CAPITULO PRIMERO LAS MIGRACIONES ALEMANAS

CAPITULO PRIMERO LAS M I G R A C I O N E S ALEMANAS En este capítulo busco explicar y aclarar los siguientes aspectos sobre la emigración: -el concept

1 downloads 165 Views 4MB Size

Recommend Stories


CAPITULO PRIMERO: DESCRIPCIÓN
CAPITULO PRIMERO: DESCRIPCIÓN A pesar de todas sus diferencias y al igual que el resto de instrumentos de la familia, la guitarra, el laúd y la bandur

ESTATUTOS CAPITULO PRIMERO
tecnica cion industrial ESTATUTOS CAPITULO PRIMERO DISPOSICIONES GENERALES Articulo 1 ... Denominacion y naturaleza. Con la denominaci6n de "Fundaci

CAPITULO PRIMERO DERECHO DE FAMILIA
CAPITULO PRIMERO DERECHO DE FAMILIA 0 1. EL DERECHO DE FAMILIA. Se define como la regulación jurídica de los hechos biosociales derivados de la un

Story Transcript

CAPITULO PRIMERO LAS M I G R A C I O N E S ALEMANAS En este capítulo busco explicar y aclarar los siguientes aspectos sobre la emigración: -el concepto y el fenómeno general de la emigración, -el caso específico de la emigración alemana. -el contexto histórico de los exilados alemanes. -la situación extremadamente problemática de muchos alemanes bajo el régimen de feroz antisemitismo del nazismo, ocasionada por la "Ausbürgerung" (" desnacionalización"). Además de presentar esta problemática, se hace un primer intento por establecer una relación entre los conceptos generales de emigración y la población alemana efectivamente establecida en el extranjero en el período histórico concreto de la Segunda Guerra Mundial. Caracterizar la población conducirá a establecer, desde el comienzo, una importante diferenciación entre los alemanes establecidos en países extranjeros: encontraremos, primero, emigrantes y, segundo, "prófugos" de la persecución hitleriana, es decir, exilados. Otro aspecto por destacar es el que los emigrantes alemanes fueron determinados, positiva o negativamente, por circunstancias históricas y geográficas concretas. Por un lado, el fenómeno político del nazismo en Alemania; sin embargo, este nefasto régimen político no fue el único y principal determinante, sino, la mayoría de las veces, el elemento externo, negativo y traumático, causante del exilio como una huida muy azarosa del extermino hitleriano, el elemento 'expulsivo'. Pero, por otro lado, también jugó un papel importantísimo, positivo o negativo, el elemento 'receptor', i.e., el contexto real y la situación concreta del lugar de "llegada", el llamado país anfitrión, que era, en cierto modo, un "puerto de salvación" con la consecuente carga de expectativas. Finalmente quiero agregar, que para muchos alemanes en el extranjero, no exilados, sino emigrantes de vieja o nueva data, la ideología racista del "Herrenvolk" (pueblo de amos) promulgada por el Nacional Socialismo, no significó lo que yo llamaría la 'hybris' y 'la hecatombe de Alemania', sino más bien la triunfal llegada del 'reino milenario' con cuya ideología se identificaban entusiasmados; en muchos casos esta identidad hizo crecer, en exceso, su autoestima y sobrevaloración y los empujó a destacar su manera de ser "distinta" en medio de la sociedad en que vivían.

17

1.1. Conceptos y tipología El primer problema versa sobre el término alemanes. Para mayor claridad y comodidad y con el objeto de evitar discusiones bizantinas e impertinentes, a lo largo de toda la exposición de este estudio utilizo el término "alemanes" en una acepción muy general: personas de habla alemana, germanoparlantes (Deutscher Sprachraum). No veo la necesidad de entrar en particularismos de orden jurídico o político de nacionalidades; es decir, no voy a diferenciar entre ciudadanos del Tercer Reich, austríacos, suizos, pertenecientes a minorías étnicas en los Sudetes, etc. (Reichsdeutsche, Auslandsdeutsche, etc.) Esta generalización me permite centrarme en interrogantes y problemas de mayor interés y trascendencia. De todos modos, el problema de fondo, que tendrá que ser afrontado posteriormente, es nada menos que el de la "identidad" alemana (Identitat der Deutschen, Deutschtum, etc.) en un medio "latino"! Lo que denominaré "Aculturación". El segundo problema tiene que ver con el término "emigrantes". Ya a primera vista parece imperativo diferenciar entre dos tipos de emigrantes: los que se desplazaron voluntariamente y los "exilados", "refugiados" o "desplazados" (Vertriebene) que vinieron forzadamente. Según Grofi y Beck, no es tan fácil diferenciar entre estas dos clases de emigrantes: "Hay formas muy diferentes; no siempre es fácil delimitar migraciones voluntarias y forzadas..."; "... en el límite entre migraciones voluntarias y forzadas se pueden encontrar aquellas personas que quieren salvarse de la persecución política o de la persecución por pertenecer a una raza, religión o minoría nacional ..." (ídem p.14) Voy a ampliar y precisar más los conceptos de emigrantes y migraciones, no con el objetivo de hacer un análisis exhaustivo, sino de comprender, precisa y diferenciadamente estos conceptos básicos. Una descripción muy amplia es la que presenta la Encyclopaedia Britannica , al hablar de human migration:

