco fuera de sus palabras, el choque cada vez mayor a sus ojos." ¿Qué demonios? ¿Eso es un genio? ¿Y una gárgola? "Él miró sobre el hombro de Tane." Mierda, no ¿usted tiene un deseo de muerte? Víctor lo va a matar." "Muchos lo han intentado." Tane dio un paso adelante, haciendo la charla amable.Él necesitaba obtener para Laylah la seguridad. "Busco asilo. “¿Vas a ofrecermelo?" "Como si tuviera otra opción", murmuró Uriel. "Styx ha ordenado que a su Caronte se le da lo que pide. Esa es una baza muy grande para llevar a todas partes." Tane curvo los labios al parpadear sus colmillos. "No tengo nada más grande". "Bien", el vampiro más joven acepto a regañadientes. "Usted puede quedarse en las mazmorras". "Uriel..." "Escúchame". Tane redujo su mirada. "Habla rápido." "Como he dicho, los indígenas han existido y es mi deber mantener un control completo sobre el caos en erupción ", señaló Uriel a cabo." Los calabozos están envueltos en ilusiones y protegidos por hechizos. Se debe mantener su presencia en Londres oculta. Por lo menos hasta que vuelva Victor." "Y un medio eficaz para encerrarme en una celda ineludible." La Risa aguda de Uriel hizo eco a través del túnel estrecho. "Y arriesgarme a la ira de nuestro Anasso?" Tane permitió a su poder picar a través del aire. "La ira de Styx sería la menor de sus preocupaciones." "Maldita sea, lo tengo." Uriel levantó una mano. "Confía en mí." Tane hizo a un lado su reacción inicial y se obligó a considerar la sugerencia. Él realmente no tenía miedo de que Uriel volviera a tratar de atrapar a un Caronte. A pesar de su enfrentamiento en la cueva, pocos vampiros eran tan estúpidos. Y las mazmorras ofrecerían a Laylah la ocultación que tan desesperadamente necesitaba. Por ahora podía dejar a un lado su orgullo masivo. "Supongo que podría proporcionar una protección temporal. ¿Hay algunos presos?" "No en la actualidad." Él asintió con la cabeza, su decisión. "Quiero una habitación con las comodidades adecuadas." "Por supuesto." Una sonrisa curvó su boca repentina. "¿E intimidad?". "¿La privacidad?" "Las paredes gruesas, cadenas convenientes en la pared, a la intimidad insonorizadas". La expresión de Uriel era ilegible. "¿Supongo que va a

compartir la habitación con la genio?" Oh, tenía la intención de compartir más que un cuarto con el genio. Había estado sufriendo de una necesidad primitiva de reclamar a Laylah desde el momento en que había capturado su esencia en los túneles. Ahora, su necesidad consumia todo y amenazaba con desbordarlo, incluso su sentido de preservation. Tenía que estar en su cama. Y pronto. "Lo haré". "¿Y la gárgola?" Uriel exigio. Tane se encogió de hombros. Laylah hizo de niñera del pequeño demonio desagradable. Incluso si ella no lo sabía todavía. "Esa es su decisión, aunque le recomiendo la parte inferior del Támesis". Uriel se estremeció. "¿Por qué tengo una desagradable sospecha de que estoy familiarizado con esta gárgola en particular?" Laylah miró con inquietud por encima del hombro, maldiciendo a Tane por haberla abandonado a ella en los túneles húmedos. Con cada segundo que pasaba su aroma se extendía a través de Londres, que atraia a los demonios como un faro de recalada. El conocimiento estaba haciendo su piel picar. Como si hubiera un par de ojos que no veia observandola desde la oscuridad. Y si eso no fuera suficiente, sus brazos estaban empezando a doler a partir de que llevaba a Levet inconsciente. Era como llevar consigo el camión de cemento. Por suerte, justo cuando estaba considerando la posibilidad de encontrar su propio refugio, ella vio como Tane salió de un túnel lateral, junto con un alto vampiro con la cara de un ángel. "Laylah. Se trata de Uriel". Tane se trasladó a su lado. "Es el segundo al mando de Víctor". La mirada de Uriel se mantuvo apartada, como si él no pudiera soportar echar un vistazo en su dirección. "He dispuesto su privacidad." Ella frunció el ceño en confusión. "¿La privacidad?" Sin advertencia Tane arrancó la gárgola dormida y la empujó al renuente vampiro. "Aquí". Vio en la confusión, como Uriel agarró un cuerno de la gargola, permitiendo que ella colgara a su lado. "¿Qué estás haciendo con Levet?" "Él es un viejo amigo de Uriel," Tane le aseguró. "Los dos tienen mucho de que hablar para ponerse al día". Uriel miro a Tane con un brilló en su mirada que debería haberlo matado. "Estás en deuda conmigo, Caronte". Con su advertencia entregada, el vampiro se fue por el túnel al frente de Tane, mientras que la condujo a través del túnel del que acababa de salir. "¿Qué está pasando?" "Yo he negociado el refugio seguro que usted me pidio", explicó Tane, haciendo una pausa para empujar una puerta pesada de plomo que bloqueaba el paso. Laylah hizo una mueca mientras entraba en el calabozo grande que llevaba a cabo una serie de hierro revestido en las celdas. "¿Aquí?" Él agarró la mano para instarla a pasar. "¿Se esperaba el Ritz?" "Por supuesto que no." Ella se estremeció, no preparada para confesar que la mazmorra por la fuerza le recordaba los meses pasados de pesadilla cuando el mago la tenía prisionera. Un demonio inteligente no parpadeaba traumas de la infancia frente a pecaminosamente hermosos vampiros. No cuando eran maestros de la manipulación emocional. Además, odiaba parecer débil. Al fin alcanzando el otro lado de la mazmorra, Tane abrió una puerta y se hizo a un lado para que entrara. Con mucho cuidado entró en la habitación, aliviada al descubrir que habían hecho un esfuerzo por añadir unas pocas comodidades. Había una amplia cama con una colcha cosida a mano, y establecieron dos mesedoras cerca de una chimenea de ladrillo. Había incluso una librería con volúmenes con tapas de cuero apilados en los estantes.

O era una habitación utilizada por un guardia, o para... Las visitas conyugales. Una punzada de emoción perforo a través de ella. La emoción dulce y traicionera que le hizo mucho para olvidar que estaba en un calabozo húmedo con un vampiro a quien arrastraba a la muerte esperando el momento en que cayera la correa. Poco a poco se volvió para descubrir a Tane cerrando la pesada puerta y apoyándose contra ella con una negligencia que se burlaba de sus propios músculos fuertemente apretados. El aliento fue arrancada de sus pulmones. Él era magnífico. Desde el satén negro de su cresta, hasta el pecho desnudo y el estómago plano que se agitaba con los músculos, al empuje de sus poderosas piernas, que emanaban potencia masculina. Y el sexo. Él emanaba montones y montones de sexo. Se le hizo un nudo en el estómago mientras su mirada de miel viajó por su cuerpo rígido con lenta apreciación, deteniéndose en los pezones endurecidos que eran visibles por debajo de su camiseta. Dioses. Quería tirarlo en la cama y rozar su piel de oro contra su cuerpo hasta que la inmovilizara por debajo de él y la llenara con el hambre en bruto. Fácilmente consciente de su excitación creciente, Tane camino desde la puerta, como un felino depredador que estaba ante el olor de su presa. Laylah instintivamente retrocedió, con la boca seca y el corazón atronando en el su pecho. "¿Eres tú..." "¿Sí?" Tane solicito sus palabras. "¿Tienes habitaciones cerca de aquí?" Con una gracia líquida, arrojó el puñal en el suelo junto a la cama, y a continuación, con un tirón de un botón, dejó caer los pantalones cortos de color caqui para revelar su gloria de macho que ya estaba totalmente erecto y ansioso por agradar. "Se podría decir que si." El calor quemó por sus venas, la puesta en común en la boca del estómago. Tenía experiencia patética cuando se trataba de hombres, pero estaba bastante segura de que Tane sabía exactamente qué hacer con ese instrumento fino. ¿Y cómo hacer que una mujer pidiera más? "¿Qué estás haciendo?" Sonrió para mostrar los colmillos completamente extendidos que brillaban en la oscuridad. "Me cambio a algo más cómodo." ¿Cómodo? No era una cosa cómoda las sensaciones de Laylah por agredir. Su piel era demasiado difícil para su cuerpo, sus pechos eran pesados y sus pezones se despertaron en picos dolorosamente sensibles. Y era un dolor de huecos entre las piernas que exigia para ser llenado. Se tragó un gemido. Una vergüenza maldita de que fuera su enemigo. De lo contrario... De lo contrario, estaría en la cama y ella estaría cumpliendo unas pocas docenas de fantasías. "Bueno, vete y haz su striptease en tu propia habitación", murmuró. "¿Cuál es el punto de un strip-tease, si no hay nadie para disfrutarlo?" él contesto arrastrando las palabras, bruscamente envolviendola en sus brazos y sonriendo con cuidado de su expresión. "Además, tengo la intención de tener mi deseo."

CAPITULO 6

Acariciando con sus manos la espalda de Laylah, Tane saboreo el rico olor de la excitación que aderezaba el aire. Ella pudo resoplar y el resplandor todo lo que quería, pero ella no podía disimular la verdad. Ella lo deseaba con una furia que no podía contener. "¿De qué estás hablando?" le preguntó, su voz sin aliento por la sonrisa de Tane. Él era un vampiro famoso por sus proezas sexuales, pero este demonio lograba hacer que se sintiera tan incierto como un novato. "Tenia que sacarte de las nieblas". El bajó la cabeza para llenar los sentidos con su aroma de lluvia fresca. "Pero ese no era mi deseo." Ella se estremeció. "Tú..." "He querido estar a tu lado." "Tane". Hubo otro temblor cuando encontró el lugar en la curva de su cuello que le hizo librar el pulso y la respiración entrecortada. "Te ordeno que te vayas a tu cuarto." "Tus deseos son mis órdenes", murmuró, sacando su frente de sus pies para ponerla a ella en la cama cercana. Sus ojos se agrandaron mientras la seguía hacia abajo, extendiendose a su lado reclinada. "¿Por qué no te vas?" "Podría deberse a que estas son mis habitaciones." Él trazó el contorno de un pezón arrugado a través de su camiseta. "Pero lo más probable es porque no lo deseas realmente que me vaya." "Arrogante culo", descascarillo, aun cuando su espalda se arqueó en una invitación silenciosa. Él se rió entre dientes, enterrando la cara contra el calor de su garganta. "Bastardo terco." El hambre se disparó a través de él y su polla dio un tirón doloroso. Podía oler la sangre dulce, que se precipitaba justo debajo del calor de su piel satinada. Era como para volverse loco. Murmurando estímulos en su antigua lengua, le agarró bruscamente el escote de su camiseta y de un tirón la había arrancado de su cuerpo. Sus labios se abrieron en señal de protesta, pero antes de que pudiera castigarlo con su virulenta lengua, aflojó un hilo de su poder cuando con los dedos la acariciaba y la boca suave se curvaba hacia su pecho. Ella abrió la boca cuando se resistió al placer impotente, sus hermosos ojos anchos por el choque. "¿Qué demonios fue eso?" respiraba. Él sonrió. Él tenía varios talentos especializados. Sus kick-ass habilidades de caza. Su fuerza bruta. Su astucia. Y una rara habilidad para concentrar su poder hasta que fuera sólo placer, ya que corria a través de su pareja. Se movió sobre ella, su lengua esbozando la curva exuberante de sus labios. "Tengo talento más allá de mi muerte, dulce". "Oh." Tenía los ojos cerrados mientras revoloteaba aplastando sus labios en un beso de posesión absoluta. Tane gimió cuando sintió el sabor de su dulce fuego, golpeado por un lamento extraño que estaba en un calabozo húmedo, nunca rodeado por el lujo elegante que Laylah merecía. Ella debia ser extendía a través de sábanas de satén, con almohadas de terciopelo por debajo de la cabeza y el champán derramado a través de esa piel de marfil magnífica. Más tarde, se prometió a sí mismo en silencio, ignorando completamente el hecho de los únicos planes que debia hacer en el futuro era llevar a la mujer rebelde a la Comisión. Él era un vampiro en la lujuria. No se suponía que debía estar pensando con claridad.

Saqueo sus labios entreabiertos otra vez, bromeó el pezón con la almohadilla de su dedo pulgar, su pene presionando contra la cadera delgada. "¿Otra vez?" murmuró. Ella se estremeció con anticipación. "Sí". Con cuidado lanzó una llamarada de poder, cubriéndole la boca con un feroz beso mientras ella lloraba en la pasión. Él gruñó en señal de advertencia mientras se retorcía contra él, frotando su erección y amenazando con apresurar las cosas a lo largo de un ritmo más rápido de lo que había previsto. "Laylah". Con un esfuerzo suavizó su beso, rozando las manos por la caída de su cintura y el resplandor de su cadera. Sus dedos se cerraron en su carne suave, tratando de sujetarla. Mierda. ¿Quién hubiera pensado que después de tantos siglos un chucho pequeño podría amenazar con acobardarlo? Sus labios recorrieron su mejilla, saboreando su piel perfecta, con una lenta apreciación. Su lengua trazó el contorno de la oreja, mordiendo el lóbulo antes de buscar el hueco pequeño abajo. Se sentía perfecto en sus brazos. Esbelta, pero con una fuerza oculta que le hizo palpitar a la espera dolorosa. Ya podía imaginar sus piernas envueltas alrededor de su cintura, sujetándolo preso cuando se dirigiera al fondo de su cuerpo dispuesto, el envío de los dos a el paraíso. Sus colmillos raspando por encima del hombro, fuertemente recordándole que tenía más de un hambre que ardía en deseos de satisfacer. Todavía no, una voz advirtiendole en la parte posterior de su mente. La alimentación durante el sexo. Era una intimidad de absoluta confianza. Algo muy deficiente en cuanto a Laylah se tratara. Con un gemido se resistió a la compulsión de deslizar sus colmillos a través de la piel de seda, y en su lugar pasó a chupar uno de sus pezones tensos entre sus labios, usando su lengua para que su arco y gemir en el aumento de pasión. Con el tiempo tendría el dulce sabor de su sangre en la lengua. Hasta entonces, podía saciar por lo menos un deseo. Usando la punta de la lengua para rodear el pezón bien reverdecidó, Tane permitió a los dedos aflojar su control sobre la cadera y le acarició el muslo hacia abajo. Él se estremeció cuando ella separó las piernas con facilidad, lo que le permitio el acceso completo. Ella ya estaba mojada y resbaladiza, en la preparación de su entrada. Gracias a los dioses. En el punto de rodar su sobre su espalda para que pudiera montarla, Tane fue tomado por sorpresa cuando se encontró a sí mismo en el lugar de ser empujado hacia atrás, Laylah con él a caballo. "Maldita sea", murmuró ella, su pelo de punta de un halo rojo alrededor de su hermosa cara y los ojos ardiendo con el deseo salvaje. "Vamos a hacer esto." Estudió las mejillas encendidas con una mirada estrecha. Su cuerpo estaba gritando con la aprobación pura y simple de su impaciencia malvada. Rara vez se acostaba con mujeres agresivas, pero alzar la vista hacia Laylah desnuda por encima de él, sus pechos a poca distancia de la boca y la entrada de su cuerpo apretando tentadoramente contra su polla completamente excitada, fue suficiente para hacer que apretar los dientes contra

el clímax que se avecinaba. El más mínimo cambio y esto sería una especie tome, lleve y de las gracias de la señora de acuerdo. "Dificil, mi dulce”, con los dedos catando su culo mientras ella se retorcía en su contra. "¿Dificil?" Ella miró su expresión bien cerrada. "¿Sabe que solo ha sido asi con usted durante todo este tiempo para mí?" Frunció el ceño, algo primitivos y posesivo agitándose muy dentro de él. No reconoció la emoción, sino que protesto violentamente contra el pensamiento de cualquier otra mano, tocando esto de su mujer. "¿Actualmente?" preguntó. Había tenido la intención de dejar a Caíne para que Salvatore lo matara, pero si hubiera puesto sus manos sobre Laylah, se tragaria el hijo de puta el mismo. "Un compañero ideal en el crimen, pero no en la cama." Ella se estremeció, su aliento entro en los pantalones minúsculos. "Dios, yo... dolor." Sus dedos se cerraron en las caderas. "Caliente". Ella frunció el ceño con impaciencia. "¿Qué?" "No vamos a pretender que me quieres sólo porque he estado yendo a través de un período de sequía." "¿Qué pasa, Tane?" se burló. "¿Te he herido en tu ego frágil?" "No deberías desafiarme, dulce Laylah", gruñó en señal de advertencia. "O ¿qué?" Una lenta sonrisa curvó sus labios. "Le prometí que la haría rogar." "Ni siquiera en el más salvaje... oh... oh..." Su cabeza cayó hacia atrás, con los ojos cerrados y apretados cuando dio a conocer una sacudida de energía. Sus uñas se clavaron en su pecho, el pequeño dolor hizo que sus caderas tiraran alzándose en busca del placer. "Maldita sea", que murmuró. "Eso no es justo." Agarrando sus caderas lo acarició a lo largo de su erección dura, silbo en la exquisita sensación. "Pero le gusta," dijo él, su mano rozando la curva de su cintura ahuecando el pecho. "Yo no he dicho eso." Su sonrisa se ensanchó cuando su suave suspiro de aliento llenó la habitación. "Sus gemidos de placer lo hacen." Ella contuvo la respiración profunda, sus ojos se abrieron para revelar un peligroso brillo en las oscuras profundidades. "¿Ellos? Bueno, tal vez debemos descubrir lo que te gusta." Antes de que pudiera adivinar su intención, ella se inclinaba hacia adelante, deliberadamente frotando su pecho contra su pecho antes de acariciar su boca sobre sus labios. La caricia era tan suave como una pluma, pero Tane se sacudió como si hubiera recibido un puñetazo en el estómago. Fue esta mujer. Su tacto, su olor, sus sonidos suaves de placer. Todo combinado enviaba a su lujuria en hiperimpulsor. Al igual que con suavidad le entreabrió los labios, pasando su lengua a lo largo de su gran colmillo. Él gimió, preguntándose si ella sabía qué diablos estaba haciendo con él. "Tenga cuidado de no estar empezando algo que no esta dispuesta a terminar", descascarillo. "Estoy asegurandome de que este preparado." Ella se rió, besos difundiéndose por la mandíbula apretada. Luego, con un desprecio mal por su moderación destrozada, ella forjó un camino de bronce sobre su pecho y viajó hacia el sur. Sus manos se agarraron a la cama debajo de él mientras lo atormentaban con pellizcos y mordiscos, lo tocaba por todas partes pero no donde más le dolía. Sádica. Levantó la cabeza de la

almohada, mirando hacia abajo a su torturador, sus palabras de protesta murieron en sus labios cuando vio a su intención de características hermosa mientras se concentraba en su auto-impuesta tarea y el pelo brillante brillaba como el fuego. La mera visión fue suficiente para hacerle venir. Entonces su pequeña lengua se asomó y le lamió desde la raíz hasta la punta. Tane rugió de placer, sus dedos enhebrando a través de su cabello cuando sus labios se separaron y ella los cerró alrededor de su cabeza, su lengua haciendo cosas que amenazaron con esclavizarlo mucho más eficazmente que su magia Jinn. Con una clara intención de castigarlo, le exploró con los labios y la lengua, la caricia como un ejercicio lento y deliberado en el tormento. Se quejo, por fin cogiéndola por los hombros y transportando su cuerpo. "Usted me prepare más y nuestra diversión se acabará antes de que haya empezado", murmuró. Ella miró hacia abajo a él, un toque de diversión con aire satisfecho brillando en sus oscuros ojos cuando ella se sentó a horcajadas en sus caderas. "¿Qué pasa con la resistencia famosa de los vampiros? ¿Supongo que era demasiado bueno para ser verdad?" Sus instintos depredadores quemando. Un desafío directo. Con un movimiento demasiado rápido para que ella lo anticipara, Tane rodo por su esbelto cuerpo atrapandola debajo de él, sus manos apretadas contra su pecho y sus ojos muy abiertos. "¿Usted quiere la resistencia?" Él rozó sus labios a lo largo de la línea obstinada de su mandíbula y raspó los colmillos a lo largo de su cuello. Él sonrió ante el estremecimiento en reacción. "Te puedo dar toda la energía que usted necesite siempre." "Tane..." Sus palabras se rompieron con un suspiro mientras sus labios se cerraron sobre la punta de su pecho, su lengua burlandose del pezón fruncido antes de correr por el centro de su cuerpo, haciendo una pausa para echar mano de su ombligo antes de que él estuviera abajo a sí mismo entre sus piernas abiertas para la fiesta más deliciosa. Ahogandose en el olor de su excitación, Tane mordisqueaba en su cara interna del muslo, una sonrisa curvando sus labios cuando un suave gemido llenó el aire. Con la atención deliberada, volvió la cabeza para deslizar su lengua suavemente en el calor de su cuerpo. Él acarició la miel a través de su mancha, una vez luego dos veces, con las manos contra sus piernas mientras ella se inclinaba por debajo del placer feroz. Tane había encontrado apenas el diminuto pedazo de él que había estado buscando antes de que Laylah hubiera llegado hasta capturar su mohawk y se esforzaba tirando de él hacia arriba. "Por favor". Tane tenía toda la intención de hacerla sufrir como lo había hecho ella, pero su polla estaba a punto de estallar, amenazando con ponerle en un aprieto. El aumento al alza, observó a la mujer extendida por debajo de él, sus ojos oscuros con pasión y sus labios se abrieron en anticipación. Su mirada se deslizó por la la forma de marfil perfecto, por los pechos de rosa con cresta y las caderas que suavemente le quemaban. Una criatura increíblemente hermosa. Esa era suya. Su todo.

"Tus deseos son mis órdenes", juró en voz baja, las manos moviéndose debajo de sus piernas en una inclinación hacia arriba. Sus miradas se encontraron, cuando se deslizó en su calor acogedor, como un suave accidente cerebrovascular. Tane se congeló cuando un éxtasis impresionante se combino con su sentido de...justicia brillando a través de él. Dios todopoderoso. Hubiera jurado que él sabía todo lo que necesitaba saber sobre el sexo. Las mujeres con que se había encamado habían estado entreteniendo a compañeros por unas pocos horas y había hecho todo en su considerable poder para asegurarse de que ambos disfrutaban de su tiempo juntos. Pero esto... Esto lo estaba tocando en lugares peligrosos. Lugares que había deliberadamente mantenido apagados desde la noche del baño de sangre terrible. Haciendo caso omiso de las sensaciones peligrosas, Tane suavemente gimió mientras se ponía de nuevo en sus caderas antes de empujar lentamente de nuevo en su canal estrecho. Sus manos ahuecadas en su culo mientras observaba sus oscuras pestañas inferiores, los dientes mordiendo. Apretó los labios, cuando de nuevo su cuerpo estuvo listo. Magia. No había otra palabra para lo que brillaba a través de su cuerpo. Pura magia Laylah. Su ritmo lento y deliberado poco a poco se aceleró en las caderas hacia arriba para rodar y cumplir con sus golpes, su deseo inicial de hacer que esto durara toda la noche siendo desechado por la promesa del paraíso que se avecinaba. Laylah estiró los brazos sobre su cabeza, sus piernas suaves tan bellas como ninguna, la música cuando ella llegó a su clímax. Sus colmillos le dolían al sentir el tirón de ondas a su polla, la compulsión de reclamarla picaba con una sensación casi abrumadora. Entonces su propio orgasmo le alcanzó, haciendolo olvidar todo, menos del placer.

Se dejo enfriar sus talones en el calabozo hasta la noche siguiente. No es que Tane protestara. Fue imprudente el compartir la celda con su pequeña mestiza hermosa. Una actitud que podría haber tenido sentido si hubiera pasado las últimas horas saciando la persistente lujuria. ¿Qué vampiro no disfrutaria de varias horas de ininterrumpido sexo? Sobre todo cuando era alucinante, las bolas a la pared, el mejor sexo de la historia del sexo. En su lugar, Tane había mantenido a Laylah fuertemente en sus brazos cuando ella había caído en un sueño profundo, claramente agotada por los últimos días. Hora tras hora, había estado con ella, negándose a permitir que nadie entrara en la mazmorra, incluyendo a Uriel, en caso de que la molestaran. Comenzaba a oscurecer cuando la sensación de que Laylah comenzaba a volver y al darse cuenta de que podría sentirse incómoda al tenerlo a él sobre ella, salió de la celda para que ella pudiera tener privacidad para tirar de los pantalones vaqueros y una camiseta que tenía ya que Uriel la habia enviado antes. Ofrecer atención de este tipo era una experiencia desconocida

para él. Él era un asesino frío de corazón, no una niñera para mestizos vulnerables. No es que la mujer testaruda apreciara sus esfuerzos, reconoció mientras él se movía para bloquear la puerta de la celda, mirando hacia abajo su terca expresión con un aumento de la molestia. "No vamos a discutir sobre esto, Laylah". "Tú eres el que esta argumentando, no yo." Ella lo apuñaló en el centro del pecho con el dedo, creyendo sin duda que se trataba de un juego. Chica desagradecida. "Yo voy con usted para hablar con el jefe del clan y eso es definitivo." "¡Maldito seas, Laylah". Sus manos apretaron los puños. "Víctor no es un perro lameass como Caíne, que se puede manipular con una sonrisa y una camisa demasiado apretada." Su rostro enrojecido, ya que ambos miraron la camisa elástica que con amor se aferraba a cada curva. "Hey, esto no fue idea mía." Tane apretó la mandíbula. "Creeme, tengo la intención de tener una larga conversación con Uriel en la primera oportunidad que tenga"." Como si usted tuviera algo que decir de lo que me pongo. "Fue un ridículo argumento.” ¿Qué importaba lo que llevara ni cuanto tiempo ya que ella podría fácilmente luchar si fuera necesario con la ropa? El infierno, su único interés en la ropa femenina era la rapidez con la que podía llegar a dejarla fuera de ella. Ahora, sin embargo, el pensamiento de que cualquier otro varón viera gran parte de las curvas de marfil de Laylah y la piel suave le hacía homicida. "Soy tu amante", dijo con una arrogancia que llevó un brillo de cólera a sus ojos. "Tengo la intención de tener voz y voto en todo lo que se refiere, dulce Laylah. "Él se encogió de hombros quitándose la chaqueta de su sudadera gris, dejándolo usando nada más de un par de pantalones de carga. No es que le importara. El frío en el aire no le molestaba. Envolviéndola en la camiseta suave, tiró de la cremallera y dio un paso atrás para mirarla con satisfacción. La sudadera era demasiado grande, pero al menos la cubría desde el cuello hasta muy por debajo de sus caderas."Gran parte mejor." Ella le tendió los brazos para mostrar los puños que cayeron más allá de sus manos. "¿En serio?" Estiró la mano para tirar de la capucha sobre su cabeza, ocultando su rostro en las sombras. "Cuanta menos gente te pueda describir una vez que dejes esta guarida, es mejor", sin problemas improvisando. Con un rollo en los ojos, ella empujó los brazos de la sudadera hacia los codos mirandolo más a él con impaciencia. "Está bien. ¿Podemos ir?" "Como iba diciendo antes de que me distraiga, Víctor es un jefe de clan vicioso quien es conocido por dar el primer golpe y hacer preguntas después. "Él resistió la necesidad de sacudir algo de sentido en ella. "Si bien es cierto que tiene un prejuicio contra los genios va a atacar antes de que te pueda proteger." "Yo no quiero su protección", le espetó ella. "Quiero respuestas". "Entonces tal vez pueda ser de ayuda", dijo una suave voz femenina detrás de Tane. Girando sobre sus talones, Tane maldijo en silencio por su falta de atención, sus colmillos mostrados en pleno al ver a la hembra pequeña con una larga melena de rizos oro rojizo y ojos ligeramente rasgados que

eran la más pálida sombra de unos ojos verdes parada a pocos pasos de distancia. Era el vampiro imponente con cabello negro y largo, y la plata bordeando los ojos negros, sin embargo, lo que celebró su atención. El poder de Víctor era una fuerza tangible en el aire, desafiando a Tane agresivamente a demostrar su superioridad. Nunca estuvo a gusto con dos alfas en el mismo lugar. "Chicos fáciles", murmuró la mujer. Tane enviando a Víctor una sonrisa tensa. "¿Los chicos?" El jefe del clan de Londres se encogió de hombros. "Mi compañero tiene un raro sentido del humor." Hubo una breve pausa mientras los dos depredadores se familiarizaban el uno con el otro. Tane aprovechó la oportunidad para enviar un vistazo practicado a lo largo del cuerpo delgado femenino vestido con pantalones vaqueros y suéter de manga corta antes de pasar a la vestimenta de Víctor, que llevaba un par de pantalones oscuros emparejados con una camisa de seda de carbón vegetal. Él fácilmente podía detectar la daga de plata escondida bajo la camisa de Víctor y captar la esencia de la pistola metida en la pistolera. Por lo que se podría determinar que la hembra no portaba armas. Por lo menos no del tipo mundano de las armas. Ella tenía sangre de bruja corriendo por sus venas, que la hacía más de peligrosa que cualquier daga o arma de fuego. "Caronte", Víctor arrastro las palabras, los ojos de plata reducidos. "Y un genio." Él analizó el aire. "No. La mitad genio". "Como dice usted," gruñó Tane, erizado en alerta. Se oyó el ruido de unos pasos detrás de él, entonces sin provocación un completo golpe en el centro de su espalda mientras Laylah sintió la necesidad de dar rienda suelta a su disgusto. Reuniendose con la mirada divertida de Víctor, a regañadientes se desplazo a un lado para que Laylah pudiera salir de la celda, el rostro todavía oculto por la capucha. "Mi nombre es Laylah". "Un nombre hermoso", dijo el compañero de Víctor rápida antes de que entraran en un silencio tenso, su sonrisa amable. "Yo soy Julieta, y este es Víctor." Ella envió al vampiro a su lado una mueca irónica. "Mi compañero cuando elijo reclamarlo." Tane dio un paso hacia el jefe del clan, su cuerpo rígido, con la compulsión de poner la mayor distancia posible entre Víctor y Laylah. "Tengo que hablar con usted en privado", exigió. Laylah lo agarró del brazo. "Tane..." "Debo advertirle, Laylah, que es una pérdida de tiempo discutir con los vampiros" Julieta murmuró, moviendose para colocar un brazo sobre los hombros de Laylah. "Pero tengo preguntas". "Eso he oído. Ven conmigo". Julieta instó a Laylah por la abertura entre las celdas, obviamente, se dirigia a las escaleras cercanas. "Creo que tengo las respuestas que deseas." Tane quebró las cejas con incredulidad mientras observaba a las dos mujeres desaparecer. ¿Maldita sea, Laylah esta tratando de volverme loco? Víctor chasqueó los dedos delante de su cara. "Tierra a Tane." Tiró para cumplir con la mirada divertida de Víctor. "¿Dónde diablos van?" Victor arqueó una ceja. "¿Importa?" "Laylah es una criatura prohibida por

la Comisión. Tan pronto como salga de los túneles será vulnerables". "¿Y? Esto te ahorrará la molestia de... mierda." El humor de Víctor fue sustituido por una furia fría, cuando Tane lo agarró por el cuello y lo golpeó contra la pared de la celda. "A menos que tenga una picazón abrumador para su sepultura, le sugiero que me suelte." Tane rara vez era estúpido. Había aprendido una lección brutal una vez permitiendo que sus emociones superaran sus sentidos. Hasta Laylah. Ahora estaba haciendo un hábito peligroso de cargarse de malas decisiónes. Es una lástima que no hubiera absolutamente nada que pudiera hacer al respecto. "El medio-genio es mío", dijo entre dientes, a regañadientes liberando de su dominio al mayor de los vampiros. Víctor se alisó la camisa de seda, con una expresión sardónica disimulando la ira persistente que Tane podía oler en el aire. "Dudo que los oráculos estén de acuerdo." "Voy a tratar con ellos más tarde." Víctor cruzó los brazos sobre el pecho, una expresión especulativa en sus nobles rasgos. "¿Qué está pasando, Tane?" preguntó. "Usted tiene una reputación como un bastardo despiadado que hace su deber y desaparece de nuevo a su oculta guarida. Al igual que Batman, pero sin el mayordomo espeluznante." Vaciló. Él no estaba dispuesto a compartir su extraña obsesión por Laylah, pero él iba a tener que ofrecer una explicación si quería la ayuda de Víctor. "¿Me creerías si te dijera que estoy jugando una corazonada?" dijo al fin "Sí," él estuvo de acuerdo con una sinceridad sorprendente. "Vamos a ir a un lugar más cómodo." Víctor se dirigió hacia la puerta de salida de la mazmorra, los zapatos de cuero italiano haciendo clic sobre el suelo de piedra. Tane estaba descalzo, como de costumbre. ¿Quién le dio el culo de una rata para el cuero caro? El silencio de la moda triunfó sobre cualquier día de la semana. Tane se apresuró a ponerse al día con el jefe del clan, llegando a su lado, ya que subió las escaleras estrechas para entrar en la gran mansión de arriba. "Laylah", apretó. "Ella estará a salvo con Julieta", prometió Víctor con un tono brusco que hizo que Tane apretara la mandíbula. El vampiro tenía la suerte de que Tane necesitara de él. "No, si la mitad de los demonios en Londres están tratando de capturarla." "No te preocupes". Víctor sonrió con confianza con aire satisfecho. "Mi compañera tiene una colección de objetos mágicos que podrían llenar el Museo del Louvre. En algún lugar entre la memoria caché son un centenar de amuletos y cristales que mantendrán a Laylah oculta de los demonios entrometidos". Atravesaron el vestíbulo blanco y negro de la palladiana obra maestra y hasta una imponente escalera con una balaustrada dorada. De alli Víctor se lo llevó por el pasillo de mármol que contenía una valiosa colección de estatuas griegas establecidas en nichos poco profundos y un techo cóncavo pintado con ángeles feroces luchando contra una horda de demonios, y en el salón formal. Las altas paredes estaban cubiertas por paneles de seda carmesí, el color intenso hizo eco en la tapicería de los muebles ingleses tradicionales y

pesadas cortinas de terciopelo que habían sido arrastrados a un lado para revelar una línea de los arco ventanas que daban a un jardín hundido. Se veía y olía a riqueza antigua. El tipo de la camisa de peluche, grandioso, NO HACER, algo en el lugar hizo que a Tane le diera picazón. A pesar de que no tenía ningún recuerdo de su vida como ser humano, conservaba su preferencia de la gente por estar rodeado de naturaleza. Avanzando hacia un aparador pesado, Víctor tiró de un panel desplazado hasta que revelo una mini nevera metida dentro. No era el tintineo de vidrio, luego volvió su mano. "Aquí". Tane arrugó la nariz. "No quiero..." "Yo sé lo que quieres", interrumpió Víctor en un tono que desafió cualquier argumento. "Pero por ahora conformate con esto. Dime cómo entraste en contacto con un chucho genio". Tane concisamente explicó los acontecimientos que condujeron a su búsqueda de Laylah y sus desesperados intentos de sustraerse a él hasta que habían aterrizado finalmente los dos en Londres. Víctor escuchó en silencio, con una expresión indescifrable. "¿Así que usted la ha tenido a ella en su poder en dos ocasiones y no pudo llevarla a los Oráculos? Un juego peligroso" Hizo una mueca, el consumo de la sangre de un solo trago. Inmediatamente sintió aumentar la fuerza, a pesar de que era plana y sin sabor. Por primera vez en su larga existencia, el hambre de la sangre tenía un olor en particular. "Esto dejó de ser un juego antes." Víctor asintió con la cabeza. ¿En comprensión o simpatía? Imposible saberlo. "¿Qué hay de tu corazonada?" le solicito. "Ella está ocultando algo", Tane confesó. "¿Algo?" "Un bebé". Víctor reveló el primer indicio de sorpresa. "¿Es suyo?" "No." Tane hizo un sonido de frustración. "Pero eso es todo de lo que estoy seguro." Víctor tomó su vaso vacío y se volvió al banquillo. Cuando se lo dio él llevaba dos vasos de whisky. Cruzó para ofrecerle uno a Tane. "Entonces, ¿cuál es su interés en el niño?" Tane lanzó a los espíritus irlandeses finos en la garganta, saboreando la quemadura. "Laylah estaba dispuesto a dar su vida para proteger al niño. Quiero saber por qué." Víctor lo miró con una mirada penetrante. "¿Tane, está seguro de que no son razones que acaba de inventar para mantener a Laylah con usted en lugar de girar sobre ella hacia la Comisión?" Tane se dirigió hacia el jardín bañado en bruma plateada, molesto por la intrusión en su privacidad. Al igual todos los vampiros respondian a la laguna Estigia, el Anasso, sino que como un Caronte no tenía jefe de clan. Lo cual significaba que no tenía que dar explicaciones de sus decisiones a nadie. O tal vez se sintió molesto por la posibilidad de que el jefe del clan fuera derecho al clavo. "No estoy condenadamente bien seguro de nada más allá del hecho de que la mujer se arrastró por debajo de mi piel ", murmuró." Pero he sentido que..." "¿Qué?" "Siento que el niño es importante". Estudió a su compañero con una obstinada expresión. "Y así es Laylah".

CAPITULO

7

Laylah nunca había tenido una amiga. Ni siquiera cuando ella había estado bajo el cuidado reconfortante de su madre adoptiva. La necesidad de mantener el secreto siempre había anulado su deseo por el placer de compañía. La soledad era el precio por su libertad. Ahora ella se encuentraba... ¿como seria una buena palabra? Desconcertada, sí el ajuste perfecto, cuando Julieta le empujó a un dormitorio de invitados grande que estaba decorada en tonos marfil y lavanda, apenas permitiendo a Laylah que pasara antes de ponerle en el cuello un amuleto para disfrazar su olor, antes de instarla a un cuarto de baño adjunto el cual era el sueño de toda mujer. Una bañera de mármol hundida del tamaño de Rhode Island justo en el centro de la habitación y ya estába llena de agua hirviendo. Una línea de botellas que contenían aceites de baño, jabones, champús, suavizantes y los cristales se establecieron en los estantes de vidrio. Y velas llenaban el aire con un aroma a vainilla suave. Una sola vez, Laylah cedió a la tentación y se sumergió para lavar la suciedad y la tensión de los últimos días, sólo salir del agua cuando empezó a asemejar a una ciruela pasa. ¿Por qué no quedarse? Por ahora el amuleto ocultaría su presencia de incluso el demonio más persistente. Al fin regresando a la habitación descubrió vaqueros limpios y una bonita camisa amarilla, así como ropa interior de encaje y zapatos de tenis tendidos en la cama con dosel. Ella sacudió la cabeza mientras se ponía la ropa y acariciaba el pelo rojo de punta. Ella no sabía lo que había esperado cuando Tane la había llevado a la guarida del jefe del clan de Londres, pero desde luego no era ser tratada como un invitado bienvenido. Hubo un golpe en la puerta. "¿Puedo conseguirte otra cosa, Laylah?" Julieta exigio. Con una sonrisa, se acercó Laylah a la puerta, dando un paso a toda prisa a un lado cuando la mujer pequeña bullía con una bandeja de plata que llevaba directamente a la mesa de madera de cerezo. "No, yo creo que usted ha pensado en todo," dijo ella con sequedad. "Lo siento". Julieta se echó a reír, ocupada descargando las diversas clases de bocadillos, bollos, nata fresca y... La nariz de Laylah tembló, su boca babeando. Cake. Pastel de chocolate alemán. "Es tan raro que tenga visitantes que no están aquí para besarle el culo a Víctor, o para tratar de asesinarlo a él que yo no recuerdo cómo tratar a un visitante normal". Laylah bufó mientras cerraba la puerta. "No te preocupes, no hay nada normal en mí." "Pobre elección de palabras." Julieta sirvió dos tazas de té caliente. "¿Sabía usted que yo tambien soy un perro callejero? Bruja y duende. O duende y la bruja, dependiendo de a quién estoy tratando de dar una sacudida eléctrica". Atraída por la charla amistosa de su compañera, y por supuesto, la tentación de pastel, Laylah cruzó la habitación para reunirse a su lado en la ventana de la bahía que pasaba por alto en el extenso parque. "Creo que lo medio-Genio tiene que superar el factor de impacto en conjunto." "Muy bien. Espero que os..." Las palabras de Julieta llegaron a su fin cuando levantó la cabeza y estudió a Laylah con los ojos muy abiertos y asustados. "Maldita sea". "¿Qué es?" Laylah levantó una mano y se frotó la mejilla. "¿Tengo algo en mi cara?" Julieta negó con la

cabeza. "¿Tiene usted parientes en Londres?" El corazón de Laylah golpeo en las costillas. Así que esto no era más que un ganso salvaje persecución. "Eso es lo que yo estoy aquí para descubrir. Levet dijo que se encontró con un Jinn en Londres. Oh. "Hizo una mueca Laylah, tardíamente dandose cuenta de que no había dado al pobre demonio un pensamiento desde que había despertado. "¿Dónde está la gárgola?" "Encerrada". Julieta se estremeció. "No preguntes". Tranquilizada por que Levet estaba a salvo, Laylah volvió su atención a la razón por la que había viajado a Londres. "Así que, ¿sabe usted acerca de los genios?" Julieta se aclaró la garganta, de pronto dirigiéndose a un ritmo rápido a la habitación en evidente incomodidad. "Me temo que sí." Laylah frunció el ceño. "¿Cómo?" "Supongo que debe haber sido hace doscientos años, tal vez un poco más" Julieta dijo, de espaldas a Laylah. "Fue antes de que me acoplara a Víctor, a pesar de que ya estaba haciendo una plaga de sí mismo." "Obviamente, un rasgo de vampiro", murmuró Laylah, haciendo caso omiso de la punzada que tiró de su corazón. Ella estaba haciendo lo posible para no pensar en el sexo salvaje, frenético que había compartido con Tane. Después de todo, ¿qué había que pensar? Se había sacudido su mundo. El infierno, él la había puesto en órbita. Y ahora estaba de nuevo pasando a ser su enemigo. Fin de la historia. "Sí", Julieta estuvo de acuerdo. "De todos modos, Levet se había convertido en un ocupante ilegal de mi maestro actual y uno de mis pocos amigos. Así que cuando él fue secuestrado fui a rescatarlo. No tenía ni idea de que él había conseguido cabrear a un genio o yo podría haberlo reconsiderado". "¿En realidad, se reunieron los genios?" "No precisamente". Con un suspiro, Julieta se volvió, su expresión triste. "Él no estaba en un estado de ánimo conversador. De hecho, cuando nos cruzamos estaba haciendo todo lo posible para matarme." "¿Fue un hombre?" Laylah dio un paso al frente, sin poder creer que realmente encontrara la verdad de su pasado. No después de esperar durante tanto tiempo. "¿Tú estas segura de eso?" "Absolutamente cierto". Por lo tanto. Su sangre genio debia provenir del lado de su padre. Fue un comienzo. "¿Pero no sé por qué él estaba en Londres?" "No." Julieta extendió las manos. "Todo lo que sé es que era hermoso y terriblemente poderoso, así que realmente pensaba que me iba a matar, sin mencionar a Víctor y a Levet." Laylah exhaló un suspiro de decepción. Ella había esperado que la mención de Levet de correr de un Jinn hubiera incluido más de un breve momento de la violencia. "Maldita sea". "Laylah". "¿Hmmm?" Perdida en sus pensamientos, Laylah no se dio cuenta de que su compañera había regresado a su lado hasta que ella le puso una mano sobre su brazo. "No hay manera fácil de decir esto. Yo lo maté", confesó en voz baja Julieta. "Lo siento mucho." Laylah emitió un sonido ahogado. No estába en peligro. ¿Cómo podia llorar a un completo desconocido, incluso si ese desconocido pasara a ser su perdido padre hace mucho tiempo? Sin embargo, estaba en estado de shock de que la bruja delgada, posiblemente, pudiera haber sobrevivido a un encuentro con un poderoso Genio, y mucho menos ser responsable de su muerte. "¿Usted lo mató?" Julieta se sintio miserable. "Te juro que era en defensa propia." Laylah agarró la mano de Julieta, dándole un suave apretón en los dedos. "Usted no tiene que explicarlo, Julieta", asegurado a la mujer. "He nvestigado lo

suficiente para saber que los genios pura sangre son engañosos e inmorales, criaturas que no tienen lealtad con nadie más que con sí mismos". Sus ojos se oscurecieron con pesar. "Eso no importa si era una parte de su familia." Laylah se encogió de hombros, no del todo segura de cómo se sentía. Si se tratara de una inocente, sin los ojos muy abiertos podría tratar de convencerse a sí misma de que lo que la bruja le había hecho a su padre, era una perfecta explicación de por qué ella había sido abandonada. Después de todo, ni siquiera el padre mas devoto podía vencer a la muerte para mantener a su niño protegido. Bueno, no, a menos que él pasara a ser un vampiro. Pero ella era un demonio que había dado un rodeo por el mundo y como ella sabia los cuentos de hadas eran para los tontos. "Supongo que debo parecerme a el lo suficiente como para que usted se diera cuenta", dijo. "Oh, no." Julieta parpadeó sorprendida. "Usted no se parecen al genio. Bueno, tal vez un poco alrededor de la nariz y la boca, pero podría ser la hija de Señora Havassy. "Su mirada recorrió la cara pálida de Laylah." Es francamente extraño". Laylah se quedo momentáneamente sin habla. Había estado tan conentrada en la información sobre el descubrimiento de los genios que ella nunca consideró la posibilidad de que pudiera tener otros familiares viviendo en Londres. "¿Quién es Lady Havassy?" por fin logró preguntar. "Un vampiro local con un mal genio y disgusto por Víctor". Julieta hizo una mueca, claramente no es una gran fan de Lady Havassy. "Afortunadamente, rara vez sale de su casa, cerca de Buckingham Palace." "Vampiro". Laylah frunció el ceño en confusión. "¿Ellos no pueden reproducirse, verdad?" "No, pero fue un ser humano antes de que se convirtiera", señaló Julieta."Obviamente, tendrían familias." "Pero entonces yo sería mortal." "Sí. Si ella se apareó con un genio y la tuvo a usted, entonces luego se convirtió en un vampiro." "Oh." Laylah nunca había considerado la posibilidad de que uno de sus padres pudiera ser mortal. Después de todo, tenía talentos que no tenían nada que ver con la magia de los genios. Ella metió la mano por el pelo todavía húmedo. Había venido a Londres por respuestas, pero hasta ahora todo lo que había descubierto eran más preguntas. Como si detecctara su frustración, Julieta hizo un gesto apresurado de la mano,la sangre Fey evidente en sus movimientos expresivos. "También podría ser una mera casualidad", aseguro a Laylah. "¿Entonces supone que todos tenemos un doble en alguna parte, no?" Laylah asintió con la cabeza, no del todo convencida. "Supongo". La puerta se abrió de golpe, golpeando contra la pared con fuerza suficiente para hacer asustar a las mujeres por la sorpresa. Al mismo tiempo, entro la gárgola pequeña balanceándose en la habitación, su feo rostro torcido en una expresión de disgusto. "La niebla, niebla, niebla. ¿Que hace una gárgola para poder dormir o salir de esta isla húmeda? ", se quejó, con los ojos bruscamente cada vez mayores al captar con la vista a Laylah de pie cerca de la ventana. "¿Ma Cherie, usted está bien?" "Estoy más preocupada por usted", dijo Laylah, la culpa tirando de su corazón cuando el demonio en miniatura corrió hacia ella. Ella simplemente había obligado a la gárgola a ir con ella a Londres. ¿Qué tan egoísta podía ser? "Lo siento mucho. No me di cuenta que el caminar por las sombras le podía crear un nocaut". "¿No caut a mi?" Levet olió, sus alas contorsionandose de indignación. "Absurdo. Simplemente estaba descansando los ojos. Ser un caballero de brillante armadura

es un pesado negocio". "Por supuesto", Laylah instantáneamente contesto. Levet inclino hacia atrás la cabeza, olfateando el aire. "Cake. Huelo pastel". Corriendo hacia atrás de las mujeres, la gárgola se dedicó a la demolición de la gran cantidad de comida que quedaba en la bandeja, haciendo caso omiso del intento inútil de Julieta para rescatar un pedazo de la torta para Laylah. Agradecida por la distracción, Laylah vagaba por la habitación, ausente deteniendose en la repisa de la chimenea de mármol que estaba llena de huevos Fabergé de valor incalculable. Ella estaba aparentemente en un callejón sin salida cuando se trataba de los genios. Por lo menos, hasta que pudiera encontrar a alguien en Londres que hubiera logrado tener una conversación real con la criatura volátil, hace doscientos años. Pero el vampiro... Julieta había dicho que la similitud entre ellas era notable. ¿Seguramente debia haber alguna conexión con la familia? Laylah no creia en las coincidencias. Hubo un ligero toque en el brazo cuando Julieta se unió a ella, una expresión de preocupación en su cara bonita. "Laylah?" "¿Sí?" "¿Está todo bien?" Laylah vaciló. A Ella ya le gustaba Julieta. De hecho, ella ya la consideraba una amiga. Su única amiga. ¿Y que tan patético era eso? Pero la desesperación por descubrir de dónde había venido, quiénes eran sus padres y por qué ella había sido abandonada era una compulsión abrumadora. "En realidad tengo un dolor de cabeza", dijo con una sonrisa rígida, odiándose por la mentira. "¿No tienes una aspirina?" Julieta no pudo ocultar del todo su sorpresa ante la excusa apresurada. Demonios, incluso los demonios de la variedad mestiza, tendian a ser impermeables a la humana costumbre de las dolencias. Pero, rápidamente oculto su confusión, ella le dio un reconfortante abrazo a Laylah. "Tengo un cristal de sanación que debe hacer el truco mucho más rápido." "Eso sería fantástico". "Estaré de vuelta en un segundo." Laylah vio salir a Julieta deprisa de la sala antes de que ella corriera al cuarto de baño donde había dejado la camiseta de gran tamaño. Dioses, se sentía como una idiota. Julieta tenía toda la razón de tratarla como a una bestia peligrosa, inestable que debia ser guardada bajo llave. Ella no era como la mayoría de la gente que reaccionaba mal una vez que descubrian que era la mitad Genio. En su lugar había sido amable y acogedora y... "¿Um, Laylah?" Volvió la cabeza para descubrir a Levet pie en la puerta del baño. "¿Adónde vas?" Ella empujó las mangas demasiado largas antes de precipitarse hacia la ventana. "Para ver si puedo encontrar a mi Mamita querida". "¿Te vas?" "Yo sé... Me siento muy mal." Abrió la ventana, escalando en el taburete de eslinga y bajando su pierna sobre el alféizar. "Por favor dígale a Julieta que lo siento." Levet se apresuró hacia adelante, deteniéndose sólo lo suficiente para agarrar uno de los amuletos de disfraz que Julieta había dejado sobre una mesa. "Por Dios, Confia en mi". Laylah sintió arrepentimiento y un montón de vergüenza. Tan agradable como era tener el demonio ofreciendo su compañía, no podía permitirse el lujo de tenerlo a lo largo, llamando la atención no deseada. "Le agradezco su preocupación, pero no hay necesidad de que vayas conmigo." "¿Tienes palomas en el campanario?" Levet exigió, subiendo al alféizar junto a ella. "¿Le pido perdón?" "Yo no voy a estar en cualquier lugar cerca de un Caronte cuando descubria que su prisionera se ha escapado." "Buen punto". Ella hizo una mueca. Tane iba a ser lava lívida cuando

descubriera que había escapado. Una vez más. "Tal vez deberíamos darnos prisa." Las cocinas más bajas de la casa de la ciudad de Londres hacía tiempo que le habían sido dadas a Sergei. Marika no tenía ningún uso para ellas, y al mismo tiempo insistia en que los sacrificios de sangre se realizaran en la bodega, siempre las usaba para preparar pociones y los hechizos. Ella evitaba los cuartos cavernosos que se alineaban con los extraños jeroglíficos garabateados en las paredes de ladrillo y las plantas secas que colgaban desde el techo de madera abierta. Un círculo se había grabado en la piedra del piso, donde un altar de madera sostenía un libro antiguo que hizo que a Marika le diera un escalofrío de asco. Al igual que cualquier vampiro odiaba la magia. Casi tanto como odiaba a los usuarios de magia. Y el hecho de que ella se viera obligada a depender de uno de ellos para lograr su gloriosa como único destino, inflamaba su temperamento ya en plena ebullición. Quitándose el sombrero con velo que había igualado con su negro vestido de Valentino para la velada en la ópera, que por descuido se tiró a un lado y le permitió rizos pesados a caer sobre los hombros. La noche había comenzado con esa promesa. Había cenado con dos sprites de licitación de madera que se habían perdido en el verde Park y un hombre de negocios hermoso de Turquía en el Covent Garden. A partir de ahí ella había hecho su entrada en la Royal Opera House, causando gran revuelo como de costumbre cuando hizo su camino hacia su palco privado. Entonces, en medio del segundo acto de La Traviata, una de sus numerosas secuaces se había entrometido en su balcón y le susurró al oído que había rumores de que el olor de un genio perfumaba la entrada cerca de Londres. Sus labios se torcieron con furia. Los rumores habían sido ciertos. Ella al instante había sido capaz de detectar el persistente aroma femenino en los túneles. Pero había sido demasiado tarde. El Genio se había ido. Al parecer, se desvaneció en el aire. Pasando la mesa que se lleno de una variedad de desagradables ingredientes utilizados en sus hechizos, Sergei frunció el ceño ante su entrada. "¿La encontraste?" estúpidamente exigio. "¿Me veo como si la hubiera encontrado?" Ella abrió los brazos. "Twit". El mago se encogió de hombros bajo su capa protectora, que revelaba el elegante traje gris debajo. "Usted dijo que olia a genio ayer por la tarde", dijo, cruzando junto a ella. Una muestra de su arrogancia teniendo en cuenta su humor de perros. Ella había sido conocida por arrancar la garganta cuando estaba un poco molesta. "No puede haber desaparecido tan rápidamente. No, a menos..." Sus ojos se estrecharon. "¿A menos qué?" "A menos que no fuera como los genios que estamos buscando." Hizo una mueca. "O ella posee muchos más poderes de los genios de lo que originalmente se sospechara". "Usted debe estar íntimamente familiarizado con los diversos talentos de la hembra teniendo en cuenta que la tuvo como rehen durante meses ", dijo entre dientes. "La deje encerrada en una celda de hierro que apago sus poderes." De repente Miró por encima del hombro, como si buscara un observador invisible en las sombras de la despensa adjunta, a continuación, con un movimiento de su cabeza se volvió con mucha seguridad para cumplir con su mirada helada. "Además, ella no seguirá ganando las competencias de los próximos quinientos años más o menos". Una ráfaga helada de energía se arremolino por la cocina, revolviendo el cabello de plata de Sergei y los cuencos de barro y ollas

de cobre de los estantes. Ella había perdido años en busca de la perra Genio y el niño que habia escondido, negandole constantemente el poder y la gloria que debería ser suyo. Y ahora, justo cuando había sentido su llegada en la promesa de su olor, una vez más se les habia escapado. Su sed de sangre estaba en un punto álgido. "Suponiendo que vive tanto tiempo", gruñó. Sergei levantó la mano, con la intención de tocarla, solo se abstuvo a toda prisa a la vista de sus colmillos alargados plenamente. "Marika, no hay que olvidar que por ahora la necesitamos viva", intentó calmarla. "Por lo menos hasta que tengamos en nuestras manos el niño." Con un movimiento de su mano, las plantas secas se convirtieron en polvo. "No te atrevas a pretender darme lecciones." Sergei tenso los labios por la pérdida de sus ingredientes raros, pero no era tan suicida, como para quejarse. "Lo único que quiero es evitar los errores que usted pueda lamentar más adelante." "¿Lamentar?" Ella había envuelto los dedos alrededor de su cuello, apretando hasta que su rostro se volvió una sombra interesante de la PUCE. "Mi mayor pesar, es el haber elejido a un mago traidor cuyo único aporte hasta el momento ha sido el engañarme." Sergei silbo, sus ojos azules oscuros con una mezcla de dolor y furia impotente. "Si usted me libera puedo tratar de adivinar donde esta la mujer", se atragantó él. "Usted lo ha intentado antes, sólo para fracasar." "Ella, obviamente, tiene un velo de protección que la ha mantenido oculta de mí. "Él luchó para hablar, con un toque de temor genuino perfumando el aire. Sabroso. No había nada como el terror para abrir el apetito. "Si no hay nada, otra cosa podra descubrir un sendero que nos llevará directamente a ella." Distraída por sus palabras, Marika lanzó el mago a un lado, su furia violenta transformandose en curiosidad. "Sí," dijo lentamente, "¿por qué iba a ser tan descuidada después de tanto tiempo?" Sergei se enderezó, su mano instintivamente suavizando su corbata de seda negra. "Tal vez la pregunta más grande es lo que la trae a Londres", murmuró. Ella sonrió, con divertida burla, la sangre que había consumido fey antes aún burbujeando como el champán por sus venas. Había tenido la intención de encontrar un socio en la ópera, para follar ya que su hambre sexual seguía siendo alta, pero viendo retorcerse a Sergei era casi tan divertido. "Ah. Pobre Sergei." Ella chasqueó la lengua. "¿Le preocupa que ella haya venido con sus poderes decidida a buscar venganza del mago que la exclaviso y la mantuvo enjaulada como un animal en su granja de Sunnybronnk?" Él se volvió a mirarla por encima del hombro, frotando la parte posterior de su cuello. "Ella no puede saber que estoy aquí. Tuve mi olor disfrazado mientras ella estaba a mi cuidado." "¿En su cuidado?" ella arrastro las palabras. "Dudo que ella recuerda su hospitalidad tan amable." Sergei se movió inquieto, volviendo su atención a Marika. "También me envolvi en ilusión cuando le permiti salir de su celda. Ella no tiene medios para me reconocerme." Llevó la mano a jugar con la cadena perfecta de perlas alrededor de su cuello. "Algo le trajo a Londres." El mago se tensó bruscamente. "¿No crees...?" "¿Qué?" "¿Podría estar llamandola Kata a ella?" "Laylah," respiró Marika. "¿Es que ese es el nombre de la mujer?" "¿Cómo voy a saberlo?" Él agitó una mano. "Nunca me tome la molestia de preguntar". "Eres un idiota", gruñó ella, deseando drenar el tonto y dejarlo seco. Ya era bastante malo que la codicia de Sergei hubiera pospuesto sus planes para devolver el Señor Oscuro y estar a su lado como su reina reinante en

espera, pero su brutal tratamiento a la mujer, había asegurado que el chucho quisiera ir a cualquier longitud evitando ser encontrada. "La conexión de Kata con el niño es notable", se apresuró a decir, ansioso por una distracción. "Sí", asintió ella. Ella se había dado cuenta de la capacidad de Kata para hablar con la mente a la mente de su hija desde el momento en que la mocosa nació. Desafortunadamente Marika se había quedado fuera del circuito, a pesar de su propia conexión persistente en Kata. "Y esa era la única razón por la que su querida hermana aún respiraba." "Si ella pensara que su hija esta en peligro podría ser capaz de convocar la fuerza necesaria para librarse de los hechizos que le atan", dijo Sergei, con el ceño fruncido, cuando Marika inclino la cabeza hacia atrás para reír con rica diversión. "¿He dicho algo gracioso?" "Yo estaba saboreando la ironía". "¿La ironía?” Kata ha soportado siglos de tortura para proteger a su preciosa hija." La anticipación calentando su corazón muerto. Kata en agitación. El olor de los genios. El creciente malestar entre el mundo demoníaco. ¿Sin duda, tenían que ser premoniciones de que su glorioso destino estaba a la mano? "¿Cómo seria de genial si ella fuera la que lo trajera directamente a nuestras manos?" "Sería aún más brillante si la mujer tuviera al niño con ella", dijo Sergei murmuró. "No importa. Una vez que la tengo en mis manos va a revelar la ubicación del niño. Yo puedo ser... "Ella echó un vistazo a sus largas uñas pintadas del rico color de sangre. "Muy convincente". Sergei hizo una mueca en la memoria de lo que esos clavos podrían hacer para licitar la carne. Luego, con un pequeño estremecimiento cruzó la habitación a un armario cerrado con llave, protegido por una serie de símbolos grabados en la puerta de madera. Hizo un gesto con su mano sobre el grabado de la antigua cerradura, murmurando suaves palabras que hicieron erizar la piel de Marika. "¿Qué estás haciendo?" le espetó. El mago sabía que odiaba que hiciera hechizos en su presencia. "Necesito una parte de la mujer". Abrió el armario para extraer una pequeña caja de cedro. Levantano la tapa, sacó un mechón de pelo rojo que había recortado de la cabeza del chucho, mientras que la mantuvo como su prisionera. "Esto debería ser suficiente para un escudriñamiento simple. "Bastardo arrogante. Girando sobre sus talones Marika abrió el camino a la bodega inferior. Pronto, ella trató de calmar sus nervios irritados. Pronto tendría su sobrina a su cuidado y su necesidad del mago llegaria a su fin. Tenía la intención de disfrutar de su muerte lenta y dolorosa con una botella de Chateau 1787 Margaux, que había escondido en su guarida privada. En silencio se movio hacia abajo por las estrechas escaleras, cruzando la bodega posterior de la cámara. Marika dio en el altar un gran rodeo, deteniéndose junto a la depresión poco profunda en el suelo. Sergei la siguió y se inclinó para echar el pelo en la depresión, viendo como la hebra carmesí flotaba sobre la superficie del agua. Él hizo su habitual movimiento de la mano y murmuró las palabras extrañas, en su hermoso rostro se establecieron las líneas de concentración y su pelo plateado flotando sobre sus hombros cuando su poder llenaba el aire. Sin duda un espectáculo tan impresionante, como cuando el infierno fue de los zares rusos que podían mantenerse de forma lujosa, Sergei antes de que Marika hubiera decidido que tenía necesidad de sus servicios. Ella, sin embargo, quería que él pudiera hacer algo mas que decir palabrerías estúpidas como dónde diablos podía encontrar el chucho Genio. "¿Y bien?" apretó.

Sergei se enderezó, con una sonrisa curvando sus labios. "Su sobrina ha estado aquí recientemente". Marika apretó las manos, las uñas extrayendo sangre que goteo sobre el suelo de piedra. Cerca. Tan cerca. "¿Dónde está ahora?" Sergei se encogió de hombros, apuntando hacia el agua. "Ahí es donde ha desaparecido". Marika se inclinó hacia adelante, estudiando la imagen que se había formado en la superficie. Al cabo de sólo un momento reconocio los túneles. "La guarida de Víctor." Sergei maldijo, su cara palida. Cada criatura en el mundo de los demonios sabía que era más fácil escapar de los abismos del infierno que de los calabozos del jefe del clan de los vampiros. "Eso no tiene sentido", jadeó. "¿Por qué iba a buscar a un vampiro?" Marika se encogió de hombros, se dirigió hacia la puerta. "Es más probable que Víctor se diera cuenta de que un Genio había invadido su territorio y adoptó medidas para su captura. Lo que podría explicar por qué he perdido su rastro tan rápidamente." Sergei se apresuró a seguir el ritmo a su lado. "¿Adónde vas?" Ella entró en la bodega exterior y se dirigió hacia una puerta oculta por un hechizo de ilusión. Víctor no era el único con túneles privados para moverse por la ciudad. "Sólo hay una manera de descubrir si nuestro querido Jefe es el culpable de capturarla." "¿Y si lo es?" Arrojó a su compañero una sonrisa fría. "Entonces vamos a hacer que mi propiedad vuelva a mí. "La cara de Sergei fue de pálido a francamente gris. "Mierda". CAPITULO 8

Laylah salió de detrás de las escaleras cuando el mago y un vampiro aterrador desaparecieron por la puerta de atrás. Deteniendose en el centro del sótano húmedo, con aire ausente se frotó la dolorida nuca. Parecía ser una noche de choques, concluyó con tristeza. Primero había sido una sorpresa ver el vampiro elegante que ella había seguido a la casa en la ciudad. Julieta no había exagerado. Las dos podrían haber pasado como gemelas. Bueno, excepto por que la otra mujer tenía el pelo oscuro y colmillos letales. Y el genio psicópata. Y luego, por supuesto, había sido el choque de estar tan cerca del mago que la había brutalmente secuestrado de la casa de su madre adoptiva y la mantuvo cautiva en Rusia. El arrogante hijo de puta. Le había costado cada pedacito de su fuerza de voluntad no cárgalo hasta la cocina y abrir su corazón negro. Laylah se estremeció, tratando de concentrarse en lo que había descubierto. No todos los días una chica se enteraba de que tenía una tía que era un vampiro y que la perra no sólo estaba en connivencia con el mago que la había encarcelado durante meses, sino que todavía estaba a la caza de ella. Sus pensamientos, sin embargo, siguieron escapando mientras estaba distraída por el suave sonido de su nombre que le llamaba. ¿De dónde demonios viene? Apenas consciente de su entorno, se dirigió hacia la habitación donde el vampiro y el mago tan recientemente habían dejado. "Laylah, hay algo de ridículo en el dicho` sal, mientras que puedas conseguirlo," murmuró Levet, cuando se apresuró a seguir su estela." Creo que este

es un momento apropiado para la parte de salir." "¿No has oído eso?" preguntó, haciendo una mueca mientras entraba en la vecina cámara para capturar con la vista el altar de piedra que dominaba el espacio húmedo. ¿Fueron esas manchas de sangre? Ella rodeó el objeto repugnante, la voz seguia resonando en sus oídos. "Oye, ¿qué?" Ella frunció el ceño. ¿Levet no podía oír la voz? Lo cual significaba que estaba o bien volviendose loca o un animal desconocido la había cambiado por una medium Vulcano. Ninguna de las opciones llevaba a cabo una apelación. "Alguien está llamando mi nombre." La cola de Levet se rompió y se movió con agitación creciente. "Le puedo decir la experiencia dolorosa que es que una misteriosa criatura lo llame por su nombre en el interior de la cabeza no es nunca una buena cosa." Haciendo caso omiso de su advertencia, poco a poco se acerco a la piscina de agua en el suelo que brillaba con un resplandor extraño. "Tengo que saber." Levet pisoteó a pie a su lado. "Por supuesto que sí." "Laylah," canto la suave voz. "Mi Laylah hermosa." Deteniendose en el borde de la piscina ella miró en el agua quieta, su corazón dando sacudidas en estado de shock, con la imagen de una mujer tendida en un catre en una especie de celda oscura. Por un momento desconcertado ella pensó que era Marika. Comprensible. Podían haber sido dos clones, hasta que la mujer en la imagen de forma abrupta abrió los ojos. Los ojos podrían haber igualado en forma y color, pero el color no se parecia. Marika era un depredador frío, astuto, sin conciencia. La mujer que se reflejaba en el agua poseía unos ojos oscuros que ardían con el calor de sus emociones violentas. "¿Quién eres tú?" Laylah respiraba, haciendo caso omiso de la seria advertencia de Levet en cuanto a hablar con mujeres extranjeras, que por arte de magia aparecian en el agua. "Kata", ofreció la mujer, sus labios se movían como su voz a la izquierda de la cabeza de Laylah y llenó la caverna. "Tu madre". Madre. Laylah se lamió los labios, con el corazón rebotando dolorosamente alrededor de su caja torácica. De todos los escenarios que había previsto para conocer a su madre, este nunca había aparecido en su mente. "¿Qué te ha pasado?" se las arregló para preguntar. "¿Está usted detenida en cautiverio?" Kata negó con la cabeza, su cuerpo temblaba bajo el sudario como si luchara contra cuerdas que no se veian. "No importa, usted debe escucharme." "Te puedo ayudar". "No." Kata sacudió frenética la cabeza. "Usted debe proteger al niño." "¿Niño?" Levet chirrio. "¿Qué niño?" Laylah agitó una mano silenciandoa la gárgola. "Está a salvo, te lo prometo. Pero usted..." "Mi destino no tiene sentido", protestó la mujer. Laylah inconscientemente, cayó de rodillas junto a la piscina pequeña de agua. "Lo hace para mí." “Oh, mi querida hija.” suavizandose la expresión de Kata y Laylah habría jurado que podía sentir un calor revolver el fondo de su corazón. "Yo sabía que estabas destinada a la grandeza desde el primer momento que te abrace en mis brazos." Sí, claro. Laylah sabía que podía ser crédula, pero no era estúpida. "Entonces, ¿por qué me tiro?" Los ojos oscuros se suavizaron con angustia. "Nunca, mi bebe. Se me rompió el corazón al dejarte al cuidado de Sadira". Laylah frunció el ceño. Sadira fue su madre adoptiva. Una bruja suave con una desordenada mata de rizos de plata y la cara redonda que era bastante mas una especie de abuela de paso. Ella era la única persona en todo el mundo en que realmente confiara. ¿Ahora se supone que debemos creer que ella había mentido? "¿Cómo sabe usted de Sadira?" "Ella era mi mejor amiga cuando

ambas éramos niñas sólas en el antiguo país". Laylah no sabia ni le importa qué diablos significaba el país ‘viejo’. Estaba mucho más interesada en la implicación de que ella no había sido descartada como basura en descomposición. "Pero..." Laylah se vio obligado a aclarar su garganta. "Ella me dijo que me encontró abandonada en las alcantarillas de Londres y que no sabía nada acerca de mí o de mis padres." "Yo sé, y lo siento por eso", dijo la mujer, su voz llena de pesar. "Le hice jurar que nunca le dirá nada acerca de su pasado." "¿Por qué?" "No podía arriesgarme a que vinieras en mi busca. Tenía que evitar que Marika y al mago te usaran para traer el mal al mundo." Laylah tiró en el dolor. Aunque acostumbrada a que la gente, asumiera que era un cruze entre el cuco y El bebé de Rosemary, le dolía de todos modos. "Yo no soy el mal." "No, por supuesto que no lo eres. Cualquier persona puede sentir que tu corazón es puro", su supuesta madre protestó. "Pero usted está bendecida con la habilidad de entrar en las brumas". "Oh." La comprensión se estrelló contra ella. "El bebe". "Sí". Ella se puso rígida, una ola de emociones en zig-zag a través de ella. El miedo, la posesión, y la necesidad de proteger a la madre terriblemente. "Pero él es un inocente. Te lo juro." "El posee la sangre del Señor Oscuro. "Oh... mierda." “¿Su hijo?" "Su buque." Levet se inclinó hacia delante. "¿buque? ¿Está segura? "Laylah le lanzó una mirada de sospecha. "¿Sabes una cosa?" "Sé que nunca quiero ser un vaso de un dios del mal", declaró la gárgola. "Eso Trae Muy mal karma." Laylah levantó la barbilla. No le importaba la sangre que fluyera a través de su bebé. ¿O por qué había sido creado. Ella mataría para mantenerlo a salvo. "El bebé está atrapado en un hechizo, pero me niego a creer que es el mal", dijo. "Puedo sentir su pureza." La mujer vaciló, como si le preocupara la preocupación obvia de Laylah hacia el niño. "No es malo, pero... vacío." "No entiendo". "Él ha sido creado por la magia para ser llenado con el alma de otro." Laylah tragó sus palabras de protesta. Ella no tenía la intención de compartir su conocimiento íntimo del niño. No con nadie. "¿El alma del Señor Oscuro?" pregunto ella. "Sí". A pesar de los lazos invisibles que la sostenían, Kata se estremeció de horror."Un auténtico renacimiento que triturara los velos entre los mundos y permitira que el infierno se vomite." "Mon Dieu". Levet le agarro de la pierna. "Particularmente no me gusta el infierno vomitando sucesivamente. Laylah, debe hacer algo". "Estoy trabajando en ello." Su mirada nunca se apartó de la visión de su madre. Dioses. Ella siempre había sentido que el niño era importante. Tal vez incluso peligroso. Pero nunca había pensado que era un apocalipsis a la espera de suceder. "¿Qué puedo hacer?" La mujer miró hacia Laylah con una desesperación que fue casi tangible. "Usted debe mantener al niño fuera de las manos de Marika", dijo, con los ojos parpadeando con una intensidad feroz. "Ella lo usara para su propio propósito vil." "En realidad, Kata, ¿esa no es la forma de hablar de su única hermana?" un resfriado, la voz horriblemente familiar atravesando la cámara. Laylah tropezó con sus pies, dandose vuelta para ver al vampiro elegante cruzar el espacio para mirar en el agua. "Laylah..." Kata grito. Con una risa terrible, Marika utilizo la punta de su Manolo para agitar el agua, disolviendo la visión de Kata. "Pañales, hermana querida." Con el roce de pasos, Laylah se volvio para mirar el mago que paseaba para unirse al vampiro. Se recordó de respirar ya que

su intestino se cerró con una furia muy antigua. El muy cabrón la había enjaulado como un animal y la obligó a entrar en una cueva de Siberia congelada, sin importarle si el hechizo que protegía la entrada la mataría. Afortunadamente, el miedo duro, superó cualquier deseo ridículo de buscar venganza contra el hombre que había causado su miseria. "Te dije que yo sentía una rata espiandonos de las sombras", arrastrando las palabras, Sergei, su mirada azul pálido persistente en la gárgola a su lado. "¿Una rata?" Levet farfulló. "Sacrebleu. Yo te convertirá en..." Laylah rápidamente la agarró de un ala delicada para mantener a su compañero intacto, lejos de convertirse en un montón de grava. "Levet, no". Sergei se echó a reír con diversión cruel. "¿La ha encogido o hizo que viniera en este tamaño?" "Ahora, Sergei, no es de buena educación burlarse de nuestros invitados. "Marika le dirigió una muestra de sus colmillos color perla, dando un paso adelante. "He esperado tanto tiempo para esta reunión de la familia." Laylah hizo una mueca. ¿Si hubiera sido realmente tan estúpido como para orar que un día encontrara a sus parientes? Sí. Eso fue un error que no iba a hacer otra vez. "Lejos de mí." La mujer siguió adelante, llegando a tocar con un clavo rojo abajo La mejilla de Laylah. Podría haber sido afectuosa, si no hubiera utilizado la suficiente fuerza como para extraerle sangre. "¿Seguro que no tienes miedo de tu tía?" Un miedo helado se aferró a su estómago, sus poderes latentes agitando en inequívoca amenaza. "Sí". Sergei se acercó a tocar ligeramente el hombro de su compañero. "Marika debes ser cuidadosa, aún no conocemos el alcance de sus poderes." Los ojos oscuros se estrecharon, la nariz fina se encrespo con un disgusto exigente. "Es cierto. Ella tiene la mirada de su madre gitana, pero su sangre huele a la de los genios". Laylah limpió la sangre que goteaba por su mejilla. "¿Usted conocío a mi padre?" La Risa aguda de Marika hizo eco a través de la caverna. "Nadie es tan tonto como para permitirse en realidad conocer a un genio, pero tuve un breve encuentro con el, antes de que Sergei lo encerrara en la habitación con tu madre, para que la embarazara. Él era... "Ella hizo una pausa deliberada, recordando sonreír con la curva de sus labios. "Delicioso". La Indignación abrumo su miedo. Nunca dudó por un momento que el mago era sin conciencia o moral. Pero, obviamente, Marika se llevó el premio en ser una perra mala. "¿Atrapar a su propia hermana en una habitación para ser violada por un poderoso Jinn?" Marika se encogió de hombros. "¿Quién puede decir lo que sucedió a puertas cerradas?", hizo una pausa, mirando hacia el mago sonriendo. "¿Qué es lo que dicen en los Estados Unidos, Sergei?" "No preguntes, no digas". "En cualquier caso, naciste nueve meses más tarde." Ella agitó su esbelta mano. "Eso es lo que importa." Ella dio un paso hacia adelante impulsiva. "Tú eres..." El poder de hielo azotó a través del aire, golpeando a Laylah como un mazazo en el pecho. "Cuidado, Laylah, a veces me permito que mi carácter para conseguir lo mejor para mí" Marika ronroneó, sus ojos brillando con una lujuria por el dolor. "Ninguno de nosotros quiere que me olvido de que todavía tengo necesidad de vosotros." Maldita sea. Laylah frotó la costilla rota. Eso me dolió. "¿Qué quieres de mí?" Marika recuperó el mando de su compostura. "El niño, por supuesto." "¿Para sacrificarlo por el Señor de las Tinieblas?" El vampiro pareció genuinamente sorprendido por la pregunta directa. Ella miró hacia la obediencia silenciosa, de Sergei. "Obviamente, el cerebro no

estaba en la familia. Es una lástima. "Ella volvió su atención a Laylah." ¿Por qué lo haría destruir a mi dispositivo ideal para gobernar el mundo?" Levet resopló. "Tu tía puede ser una lunática, pero al menos es ambiciosa". Laylah dio a su ala una pizca de advertencia. ¿La criatura tonta debe tener la muerte que desea? "Levet." "¿Lunática?" Marika dio una risa gutural. "Los genios son siempre mal entendidos. "Dando la impresión de disfrutar de ser el centro de atención, Marika dio un paseo a través de la caverna, la mano corriendo sobre el material caro del vestido de su diseñador. "Durante siglos, los discípulos del Señor Oscuro han tratado de regresar a su deidad al mundo. Los altares han corrido de color rojo con la sangre de sacrificios y los magos se han enriquecido más allá de sus fantasías más salvajes, cuando los demonios buscan sus servicios para separar los velos entre los mundos. "Se detuvo para lanzar a su mago mascota una sonrisa condescendiente. "¿No es cierto, Sergei?" El hombre se encogió de hombros. "Los tontos". "Más que tontos", respondió Marika. "Ellos ofrecen su sangre y la magia y las posesiones más preciadas, todas ellas con la esperanza de convocar a un Dios que recompense su fidelidad con una muerte brutal." Laylah hizo una mueca. Nunca había sido un secreto que el Señor Oscuro era un mal hombre en una escala épica. Afortunadamente, el Señor de los Demonios culo de miedo había sido desterrado más allá de las nieblas hace muchos siglos atrás. Y mientras sus secuaces, a lo largo del tiempo con los aspirantes a su subordinacion, constantemente trataban de traerlo de vuelta. Por otro lado, hasta el momento habían estado bateando cero. Entonces, ¿qué diablos queria esta vampira loca y su compañero de mago viscoso? "¿Así que usted no desea que el Señor Oscuro regrese?" "Por supuesto que lo quiero de vuelta, pero no como un cabreado, en pleno funcionamiento, una deidad que está ansiosa de venganza ", espetó Marika." Lo quiero... maleable." "Mon Dieu". Las Alas de Levet se estremecieron mientras se apretaba contra la pierna de Laylah. "¿Alguna vez se reunió con el Señor Oscuro? Él es mucho menos maleable que mi tia gran Zepharina que no se ha movido de catedral de Notre Dame desde 1163." Marika se trasladó a pie directamente en frente de Levet, su expresión enviando una sacudida de repulsión deslizándose por la columna vertebral de Laylah. Tendiendo la mano, el vampiro acarició los dedos sobre el cuerno de retraso en el crecimiento de Levet, alterando su poder para convertirse en algo mucho más letal que la mera fuerza bruta. Una fuerza oscura, dulcemente potente que ocultaba una podredumbre nauseabunda. "Una mujer inteligente siempre tiene los medios para controlar a un hombre ya sea una deformada gárgola o un dios", descascarillado ella. "Ah", movió la cola Levet cuando Marika tiró de su cuerno. "Oui". Laylah puso los ojos en blanco. Hombres. Eran todos iguales. No importaba cuál fuera su tamaño. "¿Cómo piensa usted...?" Sus palabras se interrumpieron cuando fue golpeada con una terrible sospecha. ” “! Oh dioses. El bebé ¡” Marika le lanzó una mirada burlona. "Tal vez no seas tan estúpida como yo pensaba." "¿Qué?" Levet se sacudió el hechizo sensual, ausente con el lavado del cerebro, como si tratara de librarse de la sensación persistente de la mano del vampiro. "¿Qué es?" Se le anudo el estómago con la culpa. Maldita sea. Había sido una idiota. Una egoísta idiota. En su prisa por venir a Londres y realizar un seguimiento de un vago rumor de un genio (que no había sido visto por más de 200 años), ella no

sólo había dejado el bebé para ser protegidos por los sprites de madera simples, sino que después de años de mantenerlos a los dos ocultos, ahora había alertado al mundo de que había un genio mestizo vagando y luego procedió a bailar el vals directamente a las manos de su familia, que también pasaron a ser sus peores enemigos. Un registro de metedura de pata, incluso para ella. "De alguna manera tiene la intención de tener el Oscuro Señor resucitado en el niño", le dijo Levet, su mirada vacilante que nunca abandono la fría perfección de La cara de Marika. "Sergei ha prometido que posee el talento necesario para tal milagro". El vampiro se volvió hacia el mago con una sonrisa burlona." Vamos a esperar que no haya exagerado sus habilidades." Sergei se encogió de hombros, mirando con su auto suficiencia habitual. Pero Laylah no se perdio el malestar en la parte posterior de los ojos azul pálido. O el hijo de puta no estaba tan confiado en su capacidad de resucitar el mal de la deidad como pretendía, o era lo suficientemente inteligente para estar aterrorizado de su pareja. Laylah podia apostar por la opción de terror. "Nunca prometo más de lo que puedo ofrecer", arrastrando las palabras él. "Incluso si usted se las arregla para resucitar el Señor Oscuro lo que iba a estar bueno, ¿como va a convertirlo en un simple niño?" exigió Laylah. Si sobrevivia a este encuentro, luego necesitaria toda la información que pudiera reunir. Ella había estado tropezando en la oscuridad durante demasiado tiempo. ¿Cómo iba a proteger al bebé si ella no entendía los peligros? "Los niños con el tiempo maduram." Ella dio una sacudida de sus rizos de cuervo."Con cuidado, protegidos por su devota madre, por supuesto." "¿Madre?" Laylah temblo ante el mero pensamiento. No estaba segura de que incluso el Señor Oscuro se merecíera ese destino espantoso. "¿Tú?" "¿Qué mejor manera de moldear un dios para satisfacer mi propósito?" Marika extendio los brazos a lo ancho. "Cuando por fin recupere su lugar legítimo como el amo de este mundo, Yo estaré a su lado." Laylah tragó las ganas de reír mientras la imagen de Leonardo DiCaprio de pie en la barandilla del Titanic gritando 'Soy el rey del mundo' brilló a través de su mente. No había nada divertido en la idea de un vampiro demente y un dios maligno apoderandosen del mundo. Se volvió hacia el mago, erizada de cólera en la memoria de su la crueldad deliberada. Un día iba a quitar esa sonrisa arrogante de sus labios. "¿Es por eso que me secuestraron?” “¿Para obtener el niño?" "Sólo un genio podía entrar en el velo que rodeaba la caverna y ya estábas ahí No basta un mago loco para confiar un raro tesoro en las manos de un raza pura genio, era obvio que se necesita un mestizo." Su mente evitando el pensamiento de lo que su madre debia haber sufrido en las manos de los genios. Se encargaria del método depravado de su concepción, cuando no tuviera un Armagedón colgando sobre su cabeza. En cambio, se concentraria en el niño que ella había jurado proteger. "¿El Señor de las Tinieblas creo el bebé o dono sólo el ADN?" "¿Qué importa?" Ese fue el límite del mal humor en la voz de Marika, como si le molestara la pregunta. Bien. Ella había respondido a las demás con bastante facilidad. "Habia oído rumores de su existencia y sabía que sería el medio perfecto para tomar el lugar que me corresponde". Laylah con un nudo en la garganta. El único lugar que le correspondia a la tía Marika estaba en el manicomio más cercano."¿A dónde mantienes a mi madre?" El vampiro lentamente parpadeó, sorprendido por el cambio abrupto en el tema.

Por desgracia, Laylah Espero que pudiera dejar escapar la verdad, o todo estaba condenado al fracaso. En cambio, una expresión de cálculo endurecio sus rasgos delicados. "Ah. Kata pobre", ronroneó. "No puedo decirte cómo se ha roto mi corazón por haberla mantenido con llave. Pero en realidad, ella no me dio otra opción. "Ella se deslizó hacia adelante, el aroma del perfume caro y la malicia fría envolviendose alrededor de Laylah. "Por supuesto, ahora que contamos contigo, ya no hay necesidad de que siga siendo mi prisionera. Con el incentivo adecuado podría ser convencida de liberarla a ella." A Laylah la garganta le amenazó con acabar con el vampiro cuando le tomó la mejilla con los dedos helados. Ella nunca había probado los límites de su capacidad de curar. Ella prefirió no empezar ahora. "¿Incentivo?" se las ingenió para ahogar. Los dedos en la cara apretada, las uñas cavando en su carne. "El niño". "Laylah..." Levet tiró de sus pantalones vaqueros. "No." "Cállate, gárgola," gruñó Sergei. Marika hizo caso omiso de la gargola, sus ojos negros perforando a Laylah con la mirada plana, sin alma de una serpiente. "¿Qué dice usted, sobrina?" instó. "¿Sin duda, podemos llegar a un acuerdo que sea mutuamente beneficioso? Después de todo, el niño no tiene valor para usted." Laylah tragó sus palabras de protesta. En el momento en que el bebé era su única moneda de cambio. Y su único medio de salir de la bodega con vida. "Casi sin valor." Marika la miró con recelo no disimulado. "¿Usted quiere un trueque?" Laylah forzó una sonrisa. "Usted hizo la afirmación de que tengo sangre gitana". Levet tiró de sus pantalones vaqueros. "Laylah". Sergei levantó la mano, enviando una explosión de energía invisible a estrellarse contra la gárgola pequeña. "Le dije que se callara," gritó el mago. Laylah fulminó con la mirada el matón imponente. "Esa no es la mejor manera de empezar las negociaciones". El Agarre de Marika amenazó con aplastar la mandíbula de Laylah, mientras ella se sacudia de nuevo para cumplir con el deseo vicioso que acechaba profundamente en los ojos marrones. El vampiro con lujuria por el poder se había convertido en una adicción peligrosa. Una que podría muy bien ser la muerte de Laylah. "Quiero el niño". "Sí". Laylah intentó tragar saliva, los huesos empezando a romperse por debajo de la presión de los dedos delgados. "Tengo que." "Y voy a hacer todo lo necesario para poner mis manos sobre el", Marika siseó. "Comenzando con el sacrificio de Kata si no me das lo que quiero". Visiones de la muerte bailaban ante los ojos de Laylah, pero antes de que la demencia del vampiro pudiera tomarla y masacrarlos a todos, Sergei fue por una orden de restricción tocando con la mano el brazo de Marika. Mago valiente. "Marika", murmuró en voz baja. "Ya no estamos solos". Hubo un momento de tensión cuando la mujer luchó contra su sed de sangre, su agarre castigando el rostro de Laylah acelerandose cuando ella inclinó la cabeza hacia atrás para poner a prueba el aire. Su hermoso rostro retorcido de rabia frustrada. "Víctor". "Y todo su clan." Sergei se dirigía ya hacia la puerta. "Tenemos que salir". Marika negó con la cabeza. "No sin mi premio." Aprovechando la distracción momentánea del vampiro, Laylah se sacudió libre de su alcance, a continuación, reuniendose cerca de Levet alzó una mano en advertencia, más sorprendida que nadie cuando la tierra tembló y una gran parte de roca cayó desde el techo hasta tirar a Marika al suelo. "No te acerques", le apretó. "Eres una puta. ¿Usted no tiene respeto por un original de

Valentino?" Levantandose sobre sus pies, Marika sacudío el polvo que se aferraba, más preocupada por el vestido que por la herida irregular en el hombro. Por supuesto, la herida se curaria. ¿El vestido? Puede ser que sea una cancelación. "Usted tendrá que pagar por ello." Laylah se preparó para el ataque inminente, pero con notable rapidez Sergei estaba agarrando el brazo del vampiro enfurecido y tirando de ella hacia la puerta. "Marika, tenemos que irnos." El odio Frigido flotaba en el aire, pero los poderes de Laylah una vez más arremetieron, formando grietas en el suelo de piedra y llenando el aire con la punzada del acercamiento de un rayo. Un impresionante despliegue de poder. Es una pena que pasara la mayor parte de su tiempo en modo de hibernación. Y cuando lo hicieran decidian aparecer por lo general creando más problemas de lo que valían. Afortunadamente, Marika se asusto adecuadamente por los temblores que siguieron dentro de la caverna, y el respaldo hacia la entrada, ella envió un resplandor hacia Laylah con una advertencia venenosa. "Lleva al niño ante mí, sino voy a hacer que tu madre sufra un dolor inimaginable." Laylah levantó la barbilla. "Vete al infierno". La mujer entre dientes dijo. "Luego, pasaras el resto de tu vida sabiendo que ella esta gritando en agonía y que no tienes a nadie a quien culpar sino a ti misma." Sonriendo en el temor que no del todo Laylah podía ocultar, Marika permitio que Sergei la sacara de la caverna. A solas con Levet, Laylah cayó de rodillas, su poder desconectado, como tan abruptamente se había encendido. Maldita sea. Había sobrevivido al encuentro con su tía, desde el infierno, pero ¿a qué precio? "Laylah". El sonido lejano de Tane llamándola por su nombre hizo eco a través de la bodega. Tan lejana que casi podía pretender que estaba en el borde en la oscuridad, La voz ronca trasmitía más miedo que furia. Trató de ponerse de pie. En momentos la caverna se llenaria de vampiros y no queria que nadie la viera de rodillas. No de nuevo. Pero su cuerpo se negó a cooperar. En su lugar un mareo de oscuridad comenzó a arrastrarla sin cesar a través de su mente. Obviamente, incluso mini-terremotos hicieron mella en su fuerza. Ella se estremeció, su cabeza le daba vueltas. Entonces, cuando el olor fresco y exótico de Tane lleno la caverna, se encontró cayendo en un par de fuertes brazos.

Capítulo 9

Tane era vagamente consciente de los vampiros, que se apresuraron cautelosos a limpiar un camino cuando él irrumpio en su camino desde la casa de la ciudad de Londres a la guarida de Victor. Y las miradas curiosas a la vista de él sosteniendo la inconsciente mujer en sus brazos mientras se dirigía por las escaleras a la privacidad del dormitorio marfil y lavanda. Pero más allá de exigir que Levet diera cuenta precisamente de lo que había ocurrido con Laylah desde el momento en

que había salido de la finca hasta que se había desmayado en sus brazos, había sido indiferente a todo, menos con la imperiosa necesidad de contar con la seguridad de esta mujer oculta de aquellos que le harían daño. Y lejos de miradas indiscretas así que él personalmente podría demostrar su opinión de impetuoso, testarudo mestizos genios que tienen el sentido comun de un hada de rocío en estado de ebriedad. Entrando en la habitación grande que estaba suavemente iluminada por un incendio en la chimenea de mármol, de una patada cerró la puerta con fuerza suficiente para sacudir las ventanas. Entonces, cruzando el piso arruinó su espléndido despliegue de mal humor por la solución de su delgado cuerpo en la cama con dosel con una suavidad que era completamente ajena a él. En el punto de enderezamiento, Tane se detuvo, cuando la espesa maraña de pestañas de Laylah se levantó lentamente para exponer la diversión cansada brillando en sus ojos oscuros. "¿Te sientes mejor?" "No," gruñó él, un nudo en la garganta con un relieve aterrador cuando Laylah luchó de nuevo a la conciencia. "La próxima vez que trate de despegar sin mi, la voy a tener encadenada y tirada en el calabozo de Víctor." "Tú no eres mi jefe." Él resopló mientras se acomodaba en el colchon más próximo a ella, su mano instintivamente llegando a acariciarla por encima de su pálida mejilla. "Hablas como un ser humano en mal estado." "No por ello es menos cierto." Su voz era débil, pero sus magníficos ojos brillaban con obstinada independencia. "Yo no tengo por que recibir órdenes de usted." Su poder gélido atacó por el aire al recordar su alarma cuando había descubierto que había escapado. Víctor se había visto obligado a detenerlo físicamente de cargar a través de la oscuridad en su persecución, y fue sólo porque Julieta le aseguró que sabía exactamente dónde encontrar a Laylah y a la gárgola desagradable que estaba pensando actualmente arrancarla de Londres, y empalizarla ladrillo por ladrillo. "Usted no es de nadie mas que mia, Laylah". Se inclinó hacia abajo hasta que quedaron nariz con nariz, absorbiendo su aroma que se estaba convirtiendo fatalmente adictivo. "No hay manera en el infierno de que yo vaya a dejar que cargue ciegamente hacia el peligro." Sus manos se levantaron para presionar contra su pecho. Se estremeció cuando el calor de la palma de las manos quemo en contra de su piel, su furia helada fusionandose y sustituyendose por una sensación mucho más placentera. "No es asunto tuyo." Le robó un beso breve, crudamente posesivo. "¿Has olvidado que eres mi prisionera?" Ella flexionó los dedos, cavando en su carne causando el dolor suficiente como para llevarlo al placer. Tane gimió, la lujuria se estrelló contra él con una intensidad que podría haber sido impactante si hubiera estado en sus cabales. Pero no fue así. Y él había estado asi, desde que había ido a la caza de un Genio mestizo. "Yo creo que hay que retroceder. Eres mi prisionera." Ella contuvo el aliento sorprendida cuando él agarró la sudadera con capucha y con un movimiento suave la arrancó de su cuerpo y la arrojó sobre una silla de Luis XIV delicada a través de la habitación. "¿Qué demonios estás haciendo?" Se encogió de nuevo, sus labios revelando sus colmillos alargados que palpitaron con la necesidad. Dioses, que le dolía el no poder desgustarla. Nunca había tenido un hambre tan aguda. Ni siquiera durante esos días oscuros en que se había retirado del mundo, se alimentaba sólo cuando su cuerpo le obligaba a buscar la sustancia. Pero él había visto su colapso en sus brazos después de una

escaramuza con un brutal vampiro vicioso y un mago que tenía alguna relación misteriosa con el pasado de ella. Su necesidad primordial era protegerla venciendo el deseo de su sangre en su lengua. Increíble. Por supuesto, no era más que una forma de satisfacer su hambre. Bajando la cabeza usó sus colmillos para cortar a través de la parte superior delgada, el líquido caloroso fluyendo a través de él cuando el tejido de color amarillo cayó a un lado, revelando el encaje que no hacia nada para ocultar la curva de sus pechos. "Si vamos a luchar entonces puede ser que también lo haga con comodidad." Sus ojos se abrieron, pero no era miedo lo que estalló en las profundidades de medianoche. Él sonrió mientras su excitación llenaba el aire con un perfume embriagador. "No, Tane," suspiró ella. "No puedo". "Ya hemos demostrado que podemos", dijo, con voz más grave, gruesa, con necesidad. "Con resultados espectaculares". Con el Clan de Victor a su alrededor se sintió animado a través de la casa solariega, no dudaria de discutir la mejor estrategia de tratar con la Señora traición Havassy y su compañero mago. Por no hablar de la amenaza de una inminente apocalipsis. Tane Las discusiones debían ser parte de otro momento. En este lugar, se centraria exclusivamente en la mujer que lo desafiaba en cada nivel. Él la necesitaba... ¿qué? ¿Para demostrar su dominio? ¿Para marcar su territorio? ¿Para tranquilizarse por que estaba sana y salva y de vuelta en sus brazos donde pertenecía? Algo se le anudo en el pecho. Algo que era demasiado peligroso para contemplar. Como si luchara contra sus propios demonios interiores, Laylah llevó las manos a su pelo anudandolo, tratando de ocultar la necesidad primaria que podía sentir difundiendose a través de su cuerpo. "Tengo..." Ella captó las palabras traicioneras. "Las cosas que tengo que hacer". Sus labios se torcieron. ¿Alguna vez confiaria en él con sus secretos? "¿Recoger al niño?" Se quedó sin aliento a su pregunta directa. "¿Cómo lo sabes?"" Inste a Levet a confesar lo que sucedió después de que se escaparon." Sus ojos se estrecharon. "¿Instó o forzo?" Se encogió de hombros, rozando sus dedos a lo largo de la línea de encaje de su sujetador antes de dirigirlos hacia el satén caliente de su estómago. La satisfacción masculina corrió a través de él cuando él sintió que se le contraian los músculos por el placer, a causa de su caricia, al igual que él gruñó de frustración por el amuleto que colgaba de su cuello. Podía saborear su calor delicioso y su pasión en aumento, pero el único aroma de la lluvia de primavera fresca estaba oculto por el hechizo de la bruja. Por razones que no podía explicar, quería estar envuelto en su distintivo olor. "He hecho los preparativos para nuestro regreso a Estados Unidos", aseguró él, sus dedos haciendo el trabajo por debajo de la camiseta para que pudiera tirar de sus pantalones vaqueros. Con un tiron cayeron al lado de la sudadera. Sus ojos se iluminaron con fastidio, pero ella no hizo ningún esfuerzo para detener la suave caricia de la mano sobre su muslo desnudo. "Yo no necesito hacer mis planes de viaje. Voy a regresar de la misma manera en que he venido." "Charla feliz, pero te olvidas de que estamos unidos." Él se inclinó para cortar el lóbulo de la oreja, sin molestarse en hablar de que su conciencia no tenía nada que ver con sus poderes mágicos, y todo que ver con un hombre fascinado por una mujer en particular. "Puedo sentir tu persistente debilidad." Ella se puso rígida, como si le preocupara el conocimiento de que él pudiera fácilmente detectar sus vulnerabilidades. "Yo no estoy impotente."

"No", estuvo rápidamente de acuerdo, con los labios saboreando una ruta por la tentación de su garganta. Laylah era frágil. No sólo se había agotado a sí misma luchando con la vampiro perra y el mago, sino que ella estaba traumatizada mentalmente por su introducción a su familia que suponia eran el infierno. Tane, sin embargo, entendía su necesidad de parecer fuerte. Era una parte de lo que era. Y a pesar de sus pecados, él nunca aplastaria su espíritu. "Nunca impotente, pero estás drenada y necesitas descansar." Ella se movió cuando sus dedos encontraron al borde de las bragas, la cadera presionando en contra de la longitud del engrosamiento de su erección mientras sus labios se abrieron en un suave gemido de anticipación. Sin embargo, ella luchó contra la necesidad de su cuerpo. "No puedo darme el lujo de descansar. Si los fanáticos logran poner sus manos en el bebé..." "Laylah, Víctor tiene una flota de aviones privados a su disposición," interrumpió en tono áspero, de pronto rodando con ella, aplastandola en el colchón. Él no quería que ella fuera capaz de pensar, cuando él la estaba seduciendo. Quería que ella se consumiera de lujuria. Consumida por él. Hundió la cara en la curva de su cuello donde se unia a su hombro. "Uno se está preparando para nosotros." Se agarró a sus hombros, arqueándose en invitación en silencio mientras él tiraba fuera sus propios pantalones antes de colocarcarse entre sus piernas. "¿Los vampiros vuelan?" descascarillo. Él raspo cuidadosamente sus colmillos hasta la clavícula, y con sus siglos de experiencia desengancho el sujetador de encaje y lo tiro a la basura, sin que se diera cuenta de que había desaparecido. "Sólo en los aviones que se construyen para que nos protejan y con sirvientes leales que puedan permanecer en guardia ", respondió él, ausente, su atención plenamente en la intención de coronar los pezones rosados oscuros de los suaves montículos de sus pechos. "Vamos a estar en Chicago, en cuestión de horas." "Bien..." Sus palabras terminaron en un suspiro entrecortado mientras tomaba uno de los pezones en su boca, un gemido sordo de aprobación a través de él mientras sus manos bajaban por la espalda, llenándolo de una necesidad de dolor profundo en su interior. Dioses, era un vampiro no un Were. ¿Por qué demonios ansíaba su toque con tanta intensidad? "Por supuesto, pasara una hora antes de que este listo para partir", dijo, siguiendo por la parte inferior de su pecho con su lengua antes de ir más bajo. Así que a lo que él se refería, el avión privado podría esperar una eternidad. Ella se alzó sobre sus codos, una oleada de deseo manchaba su piel de marfil cuando lo vio besarla abajo de la curva de su cadera, tirando de su pequeña ropa interior fuera de su camino. "Tengo que hablar con Víctor", dijo, su voz un grito ahogado. Él se colocó entre sus piernas, mordisqueando la piel satinada de la cara interna del muslo. "¿Por qué?" Se tragó un grito cuando él cambió de puesto corriendo su lengua a través de su húmedo calor. "Mi..." Se agarró a la colcha, la respiración se escuchaba en jadeos de poca profundidad. "Mis razones no le conciernen." Tane se rió entre dientes. Sus manos cambiaron para presionar en contra de su bajo vientre, manteniendo en su lugar mientras lamia, mordisqueaba y aspiraba por última vez la pequeña joya que ocultaba la fuente de su placer. Ella gimió, dejándose caer sobre las almohadas con un movimiento fuerte. Aúnque seguia tomandole del pelo. Sólo cuando sintió que estaba al borde de su orgasmo surgio hacia arriba, y se cernio sobre ella con la punta de su polla ubicada en su entrada. "¿Le resulta un imperativo moral argumentar con todo el

mundo o es sólo conmigo?" preguntó. Levantó la mano para envolver su cabello alrededor de su mano, señalando con él por un beso que era primario con la necesidad femenina. "No me gusta ser acosada". Con un empuje suave se enterró profundamente dentro de ella, sus correspondientes gemidos de satisfacción llenando el aire. "No habrá ningún error si decido intimidarte, mi Laylah dulce", dijo con voz áspera. Devoró sus labios en un beso de urgencia sin restricciones, lentamente arqueando sus caderas antes de caer de nuevo en su funda apretada. Se estremeció cuando sus caderas se levantaron para reunirse con su empuje, sus lenguas se enredaron en una danza erótica de placer. Algún día tenía la intención de seducirla y pasar horas con esta imposible y compleja, hembra. No, no horas... semanas, quizás meses. Pero por ahora la lujuria era demasiado nueva, demasiado potente. Se produjo un incendio que amenazaba con consumirlo. Aplastando la necesidad de hundir sus colmillos profundamente en su tierna carne, en su lugar Tane se concentró en la exquisita sensación de sumergirse en el acogedor calor de su cuerpo. Murmurando palabras en el idioma de sus antepasados que no habia utilizado en siglos, estableció un ritmo de conducción que los tenía a los dos en espiral hacia una liberación explosiva. Saboreando los intentos de raspado de Laylah para recuperar el aliento, espero que ella se estremeciera en pequeños jadeos para rodar hacia un lado, agarrandola con fuerza en sus brazos. Él no estaba abrazandola. Los vampiros no apareados no hacían caricias.Tenian relaciones sexuales por un período. Fin de la historia. Pero, Laylah no era como sus amantes habituales y no la pondría junto a ellas al tratarla, a pesar del asombroso placer que sólo había compartido con ella. No tenia el tiempo ni la energía para perseguirla abajo. Satisfecho con la explicación dudosa, Tane le apretó la cabeza en la curva de su hombro, una vez más gruñendo ante el amuleto que ocultaba su dulce olor. "Ahora, dime por qué quieres hablar con Víctor", le ordenó. Ella se puso rígida, pero sorprendentemente no trato de luchar por salir de su agarre posesivo. No es que fuera lo suficientemente estúpido como para creer que ella había reconocido su derrota. No. Este no era más que un respiro temporal. Uno que sólo duraría el tiempo que ella creía que ella lo necesitaba. Inclinando la cabeza hacia atrás, se encontró con su mirada escrutadora. "Mi..." Se detuvo, teniendo en cuenta sus palabras. "Una mujer que dice ser mi madre está en cautiverio. Ella debe ser encontrada y puesta en libertad." "Lo sé." Él le toco la mejilla con la mano. "Víctor ha prometido enviar a Uriel en busca de la hembra." No añadió que serían varios días antes de que Víctor pudiera negociar con la secta local para lanzar un hechizo para encontrar donde la mujer estaba oculta. Sus cejas abrochados. "¿Sin siquiera preguntar si puede ser que desee participar en la caza? Típico". Su expresión hizo que Tane estuviera contento de que no tuviera un afilado juego a la mano. "Ella es mi madre." Él conoció a su mirada acusadora, sin retroceder, negandose a pedir disculpas. Ella podría tener su orgullo, pero había aprendido con una lección brutal que las emociones permiten superar el sentido común. Hasta Laylah tenia que darse la oportunidad de calmarse e investigar a fondo lo que había descubierto en el sótano de la casa de la ciudad de Londres no podia tomar decisiones todavia. "No, usted estaba en lo cierto la primera vez", dijo. "Ella es una mujer extraña que dice ser tu madre."Sus labios. "¿Tiene usted dudas?" "Hay una buena probabilidad

de que la mujer no sea más que un listo cebo." "¿Un cebo para qué?" "Para Usted". Ella sacudió la cabeza. "Eso es imposible." "¿Por qué? Boris y Natasha dejaron en claro que estaban dispuestos a ir a cualquier longitud por tener en sus manos sucias al niño. "sonrió ante la sorpresa grabada en su cara en su referencia a sus amigos. No habia duda de que ella supuso que pasó sus horas de ocio afilando sus espadas y comiendo a los niños para el desayuno. Ella no estaría solo. "¿Qué mejor idea para chantajearla a la entrega del niño que cambiarlo por su madre, perdida hace mucho tiempo?" "Tal vez, pero al menos que sean profetas, no podían haber sabido que estaría llegando a la casa de la ciudad", replicó ella." Y mucho menos escondida en su bodega para que pudiera caer en la trampa." "La gárgola admitió que el mago sintió su presencia." "Sólo después de que estábamos allí. Ellos no sabían que íbamos a ir ", le insistió obstinadamente, una parte de ella, obviamente, deseando creer en la visión de su madre. "No había manera de que pudieran haber creado una broma tan elaborada." Su pulgar rozó la mejilla. Con el tiempo tendrían que discutir sobre el niño que iba a proteger. Y, por supuesto, los oráculos, seguían siendo una amenaza (que podrían muy bien castrarlo cuando descubrieran que había mantenido un Genio chucho escondido), pero un problema a la vez. Por ahora tenía que asegurarse de que ella no escapara en persecución de la promesa de una madre, que lo más probable fuera una trampa en espera por suceder. "Un mago poderoso puede crear cualquier número de ilusiones, con un gesto de la mano. Serías fácil de engañar." Su mano cayó sobre su pecho con la fuerza suficiente como para haberle roto una costilla si no fuera un vampiro. "¿Así que ahora que soy estúpida, así como impulsiva?" Se propuso parar el control de daños. Maldita sea. Durante siglos había elegido mujeres que solo querían una cosa de él. Y no incluían el encanto. Movió la mano para acariciarle la barbilla, sosteniendo su mirada cuando se inclinó hacia abajo para acariciar sus labios sobre su boca. "No ha aprendido pero no importa", le descascarillo. "Una debilidad peligrosa que los demás con entusiasmo van a explotar." Ella se estremeció, sus labios en respuesta preparada, pero ella empujó con firmeza contra su pecho, sus ojos oscuros, con una preocupación que sentía que no quería sentir. "¿Uriel tiene la intención de descubrir si es real o no?" Feliz por ofrecer una distracción de sus problemas, Tane acarició sus labios en la línea de su mandíbula. "Julieta echo algún tipo de hechizo sobre la taza del escudriñamiento que permitió a Uriel alcanzar el olor de la hembra. Una vez que este lo suficientemente cerca, la va a encontrar." La mano que apretaba contra su pecho se suavizo, la exploración de la línea rígida de sus músculos cuando su lengua descubrió el punto sensible en la base de su garganta. "¿Y qué de Marika y el mago?" se las arregló para preguntar. "Víctor tiene a sus mejores guerreros en busca de ellos, pero dudo que encuentren algo más que humo y espejos. El mago maldito será capaz de cubrir su escape con magia. "Levantó la cabeza, estudiando su rostro pálido, con una meditativa mirada. "Ellos estarán buscandote." "Ellos han estado buscandome durante mucho tiempo. Y no están solos." Ella le envió un gesto deliberado. "Yo podría dar un desfile con todos los demonios malditos que me han buscado abajo en La Quinta Avenida." La verdad de sus palabras agitó su temperamento. Lógicamente entendible. Era un mestizo peligroso que había sido prohibida por la Comisión. Ella estaba albergando un

niño misterioso que contenia la sangre del Señor de la oscuridad y el potencial de traer al mundo a un fin estrepitoso. Pero por encima de todo, ella era una mujer hermosa, sensual seductora que haría hacer que todos los demonios no apareados en su proximidad fueran a la zaga como perros en calor. Sí, él tenia toda la culpa del desfile, pero la verdad le molestó. "No te pueden tener." Su mano acarició su espalda, presionandola contra su polla endurecida en una pantalla de posesión masculina flagrante. "Tú eres mía ahora." Sus ojos se estrecharon hasta convertirse en rendijas peligrosas, entonces, con un movimiento suave y lo envolvió en su espalda para que pudiera posarse sobre él. ¿Tuya?" Sus manos se sujetaban en las caderas, el calor potente difundiendose a través de él por su descarado desafío. "Usted es mía". Deliberadamente frotaba su sexo a lo largo del granito de su erección, sonriendo cuando un gemido fue arrancado de su garganta. Sus dedos se clavaron en su carne. Nunca había visto nada tan hermoso como la vista de ella preparada por encima de él, las mejillas encendidas por el deseo y con una expresión de desafío. "Incluso en Inglaterra el sistema feudal es cosa del pasado", advirtió, cambiandose hasta que la punta de él apenas penetraba su canal caliente. "Las mujeres no son ya propiedad que se pueda comprar y negociar entre los hombres." Su mano rozando el arco de su espalda, instándola hacia abajo de manera que pudiera amamantar a uno de sus pezones arrugados. Una voz en el fondo de su mente susurrando una advertencia a su antojo sin fin por esta mujer. Era una voz que se ahogaba con facilidad por el maremoto exquisito del placer cuando poco a poco se empalo a sí misma en su erección dolorosa. Abrasandolo con un maldito calor a través de él y de los ojos en blanco en la parte posterior de su cabeza. Mierda. Nada debia sentirse así de bien. "Las leyes humanas no tienen sentido para un vampiro", murmuró, azotando la punta de su pezón con la lengua, con cuidado de no romper la piel con sus completamente erectos colmillos. Eso de reclamarla como suya, como propia... Eso estuvo un poco demasiado cerca de la cosa entera del apareamiento. Y mientras él estaba profundamente en la lujuria, no era tan estúpido como para arriesgarse a quedar permanentemente enredado con cualquier mujer, mucho menos una que era destinada a obtener para si misma, y para cualquier persona de pie junto a ella, un chingo de problemas. Ella puso sus caderas, llevandolo aún más profundo. "¿Qué pasa con las leyes de la decencia?" Él gimió, sus manos pasando a enmarcar su rostro para poder capturar sus labios en un beso de marca. "Yo prefiero la indecencia". Ella se rió en voz baja, obviamente satisfecha con su poder sexual sobre él. "¿Yo pensaba que había un avión esperando por nosotros?" Trazó su labio inferior con la punta de la lengua, arqueando la espalda cuando ella lo montó con un ritmo lento y deliberado. "Víctor va a enviar a alguien para que nos avise cuando este preparado para despegar." Ella contuvo la respiración al levantar sus caderas para encontrarse con su carrera descendente. "¿Tienen ataúdes en primera clase?" se burló. "No, pero espero que tengan pequeñas botellas de genio para su comodidad. Tengo la intención de dedicarle la totalidad del vuelo, imaginandola en un par de endebles pantalones de harén y en la parte superior algo pequeño tumbada en un diván de terciopelo todo el año." Él gruñó en señal de aprobación cuando su ritmo se aceleró, con los dedos rascando por el pecho, en castigo por su fantasía de “Yo sueño con mi

genio Jenni” Pero, ¿quién puede culparlo? Ella era un genio. ¿Qué hombre no se imaginaria encerrarse en un hotel con una genio en una botella portátil, vestida para seducir, y que dedicara su existencia a esperar que él la conjurara? "Será un día frío en el infierno antes de que usted me ve en pantalones de harén", gruñó, arqueando la espalda cuando su punto culminante comenzó a construirse. Sus ojos ardían con una promesa malvada, su lengua acariciando la tentadora sombra de su vena yugular. "No puedo esperar."

Caine estaba en una guarida de las afueras de Chicago que había sido abandonada durante años, pero gracias a la gran fortuna que había pagado a la secta local, los conjuros de ilusión todavía estaban firmemente intactos, envolvian la casa de dos pisos de ladrillo con una visión de un granero en descomposición. También habia una serie de hexágonos de repulsión plantados alrededor del patio para disuadir a los intrusos inoportunos, y una maldición para aquellos pocos que ignoraran las diferentes señales de"no pasar". Como resultado, la casa era tan prímitiva como el día en que se construyo y cerró la puerta detrás de él. Ni siquiera una telaraña se atrevia a estropear la perfección. Caíne tenía la intención de colapsar una vez que hubiera llegado a su casa privada. En los últimos días había jugado un peligroso juego de caza con el Rey de los Weres, luchó contra un zombi que lo había usado y abusado de él durante años, y ha sido asesinado por un demonio que había embestido a través de él con la fuerza de una explosión nuclear. Y si eso no fuera suficiente, cuando había vuelto a la vida fue para darse cuenta de que ya no era un mero perro, era un pura sangre y que de alguna manera se había convertido en el tutor por defecto para una mujer alterada genéticamente que había sido hecha prisionero por el señor demonio y que era una clase de profeta. La criatura más rara, más codiciada en el mundo. Sí, no era una verdadera sorpresa que necesitara una seria R y R. Pero, luego de tirar los sacos vacíos de comida rápida que habían consumido en el camino a la guarida, Caíne no hizo ningún esfuerzo para dirigirse a su dormitorio. En su lugar, había pasado las manos por el pelo corto y rubio que combinado con sus pálidos ojos azules y la piel bronceada natural (Actualmente, reveló el máximo provecho por su falta de una camisa y los pantalones vaqueros desgastados) hacia que la mayoría de la gente pensara en él como un surfista inofensioa. Era una imagen que animaba hasta que su lobo estaba listo para salir y jugar. Sonriendo irónicamente, vio a la mujer delgada que merodeaba por la cocina con una intensidad que asustaba hasta la mierda fuera de él. No es que ella no valíera la pena de echarle un vistazo. Su cabello no era sólo rubio, sino que brillaba como la plata más pura a pesar de estar en una molesta trenza que caía casi hasta la cintura. Su piel era un perfecto alabastro, tan suave y satinada que podria tentar a un santo al pecado. Y sus ojos grandes e

inocentes tenían el color a la sombra de la hierba del verano, asombrosamente con matices dorados. Luego estaba ese cuerpo perfecto. Incluso los pantalones vaqueros deshilachados cubiertos por una sudadera sin forma no podian confundir las curvas esbeltas y delgadas, bien tonificadas, los músculos que le aseguraban a él, que ella no era una flor delicada. Ella era una mujer que podía manejar un lobo en pleno calor. Su nariz se encendió cuando contuvo el aroma de lavanda dulce, su cuerpo tenso por la necesidad de saltar. ¡Ah, las cosas que podía hacer...! En su lugar, se apoyó en el mostrador, con los brazos cruzados sobre el pecho cuando él la vio provisionalmente acariciar con su mano la tostadora antes de pasar a el horno microondas, ausente presionando los botones en el panel de control. No había nada de fantasía acerca de la granja. La cocina estaba decorada con azulejos azules y blancos con las cortinas de algodón barato y los muebles obligatorios de una sencilla mesa de madera y sillas en el centro del piso. El tipo de ambiente hogareño muy apreciado en el Medio Oeste. Casandra, sin embargo, estaba inspeccionando su entorno con una fascinación que debería haber sido reservada para un viaje a la estación espacial. Comprensible. Había estado atrapada en una cueva oscura y húmeda por lo que Dios sabía cuántos años. Incluso la tecnología más simple tenía que parecerle sorprendente. Así que ¿por qué su distracción con su casa peligrosamente parecía estar cerca de un insulto? ¿Porque él quería toda esa fascinación femenina reservada exclusivamente para él? Dando un fuerte tirón de la cabeza, el mismo Caíne se obligó a alejarse del mostrador, y a trasladarse de pie directamente en el camino de Casandra. "¿Tiene intención de pasar toda la noche recorriendo los pisos?" Con su peculiar costumbre de tomar el mundo, y a todo el mundo en su valor nominal y literal, se detuvo a considerar la pregunta. "No estoy segura. ¿Tengo que informarle de mi decisión ahora?" Se frotó la parte de atrás de su cuello, recordando vagamente las amargas prediccioes de su madre. "Me habían advertido que mis pecados me llevarian al infierno", murmuró. Los ojos verdes lo estudiaron con un interés constante. "Estás molesto." "La muerte tiende a amargar mi estado de ánimo." "Usted sólo estuvo muerto unos minutos y ahora usted tiene lo que siempre ha deseado ", señaló ella con una lógica perfecta." Usted es un pura sangre". "Sí, tengo la muestra." Se estremeció, todavía adaptándose a las sensaciones que se estrellaban a través de él.Lo Fue cuando las compuertas se habían abierto para liberarse sacudiendo un torrente de materia prima poderosa. Serían días, si no semanas antes de que pudiera acostumbrarse a sus sentidos nuevos y más altos y los antojos extraños que se apoderaban de él. "¿Entonces por qué no estás contento?" exigió en voz baja. Hizo una mueca en su perplejidad. Es cierto que nunca había hecho un secreto de su deseo de obtener los dones de un Were. ¿A Qué criatura no le gustaría ser más fuerte, más rápida y superior francamente? Y, por supuesto, siempre estaba toda la cosa de la inmortalidad. Pero cuando él había recibido las visiones que le habían prometido que estaba destinado a convertirse en una sangre pura, no había contado con el sacrificio. "Debido a que...""¿Qué?" Apretó las manos en bolas apretadas de frustración. "Pensé que mi destino era desbloquear el secreto de la transformación de la sangre en puros perros Were, "que fue llevado a cabo. "Fui alterado genéticamente por un golpe de suerte

a la salida de que el señor de los demonios embistió a través de mí, en un intento de escapar a otra dimensión." Ella inclinó la cabeza hacia un lado, teniendo en cuenta sombríamente sus palabras. "¿Lamenta usted no ser capaz de compartir su maravillosa transformación con los demás?"Resopló por la pregunta. Obviamente, Casandra no había descubierto sin embargo, que él era un bastardo egoísta que nunca había hecho una cosa en su vida que no lo beneficiará de un modo u otro. "Yo no soy Gandhi". "¿Quién?" Él dejó escapar un suspiro de dolor. "No importa". "Yo todavía no entiendo por qué estás molesto. "Yo quería cumplir con mis visiones con la ciencia, no con la magia." "¿Por qué?" "Un regalo dado por arte de magia nunca es sin costo alguno. El universo siempre se las arregla para extraer un pago. Cristo. "Él se estremeció." Ni siquiera puedo imaginar lo que el la deuda cósmica de la inmortalidad será." "Es demasiado tarde para arrepentimientos." Ella frunció el ceño ante su risa fuerte."¿He dicho algo gracioso? Yo nunca estoy segura." "He estado diciendo que ya es demasiado tarde para lamentarse la última década", murmuró. "Ah". Se volvió a vagar hacia la ventana cercana, estudiando la indomable naturaleza que los rodeaba. "Y sin embargo, todavía los tengo." "Yo..." Quedó con la boca en estado de shock cuando Casandra ausente tiró de la sudadera sobre la cabeza y la dejó caer en el suelo. Los pantalones vaqueros la siguieron con rapidez, dejando en su cuerpo nada más que un sujetador blanco llano y unas bragas a juego. "Mierda, ¿qué estás haciendo?" Se volvió a mirarlo a los ojos que brillaban con el fuego de su lobo, al parecer sorprendida por la pregunta estrangulada. "Mi ropa huele mal." Arrugó la nariz. "Y yo necesito un baño." La lujuria caliente y salvaje se estrelló contra Caine, estuvo a punto de enviarlo sobre sus rodillas. El tipo de lujuria que podría conducir a un hombre a la locura. ¿Cuál era la única razón por la que estaba dando vueltas en la habitacion donde estaba una mujer esbelta con una elegante figura desnuda cerca de el mientras estaba agarrando la barra con suficiente fuerza como para romper la tapa de mármol? Había hecho una mala decisión tras otra durante las últimas décadas. Ya era hora de que él comenzara a pensar con su cerebro real. "Sí, bueno, todos los que apreciamos un improvisado strip-tease de una mujer hermosa, mi auto-control es inexistente, por lo que te sugiero que lleves la cabeza al piso de arriba", gruñó. La oyó olfatear el aire, fácilmente oliendo su excitación. "¿Me quieres?" ¿Querer? Su polla se apretaba contra sus pantalones vaqueros con la fuerza suficiente para cortar su suministro de sangre. Con un movimiento fluido sin dar vueltas, cruzo el piso para presionar la mujer provocadora contra la pared. Él recordaba lejanamente templar su nueva fuerza, frotándo la cara a lo largo de la curva de su cuello mientras absorbia su aroma único. "Corrección siento un condenado dolor por ti", jadeó, su cuerpo en el fuego con necesidad. "Pero ahora estamos los dos en un lugar loco. Cuando te tome como mi amante será cuando yo no tengo nada en mi mente pero, ¿cuánto te quiera, por favor?" Caíne no estaba seguro de lo que esperaba, pero ciertamente no era descubrirse a sí mismo acostado sobre su espalda, con Casandra inclinada sobre él con una sonrisa de suficiencia. "Vas a ser mi amante, cuando diga, ni un minuto antes", le aseguro a él. Caine se dio la vuelta justo a tiempo para ver su desfile desde la habitación, el dominio de su culo apretado envío su presión arterial por las nubes. Mierda.

¿Quién demonios era Casandra? ¿Un aislado, cavernícola profeta que había sido irrevocablemente dañada por un demonio demente? ¿O una mujer seductora implacable que sólo le había dado una bofetada hacia abajo con una facilidad que le daba pavor? Levantandose se puso de pie, Caine toco el bulto en la parte posterior de su palpitante cráneo. El Karma era sin duda una perra, decidió, en dirección hacia su habitación del segundo piso. Entrando en la habitación decorada en tonos de amarillo Caine, abrió la puerta del armario y sacó un par de pantalones vaqueros y una nueva camiseta. Al igual que cualquier otro perro, Caine siempre mantenía en su superávit ropa disponible en sus guaridas diferentes. ¿Quién sabía cuándo podría sentir la necesidad de cambiarse? Por supuesto, ahora, todo quedaba en el pasado, ya que tendría la capacidad de controlar sus cambios. Sacudiendo la cabeza ante la idea perturbadora, Caine entró en el cuarto adjunto al cuarto de baño y se quitaba los pantalones vaqueros sucios antes de entrar en la ducha. Después de horas dedicadas a la excavación de los túneles que se habían derrumbado en la parte superior de él y Cassandra, estaba en extrema necesidad de agua caliente y jabón que era hecho para quitar parte de la suciedad, no le hacian oler a flores. Él acababa de secarse y se encontraba en proceso de tirar un par de pantalones vaqueros cuando la puerta de la habitación se abrió y su huésped entró con el ceño fruncido. "Maldita sea, Cassie". Tiró sus vaqueros, su cuerpo endurecido a la vista de los jeans ajustados que se aferraban con amor a sus curvas esbeltas y a la casual camiseta sin mangas que hizo alusión en el suave oleaje de sus pechos. Su cabello plateado húmedo cayendo libremente por la espalda, por lo que sus dedos sintieron la necesidad de moverse a través de la longitud de seda. "Si vamos a estar compartiendo una casa, obviamente, necesitamos establecer algunas reglas básicas." Ella ignoró su rencilla, su expresión distraída. "Tenemos que ir." "¿Ir? ¿Ir a dónde?" Su mano se levantó en una ola vaga. "Al Este". Un escalofrío recorrió su espalda. No había salvado la vida de esta mujer, solo para que le echara a un lado por un capricho. "De ninguna manera. Hasta que encontrar la manera de mantenerte oculta por el hecho de que eres un profeta, te vas a quedar aquí." Ella sacudió la cabeza, la mano inconscientemente, presionando en contra de su estómago. Caine torcio el corazón en memoria de la pequeña marca del Señor de los Demonios que empañaba la piel de satén justo debajo de su ombligo. El brillante tatuaje le hacía aullar de furia. Casandra le pertenecía a él. Nadie más podía tenerla. "Tengo que..." Cruzando la alfombra, la tomó por los hombros en un apretón suave. "¿Para qué?" Sin previo aviso se dirigió hacia la puerta. "Ven conmigo". Caine se detuvo el tiempo suficiente para tirar de su camiseta. Por lo general, establecia una regla de no mantener a una mujer esperando, pero él ya sabía que nada iba como lo que el se lo esperaba. Al entrar en la sala camino por el piso de madera y entró en el dormitorio principal, no sorprendido en absoluto de que su invitada hubiera tomado el mando de la mejor habitación de la casa. Ella podría haber sido una prisionero varios años, pero ella era toda una mujer. Ella eludió más allá de la pesada cama de nogal que había sido tallada en madera de sprites y señaló la pared pintada de un tono suave de marfil. "Mire", le ordenó. Caine juró ante la visión de un brillante jeroglífico que se arremolinaba sólo por encima de la superficie de la pared. No sabía

absolutamente nada sobre las profecías, pero había visto símbolos peculiares que recubrian las paredes de la cueva de Casandra. Eran visiones del futuro. Visiones de demonios poderosos que cometian masacres al por mayor para obtener algo para sus manos codiciosas. "¿Ya? ¿Usted no puede tomar unos días de descanso?" Tenía los labios apretados por sus palabras impulsivas. "No se trata de un grifo. No lo puedo activar ni se puede apagar." Él reprimió un suspiro. Por supuesto que no podía. No más de lo que el podía salir por la puerta delantera y correr tan lejos como fuera posible de esta mujer que estaba destinada a llevarle directamente al desastre. Al infierno, él ya había muerto. ¿Qué podría ser peor? Cerrando su mente a las numerosas y desagradables respuestas a su pregunta, Caíne llegó a tocar el símbolo de remolino. "¿Qué es?" Cassie se desplazo más cerca, como si inconscientemente buscara su calor. Sin vacilar, envolvió su brazo por los hombros y la metió contra él. "Geminis", susurró. "¿El signo del zodiaco?" "El Alfa y la Omega." "Todavía es demasiado vago." Ella se estremeció. "Un niño". "Sí, eso crei yo que dijiste". Él le dio un beso tranquilizador en la parte superior de su cabeza, el gesto de ternura inquietantemente natural. "¿Qué quiere decir?" "Una advertencia". Los ojos verdes impresionantes llevo un temor que torció el intestino de Caine. "El niño debe ser protegido." "¿Protegido de qué?" "La oscuridad". Ella se estremeció. "Del Mal". "¿Dónde está el niño misterioso?" "No estoy segura." Sus labios se torcieron. Exactamente lo que esperaba. Inclinando la cabeza hacia atrás, Cassie lo apuñaló con una mirada feroz. "Caíne, el debe ser protegido."

Capítulo 10 Era la mitad de la noche cuando el pequeño avión aterrizó en un sector privado con pista de aterrizaje en un campo remoto al sur de Chicago. Con eficiencia los llevaron rápidamente a un hangar pequeño, y las luces de aterrizaje se apagaron antes de atraer la curiosidad no deseada. Los vampiros traficantes de drogas parecen aficionados cuando se trataba de "volar por debajo del radar". Laylah tiró a un lado la revista brillante con la que se había llenado la vista de mujeres flacas que estaban vestidas con trajes ridículos y el uso de zapatos que parecían una tortura elaborada. Por supuesto, los tacones de aguja podrían ser muy útiles si ella tenía que pasar más tiempo en compañía de los vampiros, siempre y cuando los tacones fueran de madera. Algo para tener en cuenta. Las ruedas se detuvieron, y Laylah estaba de pie, moviéndose más allá de los asientos de cuero que fueron dispuestos alrededor de las pequeñas mesas y permitían ver con facilidad el monitor de pantalla plana en la pared. El elegante corredor llevaba a la cocina gourmet y a un bar de copas que estaba totalmente equipado con platos para tentar al demonio más exigente. Sin duda, los dormitorios, donde Tane se encontraba estaban protegidos como un sobre sellado, eran compartimentos igualmente lujosos, pero con severidad se había negado a permitirse abandonar el camarote de proa. Ella no era un hipócrita. El sexo con Tane habia sido...Ella se movió a través de una serie de

adjetivos, pero ninguno de ellos estuvo a punto para describir el placer explosivo del toque de Tane. El hombre tenía grandes habilidades entre las sábanas. No, ella no podía haberse lamento ceder a la tentación, pero también no podían ignorar sus problemas que se acumulan a una velocidad aterradora. Una mujer que podría o no ser su madre, estaba detenida cautiva en un lugar desconocido. Una tía loca-culo en la liga con un mago demente que sin duda estaba en caliente tras su pista. Un niño que pronto iba a ser considerado como el premio mayor maldito para todos los demonios con la esperanza de congraciarse con el Señor Oscuro. Y un vampiro despiadado que sospechaba tenía la intención de llevarla ante la Comisión el minuto en que bajara la guardia. Sí, todo esto sumado a los problemas con una c de capital La puerta del avión fue abierta por un vampiro de uniforme y sin falta se dirigío por las escaleras de metal mirando a su alrededor en el hangar. Era más grande de lo que ella primero había sospechado y tan brillante como el día con luces fluorescentes que recorrian la longitud del techo curvo. También estaba inmaculado. Una prueba del control de Víctor sobre sus siervos, aunque hubiera un océano de distancia. Lo que significaba que ya habían recibido la orden de no dejarla escapar. Hizo una mueca, haciendo caso omiso de la salida de las inmediaciones del olor embriagador de Tane aderezando el aire. En algún nivel había reconocido que nunca tendría tiempo para huir, a pesar de que no la encerraron en el compartimiento privado. Todavía era molesto como el infierno. Se oyó el ruido de alas batientes cuando Levet aterrizó a su lado, su fea mala cara de disgusto. "Lo peor. Un Avión. ¿Alguna vez?", murmuró, agitando los brazos regordetes. "No se permiten bebidas, no hay maní, ninguna película durante el vuelo. Ni siquiera una azafata sexy a la espera de inducirme en el Mile High Club". Laylah sonrió a pesar de su mal humor. "Usted era una estatua la mayor parte del de vuelo." Levet olió. "Razón de más para tener un alojamiento adecuado cuando me despertara." "Debi dejarlo en Londres," sono la voz oscura de Tane alrededor de ella, haciéndola carne de pincho al tomar conciencia de el. Malditos vampiros. "Por supuesto, Víctor me advirtió que no me ayudaria, si no me lo traia". Laylah obstinadamente se negó a entregar y ver enfoque de Tane. ¿Cuál era el punto? Su cuerpo ya estaba dándole un play-by-play. La banda de rodadura suave de sus pies descalzos contra el piso de cemento. El fresco aroma de lavanda y el poder que llenó el aire. El aroma masculino le hizo pensar en cosas que eran ilegales en algunos estados. Entonces él estaba de pie a su lado, su piel dorada brillando con la cabeza dándole las luces, y su rostro increíblemente hermoso. El corazón le dio una sacudida extraña y peligrosa antes de que ella aplastara la sensación. El vampiro era el abandono muerto, de infarto, un Johnny Depp magnífico. Y por supuesto, no era esa cosa de chico-malo conjunto con el mohawk y enorme puñal clavado en la cintura de sus pantalones cortos. No es que fuera necesario para parecer un tipo duro. Estaba cincelado en su ADN. ¿Era de extrañar cuando se paseaba por ahí con nada más que un par de pantalones cortos de color caqui que sus hormonas se dispararan en hiperimpulsor? El calor la invadió al encontrarse con la mirada miel líquida, pero antes de que pudiera hacer el ridículo de sí misma, Tane fue bruscamente girando hacia la parte de atrás del hangar, interponiendose entre ella y lo que él había detectado que se aproximaba. "¿Qué es ese olor?" Levet se quejo, los ojos muy

abiertos en repentina sorpresa. "Ah, yo debería haberlo sabido. El rey de la teneruna-grande-stickstuck-para-mi-Derrire-que-tú se acerca. "Laylah frunció el ceño."¿Quién?" "El Anasso". Tane lanzó una mirada de advertencia a la gárgola. "Vas a tener el debido respeto, o voy a tener su cabeza montada en la pared, gárgola". "Mierda". Laylah no penso. Giró sobre sus talones y se fue. Dos pasos más adelante, Tane la tenía cogida por el brazo y la giro buscandola con su mirada. "¿Adónde vas?" "A cualquier lugar que no sea aquí." Apretó, inútilmente luchando contra su dominio. "Tal vez se le ha olvidado que estoy considerada como el equivalente de la fiebre tifoidea entre el mundo de los demonios, pero le puedo prometer que el Rey de los Vampiros no tendrá motivos para protegerme. Él considerara su deber entregarme a los oráculos." "Laylah, ya es demasiado tarde para correr." Sus ojos se estrecharon. "¡Maldito seas. Usted me llevó directamente a una trampa." Sus cejas se rompieron en conjunto, como si estuviera ofendido. "No, Laylah. No me puse en contacto con la Estigia. "" Sí como no. ¿Usted espera que yo crea que él acaba de pasar a hacer una aparición real en un pequeño aeropuerto en el medio de la nada?" "Tane dice la verdad." Una voz resonó en el hangar, el aire espeso con el poder gélido Laylah apenas podía respirar. Mierda. Hablando acerca de hacer una entrada. Con el corazón en su garganta, Laylah se obligó a girar. Y se asustó de nuevo. Pero, ¿quién no lo haría? La Estigia, el rey de todos los vampiros, era una bestia imponente. Él superaba fácilmente los seis de cinco pies, con los hombros que parecían que deberían estar registrados en diferentes condados. Iba vestido de cuero negro emparejado con una pateadora de mierda que le hubiera dado a Tim Gunn una úlcera, y su cabello negro estaba detenido en una trenza que le llegaba a la parte posterior de sus rodillas. Pero no fue todo el negro ambiente lo que hizo que el pelo en la parte posterior de su cuello se erizara y sus poderes innatos se revolvieran en alerta. Era el rostro sombrío y bronceado que hizo alusión a los antepasados aztecas y la oscuridad en sus ojos que poseían un conocimiento antiguo. Habia una crueldad grabada en sus hermosos rasgos que advertían que este vampiro no se había ganado su posición como Anasso a causa de algún concurso de popularidad estúpido. Él era el más grande, el más malo, el demonio más despiadado. Paseando a pie directamente en frente de ella, Styx volvió la cabeza hacia Tane, una ceja cuervo agitandose hacia arriba, cuando el vampiro más joven colocó un brazo como protección por sus hombros. "Él no fue el que me informo de su inminente llegada, ni me advirtió a mí que tenía la intención de viajar al territorio de Víctor con una criatura por la que tenia la orden de capturar", arrastrando las palabras el Anasso." Algo que vamos a discutir con todo detalle en un momento más apropiado". Laylah se puso tensa. Maldita sea. Era estúpido estar ofendida, pero era ella se estaba volviendo loca y enferma de ser tratada como si no tuviera sentimientos. U orgullo. "¿Criatura?" Tane tenso el brazo a su alrededor. "Laylah, tal vez deberías dejarme manejar esto". El poder de Styx se espesó hasta que Laylah sentía como si fuera a desollar la piel de su cuerpo. "¿Se trata de un reto para mí, Caronte?" preguntó él, oh, muy suavemente. Para su crédito, Tane no se inmutó. Su actitud, sin embargo, fue una de respeto cuidadoso. Vampiro inteligente. "Solicito la oportunidad para una audiencia." Styx lanzó una breve mirada “Intrigante” hacia Laylah. Hizo una

pausa antes de volver su atención a Tane. "E impresionantes”. No son muchos los vampiros suicidas, lo suficiente como para colgar una prohibida mestiza por debajo de las narices de los Oráculos". "Esa no era mi intención." "Me siento aliviado de oírlo." Laylah abrió los labios para informar a la dupla ofensiva que era mala educación hablar de ella como si no estuviera allí, pero antes de que pudiera descender a la locura total, Levet cargo hacia adelante, batiendo sus alas. "¿Dónde está el Starbucks? Una gárgola no puede esperar a ser civilizada antes de tomar su vainilla latte del dolce". Él plantó sus puños en la cadera." ¿Y qué hay acerca de mi Cinnabon? ¿Dónde están los Cinnabons?" Styx rompió sus colmillos gigantescos a la gárgola, pero sin advertirlo el poder frio disminuyó y demostro algo que podría haber sido diversión brilló en los ojos oscuros del Anasso. "Usted realmente disfruta de la vida en el borde", dijo a Tane en tonos secos. Tane lanzó un bufido. "Víctor me amenazo con un incidente internacional si lo dejaba en Londres." Styx negó con la cabeza. "¿Por qué yo?" Allí estaba también llegando el aroma inconfundible de una mujer pequeña, con un corto pelo rubio y ojos verdes, que dominaba su cara en forma de corazón, entró al hangar y se dirigió a pie al lado de la laguna Estigia. "Porque me amas", dijo con una sonrisa con hoyuelos. El vampiro imponente frunció el ceño, pero ni siquiera la más tonta demonio podía dejar de notar la cálida adoración que suavizó su expresión. "Sí, ¿pero pensé haberle pedido que me esperara en el coche?" "Usted no pidió, mando. Y ambos sabemos lo bien que obedezco las órdenes", dijo alegremente, dirigiéndose a agarrar la mano de Laylah." Hola, usted debe ser Laylah". Laylah luchó para encontrar su voz. A pesar de que sabía que ella nunca había conocido a la bonita mujer, por un momento se había convencido de que era Harley caminando hacia ella. De cerca podía ver las sutiles diferencias entre esta mujer y la femenina que Caine mantenia con una fuerte protección de invitada en su casa, pero el parecido era todavía impresionante. "Tú eres..." "Darcy," la mujer suministro, su sonrisa llena de una amistad que puso a Laylah en guardia al instante. Tenía una amplia experiencia en que le temíeran, detestaran, y le dieron patadas cuando estaba abajo. ¿Pero con la bondad? No tanto. "Hermana gemela de Harley." "¿Dónde está?" preguntó ella. Harley se había quedado atrás, cuando Caine y Laylah se habían dirigido a Hanníbal, pero dado que el perro había sido lo suficientemente estúpido como para tratar de secuestrar al rey de Weres, Laylah estaba bastante segura de que todo se había ido al infierno. "¿Está bien?" "Ella está en Chicago." Darcy se rió entre dientes. "Y supongo que está bien teniendo en cuenta que acaba de aceptar la posición como la Reina de los Weres". A Laylah se le abrió la boca. Ahora que eso era una sorpresa. Caine siempre habia sido muy cuidadoso para mantener a Laylah aislada de su manada, pero había oído los rumores de que el Rey de los Weres había asesinado a la familia de Harley y tenia la intención de incluir a ella en su camino de la destrucción una vez que la encontrara. Obviamente, los rumores estaban equivocados, o Harley era una adicta a la emoción en escala masiva. "¿Ella se acopló con Salvatore?" Darcy asintió con la cabeza. "Loco, ¿no? Pero, ella está convencida de que ama al arrogante sangre pura". "Estoy muy feliz por ella", murmuró Laylah, diciéndose a sí misma que la angustia en el centro de su corazón no era la envidia. ¿No acaba de hacer ella un inventario de su montón de problemas? Tener una pareja sólo sería la cereza en

la parte superior. "Ella ha estado preocupada por ti." Laylah parpadeó. Ella y Harley tenían una conexión extraña y distante. Pero no habían sido las mejores amigas. "¿En serio?" "Ella me hizo prometer que iba a asegurarme de que no estabas siendo intimidada por un grupo de vampiros con exceso de celo". "He hecho todo lo posible para protegerla", anunció Levet, pasando a inclinarse contra la pierna de Laylah en un gesto extrañamente conmovedor. "Pero ya sabes cómo los vampiros pueden ser de imposibles". Darcy miró hacia su compañero. "Intimamente". Styx llego a acariciar una tierna mano por la mejilla de Darcy. ¿"Mi querida, tal vez podamos terminar esta conversación en un lugar más seguro?" Laylah dio un paso hacia atrás impulsivamente, olvidando su placer momentáneo sabiendo que en realidad a nadie le preocupaba ella en el mundo, olvidada en una oleada de miedo. "No." Tane la tiró a sus espaldas, su cuerpo fuertemente enrollado, como si se preparara para la guerra. "¿A dónde tiene la intención de llevarla?" gruñó. "Tane calmate". Styx levantó una mano, el movimiento hizo que el medallón que colgaba alrededor de su cuello en resplandeciera por las luces del techo. "Por ahora me basta con unas pocas preguntas para Laylah. Ella estará a salvo en mi guarida". Tane no estaba satisfecho. "¿Se ha comunicado con los Oráculos?" Styx redujo su mirada, listo y dispuesto para un partido de mear. "No presione a su suerte, Caronte". "Oh, por Dios, ven conmigo Laylah". Murmurando en voz baja por la falta impresionante de inteligencia entre el género masculino, Darcy engancho su brazo y tiró de Laylah hacia la puerta más cercana. "Vamos a dejar el arrebato hombres sople y tengamos nosotras un poco de intimidad." Laylah se dejó llevar. Cualquier distancia entre ella y el El rey de los vampiros era bienvenida. Pero tan pronto como salio del hangar, ella gentilmente trato de liberarse. "No puedo ir con vosotros." Ella miró a su alrededor, ausente del campo aislado que había sido tallado en una espesa maraña de árboles de roble. Era una noche de primavera perfecta con un cielo lleno de estrellas, pero Laylah estaba más interesada en la limusina esperando cerca de la carretera y que tres vampiros listos para el combate montaban guardia. El infierno, ella sabía que había rumores ridículos de que ella era peligrosa. ¿Pero hablando en serio? Volvió su atención a Darcy. "Tengo..." Se detuvo a considerar sus palabras. "Alguien me está esperando." Darcy sonrió aún cuando tironeó de Laylah constantemente hacia el coche que les esperaba. "Por lo menos nosotros acompañanos para la cena", instó. "Me temo que soy vegetariana, pero me tienen una cocinera fabulosa que hace una lasaña vegetariana para morirse." Antes de que pudiera abrir la boca en una protesta, Laylah se encontraba sentada en la parte posterior de la limusina elegante que fácilmente podría haber arrastrado a los Packers de Green Bay. "Y pensar que yo tenía miedo de que el Anasso fuera implacable," murmuró en renuncia. El estudio privado del Anasso no era lo que Tane había estado esperando. No es que él hubiera estado pensando una habitación llena de las cabezas de sus enemigos decorando con tortura medieval elaborada. Sin embargo, los pulidos muebles de caoba y la alfombra persa delicada parecía demasiado civilizada para el vampiro más poderoso del mundo. En el lado positivo, la gran propiedad en las afueras de Chicago estaba envuelta en una docena de hechizos y maleficios con toda una horda de vampiros que patrullan por si cualquier inconveniente aparecia. Nada ni nadie iba a venir

adentro o hacia afuera, sin que Styx lo decidiera. Por el momento Laylah estaba a salvo. ¿Entonces por qué demonios se paseaba por la alfombra pensando no se que culo mientras luchaba contra el loco impulso de arrancar a través de la casa monstruosa en busca de la hembra? Maldita sea. Había alentado a la mujer cerca de Darcy, Laylah reacia a disfrutar de un baño caliente y la cena. Él tenía un asunto a discutir con La Estigia y era mejor hacerlo en privado. Pero ahora que estaban solos en el estudio que fue revestido de plomo y envuelto en un hechizo de invisibilidad, Tane no podía concentrarme en otra cosa que en el hecho de que no podía sentir a Laylah. Incluso con su amuleto había sido capaz de sentir su extraña conexión. Como si una parte de ella se alojara en algún lugar muy dentro de él. Al instante apartó la idea desconcertante. Nunca. No vamos a ir allí. "Maldita sea Tane, me siento como si estuviera de pie en medio de una tormenta eléctrica" Styx gruñó, irrumpiendo sus pensamientos peligrosos. Con una mueca Tane se volvió para ver que el gran vampiro frotaba una mano sobre la parte de atrás de su cuello. Cristo. No se había dado cuenta de sus poderes habían tenido fugas. "Lo siento". Styx se apoyó en la mesa de armado, cruzando los brazos sobre el pecho. "No sería tan preocupante si no rayara en el placer", se quejó. "Incluso si no estuviera acoplado, no eres mi tipo". "Si ese fuera el lado derecho de los casos, el primero." Styx resopló, su mirada fija haciendo tic en Tane. "No puedo aventurar una respuesta a lo que su tipo es", dijo al fin. "No vayas allí". "Bastante". Tane ensamblo las cejas. "Preciosa". "Valiente". "Un dolor en el culo". Hubo una pausa deliberada. "Prohibida". Un miedo frío se establecio en el intestino de Tane. "¿Es consciente la Comisión de su presencia?" La expresión de Styx apretada con preocupación. "No de mí, pero eso no quiere decir que no hayan escuchado rumores de un mestizo. No les complacera descubrir que un vampiro la ha ayudado a mantenerse escondida de ellos." "Entiendo el riesgo". "Dudo que hagas eso." Tane redujo su mirada. "¿Que es Justo lo que quieres decir?" "Que su mente está nublada". "Ridículo". "Confía en mí, Tane, reconozco a un vampiro cuyo juicio está siendo comprometido por su obsesión por una mujer determinada." Tane hacía tiempo que había aprendido a controlar su temperamento caliente. Nada bueno sucedia cuando dejaba que su rabia lo controlara. Pero, con su compañero poniendo al descubierto su debilidad inusual estaba poniendo los dientes en el borde. "Mi opinión no está abierta para el debate." Styx se enderezó en el mostrador, moviendose con una velocidad vertiginosa clavando a Tane contra la librería imponente. "Yo decido lo que está abierto para el debate, Caronte", gruñó. "Nunca lo olvides." Con la intención de su juego de poder privado, ningún vampiro notó que la puerta se abrió.No fue sino hasta que un extraño chisporroteo lleno el aire que con maldiciones sincronizadas, los hombres se volvieron hacia la puerta. La chispa fue la misma sensación que advertía la caída de un rayo. Y los vampiros y los rayos no se mezclaban. Indiferente ante el peligro, Laylah se lanzo en tromba, su poder en la toma de las luces que parpadeaban. "¿Qué estás haciendo?" preguntó ella, frente al Rey de los Vampiros sin miedo. Tane gruñó en apreciación, la mirada persistente en el color suave que manchó su piel de marfil y el fuego que ardía en sus ojos oscuros. Nunca había sido tan hermosa. Un guerrero de fuego que cobraba al rescate. Su rescate. Asombroso. Era temido, odiado y deseado de vez en cuando. Pero nunca, nunca

protegido. No es de extrañar que La Estigia le lanzara una mirada incrédula ante el olor de cables quemados, lo hizo cruzar a su escritorio. "Maldita sea, ese equipo era completamente nuevo." Él frunció el ceño a Tane, no dudando de hacerlo responsable. "Su poder no es tan divertido como el tuyo." Laylah se sonrojó, pero ella se negó a dar marcha atrás. Típico. "¿Por qué le hacia daño a Tane?" Styx lanzó la computadora en la basura, con una expresión indescifrable cuando él estudió la hembra erizada. "Necesito respuestas, genio", dijo lentamente. "Si no puedo obtenerlas de ti entonces yo las obtengo de Tane. Este él dispuesto o no". Tane esperaba que Layla mandara al Anasso al infierno. ¿Qué le importaba si caía un maton como el a plomo? Ella había amenazado con hacerlo ella misma en más de una ocasión. En cambio, cruzó los brazos sobre su pecho y fulminó con la mirada a la laguna Estigia. "Está bien. ¿Qué quieres saber?" "Dime lo que sabes de tu pasado." Tane apretó los puños. Con Laylah en la sala podía volver a sentir la conexión entre ellos. Un arma de doble filo, ya que si bien sentía el impulso feroz de asegurarse que estaba sana y salva se había calmado, y era muy consciente del dolor en la demanda de Styx. Aún así se mantuvo cerrada la trampa. Por mucho que pudiera querer proteger a Laylah, entendia que era el único medio para mantenerla a salvo era descubrir la verdad del niño que refugiaba. "Los primeros recuerdos que tengo son de la vida en una granja en Australia con mi madre de crianza", reveló a regañadientes. "¿Un demonio?" "Bruja". Styx redujo su mirada en su tono cortante. "¿Era amable con usted?" Tane se acercó al notar la tristeza instalarse en el corazón de Laylah. "No, ella me amaba como si en verdad fuera su hija," dijo ella, con voz tan suave que apenas se oía. "Pero si lo que he aprendido en Londres es cierto, entonces todo lo que me dijo fue una mentira." Styx se sentó en el borde del escritorio. "La criatura más peligrosa del mundo es una madre que protege a su cachorro. Ella va a mentir, engañar, matar, e incluso morir si es necesario. ¿No harías lo mismo?" Ella frunció el ceño, como si tuviera en cuenta las palabras contundentes de Styx. Por fin hizo un gesto, un parte de su traición parecía más fácil. "Supongo". "¿Qué pasó con ella?" "Un día yo estaba recogiendo las hierbas que se utilizaba Sadira en sus conjuros de ilusión cuando la oí gritar. "Su misma falta de emoción, manifiesto la profundidad de sus heridas. Toda la curación estaba fuera de lejos. "Corrí de vuelta a nuestra casa pero era demasiado tarde. Ella estaba... "Ella se vio obligada a detenerse y limpiar la garganta. "Ella estaba en el porche con su garganta cortada abierta". "¿Muerta?" Laylah se estremeció. "Siempre he supuesto que lo estaba, no era tanta sangre, pero fui capturado por el mago antes de que pudiera llegar hasta ella." Styx disparó una mirada de advertencia, cuando Tane instintivamente dio un paso hacia Laylah. De mala gana Tane se detuvo. Ellos estaban a merced del Anasso. Por la razón que fuera, él estaba dispuesto a escuchar por lo menos a Laylah, pero Tane no se engañaba a sí mismo. En el momento en que La Estigia decidiera que ella representaba un peligro para sus vampiros ella iba a ser sacrificada a los oráculos. Sin problemas. Sin despeinarse. "Víctor dijo el mago lleva por nombre Sergei", dijo Styx. La ira reemplazo sus recuerdos dolorosos. "Él nunca me dijo su nombre." "¿Qué le hizo a usted?" "Styx", gruñó Tane. Un dolor agudo arremetió a través de Tane cuando Styx lo castigó por su intervención. Sólo una pequeña muestra de lo que podia hacer. "La verdad es todo

lo que va a salvarla, Tane", advirtió el rey. Luego, volvio su atención a Laylah. "¿Y bien?" Laylah se puso tensa, pero ella se negó obstinadamente a agacharse debajo de la mirada de refrigeración. "No sé exactamente cómo el mago me noqueó, pero cuando me desperté, estaba encerrada en una celda en el norte de Siberia". "¿Siberia?" Tane hizo eco en la sorpresa. "¿Eso es un poco aislado, no es cierto?" "En realidad, confirma lo que Víctor ha descubierto sobre el mago," Styx respondió. "¿Víctor ya tiene el historial del hijo de puta?" Tane estaba impresionado. "Eso fue rápido". "Víctor es nada mas que eficiente". ¿Eficiente? Sí. También un brutal, despiadado, y muy frío asesino. No era de extrañar que la superautopista de la información tuviera una ruta directa a su escritorio. "¿Qué aprendió?" "Sergei Cracovia hizo su primera aparición como un místico en la corte real de Pedro el Grande. "En la voz de Styx tuvo lugar el desprecio hacia todos los vampiros que usaban magia. "Él se proveyó de una vida de lujo mediante la producción de unos pocos menores `milagros' y por actuar como un consejero espiritual, pero por lo que Víctor pudo descubrir su verdadero interés estaba en las antiguas profecías. Su biblioteca es digna de competir con la de Jagr". "Eso está diciendo algo", murmuró Tane. Se rumoreaba que la antigua Goth de la biblioteca tenía más de veinte mil libros y pergaminos. "El mago está convencido de que está destinado a liderar al mundo hacia una nueva era" Styx continuó con una mueca. "Cualquiera que sea el infierno lo que eso signifique." Tane puso los ojos en blanco. Cada tirano a medio cocer afirmaba poseer la capacidad de guiar al mundo hacia una nueva era. Laylah, sin embargo, se llevó una mano al pecho, el olor de su miedo clavándose el aire. "El bebé", susurró. "Él y mi tia loca de mierda piensan que pueden utilizar al niño para reencarnar el Señor Oscuro." Styx asintió con la cabeza, claramente habiendo sido informado por Victor del encuentro de Laylah con Marika. "¿Dónde está el niño?" "No estoy del todo segura." Ella levantó una mano cuando los ojos de Styx brillaron de frustración. "Calmate". Styx arqueó una ceja. "¿Calmarme?" "Usted tiene esa mirada que dice que usted está pensando en darme lecciones en el mantenimiento de secretos... bla, bla, ba." "Nunca doy una conferencia," trató de negar La Estigia, sólo para dar marcha atrás en la ráfaga cerrada de la risa de Tane. "Yo podría animar a otros a ver las cosas desde mi punto de vista." "Bueno, no se moleste con sus estímulos ", dijo Laylah. "Pasé mi tiempo con el mago encerrada en una celda más o menos bien envuelta en los hechizos que apenas podía sentir lo que me rodeaba". "Tiene que haber algo que recuerde," le solicito la Estigia. "Recuerdo que el mago entraba por la mañana a la celda y luego el mundo se volvia negro." Se frotó las manos sobre sus brazos desnudos, como si de repente sintiera frío."Cuando me desperté estaba en una cueva oscura, congelada." "¿Una cueva?" Frunció el ceño La Estigia. "¿Dónde?" Laylah se encogió de hombros. "Creo que fue al norte de donde nos alojábamos, pero no puedo decir hasta qué punto. Tal vez podría encontrar la sombra si caminara." Styx y Tane se miraron en silencio. A nadie se le deja un niño que se rumoreaba que poseyera una parte del Señor Oscuro se podría esconder alrededor de una cueva. No importa cuán remota. "¿Habia alguna marca en la cueva?", Preguntó La Estigia. Ella sacudió la cabeza. "No, nada más que niebla". Tane ausente acaricio la empuñadura de su daga. "¿La niebla que utilizó para ir a Londres?" "En cierto modo. Cuando entro en las brumas siento una... "Ella se detuvo, arrugando la

frente en su lucha por la palabra correcta. "Corredor. Al igual que una carretera en el borde de mundos diferentes. Esto era más como una burbuja". "¿Como si fuera autónomo?" Exigió La Estigia. "Exactamente", estuvo de acuerdo Laylah, claramente sorprendida por que la laguna Estigia diera la descripción exacta. Tane no la culpo. La Estigia era tan bueno imponiendo su fuerza física que era fácil olvidarse de que tenía un cerebro. Él lo hizo a propósito, por supuesto. Le gustaba que los demás lo subestimaran. Tane se volvió hacia La Estigia. "¿Sabe usted dónde está?" "No, pero sospecho saber lo que es." "¿Lo va a compartir?" Styx se encogió de hombros. "Yo" sólo he oído rumores, pero dicen que los genios de pura sangre son capaces de crear pequeñas fisuras entre los mundos para esconder sus tesoros."

Capítulo 11

Laylah llevó una mano a su estómago revuelto. Ella no queria hablar de su hijo. En especial, no con un vampiro que aún no había que demostrar que no era de confianza y que no estaba preparando entregarla a los oráculos. Sin embargo, tenia que admitir que la información era necesaria si se iba a proteger al bebé. "Eso explicaría por qué necesitaban un perro mestizo de genio", dijo Tane, cruzando los brazos sobre su pecho desnudo. Styx asintió con la cabeza, su mirada siempre fija en Laylah. ¿Sospecharia el Anasso que desaparecería en el momento en que ella tuviera la fuerza de la sombra a su pie? Si creyera que iba a dejarse capturar era un idiota. "¿Hubo algo, fuera del niño en la niebla?" Se obligó a pensar de nuevo en su tiempo en la cueva. Recordaba el frío. El tipo de frío que hizo que sus pulmones sintieran dolor. Y la sensación de vacío estéril, como si estuviera a una gran distancia del pueblo más cercano. Entonces el mago le había empujado hacia adelante y ella había caído en la niebla girando. En el momento ella "había estado aterrorizada. Ella veía sólo sombra y camino por ella un puñado de veces y en breve pensó que la había empujado a través del pasillo a otro mundo. "No." Ella se estremeció, a sabiendas de que probablemente habría sido mejor si hubiera dejado al bebé donde había sido escondido. Pero, ¿cómo iba a saberlo? Incluso ahora estaba convencida de que el niño había llegado a su mano para tocar su corazón. O eso, o era una lunática. Existia una posibilidad distinta. "Es una pena", murmuró Styx, con el ceño fruncido. "Hubiera sido bueno si tuviéramos un indicio de por que el niño estaba escondido en la fisura." "¿Sin duda, era de un genio?", Desafió Tane. "No necesariamente". Contesto Styx mirando a Laylah "El Señor Oscuro..." "El niño no es malo", le interrumpió ella, con las manos apretadas a su lado. "¿Cómo puedes estar tan seguro?" "Lo sé." Styx se volvió a mirarla a los ojos de nuevo, nada convencido. Gran sorpresa allí."Sólo lo sé" no es una garantía infalible. Gracias a Dios que él no era la prensa. "Así que tomó al niño de las brumas." Retorno al hilo de la conversación anterior."Entonces, ¿qué pasó?" "Sergei nos regresó a su casa y me encerraron de nuevo en mi celda con el niño." Styx empujo el escritorio,

parecia no darse cuenta la forma en que se alzaba sobre ella. Al menos ella asumió que no fue intencional. ¿Quién sabía de los vampiros? "Después de hacer este tipo de esfuerzo para tener en sus manos al niño, ¿por qué lo dejo?" Jadeó. Laylah dudó antes de revelar la verdad de mala gana. "Debido a el miedo del hechizo del estasis que se envuelve alrededor del bebé. Por lo que yo sé "soy la única que lo puede tocar". Tane se trasladó a pie junto a Styx. Laylah contuvo el aliento enredado en la garganta. Hable acerca de un exceso de riquezas. Incluso furioso con los vampiros por su interferencia, ella era mujer lo suficiente como para apreciar la vista de dos de los mejores postres que caminaron sobre la tierra. Los aztecas altos con su belleza imponente y el poder desconcertante. Y el bronce, la miel de esos ojos que la hicieron pensar en una noche caliente, tropical y en sexo exótico. Montones y montones y montones de sexo. Tane le lanzó una mirada cómplice, pero era lo suficientemente inteligente como para mantener cualquier comentario listillo para sí mismo. "Podría haber sido un disparador", dijo en su lugar. "Sí", coincidió con la Estigia. Laylah sacudió su extraña fascinación. "¿Qué?" ¿Cuál es un factor desencadenante?" "Los demonios más poderosos pueden torcer un hechizo para reconocer tanto a una persona específica o a una aparición específica", explicó Tane. "Podría ser que el hechizo se tejió para obligar al niño a la primera persona en entrara en la niebla". Laylah nunca había oído hablar de tal poder, pero por otra parte, su madre adoptiva había guardado un montón de cosas ocultas. Ella hizo a un lado el recuerdo de Sadira "pretendiendo mientras que trataba de enseñar la magia a Laylah. A lo largo ella sabía que sus poderes eran los de una gitana, no de una bruja. Más tarde debia ordenar sus emociones enredadas. "Cualquiera que sea la causa, hizo rabiar al mago", dijo. "Yo podía oír su berrinche a través de las paredes de hierro sólido." Una sonrisa fría tocó la boca de Styx "¿Es cuando te dejó ir?" "¿Estás bromeando?" Se burlaba de Laylah. "El muy cabrón no me dejó ir. Unas semanas después me enteré de lo del bebé y Sergei de repente se asustó. "Levantó bruscamente la mano mientras sus labios se abrieron con preguntas previsibles."El no me dijo su secreto. Nosotros no eramos los mejores amigos que pasaban las noches charlando de los demás", peinándonos el pelo y compartiendo nuestros secretos más íntimos. Una noche entró en la celda y me noqueó. "Ella se encogió de hombros. "Me desperté en Roma." "¿Roma?" Styx levantó una ceja. "Él tomó el riesgo de elegir una ciudad tan densamente poblada por demonios." Ella lanzó una carcajada aguda cuando recordó a Sergei volando presa del pánico a su guarida. "Creo que su elección se hizo a toda prisa en lugar de ser un plan de escape bien pensado." Ella se estremeció. "Y yo puedo decirte que no lo culpo, si era mi tía Marika tan encantadora en ese momento como hoy en dia, y estaba a su cola. Esa mujer puede hacer huir a cualquiera por terror." Tane asintió con la cabeza triste, pero Styx se mantuvo enfocado en su interrogatorio. No hay duda de que fue entrenado durante la Inquisición española. "¿Tenía una guarida privada en Roma?" Laylah negó con la cabeza. Su breve tiempo en Roma no fue mejor que el tiempo que fui mantenida como rehen en la guarida de Siberia. El me metió en una celda de hierro con unos grilletes empalados en un armario y la plata alrededor me condujo sobre el borde. "No, nos quedamos con las brujas locales", dijo ella, su voz llena de dolor al recordar. La expresión de Styx apretada como la de Tane

quien se trasladó para colocar un brazo protector alrededor de los hombros de Laylah". Ella no podía saber si desaprobaba que Tane tocara a un chucho asqueroso, o si se quería que dejase las demostraciones públicas de afecto. Y ella la tenía sin cuidado. Se sentía bien al tener un poco de apoyo. "¿Permitieron un demonio prohibido en el aquelarre?" El vampiro más viejo preguntó, indiferente a sus sentimientos. Oye, ¿qué fue eso de nuevo? "Sergei tuvo cuidado de ocultarme en sus habitaciones privadas. Además tenían miedo de él. Si no fuera por Caíne, sin duda, todavía estaría encerrada en ese condenado armario." Tane disparó un gesto asustado. "¿El perro la salvo?" Arrugó la nariz. Yo no estoy segura si rescate es la palabra adecuada. Quiero decir que hicimos un pacto de beneficio mutuo." Tane rozó con el dedo la mejilla, su toque reconfortante. "¿Cómo lo encontraste?" "Una de las brujas era su amante y ella esperaba impresionarlo con el “Genio dentro del closet". Caíne regresó a la mañana siguiente para ofrecerme la oportunidad de escapar de Sergei si yo estaba de acuerdo en ser su..." Sus labios se torcieron cuando ella recordó el guapo perro y su descripción. "Arma secreta". "Perro arrogante". Tane gruñó. Ella inclinó la cabeza hacia atrás, sorprendida por la cruda furia que brillaba en los ojos de miel. "¿Pensé que habían matado a Caíne?" Fue La Estigia el que contestó. "Los vampiros tienen todavía que reclamar el placer," pero confío en que pronto será mi invitado". "¿Por qué sospecha que Caine no es una buena persona?" Murmuró Laylah. "El perro tomó la hermana de mi compañera como su prisionera. El tono de "Styx" advirtió el oscuro dolor para cualquiera lo suficientemente estúpido como para lastimar a su pareja. Ridículo, Laylah brevemente se preguntó lo que se debia sentir el ser amado por un demonio enorme. Darcy debia sentir... ¿qué? ¿Querida? ¿Capacitada? ¿Ahogada? ¿Tal vez una combinación de las tres? "Un crimen que finalmente pagará", continuó Styx, sin darse cuenta de sus pensamientos estúpidos."Pero por ahora creo que tenemos asuntos más importantes que discutir. ¿Cómo se las arreglo Caine para mantenerlos alejados de los magos?" "Caine tiene un talento para la creación de productos farmacéuticos", admitió. Con los años el perro había hecho una fortuna con su habilidad para crear drogas de diseño que los seres humanos anhelaban. "Resbaló un sedante en el jugo de naranja de Sergei y mientras que él quedó inconsciente nos escapamos." La Estigia la miró sorprendido. "¿El mago se durmió con un sedante?" "Confía en mí, recibió una enorme carga." Tane entrecerró los ojos. "¿Te quedaste con Caine en Roma?" "No, Caíne me envio a su guarida en los Estados Unidos para que sus brujas particulares pudieran mantenerme oculta." Ella sonrió. Cuando llegó a la guarida de Caine en las afueras de San Luis todo le había parecido casi el paraíso. Claro que ella tuvo que vivir en una dependencia por que estaba envuelta en gran medida por hechizos de disfraz, y a menudo fueron años sin hablar con otro. Sin embargo, sus habitaciones eran lo suficientemente cómodas, y lo mejor de todo, ella y el bebé se ocultaron de forma segura del mundo. Ah, y un televisor de pantalla ancha y de quinientos canales de cable gratis. No estaba mal. "No lo hice" y solo lo volvi a ver hasta que llegó a San Luis con un bebé". "Harley", dijo Styx. "Sí, pero él se negó a hablar de dónde venía ni por qué era tan protector con ella", informó a toda prisa Laylah a él. Darcy había pasado el ultimo año de su vida bscando cualquier información acerca de cómo Caíne había puesto sus manos sobre Harley y si él,

dijo todo lo que involucrara a Darcy" y las otras hermanas. Al parecer, una de los cuatrillizos seguia desaparecida. "Yo lo siento, no se nada más." Styx la estudió en silencio, con el peso de la verdad de sus palabras. "Cuénteme sobre el niño," al fin dijo bruscamente. Se tragó un suspiro. El rey de los vampiros no era nada si no implacable. Como la tortura china del agua. "No hay nada mas que decir. El bebé esta envuelto en un hechizo de inmovilización que nadie puede penetrar. Yo ni siquiera estoy segura si en verdad es un chico o una niña." Tane levantó la barbilla de nuevo en su estudio con una expresión indescifrable. "¿Estás segura de que esta vivo?" Ah, pensaba que su soledad la había llevado a la realización de que todo era el equivalente mágico de una cáscara vacía. Podría haberse sentido insultada si no existiera la posibilidad real de que hubiera estado loca de atar, sin el bebé que le diera un lugar en su miserable existencia. "Puedo sentir su esencia, pero no es consciente,"dijo ella, con un tono firme, lo suficiente para advertir que ella no era iva a debatir lo que sabía de su corazón. El niño estaba vivo y qle pertenecía a ella. Styx dio un paso adelante. "¿Y el ha cambiado a lo largo de los años?" "No." "¿Dónde está el niño ahora?" La pregunta abrupta llegó sin avisar, pero Laylah estaba preparada. Cruzando los brazos sobre el pecho, se encontró con la mirada oscura de Styx, sin retroceder. "Oculto con seguridad." "Es necesario que..." "No." "Tal vez sería mejor si yo hablara con Laylah en privado", interrumpió Tane, sabiamente evitando que Laylah provocara el demonio más peligroso en la faz de la tierra. Tane esperó hasta que La Estigia saliera de la habitación y cerró la puerta detrás de él antes de dedicarse a mirar la expresión testaruda de Laylah. Ella levantó una mano y lo señaló con el dedo en la cara. "Ni siquiera lo pienses." “¿Pensar en qué?" "Ni creas que por que te has metido en mis pantalones me puedes manipular." Un brote de cólera quemó a través de él. ¿Metido en los pantalones? Ella lo hizo sonar como un niño ansioso por una fraternidad laica fácil. La verdad del asunto era que él había tenido las mujeres más bellas y poderosas en el mundo pidiendo compartir su cama. Pero no era el orgullo de un hombre lo que le hizo darle un tirón con fuerza contra su cuerpo, o el deslumbramiento hacia sus ojos muy abiertos. "Te atreves otra vez a desechar lo que arde entre nosotros", jadeó. Su pulso golpeado en la base de la garganta, pero ella se negó obstinadamente a ceder. "No hay nada ardiendo entre nosotros. Hemos tenido relaciones sexuales. Fin de la historia." Se inclinó, raspando un colmillo completamente extendido en la línea de su yugular, el estómago retorciéndose con una necesidad primitiva de degustar el rico néctar de su sangre. "Si yo realmente pensara que crees lo que dijiste te tomaria aquí y te demostraria lo equivocada que estás," dijo, moviendo los labios contra el raso de su piel. "Tane". Ella se estremeció, el perfume de su emoción ante las burlas de sus sentidos, pero sus manos levantadas para presionar contra su pecho. "Para". Se retiró para estudiar el rubor de sus mejillas, la excitación marcandolas con satisfacción de suficiencia. "Tú me perteneces". Sus ojos se iluminaron, pero era lo suficientemente sabio como para no intentar continuar con el ridículo argumento. "¿Pensé que querías discutir sobre el bebé?" Sus labios temblaban. "Y yo pensaba hacerlo". Sin previo aviso, se retorció de sus brazos, moviendo la cabeza mientras ella se apartaba. "Usted no va a engañarme." Haciendo caso omiso de la necesidad de tirarla a la espalda en su abrazo, Tane permitió que su mirada se deslizara sobre su pálido rostro y el

cuerpo rígido a cabo. Ella era tan hermosa como siempre. El pelo rojo brillaba como el fuego en la luz del techo. Las características de marfil talladas con una delicada perfección. El cuerpo delgado era una combinación tentadora de los músculos duros y las curvas femeninas. Pero, en los ojos oscuros permanecian sombras alrededor y la tensión zumbaba. Estaba ansiosa por regresar a su hijo y sospechaba tenía la intención de detenerla. Una sospecha fundada, por desgracia. Cada maldito demonio en el mundo pronto estaría en la búsqueda de la última y la esperanza más grande para volver al Señor Oscuro. Ya sea por la gloria de volver a su dios o para destruir la amenaza potencial. Tane no podía permitir que Laylah estuviera de pie en la línea de fuego. "¿Engañarla a usted?", Dijo con una puñalada en la inocencia. Su barbilla se proyectaba, no creeré su pretensión por un minuto." "Yo no voy a entregar al niño." Juró en frustración. El es la única esperanza de evitar una confrontación directa. "¿Qué otra opción tienes, Laylah?" Él plantó las manos en las caderas. "Usted no es ninguna tonta." "Estoy abierta al debate." Él ignoró la salida lateral murmuró. "Usted ha sido marginado, mi dulce. Muchos demonios, ahora sabemos que hay una mestiza Genio en libertad con un niño que tiene el potencial para resucitar al Señor Oscuro." Él se cubrió la cara con las manos, sosteniendo su mirada, cuando trató de hacer su punto. No importa qué tan despiadada vaya a ser. "No hay nada que pueda ocultar el bebé y que pueda asegurar que va a estar seguro". El miedo pasó por los ojos antes de que ella tercamente lo escondiera detrás de su listo temperamento. "Si no hay sitio seguro entonces ¿por qué los vampiros quieren participar? ¿O puedo adivinar? "Sus ojos se estrecharon. "Tan pronto como yo sea lo suficientemente estúpida como para revelar donde el bebé se oculta van a informar el tanto de nosotros a la Comisión. Dime, Tane, ¿se puede conseguir un acuerdo global?" "Usted debe tener una adicción por jugar con fuego", advirtió, su voz suave. "Todo lo contrario." Ella movio en la distancia las manos. "Todo lo que quiero es paz y tranquilidad y un lugar donde pueda quedarme con el bebé a salvo." Apretó los dientes. Me encantaria "Sintiendo que su toque de nostalgia melancólica tiró de su corazón. "Un sueño imposible". "Tal vez, por el momento, pero con el tiempo mi gestión nos proporcione un hogar. “Yo no estoy indefensa." Sus labios se torcieron en una sonrisa sin humor. "Yo estoy dolorosamente consciente de sus poderes, pero no estoy dispuesto a hacerme la vista gorda a los peligros que le acechan. "Yo apuesto mi Rolex favorito que Marika y su mago están en busca del niño." Sin previo aviso se dio la vuelta sobre sus talones y caminó a través de la oficina, sus facciones hermosas puestas en líneas de determinación. "No," buscándome a mí ", corrigió ella. "Yo soy la única que puede tocar al bebé. Ellos me necesitan." El miedo erizo su espalda. "Alto ahí, Laylah". Ella miró por encima del hombro. "¿Qué?" "Yo estoy comenzando a reconocer esa expresión". Ella se volvió abruptamente a su ritmo. "Usted no sabe de lo que está hablando". Con una velocidad de vértigo estaba al otro lado de la habitación, tirandola a su alrededor, usted no debe poner en riesgo su don" dijo frunciendo el ceño. "Usted y su costumbre de desaparecer subitamente me esta volviendo loco y yo no lo voy a permitir." "¿No lo permite? "El aire se llenó de espinas peligrosas. "Yo puedo freírlo simplemente por ser un culo arrogante." "Y yo debollevarla a la prisión mas cercana." Con un esfuerzo aflojó su apretón en el brazo, su sentido de hombre

Neanderthal enviandole impulsos. "Laylah, usted no va a hacer de usted mismo un cebo." Haciendo una pausa. El placer atravesándola como un rayo menos letal, aún con más aterrador deleite de atrapárlo en la noche entre los mundos. "Sólo será el tiempo suficiente para llevar a Marika y a Sergei a distancia", al fin rompió el silencio. "Una vez que hayan perdido mi camino puedo volver a recoger al bebé y desaparecer para siempre." Su poder criticó a través de la habitación, golpeando invaluables primeras ediciones de los estantes y haciendo que las luces parpadearan. "¿Se supone que es una broma?" Ella palideció, pero se mantuvo firme. "Yo debo admitir que no es el mejor plan..." "Es una misión suicida y tú lo sabes", le espetó. "No, no es necesario ser tan melodramático. “Yo he sobrevivido por mi cuenta durante mucho tiempo". "Mierda suerte de culo, que lo ha obligado a quedarse sin tiempo." Ella contuvo el aliento furiosa cuando subió en puntas de pie y apuntó con un dedo en el centro de su pecho. "Yo no estaba pidiendo su permiso, He-man La agarro de los brazos y la levantó hasta que estuvieron caras a caras.Frente al Frente. "Entonces es obvio que ha olvidado que es mi prisionero. Usted no va a ir a ninguna parte." "¿Es usted quien esta en mi poder? "Tierra fuera, ahogándolo en la deliciosa sensación del calor de una mujer furiosa. Incluso cuando ella lo frustraba como el infierno fuera de él, la imagen de ella sobre la mesa de Styx difundiéndose, mientras el empujaba profundamente en su cuerpo fue abrasadora en su cerebro. "Usted está en mi poder y le mando que me deje ir." Afirmó sus labios en un beso de propiedad flagrante. "Jaque mate". Sus labios se suavizaron en un breve momento de locura, luego fue apretando las manos contra su pecho."Tane..." "No Laylah, usted gana. "Volvió sus pies a la alfombra de lujo, pero la aferró de los brazos, incapaz de dejarla ir. Maldita sea. Deberian haber muchas buenas opciones. No es así en tanto la Comisión la considerara un peligro. Lo que necesitaba era tiempo para convencer a los malditos Oráculos que esta mujer no era una amenaza. Y lo más importante, debia impedir que consiguira suicidarse antes de que pudiera hacerlo. "No puedes ir a ninguna parte sin mi aunque hayas ganado " No sigas." Ella frunció el ceño ante la dura advertencia en su voz. "¿Por qué?" "Yo no lo se."

Capítulo 12

Fue su honestidad sencilla lo que la dejó sin aliento. Junto con sus funciones cerebrales superiores. ¿Tú no lo sabes...? Ella podría devolver el sentimiento. El vampiro la había condenado a retorcerse en nudos que nunca sabia si iba o venía. En un momento ella quería convertirlo en un pequeño montón de polvo y al siguiente quería apoyarlo contra la pared más cercana y hacer cosas muy malas para tener su cuerpo duro, perfecto. Perdida en la mirada de miel, Laylah casi se salió de su piel cuando la voz de Styx resonó a través del intercomunicador. "Tane. Te necesito en el piso de arriba." Tane se puso rígido, apretando el agarre

en sus brazos. "Ahora no", gruñó. "Ahora", el antiguo vampiro espetó. "Maldita sea". Tane abruptamente dio un paso atrás, con una expresión ajustada de frustración. "Yo gané" no pasará mucho tiempo". "Y ellos también vienen con..." "No, mi dulce". Dijo Tane con firmeza haciendo caso omiso de sus palabras, cruzando los brazos sobre el pecho. "Si Styx quisiera unirse a nosotros, entonces habría preguntado por ti." Ella frunció el ceño, su inclinación del estado de ánimo girando sobre convertirlo a él en pan tostado en vez de lamerlo de pies a cabeza. "¿Así que se supone que debo esperar aquí como una buena chica, mientras se decide mi futuro?" "Es mucho más probable que esto no tenga nada que ver con usted, Laylah". Sus manos crispadas a los costados. "Sí, claro." "¿Has olvidado que Styx es el rey de los vampiros y yo soy su Caronte?" Le sostuvo la mirada, su rostro dolorosamente hermoso imposible de leer. "Quédate aquí". Su corazón se olvidó de ganar. Mierda. ¿Pensaba que hizo mejor las cosas? "Tane", dijo mientras se dirigía hacia la puerta. Se detuvo y se volvió para mirarla a los ojos preocupados. "¿Sí?" "¿Qué pasa si esto es un negocio de vampiros?" Se encogió de hombros. "Entonces me voy a hacer con mi deber." Ella estaba de pie directamente delante de él sin saber cómo había llegado allí. "A Carónte" ¿tu deber?" Otro encogimiento de hombros. "Sí". Que se vaya, susurró una voz en el fondo de su mente. Con Styx y Tane distraídos tendría la oportunidad perfecta para escapar. Tal vez la única oportunidad. Pero en lugar de eso lo agarró del brazo, con la mirada pegada a su cara como si estuviera desesperada por memorizar todas las líneas elegantes y las curvas. "¿Qué significa eso?" "Ahora no es el momento..." "Por favor, necesito saber." Ella apretó hasta que sus uñas se clavaron en su carne, ya sospechando de que su posición entre los vampiros no sólo era una de poder, sino de intenso peligro. "¿Qué hace exactamente un Caronte?" Ella lo sintió tenso, como si estuviera sorprendido por su reacción feroz. El infierno, él no podía estar más asustado que ella. Los minutos marcados por el, hasta que por fin se paso los dedos por el pelo de punta. "Esto no es de conocimiento común, pero hay vampiros que se convierten en adictos a la sangre de alcohólicos y drogadictos", dijo, su voz por instinto bajando mientras compartía la debilidad privada de los vampiros. "Con el tiempo los vuelve locos. Nosotros debemos encontrarlos y matarlos antes de que sea demasiado tarde y no vayan a entrar en completa sed de sangre." Una bola de hielo que le formo en la boca del estómago. "¿Qué pasa?" "Van a ir en un alboroto sin sentido y van a destruir todo y a todos en su camino." Ella contuvo el aliento sorprendido. Ella estaba preparada para el peligro. No para alborotos sin sentido. "¿Y es su trabajo detenerlos?" Su voz era gruesa. "No" Cuál es la otra opción. "Sus dedos ausente acariciaron la concha de la oreja. "Una vez un vampiro cruzo el umbral de la locura y no detuvo la masacre hasta que se agotaron las víctimas y fue decapitado." Su toque celebró su magia habitual, envíando pequeñas sacudidas de placer a través de ella, pero fue consumida por el terror a los riesgos locos que este vampiro tomaba con su vida. "¿Por qué tú?" Su mirada de miel abrumaba profundamente a los ojos de ancho, que parecían buscar la verdad de sus emociones enredadas. Sí, buena suerte con eso. "¿Yo?" Jadeó. "¿Por qué tiene que ser el uno el que caza a los psicópatas asesinos en serie?" "Porque el Caronte soy yo." Su aliento silbó entre dientes apretados. Estaba siendo deliberadamente evasivo. Lo cual significaba que estaba

ocultando algo. "¿Se le ordeno o fue un programa de voluntariado?" "Styx se acercó a mí con la propuesta y yo acepté." "¿Sólo de esa manera?" "¿Por qué suena tan escéptica?" "Porque no creo que nadie estuviera dispuesto a ponerse en una posición de ser un verdugo."Dejó caer la mano, su expresión cerrada como la almeja proverbial. "Tiene que hacerse". Su temor se profundizó en su declaración de plano. Era el tipo de cosa que un hombre decia cuando dejaba la intención de ser razonable. "Yo no estoy discutiendo la legitimidad del trabajo, por qué debería elegir hacerlo." "¿Por qué no?" La mirada de miel se traslado a algún lugar por encima del hombro."Cada vampiro le encanta la emoción de la caza. Styx ha intentado todo lo posible para civilizarnos, por lo que trato de enfrentar a mis raras habilidades contra un oponente digno." Ella soltó un bufido. Sólo un idiota podría dudar de que Tane fuera lo suficientemente agresivo para disfrutar de rasgar la garganta de un enemigo. Pero no había manera de que pudiera ser convencido de que iba a tener el placer de sofocar un hermano que estaba loco de sed de sangre. Además, nadie deliberadamente, adoptaria una posición que le hubiera rechazado por su propia familia. "¿Usted ama la caza tanto que está dispuesto a ser temido y condenado al ostracismo por su familia?", Desafió ella. Sus cejas se levantaron. "¿Qué te hace pensar que soy un paria?" Yo no soy estúpida, Tane. "Ella cruzó los brazos alrededor de su cintura, un dolor familiar instalandose en el centro de su corazón. Ella sabía todo acerca de rehuir. Y el dolor de ser siempre visto como una amenaza, no importaba lo mucho que se esforzaba por demostrar su valía. "Pude ver cómo el clan de Víctor le ha tratado”. La mitad de ellos parecía que quería meterme en el agujero más cercano cuando entró en la habitación y la otra mitad parecía que quería clavar una estaca en su espalda." Con un movimiento suave se dirigió a paso hacia el escritorio pesado, pero no antes de que Laylah entreviera las heridas que oscurecieron los ojos de miel hermosos. Las heridas en carne viva, se estremeció de horror. "Mi poder es tan grande que siempre va a ser temido sin importar si soy el Caronte o no." Él se mantuvo de espaldas, con su voz despojada de las emociones abiertas desde muy dentro de él. "Y para ser honesto, me importa un carajo los pendejos que quieren verme muerto. No estoy aquí para ganar amigos e influir en los vampiros." Laylah hizo caso omiso de la rigidez de sus hombros rígidos, y el vibra tornillo conmigo que fue arrojando forma de pulsos de aire gélido. Ella había estado meando fuera de Tane desde el momento en que se conocieron. ¿Por qué parar ahora? "No puedes hacer esto. "Ella se trasladó a pie directamente delante de él. "No conmigo." Se negó a mirarla a los ojos. "¿Hacer qué?" "Hacer de cuenta que no te importa que te traten como a un leproso y menos aquellos que no tienen ningún derecho a juzgarte." Ella llegó hasta tocar la línea dura de su mandíbula. "Que te ocultas lejos del mundo que no te desea. Que volver tan solo hace que sientas dolor en el alma." Se quedó inmóvil en su tacto suave, con una expresión cautelosa. "¿Laylah?" "Usted tiene algo que decir en mi destino, pero... "Poco a poco se sacudió la cabeza."Usted puede ser parte de un clan. Incluso tener una compañera." "¿Compañera?" Raspo su risa aguda a través de sus nervios. "¿Puedes verme en una casa de campo con una cerca blanca?" Bajó la mano, fingiendo que le importaba una mierda que la estuviera dejando fuera. "Está bien, manten tus secretos", le espetó ella. "Y no gusta que me importes." Ella estaba tomando su primer paso lejos cuando Tane llegó a tocar

ligeramente el hombro. "Ella era mi creador". Ella se volvió, reuniendo su mirada con un Tane desolado. "¿Qué?" "Sung Li." Su mano acariciaba distraídamente sobre la piel desnuda de su hombro, pero ella sintió que sus pensamientos estaban muy lejos. "Ella me transformo en un vampiro." "¿Así que ella era tu madre?" Preguntó ella, una sensación de náuseas rodando a través de su estómago. Ella insistió en que le revelara su dolor. Como si tuviera el derecho de compartir sus más profundos secretos. Ahora se dio cuenta de que estaba obligándolo a agitar los recuerdos que lucho por mantener enterrados. "Cada relación entre un niño expósito y su creador es diferente. A veces puede ser un padre y un hijo de conexión, otras veces puede ser sexual. "Su voz fue controlado sin piedad. "Por lo general no hay nada que los mantenga juntos. Hasta el siglo pasado, la mayoría de los niños expósitos de vampiros fueron abandonados por su creador, y rara vez duraban más allá de su primer año. Ahora Styx está tratando de asegurarse de que cualquier nuevo vampiro se traslade directamente a un clan." En cualquier otro momento Laylah habría estado fascinada por la mirada política de los vampiros. Por todo su poder, se cuidaban de mantener su mundo en secreto. Sin embargo, había cuestiones mucho más importantes que ocupaban su mente. "¿Qué paso con usted y Li Sung?" "Ella era mi amante." "¿Su compañera?" Jadeó ella. "No, pero estábamos...cerca." Incluso preparada para la revelación, Laylah se sacudió como si ella hubiera recibido una bofetada. Sung Li. Parecía...exótico. Y sin duda hermosa, como todos los vampiros. Ella quería dar un golpe a la perra, sin saber otra cosa acerca de ella. "Usted dijo que eran". "Ella a muerto." "¿Cómo?" "Yo le corte la cabeza." La verdad se estrelló contra ella. "Mierda. Yo lo siento. Nunca debí haber empujado. "Ella levantó la mano para tocarlo, sólo para tirar de ella por su expresión tensa. Estaba colgando de un hilo y ella no queria caer. Ella había hecho suficiente daño por una noche, muchas gracias. "Se que no es asunto mío." Una tensión asfixiante llenó la habitación. "¿No quieres saber por qué?" Ella se estremeció. No por el choque de su confesión, pero en el horror de la angustia que debia haber sufrido al verse forzado a matar a su amante. "Yo..." Ella se humedeció los labios secos. "No quiero hacerte volver allí." Su mano se deslizó a la parte posterior de su cuello, su pulgar acariciando la línea de su yugular. Casi como si eso lo consolara. "Sung Li era antigua, incluso antes de que ella me hiciera", dijo, su voz en un susurro áspero. "Y al igual que muchos se había vuelto aburrida de su existencia." Laylah frunció el ceño. "¿Ella habia cambiado el entretenimiento?" "Supongo que es una forma de decirlo." Sí. Super Perra. "¿Cuánto tiempo estuvieron juntos?" "Casi 300 años." El dolor punzante que sentía no eran celos. Eso sería...una locura. Freir nueces. Era otra cosa. Algo diferente a los celos. "Bueno, nadie puede afirmar que no fuera capaz de relacionarse él a largo plazo", murmuró. Una emoción que podría haber sido satisfacción apareció en su hermoso rostro en el borde en su voz. Entonces, los amargos recuerdos regresaron, el remedo de sus ojos. "El tiempo tiene poco significado para un ser inmortal." "Tal vez, pero usted debe de haberla amado mucho para haber estado tanto tiempo juntos." "¿Amor?" Él hizo una mueca. "No. Yo era su discípulo, el que adoraba a sus pies. No había afecto verdadero. Si hubiera habido que podría tener..." Esa extraña emoción apretando su corazón aliviado, sólo para ser reemplazado por un deseo más profundo, más

preocupante por envolver apretado contra ella a Tane y ofrecerle... ¿qué? Un consuelo que no entendia y que, sin duda, rechazaria? Se aclaró la garganta. "¿Es posible que tenga qué?" "Yo podría haber aceptado la verdad de su creciente inestabilidad." Le tomó un minuto, que sus palabras se hundieran en su cerebro. "Oh." Ella se dio una bofetada mental en la cabeza. Tendría que haberlo visto venir una milla de distancia."Ella era..." "Un adicto". Ella frunció el ceño ante el pesar que ardía en los ojos de miel. "Eso no fue tu culpa." "No su adicción, pero yo estaba seguro de quien era su facilitador." "Ella era un poderoso vampiro, no Tane, una celebridad de segunda categoría en el Dr. Drew. Dudo que cualquier intervención en el mundo pudiera haber ayudado." Con una maldición murmurada se paseaba por la habitación, sus movimientos espasmódicos. "No sólo una intervención cuando un vampiro es pícaro y seguro como el infiernoque no incluia cualquier mierda sensiblero." Su voz era áspera con el dolor antiguo."Pero yo era débil. Limpié sus accidentes y fingi que no me daba cuenta de sus cambios de humor erráticos. No quise admitir, ni incluso a mí mismo, que se había disparado en la sed de sangre." Laylah se mordió el labio inferior. Ella no necesitaba ser un lector de la mente para conocer que esta historia no tenia un final feliz. "¿Qué pasó?" Tenía la cabeza inclinada hacia abajo, su cuerpo a cabo de manera tan rígida que parecía que podría romperse. "Exactamente lo que cabría esperar." "¿Cuántos?" Ella se estremeció, la imagen aterradora de un vampiro demente bañado en la sangre de otros que hacian su tirada de estómago. "Ella acabó con nuestro clan entero y varios pueblos humanos antes de que me las arreglara para arrinconarla en las montañas del Perú." Vaciló antes de trasladarse a pie directamente detrás de él. Ella no queria empujarlo, pero era obvio que su hábito de guardar sus recuerdos enterrados no le ayudó a sanar. Tal vez si él compartiera el horror que vivio lanzaria el dolor enconado. "¿Por qué no te mato con el resto del clan?" Su risa aguda rebotó en las paredes. "En su mente demente quería a alguien para admirar su glorioso camino de la destrucción." Dioses. Tane no sólo fue testigo de que la mujer que amaba se sumergiera en la locura, tuvo que ver su crisis sangrienta en color vivo completo. Eso dejaria cualquier cantidad de cicatrices. "¿Y nunca se le ocurrió que podría poner fin a su alboroto?" "¿Por qué iba a hacerlo?" Él se volvió lentamente, dejando al descubierto su expresión dura. "Yo había sido su fiel adulador durante incontables años." Ella se acercó y enmarcó su rostro entre las manos. Tenía la piel fresca y suave deliciosa. Perfecta. Pero sus ojos estaban llenos de un dolor que hizo sangrar el corazón. "¿Y ahora lleva la culpa de aquellos que mato?" "No mato". Agarró sus antebrazos, agarrándola a ella como si sintiera el impulso de empujarla fuera o tirar de ella contra su pecho. "Ellos fueron asesinados, Laylah. Sin piedad, salvajemente asesinados." Ella dio la bienvenida a la presión de sus dedos que hurgaban en su carne. Él había estado ahogando sus emociones durante tanto tiempo. Era una maravilla de él no hubiera explotado. "Usted de nuevo no tuvo la culpa." "Eso es mi llamado a hacer." Laylah tragó sus palabras de protesta. El decidió que era su culpa, y por ahora no habria ninguna discusión con él. Hombre típico. "¿Sabía Styx su historia cuando le pidió que fuera su Caronte?" En lugar de eso exigio. Vaciló, su mirada con recelo al reparar su brusco cambio de tema. "Sí". "Bastardo". La Tiró hacia sí, con la mirada instintivamente intermitente hacia

la puerta cerrada. "Ten cuidado, mi dulce, Styx, ha jugado al anfitrión amable hasta ahora, pero no nos engañemos es un enemigo muy malo", advirtió. Se apoyó en la fuerza de su amplio pecho, la sensación de llamarada de entusiasmo habitual agitando en la boca del estómago. Junto con sensaciones mucho más peligrosas. El tipo de sensaciones que una mujer sabia fingían que no existian. "Parece que es un amigo muy malo también", murmuró. Apretó un dedo en los labios. "Laylah". "No, él utilizó deliberadamente su culpa para manipularte en una posición que no sólo te ha hecho un leproso entre los vampiros, sino que pone su vida en riesgo constante", insistió. Él se quedó quieto, con la mirada barriendo su rostro como si buscara una respuesta a una pregunta no formulada. "Apenas constante." Ella hizo un sonido de impaciencia. "¿Has olvidado que fuimos atacados por sus preciosos hermanos el mismo día que nos conocimos?" Sus ojos brillaron con un calor repentino con sus brazos alrededor de ella. "Yo no me he olvidado de nada desde el día en que nos conocimos ", dijo, su tono de voz ronca haciendo golpear su corazón contra las costillas. "Nada". Si, bueno... ídem. Sus ojos se dirigieron a la dura curva de su boca, el recuerdo de la devastación sensual de los labios que se deslizaban sobre la piel sacudio a través de ella antes de que fuera severamente aplastada su llamarada de excitación. No. Ella no dejaría que la distrajera. "No tenía derecho a pedirte tanto sacrificio." "Styx es un líder ta benevolente. "Élla soltó un bufido. "Demonios," hijo de puta ¿Quién no duda en hacer lo que cree necesario para proteger a su pueblo. Pero, el no me manipulo o me obligo a convertirme en un Caronte". Ella frunció el ceño. Tane "La lealtad aterradora haci el Anasso era admirable, pero lo cegaba. "¿Está usted tan seguro?" Sus manos ligeramente rozando por la espalda, como si le ofreciera su consuelo. "En realidad, él es el único que realmente me entiende". Ella sacudió la cabeza, lejos de estar convencido. "¿Entiende qué?" "Él tenía su propia historia con la culpa y las cicatrices de una relación retorcida." Sus músculos de la mandíbula con nudos. "Él sabía que necesitaba un medio tangible de corregir los errores de mi pasado." Laylah reprimió un suspiro de frustración. Quería insistir en que La Estigia estaba usando la culpa de Tane para manipularlo a ser un Caronte. De esa manera podría tener una oportunidad de convencer al testarudo necio que no valia la pena el riesgo. Pero si su posición era una guerra santa personal... Ella sacudió la cabeza. Maldita sea. Ella no queria tratar de hacerlo. Eso Implicaba que le importaba. Y ¿ella ya había decidido que era una muy mala idea? Se oyó un clic desde la dirección de la mesa, entonces l voz de Styx, lleno una vez más la habitación. "Tane, que ganó al igual que lo que le sucede si tengo ir a buscarte." Ambos se estremecieron por el borde de hielo en la voz. Con una maldición baja, Tane se inclinó para darle un beso ardiente antes salir a grandes zancadas hacia la puerta. "Nosotros hablaremos más adelante." "Tane". Él lanzó una mirada por encima del hombro. "¿Sí?", "no lo hagas... "¿No hacer qué?" Ella apretó los dientes. "No hagas nada estúpido." Con los años Tane había preservación. Un asesino de moria. Así de simple. Pero, peligrosa. Apenas tomó nota

desarrollado un sentido agudo de la autovampiros aprendia a mantenerse en guardia o Laylah estaba demostrando ser una distracción de las estatuas de valor incalculable que se

alineaban en los pasillos de mármol o de las obras maestras enmarcadas que, sin duda, harian que un coleccionador se hiciera pis. Lo cual significaba que apenas tomó nota de la alcoba sombría, donde podría estar un enemigo oculto y el techo cóncavo, donde podría haber una trampa establecida. Sus pensamientos se quedaron en Laylah "la ira inesperada. Ella no queria que él fuera un Caronte. Pero ¿por qué? ¿Debido a que ella estaba preocupada por él? Debido a que... ¿le importa? Un calor peligroso agito en su corazón. Un calor que aún se agitaba y aun cuando la difusión tiró bruscamente de sus pensamientos estúpidos cuando una ola de energía lo golpeo casi mandandolo a sus rodillas. Mierda. Mierda. Mierda. Nada más que un Oracle podía tirar un voltaje tan alto. Vaciló fuera de la biblioteca donde podía sentir La Estigia esperando con impaciencia su llegada. El impulso salvaje de correr de nuevo a Laylah y llevársela ardió a través de él.Estúpido, por supuesto. Él no tendría ni una oportunidad en el infierno de sacarla de allí. No antes de que pudieran ser detenidos por la laguna Estigia y los cuervos. O peor aún. Aún así, fueron sólo los años de auto-disciplina los que le dieron la fuerza para pasar por encima del umbral en la vasta biblioteca en lugar de salir corriendo como un vampiro novato con un complejo de héroe. Él iba a convencer a los de Oracle que Laylah no era un peligro O moriria en el intento. Tardíamente en alerta máxima, Tane tomó una mirada cautelosa sobre la larga habitación con las ventanas que daban a la alza del jardín hundido bañado en luz de luna. Allí estaban los estantes con una parte de la colección enorme de libros de Styx, y un mostrador pesado al lado de una chimenea de mármol. A través de la habitación había varias sillas de cuero salpicadas por alfombras caras y una caja de cristal que contenía una serie de pergaminos antiguos. Su mirada resbaló brevemente en el laguna Estigia, que estaba actualmente apoyado en la mesa de trabajo, un atronador ceño fruncido en su rostro, antes de cambiar hacia la criatura hembra que estaba en el centro de la habitación. El asombro corrió a través de él. Cristo. Era tan pequeña como un niño humano con rasgos delicados. En el momento estaba vestido sólo con una túnica blanca con su color gris plateado, el pelo recogido en una larga trenza que colgaba por la espalda. Sería fácil descartar su tan inofensiva imagen si no se tuviera en cuenta el conocimiento ancestral que ardía en los ojos negros y alargados. Y, oh sí, los dientes afilados que se hicieron, obviamente, para desgarrar la carne. Y, por supuesto, no era el poder. Que se golpeaba contra él con toda la sutileza de un martillo. La mujer hizo un gesto para que se acercara Tane con una mano nudosa. "Este es el Caronte". Su voz era baja, hipnótica. "Sí, señora", respondió La Estigia, aunque las palabras habían sido una pregunta. Vio cómo detuvo la mirada en Tane directamente ante ella sin pestañear. "Yo soy Siljar". Tane logró hacer un arco rígido. "Tane". Las facciones quemando a través de los ojos oscuros."Sí, lo sé." Tane se tragó una maldición. El Oráculo podía leer su mente. Ella dio otro ascenso de su mano. Esta usted despedido le dijo al Annaso. "Vamos a hablar a solas." "Como usted quiera." Styx rápidamente se dirigió hacia la puerta, aunque se detuvo el tiempo suficiente para enviar a Tane una mirada de advertencia. Derecho. Al igual que él necesitaba un recordatorio para no meter la serpiente de cascabel letal con un palo. Esperando hasta que La Estigia había cerrado la puerta detrás de él, Siljar se cruzó de brazos sobre el pecho. "Usted ha sido un

vampiro muy malo." "Yo puedo negar que he violado la ley." "Hmmm. Puedo adivinar por qué." Tane le envió una expresión de desconcierto. "¿Sexo?" Ella sonrió. No era un espectáculo especialmente reconfortante con un conjunto de perlas blancas que un tiburón envidiaría. "He evolucionado más allá de las debilidades de la carne, pero eso no significa que me haya olvidado de la tentación." La sonrisa desapareció tan rápido como había llegado. "Aún así, ha interferido en los negocios de la Comisión y no puede ser tolerado. ¿Está familiarizado con Cezar?" Tane hizo una mueca. El vampiro había sido condenado a convertirse en un esclavo de la Comisión desde hace dos siglos por acostarse con un miembro potencial del Oracle. "No es algo personal." "Usted debe hacer un tiempo para encontrarse con él," el demonio le informó. "Él puede decir lo que le ocurre a los vampiros que han probado el fruto prohibido". Tane inclinó la cabeza. "Aceptaré cualquier castigo que le parezca apropiado, pero Laylah es inocente." "Ella es una abominación." Su furia se encendió a través de la habitación, anulando la electricidad y rompiendo una lámpara sobre la repisa de la chimenea. "No por culpa propia", apretó. Ella lo miró sin pestañear a pesar de que era la mitad de su altura y la superaba por doscientas libras. Por supuesto, ella probablemente podría tirar su culo contra la pared con un movimiento de su dedo. "No es culpa de un demonio Urlenal drenar la vida de las personas por el simple hecho de estar cerca de ellas, pero los mantenemos aislados." "Laylah no es peligrosa." "Ella es inestable, como todos los perros callejeros genios." Sus labios se abrieron para discutir sólo para recordar que el oráculo podía ver en su mente. Ya sabía que Laylah había matado accidentalmente al perro en Hannibal. Podría haber sido en legítima defensa, pero aún así demostró que no podía controlar sus poderes. Sin pensarlo dos veces, cayó de rodillas. Aguantando el orgullo. Tenía que hacer algo para mantener a Laylah libre de ser exterminada. "Por favor", susurró. No era el susurro de la bata de satén cuando Siljar dio un paso adelante. "¿Esta abogando por la mujer?" "Sí". "Usted no está acoplado." Ella miró a los ojos de Tane, que estaban casi al mismo nivel con la suya. "Todavía no." ¿Todavía no? Muy bien. Tane rápidamente archivo esa bomba de tiempo potencial como una de las cosas en que no podia pensar. Inclinó la cabeza, haciendo todo lo posible para verse humilde. Ni uno solo de sus talentos más finos. "Sólo le pido que no la destruya a ella sin ofrecerle una oportunidad para demostrar que significa que no haría ningun daño". Los ojos oscuros se estrecharon. "Ella te hace vulnerable y, sin embargo la protegerías. Fascinante". Más bien como suicida, pero él no podía al parecer detener la locura. "¿Puedo preguntarle qué piensa hacer con ella?", Exigió, lo que demostraba su punto."Lo que pretendi hacer desde el principio." "Pero..." "Silencio". Su frente golpeó la alfombra cuando el dolor perforó su cerebro. Santa... mierda. Se sentía como si alguien hubiera encendido un soplete dentro de su cráneo. "Sí, señora", alcanzó a contestar. El dolor desapareció repentinamente y Tane gimió con agradecimiento profundo en los huesos. Podría haber sufrido peor antes, pero él no podía recuerdar cuándo. No es que se le diera la oportunidad de apreciar el relieve impactante. Por Siljar tomó su pequeña cresta y tiró la cabeza hacia arriba para encontrarse con su sonrisa espeluznantemente desagradable. "¿De verdad crees que la Comisión no tenía conocimiento de la Genio mestiza desde el momento en que fue concebida?" Él vaciló. ¿Qué demonios? ¿Estaba

jugando con él? ¿O era un juego más peligroso? "La ley establece que deben ser destruidos." Levantó las cejas grises. "¿Tratas de darme lecciones sobre las leyes que proclamamos?" Tane cuidadoso, Ni debería estar ser Laylah muerta. "No, sólo para entender." Ella vaciló, como si debatiera la posibilidad de continuar con el dolor de la división de su mente o simplemente abrir su garganta. Por fin se soltó el pelo y dio un paso atrás, cuidadosamente doblado las manos en frente de ella. "Se determinó que ella es un principium". Él frunció el ceño cuando se encontró con su mirada insondable. "¿Un qué?" "Un alma poco común que está destinada a jugar un papel fundamental en el futuro del mundo". El suelo parecía cambiar por debajo de las rodillas. Maldita sea. Su extraña sensación de presentimiento... cuando estaba con Laylah no había sido una ilusión que él inventó para dar una excusa para seguir cerca de ella. Él debia estar saltando de alegría volviendose loco. Los Oráculos había decidido que Laylah estaba destinado a ser de utilidad para ellos.Lo cual significaba que no tenían la intención de matarla. Por lo menos no hasta que ella hubiera cumplido con su misterioso destino. En su lugar una bola fría de terror fue presentada en la boca del estómago. En su larga vida había aprendido que ser importante para el futuro del mundo nunca, nunca era una buena cosa. El Martirio chupaba al mártir real. "¿En qué consiste esta función esencial?" Jadeó. "No uses ese tono conmigo." Él se estremeció ante el goteo de poder que apuñaló a través de su cerebro, pero él no podía levantarse. "Perdóneme. Yo sólo... "Él luchó y no pudo encontrar las palabras. "Tendo la necesidad de saber". El dolor se desvaneció hasta que fue sólo una vaga advertencia de que estaba pisando cerca del borde la buena voluntad del Oracle. "Sólo un verdadero profeta puede leer el futuro", dijo con esa voz baja, hipnótica. "Pero la importancia de su nacimiento ha sido escrito en las estrellas." "¿Así que usted no tiene la intención de destruirla?" "Por supuesto que no. Ella es vital para nuestro futuro." Sus músculos se contraían con la necesidad de volver a Laylah. "Entonces, ¿puedo preguntarle por qué quería reunirse conmigo?" "Mis razones son dos." "Maldita sea", murmuró. Ella afortunadamente ignoro su arrebato de impaciencia. "La primera razón es para recordarle a los vampiros que con la Comisión no se juega. Era su deber informarnos sobre la mestiza, sino que ha intentado mantenerla oculta. Usted, intencionalmente ha ignorado nuestras leyes y a otros en peligro de extinción para su propio placer.Obviamente necesita un recordatorio de los peligros de hacer alarde de nuestra autoridad." "¿Y el segundo?", Preguntó, tratando de no tener en cuenta el castigo que se avecinaba. "Para asegurarme de que no va a interferir en Laylah" En el destino de ella." Él se puso de pie antes de que ni siquiera se diera cuenta de que estaba en movimiento. "¿Interferir?" "Precisamente". "Yo no he hecho otra cosa que tratar de mantenerle la cabeza unida a su cuello", argumentó. "Un trabajo que debía venir con una santidad, créame." Siljar no estaba impresionada. "Ha impuesto su voluntad sobre ella, ¿no es así?" Frunció el ceño, por extraño que pareciera ofendido por la acusación. "Usted me hace parecer como Kim Jong-il". "¿Le pido perdón?" "No importa". Encorvado Tane miro sobre un hombro a la defensiva. "Yo sólo estaba tratando de protegerla." "Se le debe permitir tomar sus decisiones libremente." "¿Incluso si la pusieran en una tumba antes de tiempo?" "Si ese es su destino." La mujer movio una mano en advertencia cuando el gruñido de Tane corría por la habitación. "No sea temerario, vampiro. La hembra

es necesaria para el mundo. Usted, sin embargo, es desechables". Su mandíbula apretada. Puede que sea desechable, pero estaría condenado si fuera a dejar que Laylah fuera algún peón sacrificado. "¿Quieres que la abandone a su suerte?" Siljar inclinó la cabeza hacia un lado. Al igual que un pájaro curioso. Sólo con dientes puntiagudos y el poder suficiente para destruir el mundo. "¿Si digo que sí?" Murmuró. "Entonces voy a admitir que tendrá que encadenarme a la pared o matarme a mí para mantenerme alejado." El demonio lanzó un suspiro que sonó notablemente como el que lanzaban todas las mujeres cuando se enfrentaban a un hombre determinado. O como se diría, un testarudo, hombre irrazonable, obstinado. "Vampiros". "Puedo ofrecer una solución de compromiso". "Usted no esta en condiciones de negociar". "Entonces yo le pediría un favor." Se calmó, como si le intrigaran sus palabras. "¿Y que sería de mi ganancia?" Él debería haber dudado. Por que estar en deuda con esta mujer tenía que ser mejor ser mordido en el culo. Pero, él asintió con la cabeza sin perder el ritmo. "Sí". "Un pensamiento interesante." Ella golpeó un dedo contra la punta de la barbilla. "Por supuesto, siempre podía mandarlo a hacer lo que quiera." "Usted puede." Hubo un silencio angustioso antes de que ella le diera una inclinación de la cabeza. "Voy a escuchar su petición." "Permita que me quede con Laylah y voy a jurar que no interferire...". Siljar hizo un sonido de incredulidad. "No se puede poner fin a la obsesiva necesidad de protegerla." Muy bien. Punto válido. No no existía ese poder en este mundo, o en el siguiente, podría obligarse a permanecer al margen y ver a Laylah ser dañada. "Tal vez no, pero usted me dijo que no podia imponer mi voluntad sobre ella", cayó hacia adelante. "No es que yo no pudiera mantenerla a salvo." Su labio inferior sobresalía mientras consideraba sus palabras. Luego dio una sacudida decisiva de la cabeza. "Es cierto, pero es dudoso que pudiera recordar la distinción. Si la mujer elige un camino de peligro se sentiria obligado a detenerla." Desesperado, Tane cayó de rodillas una vez más. Maldita sea. Él le rogaria hasta que perdiera su voz. "Señora, le doy mi palabra." "Sí". Sin previo aviso, Siljar salió de la vista y volvió a aparecer a una mera pulgada de su cara. Tane tiró por la sorpresa. "¿Qué...?" Antes de que pudiera reaccionar, el Oracle extendió la mano para poner su pequeña mano contra su pecho. Un calor angustioso quemo su carne, que parecía quemar hasta los huesos. A continuación, una extraña sensación de... bueno, no hay manera de explicarlo, pero por asi decirlo, algo había cambiado y bloqueado su lugar. Cuando por fin se apartó Tane miró hacia abajo para encontrar su piel marcada por un tatuaje brillante negro que se parecía mucho a un rayo. "Mierda", susurró en estado de shock. "¿Qué hiciste?" "Nada más que fortalecer los lazos que ya te unen a Laylah." Ella dio un paso atrás para estudiarlo con un poco de sorpresa. "En realidad, vampiro, usted debe saber que es mejor pedir un deseo a un genio." Con un silbido se llevó la mano a la marca en el pecho. Una cosa era tener una tenue conexión con Laylah y otra estar a su merced. "¿Usted me ha esclavizado?" Ella mostró sus dientes terribles. "No, Tane. Lo has hecho todo por ti mismo." Él lo no queria considerar ese dato inquietante. "¿Puede el vínculo romperse?" "Eso lo tendrá que decidir Laylah." Con un gruñido, se puso de pie. Odiaba que se volviera de golpe. Y estaba empezando a sospechar que acababa de ser estafado por un experto. "¿Hemos terminado?" Siljar amplio la sonrisa ya que con calma se dirigió hacia la

puerta. "Por ahora". "¿Qué hay de mi castigo?" La mujer nunca se detuvo. "Sospecho que la genio ofrecerá una tortura mayor de lo que podía imaginar." ¿Bueno, no era esa una verdad espantosa?" “Amén", murmuró. "Por supuesto, si tienes la intención de presentarte como su protector le sugiero que te des prisa." "¿Tienes prisa?" "Ella y su compañero pequeño están escapando de la finca justo después de que comenzó nuestra conversación." "Mierda". Tane cargo hacia la puerta, tirando de la daga de la funda de cuero en su parte posterior más baja. "Yo voy a matar a esa maldita gárgola".

CAPITULO 13

Voy a matar a ese maldito vampiro, "murmuró Laylah, corriendo a lo largo del sucio camino que la llevaba lejos de Chicago. Tane. El hijo de puta rata. Dioses. Ella le había creído. Le había asegurado que ella no estaba en peligro y como una idiota ingenua había aceptado su palabra. Si no hubiera sido por Levet ella todavía estaría sentada en la oficina de Styx, humildemente esperando ser entregada al Oracle. Hace media hora la gárgola pequeña se había precipitado en la habitación, con las alas aleteando y crispando la cola. Una señal segura de que estaba en un buen estado de ánimo. Pero aún preparado para un nuevo desastre, Laylah fue sacudida cuando él había empezado a balbucear acerca del Oracle y el peligro y empujando su amuleto disfraz en la mano, cuando le dijo que corriera. Laylah no había vacilado. Una buena cosa teniendo en cuenta que desde el momento en que había dejado la oficina altamente protegida de Styx habían sido casi aplastados por una espesa energía pulsando a través del aire. El oráculo de hecho existia y, sin duda esperando a que ella se diera la vuelta. Poner su confianza en Levet, había permitido a la gárgola llevarla a través de un túnel oculto que se había abierto en los campos abiertos detrás del barrio fru-fru. Y desde entonces se había puesto un ritmo vertiginoso, incapaz de hacer nada más que correr y esperando que ella pudiera escapar. Levet luchando por mantener el ritmo a su lado. "No es que yo no comparte plenamente la necesidad de exterminar a la raza de vampiros con extrema... ¿cuál es la palabra?" "¿Los prejuicios?" "Oui, los prejuicios, ¿pero pensé que era muy aficionada a la sanguijuela de corazón frío?" Su mirada resbaló en los campos que pasaban y las casas rurales distantes que dormitaban bajo la luna. Aún no era medianoche, pero los locales estaban ya a buen recaudo en sus camas. Eran seres humanos trabajadores que creyeron en la teoría de que los primeros" pájaros "tienen el gusano. "Supongo que ha demostrado ser útil a sí mismo en alguna ocasión," murmuró. "¿Útil?" Levet agitó su frente en espesor. "Ooh la la, me gustaría tener un compañero útil." El calor mancho las mejillas en la imagen viva de Tane a punto por encima de ella cuando se metia en su interior. Había sido ooh y algo más. "Sí, es todo diversión y juegos hasta que te traicionan", dijo, sin molestarse en

ocultar su amargura. Levet le envió una mirada de asombro. "¿Usted cree que él hizo lo del Oráculo?" "No sé si lo hizo personalmente, o si envio a alguien de la guarida de vampiros para que se dirigiera a la Comisión. "Ella intentó y no pudo sofocar el agudo pinchazo de decepción. "¿Cómo si no, iban a saber que yo estaba aquí?" "Dudo que un amuleto la pueda esconder de la Comisión, ma petite" Levet, dijo, al parecer ajeno a los golpes de Laylah. "Sus poderes son formidables". Laylah tropezó en un abrupto fin, levantando la mano a la pequeña medalla colgaba del cuello. Había estado bailando un vals en torno a la suposición de que el amuleto de disfraz la mantenia escondida de todas las sorpresas desagradables que merodeaban en la oscuridad. Ahora Levet estaba revelando que no estaba tan protegido como lo había de hecho asumido. "¿Me estás diciendo que estoy aquí colgada en la brisa?" le preguntó, viendo como Levet se detuvo y se volvió reticente a reunirse con su preocupación fija en ella. "Esto dependerá de las habilidades mágicas de lanzar el hechizo", que nos ha cubierto. "Algunos son más poderosos que otros." Ella sacudió la cabeza. Ella tendría que preocuparse por el amuleto más tarde. Por ahora quería estar cabreada con Tane. "Incluso si él no llamó al Oracle debería haber hecho algo para avisarme que estaba en peligro." Hubo un ruido en un árbol cercano y luego se dejó caer una sombra negra en el centro de la trayectoria. Laylah instintivamente se echó hacia atrás, su poder recogiendose mientras se preparaba para atacar a la amenaza inesperada. Antes de que pudiera lanzar su ataque, sin embargo, las sombras se redujeron para revelar su dolor personal en el culo. "Recuerdo claramente que me dijeron que era una interferencia innecesaria en su vida y que era perfectamente capaz de cuidar de sí misma, Tane arrastrando las palabras, haciendo girar un cuchillo grande en sus manos. "Sacrebleu. Estuve a punto de convertirlo en un tritón", espetó Levet, agitando un puño cerrado en la dirección de Tane. "Un tritón castrado". Murmurando una serie de nombres ingeniosos para los vampiros, cayó bruscamente las conversaciones privadas, los poderes de Laylah se disiparon tan abruptamente como habían llegado, dejándola con nada más peligroso que un petulante fruncir del ceño. "¿Laylah?" le solicito, buscando decididamente lo comestible en nada más que sus pantalones cortos color caqui con una espada masiva atada a la espalda. Se obligó a mirarlo a los ojos de miel, sin molestarse en preguntar cómo logró alcanzarla a ella. Ella podia ser rápida, pero no era rival para la velocidad del vampiro. Y con su capacidad para envolverse en las sombras, ella no tenía ninguna advertencia de que estaba al acecho como un buitre condenado. "Podría haber por lo menos dado un mano a mano a cada uno de los miembros de la Junta de los Directores del infierno que estaban en la casa." Se encogió de hombros. "No hay manera de escapar de la Comisión, mi dulce." La Furia corrió a través de ella. ¿No tenía siquiera la decencia de fingir arrepentimiento? "He estado haciendo un buen trabajo escapandome hasta que llegaste tú", apretó. "Más de doscientos años y no un avistamiento del Oracle." "Sólo porque le han permitido creer que había escapado a su atención." Su ira se tambaleó. "¿Qué estás diciendo?" Poco a poco se acercó a ella, la daga en forma no estructurada en la mano y dio luz a sus pies apenas agitando el polvo del camino. "Ellos han sabido de ti desde el momento de su concepción". "Pero..." Se aclaró el bulto repentino de su garganta. "Eso es imposible." "Nada es imposible para la Comisión." Él le sostuvo la mirada,

deseando que ella creyera en sus palabras suaves. "Ellos poseen poderes que hacen que un demonio Shane se estremesca de horror." El mundo inclinado sobre su eje. Ella había vivido con el temor de los oráculos desde el día en que nació. Ellos fueron los que dieron origen a sus pesadillas y arruinaron toda su esperanza de una vida normal". Penso que no habían sido conscientes de ella en absoluto... Tratando de envolver su mente alrededor de las enormes implicaciones, Laylah distraída, entró en un charco de luz de luna y una extraña marca brillo en su pecho. "Mierda". Alargó la mano para tocar el tatuaje que latía con magia evidente. "¿Qué hicieron contigo?" "Es una..." Hizo una mueca. "Recordatorio". "¿Un recordatorio de qué?" "De que no puedo controlar todo." Ella movió la cabeza, un dolor desgarrador torciendo su corazón. "No. fueron castigados." Su mirada levantada para mirar a los ojos de miel que estaban protegidos por su espesa maraña de pestañas. En ese momento odiaba a la Comisión más de lo que les temia. "Ustedes fueron castigados debido a que me ayudaron." Su mano apretó los dedos contra el tatuaje, sus rasgos hermosos imposibles de leer. "No importa". "Si los oráculos sabían de mi existencia, entonces ¿por qué te duele?" En respuesta, él levantó la mano, rozando con sus manos sus labios antes de dar un paso atrás con una expresión que advirtió que no tenía intención de revelar lo que había sucedido entre él y el Oráculo. Vampiro obstinado, exasperante. "¿A Dónde vas, Laylah?" Ella olfateó. Muy bien. Él no quería que ella se sintiera mal, porque fue torturado por ella, entonces ella no lo haría. "Yo estaba tratando de escapar." Ella se encogió de hombros. "Yo no tenía el tiempo o la inclinación para hacer un itinerario completo." "No lo intento." Sus labios se torcieron. "Para mejor o peor nos han unido juntos. La mentira es una pérdida de aliento". ¿Unido juntos? Ha. Él sólo había actuado como si tuviera algún control sobre él para llevarla a una falsa sensación de seguridad. "Yo no confío en ti." "Sí, lo sabes." Sosteniendo su mirada, su mano rozo su mejilla antes de darle vueltas a su brazo en un apretón posesivo. "No sólo eres lista para admitirlo." Ella soltó un bufido. "Arrogante". Se inclinó hacia abajo hasta que estuvieron cara a cara. "Te vas abuscar al bebe, ¿no es así, mi dulce?" "Nadie te ha invitado a acompañarnos, vampiro," murmuró Levet. La mirada de oro nunca pasó de su cara. "Su ayuda ha dejado de ser requerida, gárgola". El deseo impactante por cerrar la pequeña distancia y pulsar los labios de Laylah pulsando atravez de el, por ello dio un paso hacia atrás. Dioses. Estaba volviendose loco. "Yo decidiré cual ayuda quiero", le espetó ella. "Levet viene conmigo". "Merci, ma petite". Levet agito las alas enviando un brilló engreído a Tane sonriendo. "Hay algunos que no tienen el gusto de apreciar mi exquisito encanto." Tane estrecho los ojos. "También me falta el gusto de apreciar la masticación de vidrio, siendo desollado vivo, y las reposiciones de la serie Roseanne Barr. Llámame una locura." Laylah exhaló un suspiro de resignación. Obviamente no había manera de deshacerse del vampiro condenado. ¿Por qué no darle a lo inevitable y tomar ventaja de su presencia? Él era, después de todo, un poderoso guerrero que podía protegerla de la mayoría de los demonios. Incluso de su loca culo de tía. "¿Podemos irnos?" preguntó ella. Lo suficientemente inteligente como para no presionar en favor de un destino preciso, Tane miró hacia una granja cercana. "Vamos a necesitar transporte." Se dirigió hacia el campo circundante. "Esta manera." Se movían en silencio, sin pasar por

el establo pintado de un color rojo brillante con una lata del techo, y el corral adjunto que tenía el olor acre de los cerdos. Laylah no se hizo esperar para agarrar el ala de Levet, ignorando el grito de protesta. La gárgola era como una adolescente... siempre hambrienta y dispuesta a comer lo que se cruzara en su camino. Aun cuando todavía estaba en celo en el barro. Ella mantuvo su adherencia al pasar por el gallinero y la perrera, no lo dejo en libertad hasta que entraron en un cobertizo que albergaba los tractores, combinados con una topadora y un brillante nuevo Ford Expedition. Tane abrió bruscamente la puerta del conductor, pero antes de que pudiera protestar Laylah por su supuesto típico hombre que iba a estar conduciendo, él puso su mano sobre la columna de dirección y al instante el motor encendio a la vida. Laylah levantó las cejas. Buen truco. "Escopeta", llamo Levet, luchando en el asiento del pasajero. Su culo nunca tocaba el asiento de cuero, cuando Tane lo agarró por los cuernos y lo lanzó por la espalda. "Ni siquiera pienses en ello." Hubo una lluvia de maldiciones en francés y Laylah se vio obligada a ocultar su sonrisa mientras ella se subia al asiento junto a Levet que ya se había recobrado y cerró la puerta. La gárgola pequeña siempre podía contar con ellos para aclarar el estado de ánimo. No tan divertido, Tane aceleró el motor y salio del garaje a una velocidad que hizo que Laylah estuviera feliz de tener la sangre de un inmortal corriendo por sus venas. Redujo la velocidad al llegar a la carretera. "¿Por dónde?" Ella dudó. Durante años había sacrificado todo para mantener al niño oculto. No era fácil correr el riesgo de revelar su ubicación a nadie. "Al Sur", al fin se obligó a decir, instintivamente, tirando del cinturon de la silla cuando Tane pisoteó el acelerador. Laylah apretó los dientes para evitar que se golpearan, ya que se precipitó por el camino difícil. Tres de ellos para salvar el mundo. O por lo menos a un bebé indefenso. No eran la Liga de la Justicia, irónicamente acepto. Un vampiro melancólico, una gárgola con retraso en el crecimiento, y un Genio mestizo con problemas de confianza. Aún así, tenía que ser mejor que nada. Lanzando miradas secretas en el perfil elegante de Tane que fue capturado en el resplandor del tablero de instrumentos, Laylah se sintió aliviada cuando Levet de repente asomó la cabeza entre los asientos. No quería tiempo para considerar si estába o no acabando de cometer el mayor error de su vida. "Usted sabe, Laylah, si tiene intención de quedarse con el niño entonces usted realmente debería considerar la posibilidad de un nombre, la gárgola suavemente opino. Levet vio una protesta en Tane un brilló de una mirada molesta. "¿Qué importa?" Levet olió. "Debido a que una madre que se preocupa por un hijo le da un nombre." Si no hubiera sido por que Laylah estaba mirando directamente a la gárgola se habría perdido el dolor que quemaba a través de los ojos grises. Su corazón arrancado. “Oh, Dios mío. Levet estaba íntimamente familiarizado con una madre que no se había molestado en nombrarlo” Tal vez incluso lo había abandonado. Los demonios podrían ser aún más brutal que los seres humanos a la hora de tratar con deformidades. "Sí," suspiró ella, llegando a enviar una mano de consuelo por su espalda. "Tienes razón". Una sonrisa nostálgica tocó la cara fea. "Entonces, ¿por qué has dudado?" "Porque siempre he sabido que había la posibilidad de que el niño pertenecíera a otra persona. Y que un día iban a venir por él" ella trató de explicar. "No sería justo si yo ya le había nombrado." "¿Y menos doloroso para

usted cuando lo entregue?" Levet preguntó en voz baja. Hizo una mueca, sabiendo que debia sonar como un idiota. "Eso fue lo que pensaba." "¿Y ahora?" Levet le solicito. "Ahora voy a matar a cualquiera que trate de quitarmelo." Tane le envió una sabedora sonrisa. "Hablas como una verdadera madre." Marika merodeaba junto a la valla de hierro forjado que enmarcaba el elegante patrimonio. Por fuerza de necesidad había intercambiado su vestido de Valentino por los pantalones de seda negra y hacia coincidir la parte superior que indicaba cómodamente su figura perfecta y le permitia mezclarse con las sombras. También había tirado de su cabello en un nudo simple en la nuca para que no quedase atrapado en los árboles y arbustos desagradables que abarrotaban el país olvidado de Dios. Tenía los labios apretados. Por lo menos, Sergei había logrado lanzar un hechizo de encuentro en Laylah antes de que Víctor y sus secuaces le hubieran obligado a escapar de su guarida. La interferencia de los hijos de puta. Esto significaba que sólo era cuestión de tiempo antes de que ella tuviera a su sobrina en las manos y que pudieran regresar a la civilización. Y, mientras tanto, tenía la intención de mantener una cuenta muy detallada sobre todos los momentos de indignidad que se veia obligada a sufrir. Iba a tomar el pago de La carne de Laylah. Al tocar un clavo muy cuidado en la barbilla, ella consideraba la distancia hacia la casa, su impaciencia por encontrar a su sobrina brevemente eclipsada por las ondas de energía que llenabam el aire. "¿Usted está seguro de que ella ya no está dentro?" preguntó ella. Sergei asintió con la cabeza. Al igual que ella, se había cambiado su ropa de diseñador en un par de pantalones casuales y una camisa suelta de seda negra. Llevaba el pelo recogido en una cola en la nuca. "Puedo sentir su partida al sur.""¿Está sola?" "Es imposible de decir." El mago le envió una mirada de advertencia. "El que escribe en yeso en su ser está desvaneciendo. Hay que darse prisa antes de que pierda toda la conexión con ella." Murmuró una maldición cuando Marika se acercó a la valla, con la cabeza inclinada hacia la espalda mientras analizaba el aire. "¿Qué estás haciendo?" "¿Sabes lo que es este lugar?" Sergei se encogió de hombros. "La guarida de un vampiro". "Mucho más que eso." Una sonrisa sin sentido del humor curvó sus labios. "Mi sobrina se mueve en compañía de un elevado". El mago se movió incómodo, sintiendo que algo andaba mal, pero no pudiendo detectar la potencia que se atragantó en el aire. "¿Un jefe del clan?" "El rey de todos los vampiros." "¿El Anasso?" La incredulidad mezclada através de la voz de Sergei. "Pensé que él era un mito." "Le invito a tocar el timbre y descubrir la verdad por ti mismo." "No, gracias". Hubo una pausa tensa antes de que el mago se trasladara a su lado, su expresión sospechosa. "Usted es muy indiferente al hecho de que el Anasso es ahora consciente de que desafió la ley para crear un Jinn mestizo con el único fin de devolver al Señor Oscuro a este mundo y coronarse reina a ti misma." Marika se movió a un lado al oir sus palabras. ¿Por qué habría de importarle que sus planes hubieran sido revelados a la Anasso? No tenía sentido en ser superior a aquellos que afirmaban posiciones de poder si nadie apreciaba su brillantez. "Tenía que ser revelado con el tiempo." Los pálidos ojos azules brillaban con fastidio. "No hasta que tuviera la genio y al bebe en nuestro poder. Una tarea que ahora será mucho más difícil

si están siendo buscados por sus hermanos." "No le temo a los tontos", dijo, el desdén goteando de sus palabras. "Pero hay esa otra cosa." "¿Algo peor que el Anasso?" "Sí". "Encantador". El mago llegó a palpar el cristal colgado al cuello. Marika se burló de la reacción instintiva. Su magia humana no sería de valor contra el demonio dentro de la mansión. "¿Qué es?" "Una Oracle." Sergei se alejó de la valla con una sarta de maldiciones rusas. "Entonces este es el final". Se detuvo en el borde de la línea de árboles, tal vez lo sufcientemente estúpido como para creer que en las sombras podía esconderse del peligro. "Si la Comisión tiene conocimiento de la hembra la van a matar". Marika de vuelta, teniendo un placer malicioso en el miedo de su compañero. "Eso hubiera sido mi suposición y sin embargo, usted afirma que Laylah escapó." Él frunció el ceño. "Ella lo hizo, a menos que se las hubiera arreglado para colocar una pista falsa." Fue el mismo pensamiento que cruzó su mente. Se rumoreaba que Styx no era el Anasso simplemente porque él fuera el más fuerte vampiro. Él era tan famoso por su astucia. "Un sendero que conduce a una trampa", murmuró. "Es algo para tener en cuenta". "¿Algo para tener en cuenta?" Sergei sacudió la cabeza con incredulidad. "No. La única cosa a considerar es el medio más rápido para regresar a Londres." "No si estamos dejando a Laylah y al niño." "Usted podría considerar el retorno glorioso del Señor Oscuro digno de pasar unos pocos mil años de tortura en las manos de la Comisión, pero yo no lo hago." Marika fluyó hacia adelante, lo agarró por el pelo y lo doblo hacia atrás. Ella podía perdonar su traición. Pero nunca su cobardía. "No he venido hasta aquí para que su falta de agallas arruine esto para mí." Tenía los ojos saltones en el dolor. "Marika". Ella se inclinó para susurrarle al oído directamente. "Si no tiene ningún uso para su columna vertebral puedo partirla en dos." "No..." jadeó. "Por favor. Usted ha hecho su punto. Libérame". Marika frunció los labios. El deseo de romper por la mitad a Sergei era casi abrumador. Ella había saciado su sed de sangre antes de salir de Londres, pero había sido demasiado tiempo desde que había consentido su lujuria por el dolor. Por un momento se reflejo su agonía en su pulso, a continuación, recordo que ella necesitaba el cretino para seguir a Laylah, ella soltó su agarre. Él cayó pesadamente al suelo. Con una sonrisa, ella se inclinó sobre su cuerpo tumbado. "No pongas a prueba mi paciencia una vez más, Sergei." Las palabras fueron un susurro mortal. "A usted no le va a gustar nada las consecuencias." "Soy, como siempre, vuestro humilde servidor", se atragantó llevando a cabo la frase, a la espera hasta que dio un paso atrás y con cautela se puso en pie. "¿Qué deseas de mí?" Ella se volvió hacia la mansión, el despido de su breve distracción. En lugar de eso fríamente calculando sus opciones. "No hay forma de descubrir por qué el Oracle permitió a Laylah escapar" finalmente decidió. "No tenemos más remedio que seguirle el rastro." "¿Incluso si nos lleva a una trampa?" "Yo no soy tan fácil de atrapar." Marika hizo un gesto con la mano a distancia hacia el bosque donde su pequeño ejército estaba oculto. "Y yo tengo mis nuevos aliados." Sergei se estremeció. Él no estaba tan encariñado con sus criados. "No me lo recuerdes". "Ellos han demostrado ser muy útiles", le recordó al mago. "Nunca pudimos haberlos conseguido con tanta rapidez, sin la habilidad de Laylah con los portales. Y son exquisitamente bellos. "Sin previo aviso, fue golpeada por una ola

de mareo, la imagen de su hermana bailando ante sus ojos. "Maldita sea". Sergei dio un paso adelante. "¿Qué pasa?" "Kata". Ella presionó furiosamente una mano a la frente. ¿Por qué la perra no la deja en paz? "Ella es... con problemas." "¿Está despertando?" A regañadientes, Marika se obligó a concentrarse en su vínculo con Kata. Ella podía sentir un extraño aleteo, como si su hermana estuviera siendo perturbada por una fuerza externa, pero la niebla de la inconsciencia estaba intacta. "No." Trató de quitarse de encima el tirón de conciencia. "¿Usted está seguro de que nadie puede encontrarla?" "Incluso si se pudieran localizarla no hay manera de que puedan penetrar en las capas de protección que he creado en torno a la tumba." Su poder de hielo arremolinandose en el aire. "Ojala usted tenga razón, mago." CAPITULO

14

Llegaron a la espesura oculta de los árboles al sur de Hanníbal sólo unas pocas horas después de salir de las afueras de Chicago. El beneficio de la indiferencia de Tane a las leyes de tráfico. Y de vez en cuando las de la física. Al bajar del vehículo, Laylah dio un suspiro de alivio. Por Dios. Aquellas personas que se burlaban de los conductores mujeres nunca habían montado con un vampiro en una prisa. Hablando acerca de un deseo de muerte maldita. Estabilizando las rodillas débiles, se dirigió hacia el estrecho sendero que conducía entre los árboles. Durante la última hora se había visto afectada por un profundo sentido de urgencia para poner sus manos sobre el niño. Como si la estuviera llamando a ella. Casi llegando a la franja exterior de los árboles de roble, Laylah fue llevada a un abrupto fin cuando Tane la agarró del brazo superior. "¿Sprites de madera?" murmuró, su tensión llenando el aire con una mordida de frío. "¿Usted confio en ellos con un niño?" Ella no lo culpaba por su escepticismo. Los sprites eran tan impredecibles como eran hermosas. "Ellos me deben." Él parpadeó sorprendido. "¿Un deseo?" "No, yo..." Instintivamente cortó sus palabras. Él la tiró de vuelta para encontrarse con su mirada escrutadora. "¿Qué?" Ella dejó escapar un suspiro de resignación. No tenía sentido tener en la clandestinidad nada ahora. Tane lo sabía todo. Lo bueno, lo malo y lo feo. "La reina fue envenenada por un rival celoso", confesó. "Tuve la oportunidad de salvar su vida." Algo que podría haber sido respeto quemo a través de los ojos de miel. "¿Usted es un curandero?" Dioses, ¿era un rubor lo que calento sus mejillas? Lo siguiente iba a ser su bateo de pestañas y sonrisa tonta como un idiota. "No hago milagros, pero puedo curar la mayoría de las lesiones." Se pasó el dorso de la mano por el rubor revelador. "Un raro talento." Se aclaró la garganta, tratando de que su voz sonara ligera. "Siempre he supuesto que se trataba de un lado de la familia de mi madre ya que los genios son mucho más feliz destruyendo las cosas que arreglandolas". "Oui", intervino en Levet, pasando a su lado. "Los gitanos son codiciados por sus habilidades en la curación". Tane frunció el ceño a la gárgola. "Todavía tenemos que determinar si la visión que Laylah vio en Londres era real." Levet

olió. "¿Crees que no reconoceria una visión falsa? ¿Moi? ¿El gran conocedor de la magia? La... "Llegó a un alto repentino, una expresión soñadora acababa de colocarse en su carita. "Mmmmm. Sprites". Con una ráfaga de velocidad inesperada fue corriendo hacia los árboles. "Lo siento, ma belle, me unire a ti más tarde. Mucho más tarde." Laylah volteo los ojos. Tanto para la Liga de la Justicia. No es que ella necesitaba su ayuda... Como si ella misma se hubiera dado deliberadamente mala suerte, la idea había susurrado apenas por su mente cuando una docena de sprites salió de las sombras. Su aliento atrapado en su garganta, su mirada deslizándose sobre la combinación de hombres y mujeres que fueron ataviados con los trajes tradicionales que la llevaron a mirarlos a un nivel completamente nuevo. Incluso mirarlos de frente, tejiendo y fusionando a la perfección con sus antecedentes, dando la ilusión de náuseas que estaban flotando en y fuera de foco. Podría haber sido divertido si no fuera por las expresiones mortales en los rostros hermosos. Ah, y las ballestas que apuntaban en la actualidad a su corazón. Su mirada nunca se apartó de la línea de los sprites, cuando Tane con cautela se movió a su lado. No se trataba de la fey caprichosa e impredecible que fácilmente reveló al mundo de los demonios. Estas criaturas se situaban en la atención de confianza con su pelo largo, que iba en tonos de oro puro de color rojo oscuro, fuertemente trenzados por lo que fácilmente podría llegar a las espadas atadas a sus espaldas. Guerreros. Y preparados para atacar. "¿Pensé que eran amigos tuyos?" Tane murmuró. "Sí, yo también." Ella enderezó los hombros, reunidos en la mirada constante del más cercano sprite. "Me han concedido un salvoconducto por Eirinn". El sprite hombre cambió su ballesta hacia Tane. "El vampiro no tiene esos privilegios". El gruñido de Tane llenó el aire, envíando a los demonios menores que huyeran del miedo y causando incluso entre los guerreros endurecidos temblor. "Realmente no quiero jugar a este juego." "No es un juego, Caronte". La voz de alto, musical fue la única advertencia antes de que una mujer alta y delgada apareciera a la vista. Al igual que sus guerreros, Eirinn, La Reina de los Duendes de madera, estaba ataviada con una túnica suelta, aunque su cabello dorado oscuro quedaba libre en cascada por la espalda y se sujetaba con un conjunto en una delicada corona esmeralda del tamaño de un huevo de codorniz. Se detuvo en un charco de luz de la luna, su belleza tan perfecta, que haría que Laylah fuera arrojada por el acantilado si ella fuera lo suficientemente estúpida como para considerar las numerosas maneras que tenia de fallo en comparación. Con una elevación de la mano, Eirinn habló unas pocas palabras en una lengua extranjera. Cuando los guerreros bajaron sus ballestas. No es que Laylah se tranquilizara. Una contracción mal y estaba bastante segura de que ella estaria fija en el árbol más cercano con una flecha a través de su corazón. Tane parecía llegar a la misma conclusión, y con su típica arrogancia camino hasta que estaba de pie directamente en frente de ella. "¿Es el Comité de Bienvenida específicamente para mí o comparten el amor con todos los vampiros?", se burló. "Estos son tiempos peligrosos", dijo la Reina. "El hecho es que lo son", coincidió Tane, mirando a Laylah cuando ella con firmeza se puso a su lado. ¿Realmente crees que me agacharia detrás de ti? Al verlos con una mirada estrecha, Eirinn bruscamente se echó a reír, moviendose

para enlazar con su brazo a Laylah. "Ven conmigo, Laylah. El vampiro se distraerá con mis guerreros", ronroneó, tirando a Laylah a pasar a sus guardias con la suficiente fuerza para que advirtiera que no iba a aceptar un no por respuesta. Una ligera sonrisa curvó sus labios. "¿A menos que está dispuesto a compartir?" ¿Compartir? Ni siquiera cuando el infierno se congele. "Olvídalo". "Es una lástima." La sonrisa perfecta de Eirinn se dilato, cuando Tane con firmeza sacó de su agarre a Laylah y metió un brazo protector alrededor de los hombros. "Él es pecado de espécimen". "¿Has oído, mi dulce?" Se inclinó para hablar directamente al oído de Laylah. "Soy un hermoso ejemplar." Ella puso los ojos en blanco, pero ella no se apartó de su control posesivo. Sólo porque no valía la pena la lucha, y no porque ella quisiera que la Reina de los condenados Sprites supiera que el vampiro estaba fuera de los límites. "No dejes que se te suba a la cabeza", olfateó. "Los sprites tienen un notorio apetito por el sexo." Ella podría haberse pateado a sí misma con una sonrisa de suficiencia. "Sí, lo sé", dijo. "Intimamente". "Mi punto es que podría pensar un perro borracho con la sarna de una multa de la muestra. "En la distancia el sonido de la risa de Levet llenó el aire. Eso hizo a su vez a Laylah a sonreír. "O una gárgola diminuta." Sus labios rozaron la curva de su oreja. "Usted, por suerte, tiene un insaciable apetito por un solo macho. Un apetito que estoy más que feliz de saciar." Ella entrecerró los ojos. "¿Y su apetito?" "Muerto de hambre por el gusto de un genio mestizo. Cuanto antes, mejor". La fuerza de su deseo criticó a través de ella, lo que los hizo temblar. Sus ojos quemando con el calor frustrado. "Maldita sea". Se quedaron en silencio, tanto sacudidos por la necesidad brutal que estalló de manera tan abrupta entre ellos. No se sentía como la respuesta natural de dos individuos que se atraen entre sí. Se sentía como... Destino. Se sacudió el pensamiento peligroso cuando Eirinn los llevó entre dos árboles centenarios. Laylah hizo una mueca al pasar por una barrera invisible. Se sentía como arañas arrastrándose sobre su piel. "El claro del bosque es mi santuario y esta custodiado por personal de mi magia", la Reina murmuró. "Podemos hablar en privado aquí". Una vez pasado el hechizo de protección, Laylah hizo una pausa para apreciar el pequeño claro. No era la versión de dibujos animados de un prado Fey con unicornios y arco iris, pero había un pequeño arroyo que atravesaba el césped exuberante y grupos de flores silvestres que añadieron toques de color. A su lado Tane cruzó los brazos sobre el pecho, claramente indiferente a su entorno encantador. "¿Quién te está amenazando?" "¡Ah, los vampiros!" Eirinn deslizó una mirada agradecida sobre el cuerpo de Tane, alegremente inconscientes de lo cerca que estaba Laylah de golpearla hasta que quedara sin sentido con su propia corona. "Siempre tan deliciosamente atractivos y a la vez tan carentes de modales." Tane quedó tristemente indiferente a la invitación abierta en la voz de la mujer. "No tenemos el tiempo para la etiqueta adecuada." "Supongo que es verdad." La reina lanzó una mirada burlona a Laylah. "Y yo Laylah dudo que estaría de acuerdo en una ceremonia formal de bienvenida. Ella es sorprendentemente mojigata para ser un Jinn". "Ella es perfecta", espetó Tane antes de que Laylah pudiera responder. "Así lo veo." La reina se rió entre dientes. "¿Y el es tuyo?" "Sí". Laylah le dedicó un gesto contrariado. Ella no tenía ni idea de lo que estaba

pasando entre ella y Tane, pero ella estaba absolutamente seguro de que ella no queria discutiera con Eirinn la Reina de los vagabundos. "¿Te importa?" Su mirada se deslizó con lenta deliberación por su cuerpo. "No, en absoluto." Los ojos de Eirinn brillaron. "Si a usted le gusta la privacidad..." Sí, sí, por favor sí. "No", se obligó a sí misma a decir Laylah. "Muy sabio, mi querida, nunca permita a un vampiro creer que nos tiene completamente cautivadas. Son tan tediosamente llenos de sí mismos." "Predicar en el desierto", murmuró Laylah. "Basta ya". Tane dio un paso adelante. "Dime por qué los guerreros están armados y agitados como el infierno." La diversión de la reina huyó al llegar debajo del escote de su ropa para sacar un cristal que fue colgado en una cadena de oro alrededor de su cuello. "A causa de esto." Laylah frunció el ceño ante la piedra ovalada que brillaba con una luz suave, azulada."¿Una roca que brilla intensamente?" "Un Ciomach", dijo el sprite. "¿Un qué?" "Es como un sistema de alerta temprana", aclaró Tane. "Práctico". Laylah vio como la piedra daba un pulso con el resplandor azul extraño. "¿Que es lo que hace, advierten contra que?” "antiguos enemigos” "Bueno, eso era agradable y vago." ¿Puedes ser más específico? "" El Sylvermyst. "Se sentía idiota Tane por la sorpresa. "Mierda", murmuró. A Laylah el corazón le dio un vuelco. Su educación irregular no incluía mucho acerca de los Sylvermyst. Nada más allá del hecho de que ellos estaban relacionados con los Fey y fueron notorios por su belleza irresistible como lo fueron por su crueldad. Y, por supuesto, el hecho más pertinente, que se suponía que fueron expulsados de este mundo. Ahora sintió que estaba a punto de descubrir más de lo que siempre quiso saber. "¿Tane, que es lo que está pasando?" preguntó ella. "Cuando llegamos por primera vez a Londres, Uriel mencionó que Víctor estaba cumpliendo con el príncipe de las Hadas en Dublín. "Sacudió la cabeza con disgusto." Yo asumi divertido que el príncipe había estado comiendo demasiadas setas." "No hay nada divertido sobre la Sylvermyst", dijo Eirinn, dejando caer su imagen de flirteo frívolo para revelar el poderoso líder de abajo. "No", Tane estuvo de acuerdo. Laylah frunció el ceño en confusión. "¿Pensé que fueron expulsados?" Tane hizo una mueca. "Un montón de desagradables olores se arrastran fuera de las sombras en estos días". La reina se estremeció, agarrando la piedra alrededor de su cuello. "Sí, el viento susurra del mal". "¿Cuándo empezó su Ciomach con su rutina de árbol de Navidad?" Tane pidió. "A principios de esta noche." Tane maldijo y sacó su puñal grande de su vaina. Laylah instintivamente miró hacia los árboles cercanos. "¿Tane?" "No puede ser una coincidencia", dijo. "¿Por que no puede?" "El Sylvermyst apareciendo por primera vez en Inglaterra y aquí ahora." Perfecto. Absolutamente perfecto. ¿Cómo si su tía esquizoide y Sergei no fueran lo suficientemente malo? "¿Crees que nos han seguido a nosotros?"Sus ojos brillaban con una intención letal". O que algo los trajo". Laylah tragó un suspiro. ¿Y ella que durante años había deseado tener una familia?" ¿Marika, supongo?" "Una posibilidad". Agarró la daga, como si quisiera que hubiera alguien en quien meterla. "Tenemos que entrar en movimiento." "Pero es casi el amanecer. Sería más seguro permanecer aquí hasta que..." "No, Laylah", interrumpió Eirinn. "Mi deuda está saldada y no voy a arriesgar a mi pueblo para defenderse de la muerte que acecha. Ve a recoger al niño

y vete." Laylah no discutió. Ella no quería que nadie estuviera en peligro a causa de ella. Pero incluso cuando se volvió a hacer su camino fuera del claro, Tane estaba a su lado. "Demasiado tarde", susurró. Hizo una pausa, concentrandose en sus alrededores. La barrera mágica silenciando el mundo exterior, pero de pronto se daba cuenta de los sonidos lejanos de gritos y un olor extraño de las hierbas picantes mezclado con el aroma afrutado de los Fey. Sylvermyst. Tenía que ser. Ella no lo dudó. De carga hacia la barrera, su único pensamiento era llegar al bebe tan rápidamente como fuera posible.

A varios kilómetros de distancia, Caíne maldijo y tiró de su jeep se detuvo junto en una estación de gas abandonada que era el único edificio en kilómetros. Maldita sea. Nunca debería haber dejado fuera de la parte superior. Por supuesto, él no tenía que esperar que su compañero saltara de un vehículo que viajaba a sesenta kilómetros por hora. No era el tipo de cosas que la mayoría de la gente hiciera. Es evidente que necesitaba apagar el dia y volver a la cordura. Lanzando la maldita cosa en el parque, saltó por encima de la puerta y se dirigió hacia la parte posterior del estacionamiento. Maldijo cuando aplastó un dedo del pie en una barra de hierro oxidado y casi cayó sobre su rostro. Todavía estaba tratando de acostumbrarse a su nueva fuerza y velocidad. Lo cual era una bonita forma de decir que era tan torpe como el infierno. "Cassie, espere." Se puso de pie en el borde de la acera en ruinas, mirando a través de los campos vacíos. A pesar de su pesada camiseta y pantalones vaqueros, Cassie se estremeció. "Yo los siento." Aspiró el aire, recogiendo el olor a tierra de hierbas frescas. No Fey... pero cerca. "¿Qué diablos son?" "Ellos son de tierras lejanas..." Él lobo gruñó dentro de él pisándole los salvajes para tirar a Cassie por encima del hombro y llevarla a un lejos del peligro, no le importaba que ella fuera una sangre pura fueron un infierno de mucho más tiempo que el que tenía. O que el peligro estaba demasiado lejos para ser una amenaza inmediata. "Me imagino que no voy a salir en una extremidad y supongo que no me refiero a los extranjeros ilegales", dijo con sequedad. Los ojos de color verde pálido se movieron en su dirección. "¿Por qué los extranjeros ilegales?" "No importa". ¿Cuando iba a aprender? Dio una sacudida de la cabeza, teniendo en cuenta el sentido de distancia de la violencia que teñia el aire. "Nosotros parece que necesitamos un desvío. ¿Cómo te sientes acerca de México?" No esperaba que ella estuviera de acuerdo. Ella era el TOC cuando se trataba de sus visiones. Ni siquiera la muerte le impedia su autoimpuesta tarea. "No, hay que esperar", anunció abruptamente. "¿Aquí?" "Sí". "¿Esperar qué?" Sus ojos se encendieron en blanco y con un gesto de la mano de un símbolo resplandeciente flotaba en el aire. "Esto". "Maldita sea, ¿usted debe dejar de hacer eso?" gruñó. Sus ojos volvieron a su asombroso color verde, con una sonrisa serena curva de sus labios."¿Te traen la cena? "

CAPITULO 15

Maldiciendo, Tane fue en la búsqueda rápida de Laylah, logrando recuperar el brazo se dirigió más hacia los árboles. "Laylah, para", ordenó. Ella sacudió su brazo libre, con una expresión de puro pánico. "El bebé". "No." "Espera aquí. Sólo me tomará un minuto." Con un movimiento rápido se lanzó debajo de una rama baja colgante y desapareció a través de un arbusto grande. "Maldita sea", apretó sus manos Tane, impotente ante la compulsión que le obligaba a permanecer donde estaba. Dado suficiente incentivo podría ser capaz de romper el impulso de dar cumplimiento, a la solicitud de Laylah, pero él no podía ignorar la advertencia dada por Siljar. Le gustara o no, Laylah era un principium y si trababa un tornillo con el destino los Oráculos le colgarian por las bolas y Laylah se quedaria como su dueño. Solo, y en silencio solo corregido por la gárgola ridícula que se estrelló a través de la maleza, con las alas aleteando y los ojos muy abiertos, como si fuera perseguido por dos perseguidores de altura. "Las bolas de piedra de mi padre", exclamó el demonio pequeño, "¿quien invitó a los Sylvermyst a la fiesta?" Tane se desplazo a la posición de un luchador, el puñal en forma no estructurada en la mano cuando vio con el enfoque a los guerreros. Parecían Fey. Altos y esbeltos con el pelo largo en varios tonos de rojo y oro. Todos estaban vestidos con pantalones vaqueros y camisetas, sin duda con la esperanza de evitar la indeseada atención de los seres humanos. Un esfuerzo inútil. Pantalones genéricos y las camisetas no disimulaban la gracia de sus movimientos líquidos o la perfección de sus rostros que nunca podría pertenecer a un simple mortal. Ah, y por supuesto, eran las enormes ballestas que estaban actualmente apuntando en su dirección. Los Delataba. Un recuento rápido reveló a cuatro Sylvermyst que se acercaban desde el este y dos más desde el sur. Demasiados para derrotar sin correr el riesgo de que una flecha de madera pasara a través del corazón. "Haz algo útil, gárgola", ordenó. Levet olió, pero por suerte él levantó sus manos y señaló hacia el avanzar Sylvermyst. "Mira con asombro, el vampiro". Hubo un chisporroteo de destellos que brillaban en el aire antes de caer inofensivamente al suelo. Sólo suerte. La gárgola estaba filmando en blanco. Acostumbrado a luchar contra obstáculos imposibles sin copia de seguridad, Tane cargo hacia los dos más cercanos atacantes, teniendo una flecha en su hombro y otra en la parte superior del pecho antes de que estuviera lo suficientemente cerca como para tomar al primer Sylvermyst y abrir del vientre a su garganta. El sabor potente de la sangre de hadas se deslizó por su garganta. ¿No era el espumoso dulzon mayor de los Fey, pero una explosión oscura de potencia quemó una ruta de acceso a sus entrañas. Chupo el cabrón hasta dejarlo seco, se metió su puñal en el corazón del Fey y le dio una vuelta de tuerca antes de tirarlo al suelo y echar mano a su pareja. El segundo Fey ya había dejado caer su ballesta y llegó con la espada de la espalda. Tane se agachó cuando la hoja una mera pulgadas por encima de su cabeza. Sabiamente se mantuvo bajo mientras cogia las piernas del guerrero y lo llevaba con fuerza al suelo. El Sylvermyst habló en un lenguaje que ralla con dureza en los oídos Tane, pero

aun cuando las palabras se formaban Tane estaba cortándole el cuello. No estaba de humor para ser hechizado o maldecido o golpeado con cualquier otro desagradable hechizo. Una vez que se aseguro que no iba a tener alguna sorpresa, Tane dio una patada a la espada de la mano del Fey y eficientemente corto su corazón. Los ojos, de un tono extraño, metálico, de cobre, se ampliaron en estado de shock. Como si no esperaba ser asesinado por un vampiro enfurecido. Bravucon. Con los dos más cercanos guerreros enviados, Tane agarró la espada del Sylvermyst y se enderezó. Si la magia que llenaba el aire no estaba atornillado con su sentidos no había mucho más de donde ellos provenían. Él estaba dando patadas a un lado el cadáver más cercano para asegurarse de que no se movia cuando una explosión sacudió el suelo bajo sus pies. Él corrío en posición vertical, con la mirada sorprendida barriendo su entorno. Los árboles en frente de él habian sido arrasados, los troncos de los grandes arboles todavía humeaban, y la suciedad llenaba el aire. Más impresionante aún, los cuatro Fey que habían ido acercandose ahora estaban dispersos por el suelo en una docena de piezas diferentes. "Santa madre..." que respiraba, tirando de las flechas clavadas en su carne. Levet aleteaba por la vergüenza. "Oops". ¿Oops? La gárgola había lanzado el equivalente a una bomba nuclear pequeña y todo lo que dijo fue "¿oops"? "Le dije haz algo útil, no catastrófico", le espetó, aterrorizado por el conocimiento de que en algún lugar Laylah estaba en los árboles y que podía fácilmente haber sido perjudicada. Oye, yo no crítico sus técnicas de combate", protestó la gárgola pequeña. La disputa ridícula fue llevada a un callejón sin agradecer, cuando Laylah apareció detrás de ellos, con un niño pequeño en sus brazos. Hizo una mueca en el campo de protección que rodeaba al bebé. A pesar de ser transparente visiblemente cambiado, lo que distorsionaba y oscurecia la imagen del niño. Dudaba incluso que Laylah hubiera tenido una visión clara de lo que estaba pasando a su alrededor. No es que ella parecía importarle un comino. Su corazón se apretó con un dolor extraño cuando su expresión se suavizó y acuno al bebé en su contra con el cuidado de una madre. Su pelo corto, color carmesí estaba revuelto. Sus pantalones vaqueros y camiseta se vieron empañadas con manchas de hierba. Y hubo una racha de suciedad en la mejilla. Y ella nunca había dejado de mirar su contenido. Sin darse cuenta de su fascinación, ella levantó la cabeza, la expresión de rabia endurecida mientras miraba hacia los árboles carbonizados decoradas con fragmentos de Sylvermysts. "Dioses". Ella se estremeció. "¿De dónde vienen?" Levet se contoneo hacia ella, su mirada cautelosa haciendo un inventario del niño en sus brazos. No era tan estúpido como parecía. Tane no podía sentir el hechizo que mantenía en inmovilización al bebé, pero era sabio lo suficiente como para darle un amplio margen. "No sé de dónde vinieron", dijo la gárgola, "pero sé con quien viajan." "¿Marika?" preguntó ella. "Y el mago", confirmó Levet las sospechas de Tane. "Le voy a convertir a él en un montón de estiércol de hadas." Ella sacudió la cabeza. "No, tenemos que salir de aquí." Tane se mudó a cogerla por su brazo, tirando de ella lejos de la carnicería. "Levet, vigila," le ordenó, su advertencia reduciendo su vista demostrando asi que no aceptaria un "no" por respuesta. Quizás sintiendo el motivo oculto de Tane, la gárgola asintió con la cabeza preparada. "Oui".

Él maniobró a Laylah detrás de un gran roble antes de que ella cavara sus talones y redujera su mirada. La gárgola no era el único en adivinar el motivo. "Ni siquiera pienses en ello." Él le sostuvo la mirada furiosa. "Laylah, debe pasear en las Sombra". "¿Y dejarte aqui y a Levet para morir?" "Su fe en mis habilidades es siempre conmovedora", dijo con ironía. "Estás rodeado, superado en número, y mi tía loca está ahí afuera con un poderoso mago", dijo sin excusas." ¿Cuales crees que tus probabilidades?" "Nosotros estaríamos mucho mejor si no estuvieras aquí." Ella hizo una mueca por su honestidad brutal. "¿Qué?" murmuró. "¿Yo lo paré a usted y ahora usted tiene el orgullo de insultarme?" Lanzó su control sobre ella, cruzando los brazos sobre el pecho. Negandose a dar marcha atrás. Él no podía obligar a Laylah a obedecerle, pero que estaba feliz de usar cualquier chantaje emocional necesario. "Piensa, Laylah. Su tía y su horda de demonios en busca de usted. Una vez que te hayas ido no tendrá ninguna razón para continuar su ataque." Ella frunció el ceño. "No se puede estar seguro." "Marika esta loca, no es, estúpida." "¿Qué significa eso?" "Ella no va a arriesgar a sus guerreros en un montón de sprites de madera y un vampiro que no tiene ningún valor para ella." Ella cogió el labio inferior entre los dientes, al no poder negar la verdad de sus palabras. "Yo... no puedo." "Usted no tiene ninguna opción", sin piedad presionando. "Usted dijo que el niño era suyo. Ahora tiene que protegerlo". Sus labios se apretaron cuando la batalla entre las lealtades se prolongo en su interior. Por último, su necesidad feroz por proteger al niño inocente en sus brazos los abrumo a todos. "Maldita sea", murmuró, dando un paso atrás mientras se preparaba para entrar en la niebla. El alivio criticó a través de él, pero sus instintos primitivos le habían movido hacia adelante para darle un beso con la promesa de un loco. "Laylah", susurró, con cuidado de evitar el contacto con el niño en sus brazos. "¿Qué?" "No creo que esto haya terminado". Se retiró, con el rostro duro con determinación. "Voy a encontrarla a usted." Ella se reunió con él el brillo en el deslumbramiento. "Si te matan..." "Vete". Con un último beso, hizo un trompo de distancia y se dirigió a Levet, pero incluso de espaldas sintió el momento en que ella desapareció. No era la ausencia de su aliento suave. O el calor de la conciencia punzante que sentia cuando ella estaba próxima. Fue el enorme agujero en el centro de su pecho. El ausentemente se frotó la marca que Siljar había abrasado en su piel, como si pudiera aliviar el vacío helado. Dios todopoderoso. Él estaba en la mierda hasta el cuello. Como para enfatizar el punto, dio un paso a través de una abertura en los árboles para ser recibido por media docena de guerreros Sylvermyst avanzando con sus ballestas apuntando. Las flechas. Levet lanzó un suspiro trágico."¿Debes ser tan predecible?" Tane no era tan despectivo. Una flecha de madera a través de su corazón podía hacerlo pasar una muy mala noche. Además, le doleria como una perra. "Es difícil de superar a los clásicos", dijo, deteniendo un paso por detrás de la gárgola cuando el demonio pequeño levantó sus manos para lanzar una bola de fuego en la invasión del enemigo. "Truenos". Levet miró por encima del hombro con una sonrisa. "Y ellos son los más eficaz contra los vampiros. Siempre la marca de un arma muy bien." "No sólo los vampiros". Él le enseñó los colmillos. "El Sylvermyst se rumorea que hexagonan sus flechas con hechizos que hacen los demonios impotentes."

Los ojos grises se ampliaron en el horror hombre puro. "Eso no es una cuestión acerca de la cual bromear" Tane dio un giro de la espada Sylvermyst, golpeando a un lado una oleada de flechas. "¿Quién dice que estoy bromeando?" Usted es realmente un hombre malvado", murmuró Levet. "Así me han dicho." Con un movimiento de su cola, Levet se volvió hacia sus atacantes, lanzando otra bola de fuego entre los árboles. La repentina luz reveló una forma alta de pie en las sombras, vigilando la batalla en silencio. El líder. Tane estaba seguro de ello. No es que tuviera muchas oportunidades para evaluar el peligro. Esquivando las llamas, dos Sylvermyst saltaron directamente a él, sus espadas rozando hacia su cabeza. Con una velocidad que no podía seguir el Fey, Tane dio la vuelta para el lado, ponchando con su espada. Su golpe fue bloqueado por una espada a juego, las chispas volaban a través del aire. Detectando un movimiento detrás de él, Tane utilizó su fuerza superior para empujar el fey fuera de balance, volviéndose a cumplir con la segunda estocada. La hoja se desplazo suavemente por el aire, al hablar de la artesanía de la espada. Obviamente, los Sylvermyst estaban bien armados. Y bien entrenados... Gruñó cuando el oponente detrás de él clavó su espada a través de la parte carnosa de su hombro, esperando sin duda que lo desactivara el tiempo suficiente para lograr un golpe mortal. Una estrategia inteligente si estuviera luchando contra cualquier cosa menos un vampiro. Apretando los dientes, Tane agarró el extremo de la espada saliendo de su hombro, tirando de ella más profundamente en su cuerpo. El Sylvermyst respiraba un sonido de un choque, pero tristemente se aferró a su arma. Un error letal. Con un tirón último, Tane tenía agarrado el guerrero lo suficiente por la espalda que pudo llegar por encima de su hombro herido, y apoderarse de él por su larga trenza. Un grito fue arrancado de la garganta del fey cuando se encontró volando sobre la cabeza de Tane y aterrizo en su compañero que había sido severamente herido por Tane con la espada. Los dos se bajaron en un montón de ramas agitándose y maldiciendo, y Tane sin dudar cortó primero la cabeza de uno de los Sylvermyst y luego la del otro. Un perfume potente de hierbas llenó el aire mientras la sangre del fey empapaba la tierra cubierta de musgo, pero Tane no se detuvo a contemplar la victoria sangrienta. Hilando la espada, se volvió, no del todo sorprendido al descubrir que otro fey disparaba a través de los árboles en su dirección. Maldita sea. Ya era suficiente. Estaba cansado de jugar para el alfiletero con los hijos de puta. Sacando su puñal de la vaina se lo envió en una vela suavizando el movimiento. El Fey trató de esquivarlo a un lado, pero la hoja se hundió profundamente en la garganta, cortando a través de una arteria principal. Por un momento, el guerrero permaneció indiferente a la sangre que corría por el pecho. No fue hasta que sus rodillas se doblaron y cayó hacia delante que se dio cuenta del peligro de la herida abierta. Tane fue antes de que él pudiera tratar de detener el flujo, hundiendo sus colmillos en su carne y el drenando hasta la última gota de sangre del cuerpo inerte. El poder del fey fluía por sus venas, ayudando a curar sus heridas. Enderezandose, estaba preparado para el siguiente ataque. Un ataque que nunca llegó. En cambio, el resto de los Fey se hundieron en las sombras. Todos, menos el guerrero de gran altura que Tane había marcado ya como el líder. Se agachó para tirar de la daga del guerrero caído cuando el

Sylvermyst paseo a través de la maleza, una ballesta de gran señaló el pecho de Tane. Era más alto que los demás y construido con más volumen que la mayoría de los Fey, pero tenía los mismos ojos extrañamente metálicos de los Sylvermyst otros que brillaban con un bronce puro en la luz de la luna. Su larga cabellera era de un tono oscuro del castaño y sus rasgos delicados notaban una mofa arrogante. Tane redujo su mirada. ¡Ah, el placer de tocar esa burla de la demasiado cara bonita Es una lástima que necesitara mas respuestas de lo que necesitaba el placer de cortar y cortar en cubitos otro Fey. Obviamente, el Sylvermyst llegó a la misma conclusión en cuanto entró en el pequeño claro, su ballesta en el objetivo, pero con el dedo fuera del gatillo. "¿Dónde está el niño?" el Sylvermyst demando, su voz demostrando un poder que llenaba el aire. Tane apretó los dedos sobre la espada. Maldita sea. Este Sylvermyst era diferente. Peligroso. "¿Por qué no vienes y lo averiguas?" invitó, con ganas al agarrar la criatura lo suficiente para que pudiera abrir su corazón si era necesario. Hubo un crujido en la maleza, cuando Levet se acercó a pie a su lado. "¿Tane, creo realmente que no es prudente mofarse del Sylvermyst con la hexagonal de flechas apuntandote?" La mirada de bronce cayó en la gárgola pequeña, tirando de sus labios en una sonrisa burlona. "¿Es tu compañero?" Él cambió su atención a Tane. "Patético incluso para una sanguijuela". "¡Hey!" Levet protestó. Tane, por otro lado, no podría argumentar. Realmente era patético. En cambio, se redujo su mirada. "¿Patetico? Tú no hablas como un hada que ha sido desterrado de este mundo por siglos." "Admito que mi servicio de cable era una mierda en el infierno, pero..." "No", gruñó Tane. "Estás mintiendo". "Probablemente. Estoy mal, después de todo," se mofó del Fey. "Es lo que hacemos." "Yo no necesito un manual del propietario para el mal." La sonrisa del fey se abrio. "No, yo Supongo que no lo hace, vampiro". Tane se detuvo. ¿El hijo de puta tenia un sentido del humor o un deseo de muerte? De cualquier manera hizo sonar una alarma que Tane no estaba dispuesto a ignorar. "¿Quién eres tú?" "¿No es suficiente para saber que soy el hombre que te va a matar?" Tane levantó una ceja. "¿Tienes miedo de darme tu nombre o te avergüenza?" Hubo un momento de vacilación antes de que la criatura se encogiera de hombros. "Ariyal", reveló, su mirada chasqueando despectivamente sobre Tane. "Y Tane el infame. Plaga de vampiros renegados en todo el mundo. Ahora que tenemos las presentaciones fuera del camino, dime dónde está el niño." Tane tu pregunta fue contestada. Un deseo de muerte. Ahora que se aclaró, él quería saber cómo había descubierto el fey que él era un Caronte. "¿Dónde te has estado escondiendo?" "Ahora, no. No seas grosero, sanguijuela," arrastrando las palabras Ariyal. "Yo le pregunté primero". "Es que el infierno no ha estado compartiendo una dimensión con el Señor Oscuro." Los ojos de bronce brillaban, una presión punzante llenando el aire. "¿Se perdió la historia del gato excesivamente curioso?" preguntó con suavidad. "Él consiguió que su cabeza fuera cortada". "Maldita sea". Tane llegó a una decisión repentina. Ariyal molestaba como el infierno, pero él no era tan estúpido como para subestimarlo. Cuando se diera cuenta de que Layah se había ido de largo, iba a liberar todo lo que era la magia que mantenia amarrada. Tane no quería estar cerca cuando eso sucediera. "Levet." "¿Oui?" "¿Puede ocultar nuestros olores el tiempo suficiente para que podamos escapar?"

"Pensé que nunca lo preguntarias," murmuró la gárgola. Haciendo un gesto con la mano hacia el Sylvermyst. "¿Qué pasa con Tinker Bell?" Ariyal miró hacia Levet, sonriendo con una anticipación cruel. "Oh, yo voy a disfrutar de la molienda en el polvo." "Él va a venir con nosotros", Tane murmuró. Levet chirriando en la consternación. "¿Es usted completamente loco?" ¿Estaba completamente loco? Una pregunta para más adelante. Moviendose con una velocidad que ni siquiera un fey en los esteroides podría seguir, Tane se detuvo directamente ante Ariyal, golpeando la ballesta de la mano. "Arrogante bast..." Las palabras furiosas del Fey fueron llevadas a un extremo puntiagudo cuando el puño de Tane conecto con la barbilla. Hubo un crujido satisfactorio cuando Tane sentío la mandíbula del hombre romperse por debajo del impacto de su golpe. Luego, cogiendo el cuerpo inerte del Fey antes de tocar el suelo, Tane lo colgo de su hombro y se volvió hacia la gárgola que tenia los ojos abiertos. "Vamonos de aqui." Todo empezó tan bien. Laylah entró en la niebla sin ningún problema, incluso llevando al niño. Se había tomado un par de minutos para quitarse de encima la sensación de mareo drenando que siempre la plagaba a ella después de un cambio en el corredor entre dos mundos, y otros pocos minutos para determinar una dirección. Podía ir a cualquier parte. Ella podría desaparecer con su hijo y nunca ser encontrada. Pero aun cuando el pensamiento revoloteaba por su mente, deliberadamente se centró en Chicago y en la guarida elegante de Styx. Durante años había creído que ella había logrado desaparecer, pero ella no era tan inteligente como ella había pensado. La Comisión siempre había sabido sobre ella, y sólo Dios sabía quién más. Además, el único medio verdadero de mantener seguro a su bebé seria matando a los que los estaban cazando. Sedientos de sangre, por cierto. Y los vampiros eran su mejor apuesta. Ella estaba ocupada convenciendo a sí misma de que su decisión no tenía nada que ver con Tane cuando sintió la formación de un arco en la noche. En estado de alerta instantánea, agarró con fuerza al bebé en sus brazos, alejándose del velo brillante que estaba creciendo a un ritmo rápido. Mierda. Esto era algo que siempre había temido cuando caminaba por la sombra. O algo estaba a punto de entrar en la niebla con ella o... Resultó ser el "o" cuando el velo se hinchó hacia adelante y se envolvio alrededor de ella, chupándosela en otra dimensión. Ella gritó cuando ella fue tirada de la niebla y dio tumbos a través del velo a la tierra con una fuerza dolorosa en la espalda. Manchas negras bailaban ante sus ojos cuando el aire se salio de golpe de sus pulmones. Dioses. Se sentía como si hubiera aterrizado en una pared de ladrillo. Sosteniendo al bebé en un abrazo de la muerte, ella respiró profundo e hizo un balance de su entorno. No se sentía como el infierno. O incluso una dimensión exterior, poco a poco llegó a la conclusión. De hecho... Escarbando con sus pies, miró a su alrededor Laylah en el campo familiar, con su corazón en un puño. Maldita sea. Ella había ido a menos de veinte kilómetros de donde había empezado. Y peor aún, no estaba sola. Girando alrededor, estaba preparada para cualquier cosa. Oráculos, magos, un genio lleno de raza. Algo lo suficientemente potente como para tirar de ella por las brumas. En cambio, su mirada se posó en un hombre delgado, de buen aspecto como un surfista, alguien que reconocio fácilmente. "¿Santa mierda. Caíne?" respiraba en

estado de shock, con la mirada rozando la abandonada estación de gas y las bombas vacías, antes de regresar al perro. "¿Qué demonios me hiciste?" Él levantó las manos, su rostro delgado y ojos azules revelando una sombría madurez que no había estado allí sólo hace unos días. Hizo una mueca, caminando hacia ella. "No me culpes". Laylah se quedó inmóvil, el aire cargado con el pulso eléctrico de su energía. "Espera". Caine se detuvo en una moneda de diez centavos. Lo había conocido a su tiempo para darse cuenta de que las cosas malas ocurrian cuando ella estaba en peligro. Levantó las delgadas manos y en un gesto de paz. "¿Qué es?" "Quédate ahí", advirtió. "¿Quién eres tú?" "¿Quién soy yo? ¿Está usted de juego?" Sus cejas se rompieron juntas. "Usted acaba de decir mi nombre." "Yo sé lo que dije, pero hay algo malo con usted." Su risa hizo fuerte eco en la oscuridad. "No puedo discutir con eso. ¿Usted desea la lista corta o la larga?" "Quiero saber por qué hueles a sangre pura". Se metió las manos en los bolsillos de sus vaqueros desgastados. "Lo creas o no un demente señor demonio, que había estado chupando la magia de los Weres por siglos, se estrelló a través de mí en su camino de regreso al infierno, matandome a mí en el proceso, después fui resucitado misteriosamente como un pura raza Were". Laylah parpadeó, intentando procesar las palabras recortadas. Bueno... señor. ¿Si sus visiones extrañas se volvieron realidad? Increíble. Tenía mil preguntas, pero advirtió por la rigidez de Caine que no estaba listo para hablar de su experiencia alucinante. Ella podía entenderlo. Ella no era mucho en el intercambio. "Te creo", dijo. "Nadie podía inventar esa historia." "En realidad tengo un testigo." Hizo un gesto con una mano y una mujer que había estado escondida en un Jeep cercano se acercó lentamente. Laylah fue momentáneamente desconcertado. Se parecía a Harley y a Darcy, sólo que con el pelo más largo y más ligera de ojos. "Dioses, no otra", murmuró. "¿Cuántos hay?" La mujer la miró con curiosidad no disimulada que podría haber sido descortés si Laylah no hubiera percibido la inocencia notable de su corazón. "Si se refiere a mis hermanas somos cuatro en total." Ella inclinó la cabeza hacia un lado, su cabello claro brillando en la luz de la luna. "Al menos, eso fue lo que me dijeron." "Se trata de Cassandra". Caine se trasladó a colocar un brazo protector alrededor de ella ¿Fueron los hombros? "Cassie, se trata de Laylah". Laylah esbozó una sonrisa forzada. Ahora no era el momento para charlar. Ella no tenía ni idea de lo que la había arrancado de la niebla, pero le hizo saber que no era lo suficientemente lejos de su tía y que estaba atacando con los Sylvermysts. "Bueno, es genial conocerte, Cassie, pero tengo un poco de prisa." "Espera". Sin previo aviso, Cassie se acercó para agarrar su brazo, su adherencia asombrosamente fuerte. "Estás destinada a estar aquí". Laylah estrecho loss ojos con ira. Obviamente, ella no había querido llegar a esta estación de servicio de mala muerte en el medio de la nada. "¿Eres tú la que me sacó de la niebla?" "Fácil, Laylah," gruñó Caine. "Cassie es sólo el mensajero"."¿Para mi tía?" "¿tía?" Caine parecía genuinamente confundido. "¿De dónde demonios has sacado una tía?" "Yo ordene que fuera de eBay", espetó Laylah, tirando lejos de ellos. Ella no confiaba en ninguno de los dos. "¿Quién te mandó?" "El destino", Cassie murmuró. Un relámpago golpeó el poste de acero que sostenía el letrero oxidado en forma de una hamburguesa. Con un movimiento torpe, Caine empujó entre Laylah y su compañera. "Maldita

sea, Laylah, no es pelicula, realmente quiere decir el destino". Ella apretaba los dientes. "Caíne, no estoy de humor para ser sacudida con fuerza. Dime lo que está pasando o te juro que los voy a freír" "Ella es..." Vaciló antes de que las palabras fueran arrancadas de sus labios. "Un profeta". ¿Profeta? Bueno, eso era de lo que se trataba la conversación. Laylah contuvo el aliento asustado, sus poderes vacilantes. "¿Ella ve el futuro?" "Solamente en destellos", admitió con cautela Caine, claramente impulsado por una primitiva necesidad de proteger la belleza. Una posición peligrosa. Si realmente fuera un profeta entonces sería considerado un santo grial, entre el mundo demoníaco. "Pensé que se habían extinguido", dijo. "La mayoría de la gente pensaba lo mismo de los genios mestizos", Caine señaló secamente. Laylah hizo una mueca. No se puede discutir con eso. Ella se volvió hacia la que poseía una extraña semejanza a Harley."Así que si usted no está completamente fuera de su mente, ¿Por qué tiene algo que ver con la suerte mística el porque me trajo aquí?" Ella se encogió de hombros. "Yo no tengo la menor idea." "Muy bien. Entonces el destino está fuera de suerte..." "No", Cassie le interrumpió apresuradamente. "Es el niño." El intestino de Laylah se torció en miedo. "¿Qué pasa con él?" "Él está en peligro." Laylah frunció el ceño. ¿Esa fue la profecía? "No es realmente una noticia de última hora. ¿Por qué crees que estaba tratando de escapar? Si no hubieras intervenido..." Caine gruño y el sonido corría a través del aire. "Cuidado, genio". Cassie movió a un lado a su campeón, su expresión preocupada y con su mano tocando el brazo de Laylah, increíblemente indiferente al peligro de estar tan cerca del hechizo que rodeaba a la inmovilización del bebé. "No te dejes deslumbrar por los riesgos evidentes. Hay más de lo que sospechas". "Perfecto", murmuró Laylah, entonces ella se echó hacia atrás en alarma cuando la loca puso una mano directamente sobre el hechizo que rodeaba al bebé. "Hola. ¿Qué estás haciendo?" Los ojos de la mujer se encendieron con una luz blanca cegadora. "El Géminis". Laylah dio un paso atrás, acunando al niño apretandolo contra su pecho. ¿Ocultas amenazas? ¿Géminis? Era la clase de algarabía que se esperaba de un falso profeta, no del verdadero. "No sé lo que eso significa." "El Alfa y la Omega." Cassie se encogió de hombros, sus ojos regresando a la normalidad. "Para encontrar el final hay que volver al principio."

CAPITULO 16

Una punzada fría llenaba el aire, recordandole fuertemente a Laylah que ya tenía enemigos lo suficientemente conocidos para preocuparse, no dejándose asustar por los misteriosos. "Está bien. Realmente necesito estar en mi camino." Cassie movió la cabeza. "Todavía no." Caine giró hacia los campos vacíos, capturando del aroma inconfundible del vampiro en el mismo momento en que Laylah lo hizo. "Cassie, alguien va a venir." "Tane", Laylah respiraba, el alivio

golpeando a través de ella por que estaba a salvo. Caíne levantó las cejas con sorpresa. "¿Un amigo tuyo?" "Él no está solo", dijo Cassie, gracias a Dios desviando a Laylah de la necesidad de explicar su complicada relación con Tane. "Esa maldita gárgola", murmuró Caine, con la cabeza inclinada hacia atrás cuando él olfateó el aire. "Y... ¿qué es?" "La oscuridad", respiró Cassie. Caine juró. "Estamos fuera de aquí". Cassie levantó una mano como restricción cuando Caine llegó a lanzarla por encima de su hombro. "No, Caíne. Tengo que hablar con el vampiro". Laylah podría haber admirado la capacidad de la pequeña mujer de domar a la vez un perro rebelde si no hubiera sido consumida por la visión del enfurecido vampiro que se dirigía hacia ella con un extraño Fey lanzado por encima de su hombro y una gárgola en sus talones. No era un espectáculo que se viera todos los días. "¡Maldito seas!, Laylah, se supone que debes ser..." "No empieces conmigo, He-man", advirtió, caminando hacia atrás, cuando sabiamente Tane lanzó a un lado la fey inconsciente y miró hacia Caíne. Dos alfas en el mismo espacio nunca, nunca era una buena cosa. "No era mi la elección de estar aquí." Tane se movió para colocarse directamente entre Laylah y Caine, su poder gélido azotando a través del aire. "Pensé que me llamó el hedor de un perro." Los ojos de Caine brillaban con la luz interior de una sangre pura. "¿Quieres un pedazo de mí, chupasangre?" Laylah agarró el brazo de Tane. "No, Tane. No tenemos tiempo para un concurso de meado" Con una indiferencia despreocupada de la vida y la integridad física, Levet se contoneo entre los dos depredadores, estudiando a Caine con una expresión de desconcierto. "Oye, yo te conozco". Se frotó el trozo de la nariz. "¿Mon Dieu, que fue lo que te hicieron a ti?" Tane frunció el ceño. "¿Qué está pasando?" Laylah y Cassie compartieron una mirada de mutua desesperación femenina. "Es una larga historia o corta, este es Caíne quien tuvo un encuentro con un señor demonio que lo transformó en un sangre pura", dijo Laylah. Tane se puso tenso. "¿El corriente que la sostuvo en cautiverio?" "Ella nunca fue mi prisionera", espetó Caine, como si estuviera ofendido por la acusación. "Por favor, tenemos poco tiempo." Cassie dio un paso adelante, aunque tarde en la captura de la atención de Tane. "Dios... maldita sea," murmuró en estado de shock. Levet se sorprendió por igual. "La última de las hermanas de Darcy." Tane asintió con la cabeza. "Styx debe ser enterado." "De ninguna manera... de mierda" "Caíne". Cassie apresuradamente detuvo a Caine con una mano en el pecho. Echó un vistazo hacia Laylah, como con la esperanza de un poco de "mujeres versus hombres" cooperación. "Yo sólo estoy aquí para emitir una advertencia." Tane previsiblemente ignorando lo que no queria oír. "Te llevaré con tu hermana y puede ofrecer todas las advertencias que desee." Caine con el aroma de almizcle cuando su lobo merodeaba cerca de la superficie. "Tocala y moriras, vampiro". "Tane, usted debe escucharla a ella," ordenó Laylah. "Ella es un profeta. Un silencio sepulcral saludó el anuncio. Incluso Levet se quedó sin habla. Nada menos que un milagro. Por último, Tane negó con la cabeza. "Imposible". "Cassie, estás perdiendo el tiempo", espetó Caine, recogiendola con firmeza en sus brazos y en dirección al Jeep. "El ego de un vampiro es demasiado hinchado para escuchar los consejos, no importa quién los está ofreciendo." Cassie no se resistió, pero ella no agacho la cabeza sobre el hombro de Caine.

"Vampiro, no se debe matar a su prisionero." Tane miró hacia la fey olvidado en el suelo. "¿Por qué no?" “Usted tendrá necesidad de él." "¿Yo tengo necesidad de él? Espera. "Tane apretó las manos, cuando Caíne estableció a Cassie en el asiento del pasajero y luego saltó detrás del volante, quitándose en una nube de polvo. "Esta mierda del futuro místico me esta meando fuera", murmuró. Laylah abrió los labios para exigir una explicación de por qué llevaba Tane alrededor un Sylvermyst inconsciente, cuando los tres se congelaron en alarma. El aroma de las hierbas en la brisa, y algo mucho peor. Un vampiro loco. "Umm..." Levet se aclaró la garganta. "¿Puede ser molesto en algún lugar lejos de aquí?" Tane miró hacia el horizonte. "Maldita sea. Está demasiado cerca el amanecer para llevarlos a mi guarida". "Entregue el Sylvermyst y consideraré ofrecerle refugio." La voz femenina llegó sin avisar, casi haciendo saltar a Laylah sus zapatos. Tane, por otro lado, tenía su daga volando hacia la estación de gas y sacó la espada de la vaina que había atado a su espalda. Con la arrogancia tranquila que tan sólo un vampiro podría reclamar, la mujer arrebató la daga del aire y salió del edificio decrépito. "Cazador", Tane raspando en voz baja. "¿Cazador?" Laylah cuestiono, no estando segura si debía o no revelar los gritos de horror. "Son vampiros que nacen con la rara habilidad de envolverse en esas sombras profundas y que nadie puede detectar su presencia", explicó. "Tradicionalmente, se alquilan para cazar a los demonios que no quieren ser encontrados. Muy exclusivo y muy caro." Laylah preguntó si Tane estaba equivocado. La hembra parecía una modelo de moda con la exótica belleza que sólo una mezcla de razas podia lograr. Alta y esbelta, su pelo negro brillante que hizo alusión a su ascendencia asiática estaba contenido en una trenza apretada que caía por la espalda. También hubo un toque de Oriente en sus ojos ligeramente rasgados, aunque eran de un oscuro tono de azul que revelaba una herencia europea. Su piel era tan pálida como el alabastro y sus labios de un tono exuberante de color rosa. Ella era guapísima. Por supuesto, ella estaba vestida con spandex negro de pies a cabeza que le dio una vibración de Misión Imposible y la escopeta de cañones recortados enfundada a su lado advertia que no sólo era una cara bonita. Girando la daga, se acercó con una indiferencia audaz que Laylah sólo podía envidiar. "Usted debe ser Jaelyn", dijo Tane. "Y usted debe ser Tane, el Caronte", arrastrando las palabras la mujer. Laylah frunció el ceño. "¿Ustedes dos no se conocen?" "No, pero reconozco sus habilidades. ¿Qué es lo que quiere con el Sylvermyst?" El vampiro miró hacia la fey inconsciente. "He estado siguiéndolo durante varios días." "¿Por qué?" Ella sonrió, mostrando sus colmillos. No, no hay un modelo de moda. "¿No es su negocio?" Tane redujo su mirada. "Teniendo en cuenta que es actualmente mi prisionero, yo diría que es en gran medida mi negocio". "Ah, pero yo soy el que tiene las excavaciones debajo del sol". Laylah a regañadientes salió de la palestra. ¿Qué otra opción tenía? Tane era testarudo como para ignorar la oferta de refugio, porque estaba molesto por la actitud del vampiro. "Tane, no tenemos mucho tiempo para debatir el tema." Deslizó una mirada ardiente en su dirección, suavizando su expresión cuando noto el cansancio que no podía ocultar. Ella vivía lo mismo cada vez que salia de las brumas, no importaba lo que hiciera, era más agotador que de hecho

caminar a través de ellas. Volvió su atención a Jaelyn. "¿Su guarida es segura?" Los ojos de añil se redujeron. "Yo soy el vampiro malo para insultar, Caronte. Laylah tragó un suspiro. ¿Todos los vampiros tienen el control de la ira descontrolado? Levet tiró de la pernera del pantalón. "¿Supongo que significa que es seguro?" Laylah hizo una mueca. "Estoy pensando que debemos mantenernos al margen de la disputa familiar." Levet se estremeció con repugnancia. "Oui, no hay nada más peligroso que las familias". Laylah miró hacia los campos lejanos, donde su tía había traído su maldito ejército a buscarla. "No me digas." A Tane no le gustaba poner su confianza en un vampiro que sólo conocía por su reputación de ser demasiado agresivo con una mecha corta. Sobre todo cuando Laylah estaba con él. Pero con el sol a menos de media hora de salida y Marika y sus Sylvermysts en su camino, él no tenía un montón de opciones. Permitir a Jaelyn llevarlos a un pequeño pueblo asentado entre un mosaico de las explotaciones, Tane se vio así mismo envuelto en las sombras a medida que avanzaban a través del pequeño parque en el centro de la ciudad. La gente del campo tiende a salir temprano y lo último que necesitaba era que alguien que lo siguiera llevando el Sylvermyst detectara que estaba inconsciente. El cazador, por fin les hizo señas a un edificio de ladrillo en ruinas en la esquina de la plaza del centro. Al entrar, Tane se dio cuenta de que había sido un banco local, pero ahora las ventanillas estaban cerradas y el piso de baldosas estaba cubierto de polvo. Atravesaron el vestíbulo estrecho y se trasladó por un corto tramo de escalera que conducía a la bóveda de un banco de abajo. Laylah brevemente fallando, tal vez por temor a que se esperara que todos se exprimieran en el pequeño espacio por las próximas doce horas. No la culpo. Dos vampiros, un Sylvermyst, una gárgola y un genio mestizo metidos en una pequeña bóveda de acero revestida de... sí, mala idea hasta el final. Con una suave presión instó a su interior. Ningún vampiro tenía una guarida sin pocas puertas ocultas. Para probar su punto, Jaelyn cepillo más allá de ellos, apartando las estanterías de cajas de seguridad para revelar una puerta tallada en acero. Hizo una pausa, susurrando palabras suaves que dio a conocer los maleficios que protegían la entrada y la puerta abierta surgio, dejando al descubierto una escalera de madera que conducía a los túneles subterráneos. En silencio se movieron en la oscuridad de abajo. Tane podía sentir el peso de la aurora, pero fue su preocupación por Laylah la que lo hizo apurar a Jaelyn a un ritmo más rápido. El terco genio no lo haría y colapsaría antes de pedir ayuda, pero podía sentir que ella era apenas capaz de poner un pie delante del otro. El pequeño túnel terminaba en otra puerta que daba a una habitación grande. Tane estudio los asientos de cuero esparcidos por la alfombra carmesí y las herramientas de S & M colgadas en las paredes. No es que le preocupara una mierda la decoracion. Su interés sólo estaba en los peligros potenciales y, por supuesto, en las salidas más cercanas. Laylah, sin embargo, hizo una mueca, aparentemente aliviada cuando Jaelyn la llevó a una habitación privada con una cama sencilla y armario con una habitación anexa que podría utilizar para poner al niño. A regañadientes Tane entrego el Sylvermyst a su anfitriona, y espantó a Levet a distancia y espera que Laylah pusiera al niño cómodo en el cuarto adjunto, por fin la coloco sobre la ancha cama y tiró de las mantas sobre ella. Luego, se apoyo contra la cabecera, la hizo cómoda y

cerró los ojos. Él tenía edad suficiente que poder descansar y recuperar su fuerza al mismo tiempo que quedaba en completa alerta. Pasaron varias horas antes de que el sonido de unos pasos que se acercaban lo levantaran de la cama y rápidamente abriera la puerta. Él podría verse obligado a aceptar la hospitalidad de Jaelyn, pero él no confiaba en nadie con Laylah cerca. En realidad, él no estaba seguro de que confiara en que nadie se acercara a Laylah. Sabiamente Jaelyn se detuvo a varios pies de la puerta y levantó una mano en un gesto de paz. "Caronte" dijo ella, todavía vestida con el spandex, aunque ella había sustituido la escopeta con una Glock 18. "No soy una amenaza para su mujer". Sus labios se torcieron en su pico feroz para proteger a Laylah. Especialmente teniendo en cuenta que podría destruir esta guarida entera con un solo pensamiento. "Mi mujer puede cuidar de sí misma", dijo con ironía. Jaelyn puso los ojos. "Sí, ella puede, pero dudo que esté dispuesto a darle la oportunidad". "¿Qué quieres?" "Mi prisionero está despierto." "¿Tu prisionero?" Él arqueó una ceja. "¿Tiene problemas con sus pronombres, ¿Cazador?" "Mi único problema en el momento es ese". La mujer señaló con el dedo hacia el techo que protegia del sol de la tarde. "Cumpli mi parte el trato." No estaba seguro de lo que Jaelyn tenia destinada para el Sylvermyst, pero Tane se volvió a recuperar la espada que había apoyado contra la pared cerca de la puerta. "Está bien", dijo, "pero tengo que hacerle preguntas antes de hacerle algun daño." Ella dio un ascenso de sus hombros, volviendo a caminar por el pasillo estrecho. "Ven conmigo". Tane rápidamente la siguio. "¿Vas a decirme por qué usted ha estado buscando al Sylvermyst?" El vampiro se detuvo para tirar y abrir el conjunto de trampilla en el centro del pasillo. Tane sonrió. La puerta principal tenía que pesar una tonelada, pero Jaelyn la levantó con facilidad. Una prueba de que los rumores de sus poderes innatos no estaban inflados. Una lástima que todavía fuera muy joven. Él la habría patrocinado en las batallas de Durotriges, los juegos de gladiadores, que eran del tipo para la mayoría de la élite de los demonios guerreros. Los pocos vampiros que sobrevivieron salieron con la marca del Cuchulainn, un tatuaje en forma de dragón que les ganaba el derecho a desafíar para ser un jefe del clan. Ella levantó la cabeza para clavarle una mirada impaciente. "Fui contratado por los Oráculos, eso es todo lo que obtienes." Tane hizo una mueca. Era más de lo que quería. Tenía bastantes problemas con los oráculos, sin añadir más. Jaelyn podría mantener su razón para querer al maldito Sylvermyst para sí misma. Ella desapareció por el agujero y Tane rápidamente cayo en la oscuridad detrás de ella. Sus pies apenas habían tocado el suelo duro cuando Jaelyn accionó un interruptor y estudió su entorno. No se sorprendió por completo al descubrir que estaban de pie en el centro de un calabozo. ¿Dónde más se podia guardar un prisionero? Pero él estaba un poco sorprendido por cómo fue elaborada la mazmorra. Diez céldas se alineaban en las paredes, cada una de ellos a medida construida para soportar diferentes especies de demonios. Algunas de plata, algunas de hierro, algunas de madera, e incluso una de oro sólido. Pero fue la gran sala en el otro lado de la mazmorra lo que capturó su atención. ¿Jaelyn había ido a una venta de cerca de fines de la Tortura-R Us? Había bastidores, hierros, pinzas enormes, clavos, clubes y la silla eléctrica siempre popular que hizo cosas desagradables a un vampiro. Habia

Incluso algunos dispositivos que Tane no reconocía. Y en el aire el olor a desinfectante colgaba como una nube. Como si alguien pasara mucho tiempo limpiando los desórdenes sangrientos. "Bonito", murmuró, disparando a su compañero una mirada burlona. "¿tuyos?" Ella no contesto, se dirigió hacia una de las celdas de plomo. "Estoy subarrendando el lugar". "¿Del Marqués de Sade?" "Tengo una estricta política de no poner la nariz donde no pertenece." "Yo puedo imaginar." Una expresión embrujada oscurecio brevemente los ojos. "No, realmente no puedo." Abrió la puerta de la celda, antes de que Tane pudiera presionar en favor de una respuesta.No estaba seguro que quería. Ella no parecía el tipo de vampiro que quisiera compartir. Exactamente igual que como el solía ser. Hizo una pausa y rápidamente aplasto lo que su pensamiento vagabundo le había revelado. En su lugar, dirigió su atención al Sylvermyst sentado en una silla de madera. Ariyal parecía decididamente peor para el desgaste. Su pelo se había soltado de su trenza cayendo sobre su rostro surcado de tierra, y sus ropas estaban manchadas y rotas. En algún momento, Jaelyn tenía que haberle atado los brazos a la espalda y encadenado a la pared con puños de hierro. Tenía que ser un dolor considerable, pero su expresión se burlaba, cuando entraron. "¡Ah, los colmillos Twins Bobbsey! Qué lindo", arrastrando las palabras él, extendiendo a lo largo las piernas y cruzándolas en el tobillo. "¿Vamos a jugar?" "Si eso es lo que quieres. Voy a explicar las reglas." Tane con un paseo ocasional por delante, tocando la punta de su espada robada a la garganta del bastardo. "Vamos a hacer una serie de preguntas. Si usted se niega a responder o trata de mentir voy a tallar un trozo de carne de su cuerpo. Vamos a seguir hasta que tenga las respuestas que quiero o que se quede sin carne". La mirada de bronce pasó a Jaelyn que había cerrado la puerta y se dirigió a permanecer al lado de Tane. "Si vamos a jugar duro prefiero tener a la mujer. Sin ánimo de ofender, pero ella es más de mi gusto." "Nunca me sobrevivirias". Ella se inclinó para agarrarle la barbilla, sólo para liberarlo con un silbido, agitando la mano como si hubiera sido escaldado. "Mierda". Tane frunció el ceño. "¿Qué pasa?" Con el ceño fruncido en el Sylvermyst que había perdido su sonrisa, Jaelyn retrocedió hasta que ella se apoyo contra la puerta. "Nada". Tane dio un paso hacia ella, sintiendo que algo importante acababa de pasar. "El cazador..." "Sigue con tu interrogatorio", espetó Jaelyn. "Espero que te hayas ido al caer la noche." "¿Es siempre tan encantadora?" Ariyal se burló, aunque Tane no se perdio el tono de su voz. Lo que había ocurrido entre los dos tenía que haber sido tan desagradable para el Sylvermyst como para Jaelyn. Volviendo al prisionero, Tane hizo dos cortes en el hombro del Fey y le quitó un pequeño trozo de carne. "Se te olvidó las reglas", dijo. Con una maldición extranjera, Ariyal se apartó de la espada que se cierne. Tane observaba con fascinación como la sangre en la hoja crepitaba y luego se fundia en el acero, como si la espada estuviera absorbiendo energía de la sangre. Interesante. "Pide lo que quieras", apretó Ariyal. "¿Cómo evitaste ser expulsado con los Sylvermyst a otro mundo?" Su mandíbula apretada, pero contestó de mala gana. "Nuestro príncipe hizo un trueque con Morgana le Fay para permanecer oculto en su santuario." Infierno. Hablando acerca de un pacto con el diablo. Tane se echó hacia atrás en estado de shock. "¿Avalon?" Ariyal se encogió de hombros. "¿Qué mejor lugar?

Nada puede penetrar en la cubierta de la magia." Tane podría pensar en un chingo de lugares mejores. A partir de los pozos de fuego del infierno. Morgana le Fay era un megalómano cruel que había aterrorizado a los fey, y a todos los demonios demasiado débiles para resistir su magia, hasta que su vidente predijo que iba a ser condenada al infierno por un descendiente de su hermano, Arturo. Ella se había retirado a su isla privada y envuelto en una gruesa capa de magia que era imposible penetrar, a pesar de que en ocasiones regresó al mundo con la esperanza de matar a los descendientes de Arturo. Una mala elección en el final. "¿Qué trueque?", preguntó. Ariyal sonrió, pero Tane detecto el aumento de su pulso y la repentina sudoración de las palmas. ¿Qué pasó en Avalon que no había sido bueno. "Nosotros éramos esclavos en su harén." Apretó los dientes con tanta fuerza que era de extrañar que no se rompieran. "Esclavos sexuales". Tane hizo una mueca. No desearía eso ni a su peor enemigo. "Por lo que he oído hablar de Morgana me sorprende que sobrevivieran." "Muchos no"." Entonces tuvimos la suerte de que los vampiros lograran destruirla a ella." El Sylvermyst resopló, pero el horror se desvaneció de los ojos cuando reaccionó deliberadamente para burlarse de Tane. "Ella fue derrotada por el descendiente del Rey Arturo". "Anna es la compañera de un vampiro, y fue sólo con la ayuda de mis hermanos que sobrevivieron a la batalla con Morgana le Fey", dijo Tane con agua fría lógica. "Al parecer, usted está en deuda con nosotros." "¿Qué te hace pensar que deseaba su muerte?" "Una mentira", dijo Jaelyn desde la puerta, con un tono desprovisto de emociones. Tane sonrió. Se había olvidado que la destreza de un cazador a menudo incluia ser capaz de detectar una mentira. "No me haga una pregunta directa", dijo Ariyal, negándose a echar un vistazo en su dirección. "Yo no he roto ninguna regla del juego". Sí. Definitivamente algo que hacer allí. Pero nada de su preocupación. Aleluya. "¿Cuál es su interés en el niño?" exigio en su lugar. "Fuimos contratados por el vampiro y su asistente para encontrar al niño." Tane miró hacia Jaelyn. Ella asintió con la cabeza. "Él dice la verdad, pero no la la verdad completa." “¿Usted es un mercenario?" Ariyal pauso, escogiendo sus palabras con cuidado. "Estoy dispuesto a vender nuestros servicios con el incentivo adecuado." "¿Y qué incentivos ofrece Marika?" "La oportunidad de localizar el supuesto hijo del Señor Oscuro." "¿Se supone?" Tane se pegó a la palabra, la certeza de que había sido un lapsus. "¿Hay alguna pregunta sobre la identidad del niño?" El Sylvermyst se recuperó rápidamente. "Sólo un tonto acepta los rumores y acepta un cuento popular como la verdad." Tane observando con impaciencia. Ariyal era demasiado astuto. Él respondió a la pregunta con la verdad lo suficiente como para evitar una dolorosa mutilación, pero sin decirle a Tane una cosa maldita. "¿Usted espera del regreso del Señor Oscuro en el mundo?" apretó. "El Sylvermyst lo ha adorado antes de que los vampiros se arrastraran desde sus cuevas". Otra evasión. Pero si él no quería volver al Señor Oscuro, entonces ¿por qué estaba buscando el bebé? No tenía ningún sentido. "¿Cómo Marika tiene la intención de utilizar al niño para volver a ese bastardo?" Ariyal se encogió de hombros. "Ella dice que el mago tiene un hechizo que resucitará a su esencia en el niño." Con un gruñido, Tane empujó la parte posterior del cuello de la espada contra el

Fey, la frustración hirviendo a través de él. ¿Cómo diablos podía mantener a Laylah segura si iba dando tumbos a ciegas? "¿Que son en realidad hasta ahora, Ariyal?" El Sylvermyst miró a los ojos en llamas, sin miedo. "He respondido a sus preguntas." La decisión de que iba a tener que vencer las respuestas del hijo de puta, Tane sintió una aguda punzada de la rebanada del miedo a través de él. Dio un paso hacia atrás, momentáneamente confundido. Entonces, su corazón se estrelló contra su pecho cuando se dio cuenta que se sentía El miedo de Laylah, no el suya. "Maldita sea. Laylah me necesita." Él estaba al otro lado de la celda y tirando para abrir la puerta justo cuando Jaelyn se envolvio fuera de su camino. "No lo mates, sin embargo, no he terminado con él." "No hay garantías", le oyó murmurar antes de que fuera de nuevo a la carga al lado de Laylah.

CAPITULO 17

Fue la sensación de que unos brazos fuertes de un tirón la envolvieron en un abrazo reconfortante lo que la despertó a Laylah de su pesadilla. Aún así ella continuó temblando mientras ella luchaba por desterrar las terribles visiones de demonios dandose un festín de carne cruda con las ciudades quemadas. "Tranquila Laylah", murmuró Tane, acariciando con una mano suave por la espalda. "Estás a salvo." "El niño", se atragantó a cabo. Tane a regañadientes la soltó para ir a mirar en la habitación contigua, regresando con tanta rapidez que Laylah apenas tuvo tiempo de desentrañarse de la empapada de sudor que la cubria antes de que ella se tirara con firmeza en sus brazos. "Él parece estar bien." Ella dejó escapar un suspiro de alivio, apoyando la cabeza contra su pecho desnudo. "Dioses, fue horrible". "Fue sólo un sueño, mi dulce", tranquilizó él, sus bromas en su exótica fragancia masculina en la nariz y aliviando el nudo de miedo en la boca del estómago. "Había sangre", descascarillo ella, acurrucándose contra su cuerpo duro. "El el mundo se estaba ahogando en la sangre." "Solo era un sueño", susurró."Me sentí tan real." "Te tengo a ti." Le dio un beso en la parte superior de su cabeza. "Estás a salvo." Laylah se tranquilizó cuando se dio cuenta de que por primera vez en su vida en realidad se sentía segura. Era... locura. Ella estaba siendo perseguida por un vampiro sediento de poder, un mago inmoral, una horda de hadas malas, y los enemigos que todavía acechaban en las sombras, si era que el profeta podia ser creído. Pero cuando ella estaba en brazos de Tane, sentia como si no hubiera nada pudiera hacerle daño. Ella saboreó la sensación increíble de estar juntos por un momento. Es una lástima que no pudieran bloquear el mundo y permanecer juntos para toda la eternidad. Con un suspiro, a regañadientes salio de nuevo a encontrarse con la mirada en cuestión de Tane. "¿Usted esta interrogando al Sylvermyst?" Hizo un ruido de disgusto. "Por lo que valía la pena." "¿Él no quiso responder?"

"Por el contrario, él me dio un número de respuestas", dijo secamente. "Ninguna de las cuales me dijo absolutamente nada." Ella ocultó su sonrisa por el tono de su voz. Tane estaba acostumbrada a sembrar el miedo en los corazones de todos los que encontraba. Evidentemente molesto de que él no se las hubiera arreglado para intimidar al Sylvermyst para que le diera la información que quería. "¿Trabajan para mi tía?" "Así lo reclama Ariyal". Ariyal. Laylah sólo había echado una breve mirada al fey supuestamente malo, pero había sido sorprendida por su belleza sorprendente. No es que la belleza significara una mierda. Los genios fueron notorios por la posesión de caras de ángeles y corazones malvados como el diablo. Aún así, ella había esperado algo... otra cosa. "¿No le crees?" Tane se encogió de hombros. "Creo que él tiene sus propias razones para querer al niño y que está dispuesto a utilizar a Marika para localizar al niño." "Maluhia", dijo en voz baja Laylah. "¿Qué?" "He llamado al bebé", explicó. "Significa la paz." Tane se quedó inmóvil, haciendo una imitación perfecta de un maniquí. "Yo sé lo que significa. Es un nombre de mis antepasados", contesto al fin con voz áspera." ¿Por qué? "Laylah se mordió el labio”. Parecía que acababa de golpearlo con un bate de béisbol. Así, ¿que era algo bueno o algo malo? "Te dije que iba a darle un nombre al niño," ella contesto. "¿Por qué ese nombre?" "Me gustó". Sin previo aviso Laylah se encontró acostada sobre su espalda con un muy grande vampiro, muy delicioso depositado sobre ella en el colchón. Sus huesos se fundieron con la sensación de su cuerpo en apuros en la parte superior de ella, feliz de hacerse tomado el tiempo para eliminar todo, hasta las bragas y el sujetador antes de meterse en la cama. Ahora bien, si ella pudiera deshacerse de sus pantalones cortos... "Laylah, dime por qué." Se encontró con los ojos miel, sintiendo que su respuesta era de alguna manera importante. "Me acordé de ti." Sus dedos pasaron a través de su pelo. "Nadie puede llamarme a mí la paz." "Ese es mi deseo para su futuro", dijo suavemente, "pero mi esperanza para él como un hombre que va a tener un sentido de honor, con la fuerza para proteger a aquellos a quienes ama, y la lealtad para los que él reclama como su familia". Con un gemido, Tane bajó la cabeza para presionar un beso en la frente. "Usted me está matando." Ella frunció el ceño en confusión. "Pensé que..." "¿Qué, mi dulce?" "Pensé que estaría contento." Se retiró, dejando al descubierto una vulnerabilidad que hizo que el corazón adolorido de Laylah se olvidara de latir. "Estoy honrado", susurró. Al llegar arriba, enmarco su bello rostro entre las manos. "Nunca". Sus dedos se rozaron por el pelo y por el lado de la garganta, su el pulgar persistentes en el pulso que latía en la base. "Laylah, no se preguntó por qué el Oráculo me marcó." Ella hizo una mueca, levantando la mano para presionar la extraña marca en el pecho. "Para castigarlo." "No, era para atarme a ti. "Oh... los dioses. Laylah sacudió la cabeza con incredulidad horrorizada. Para este tipo de orgullo, independiente de los vampiros debia haber sido una tortura ser unido a otro por la fuerza. "¿Por qué harían tal cosa?" respiraba. Lo miró horrorizada. De hecho, no era algo que se asemejara a anticipación ardiendo en sus ojos. "No importa, yo ya estaba en su poder." Ella entrecerró los ojos en la sospecha. Había sido una tonta en Londres para pensar que su magia era lo suficientemente fuerte como para controlar a un vampiro. "No creo que alguna vez haya estado en mi supuesto

poder". Con un cambio de sus caderas se las arregló para separarle las piernas, estableciéndose entre ellos con una sonrisa malvada. "Me he convertido en su esclavo, pero no tiene nada que ver con la magia y los genios pero todo lo relacionado con un embrujo de mujer pura". El calor rizando a través de su cuerpo con la sensación de su gruesa erección presionando en contra de su cara interna del muslo. Oh, era tan cerca de perfecto. Todo lo que necesitaba era un meneo o dos y podría haberlo resuelto exactamente donde tenía que ser. "Mi esclavo, ¿eh?" descascarillo. "Es la verdad, mi dulce." Él le acarició sus labios por su mejilla, haciendo una pausa para picar en la esquina de su boca. Sus brazos instintivamente en un círculo a sus hombros, rozando por la espalda. El placer tarareó através de ella. Niza. Podía pasar horas explorando los músculos duros, que se reflejaron en el estímulo por debajo de su tacto. "Con o sin hechizos eres parte de mí", dijo, su voz gruesa, con una intensidad feroz. Ella se apartó para estudiar su expresión sombría con una mirada escrutadora. "¿Qué estás diciendo?" "Ya está la pareja de mi alma. Quiero hacerlo oficial". La mente de Laylah se apago al mismo tiempo que su corazón se fue a toda marcha, rebotando alrededor de sus costillas como un pinball. "¿Compañera?" Sus labios se torcieron. "¿Está usted sorprendida u horrorizada?" "Estoy sorprendida", que fácilmente admitió. Frunció el ceño, como si se confundiera por su reacción a su pequeña maravilla. "¿De verdad cree que la persegui durante varios días, desafiando a la Comisión y a mi propio Anasso al mantenerla oculta, y ariesgue el cuello porque no tenía nada mejor que hacer?" "Pero, yo soy un mestizo de genio", dijo, esas palabras para explicar todo. Los genios mestizos no se aparean. Fin de la historia. O al menos debería ser. Tane, sin embargo, parecía estar fuera de onda cuando una sonrisa lleno su cara con una intención peligrosa. "No me gustaria decepcionarte a ti, mi dulce, pero me las arreglé para darme cuenta de todo eso, por a mí mismo." "Soy un paria." "¿Y yo no?" Ella hizo un sonido de impaciencia. "Soy inestable". "Usted es una mujer". Su sonrisa se ensanchó. "Se espera eso". "Loco". Ella acurrucó un puño y lo golpeó por la espalda con fuerza suficiente para hacer que él gruñera. Maldita sea. ¿Estaba completamente loco? ¿O era su fascinación con ella una parte de su complejo de culpa? Era, después de todo, la chica mala para un vampiro con un impulso autodestructivo. "No creo que sea tan divertido si accidentalmente lo cocino con un rayo o convierto su guarida en una pila de escombros". Él capturó sus labios en un beso que brillaba a través de ella, la inmensa distancia de su santurrón impulso. Haciendo que sus dedos se doblaran en el proceso. "Siempre y cuando estes a mi lado no importa", dijo él contra sus labios. Ella le dio un tirón en su cresta. "Usted debe saber que esto es una locura." "Sé mi compañero, Laylah", que convenció, con los ojos brillantes. "Di que sí". Ella debía decir que no. ¿Había olvidado los horribles accidentes en los últimos años? Por el amor de Dios, había matado a más de un demonio cuando sus poderes se habían deslizado de su control. Por supuesto, sólo había sido en defensa propia, una voz le susurró en la espalda de su mente. Y ninguno de los demonios era ni de lejos tan indestructible como un vampiro. Y... Y ella lo amaba. La pureza y la sencillez de su emoción pusieron fin a su diálogo interno. "Sí", dijo. Él gimió, apretando la frente a la suya. "Gracias a Dios."

Laylah acarició los músculos tensos de su cuello, preparándose para su ataque. Ella no tenía miedo. La emoción burbujeaba a través de ella, embriagadora como el champán. Sin embargo, había tenido una visión de cerca y personal de sus colmillos. Parecía imposible que no lo hiciera, al menos una picadura. Tane, sin embargo, la atrapo con la guardia baja, aplastando sus labios con lentitud, drogándola con los besos que le hacían arquear en respuesta preparada. Él sabía a incendios forestales. Y a sexo. Y a poder. Una combinación letal. Sus manos rozando por su cuerpo, eliminando su sujetador y las bragas con la hábil facilidad, a continuación, volvio para otra exploración íntima que la hizo temblar de placer. Él le acarició la línea de los hombros, y abajo de su clavícula. Él tomó los pechos, con los pulgares burlandose de sus pezones adoloridos en los picos. Y al mismo tiempo la besaba con una urgencia profunda que hizo correr a su sangre. El deseo creció en su interior, así como algo nuevo. Una de hambre que sentia en su garganta, sus colmillos enterrandose profundamente en su carne. Tal vez detecto que era demasiado impaciente para una seducción de maratón, Tane se levantó a sí mismo fuera de ella el tiempo suficiente para arrojar los pantalones antes de regresar a cubrir su boca buscando la punta afilada de su pecho. Él gimió en aprobación mientras sus manos raspaban por la espalda, clavando en sus caderas las uñas. Haciendo uso de su lengua y los dientes, le atormentaba la yema hinchada, frotando su polla contra su clítoris hasta que ella estaba dispuesta a abogar por la liberación. Cambió la atención al otro pecho, deslizando su mano entre ellos para meter un dedo entre sus pliegues, para encontrar el punto preciso de su deseo con notable facilidad. "Tane..." se atragantó. "Sí, mi dulce." "Te necesito". Como si sus palabras le acabaran con el último hilo de su compostura, Tane dio un bajo gruñido y con un empuje duro se enterro profundamente dentro de ella. Laylah quedó sin aliento, sintiéndose estirada hasta el límite. Luego, con un gemido gutural ella envolvió sus piernas alrededor de sus caderas en apreciación flagrante. "Mia", jadeó, enterrando la cara en la curva de su cuello. "Mi compañera". Ella se estremeció cuando su lengua corrió una ruta mojada por la línea de su yugular, arqueando la cabeza hacia atrás para ofrecer lo que él deseaba. Tane no lo dudó. Con un gemido áspero, hundió sus colmillos a través de su piel, sus manos sosteniendole las caderas cuando ella se resistió constantemente al placer chocando contra ella. Dioses. Ella envolvió sus brazos alrededor de él, sosteniendolo con fuerza cuando empezó a bombear sus caderas en un ritmo que hacía juego con la succión de su sangre. Las sensaciones fueron combinadas... La Tierra rompiendose. Afortunadamente ella tirada en la vorágine de la felicidad, se reunió con él en un accidente cerebrovascular, corriendo hacia un orgasmo, incluso antes del lanzamiento, de un chorrito de su poder. Ella gritó cuando la pequeña sacudida de electricidad, los arrojó al borde y ella estalló en mil pedazos. Perdida en el placer demoledor, lo sintió retirar sus colmillos y con suavidad cerrar las heridas punzantes. Flotaba en un sueño del paraíso, ya detectando la conexión profunda entre ellos. Él acarició un camino de besos hacia el hueco de debajo de la oreja, con las manos acariciando la curva de su cintura para ahuecar los pechos hinchados. "Tu turno", susurró. Laylah rápidamente pasó los dedos por el mohawk, el entusiasmo pasando através de ella. Ella no era una

experta en las relaciones de vampiros, pero ella sabía que el apareamiento era sólo la mitad completa. Era sólo después de que ella tomara la sangre que iban a estar verdaderamente unidos. No se dio a sí misma tiempo para considerar el dolor que ella estaba destinada a provocar, cuando levantó la cabeza para hundir sus dientes profundamente en la carne de su cuello. Ella no tenía colmillos, pero fue capaz de extraer sangre suficiente como para que corriera por su garganta. Tane se quejó en satisfacción. "Laylah". El aliento fue arrebatado de sus pulmones cuando la conciencia de Tane fluyo a través de ella con una intimidad impresionante. Era como... Ella contuvo la respiración entrecortada. Era como si él fuera una parte de ella, tan profundamente arraigado que era imposible saber dónde comenzaba uno y donde terminaba el otro. Y enterrado profundamente en su corazón fueron los temas de su amor, que brillaban tan brillante como el oro más fino. Ella bajó la cabeza y se encontró con la mirada de miel feroz. "Eres mía". Sus caderas empezaron a empujar a un ritmo lento, delicioso. "Por siempre". Situada enreda con Laylah en el centro de la cama, Tane recorrio suavemente con los dedos el tatuaje carmesí que aparecio por debajo de la piel de su antebrazo. Era la marca de su apareamiento. Su marca. Al igual que tuvo una marca que correspondia en el brazo que revelaba su apareamiento con Laylah. No es que él necesitara ningún tatuaje para demostrar su apareamiento. Era la otra mitad de su alma. Cursi, pero cierto. Sus labios temblaban. Si alguien le hubiera dicho hace dos semanas que estaría engreído como un demonio Pheral con un harén de arpías, en el momento en que se acoplara a una Genio mestiza, él se habría reído. O en rodajas habría cortado sus corazones. Levantando su brazo, apretó los labios en su mano, su cuerpo se agitaba con facilidad a pesar de las últimas cuatro horas que había pasado haciendo el amor con esta mujer. Estaba bastante seguro de que nunca, nunca tendria suficiente de Laylah. Haciendo caso omiso de la sensación de la noche cayendo, saboreo el aroma de lluvia de primavera que se envolvia a su alrededor como una manta caliente. Por este momento raro, quería olvidar el mundo más allá de la cerrada puerta... Una mano se estrelló contra la puerta con el tiempo adecuado, el escalofrío del poder de Jaelyn arremolinandose en el aire. Esto en cuanto a olvidar el mundo. "Abre la puerta, Caronte", ordenó el Cazador. "Vete", gruñó, envolviendo los brazos protectores alrededor de su pareja. Hubo una pausa, como si el vampiro quisiera en realidad poder desaparecer, y luego oyó sus maldiciones bajas. "El Sylvermyst escapo", por fin, confesó. "Maldita sea". Tane se deslizó de la cama, su mirada con tristeza viendo a Laylah tirar un par de jeans y camiseta elásticos antes del ponerse el amuleto por encima de su cabeza para ocultar su olor. El hijo de puta Sylvermyst iba a pagar por interrumpir su noche de apareamiento. Una vez que se había puesto sus pantalones cortos, se ató la espada robada a su espalda y se metió dos puñales en la cintura. A continuación, tirando sus brazos hacia Laylah, la besó con una promesa fuerte de los placeres retrasados. Ella le devolvió el beso antes de empujarlo, riendo entre dientes por su frustración indisimulada. "Más tarde", dijo en voz baja. Se trasladó a abrir la puerta, recordando que cuanto antes tuviera a Marika destruida y a su banda de inadaptados feliz, más pronto podría tener Laylah toda para sí. ¿Qué mejor motivación? "¿Qué pasó?" exigió a Jaelyn cuando entró en la habitación, todavía vestida de lycra negro y con su escopeta

favorita. Su expresión se endureció. "Eso sigue siendo objeto de investigación". Tane ensamblo las cejas. ¿Estaba evadiendo su pregunta? "¿Lo dejó fuera de la célula?" Ella gruñó, sus ojos brillaban de furia. "Las preguntas estúpidas me cabrean". Moviendose a una velocidad que sólo un antiguo vampiro podría seguir, Tane tenía un puñal presionado por debajo de la barbilla, con una expresión sombría. ¿Y los niños expósitos petulantes que tienen que demostrar constantemente lo duros que son me aburren". Jaelyn temblaba, luchando para no ser lo suficientemente estúpida como para provocar un vampiro más grande, más malo, y mayor que ella. "Yo no soy un niño abandonado", apretó. Tane entrecerró los ojos. "Usted esta apenas fuera de la guardería y si usted piensa..." "Sí, sí," Laylah interrumpio bruscamente, pasando a estar a su lado. "Ambos dan súper miedo". Ella volvió su atención a Jaelyn. "¿Cómo hizo para escapar?" Algo que podría haber sido vergüenza ondulo sobre la jóven cara del vampiro antes de que ella se alejara de la daga y de que Tane recobrara la compostura. "La cámara de vigilancia lo agarró justo..." Ella hizo una mueca. "Desapareciera". Laylah frunció el ceño. "¿Un portal?" "No debería ser posible", murmuró Jaelyn. "La celda estaba llena de plomo." Tane se encogió de hombros. "No sabemos lo que la magia de los Sylvermyst poseen. Especialmente Ariyal". Los ojos de Jaelyn se iluminaron con el fuego azul. "No va a llegar muy lejos." Tane levantó las cejas. Era una regla de oro de los cazadores permanecer insensibles a su presa. Cualquier emoción, si se trataba de la ira o el odio o atracción, sólo nublaria sus considerables habilidades. El Sylvermyst había llegado claramente bajo su piel. "No importa, el daño ya está hecho", dijo. Laylah le envió una mirada de asombro. "¿Qué daño?" "Él sabe dónde estamos." Ella se estremeció. "Lo que significa que va a decirle a mi tía." Tane no estaba tan seguro, pero ahora no era el momento para hablar de sus sospechas del Sylvermyst. No cuando no eran más que sospechas. "Eso es ciertamente un riesgo", dijo. Jaelyn dio un paso atrás, su escopeta apoyada en su hombro. "Voy a hacer mi mejor esfuerzo para mantenerlos fuera de su camino." Tane bajó la cabeza. "Estamos en deuda con usted." "No te preocupes, tengo toda la intención de cobrar". Con una sonrisa burlona, Jaelyn giró sobre sus talones y se fue corriendo por el pasillo, rápidamente desapareciendo de la vista. Tane negó con la cabeza. ¿Cómo hizo esa perra para entrar en un paquete tan pequeño? A su lado, Laylah lanzó un suspiro. "Ella es una mujer que puede cuidar de sí misma." Tane la miró en estado de shock. "No puedes estar envidiosa." "Yo lo estoy", dijo ella, sus labios se torcieron en una sonrisa nostálgica. "He dependido de los demás para que me protejan toda mi vida." Enmarco su rostro entre las manos. "Hay momentos en los que todos dependemos de otros. Es por eso que existen clanes y familias y los paquetes". Su pulgar rozó la curva sensual de su labio inferior. ¿Y los compañeros?". "Pero..." "Laylah, no sólo sobreviviste a pesar de ser cazada desde el día en que naciste, sino que has protegido al mundo de un Armagedón potencial. "Él estudió su hermoso rostro, preguntándose cómo no pudo darse cuenta de lo asombrosa, que realmente era. "No está mal." Sus labios temblaban con una sonrisa triste. "Supongo que cuando lo pones de esa manera." Él se inclinó para susurrarle al oído. "Por supuesto, no me importaría verte en ese spandex." "Hmmm". Ella mordió le la garganta, enviando sacudidas de deseo al rojo vivo

directamente a su polla. "Sólo si estás muy, muy bueno." "Yo prefiero ser muy, muy malo", gruñó, apenas resistiendo el impulso de tirarla sobre su espalda sobre la cama. “¡Oh, por otra hora. O diez años!” "Por desgracia no tenemos tiempo. Tenemos que salir de aquí." "Mis pensamientos con exactitud," una voz conocida dijo irritantemente por detrás. "¿A dónde vamos?" Se dio la vuelta, observando la gárgola pequeña, con una mirada firme. "Levet, necesitamos una distracción". Laylah lo agarró del brazo. "¿Por qué necesitamos una distracción?" "Si Ariyal es capaz de formar portales, entonces no le llevara mucho tiempo recoger a su tía y retornar”. Ella sacudió la cabeza. "Hay algo que no me estás diciendo." Tane suspiró. Se le había olvidado los efectos secundarios del apareamiento. Él nunca sería capaz de mentirle a Laylah de nuevo. No siempre era una buena cosa. "Tengo la sensación de que Ariyal estaba dispuesto a utilizar a su tía para realizar el seguimiento del niño" confesó, "pero ahora que lo ha encontrado, planea tomar el asunto en sus propias manos." "¿Y eso que importa?" "No tengo la intención de averiguarlo." Miró hacia la gárgola. "Pero necesito su ayuda." Levet se cruzó de brazos sobre el pecho estrecho. "Ah, ¿así que debo quedarme atrás y convertirme en un mártir?" "Eso es lo que hacen los héroes." La gárgola vaciló, sin duda, debatiendose entre su deseo de permanecer con Laylah y su naturaleza extraña quijotesca. "Es verdad", admitió finalmente, un suspiro trágico. "Yo soy, después de todo, un caballero de brillante armadura." Laylah se trasladó a arrodillarse delante del demonio. "Prométeme que vas a ser un caballero, pero no daras una posibilidades de tonto". Levet miró hacia Tane con una sonrisa socarrona antes de colocar un beso en la mejilla de Laylah mejilla. "Para ti, te lo prometo." Tane se agachó para agarrar del brazo a su compañera, tirando suavemente de ella para volverla a sus pies. Gárgola Condenada. "Tenemos que irnos", murmuró. Levet rompió sus alas. "¿Cómo los voy a encontrar?" Tane entreabrió los labios para informar a la bestia que podría comenzar su búsqueda en el infierno, cuando Laylah los capturo a los dos por sorpresa. "Vamos a estar en Siberia." Él le dirigió una expresión de desconcierto. "¿Por qué diablos vamos a Siberia?" "Cassie me dijo, que para encontrar el final hay que volver al principio".

CAPITULO

18

Justo antes del amanecer, se encontraron en la guarida de Styx. Laylah no estaba satisfecha, pero él le había convencido de que tenían que compartir la información que había aprendido con el Anasso, por no mencionar el hecho de que podría utilizar otro día de descanso antes de intentar llegar a la cueva de la sombra con un bebé y el vampiro como pasajeros. Ahora con ella instalada en una habitación del segundo piso, había buscado su rey en su estudio privado, por lo que en realidad ella podría dormir un poco. Maldita sea.

Sólo el pensamiento de ella extendida sobre la cama enorme con sábanas de raso de oro drapeado sobre su cuerpo desnudo le ponia duro. Ella no tendría ningún descanso si no controlaba su libido. Se apoyó en el enorme escritorio, viendo a Styx caminar por el suelo mientras Tane le contaba lo que había sucedido desde que se reunió en el pasado en esta sala. "¿La hermana de Darcy es un profeta?" al fin murmuró, tirando del amuleto que colgaba alrededor de su cuello, mientras que los ornamentos de turquesa en su larga trenza llenaban el aire con un tintineo musical. "Maldita sea". Tane sonrió. "Usted tiene interés en las leyes." "Cuéntame". Styx se detuvo en medio de la oficina, con los brazos cruzados sobre el pecho masivo. "Acabamos de tener una visita de la madre de Darcy". La sonrisa de Tane se ensanchó. La madre de Darcy era un sangre pura era de las que le gustaba el sexo duro y con frecuencia. Cuanto más a menudo mejor. La Estigia por lo general tenía que dar a sus Ravens una semana después de la visita de su madre en ley sólo para recuperarse. Entonces recordó la fecha y se dobló de risa. "¿Visitó durante la luna llena?" Styx no logró encontrar el buen humor. "Ella era... aterradora." Tane se enderezó, su decoloración de diversiones. "¿Hablando de madres. Has oído hablar de Uriel?" "Víctor mandó a decir que Uriel habia localizado la tumba donde la gitana se encontraba, pero hubo alguna dificultad en la fuga." Eso no suena bien. "¿Dificultad?" "No entraré en detalles, pero hizo la promesa de enviarla una vez que hubiera llegado a su guarida y él determinara que no era una amenaza para Laylah". "Bien". Tane asintió con la cabeza. Si fuera por él, a la gitana no se le permitiría estar cerca de Laylah hasta que fuera probada más allá de una sombra de duda que ella era su madre. Por desgracia, sintió que su compañero podría tener su propia opinión. "Ella no necesita ningún tipo de distracciones innecesarias. Ahora no." Styx lo estudió con una expresión sombría. "¿Ella está decidida?" No tienes ni idea." "¿Es una broma?" Styx exigió en tono de incredulidad. "Puedo dar testimonio de lo que es tener un compañero que está decidido a arriesgar su cuello en cada oportunidad en nombre de la verdad." Tane hizo una mueca. "¿Hay algo más fácil?" "No." "Gracias". Styx se encogió de hombros. "¿Preferiría usted que le mintiera?" Hmmm. ¿Seria feliz en la ignorancia? Tane no tenía una respuesta. Y al final, no importaba. Laylah era suya. Y ninguna cantidad de problemas en el futuro, ni el fastidio, ni el terror francamente le convencería de que era otra cosa que un milagro. Tiempo para una nueva conversación. "¿Has descubierto alguna información sobre los Sylvermyst?" "No mucho." La expresión de Styx se endureció. No le gustaba el hecho de que la maldad fey hubiera logrado mantener su presencia oculta. O el hecho de que no estaban seguros de hasta qué punto de peligro representaban. "Jagr ha estado estudiando la poca información que tiene en su biblioteca." "¿Y?" "A partir de lo que había leído comparten la misma magia fey que los otros. Pueden formar portales, conjuros y objetos de fundición, encantados. También pueden crear las habituales ilusiones". Tane se enderezó en el mostrador. Eso estaba al lado de su valor. "Styx, estos no eran feys típicos." "No, no lo son," él estuvo de acuerdo, con los ojos oscureciéndose por la frustración."Pero siempre eran reservados y rara vez se mezclaban con otros demonios, así que la verdad de sus poderes se escondió en la oscuridad. Ahora no hay nada más cerca que rumores olvidados". "¿Qué son?" Tane exigio. Los

rumores eran mejor que nada. "Uno les reclamaba que tienen una tolerancia mucho mayor al hierro que sus primos". "Eso no es un rumor. El bastardo desaparecio por fuera de una celda hecha de hierro y revestida con plomo mientras estaba con grilletes. Nunca he oído hablar de otro Fey que pudiera hacer eso. "Él sacudió su pesar por no haber mantenido una vigilancia constante sobre el hijo de puta. ¿Cómo podían haber sabido que podría crear un portal a través del suficiente plomo como para matar a la mayoría de los Fey? "¿Qué más?" "Ellos pueden hablar con los muertos." Tane se estremeció ante lo inesperado de la revelación. "Encantador". "Más que encantador", dijo Styx. "Pueden obligar a los espíritus a su servicio". "¿Está usted diciendo que tienen esclavos fantasmas?" Styx levantó una mano de advertencia. "No descarte el peligro, Tane. Hay espíritus que pueden causar daños incluso a un vampiro. Y los más poderosos son capaces de tirar las almas de los infiernos". Tane había oído hablar de los demonios que poseían el talento de la nigromancia, pero rara vez se podría hacer algo más que se comunicarse con los que habían pasado al inframundo. Pero ser realmente capaces de tomar el mando de una sombra... De repente se puso rígido. "Maldita sea". "¿Qué es?" "Jaelyn debe ser advertida", dijo. "No se preocupe", tranquilizó La Estigia. "He enviado a DeAngelo y a Xander a su seguimiento." Tane negó con la cabeza. Jaelyn fue un verdadero dolor en el culo, pero era un cazador por naturaleza, era verdadera. "Nunca van a encontrarla." Styx lo miró con una expresión curiosa. "¿Ella es tan buena?" "Lo mejor que he encontrado." "Excelente". El Anasso sonrió. "Tengo necesidad de un cazador. Tal vez voy a invitarla a unirse a mis Ravens". Tane resopló, tratando de imaginar la hembra espinosa tratando de hacer amistad con los vampiros grandes, demasiado arrogantes que formaban la guardia de Styx. La sangre fluiria lo más ciertamente posible. "Es mejor que no." "¿Por qué?" "Ella tiene la actitud de un tejón rabioso." Styx no se inmutó. "Me acuerdo de otro vampiro con habilidades impresionantes y una actitud desagradable", murmuró."Tuve que patearle el culo sobre una base regular, pero al final me las arreglé para domarlo. "Él se encogió de hombros." O tal vez yo encontre los medios para enfocar mi naturaleza salvaje." Tane hizo una mueca. Rara vez pensaba en aquellos días. Después de que él se viera obligado a matar a Li Sung, se había retirado del mundo, viviendo como poco más que un animal rabioso en las cuevas del norte de Mongolia. No estaba seguro de cuánto tiempo había pasado cuando Styx hizo su primera aparicion, pero él sabía que había hecho todo lo posible para matar al masiva Azteca. Él no sabía que La Estigia era un siervo del Anasso anterior, y le habría importado una mierda si lo hiciera. Hubiera sido feliz si el vampiro desconocido hubiera logrado poner fin a su miserable existencia. Sin embargo, Styx no dio el golpe del asesinato. En su lugar, se retiró, para volver la noche siguiente, sentado en una roca cerca de la Cueva de Tane y, eventualmente, dejando tras de sí una manta. La noche siguiente se establecieron unos metros más cerca y se fue dejando detrás una pila de libros. La noche siguiente había sido ropa limpia. Su paciencia había sido notable, y poco a poco que se había ganado la suficiente confianza de Tane para llevarlo de vuelta a la civilización. Y, finalmente, lo había entrenado para convertirse en su Caronte. En el tiempo de Tane no sabía por

qué el vampiro había hecho ese esfuerzo, fue sólo en los últimos meses que había descubierto que los dos habían cometido el mismo pecado mortal. Styx había cubierto la locura del Anasso anterior hasta que fue casi demasiado tarde. Ellos compartian un sentimiento de culpa corroyendolos y lamentaban que nadie más pudiera realmente entender. "Nunca lo he hecho..." "Diablos, no" corto la laguna Estigia, las cejas encajando en un gesto de advertencia. "Si vas a empezar con cualquier porquería sensiblera estoy lanzando tu culo de aquí". "Le debo mi vida", Tane presiono. "No será olvidado". "Usted ha pagado la deuda varias veces." Styx hizo una pausa, como fulminado por una idea repentina. "Por supuesto, ahora supongo que tendré que elegir un nuevo Caronte". "Sí". Tane sonrió al darse cuenta que ya no tenía la necesidad de conducirse para purgar su culpabilidad. Laylah había curado las heridas que le plagaban durante tanto tiempo."Yo tengo la intención de dedicarme a mi compañera una vez que haya terminado con este lío." Una misteriosa sonrisa tocó los labios de Styx. "Vamos a ver." Tane se congeló. "No me gusta el sonido de eso." "Yo siempre tengo necesidad de vampiros leales". "No creo que Laylah sería más feliz conmigo siendo uno de sus Cuervos". Un brillo del mal entró en los ojos del vampiro antiguo. "Yo estaba pensando más como un enlace con la Comisión." Tane emitió un sonido ahogado de incredulidad. ¿Styx quería que negociara con un grupo de poderosos demonios que podrían convertirlo en un sapo en un capricho? No ni loco. "Prefiero tener mi cabeza cortada", dijo, lo que significa cada palabra. La Estigia se encogió de hombros. "Podemos hablar de ello más tarde." "Podemos hablar de ello nunca", gruñó, en dirección a la puerta. Obviamente, el Anasso había perdido la cabeza maldita. "Ahora voy a reunirme con mi compañera antes de que usted sugiera que me convierta en un traductor para los perros infernales." Styx se rió entre dientes. "Voy a enviar la cena a su habitación en la oscuridad." Tane miró por encima del hombro. "Asegúrese de que haya torta de chocolate alemán. Laylah ama la torta." "No me convertí en el mago más poderoso del mundo atravesando bosques húmedos", se quejó Sergei, buscando decididamente peor desgaste, con su cabello colgando alrededor de su rostro delgado y su ropa cara manchado irremediablemente. "Mis zapatos están completamente en ruinas." Marika no era más feliz cuando el hechizo de Sergei, finalmente recogió el rastro de Laylah sólo para descubrir que los condujo de nuevo, directamente a la guarida del Anasso. El lugar donde Marika ciertamente no podía seguir. Perra agravante. Pero cualquiera que fuera su molestia, era demasiada sabia para revelar la falta de confianza en su gloria final ante el Sylvermyst al que ella le había dado la orden de cercar y vigilar los bienes raíces de Chicago. Ya era bastante malo que su líder, Ariyal, hubiera desaparecido durante su batalla con los sprites de madera. La vidente ridícula había convencido de que era un mal presagio. Ella no iba a tener un comportamiento petulante de Sergei socavando aún más su creencia en su liderazgo. Es una lástima que todavía tuviera necesidad del idiota. Para ella sería un gran placer ofrecerle como un sacrificio público. "¡Cállate, imbécil!", susurró ella, de pie cerca del borde de la línea de árboles, confiando en que la capa de Sergei los mantuviera ocultos de los

Ravens del Anasso. "Usted no ha hecho otra cosa que quejarse desde la salida de Londres." Sus labios con resentimiento infantil. "Yo poseo una constitución frágil." "Usted es una vergüenza para los magos de todo el mundo", se burló Marika. "Incluso el fey lo considera un loco cobarde". "Ah, sí, su Sylvermyst precioso." Miró hacia los esbeltos guerreros que eran casi imposibles de ver entre las sombras oscuras de los árboles. "¿Dime, Marika, justo donde está Ariyal?" Su expresión no reveló ninguna de su furia en el acto de desaparición de Ariyal. O la sospecha de que él no estaba dedicado a la causa como él pretendía estar. "Fue capturado o muerto, evidentemente." "O él se cambió de bando." Su lengua jugaba con la punta de su colmillo. Un recordatorio de que para todas las habilidades mágicas de Sergei, podían matarlo con rapidez. "¿Sergei estas celoso?" "¿Celoso de un fey que pasó siglos interminables jugando a ser la puta de Morgana le Fey?" Su tono despectivo, no estaba del todo oculto su borde de envidia. Ariyal no se molestaba en ocultar su diversión en la actitud de superioridad del mago. La Fey era un líder natural de su pueblo que no tenía necesidad de trucos de magia para ganarse el respeto. "No del todo." Marika se echó a reír con placer cruel. "Es más hombre de lo que jamás seras". "Él es un demonio cuya lealtad está a la venta al mejor postor", el mago se rompió. "Ten cuidado, mi querido. Él podría estar usando su propio ejército para traicionarla a usted." El hecho de que ese miedo le había pasado por la cabeza más de una vez enfureció a Marika. Ella lo miró con una mirada fría. "El único traidor a mi servicio es usted mago." Sergei era un culo arrogante, pero él no era un suicida. Dejo el tema y en su lugar miro hacia la casa que estaba custodiada por una docena de vampiros. "¿Cuánto tiempo tiene la intención de esperar aquí?" "Mientras Laylah y el niño permanescan". "Podrían estar en la guarida del Anasso para el resto de la eternidad." "Entonces eso nos espera." Reprimiendo sus palabras de enojo, Sergei se volvió hacia el ritmo a través de la gruesa maleza, las manos apretadas a su lado. Marika le dejó a su mala cara, volviendo su atención a la guarida del Anasso. Si Laylah tenía algún sentido, ella se quedaría en la protección del rey de Los vampiros, pero ella ya había demostrado que estaba dispuesta a tomar riesgos ridículos cuando se trataba de proteger al niño. Eventualmente, ella encontraría la necesidad de salir. Y cuando lo hiciera, Marika estaría lista. Ella no volvería a escapar. Se acercaba la medianoche, cuando Sergei bruscamente cayó de rodillas, moviendo la cabeza como si tratara de aclararla. "Diablos como el infierno", apretó. Marika se volvió a estudiarlo con desagrado. "¿Qué pasa ahora?" "Alguien acaba de entrar en la cueva de Siberia." "¿Cuál cueva?" Poco a poco levantó la cabeza. "El la que encontraron al niño". Marika vio la subida del mago sobre sus pies, agitando la inquietud en su corazón. "¿Cómo lo sabes?" "Puse una alarma en caso de que hubiera despertado su interés". "Podría ser un animal o un ser humano extremadamente curioso". Él negó con la cabeza. "No, el hechizo fue lanzado para ignorar lo intrusos mundanos, incluso si pudieran penetrar en las barreras naturales". "¿Así que es un demonio?" Ella se paseaba por el terreno desigual, el sentido de premonición anudado a su estómago. No había ninguna razón para que un demonio tuviera como itinerario una cueva desolada congelada. Incluso aquellos que preferian el frío de la zona serian acribillados con volcanes activos y la falta

estéril de la tierra sin presas. "O un usuario de magia", agregó Sergei. Ella se detuvo, una oscura sospecha difundiendose como veneno através. "Laylah," suspiró ella. Sergei frunció el ceño. "No tengo forma de saberlo con seguridad." Marika no tenía dudas. El valor del equipaje ella era como su madre. Terca, rebelde, y se negaba a conceder con gracia a su inevitable destino. Afortunadamente, Marika pronto tendría el mestizo en sus manos. Luego le enseñaria al niño a obedecer a sus superiores. No importa cuánto dolor tomara. Una sonrisa de anticipación curvó sus labios. Le gustaba enseñar a la gente a obedecerla. "Es ella", dijo con absoluta confianza. "No tiene ningún sentido." Sergei agitó las manos en confusión. "¿Por qué viajar a una cueva vacía en las montañas heladas de Siberia?" "Debe de haber descubierto alguna información del niño," Marika razono, mirando hacia la mansión. Es indignante que Laylah pudiera usar sus poderes para escabullirse. "¿Qué pasa si la perra tiene por objeto llamar la al Señor Oscuro ella misma?" Dando la espalda a Sergei, ella se dirigió hacia el más cercano Sylvermyst. "Tenemos que irnos." El mago tropezó para ponerse al día con sus largas zancadas. "Marika, espere." "No tenemos tiempo que perder." "¿Ha considerado la posibilidad de que esto sea una trampa?" Marika llegó a un abrupto fin, punzante, Sergei con una mirada sospechosa. "¿Trampa?" "¿Qué mejor manera de sacarte de la pista que enviarla al otro lado del mundo?" él dijo, claramente desesperado por evitar un viaje incómodo para el norte de Siberia. Ella tocó con su lengua la punta de un colmillo, teniendo en cuenta su lógica. Ella no había vivido tanto tiempo por ser impulsivo. O un estupida. Por fin, ella continuó su camino hacia el Sylvermyst de pelo cobre que había tomado como su amante más reciente. Era el segundo de Ariyal, pero más maleable lejos... Sus pasos vacilaron ante el recuerdo de picadura de rechazo de Ariyal a sus avances. No había pretendido incluso encontrarla como otra cosa que un medio para un fin. Enojada aplastó la imagen. El muy cabrón no había ninguna duda de que estaba en su tumba. Una lástima teniendo en cuenta que fue con mucho el más poderoso de los Sylvermyst y su líder indiscutible, pero casi un desastre. Marika era un maestro en convertir cualquier situación a su favor. "No, no podría haber sabido que había un hechizo para que le avisara a los intrusos,"dijo ella, con tono firme que revelaba que ella no iba a discutir el punto. Sergei juró y se apresuró a ponerse al día. "Entonces, ¿qué si es un demonio al azar que se perdio en la cueva?", exigió." Para el momento en que nos demos cuenta de nuestro error el genio podría salir de esta guarida e irse de largo." "No con nuestros nuevos amigos." Se detuvo justo antes de Tearloch, sus dedos acariciando por la piel suave y el color de la crema rica. "Podemos buscar en la caverna y volver antes de que Laylah pueda escapar." "Nos vamos a arrepentir de esto", murmuró Sergei. "Quédate aquí si quieres, cobarde." Con un agarre firme Marika llevó al impasible Tearloch más profundo en el bosque, lejos de miradas indiscretas. Ella no tenía intención de dar a Laylah la oportunidad de darse cuenta de que estaba a punto de recibir una visita por sorpresa. "No voy a permitir que nadie robe la gloria que debe ser el mía." Liderando a su compañero hacia el pequeño claro, Marika ignoro a Sergei, perdído detrás de ellos, tropezando con la maleza, mientras luchaba a través de la oscuridad.

"Marika, espere", pidió mientras entrelazó su mano con el Sylvermyst y dispuesta a viajar a través de su portal. "Me pareció ver la gárgola idiota... " El final de su paciencia, Marika se volvió hacia él agarrandolo por el pelo, tirando lo más cerca de un agujero brillante formado en frente de ellos. "Una palabra más y te arranco la lengua."

CAPITULO

19

Tane no tenía recuerdos de su vida antes de despertar como un vampiro. Su cuerpo, sin embargo, había conseguido un amor instintivo por las cálidas playas y los aromas tropicales del Pacífico Sur. ¿Quién no preferiría a nadar en una Luna bañada por mar, por un incendio en una piñada guarida húmeda? Lo que hizo que la llegada a la caverna helada en toda la península de Kamchatka fuera para el más desagradable. Dioses. Él pensaba que nada podría ser peor que viajar a través de las nieblas extrañas entre los mundos. Hasta Laylah había tirado de su mano, y habían aterrizado en la estrecha cornisa de una montaña que daba... Un páramo helado. Que olía a azufre. Su nariz se arrugó en el penetrante aroma de los géiseres distantes que advertían de la actividad volcánica. Sería sólo suerte, si una de las cosas malditas no estallaba mientras ellos estaban allí. Por lo menos, era impermeable al frío. A diferencia de Laylah que se había envuelto en una capa oscura que daba cobertura para el bebé que llevaba en sus brazos. Ella también había sacado las forradas botas de piel que protegian sus pies del suelo cubierto de hielo. Tane como única concesión fue una camiseta apretada que no era suficiente para impedir sus movimientos y sus pantalones de color caqui que cubrían los puñales que había enfundado en ambos tobillos, uno a su lado, y otro en la espalda baja. También había atado laespada Sylvermyst a su espalda y tenía una pistola metida en el bolsillo. Odiaba estar mal vestido cuando llegaba a una pelea. Por supuesto, siempre existía la mínima esperanza de que pudiera convencer a Laylah de volver a la guarida de Styx antes de que fueran atacados una vez más. Sus labios se torcieron. Naw. Su suerte no era tan buena. Una ráfaga de aire helado se estrelló contra ellos, batio la capa y Laylah estuvo a punto de caer sobre el borde del acantilado afilado. La Maldición de la montaña de mala muerte, el frío, y la terquedad de los genios mestizos, que agarró por los hombros y tiró de ella hacia atrás, con cuidado de no perturbar el bulto en sus brazos. "¿Segura que no nos llevará a una dimensión infernal?", acusó directamente en su oído. Tirando libre de su mano, se volvió con una sonrisa irónica. "Es triste, pero hay una belleza áspera, si usted la busca." Mucho le gustaba. Ella no tenía que decir las palabras en voz alta. "Y tú eres una experta en encontrar belleza en los lugares más inverosímiles, ¿está usted No, mi dulce?" Ella esbozó una sonrisa de suficiencia. "Sé de algo bueno cuando lo veo." "Sólo después de que yo la sostuve en cautiverio y la

obligue a aceptar que yo estaba destinado para ser tuyo." Sus ojos brillaban magníficos con un brillo burlón. "¿Cómo sé que no fue difícil jugar?" Un calor conmovedor tiró de su corazón. La primera vez que había encontrado a Laylah había sido llenado con un amargo resentimiento por el temor de que estaba moliendo mera cáscara por protegerse a sí misma. Una porción del temor se mantuvo, por supuesto. No se iría hasta que el niño estuviera a salvo. Pero la amargura se había desvanecido, reemplazada por una alegría que trajo Tane y lo arreglaría con un placer con aire satisfecho. Él estaba dispuesto a tomar todo el crédito por su felicidad en ciernes. "Porque lo que más admiro de ti es tu negativa a ser cualquier cosa o nadie más que lo que eres. Su honestidad es... "Él se estremeció ante los interminables años de mentiras y engaños que habian marcado su relación con Sung Li. "Una bendición". "¿En serio?" Su expresión era mala. "Tengo otras bendiciones que ofrecer." Él gruñó bajo en su garganta. "¿No has aprendido que es peligroso burlarse de un vampiro?" "Pero es muy divertido." Él capturó sus labios en un beso feroz, dolorosamente breve antes de tirar hacia atrás y mirar hacia la estrecha abertura de la cueva. Más allá de la entrada, se podía percibir varios túneles que zigzagueaban abajo en las profundidades de la montaña. "¿Tenemos que hacer esto?" "Sí". "No hay nada por kilómetros ni siquiera un hada de la escarcha". Con una mueca se dirigió hacia la cueva, deslizándose a través de la entrada. "Aquí es donde se supone que es." Estando cerca de su lado, Tane sacó su espada, preparado para el ataque inevitable."No me gusta". "No puedo decir que no estoy loca por estar de vuelta aquí tampoco, pero tengo que encontrar la verdad de Maluhia." "¿Y luego qué?" Se dirigió directamente a la más cercana del túnel, que lo llevó cerca de pasos tallados. "Si es seguro que encontremos a alguien que lo libere del hechizo de estasis" Tane tropezó a un alto al entrar en otra pequeña caverna. Esta es solo tan triste y fríamente hospitalaria como la anterior. "El infierno", murmuró. Laylah se volvió a mirarle con preocupación. "¿Qué pasa?" "Me di cuenta de que voy a ser un..." Su lengua se tambaleó sobre la desconocida palabra. "Papá". Frunció el ceño, cuando su risa rompió la atmósfera ominosa que envolvía las cuevas olvidadas. "¿Qué es tan gracioso?" "Estoy tratando de imaginarte como entrenador del equipo de T-ball." Él sonrió, tirando del manto abierto de Laylah para revelar el niño tenía en los brazos. Los vampiros podrían procrear a su manera. Algunos incluso se sentía un vinculo padre / hijo con la "descendencia" que creaban, pero nunca había considerado Tane la creación de un expósito. El infierno, que no había querido a un compañero. Ya había estropeado tremendamente una relación, él no sentía la necesidad de una repetición. Hasta Laylah. Y ahora Maluhia. Ellos eran una familia. Su familia. Y moriría para protegerlos. "Tal vez no sea T-ball", admitió de mala gana. ¿Qué fue de T-ball? "Pero, yo puedo enseñarle a ocultar su presencia cuando este acechando a su presa y la forma de matar con sus propias manos y..." "Suficiente", protestó riendo, sacudiendo la cabeza. "¿Qué?" Ella bajó la mirada hacia el niño. "Puede que tengamos que buscar ayuda en nuestra habilidades para ser buenos padres". Él se movió para presionar suavemente sus labios en su frente. "Mientras que amemos y protejamos al niño, ¿qué más importa?" Laylah levantó la cabeza, sus

ojos brillando con el cálido afecto que él podía sentir fluyendo entre ellos. "Nada en absoluto", dijo en voz baja. Luego, visiblemente cuadrando los hombros, se dirigió hacia la antecámara pequeña en la parte posterior de la caverna. "Vamos a hacer esto". Había tomado sólo unos pocos pasos cuando llegó a un abrupto fin. "¿Qué pasó?" Ella se estremeció. "Me sentí..." "¿Qué?" "Creo que hemos disparado un hechizo." "Maldita sea". Rapido tuvo su espada lista, Tane se volvio en un círculo lento, explorando la caverna. Cuando no pasó nada murmuró una maldición. Él preferiría una batalla con rabia durante la luna llena que caminar en una trampa mágica. ¿Cómo matar a algo que no puedes ver? "¿Por qué no es algo que sucede?" "No necesariamente tiene que ser un hechizo ofensivo." Ella hizo una mueca. "Podría ser una alarma "." Sergei ", gruñó. "Probablemente", admitió. "Siempre fue un culo de paranoico." "Si él sabe que estamos aquí, entonces no pasará mucho tiempo antes de que haga una embarazosa llegada no deseada con tu tía. "Él miró en su dirección." Tenemos que salir." "Él no puede saber quién o qué disparó su hechizo. Además de que les llevará horas, si no días, viajar hasta aquí." "No con el Sylvermyst". "Oh." Ella hizo una mueca agria. "Portales". "Exactamente. No podemos arriesgarnos a permanecer aquí." Se mordió el labio inferior, con una expresión preocupada. "Lo siento, Tane. No sé por qué, pero tenemos que quedarnos. El bebé tiene que estar aquí". "Laylah". Apretó los dientes mientras se dirigía directamente a la antecámara, y luego cruzo a través de una estrecha grieta en la pared. "¿Adónde vas?" "No sé". "Perfecto". Pasando a través de las rocas, Tane se vio obligado a sacrificar la piel de varias partes de su cuerpo, y un pedazo de su cabello. "Esto no era exactamente la luna de miel que yo esperaba." Ella miró por encima del hombro, su sonrisa malvada haciéndole olvidar sus heridas punzantes y un empeoramiento general. El infierno, una sonrisa como esa podrían hacerle olvidar un ataque nuclear. Maluhia "Una vez que estemos en un lugar seguro y libres del hechizo de estasis, tengo la intención de darte una luna de miel que nunca olvidarás." Él se quejó en su voz gutural. "Cristo, mujer. ¿Me estás matando?". Se exprimió a través de otra curva en el conducto antes de derramarse en una amplia abertura. Laylah dio un súbito jadeo, apresurándose a través de la piedra del piso para estar delante de una grieta visible en el aire. "Aquí", susurró. Tane se puso delante de la niebla resplandeciente, su carne arrastrandose a la vista. Muy pocas cosas asustaban a un antiguo vampiro. Esta era una. "¿Se encontró al niño aquí?" "Sí. Él estaba oculto dentro de las brumas". Tane se endureció cuando la presión del aire en la caverna fue cambiando. Fue la única advertencia antes de que un portal estuviera a punto de abrir. "Mierda". Instantánea Tane se volvió, blandiendo su espada grande, Laylah sabía que había problemas. Una sospecha que se confirmó rápidamente cuando ella sintió la apertura del portal sobrecargo la caverna. "Laylah, corre," apretó Tane, pasando a situarse entre ella y el túnel por el que entraron. Por una vez, Laylah no iba a discutir. Por mucho que odiara dejar Tane en peligro, la había obligado a darse cuenta de que el niño estaba primero. Ella había asumido el deber de proteger a Maluhia de sus enemigos. Ella no podía vacilar. Ni siquiera cuando la idea de abandonar a Tane era como un puñal en el corazón. Desafortunadamente, ella no era rival para la velocidad de un vampiro. A pesar de que ella corrió hacia la apertura, fue dando

tumbos hasta detenerse cuando una ráfaga de aire helado la golpeó con la fuerza de un golpe. Marika. Mirando como si acabara de salir de las páginas de Vogue, el bello vampiro entró en la caverna, su pelo negro en cascada por la espalda con rizos perfectos y su cuerpo delgado vestido con pantalones de seda negra y la parte superior correspondiente. Demonios, hasta llevaba zapatos negros de tacón. "Ella no va a ninguna parte", susurró el vampiro, alzando una mano delgada cuando Sergei y un Sylvermyst de pelo color cobre de repente aparecieron detrás de ella. "No, cuando he tenido tantos problemas para organizar esta reunión familiar con mucho retraso. "Sus ojos se estrecharon mientras estudiaba a Laylah, entonces su mirada quebró hacia la parte interna del brazo de Laylah, que ahora llevaba la marca de su acoplamiento con Tane. "¿Qué has hecho, hija?" Hubo una ráfaga de aire, cuando Tane se movió para colocarse directamente en el camino de Marika. "Laylah, vaya." Marika gruñó, sus ojos oscuros ardientes cuando ella apuntó con un dedo hacia el Laylah. "Da un paso y Sergei va a destruir a tu pareja." Laylah resopló. Por lo menos Marika no era tan estúpida como para amenazar con matar al vampiro masivo por sí misma. Aún podía sentir Laylah que Tane aplastaría a su tia con poco esfuerzo. "No le hagas caso". Tane apuntó con su arma directamente al mago que se volvió una sombra pastosa de color gris. "Tengo la intención de cortar el corazón del mago y empujarlo hacia abajo por la garganta." Laylah se lamió los labios, una idea loca formandose en el fondo de su mente. Ella no tenía el poder en bruto de Tane, el mal o la astucia de su tía, pero sabía todo acerca de la supervivencia contra viento y marea. Y a veces la locura era todo lo que tenía. "¿Cómo puedo no hacerle caso?" se burló, haciendo caso omiso de la mirada furiosa de Tane. En su lugar mirando deliberadamente hacia el niño en sus brazos. "Hablas como un disco rayado, tía Marika. En primer lugar mi madre y ahora mi compañero. Si me quieres a mi, ¿por qué no acabas de venir a buscarme?" Los ojos oscuros en espera estallaron de furia. En realidad, la mujer fue embarazosamente fácil de provocar. "Perra". Marika fluyó hacia adelante, pero ya Laylah había conseguido su ruta de escape. Confiando en que Tane iba a comprar su tiempo, Laylah Arrastro el culo hacia el pequeña túnel en la parte posterior de la caverna. Blandiendo su espada, Tane obligo a Marika a bailar al revés cuando Laylah desapareció por un pasillo pequeño. Ella susurró en frustración, cortando la mano a través del aire. Tane sintió una picazón dolorosa y miró hacia abajo para descubrir una profunda herida estropeando su pecho. No era un talento inusual en los vampiros y, afortunadamente, el poder de Marika no era capaz no más de heridas superficiales, pero se debilitaba brevemente por su espada en el brazo. Arrojó la espada a la otra mano, pero el vampiro ya estaba deslizandose por delante de él en la búsqueda de Laylah. Se dio la vuelta para seguir, sólo para gruñir en shock cuando se encontró volando por el aire y se estrelló contra la pared de la cueva. Dejó caer la espada cuando se llevó a cabo el golpe con la fuerza de aplastamiento contra las rocas frías. Maldita sea la magia. "Libérame, mago," rugió, y su voz haciendo que el Sylvermyst sintiera terror e influir en Sergei por el miedo. "O te juro que te arrepentirás para toda la la eternidad." "Lamento el momento en que conocí a Marika, vampiro", dijo el mago, con su voz espesa con sinceridad. "No hay nada con lo que me pudiera

amenazar peor que lo que ella me haría de mí si la traiciono de nuevo." Tane reprimió el impulso de explicar en detalle lo equivocado que estaba el mago. Las cosas que podía hacerle eran para dar pesadillas al mago para una eternidad. En su lugar, optó por la rutina de buen policía. Hey, trabajó en CSI Miami. "Entonces vamos a negociar lo que le puedo ofrecer." Sergei miró a su alrededor con nerviosismo en la caverna vacía. "Yo estoy escuchando", dijo. "¿Qué quieres?" "Marika muerta." "Hecho". Se movió, con un brillo malicioso reemplazando el terror en sus ojos. "¿Y el niño?" Tane se tragó un gruñido. "Fuera de cuestión." "No es bueno para usted. Sin mi habilidad para liberarlo del hechizo de estasis no será nada más que un pisapapeles". Tane tenso contra los invisibles lazos que lo sostenían, desesperado por arrancar la garganta del mago antes de ir a la caza de Marika y cortarle la cabeza. "¿Qué piensas hacer con él?" "¿Estás bromeando?" El mago lo miró en shock real. "Ese mocoso valdría una fortuna para mí en el mercado negro y finalmente, podría retirarme en el lujo que tengo la intención de acostumbrarse a". Ahora que eso fue inesperado. Tane frunció el ceño. "¿Usted no va a resucitar al Señor de la oscuridad?" Sergei se encogió de hombros. "No, si tengo una oferta mejor." "Yo tengo dinero, si eso es lo que quieres." "¿Cuánto?" "Nombre de su precio", dijo Tane sin pensar. Un error. Un hombre dispuesto a vender a un niño en el mercado negro no podía tener comprensión de la indiferencia absoluta de Tane a la enorme fortuna que había acumulado a lo largo de los siglos. Como es natural, se suponia que Tane no tenia ninguna intención de pagar menos que lo que esperaba un acuerdo. Sergei retrocedió, negando con la cabeza. "No, yo no confío en ti." Tane maldijo por su estupidez. "¿Y confía en Marika?" le espetó. "Mejor el diablo que conoces", murmuró el mago, ya en la misma dirección que Marika. Y Laylah. En pocas palabras deteniendo sus intentos de escapar, Tane cerró los ojos y envió a sus sentidos fluyendo hacia el exterior. Localizando fácilmente a Laylah corriendo a través de un túnel dirigido más profundamente en las entrañas de la montaña con Marika en su persecución. Una furia violenta gritó a través de él, pero tristemente volvió su atención a la huida, de Sergei. No podía manejar a Marika desde tan lejos, pero podia mantener el mago con el impidiendo que fuera con ellos. Pidiendo sus capacidades, Tane permitio que un pulso pequeño de energía fluyera a través del aire, apuntando en la dirección opuesta de Laylah. El mago no tenía la capacidad de utilizar su sentido del olfato para seguir las hembras, pero, sin duda, había aprendido a asociar con Laylah las espinas pequeñas de electricidad que lanzaba cuando ella estaba loca o perturbada. Si Tane podia llevar al hijo de puta lejos de ella, entonces Laylah tendría la oportunidad de escapar de Marika. Él continuó enviando los pulsos pequeños, una fría sonrisa curvando sus labios al sentir que el mago se perdia entre la tela de araña de la mayoría de los túneles. Esperaba que el hijo de puta se pudriera entre las rocas congeladas. Concentrado en su auto-impuesta tarea, Tane de repente abrio de golpe sus ojos, mirando con incredulidad cuando la gárgola pequeña entro contoneándose en la caverna. "Bien, bien." Levet se detuvo, los ojos muy abiertos ante la propagación de una sonrisa de satisfacción a través de su fea cara. "Me hubiera ido en otra dirección, pero hay un encanto picante en la decoración de las cavernas congeladas con vampiros." Tane ensamblo las cejas. "¿Cómo diablos

has llegado hasta aquí?" Levet se encogió de hombros. "Yo viajé con Cruella de Vil a través del portal". ¿Un aventón? Bueno... el infierno. Tane tuvo que admitir que la gárgola no era nada si no de recursos. También era el Único medio visible de Tane para escapar. Maldita sea. Él nunca iba a vivir por la vergüenza de haber sido rescatado por una gárgola con retraso en el crecimiento, si se corria la voz. Un pensamiento que no hizo nada para mejorar su estado de ánimo ya faltante. "Bajame de aqui", ladró. Levet se cruzó de brazos sobre el pecho estrecho. "¿Y destruir la imagen encantadora?" Una ráfaga de aire helado se desplomó hacia atrás, cuando el temperamento de Tane quemo atraves de el. "Levet." "Oui, oui" Escaldada a sus pies, Levet hizo una demostración de sacudirse un poco de polvo inexistente, antes de trasladarse hacia él con un propósito en expresión. "Estoy corriendo al rescate de nuevo." Tane apretó los dientes hasta que amenazaron con rompersen por debajo de la quijada. "¿Por qué yo?" murmuró. Levet se llevó las manos en un gran gesto, a continuación, hizo una pausa, cuando fue fulminado por un pensamiento repentino. "Es posible que desee girar la cabeza y cerrar los ojos." Recordando la bola de fuego que había acabado con una buena parte de los bosques, Tane dio una sacudida brusca de la cabeza. Él preferia congelarse en la pared que ser convertido en un millón de piezas. "Espera, gárgola, si..." Sus palabras se alojaron en su garganta, ya que había un brillante destello de luz. Preparado para ser asado a la parilla por la gárgola impredecible, Tane no estaba totalmente preparado cuando sintío nada más que una brisa tibia antes de las cadenas invisibles fueron desapareciendo y él estuviera golpeando el suelo con fuerza suficiente para sacudir su columna vertebral. Colocandose en posición vertical, arrebató la espada de la tierra, sintiéndose como un tonto torpe. Miró a su compañero agravante, no del todo convencido de que no hubiera garantizado intencionalmente dejarlo caer como un saco de patatas. Ahora, sin embargo, no era el momento para examinar minuciosamente su único aliado. Había que salvar a Laylah y dejar ese particular placer hasta más tarde. "Vamos", le ordenó, se dirigió hacia la copia de seguridad de la caverna. "¿Qué? ¿Ni siquiera un gracias?", se quejó Levet. "¿En la siguiente ocasión le voy a dejar a los murciélagos?" Tane nunca se detuvo." Laylah nos necesita." "Oh." Hubo un aleteo de las alas cuando Levet se apresuró a ponerse al día. "¿Por qué no lo dijo en primer lugar?"

CAPITULO

20

Laylah rechazó otro pasillo, el frío cepillando sobre la parte posterior de su cuello cada vez más pronunciada a medida que Marika iba cerrando la distancia entre ellas. Ella pudo haber escapado. Ella se había detenido pocos minutos después de entrar en el túnel de paseo a la sombra. Pero en lugar de desaparecer en el pasillo, que había empujado a Maluhia en las nieblas y regresó a la montaña

congelada. No había sido fácil dejar a su niño atrás. Aún sabiendo que ella nunca había encontrado a otro demonio en la noche, por no mencionar el hecho de que nadie más que ella podía tocar al niño, nada había hecho que fuera más fácil. No obstante, sólo la férrea determinación de poner fin al peligro, de una vez por todas, le dio la fuerza para dejar a Maluhia detrás, cuando se volvió a su aterrorizado escape. "Usted no puede correr más rápido que yo, Laylah," floto la voz burlona de Marika a través del aire. Laylah se estremeció. Resultó que era perseguida a través de cuevas oscuras era tan espeluznante como la primera vez. Al igual que cuando Tane fue a su caza, no hubo ningún sonido de acercamiento, ni de pasos, sin respiración pesada, ni siquiera la pisada accidental de un guijarro. Sólo había un silencio espeso y un frío implacable que le heló el corazón. En esta ocasión, sin embargo, ella no estaba corriendo a ciegas. Ella tenía un plan. Un salvaje, loco, por favor, Dios Ayudame. Pero un plan. Entrando en la pequeña caverna que había estado buscando, ella desaceleró a un alto y se volvió a ver a su tía mermando el espacio detrás de ella. Con una capacidad misteriosa, el vampiro se detuvo preciso. Laylah hizo una mueca. Un minuto Marika había estado cobrando hacia adelante a toda velocidad y al momento se había congelado en su lugar. Ni siquiera un mechón de su pelo se movió. Demasiado raro. La mirada oscura de la mujer escaneando la caverna, en busca de ocultos enemigos o un alijo de armas. Afortunadamente, Marika era demasiado un vampiro para tener en cuenta que la caverna misma podría ser la trampa. Una vez segura de que tenía a su presa acorralada, la mujer de más edad se permitio escribir una burla torciendo los labios. "Yo le advertí que no podía escapar." Laylah levantó la barbilla, pero ella no se molestó en tratar de ocultar su miedo. Si hubiera aprendido algo más, era que era imposible ocultar las emociones de un vampiro. Además, quería que Marika creyera que ella había reconocido su derrota. El tiempo que más pudiera mantener a la mujer con la guardia baja, más podía poco a poco construir su poder. Si ella lo hacia con demasiada rapidez las chispas reveladoras de electricidad advertirian a la vampiresa del peligro. Estaba segura de la trampa y trataria de desactivarla. Y la verdad, ella estaba todavía adolorida de su viaje a través de la niebla, mientras transportaba un vampiro muy grande, por no hablar de su viaje de un lado a otro para ocultar al bebé. "Entonces, supongo que tendré que matarte", dijo, sabiendo que la perra arrogante estaba obligandola a pensar que era un farol. Marika dio un paso adelante. "Realmente eres el mocoso más ingrato. Si no fuera por mí ni siquiera existirías." "¿Quieres que te de las gracias por organizar la violación de mi madre por un Jinn solo para que me utilisaras para saciar sus ansias de poder?" Ella se encogió de hombros. "No todo es perfecto." Laylah resopló. "Si, bueno, no todo el mundo es un psicópata o bien." Una furia helada golpeó a través de la caverna cuando la mirada de Marika bajó a los brazos de Laylah. "¿Dónde está el niño?" Laylah apretar los dientes. Obviamente, la parte agradable de la charla del encuentro había terminado. Las cosas estaban obligados a ponerse feas en un apuro. "En algún lugar donde usted no puede llegar a él." "Nosotros no tenemos que hacerlo de la manera difícil, Laylah". Pensando que Laylah no era ninguna amenaza, Marika poco a poco cerró su círculo, como un tiburón de

tamaño hacia su presa. "Estamos en familia, después de todo, incluso si usted no aprueba de mis... métodos". "¿La familia?" Laylah negó con la cabeza. "Sabes, hubo un momento en el que habría hecho cualquier cosa para encontrar a mi familia". "Si la perra de mi hermana no la hubiera regalado a usted hubiera sido debidamente llevada a entender sus derechos. "Marika se detuvo frente a ella, una cruel sonrisa curvando sus labios. "De hecho, se podría afirmar que todo este lío es culpa de ella." Laylah suprimio el impulso suicida de golpear a la perra en la nariz. Ella estaba muy cerca de tener la potencia necesaria reunida. No iba a arruinar su plan por una sensación momentánea de satisfacción. "¿Por qué elegiste a tu propia hermana para ofrecerla de sacrificio a los genios?" ella exigió. "¿Debe haber habido demonios más adecuado?" Marika agitó una mano. Esto en cuanto a la preocupación fraternal. "Ella era hermosa como para tentar al demonio mas exigente y lo más importante es que compartiamos un vínculo telepático." "¿Puede leer su mente?" "Compartimos pensamientos". Laylah recordó su breve contacto con la mujer que decia ser su madre. Ella había asumido que era un hechizo lo que le permitió oír la voz de su madre en su cabeza. La idea de que pudiera compartir esa intimidad de relación con la mujer que le había dado a luz era extrañamente reconfortante. También le recordó a enviar una nueva oración para que el vampiro Uriel hubiera logrado su rescate. "Entonces, ¿cómo me mantuvo oculta de ti?" Marika parecía que había mordido un limón. "No debería haber sido capaz de hacerlo. Es el único bloque que logró poner entre nosotras, y no importo la cantidad de tortura nunca pude obligarla a confesar la verdad. "Sus labios, no parecieron darse cuenta del jadeo suave de Laylah ante la idea de lo que su madre debio de haber soportado para mantenerla a salvo. Maldita sea, había estado tan colgada en la idea de que le habían mentido y engañado que no había tenido tiempo de verdad para apreciar los sacrificios que había hecho para mantenerla a salvo. Su madre había sufrido Dios sabía lo que, una horrible tortura. Su madre adoptiva había renunciado a su propia vida. Incluso Tane estaba dispuesto a arriesgarlo todo para protegerla. Era su turno para el sacrificio. "Fue muy molesto." "Es obvio que subestimaste el amor de una madre por su hijo," Laylah dijo en voz baja. "Esa es una emoción humana", se burlo Marika. "Y sin embargo, más poderoso que un vampiro y su títere de mago. Notable". "Ella es una tonta testaruda que ha sacrificado su vida por ninguna razón." Laylah levantó las manos, lo que permitio que la energía fluyera a través de su cuerpo."Usted no lo entiende, ¿verdad?" De repente, con cuidado, Marika tomó un paso hacia atrás. "¿Cómo qué?" "Una madre hará todo lo necesario para proteger a sus hijos." Mirando hacia arriba, se concentró en las grietas que corrían a través de las piedras gruesas. Con la sangre degenio corriendo a través de sus venas, estaba íntimamente relacionada con la naturaleza. Podía sentir la edad de la piedra, el olor de las gotitas de hielo en el aire, y sentir el infierno ardiente que se revolvía profundamente en la tierra. Toda la zona era un polvorín a la espera de estallar y los numerosos sismos habían dejado varios de los túneles peligrosamente inestables. Que era perfecto para sus necesidades. Liberando sus poderes, saltó hacia atrás, luchando hacia la pequeña apertura escondida detrás de una estalagmita en la caverna cundo todo comenzó a temblar. Tardíamente dandose cuenta del

peligro, Marika trato de seguir a Laylah, sólo para ser aturdida cuando un gran trozo de roca cayó del techo y la golpeó por un refilón. Ella cayó de rodillas, la sangre corriendo por su rostro mientras se veía por sí misma a Laylah empujar a través de la estrecha abertura. "No", gritó, fluyendo de nuevo a sus pies, su mano rozando a través el aire. Laylah sintió un corte através de su pecho, pero ella no dejó que la concentración fallara. Agotando el último de sus poderes amplió las fisuras, rasgando la separación con fuerza suficiente para enviar varias toneladas de escombros en la caverna. El impacto del colapso gracias a Dios la echó hacia atrás en lugar de caer ella en la avalancha mortal. Ella golpeó la cabeza contra una piedra baja y se ahogó con la nube de polvo que llenaba sus pulmones, pero ella fue capaz de alejarse a rastras del derrumbe. ¿Qué fue más de lo que se podría decir de Marika. O por lo menos, esa era la esperanza. Una amarga sonrisa tocó sus labios ante la idea de la perra viciosa aplastada por debajo de la mitad de la montaña. Sería un final apropiado. Por supuesto, siempre había la posibilidad menos agradable que el vampiro hubiera sobrevivido a la aglomeración de rocas e incluso ahora, estuviera arañando su camino libre para construir una horrible venganza. La idea fue suficiente para que la maldición del pasillo estrecho la obligara a pasar a través de sus manos y rodillas. Viajó por varios cientos de metros antes de que en los últimos caminos se cruzaran con un mayor túnel que conducía hacia arriba. Con un suspiro, se enderezó, sólo a dar bandazos a un lado, golpeando su cabeza una vez más. Mierda. Ella no se había dado cuenta de cuánta energía había agotado. Ahora era un esfuerzo mantenerse en pie. Haciendo caso omiso de su agotamiento, el latido atraviesando su pecho, y varias heridas en la cabeza Laylah obligó a sus piernas a sostener su peso. Entonces, con un paso lento tras otro, se trasladó hasta el túnel. Perdió la noción del tiempo. Se sentía como si una eternidad hubiera pasado desde la primera vez que había huido con Marika caliente en los talones, aunque sospechaba que había sido menos de media hora. Es curioso cómo el tiempo puede arrastrarse cuando ella estaba luchando contra un loco vampiro. Por fin se las arregló para tropezar su camino de regreso al pasaje original. Luego, encontro el lugar que ella había estado buscando, ella se sentó en sus rodillas, la cabeza inclinada mientras ella luchaba por sacar a relucir lo último de su agotada fuerza. A lo lejos se daba cuenta de los mini-temblores que sacudían a la montaña y el fino polvo en el aire ondulante. Usted no puede crear un derrumbe sin repercusiones. Pero, hasta ahora las cámaras superiores, no se habían derrumbado. Lo que significaba que Tane debia estar bien. Siempre suponiendo que el mago no hubiera... No. Ella sacudió la cabeza. Tenia que confiar en que podía mantenerse a salvo. Por ahora, su deber era con su hijo. Frotando con los dedos a través de sus hebras cortas de pelo, Laylah se levantó sobre sus pies y enderezó los hombros. Luego, levanto la mano, con cuidado y buscó hasta encontrar el lugar exacto donde había dejado antes a Maluhia la apertura del velo. Temblaba por el esfuerzo, el sudor goteando por su cara cuando ella metió la mano en la niebla y rodeó con sus brazos al bebé. Sería, por supuesto, más seguro permanecer simplemente en el pasillo y los viajar lejos y rápido de la montaña como fuera posible. Sin embargo, el hecho de que

Apenas podía mantener abierta la puerta de entrada más pequeña le advirtió que estaba demasiado cansada para hacer el intento. Necesitaría horas, si no días, de descanso antes de que pudiera volver a caminar por las sombra. Permitir que la capa cubriera el niño, con todo el cariño, Laylah cerró el velo y se volvió para continuar su camino a través de los oscuros túneles. Por el momento, su único pensamiento era la búsqueda de Tane. Y luego se esconderia en la esquina más cercana al resto. Después de que... ¿Los planes difusos que comenzaron a cocerse en la parte posterior de su mente fueron olvidados cuando el olor inconfundible de las hierbas frescas mezcladas con el polvo espeso el aire. Un Sylvermyst. En su dirección a un ritmo rápido. Ella miró por encima del hombro, como si esperara que una puerta mágica apareciera de repente. Lo que vio en cambio, fue un montón de nada. Ninguna puerta mágica, ninguna ruta de escape rápida, sin hada madrina. Sólo el pasaje estrecho que conducía a las cuevas que se desmoronaban a continuación. Efectivamente atrapada, se agarró al bebé apretadolo contra ella y miró el Sylvermyst de pelo castaño y ojos de bronce volteando en la esquina y quedando a la vista. Ariyal. "No te muevas, genio". La Fey mantuvo su arco a su lado, pero él no tenía que mostrar su arma a su alrededor para demostrar su punto de vista. Gritaba el peligro en la espiral de los músculos de su cuerpo esbelto con la intención letal grabada en su hermosa cara. Laylah trató de tragarse el nudo en la garganta. A juzgar por la camiseta rasgada y la sangre manchando sus pantalones del Sylvermyst, sus últimas horas no habian sido tan divertidas como las de ella, pero su diferencia, no parecía que estuviera agotado. Justo para su suerte. "¿Qué quieres?" preguntó ella. Sus labios se torcieron en una parodia de una sonrisa. "Tenemos asuntos pendientes". Grande. Ella le dio una sacudida de la cabeza. "¿Hay un maldito demonio que se esconde en esta cueva?" La mirada extraña, metálica bajó al niño que había escondido debajo de su capa. "Ustedes tienen la suerte del mundo en sus brazos". "Y es ahi exactamente donde se va a quedar." Dio un paso hacia adelante. "No, me temo que no es posible." "Para", apretó. "Es mejor que mantenga su distancia..." Ella deliberadamente permitió a la amenaza colgar. Él no parecía particularmente intimidado. Grande sorpresa. "¿O?" "Yo no puedo hacer nada." Dio varios pasos más hacia ella. "Ni usted está en su plena..." Él dio un salto hacia atrás cuando lanzó un rayo de energía que golpeo su pecho en pleno. Miró hacia abajo, en estado de shock con el agujero chamuscado en su camiseta. "Mierda". "Te lo advertí", gruñó ella, rezando para que no sospechara que estaba tan asombrada como él. "La próxima vez no será tan agradable." Por una vez, su oración parecía funcionar. O tal vez el fey acaba de asumir que podía hablar en su entrega a su bebé. "mujer." Levantó una mano, con un tono condescendiente. "No hay razón para que no se puede discutir esto de una manera racional." "Mi nombre es Laylah, no femenina", le espetó ella. "Y este es Maluhia". "Laylah," dijo con los dientes apretados. "Esta no es su batalla. Dame el niño." "Te equivocas. Es mi batalla". "¿Por qué?" Parecía genuinamente perplejo por su negativa a dejar de lado a Maluhia como si no fuera más que algo de basura que hubiera encontrado. "Esa niño no tiene conexión con usted. A menos que Marika mintiera y dijo..." "Maluhia se convirtió en mi hijo en el momento en que lo saque

de la niebla", fuertemente interrumpio. "Admirable". Su tono reveló que la encontró nada más que admirable. "Pero ¿no te parece que es imperdonable y auto-indulgente condenar al mundo al infierno porque quieres jugar a la mamá de una criatura nacida del pecado?" Su columna vertebral se puso rígida en su acusación. Maluhia era un inocente. Y no había nada autocomplaciente en su deseo de protegerlo. Estupido. "Yo no soy el que quiere volverlo al Señor Oscuro." "Yo tampoco" Las palabras marcadas llevaron la conversación a un alto. Ella parpadeó, tratando de averiguar el nuevo juego que estaba jugando. ¿Acaso Realmente creyo que ella era lo suficientemente estúpida como para creer que se había convertido en el hombre de confianza de su tía, por no hablar de que la persiguió y al bebé alrededor de la mitad mundo, por mierdas y sonrisas? "Yo no te creo. Tú eres..." "El mal es sin duda la palabra que estás buscando", que completó su suave sentencia. Su barbilla inclinada. "Eso es exactamente la palabra que quiero. No es ningún secreto que los Sylvermyst de buen grado adoraron al Señor Oscuro y fueron desterrados de este mundo." "La mayoría fueron expulsados, Laylah", corrigió él, la ira quemando en sus hermosos ojos. "Las cosas claras. Algunos de nosotros elegimos convertirse en esclavos y no continuar con el seguimiento del Señor Oscuro." Ella frunció el ceño ante la sinceridad punzante en su voz. "Sólo porque usted no quería ser echado fuera." "Un vidente no se pone en manos de Morgana le Fay sólo para evitar el destierro. "Un dolor antiguo, inimaginable retorcía sus funciones." Confía en mí." Contra su voluntad, Laylah se preguntó si él podría estar hablando con la verdad. No es que ella confiara en él. Un hombre como Ariyal siempre tendría su propio orden del día. Pero, no estaría de más que le escuchara. Después de todo, el tiempo podría mantenerlo ocupado, la mejor oportunidad de que Tane viniera al rescate. Y ella no dudó ni por un minuto que su compañero ya estaba en la cacería. "Está bien, voy a jugar", dijo. "Si no va a utilizar a Maluhia para volver al Señor Oscuro, ¿qué piensa usted hacer con él?" Sacó una gran espada, indecente y aguda de la vaina atada a su espalda. "Tengo la intención de matarlo". Tane fluía con rapidez en silencio a través de los túneles, sólo lejanamente conscientes de la gárgola pequeña luchando para mantener el ritmo. Su vínculo de apareamiento con Laylah le aseguró que ella estaba viva y en algún lugar de las cámaras inferiores de la montaña, pero sus sentidos de vampiro le advertian que los temblores que sacudian la tierra debajo de sus pies estaban calentando algo realmente catastrófico. Dentro de las próximas horas esta montaña maldita estaria bajando. Era hora de empacar y seguir adelante. Cuanto antes, mejor. Si tan sólo pudiera convencer a su terca compañera. Al doblar una curva cerrada en el túnel, Tane y Levet llegaron a un alto, tanto mirando hacia la entrada como a una abertura cerca de la piedra pared. "¿Por qué me huele a mujer vampiro?" Levet exigió, una sonrisa socarrona curvando sus labios. "¿Y Laylah sabe que usted está manteniendo un amorío en secreto?" Tane analizó el aire, apretó un puñal en la mano. "No es Marika". "No." Levet frunció el ceño. "Pero es familiar." Era familiar. Las cejas de Tane conectadas, al darse cuenta de por qué. "Jaelyn". "Oui". La gárgola estaba confundida por igual. "¿Pensé que estaba cazando al Sylvermyst?" Tane cuidadosamente avanzó hacia adelante, mirando al interior de la estrecha abertura. "Era". "Entonces, ¿qué...?" Levet apretó junto a Tane para

obtener una visión de la mujer vampiro que fue atada y amordazada en el centro del suelo de piedra dura. "Oh. Kinky, pero me gusta." Tane resopló cuando Jaelyn miró a la gárgola con la promesa del dolor por venir. "¿Tiene usted un deseo de muerte, gárgola?" preguntó. "No". Indiferente ante el peligro, el demonio le dio una solapa pequeña de sus alas. "Pero tengo varios deseos de cumpleaños si quieres oírlos. Mi cumpleaños se celebrará el próximo mes." "No puedo pensar en otra cosa que quiera menos". "Bien". Levet hizo una mueca de herida. "A ver si usted consigue una invitación." Tane negó con la cabeza, girando su atención a la mujer vampiro. Podía ver los cortes y las contusiones que fueron visibles a pesar de la curación, pero no pudo detectar ninguna herida grave. Lo cual significaba que no había manera de que ella hubiera sido mantenida cautiva por simples correas de cuero. Otra cosa que estaba pasando. "Quédate aquí y manten la boca cerrada", murmuró, dando un paso a través de la apertura y apretándose contra la pared irregular. "Hola. Yo te salvé la inútil..." "¿Quieres entrar en una trampa?" Tanesiseó. Levet miró malhumorado. "No en particular." "Entonces me deja concentrar." "Oui, concentre el contenido de su corazón." Recostandose contra la pared, Tane capturo y sostuvo la mirada del otro vampiro. "Jaelyn, ¿sabes lo que te pasó?" Esperó su movimiento de cabeza. "¿Fue el Sylvermyst?" Sus ojos se encendieron de furia. Bueno, él iba a tomar eso como un sí. "Bastardo", murmuró, torciendo los labios mientras le daba un guiño ferviente de acuerdo. Hizo una pausa, su mirada alrededor de la descremada oscuridad. "¿Puedo ir contigo?" Él no se sorprendió cuando ella negó con la cabeza. "¿Hay un hechizo?" Deliberadamente, inclino hacia atrás la cabeza, mirando ascendentemente. Se inclinó hacia adelante para seguir su mirada, una torsión intestinal a la vista de la sombra negra que se cernia negra cerca del techo. "Mierda. Levet." "Oh, ahora me necesitas... eek". El demonio gritó, cuando Tane alcanzó a agarrarlo por los cuernos y lo arrastró hasta la cueva. "¿Puede controlar los fantasmas?" Levet luchaba contra el despiadado agarre de Tane, su mirada cautelosa partida ascendente. "Sólo especulo con los muertos malvados. Sacrebleu" se estremeció. "Los espíritus, zombies, vampiros. Deben permanecer en las tumbas en las que pertenecen." Tane ignoró el insulto, balanceando la gárgola hacia los extraños símbolos rodeados por un círculo que se había quemado en el suelo de la roca. "¿Qué es eso?" Levet continúa retorciendose, su cola inquieta en la agitación. "Debe ser que el Sylvermyst lanzo el hechizo que mantiene el espíritu". "¿Qué pasa si se molestan los símbolos?" "Es posible que se de a conocer el espíritu. No es tan agradable para un pensamiento" Levet, dijo, su tono agrio. "O podría volver a los infiernos". Tane en silencio debatio. Odiaba a los espectros. ¿Cómo matar a algo que ya estaba técnicamente muerto? Demonios, ni siquiera podría perjudicarles. La buena noticia es, que rara vez molestaban a vampiros. Las malas noticias es, no sabia absolutamente nada acerca de ellos. Su mirada se movió desde el círculo a la sombra por encima colgada. Tiempo para rodar los dados. "Por lo menos debe mantener a la criatura distraída", dijo en voz alta. "Lo más probable es que sólo le haga enojar." Tane establecio la gárgola en el suelo. "Estamos a punto de averiguarlo." Levet regreso para la apertura. "Es su bautismo." "Funeral", Tane murmuró, tomando el cuerno de espasmos y tirando el

cobarde de nuevo en la cueva. "Es mi funeral". "Lo que sea." Levet se cruzó de brazos sobre el pecho. "Voy a esperar aquí." ¿Lo qué vas a hacer es darme el tiempo suficiente para que liberar a Jaelyn libre", Tane corrigio en tonos fríos. "¿Por qué no juegas tu como el señuelo para el fantasma y yo voy a rescatar a la doncella?" "¿Realmente tengo que decir lo obvio?" Tane preguntó, echando una significativa mirada sobre la gárgola con retraso en el crecimiento de casi un metro de alto. Levet le llamó imbécil en varias lenguas, antes de admitir la derrota. "Si me devora un hambriento, come la carne espectro voy en tu contra para el resto de la eternidad." "Mierda, ni siquiera bromees al respecto." Tane levantó tres dedos. "A la cuenta de tres." Uno a uno bajó sus dedos, y luego confio en la gárgola para mantenerse al día hasta el final de la misión de rescate, se lanzó por el suelo, lanzando a Jaelyn por encima del hombro partiendo hacia el otro lado de la cueva. Una vez en la entrada él la bajó al suelo y fácilmente corto las correas de cuero. Ella se hizo cargo de la propia mordaza, arrojandola a un lado con una maldición. Hubo un destello de luz y Tane volvió la cabeza para ver Levet usando su magia para destruir los símbolos. Un fuerte grito cortó el aire, y Levet se cayó al suelo, los brazos cruzados sobre su cabeza y el rabo entre las piernas mientras la sombra oscura caia en flecha recta sobre él. "Ayuda", gritó el demonio. "Tane, que se vaya." Haciendo caso omiso de la necesidad de salir y dejar a la gárgola molesta a su suerte, Tane empujó en la espalda la daga en su vaina y dio un paso hacia el centro de la cueva. Una hoja, no importa lo fuerte que fuera, no iba a ayudarlos contra el espíritu. La sombra continuó hacia abajo, precipitándose sobre las alas de la temblorosa gárgola antes de aterrizar justo fuera del círculo destruido. Tane gruñó en señal de advertencia, pero antes de que pudiera cobrar al rescate, la sombra se desplazo y pulso de una manera siniestra. Él se quedó quieto, con cautela echando un vistazo al extraño fenómeno. ¿Lo va a desaparecer? ¿O el va a atacar? Resultó, no lo hizo. En lugar de oscuridad, la masa sin forma paso a convertirse en una mujer apenas cuatro pies de altura. El miedo se clavó a través del corazón de Tane en la imagen familiar de la pequeña con cara en forma de corazón con los ojos almendrados que se llenaron completamente de negro y el cuerpo infantilmente pequeño que estaba cubierto por una túnica blanca. Se veía tan similar a Siljar que Tane brevemente penso que el poderoso Oráculo lo estaba persiguiendo. Un pensamiento horrible. Entonces se dio cuenta de que los rasgos delicados se redujeron en líneas más suaves y el pelo largo que flotaba misteriosamente alrededor de sus hombros era de un oro pálido y no de gris. La mujer era, obviamente, de la misma especie que Siljar, pero una version más joven. Ah, y estaba muerta. O al menos él asumia que era un fantasma. Él no sabía lo suficiente acerca de los demonios para saberlo con certeza. Todavía encogido en el suelo, pateo a Levet con sus diminutos pies, la cabeza escondida por debajo de sus brazos. "Vete a la basura", exclamó. "Que se vaya." "Por el amor de Dios, abre los ojos", espetó Tane. "¿Y que se chupe mi alma? No seas ridículo". Tane lanzó un suspiro. "Levet, abre los ojos malditos". Hubo una larga pausa antes de que la gárgola moviera los brazos por lo que podía mirar a la mujer pequeña de pie a su lado. "Oh." Casi como si estuviera avergonzado, Levet se puso en pie. Tane sentía un gran revuelo de aire frío cuando Jaelyn se puso a su lado. "No voy a hacerle daño", le dijo a Levet. "Sólo estaba haciendo lo que Ariyal mando".

Levet no apartó la mirada de la amenaza, su expresión... estupefacta. "Oh." La mujer se inclinó hacia la gárgola, parecía estar tan fascinado como Levet. "¿Te conozco?" Su voz era dulce musical, pero llena de un sorprendente poder teniendo en cuenta que era un fantasma. "Levet, a su servicio." La gárgola realizó una reverencia formal. "¿Y tu eres?" "Yannah". Con una risa tintineante la mujer de repente agarró la cara de Levet entre sus manos y lo besó con una intimidad impresionante. Cuando terminó, la alas de Levet fueron aleteando y crispandose la cola. "Yannah", suspiró. "Tú eres... Yo soy..." Sus palabras balbucientes fueron llevadas a su fin cuando el fantasma echó hacia atrás su brazo y antes de que nadie pudiera adivinar su intención, sintieron un frío de tres picos y agarro la gárgola, mandándolo a volar por el aire hasta chocar contra la pared del fondo. Luego, tomando un momento para saludar con una pequeña mano en dirección de Jaelyn, el fantasma abruptamente desaparecio. Tane alzo las cejas cuando Levet se desprendió de la pared y se dirigió hacia la abertura con una expresión sombría. Hablando acerca de encuentros extraños. "Levet, ¿a dónde vas?" "Yo soy francés", murmuró el demonio, sus pasos nunca se desaceleraron. "¿Su punto?" "No hay nad que me guste mas que los besos de una mujer y luego desaparece." Tane no detuvo la salida sombría de la gárgola. Él fue lo suficientemente honesto como para admitir que le debía el demonio molesto una deuda de honor. Pero eso no significaba que a él tenía que gustarle. Además, él no tenía tiempo que perder al final después de todo. Todos los instintos que poseían gritaban que tenía que llegar a Laylah. Ahora al volver la cabeza, valoró su compañera. "¿Estás herida?" Jaelyn se encogió de hombros, bajó la mirada para ocultar con eficacia sus emociones. "Mi orgullo ha sido víctima de violencia y mi manicura nunca será lo mismo, pero por lo demás estoy bien." Tane estudió el perfil marcado de la hembra, sintiendo que había más que herido el orgullo batiendo por debajo de su NO HACER COMENTARIOS SOBRE EL TEMA en su actitud. Afortunadamente, no era su preocupación. En lugar de eso le pregunto"¿Cómo has llegado hasta aquí?". Se volvió a encontrarse con su mirada escrutadora. "Cogí el camino de Ariyal cuando él siguió a la mujer vampiro y el mago de Chicago". Tane parpadeó sorprendido. Habría apostado mucho dinero a que ese bastardo tenia previsto traicionar a la mujer vampiro. "¿Volvió a Marika?" "No, estaba escondido en el bosque cuando escuchó a hablar sobre su viaje para coger al genio en esta rebanada congelada de poco cielo." "Ah". Eso tenía mucho más sentido. Ella hizo una mueca. "Traté de detenerlo". "Así veo." La mirada estrecha de Tane vago por las raspaduras y la curación de las contusiones, con las manos apretando en previsión de la pena causada por el Fey Ariyal que trataba de ocultar. "No te preocupes, recuperar la inversión es una perra." "No", Jaelyn ferozmente rechazando su oferta tácita de dar un tortazo al Sylvermyst abajo. "Él..." "¿Qué?" Ella se encogió de hombros. "Podría haberme matado. En lugar de eso me llevó a través del portal y me dejó aquí custodiada por ese espíritu." "¿Vigilado o preso?" "Tanto yo supongo", murmuró. ¿Si Jaelyn estaba tratando de excusar el hijo de puta? ¿Cuánto tiempo tomaba sentir el síndrome de Estocolmo? "Si él la mantuvo con vida fue porque pensó que podría utilizarla como una moneda de cambio." "Los vampiros no negocian". "¿Tiene una explicación mejor?" Desafío sin rodeos. Ella le dio una muy

femenina. "En la parte superior de mi cabeza me lo imagino simplemente disfrutando de torturarme. "Instintivamente buscó la pistola que guardaba enfundada en su cadera, sólo para volver con las manos vacías. Ariyal había aliviado, obviamente, la mejor de sus armas. "Bastardo". Tane negó con la cabeza. "Es algo entre manos." "Sea lo que sea, esta desesperado por tener en sus manos el bebé". Extendió los colmillos Tane para llegar a su límite total y con una velocidad de fluido estaba fuera de la cueva y corriendo a través de los túneles. "Laylah". CAPITULO

21

Tengo la intención de matarlo... Laylah dio un paso hacia atrás tropezando con el corazón congelado en el pecho mientras miró con incredulidad el Sylvermyst. Ella esperaba encontrar el odio grabado en ese hermoso rostro. “¿O la furia? ¿O el fanatismo?” En su lugar no había nada más que una tranquila determinación que era más aterradora que cualquier cantidad de despotricaciones. "¿Estás loco?" dijo entre dientes, abrazando a Maluhia contra su pecho. "No se puede matar a un bebé indefenso". Sus labios se torcieron. "Pensé que ya había establecido mis credenciales de los malos." "¿Por qué?" Señaló con la espada el niño en sus brazos. "Es la semilla del Señor de la Oscuridad". Ella sacudió la cabeza. "Yo no lo creo. Es inocente." "Lo que usted cree no importa. En tanto que el niño exista, habrá quienes esten decididos a utilizarlo para devolver el principal. "Su expresión endurecida. "No puedo permitir eso". Una punzada fría rozó la parte trasera de su cuello, pero no se atrevió Laylah a lanzar una vista alrededor. Un momento de distracción y el fey podría tener su cabeza cortada. No sólo lo haria un día muy malo, pero el niño se quedaria a merced de este maníaco espadachín. "¿Por qué no lo permite?" Ella secretamente se hizo a un lado, con la espalda sintiéndose expuesta excesivamente a lo que se precipitaba hacia ella desde el túnel detrás. Podría esperar que se trataba de Tane, pero su suerte no era tan buena. "¿El Sylvermyst seguramente gobernaria al lado del Señor Oscuro si él fuera resucitado?" "No aquellos que optaron por la esclavitud en lugar de seguir al exilio." Ella tuvo que admitir que tenía razón. El Señor Oscuro no perdona ni olvida es una especie de deidad. En realidad era más un uso de cualquier excusa para mutilar y torturar una especie de hombre. "¿Crees que sería castigado?" preguntó ella. "¿Castigado?" La risa del Sylvermyst fue rematada con un amargo dolor. "Lo más que podemos esperar es la destrucción total. Lo peor..." Él se estremeció de horror. "Una eternidad de tortura sin fin." "Vamos a ver, ¿Qué tenemos aqui, un traidor?" una voz de mujer fría, arrastrando las palabras cuando Marika entró en la habitación, acompañada por su poder frígido y la sorpresa, sorpresa... Sergei. El dolor mágico, y personal en el culo de Laylah. "Dioses, ¿por qué no te quedas muerto", murmuró Laylah, instintivamente, presionando contra la pared del fondo del pasillo estrecho cuando Marika paseaba junto a ella. La mujer parecía sorprendentemente saludable teniendo en cuenta

que acababa de tener media montaña de tierra sobre su cabeza. Su pelo oscuro era un río que fluia perfecto de negro por la espalda, su pálida piel no estaba atada a una lesión. Pero ni siquiera el poderoso vampiro podia ocultar su ropa dañada o la suciedad y la sangre que manchaba la seda fina. Había sido herido de gravedad. ¿Seguramente ella no podría hacerlo con toda su fuerza? El vampiro se detuvo cerca del Sylvermyst con cuidado, su parpadeante mirada burlona sobre el cuerpo rígido de Laylah. "Su hijo estúpido, mi destino ha sido escrito en las estrellas. Yo no voy a ser frustrada por un chucho común. "volvió su atención a Ariyal, siendo consciente de que la Fey planteaba el mayor peligro en este momento. "O para el caso, por un traidor Fey que podría haber gobernado el mundo a mi lado". Ariyal sostenía su espada en un ángulo, con los pies bien abiertos mientras se preparaba para un ataque. "Yo no me escape para convertirme en la prostituta de una perra loca sólo para poder tomar una posición con los otros. "Su mirada breve se lanzó hacia Sergei, que fue bloqueando el túnel en un extremo, mientras que Marika deliberadamente se detuvo para bloquear el otro extremo. "Además, va a estar un poco lleno su lado con el Señor Oscuro y el mago y quién sabe qué otros hombres crédulos se las haya arreglado para atornillar en la fe ciega." Marika silbó, sus colmillos alargados demostrando cuán letal podia ser una mujer despreciada realmente. "Usted ha sellado su destino, Ariyal". La Fey hizo girar su espada, con una sonrisa de anticipación curvando sus labios. "Vamos a danzar, vampiro". "Sergei, el hechizo, mientras yo disfruto de mi cena", ordenó a Marika, avanzando hacia la Fey con sus manos apoyadas en garras. Laylah se estremeció. En una ocasión había visto a un vampiro rasgar a través de un edificio de ladrillo con nada más que sus garras. No era un destino que le deseara a nadie. Como si sintiera su brote inesperado de simpatía, el Fey le envió un feroz deslumbramiento. "Laylah, lárgate de aquí", le gritó, blandiendo su espada masiva cuando Marika atacó. Laylah apretó los dientes, volviéndose hacia el mago que se plantó de lleno en la mitad del túnel. "¿Realmente crees que yo todavía estaría aquí si me quedara una opción?" ella murmuró. Sergei sonrió, dando un paso hacia Laylah con las manos levantadas en un gesto de paz. "¿Quieres salir?", preguntó. "Pon el niño en el suelo y camina lejos." Detrás de ella, oyó un ruido espantoso de una cuchilla cortando a través de la carne, a continuación, un gruñido de dolor, seguido por el chasquido de huesos rotos. Laylah no volvió la cabeza para ver la batalla épica. ¿Qué importaba quién ganara? Ambos habían destinado cosas muy malas para ella y su bebé. Su mayor esperanza era que los dos se mataron entre sí. Además, el mago que se acercaba era su problema más acuciante en el momento. Todo el mundo tendría que ponerse en la fila. "Correcto." Metió al bebé debajo de su manto, como si eso le impidiera ser dañado. "Y yo, por supuesto, tengo toda la razón para confiar en ti después de que me secuestraste, me sostuvo en cautiverio, y me torturo en varias ocasiones." Sergei se encogió de hombros. "Era un negocio". "El negocio está abriendo un Starbucks, no devolviendo un dios del mal para destruir el mundo". "No todo el mundo será destruido." Sus labios se torcieron con una sonrisa de burla. "Hay algunos que se protegeran". "No se puede ser tan estúpido." "Obviamente no puedo." Su mirada se lanzó hacia la lucha detrás de ella antes de

volver a ella, su rostro pálido, con... ¿qué? ¿Renuncia? ¿Lamento? "Yo mismo hice mi cama." Ella frunció el ceño. "No lo hagas, Sergei." "Acabo de decirselo, ya no hay ninguna elección." "Voy a tumbar esta montaña entera sobre nuestras cabezas", advirtió." Yo voy a sobrevivir, pero ¿cree que usted va a tener tanta suerte?" Él no se molestó ni se inmutó. Tal vez sintió que ella era apenas lo suficientemente fuerte como para permanecer de pie. O tal vez fue sólo más allá del miedo. En cualquier caso, era obvio que no iba a ser detenido. "Su compañero ya ha probado la vía de la amenaza de muerte. No funcionó para él tampoco." Su corazón dio un vuelco. "Tane, que es..." Antes de que pudiera terminar la frase, Sergei murmuró una serie de palabras duras y apuñaló una mano en su dirección. Laylah trató de proteger el niño del hechizo, demasiado tarde dandose cuenta de que estaba destinado para ella. Un grito fue arrancado de su garganta mientras ella se golpeaba contra la pared. No por el dolor. Ella se estaba acostumbrada a ser golpeada, estrellada, y rechazada en todas partes como si fuera una muñeca de trapo. ¿Y qué te dice eso acerca de su vida? No, su grito fue de terror puro cuando el bebé fue arrancado de sus manos por garras invisibles y quedo flotando en el aire. Frenéticamente luchó para liberarse de las ataduras invisibles que la mantenian presionando hacia el lado del túnel. Dioses. Esto no podía estar sucediendo. Había dedicado tantos años a mantener a Maluhia oculto. ¿Cómo podría el destino ser tan cruel como para llevarlo lejos de ella ahora? A lo lejos ella era consciente de que Tane estaba corriendo en su dirección, junto con otro vampiro... Jaelyn? Pero, no importaba. Él no iba a llegar a tiempo para detener a Sergei. Confirmando su mayor temor, el mago dio un paso adelante, mirando brevemente a Marika, casi como si tuviera la esperanza de descubrir que había sido superado por el Sylvermyst. Sus labios se torcieron cuando el vampiro perra hizo caso omiso de sus numerosas heridas y levantó el fey golpeado por la cabeza para lanzarlo por el túnel, riendo cuando su cuerpo aterrizó en un montón torpe. No hay necesidad de adivinar quién estaba ganando esa batalla particular. Como si la visión fuera suficiente para solicitar la acción, Sergei hizo un gesto con la mano hacia el bebé todavía flotando en el aire. Laylah juró cuando el escudo que protegia a Maluhia pulso y brillaba. Todo lo que estaba haciendo era obviamente alterar el hechizo de inmovilización. El Terror atacó a través de ella, moviendo la sangre y el bombeo un muy necesario impulso de adrenalina por todo su cuerpo. Con un esfuerzo feroz se esforzó contra el poder que la mantenia cautiva. Con una llave de repente, ella logró liberarse y cayó al duro suelo. Maldijo sus rodillas contra la piedra agrietada, pero con un movimiento estaba poniendose en pie y dirigiéndose hacia el mago. Tenía que dejar lo que estaba haciendo. Tenía que... Tomo menos de una docena de pasos y medio, Laylah fue llevado a un alto doloroso, una mano delgada envuelta alrededor de su cuello y la tiró a sus pies. "No seas tonta", advirtió su tía. "Si perturbas el hechizo el niño va a morir." Laylah alcanzó a agarrar el brazo de Marika, envolviendo sus dedos alrededor del antebrazo que era engañosamente delicado. "Prefiero estar muerta que se utilizada en sus planes enfermos", exclamó ella, el agarre triturando por lo que

era imposible respirar. "Es demasiado tarde, querida Laylah". La risa de la tía rozó su piel con un frío cortante. "Por fin voy a tener todo lo que me merezco". "Oh, definitivamente va a conseguir lo que usted se merece." Laylah cerró los ojos, concentrándose en la sensación de la piel por debajo de la palma de la mano de Marika. Ella no podia vencer al vampiro, incluso en la mejor de las circunstancias, pero no podía dejar que su tia la apretara como si fuera un tubo vacío de pasta de dientes. Apretando los dientes, dio a conocer el poder que había reunido. No esperaba grandes explosiones, o ocho puntos en la escala Richter. Pero las chispas de electricidad que bailaban por su brazo eran apenas lo suficiente para asustar a un hada de rocío. Desesperadamente ella luchaba por sacar a relucir lo último de su fuerza, sólo para estar con las manos vacías. Ella fue drenada. Vacía. El corazón le falló, su mirada en donde el bebé estaba rodeado por miles de luces brillantes. En cualquier momento el hechizo de estancamiento sería destruido y haría que el niño se convirtiera en un barco capaz de ser llenado con el espíritu maligno del Señor Oscuro. Gritando en frustración, Laylah clavó las uñas en la carne de Marika. No podía terminar de esta manera. Ella no se lo permitiria. Ella no lo haría. Perdida en su sentido repugnante de fracaso, tomó un momento para que Laylah cogiera el olor de la piel quemándose. Desconcertada, miró hacia abajo, donde todavía se aferraba al brazo del vampiro. Rayos y fiestas. Las chispas débiles eran ahora tornillos pequeños e irregulares de los rayos que estaban pinchando en Marika con resultados devastadores. Ella frunció el ceño. ¿Qué diablos? El poder no venía de ella. O por lo menos... Laylah respiró conmocionada. Estaba acostumbrada a la oleada de energía que venia desde lo más profundo dentro de ella. Fue así como sus poderes habían trabajado siempre, no importaba cuán impredecible hubieran sido. Ahora, sin embargo, se dio cuenta de que estaba filtrando el poder. No hubo otro medio para describirlo. Al igual que un Genio podía absorber de las fuerzas naturales que lo rodeaban. El aire, la tierra, el agua congelada que se aferraba a las grietas y se filtraba en su interior, no era precisamente la restauración de sus poderes, pero una vez que salian de su cuerpo creaban sacudidas eléctricas que llenaron el aire. Ella sacudió la cabeza, sin tener tiempo para reflexionar sobre el inesperado giro de los eventos. No era la primera vez que una capacidad de repente había aparecido, aunque rara vez, cuando ella realmente lo necesitaba. Ella no iba a buscar un diente en la boca del caballo de regalo. Sin control, Laylah no tenía más remedio que permitir que el poder inundara a través de ella, la creciendo en intensidad con cada latido. Marika apretó los dedos en la garganta, claramente tratando de ajustar su cuello, pero, con una reacción directa a la amenaza, los poderes de Laylah la poncharon. La mujer vampiro maldito, obligada a abandonar a Laylah y retroceder varios pasos. "Usted no me puede derrotar", dijo entre dientes. Laylah luchando por mantener el equilibrio, sorprendido por la visión de la mano de Marika que la mantuvo cautiva que estaba ennegrecida y marchita, como si hubiera quedado atrapada en un incendio industrial, mientras que recibia varias otras quemaduras dispersas en su cuerpo. Había logrado hacer mucho más daño de lo que inicialmente se había dado cuenta. Gracias a Dios. Estaba tan cansada que apenas podía mantenerse en

pie. Ella sólo podía esperar que sus nuevas habilidades fueran suficientes para poner fin a la perra. "Estamos a punto de descubrirlo", murmuró. "Testaruda", gruñó Marika, sus ojos negros ardiendo de odio. "Así como tu madre." Su barbilla inclinada. "Me lo tomo como un cumplido." Marika cargo hacia adelante, golpeando a Laylah en la pared del túnel. "¿Por qué?" el vampiro apretó. "Ella perdió. La rompi y ahora te voy a romper a ti." Sin tener en cuenta las consecuencias, Laylah acurrucada a su lado golpeó a la mujer desagradable directamente en la nariz. Ella no poseía la fuerza de un vampiro, pero no había una satisfacción cuando del cartílago salió un chorro de sangre cuando el puño conecto. Esa era su madre. "No, ella no perdió", dijo entre dientes. "Ella la va a desafiar hasta su último aliento. Al igual que lo haré yo." Afiladas garras rodaron a través de la parte superior del pecho de Laylah y pasó abajo de su estómago, haciendo estragos en su piel con una facilidad dolorosa. "Continuar la batalla conmigo y yo me asegurare de que su último aliento ocurra más temprano que tarde", advirtió Marika. Laylah negó con la cabeza, apretando los dientes en contra de la agonía. Tane le aseguró que el siervo de Víctor había rescatado a su madre. No había ni una maldita cosa que Marika pudiera hacer para detenerlo. "Dudo eso." "Ya no tengo necesidad de ella. Ella es...prescindible." Marika burlonamente corrió su lengua a lo largo de su intimidante colmillo. "A menos que reconoscas la derrota." Laylah entrecerró los ojos. El vampiro tenía que ser aún más débil de lo que había sospecha por primera vez, si ella estaba tratando de negociar un fin a su batalla. Levantando las manos hacia la cara de su tía, profundamente aliviada Laylah cuando la hembra a toda prisa reschazo su tacto. Podía sentir la sangre chorreando por las heridas de su cuerpo y ella sabía que pronto estaría de rodillas. O peor aún. Tendría que ocurrir rápidamente si tenía la intención de sobrevivir el tiempo suficiente para rescatar a su bebé. "Nunca", juró con cautela avanzando. Marika cortó con la mano a través del aire, cortando la frente abierta de Laylah. Laylah limpio las manchas de sangre, reconociendo que la herida no era profunda. “¿Otro signo de debilidad de la vampiresa? "¿Usted está dispuesta a sacrificar a su madre por este intento desesperado de salvar el niño?" "Mi madre está siendo rescatada por un vampiro muy guapo". Auténtica barbaridad quemo a través de los ojos oscuros. A Marika no le gustaba pensr que su hermana escaparia de sus garras. "Usted miente". "Bueno, Uriel no se puede comparar a Tane, ¿pero que hombre lo hace?" Laylah se burló. "Sin embargo, él es..." Con un grito, Marika se lanzó hacia adelante. "Usted palo de golf. Usted osa interferir, mal educada mestiza.","¿mal educada?"Se agachó Laylah, escapando a duras penas de los colmillos que rompieron a un soplo de su garganta. Ella golpeó las manos contra el pecho de Marika, sintiendo la carrera de corriente eléctrica a través de ella y las quemaduras del vampiro en la parte superior de la seda. "¿Pensé que iba darme una gran cantidad de problemas a mí?" Marika gritó, una vez más obligadose a dar un paso atrás cuando su piel comenzó a quemarse. "He creado una abominación." Laylah instintivamente retrocedió, antes de levantar la barbilla en un gesto de desafío. Le importaba una mierda lo que pensara esta loca. O cualquier otra persona.Tane la amaba a ella. Y nada más importaba.

"Usted no creó nada", acusó ella, discretamente apoyada en la pared del túnel. Marika no podía dudar de sentir su debilidad, pero el orgullo exigia que por lo menos hiciera el intento de disimular. Además, ella estaba cansada de ser golpeada contra las rocas. Tenía la vaga esperanza de que, si se presionaba a la pared podría evitar una repetición. "El bloqueo de un demonio de lujuria en la misma habitación con una mujer indefensa no justificaba su complejo de dios. Pero entonces, usted está desesperada por usar a otros para tomar el poder que se le negó. "Sus labios se curvaron con repugnancia." Su hermana. Sergei. El Señor Oscuro. Patético de verdad." "Cállate". "¿Por qué?" Laylah pinchó. No se sentía muy orgulloso de otra ronda con la hembra, pero el estancamiento no era una opción. Tenía que provocar el vampiro en un ataque imprudente pronto o sería demasiado tarde. O bien sería perder el conocimiento o Sergei completaría su hechizo. "¿La verdad duele?" "Tú..." Era evidente la preparación para arrancar la garganta de Laylah, Marika se distrajo cuando Sergei gritó en súbita alarma. "Marika. Dios mío." Su voz era apenas reconocible. "Dos". Obligado por el temor de urgencia en sus palabras, tanto Marika como Laylah se volvieron al lugar donde estaba Sergei, por un lado, presionandose en el pecho y por el otro señalando al niño acostado en el suelo a sus pies. No. No era un niño. Niños. Como eran más de uno. Laylah emitió un sonido ahogado de incredulidad. Durante años había tratado de la nena como si fuera su propio hijo. Ella lo había tenido en sus brazos y dormia con él en su cama. Por supuesto, el hechizo de estasis hizo imposible tocar verdaderamente a Maluhia, pero ella lo había percibido en el fondo de su corazón. ¿No había dos? Ella sacudió la cabeza, negándose a creer que había sido parte del hechizo de obligarla a cuidar al niño. El estancamiento se rompió después de todo, y ella todavía podía sentir la conexión con Maluhia, en cada latido de su pequeño corazón. Su mirada desconcertada se desplazo en los dos bebés que dormian lado a lado. Ambos eran del tamaño de un niño humano de tres meses de edad y desnudos tanto para revelar que, mientras que uno era un hombre, sin duda, el otro era del genero femenino. El alfa y el omega. Las palabras de Cassie hicieron eco en su cabeza como el hombre, que estaba convencida de Maluhia, se volvió como si sintiera que estaba cerca. Tenía un poco de vello rubio en su cabeza y sus ojos azules se llenaron de confianza, ya que se centraron en ella, una sonrisa curvando sus labios. La mujer se quedó inmóvil, a pesar de que Laylah podía ver su movimiento en el pecho cuando ella respiraba. Sus ojos estaban cerrados y su pelo suave del mismo tono que su hermana gemela, pero ella parecía consciente del mundo que le rodeaba. Como si ella siguiera cerrada en el hechizo. Laylah salió de su asombro cuando Marika dio un paso hacia los bebés, el ceño fruncido estropeando su frente. "¿Qué has hecho?" El mago dio un paso atrás, el desconcierto en su rostro delgado. Sí, desconcierto parecia ser la palabra del día. Por lo menos no era el único que se sintió como un idiota que nunca tuvo sospecha que habia más de un hijo. "Hay dos de ellos", dijo Sergei lo obvio. Marika avanzó hacia delante, su mirada clavada en los bebés. "¿Cómo es posible?" Sergei se encogió de hombros, relamiéndose los labios secos. "Yo no lo sé. Hay un chico y una chica". Tardíamente dandose cuenta de que estaba perdiendo una oportunidad perfecta, Laylah se maldijo por

su estupidez y afilo hacia atrás. ¿Qué estaba mal con ella? El dos estaban totalmente obsesionados con los niños. Era ahora o nunca. Manteniendo la mirada entrenada en el vampiro, Laylah doblo hacia abajo, a ciegas en la búsqueda de la espada de gran tamaño que Ariyal llevaba antes de ser lanzado por el túnel como una muñeca rota. Le tomó varios golpes antes de que sus dedos rozaran la empuñadura. Ella se tragó su prematuro gemido de alivio. Por el momento Marika era distraído. Lo último que quería Laylah era recordar a la mujer vampiro que ella había dejado asuntos pendientes que acechaban detrás de ella. Apretando su mano alrededor de la empuñadura encuadernada en cuero, Laylah Levantó la espada fuera de la tierra, casi cayendo sobre su rostro en el peso inesperado de la cosa. Dioses. Obviamente, el tamaño realmente importaba para la Sylvermyst. El cambio para mantener la espada con ambas manos, se enderezó y Laylah con un ritmo lento y constante se movió de nuevo por el túnel. Ajeno al peligro que se avecinaba, Marika imperiosamente tendió las manos. "Recoge a los niños y damelos a mí." Sergei debidamente doblado, pero Laylah no le dio la oportunidad de presentarle a su amante sus trofeos esperados. Con lo último de su fuerza se las arregló para levantar la espada y con un movimiento suave la estaba balanceando en el aire, golpeando en el cuello de Marika. Ella estaba preparada para el impacto. Ella no tenía una gran cantidad de experiencia en decapitar vampiros, pero ella suponía que tomaría un esfuerzo considerable. En lugar de la hoja magnífica que se deslizó a través del músculo y de los tendones y hueso como si fueran mantequilla. Laylah parpadeó en estado de shock cuando la cabeza de Marika cayó de su cuerpo. Fue... sorprendente. En un momento había estado sentada en el suelo, y al siguiente su cabeza estaba rodando por el suelo de tierra. Una parte de ella se horrorizó. Antes de ese momento sólo había matado para protegerse a sí misma o a su hijo. Nunca habia sido una decisión premeditada. Pero una gran parte de ella se ahogaba en el alivio feroz. La mujer había arreglado deliberadamente que su propia hermana fuera violada y torturada con el único propósito de volver al Señor Oscuro en el mundo. Ella había cazado a Laylah como si fuera un animal. Y había usado su mago mascota para tratar de matar a Tane. Imperdonable. Dejando caer la espada demasiado pesada, Laylah se encontró con los ojos muertos de su tía. "Vete al infierno perra del mal". Tane dio vuelta a la esquina del túnel, justo a tiempo para presenciar a Laylah cortando la cabeza de Marika. Se detuvo de golpe, su sorpresa siendo rápidamente reemplazado por el orgullo enorme. La parte He-man de él que condujo a Laylah podría lamentar no ser el quien matara el dragón de su compañero, pero maldita sea si no había algo intensamente emocionante sobre una mujer que podría ocuparse de los negocios. Reforzando a su lado, Jaelyn dio un silbido, su mirada sobre la rápida desintegración del vampiro. "Es mejor que tu mismo, Caronte", arrastrando las palabras ella. "Tu pareja no es una mujer que se pueda molestar" "No, no lo es", murmuró un acuerdo, la mano ausente, frotando la marca detectada en su corazón. Todavía estaba ajustándose a la intensidad de sus sentimientos hacia el pequeño Genio chucho. Era algo más que la unión del apareamiento, más de la atracción sexual. Se trataba de un amor que todo lo consumía, la única mujer que

completaba su alma. Levantando una mano, señaló a Jaelyn por el túnel. "El Sylvermyst está cerca." Con un esfuerzo, Tane se dio vuelta al centro de su atención, su compañero y dejó que sus sentidos fluyeran a través de la oscuridad congelada, ignorando el mago que estaba de espaldas se volvió hacia él. Podía hacer frente a las amenazas más evidentes. Pero por el momento, él estaba más interesado en acercarse sigilosamente a ellos. "Él vive", concluyó Tane, recogiendo la sugerencia débil de las hierbas. "Bien". El tipo de sonrisa que hizo a los hombres sabios corrieran por el terror del rizado de los labios de Jaelyn, "Nadie lo mata, solo yo."¿Personal, y mucho? Tane se encogió de hombros. "Siempre y cuando se queda fuera de mi camino." Manteniendo una estrecha vigilancia sobre el mago, Tane comenzó a dar un paso hacia Laylah, su espada, celebrada en la lista cuando Sergei tardíamente detecto su presencia y se volvió con un pequeño grito de alarma. Tane se quedó inmóvil, la mirada bajando a los dos bebés desnudos que se retorcían en las manos del mago. "¿Qué demonios?" Respiro. Jaelyn hizo un sonido de sorpresa. "¿Tiene su pareja una colección de bebés?" Fue el miedo grabado en la cara estrecha de Sergei mientras apretaba la espalda al otro lado del túnel, que colgo cada uno de los niños por uno de sus gorditos brazos. "No te acerques o los voy a matar", jadeó. "No, no," gruñó Tane. "Valen demasiado". "Yo soy codicioso, pero no soy estúpido", gruñó el mago. "En este momento mi única preocupación es conseguir salir de esta montaña en una sola pieza". Laylah se trasladó a su lado, apretándole el brazo. "Tane, por favor." Se volvió a estudiar su rostro pálido, no faltaba mirarla para saber la tensión que apretaba su expresión. Ella estaba tan agotada que apenas podía ponerse de pie y sin embargo, su única preocupación eran los niños que lloriqueaban en el agarre aproximado de Sergei. La ternura en la mano al corazón cuando llegó a acariciarla con un dedo por la mejilla. "Usted ha estado muy ocupada, mi dulce." Sus labios se torcieron cuando ella miró hacia el cadáver de Marika que se había convertido en ceniza. "Estoy recién acoplada, así que pensé que iba a intentar una limpieza de la casa pequeña." "Un buen trabajo, pero no es justo que usted tenga que hacer todo el trabajo. Por lo menos debería tener que sacar yo la basura. "Deliberadamente, miró hacia el mago." En primer lugar, sin embargo, podría explicarme cómo fue que un niño se convirtió en dos." "Cuando Sergei quito el hechizo se reveló que eran mellizos", dijo, claramente desconcertada como él. "¿Nunca sintió el otro niño?" "No." Él negó con la cabeza, un escalofrío instalandose en la boca del estómago. "¿Por qué estoy pensando que no es una buena cosa?" "El Alfa y la Omega", dijo una voz oscura y musical de la oscuridad. "El Géminis." Con un estruendo de advertencia en lo profundo de su garganta, Tane se volvio para mirar a Ariyal tropezando a la vista. Mierda. El Sylvermyst parecía que había sido sometido a un molido de carne. Cortesía de Marika, sin duda. Pero Tane no era engañado. La Fey ya había hecho un tonto de Tane una vez. Él no iba a tener una segunda oportunidad. "Espera, Tane", declaró Laylah. "Sí, espera," gruñó Jaelyn, empujando más allá de ellos de pie directamente en frente de su némesis personal. "Te dije que es mío." Ariyal con una sonrisa logró incitarlo a pesar de su destrozada garganta y los tajos profundos que empañaban un lado de su cara.

"No se han ganado el derecho a reclamarme vampiro", se burló. "A pesar de que estaré encantado de darle un gusto cuando estamos solos." "Tú..." Laylah se movío antes de que el cazador pudiera lanzar su ataque, poniendo en riesgo la vida y la integridad física por el acaparamiento de la parte superior del brazo del vampiro hembra. "Jaelyn, necesito unas respuestas." Jaelyn volvio la cabeza hacia Laylah apuñalandola con una mirada furiosa, con los colmillos brillantes en su máxima extensión. "¿A partir de él? No se puede confiar en cualquier cosa que diga." Ariyal lanzó un beso en su dirección. "Tú me conoces tan bien, animal de compañía." "No me llames eso", le espetó ella. Tane apreto los dientes. El peligro era tan espeso en el aire que se quemaba en el. Y no sólo entre Ariyal y Jaelyn. Miedo y pánico de Sergei sangrado a través del túnel, advirtiendo que estaba al borde de hacer algo verdaderamente estúpido. Con un cuidado suave, Tane tiró de su compañero lejos de Jaelyn, sin querer que ella estuviera en la línea de fuego. En el mismo movimiento se las arregló para arroparla fuera de la vista del mago. Su pequeña Genio podría ser capaz de patear el culo, pero siempre iba a ser su deber el protegerla. "Laylah, ¿qué es?" Se mordió el labio inferior, con el ceño fruncido. "Cassie llamo Maluhia el alfa y el omega. "Volvió la cabeza hacia atrás hacia Ariyal." ¿Qué quiere decir eso?" Tane señaló con su espada robada hacia la fey en alerta silenciosa. "La verdad Sylvermyst". Ariyal deliberadamente hizo una pausa, como para asegurarse de que Tane entendiera que contestaba porque quería y no porque se sintiera intimidada. "Es una profecía," por fin admitió. "Por supuesto que lo es", murmuró Tane. Laylah llevó una mano a la garganta. "¿Qué dice?" El Sylvermyst cerró los ojos mientras él citaba la profecía que, obviamente, había memorizado: "La carne de la carne, la sangre de la sangre, con destino en la oscuridad El alfa. y el omega será desgarrado y se reunieron a través de la niebla. Caminos que se han ocultado se encuentran y el velo separo a los fieles. La Géminis se elevará y el caos se pronunciará por toda la eternidad." Tane lanzó un bufido. Mierda. Odiaba a los profetas rebuscados en vertederas. "El murmullo de costumbre", dijo con disgusto. "¿Por qué no pueden simplemente decir lo que el infierno que va a pasar?" Ariyal redujo su mirada. "El fallo del caos por toda la eternidad parece bastante sencillo." "¿La carne de la carne?" Tane señaló. "Es un galimatías". La Fey con la cabeza señalo hacia el mago que se quedó presionado contra el lado extremo del túnel. "El Señor Oscuro ha creado los mocosos de su carne". Laylah maldito. "Deja de decir eso." La mirada de bronce volvió de nuevo a considerar a Laylah con una mirada sombría. "Si no lo digo no por ello es menos cierto." "Los niños son inocentes", Laylah insistió. "Son los vasos. Con ellos, el Señor Oscuro será capaz de volver." "No." Laylah negó con la cabeza. "No lo sé." "No estoy dispuesto a arriesgar a ello. "La mirada de bronce desconcertante pasó a Tane." ¿Es usted, el vampiro? "

CAPITULO

22

Laylah miró al fey, deseando tener fuerza suficiente para romper su perfecta nariz. ¿Qué solucionaba? Nada. Pero maldita, así que me siento fantástico. En cambio, se agachó para agarrar la espada que estaba demasiado cansada para levantar y pretendío que ella no iba a caer de bruces. "No se busca apoyo en mí, Fey," gruñó Tane a su lado. "Si usted trata de hacerle daño a mis hijos y voy a cortar tu jodida cabeza". Ariyal silbó en frustración. "¿Usted tendrá que sacrificar el mundo para ellos?" "El mundo ya está condenado, si exige la sangre de los inocentes", Layla dijo. "No se puede luchar contra el mal con el mal." "¿Estás bromeando con sangre?" El Sylvermyst la observó como si le hubiera crecido una segunda cabeza. "Nadie es tan inocente para no verlo." Hubo un grito ahogado de uno de los bebés cuando Sergei dio un paso adelante, el sudor en la frente revestiendolo a pesar del frío brutal en el aire. "Si desean los mocosos se los daré a ustedes." Miró directamente al Fey. "Una vez que me vaya de aquí". Tane blandió su espada en dirección de Sergei, el gruñido detuvo el mago en sus pies. "Da un paso más y eres hombre muerto, mago." Lamiéndose los labios, Sergei lanzo una breve mirada hacia el vampiro letal antes de tristemente girar su atención hacia Ariyal. "Yo no soy energía eléctrica. Si va a unirse a mí no puede escapar". Él sacudió la los bebés colgando en sus manos y no fue hasta el aterrizaje de la mano de Tane en el hombro de Laylah lo que evito que se lanzara a sí misma hacia el hijo de puta. "Una vez que estemos lejos de aquí puede hacer lo que le de la gana con los chicos." "Usted no lo hara," murmuró Jaelyn, estudiando a Ariyal con una extraña mezcla de furia y... confusión. Como si no pudiera aceptar de verdad que el Sylvermyst podría dañar un niño inocente. Las características hermosas del Fey apretadas, la mirada negandose a alejarse de la mujer vampiro. "Alguien tiene que detener el apocalipsis que se avecina. Y si este Scooby-Doo de las pandillas no tiene el estómago para tomar las decisiones difíciles a continuación voy a hacerlo por ellos." "No pretendas tener algún motivo altruista para el sacrificio de los niños" Laylah se rompió. "Todo lo que le importaba era salvar el pellejo sin valor propio". "¿Está usted sordo?" El Sylvermyst señaló con el dedo hacia los inquietos bebés. "No son niños, son la semilla del Señor Oscuro." "Tiene razón", repitió Sergei. Laylah logró forzar una pequeña piedra caer sobre su cabeza. "Cállate, mago." Sergei susurró, apuñalandola con una mirada furiosa. "Son criaturas de la oscuridad magica, creados por el mal." Laylah ignoro la tensión de espesor que cubría el túnel. Ella no era estúpida. Ella sabía que los demás sospechaban que su abrumador instinto maternal la estaba cegando a la verdad de los bebés. Y en un sentido tenían razón. Ella se negaba a considerar qué o quién había creado a los bebés. O la intención de hacer con ellos. Así que lo que a ella se referia, ellos habían nacido en el momento en que los había tomado de la niebla. Pero no fue sólo la esperanza ciega. En lo más profundo de su alma creía que los niños eran inocentes. Después de todo, ella era una creación del mal. ¿Qué más se podia llamar a la brutal violación de una mujer indefensa que había

sido orquestada por su propia hermana? Ella tenía que creer que era posible para el bien salir de esta maldad. "No importa la forma en que fueron creados", dijo ella, con voz gruesa. Ariyal juró, el aroma de las hierbas tan fuerte que todos los demás fueron abrumados por el olor. No es del todo malo teniendo en cuenta que Marika había dejado atrás el hedor a carne quemada. Horrible. "No seas tonto". El Fey apuntó con un dedo hacia los bebés. "Estan destinados a abrir el camino hacia el Señor Oscuro y sus secuaces." "¿Primos de los suyos?" Jaelyn bruscamente burlandose. "Sí". La mirada de bronce enfurecida se lanzó hacia la mujer vampiro. "Y confía en mí, no tienen mi encanto exquisito." Jaelyn resopló. "Es difícil de creer que pudieran ser peor." "No tienes ni idea." Ariyal se volvió hacia Laylah. "Y ni siquiera es lo peor de lo que se arrastra fuera del infierno." Ella le creyó. Ella realmente lo hizo. Sea cual sea su motivo egoísta al querer impedir el regreso del Señor de la oscuridad, no mentía cuando hablaba de los horrores que sumirian al mundo si el velo entre los mundos se desgarraba. Eso no significaba, Sin embargo, que él no fuera un mentiroso gordo a la hora de definir la suerte de sus supuestos hermosos hijos. "¿Dónde has oído esta profecía?" preguntó cerrando los dientes. Agitó una mano delgada. "Se les enseña a todos los Sylvermyst antes de que salgan de la cuna." "Práctico". ¿Ariyal tenia la intención de cometer un asesinato a causa de un vago cuento antes de dormir? Ella sacó la barbilla. "¿Alguna vez pensaste que podría haber sido una mentira que fue inventado por el Señor Oscuro?" Sacó su propia barbilla. "No podría haber sido." Tane rozó una mano reconfortante arriba y abajo de la espalda. "¿La forma de hacerlo sabes?", desafió a la Sylvermyst. Ariyal murmuró palabras en un lenguaje duro, exterior, mirando como si fueran demasiado estúpidos como para aguantar. "Después de que el Señor Oscuro dio la profecía se dio cuenta de que seria finalmente desterrado del mundo", dijo, su tono de voz indicaba que estaba repitiendo algo que debería ser obvio para la criatura más densa. Jackass. "Todo el mundo sabe que eso lo volvía loco y él mandó que todos los profetas fueran sacrificados". Tane y Laylah compartieron una breve mirada. Era de conocimiento público que el Señor Oscuro había ordenado que los verdaderos profetas fuerán destruidos. Aún así, Laylah nunca había oído que era porque él había escuchado una predicción que no le gustaba. Frunció el ceño, Tane rápidamente llegó a la misma conclusión. "Él podría retorcer todo para asegurarse de que se mantenian fiel incluso durante su destierro." Él continuó el golpe detrás de Laylah, su contacto constante manteniendo su volátil temperamento bajo control. Una buena cosa teniendo en cuenta que era demasiado débil para hacer más. "Siempre y cuando no hubiera esperanza de que eventualmente regresara a este mundo, podía estar seguro de que continuaria la búsqueda de un significado de abrir el velo." El calor de la ira de Ariyal se arremolinaba a su alrededor, sólo para ser rápidamente contrarrestado por la explosión del poder glacial de Tane. La combinación hizo cambiar el suelo debajo de ellos. Laylah hizo una mueca. La montaña era lo suficientemente inestable sin añadir el estrés de dos demonios alfa demostrando su poderío. "La profecía no ha sido alterada por el Señor Oscuro o cualquier otra persona," el Sylvermyst dijo con los dientes apretados. Laylah negó con la cabeza en su obstinada negativa a aceptar que podría estar equivocada.

"¿Cómo puedes estar tan seguro?" "Debido a que salieron de los labios de un Oracle". Tane rígido a su lado." ¿De cual Oracle?" "Siljar". "Mierda". Tane se apoderó de los hombros Laylah y se volvió a estudiar su expresión sombría. "¿Es un profeta?" Ariyal lentamente asintió con la cabeza, de fácil lectura descargandose en Tane. "Los rumores son que era su única predicción y que cuando pronunció las palabras desato tal furia en el mundo que civilizaciones enteras se desplomaron en el polvo." Tane resopló, con la mano cambiando de Laylah para frotar el tatuaje que estropeaba la piel de su pecho. "Sí, ella tiene una manera de hacer su punto," murmuró. Laylah le envió un gesto de asombro. "¿Ella fue la...?" "Ella era". "Maldita sea". Ariyal avanzó hasta que Jaelyn en silencio entró directamente en su camino. Con un silbido de frustración, apuñaló a Laylah con el ceño fruncido feroz. "Luego de entender que esto no es una broma. Usted puede salvar el mundo o destruirlo. "apretó sus manos a su lado." Tu elección". "No." Laylah ni siquiera dudes. "No hay otra opción." El Sylvermyst volvió frunciendo el ceño hacia Tane. "¿No puede controlar a su mujer?" Las palabras apenas salieron de sus labios antes de que Laylh tirara en respuesta enfurecida u rayo de electricidad. "Mierda". Tane sonrió de placer. "¿Quieres probar?" Laylah hizo caso omiso del doble-juego, al igual que hizo caso omiso de la bola de miedo en la boca de su estómago. Muy bien, la profecía no se la había inventado el Señor Oscuro, pero el que no lo hiciera no significaba que no tuviera nada que ver con los niños. Maldita sea. Había dormido con Maluhia en sus brazos durante años. Ella sabría si era el mal. ¿Al igual que había sabido que había un segundo hijo? Una voz susurró despiadada en el fondo de su mente. Un niño que todavía no podía sentir a pesar de estar a sólo un poco de pies de distancia. Con una sacudida de la cabeza rechazó las sospechas preocupantes. "Estás tomando una profecía oscura y torsiendola para que se adaptara a su propósito", La joven le acusaba. "Las palabras pueden significar cualquier cosa. O nada." "Estás siendo voluntariamente ciega, y tú lo sabes." "Usted va a decir cualquier cosa para conseguir lo que quieres." "Yo no necesito de tu ayuda para conseguir lo que quiero, genio". Por alguna razón la atención del Sylvermyst se volvió hacia la mujer vampiro. "Yo puedo cuidarme de todo por mi cuenta." Jaelyn gruñó bajo en su garganta. "Demuestralo". Laylah levantó las cejas. Desparejado. ¿Pero entonces, lo que no era extraño en todo el encontrar? Como para agregar confusión, Sergei dio un paso cauteloso hacia adelante. "Maldita sea, ¿por qué discutir con ellos?" él con voz áspera. "Vamos a irnos." Ariyal endurecio la expresion, con los ojos quedando capacitados en la mujer que bloqueó su camino. "Hazte a un lado", le ordenó. Jaelyn cruzó los brazos sobre el pecho. "No." "Jaelyn," Tane advirtió en voz baja, señalando con el dedo una advertencia hacia el mago que estaba cantando entre dientes. Laylah tomó del brazo de Tane cuando sintio la agitación de la magia negra en el aire. "Tane, por favor", rogó. "No podemos dejarlo escapar." Su compañero levantó su espada, su rostro hermoso en conjunto de líneas letales. "No lo hará." Ariyal eludió a Sergei, su brazo extendido cuando él abría y cerraba su mano. Laylah se preparó, en el supuesto que se conjurara un hechizo. ¿Qué acaba de demostrar que era verdad sobre el conjuro? "Asume que quiere hacer un culo de ti y de mí". En cambio, un arco de ceniza fina

apareció en su mano, contenia una flecha de madera que iba a apostar su último centavo que sustituiria a la magia en el momento en que fuera asesinado. El infierno de un truco. Y uno que no se hizo esperar para usar a su favor. Con un movimiento suave el hijo de puta tenía su arma apuntando a Tane. "No te acerques", advirtió, su mirada reduciendo a medida que Laylah se puso delante de su compañero. Una flecha de madera, le haría daño como una perra, pero no sería fatal. Al menos, no a ella. "Laylah, tenga cuidado", murmuró Tane. "Él no se va a quedar con mis hijos." "Estoy de acuerdo, pero no vamos a provocarlo en algo estúpido." Ella lanzó una mirada frustrada por encima del hombro, reunida con la resuelta mirada de Tane. "Si él toma a los bebés a través de un portal nunca vamos a atraparlo." "Él no va a ir a ninguna parte", Tane le aseguró. “Sanguijuela arrogante", se volvió y se burlo Ariyal, Laylah atrás en el tiempo al verlo alcanzar el mago. Su corazón se detuvo agonizante, pero antes de que pudiera crear un portal hubo una explosión de energía helada y Jaelyn se estrelló contra el Sylvermyst a toda velocidad. Aunque Tane había estado, obviamente, esperando el ataque, capturo a Laylah con la guardia baja. Lamentable, ya que el mago maldito eligió ese momento para lanzar un hechizo en su dirección. Un grito fue arrancada de su garganta, cuando Tane la agarro de los brazos y la empujó a un lado, tomando todo el peso del hechizo. Maldijo, con las rodillas en contacto doloroso con el duro suelo. Rápidamente ella se puso de pie, con el corazón en la garganta cuando vio a Tane volando por el aire a la tierra con una fuerza, que el golpe hizo un ruido oseo en el lado del túnel. Murmurando su opinión acerca de vampiros que siempre tenían que interpretar el papel del héroe, Laylah tropezó al lugar donde se apoyó pesadamente contra la pared. A lo lejos estaba al tanto de Jaelyn luchando con el Sylvermyst y al mago tratando de escapar, pero Laylah no podía concentrarse en nada más que en su compañero herido. "¿Qué tanto te duele?" Él le tomó la mano que estaba rozando por el pecho, en busca de lesiones, levantandola a los labios. "Nada que no se cure", aseguró ella, su voz llena de dolor. Ella le dio un toque de su mano, apretando su muñeca interna contra sus labios. "Beba", ordenó. Él susurró, con la cabeza bruscamente en elevación. "No hay tiempo, mi dulce." "Lo que haces..." Sus palabras llegaron a un abrupto final cuando captó el olor de las hierbas. No Ariyal, otro Sylvermyst. Y muy cerca. Ella llegó a sacar la pistola del bolsillo de Tane, sintiendo que Jaelyn y Ariyal había traído un fin repentino a su batalla, ya que también les llamó el olor del intruso que se acercaba. El levantamiento del arma, que apuntaba a la altura, el pelo cobre del Sylvermyst apareció a la vista, rezando para que Tane hubiera cargado el arma con balas de plata. "Tearloch," gruñó Ariyal, el impacto en su voz auténtica." La Fey se movía con gracia líquida para envolver un brazo alrededor del cuello de Sergei, pulsando una daga al cuello del mago. "Volví a corregir los errores del pasado", dijo el Sylvermyst, su voz dura y la mirada clavada en Ariyal. "Fuimos engañados por aquellos que perdieron la fe, pero hemos pagado nuestra deuda, y no es demasiado tarde para volver al redil. Ven conmigo, hermano y vamos a liberar a nuestra gente." Las cejas de Laylah se ensamblaron. Tearloch sonaba como un mal actor de una película de categoría B, pero no era tan estúpido como para despedirlo. Había un brillo fanático de plata de ley en los ojos y una expresión salvaje en el rostro

delgado. "No vamos a ninguna parte", informó la fey, dando un gesto a la pistola en la remota posibilidad de que se hubiera perdido el ver que le apuntaban a la cabeza. Al mismo tiempo Ariyal dio un paso adelante, con el rostro en una máscara de arrogancia de comando. "No se puede borrar el pasado, Tearloch. Si sueltas el Señor Oscuro, lo que hará será destruirnos a todos." El joven Fey negó con la cabeza, obviamente perdido en sus delirios peligrosos. "Vamos a ser sus salvadores", suspiró. "No." La voz de Ariyal sonando con la autoridad de un líder natural. "Vamos a ser nada más que traidores que aplastara bajo su talón. El Señor Oscuro no perdona ni olvida." Tearloch brevemente vaciló, sus ojos metálicos pasando de Ariyal a los demás reunidos en el túnel. Luego, con un movimiento brusco de la cabeza, fue arrastrando el mago aterrorizado por el túnel. El Corazón de Laylah apretó con terror cuando ella tardíamente vio el Portal brillante que el fey ya había creado. Mierda. Unos pasos más y desaparecería con Sergei y los bebés. "Usted no sabe nada", el Sylvermyst acusaba a Ariyal, su aroma de hierbas con bordes de la mancha pútrida de la locura. "El Maestro ha susurrado la verdad en mi corazón." "La única verdad es que estamos condenados a una muerte lenta y dolorosa si el velo es alguna abierto", dijo Ariyal con una certeza terrible. La Fey dio otro tirón en el mago, un paso más hacia el portal. "Entonces ese será nuestro destino". Sergei dio un pequeño gemido, con la cara de un pastel blanco. "Alguien haga algo". Ariyal levantó su arco, la flecha apuntando a su compañero Sylvermyst. "Con mucho gusto." "Estúpido, mago," siseó Tearloch, presionando la daga lo suficientemente profundo para extraerle sangre. "Su única esperanza para salir de esta montaña, soy yo". La realización golpeó a Sergei en el mismo momento en que puso en marcha Ariyal la flecha. El mago chirriaba, a continuación, murmurando un hechizo rápido, se las arregló para tocar en la flecha a un lado el exceso de velocidad en el último minuto. Laylah apreto los dientes. Maldita sea. Se sentía como si estuviera en una farsa francesa. Sólo que sin el humor. Manteniendo su arma apuntada en el Sylvermyst, rastreó su lucha por Sergei tirando hacia el portal, pero no apreto el gatillo. Ella era un excelente tirador, pero ella no era perfecta. ¿Y si ella golpeaba a uno de los bebés? Afortunadamente, Tane no tenía que dudar. Con un gruñido espeluznante, se lanzó hacia adelante, con la espada cortando a través del aire y sus labios se curvaron hacia atrás para mostrar sus colmillos enormes. Tearloch silbó en el miedo al ver el muy grande, y muy cabreado vampiro se disparaba hacia él, pero una vez más, Sergei murmuraba frenéticamente palabras de poder. Tane había logrado casi llegar a ellos cuando se topó con una pared invisible. Con un gruñido de dolor, rebotó hacia atrás, la espada volando de su mano. "Tane". Laylah instintivamente dio un paso adelante, sólo para poner fin cuando el mago levanto los bebés en alto sobre su cabeza. "No." Su voz era dura como el miedo cuando la fey continuó arrastrandolo hacia el portal. "No te acerques o los voy a matar". "Maldita sea", exclamó Ariyal detrás de ella. "Detenlo". Sí, tenía que hacerlo. Su mirada clavada con la del mago y el tiempo parecío detenerse. En la Periférica de ella estaba al tanto de que Ariyal seguia adelante con Jaelyn caliente en su talones. Tane golpeando su mano contra las barreras invisibles. Y la mayoría importante, Tearloch paso a través del portal, tirando de Sergei en su

escape. Sin embargo, su concentración se centra en Sergei y los niños que gritaban en sus manos. El miedo se estrelló contra ella, lo que hacia imposible respirar. Ella tenía que actuar. Y ella tenía que actuar ahora. Enviando una oración, Laylah enderezó los hombros y apretó el gatillo, apuntando directamente hacia el centro del pecho de Sergei. Bam. El sonido de la bala fue ensordecedor, ya que hizo eco a través de los vastos túneles, por lo que su anillo de oídos y una lluvia de piedras de la tierra pequeña en la cabeza. Holy crap. Ella nunca había disparado un arma de fuego en un espacio tan reducido.No era una experiencia que tuviera la intención de repetir. Peor aún, Sergei logró girar a un lado, evitando un tiro directo al corazón. Bastardo. Por supuesto, el nanosegundo que tenía para moverse, no podría evitar totalmente el proyectil de alta velocidad. Y por lo menos había logrado penetrar en la invisible barrera. Gritó de dolor mientras la bala destrozaba la carne de su hombro, rasgando sus músculos, lo que le obligó a abandonar uno de los bebés. Laylah con el corazón en su garganta, pero los gritos de la niña le aseguró que todavía estaba viva. Sombríamente ella apuntó una vez más, apretando el gatillo al igual que el mago desaparecio en el torbellino brillante. Se produjo un cambio desagradable en la presión del aire cuando el portal se cerro, y la barrera mágica que el mago había conjurado desaparecio. Maldiciendo, Laylah corrio hacia adelante para sacar al bebé del suelo duro, acunando al niño contra su pecho cuando Tane rápidamente se unió a ella, envolviendo un brazo protector alrededor de ambos. "¿Es doloroso?" Tane con voz áspera, su gran mano acariciando con cuidado asombroso la cabeza del bebé pequeño. Laylah tenía una mirada frenética sobre el delicado cuerpo, haciendo una mueca en las pequeñas abrasiones y contusiones múltiples que florecieron en la piel pálida y blanca. Pero no pudo detectar ninguna lesión grave y el niño se acurrucó en sus brazos, las lágrimas poco a poco se detuvieron para ser sustituidas por una sonrisa que, literalmente, derritió el corazón. Maluhia. Su hija. Ella sabía con certeza de que nada podía cambiar. Sólo por un momento ella saboreó la sensación de su peso caliente y el dulce olor que había sido disfrazado por el hechizo de la inmovilización. Este era el bebé que ella siempre sintió, pero que ahora podía sentir físicamente. El ritmo constante de su corazón, la piel suave, satinada, el vello suave en la cabeza. Finalización de ella. No es que ella estuviera a punto de olvidarse del doble Maluhia, ella se prometió ferozmente a sí misma. De alguna manera, de alguna manera iban a seguir su rastro. Como si le leyera el pensamiento, Tane le dio un apretón suave. "Al mago no se le permitira escapar." "Él ya lo ha hecho, genio", espetó Ariyal. "Y es todo culpa tuya." "Cuida tu lengua, Sylvermyst, o te la voy a arrancar." Laylah puso una mano en el brazo de Tane. No es que a ella le importara una mierda si arrancaba la lengua del Sylvermyst. Pero por ahora lo más importante era la seguridad de Maluhia. "Tane, tenemos que salir de aquí." Volvió su atención hacia el niño en sus brazos. "Sí, tienes razón." Ella hizo una mueca. "Yo no tengo la fuerza para entrar en la niebla. Vamos a tener que caminar. "Una sonrisa cansada curvó sus labios mientras se inclinaba para besar la punta de su nariz. "Styx prometió que enviaria al jefe del clan local por si necesitábamos un helicóptero. Hay que esperar cerca." Ella rápidamente se apoyó en su fuerza, rozando sus labios en la parte superior de

La cabeza de Maluhia. "Entonces vamos a ir a casa." "Casa", repitió en voz baja, con una expresión muy tierna. Nadie reconocería el Caronte aterrador en ese momento. Luego, levantando la cabeza, el depredador letal regresó al estudiar el Sylvermyst de pie con la dignidad orgullosa por el túnel, la mujer vampiro un paso detrás de él. "Pero primero tenemos algunos asuntos pendientes." "No." Jaelyn se puso al lado del Fey, mirando increíblemente la hermosa cara manchada, su ropa rasgada y las contusiones leves. Laylah lanzó un suspiro. Tenía que ser una cosa de vampiros. "Es mi deber." Tane se encogió de hombros. "Tendrás tu recompensa, cazador. Pero sólo después de que haya sido puesta en tela de juicio. "Una sonrisa burlona curvó sus labios." No tiene Clan, obviamente, se volvió contra él y decidieron que quieren el regreso del Señor Oscuro. Ellos necesitan ser contenidos antes de que puedan hacer más daño." Jaelyn distaba mucho de estar satisfecha. De hecho, parecía francamente pissy. "El Sylvermyst me pertenece a mí." "Usted dice las cosas más encantadoras vampiro," se burló Ariyal, con los ojos brillando con un repentino estallido de energía que alcanzó a sujetar una mano alrededor del brazo de Jaelyn. La mujer vampiro siseó con furia, pero antes de que cualquiera de ellos pudiera reaccionar, el Sylvermyst había formado un portal y desapareció con un movimiento suave en el vacío brillante, transportando a Jaelyn con él. Y al igual el mago y el otro Sylvermyst ellos dos se habian ido. Tane y Laylah intercambiaron miradas escandalizadas. "Dioses", respiró Laylah. "Yo no sabía que era posible que un Fey creara un Portal con tanta rapidez." El músculo en la mandíbula de Tane con nudos, su cuerpo tarareando con una furia frustrada. "Ariyal no es un fey común", mordió a cabo, las palabras claramente no eran un cumplido. "Maldita sea. Esta es la segunda vez que le he permitido escapar de mi guardia y la segunda vez que Jaelyn se ha visto obligada a pagar por mi estupidez." Puso una mano en la mejilla. "No había nada que pudiera haber hecho." Sus labios se abrieron para discutir. Los machos alfa estaban siempre dispuestos a cargar con la culpa al no poder proteger a otros. Pero antes de que pudiera asegurarle que él debería haber hecho algo ridículamente imposible y heroico, el bebé en sus brazos se movió, su advertencia en un grito lastimero de que tenía frío y, sin duda hambre. "Tane, no podemos rescatar a Jaelyn sin ayuda. Y no podemos olvidar que Sergei todavía tiene el otro niño. "señaló en voz baja." Cuanto más rápido se puede ayuda para iniciar la búsqueda de todos ellos es mejor." Su mandíbula se mantuvo apretada, pero finalmente asintió a regañadientes. "Tienes razón". Brevemente le puso la mejilla en la parte superior de la cabeza, el brazo metiendola a ella y al bebé cerca de su pecho. "Es hora de llamar a la caballería." Ella se acurrucó más cerca. "Vamos a ir a casa." CAPITULO

23

Dos semanas más tarde Al final resultó que, no fueron a casa. En su lugar Styx les invitó a unirse con él y Darcy en su guarida. Bueno, invitados no era exactamente

la palabra que usaría. Fue más un educado o puede estar aquí por su propio y libre albedrío o voy a tirar su cara en algún tipo de calabozo de acuerdo. Comprensible, por supuesto. No sólo era su hijo la supuesta creación del Señor Oscuro, pero medio mundo de los demonios tenía la esperanza de poner sus manos codiciosas sobre él. Y en verdad, no le importaba. Por mucho que le encantaría tener una guarida aislada, Con sólo Tane y Maluhia como empresa, había encontrado consuelo al estar rodeada por la extraña colección de vampiros y sus compañeros que llenaban la elegante mansión. Ella había estado aislada durante toda su vida. Ahora ella tenía una pareja, un hijo, e innumerables amigos que llenaron su corazón de alegría. Fue más de lo que jamás soñó. Acostada en la cama que era tan grande como un campo de fútbol, Laylah se extendía cuando sintió a Tane entrar en las habitaciones privadas que fueron escondidas profundamente por debajo de la finca. La había dejado hacia casi una hora antes de reunirse con Styx y varios de sus hermanos en una asamblea privada que Laylah estaba feliz de saltar. Hasta el momento no habían encontrado ningún rastro de Jaelyn y el Sylvermyst. O de Sergei. Peor aún, el esfuerzo por descubrir cómo el niño perdido podría ser utilizado para abrir el velo entre los mundos se había presentado en cuclillas de gato. ¿Qué hizo para tener un clan de vampiros de muy mal humor? Estar en una habitación cerrada durante horas y horas con los guerreros le frustró lo suficiente como para darle un dolor de cabeza. Pasando por encima de la cabecera tallada se apoyo en ella, Laylah sonrió a Tane cuando oyó abrir la puerta contigua para comprobar en bebé. Ella no se había sorprendido al descubrir que Tane era un devoto y demasiado protector padre. Fue una de las muchas razones por lo que lo amaba con tal ferocidad. Pero ella había sido sorprendida por la reacción de las diversas criaturas mujeres que se encontraban visitando constantemente la guarida del Anasso. Tal vez no debería haber sido. Después de todo, los bebés eran raros entre los demonios, en especial en los weres purasangre. Y no existían entre los vampiros Maluhia fue un regalo inesperado. Sin embargo, nada podría haberla preparado para la vista de los guerreros grandes vestido de cuero acunando al bebé con un cuidado exquisito. O el zumbido de entusiasmo entre Darcy y sus amigos cuando Laylah trajo a Maluhia a las salas públicas. Él iba a ser mimado si no se cuidaban. Una sonrisa curvó sus labios cuando la puerta se abrió y Tane cruzo la sala decorada en tonos de verde y crema con muebles pesados del período colonial temprano. Como siempre verlo a él le hizo palpitar el corazón y sudar las palmas. Mmmm. Él era muy rico. Saboreando con la vista su amplio pecho, desnudo y los pantalones cortos color caqui que se montaron bajo en las caderas esbeltas, casi ronroneo Laylah en el momento en que se subió en la cama con ella y la tiró en sus brazos. Ella nunca, nunca tendria suficiente de su pareja hermosa. "¿Maluhia?" le preguntó mientras le acariciaba la sien. "Duerme como un bebé", le aseguró. "Y no es una maravilla. La pobre se la ha pasado por ahí como un balón de fútbol en la Copa del Mundo." Ella rió de su tono contrariado, plantando un beso en la parte superior del pecho. "Estas es enojado porque no haz podido tenerlo mas que unas pocas noches." "Él es mi hijo." "Y usted es un padre maravilloso, pero como hemos descubierto un bebé es un amado tesoro para los vampiros. "Ella inclino la cabeza hacia atrás para encontrarse con su mirada

miel. "Además, Maluhia es encantador. ¿Quién podría resistirse a la tentación de abrazarlo?" "Él necesita descansar." "No te preocupes, una vez que estemos en nuestra propia guarida tendremos a Maluhia para nosotros." "Nuestra guarida." Su expresión se suavizó, el calor de sus emociones fluyendo a través de ella como el más fino champaña. "Me gusta el sonido de eso." "A mi también". Arrugó la nariz. "Lamentablemente..." Él se abalanzó para reclamar un beso que la consumio toda. "Lo sé, pero a medida que creo asi, tanto como odio admitirlo, Styx es el adecuado. Mientras hay quienes creen que Maluhia es la clave para traer el Señor Oscuro de la prisión y debe protegerselo a él, hay pocos lugares más seguros que la guarida del Anasso". "Además, él quiere demostrar que Maluhia no es una amenaza", no pudo resistir agregar. Tane lanzó un bufido. "En el principio, ahora sospecho que él sólo quiere una excusa para quedarse con él." Un brote breve de molestia en Laylah rápidamente se desvaneció. Ella no había sido feliz la primera vez que había llegado a Chicago, a sabiendas de que los vampiros sospechaban que Maluhia era una especie de caballo de Troya. Pero no había tomado mucho tiempo para que su hijo derritiera los corazones de incluso los demonios más sospechosos. La última vez que había visto a Styx había escondido a Maluhia en un brazo y se fue señalando las diferentes constelaciones mientras se paseaban por el jardín de rosas. Ella sonrió. "Tengo que admitir que es un espectáculo increíble." Sus ojos se oscurecieron cuando él le tomó la cara en la mano, con el pulgar acariciando el labio inferior. "No es tan increíble como tú." El calor se precipitó a través de ella. Por supuesto, la sola idea de Tane era suficiente para que se acalorara y sudara. Pero antes de que le permitiera adecuadamente distraerla, llevó una mano a su pecho. "¿Hay alguna palabra de Jaelyn o Ariyal?" preguntó ella. "Ninguna". Sus cejas se juntaron en preocupación. "Ellos simplemente han desaparecido." "¿Y del otro Sylvermyst?" "Styx ha enviado a sus cuervos, pero no han tenido suerte." Laylah negó con la cabeza. "No podían haber desaparecido." "Y, sin embargo, eso es exactamente lo que han hecho." Su frustración era palpable.Lo que hizo eco en Laylah. Había estado tan segura de que sería un asunto fácil para los vampiros perseguir a Ariyal. Era un mundo sorprendentemente pequeño y no había muchos lugares donde esconderse. "¿Y Sergei?" apretó, aun sabiendo la respuesta. Tane sabía que estaba desesperado por conocer la suerte de la niña. Él le diria el momento en que descubriera algún indicio de su paradero. "Nada", confirmó. El dolor apretó su corazón. Además de una buena dosis de culpa. Ella había recordado los últimos momentos en la montaña un centenar de veces, tratando de tranquilizarse de que había hecho todo lo posible para rescatar tanto a los bebés como a sí misma. Ella no estaría en paz hasta que los gemelos se reunieron. "Esa pobre niña", susurró. "Laylah, no", murmuró Tane, acariciandola con un beso reconfortante sobre sus cejas. "Por ahora no hay nada que podamos hacer, sino proteger a Maluhia y confiar en que Jaelyn va a enviar la noticia de su paradero. Una vez que Ariyal la tenga en custodia debe ser capaz de localizar sus parientes desaparecidos." Laylah suspiró. Así pasaría si Jaelyn todavía estaba con Ariyal. Si el Sylvermyst podia ser forzado a revelar la ubicación de su compañero Fey. Si Sergei estaba todavía con el Tearloch enloquecido. Si la nena seguía... Ella se obligó a alejarse tristemente de la

preocupación que roia en ella. Tane estaba en lo cierto. Por ahora no había nada que pudieran hacer. En lugar de eso volvió sus pensamientos a la sospecha que había estado mordisqueando el borde de su mente. "¿Era sólo yo, o había un ambiente raro entre Jaelyn y Ariyal?" Tane hizo una mueca. "Ese bastardo le da a todo un ambiente extraño." "Estoy de acuerdo contigo". Se encogió de hombros, con una expresión que revelaba su opinión sobre el excesivamente guapo y arrogante Sylvermyst. "Jaelyn es un cazador." Laylah levantó las cejas. "¿Qué significa eso?" "Ella ha sido contratada para capturar el Sylvermyst". Se encogió de hombros. "Ella no va a dejar que nadie ni nada interfiera en su deber". Ella negó con la cabeza por su confianza sin problemas. Típico de un hombre perder lo que estaba por debajo de la nariz. Levantando su mano, ella perdío sus dedos a lo largo de su mandíbula terca. "Me parece recordar haberte oído decir algo muy similar", bromeó. "Que no permitirías que nada interfiriera con tu deber". Agarrando su mano, apretó sus dedos a los labios. "Descubrí que hay algunas cosas más importantes que el deber." Ella sonrió ante el hambre que ardía en los ojos de miel. "¿Si creo que las hay?" Con un movimiento rápido, Laylah se encontró acostada sobre su espalda, con Tane presionando su cuerpo en el colchón suave. Suavemente enmarcaba su rostro con sus manos, con una expresión tan tierna que le hizo doler el corazón. "Usted, Laylah", dijo, con voz ronca. "Usted y Maluhia. No hay nada en el mundo más importante que usted y yo voy a dedicar el resto de mi vida a su felicidad." Un diluvio de lágrimas ridículas le llenaron los ojos por sus palabras suaves. Maldita sea.Era así... femenina. "Oh." Tane se puso tenso. "¿Por qué lloras?" Ella envolvió sus brazos alrededor de sus hombros, ansiosa de tranquilizarlo. "Me he escondido del mundo durante tanto tiempo que habia perdido la esperanza de alguna vez encontrar un lugar donde encajara y mucho menos que alguien alguna vez me amara", confesó. "Te amo con una desesperación que me asusta a veces." Con un gruñido bajo enterró su cara en la curva de su cuello. "Si algo le pasa a usted..." "Nada va a pasarme", se apresuró a interrumpir. Adoraba este vampiro, pero ella era lo suficientemente sabia como para darse cuenta que él la tendria a ella y a Maluhia viviendo en una prisión virtual si se lo permitia. "Ya hemos demostrado que puedo sobrevivir a lo que el destino nos lanza." "Supongo que tienes un punto", admitió de mala gana, sus labios acariciando por el escote de su débil excusa de un camisón. Laylah se estremeció, con la espalda arqueada, alentandolo en silencio. "Además, nuestros días de aventura llegaron a su fin. A partir de ahora, yo y Maluhia vamos a vivir en aislada paz" Con una facilidad que nunca dejaba de asombrar a Laylah, Tane tiro el camisón por la cabeza y volo por la habitación. Había llegado apenas al suelo antes de que él tuviera sus senos entre las manos y los pulgares a tomarle los pezones en cogollos apretados de necesidad. Ahora que tenía el tipo de habilidades que una mujer podia apreciar. "Apenas aislada teniendo en cuenta la casa llena de fieras de los vampiros, Weres, Shalotts, Oráculos y diosas ocasionales que vagan por esta guarida", dijo secamente. Ella sonrió lentamente, un calor que nunca pensó experimentar facilitando la amargura que la había atormentado durante tanto tiempo. "Nuestra familia". Sus labios se torcieron. "Una familia extraña y disfuncional".

"Los mejores familias siempre lo son", dijo. Si Marika le había enseñado una cosa, era que la sangre no significaba compartir una maldita cosa. "Hmmm". Su cabeza se redujo a chasquear la lengua sobre su pezón con esfuerzo. "Si usted lo dice." Por un minuto Laylah se perdió en el puro placer de su tacto. Cuando estaba en los brazos de Tane el mundo desaparecia y no le importaba nada, la tormenta de sensaciones los consumian a los dos. Entonces la idea persistente de la familia, tenía su cabeza tirando de Tane hasta encontrarse con su mirada de preocupación. "Hablando de familia." "Estoy bastante seguro de que no estábamos hablando", gruñó, sus colmillos parpadeando y sus ojos ardientes. "¿Uriel no ha entrado en contacto con usted?" Se sofocó de impaciencia, capaz de sentir su verdadera preocupación. Su madre podría ser una total desconocida, pero estaba ansiosa por tenerla rescatada. "No en los últimos días, pero no te preocupes, no se dará por vencido hasta que haya rescatado a tu madre y la lleve a usted. Uriel es..." Ella frunció el ceño cuando sus palabras llegaron a un abrupto fin. "¿Qué?" "No estoy del todo seguro", admitió. "Lo conocí hace varios siglos y su poder era considerable, pero nada comparado con lo que es hoy." "¿Es eso algo malo?" "Es una cosa inaudita". Ella miró su confusión. "¿Por qué?" Las habilidades personales de los vampiros y los puntos fuertes se establecen durante los años expósitos. Una vez que han madurado, ya no crecen en poder." "¿A excepción de Uriel?" "Exactamente". Ah. No es de extrañar que él estuviera desconcertado. "Un misterio", murmuró. Se instaló con más fuerza entre sus piernas, su erección presionando en el lugar perfecto. "Eso no se va a resolver esta noche." "bueno". Ella envolvió sus piernas alrededor de sus caderas, rozando las uñas por su espalda. "Pero tenemos que tener algo para pasar el tiempo." Se estremeció, lo que permitió que un hilo de su poder cruzara a través de ella. "Tengo toda la confianza en mi capacidad para mantenerte entretenida." Oh... dioses. Ella se arqueó por las sacudidas pequeñas de felicidad, casi llegando a su clímax expreso. "Arrogante", susurró. Él se rió entre dientes, una sonrisa de suficiencia curvando sus labios cuando volvió su atención a su pezón. "Por el contrario, soy tu esclavo más fiel." "Mmmm". Ella mordió el lóbulo de la oreja, el roce en la necesidad flagrante contra el empuje duro de su excitación. Entonces, ella contuvo el aliento en arrepentimiento."Oh. Espere." Él gimió, apoyando la frente en contra de su clavícula, mientras se esforzaba por controlar su hambre. "¿Está usted intentando deliberadamente torturarme?" "Usted no me ha dicho lo que pasó con Levet." Levantó la cabeza, su severa expresión. "Laylah, te amo y te adoro con cada fibra de mi ser, pero no voy a discutir sobre ese molesto alzado de la piedra ya que estamos juntos en la cama." "Pero..." Apretó un dedo a sus labios, los ojos entrecerrados. "¿Te acuerdas de cuando nos conocimos?" Ella luchó para ocultar su sonrisa. Fue un día que sería para siempre grabado en su mente. "Tengo un vago recuerdo. ¿Por qué?" "Hice una apuesta de que yo podría hacerla rogar por mi contacto". "¿En serio?" "Lo hice". El amor inundado a través de ella cuando ella se encontró con la mirada de miel feroz, toda sus persistentes preocupaciones desaparecieron a medida que se perdia en el sensual Tane. Habia mas tiempo para preocuparse más adelante. Por ahora tenía la intención de apreciar la pura alegría de estar con su

pareja. Con una inocencia falsa, le acarició con las manos hasta la curva de su espalda, deliberadamente, lamiéndose los labios. "¿Se puede predicar con el ejemplo, pero puede recorrer el camino? ", desafió ella. Resultó que pudo.

Por favor, pasar la página de un vistazo interesante de OBLIGADO POR LA OSCURIDAD, la próxima entrega de Alexandra Ivy Guardianes de la serie de la eternidad Morgana le Fey podría estar muerta, pero su opulento palacio en la isla de Avalon se mantenia intacto. Bueno, no completamente intacto. Más de una habitación estaba hecha jirones y desgastada. Y el gran salón del trono había volado al infierno, pero los vastos harenes habían escapado a la mayoría de los daños en la última gran batalla de Morgana. Una vergüenza maldita. No sólo porque las habitaciones en expansión diseñadas con mosaicos de mármol y fuentes, los techos abovedados se veían como algo de un cursi Mil y una noches set de filmación (aunque eso era razón suficiente para quemar el llamativa pedazo de mierda en el suelo), sino porque allí había pasado más siglos Ariyal de lo que quería recordar en el harén atrapado como un esclavo. Había sido un secreto bien guardado que un puñado de Sylvermyst, los malos primos de los fey, habían dado la espalda a su maestro, el Señor Oscuro. Habían negociado con Morgana le Fey para mantenerlos ocultos entre las nieblas de Avalon, a cambio de que la satisfaccieran en su lujuria insaciable por los hombres y el dolor. No necesariamente en ese orden. Desafortunadamente Ariyal había sido un favorito de la perra sádica. Había sido fascinado por el brillo metálico de sus ojos bronceados y el color castaño del pelo que lo mantenia retirado de la belleza clásica de su rostro. Sin embargo, habían sido los músculos magros, cincelados de su cuerpo a lo que ella había dedicado horas para explorar. Y torturar. Con un gruñido se quitó de encima los recuerdos desagradables. En su lugar se concentró en la mujer que estaba actualmente disfrutando de las malas sorpresas escondidas entre los divanes de terciopelo y tapices exquisitos. Bueno, tal vez disfrute no era lo que estaba sintiendo, él reconoció en diversión, viendo como poco a poco se despertaba al descubrir que estaba encadenada a la pared por cadenas de plata. Jaelyn, el vampiro del dolor en su culo, soltó una sarta de maldiciones, no parecia darse cuenta de que él había protegido cuidadosamente su piel con piel para mantener la plata lejos de dorar la carne, o que él había elegido una de las habitaciones que fue construida específicamente para proteger sanguijuelas de la pequeña cantidad de luz del sol que se filtraba a través de las brumas que rodeaban el lugar. De hecho, parecía que lo único que estaba de humor para apreciar era arrancarle la garganta con sus colmillos blancos nacarados. Un calor peligroso corrió a través de su cuerpo. Se dijo que era una reacción predecible. Era impresionante, incluso a pesar de que ella era una sanguijuela. Alta y delgado atlético, era una mezcla de razas que se combinaban en una belleza exótica. El pelo negro brillante hablaba del Lejano Oriente estaba contenida en una trenza apretada y caía por la espalda. La influencia asiática hizo

eco en sus débiles ojos rasgados, aunque era una sombra oscura de color azul lo que revelaba una herencia europea. Su piel era tan pálida como el alabastro y de una manera perfecta y suave que le dolía acariciar los dedos sobre ella. De pies a cabeza. Añadir el spandex negro que ceñía sus curvas esbeltas y la escopeta que había sido lo suficientemente inteligente como para quitarle antes de que la trajera atravesando el portal, ella era una fantasía hecha a medida. Un Cazador. La belleza letal. Sí, no habia un hombre vivo (y varios que estaban muertos) que harían lo que fuera por reclamar su derecho a obtener la tuerca entre esas piernas largas y delgadas. Pero, Ariyal no había sido capaz de olvidar por completo la conciencia impactante que había sacudido su la vida durante su breve encarcelamiento a manos de esta hembra. El infierno, su más mínimo contacto le había hecho arder en llamas. Y eso le molestó. A diferencia de la mayoría de sus hermanos, él no permitia que sus pasiones gobernaran su vida. Él falló sus pasiones. Un triste recordatorio de que no hizo absolutamente nada para detener el calor que quemaba a través de su cuerpo cuando su mirada añil rozo por encima de su cuerpo delgado que había dejado vacío a excepción de un par de pantalones sueltos del dojo. Maldita sea. Su intestino apretados y endurecida su polla. De una simple mirada. ¿Qué demonios iba a pasar si él la extendió sobre la cama cerca y... El vampiro se puso rígido, sin duda, detectando su deseo explosivo. Luego, con un visible esfuerzo, entrecerró los ojos magníficos y se envolvió en una calma glacial. "Usted". La palabra se revistió en hielo. "Yo." Se puso de pie con orgullo, actúando como si ella no se diera cuenta que estaba encadenado en la actualidad a la pared. "¿Por qué me secuestra?" Se encogió de hombros, no iva a admitir la verdad. Él no tenía ni idea de por qué maldicion se aferró a ella cuando escapó a través del portal que les había traído de las cuevas heladas de Siberia a esta isla escondida. Él sólo sabía que su reacción a la hembra oscura era primitiva y posesivamente peligrosa. "Usted me mantuvo en cautiverio", en lugar de eso arrastrando las palabras. "Lo justo es justo." "Como si un hijo de puta como usted supiera el significado de la justicia." Su sonrisa se dio ninguna disculpa. "¿No has oído el viejo dicho de que todo vale en el amor y en la guerra?" Él permitió que su mirada bajara a la curva de sus atractivos pechos, el calor abrasador a través de él en su estremecimiento revelador. "Ya no podía dudar de agregar algunas actividades más a la lista." "¿Que pasa si yo no quiero?" "¿Qué pasa, mascota? ¿Tiene miedo de que tenga la intención de tener mi mal camino con usted?" Deliberadamente se detuvo. "¿O la esperanza?" "Es lo menos que tiene el derecho de una parte del mal". Se acercó lo suficiente como para ser objeto de burlas por su almizcle seductor que estaba en las probabilidades de ese tipo con su imagen de un cazador frío y despiadado. Pero entonces, todo lo relacionado con esta mujer era... complejo. "Usted sabe, no hay ninguna razón para que nosotros dos seamos enemigos." "No hay nada más allá del hecho de que fui contratado por los oráculos para capturarlo". Su sonrisa era frígida. "Ah, sí, sus intentos de matar a dos psicópatas niños indefensos". "¿Indefenso?" La frustración quemo a través de él. "Esos son los vasos abominables del Señor Oscuro, y si Tearloch se las arregla para utilizar al niño para resucitar el Maestro entonces puede culparse a sí misma por dar

rienda suelta al infierno." Hizo caso omiso de su advertencia. Al igual que lo había ignorado en la cueva de Siberia, cuando había hecho todo lo posible para poner fin al peligro. Había sido preparado para hacer lo necesario, pero debido a los malditos vampiros, uno de los bebés había sido robado por su hermano de clan, Tearloch, junto con el mago. Ahora tenía que orar para que pudiera realizar un seguimiento abajo antes de que pudiera resucitar al Señor Oscuro y abrir el vientre de los velos que sacaria a las hordas del infierno. "No me pagan para salvar el mundo. Estoy siendo pagado para entregar tu culo a la Comisión." Ariyal frunció el ceño ante el recuerdo inoportuno. La Comisión era una colección de oráculos, que eran los grandes jefes del mundo de los demonios. Siempre fue una mala noticia cuando decidian que era digno de su atención. Sobre todo si ellos estaban dispuestos a pagar el precio exorbitante de contratar a un vampiro cazador para recogerlo. "¿Por qué?" "No lo sé. No me importa. Es sólo un trabajo." Se inclinó hacia delante hasta que estuvieron cara a cara. "Se siente mucho más personal que sólo un trabajo." Por un momento sin aliento, el hambre cruda, quemo a través de sus ojos, haciendo que su cuerpo se apretara con anticipación. ¡Oh, el infierno sí. Luego, con la misma rapidez, la emoción que había visto se había ido. "Obtener más de ti mismo." "Prefiero estar sobre ti." “Volver. No". Ariyal se estremeció ante el frío fuerte que de repente atacó a través del aire. Maldita sea. En un momento la mujer le había ahogado en la lujuria y la próxima se podría dar una congelación de incendios duendecillo. "Bien". Dio un paso atrás, su sonrisa tensa con fastidio. "Espero que estés cómoda mascota, Usted está aquí para quedarse." Su mirada cautelosa desnatada alrededor de la habitación, que estaba decorada profusamente en tonos de oro y marfil. "¿Dónde está aquí?" "Avalon". Ella susurró en estado de shock. "Imposible". "Esa es una palabra peligrosa". "Las nieblas son impenetrables." Su arrogancia se mantuvo fría, pero estaba allí una pizca de desconfianza en sus ojos. "¿A menos de que fueran destruidas por la muerte de Morgana le Fey?" Sus labios se torcieron en una sonrisa sin humor. "Han sobrevivido, pero no perdi siglos como esclava sexual de la perra acabando de lucir más bello. He descubierto un siglo de secretos de la salida de atrás." Ella lo miró en silencio y Ariyal ocultó una mueca repentina. Un cazador tenía cualquier número de habilidades. Ellos eran supuestamente más fuerte y más rápidos que el vampiro media, así como capaz de mortajarse a si mismos tan profundamente ensombras que eran casi invisibles. Más impresionante aún, cuando interrogaban eran como detectores de mentiras. Se suponia que ningun demonio podría engañarlo. Al igual que él necesitaba ella no necesitaba ese tipo de dolor de cabeza. Cristo. Tendría que haberla dejado en Siberia. "Si sabías cómo escapar de la isla ¿por qué no lo hiciste?" ella exigió. "Porque yo no podía rescatar a mis hermanos sin alertar a los guardias." "¿Así que se quedó?" Frunció el ceño, desconcertado por su curiosidad. "Yo no les estaba dejando atrás. ¿Tanto le sorprende?" Una emoción ondulo sobre su bello rostro antes de que rápidamente se limpiara. "Los Sylvermysts no son reconocidos por sus corazones generosos o por sus naturalezas nobles. Como Tearloch ha demostrado". Ariyal no podía discutir. Los Sylvermyst tenian una larga y bien merecida reputación por su naturaleza cruel y lujuria de la violencia, pero que estaría condenado si permitía

que una sanguijuela de corazón frío se atreviera a juzgarlo. No después de todo lo que había sacrificado para salvar a su pueblo. "Estaba asustado y confundido...", admitió. "Una vez que la siga la pista voy a convencerlo del error de su caminos." "¿Quiere decir que va a hacer lo que quiere o que lo vas a matar?" "Ah, usted me entiende tan bien, animal de compañía." "Tengo entendido que usted es un hijo de puta que es capaz de cualquier cosa para salvar su propia piel", acusó ella. "Bueno. Entonces no tengo que convencerme de que estará encantada de salir de aquí con la condición de comprometerse a hacer exactamente lo que yo digo o de lo contrario la dejare aquí para que se pudra." Una sonrisa fría curvó sus labios. "No seas un idiota. Si yo desaparezco el Anasso enviará una docena de guerreros en mi busca." "Puede enviar un centenar de si él quiere. Nunca serán capaces de detectar detrás de las brumas. "Su mirada se detuvo en sus labios llenos y exuberantes, fácilmente imaginando el placer al que podrían llevar a un hombre. Con un gruñido, él tomó un instintivo paso más cerca, ignorando el peligro. "Acéptalo, mascota, ya se supone que estas muerta". "Entonces te van a perseguir y a ejecutar. No hay ningún lugar donde puedas ir que no te vayan a encontrar." Él le cogió la barbilla, la mirada fija en los ojos que habían perdido su hielo flash con los añil fuegos. Su intestino torcido con la necesidad. "He pasado siglos en el harén de Morgana le Fey. Las Sanguijuelas no me asustan" "¿Qué te asusta?" "Esto..." Haciendo caso omiso de los colmillos que podrían arrancarle la garganta de un golpe, sin hablar de las garras que odian excavar a través de concreto sólido, Ariyal se inclinó hacia adelante y reclamó su boca en un beso de pura posesión. Mina ...

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.