6 Jan Grofi und Thomas Bock: "Heimatlose Auslánder und inlandische Heimatlose" en Antonio MORTEN: Vom heimatlosen Seelenleben, Psychiatrie-Verlag, Bonn, 1988 S.13.

7 1978, vol.12 p.185.

18

"Migration is commonly defined as the permanent change of residence by an individual or a group..." Hay que destacar la 'permanent residence' para diferenciarla de otros tipos de movimientos de hombres que no son permanentes, como movimientos nómadas o migraciones internas (por ejemplo, de obreros ocasionales para recolección de cosechas, etc.) Otra definición bastante parecida a la mencionada es la siguiente: "...desplazamiento de personas a una distancia significativa y con i



'

carácter relativamente

.18

permanente.

Aquí se está recalcando el aspecto de la distancia a la que se encuentra el emigrante -no solo geográfica sino también cultural, como lo veremos más adelante. -Los especialistas en la materia no se han puesto de acuerdo en precisar con exactitud cuál debe ser la duración, la distancia o el número de personas para que técnicamente se pueda hablar de "emigrantes". En la Encyclopaedia Britannica , hay otros elementos importantes. Allí se habla, por ejemplo, de intemational migration. En este caso "...migrants not often cover great physical distances but also face an unaccustomed cultural environement and a strange language..." Las palabras resaltadas se refieren al fenómeno de la aculturación y se analizarán en su momento. Hay que destacar, mientras tanto, que el nuevo entorno cultural, especialmente la lengua distinta, puede dificultar la comunicación con los grupos sociales entre los cuales se halla el emigrante. Patrick von zur Mühlen al hablar del concepto (Begriff) de emigrante, dice que este término

8

Enciclopedia

de

las

Ciencias

Sociales

1975,vol.7

p.93.-

Cf.

International

Encyclopaedia of the Social Sciences, vol. 10, C. Collier and Macmillan, 1968; pp.286 ss.

9 Vol.12, l.c.

10 Cf. Bibliografía: Fluchtziel Lateinamerika... Pág.11.

19

"... designa una persona, que -en sentido muy amplio- ha sido forzada al abandono de su patria por motivos políticos, pudiendo ser estos motivos de muy diversa índole..." La de este autor es una definición bastante particular pues hace énfasis en un elemento especial: la persona ha sido forzada a abandonar su patria y, además, por motivos políticos, en sentido amplio. Emplea también el término de' Auswanderer' , pero no lo explica en detalle. Aunque etimológicamente esta palabra cs más parecida a emigrante parecería mejor, de todos modos, emplear el término exilado o refugiado. Bertolt Brecht, quien vivió en carne propia el exilio de la Alemania nazi, sostiene que en su caso, similar al de muchos de sus contemporáneos, el término emigrante está mal empleado: "Esto significa emigrante. Pero nosotros no emigramos, eligiendo por decisión libre otro país. Pero nosotros no emigramos a otro país para de pronto quedarnos allí por siempre. No, nosotros huimos. Somos exilados, desterrados. Y el país que nos acogió no ha de ser un refugio, sino un exilio." «Das heiCt doch Auswanderer. Aber wir wanderten doch nicht aus, nach freiem Entschlusse wáhlend ein anderes Land. Wanderten wir doch auch nicht in ein Land, dort zu bleiben, womóglich für immcr. Sondern wir fichen. Vertriebene sind wir, Verbannte. Und kein Heim, ein Exil solí das Land sein, das uns da aufnahm.» La Encyclopaedia Judaica habla de los reíugees basada, a su vez, en la definición del Institute of Intemational Law (1936), los describe como: "...persons who have left or been forced to leave their country for political reasons..." La Encyclopaedia Britannica también menciona el elemento imperativo de las migraciones: "...forced...migrations refer to people moved either by the state or by some other social institution that wields power over them..." 11 Ibidem, pág.16. 12 La cita de Brecht está tomada S.291.

13 Vol.14, pág.3.

14 Pág. 186.

20

de: Das Wort der Verfolgten, Basel, 1945.

Lo ilustra con ejemplos bien representativos: El exilio de un millón de rusos de Siberia durante el siglo XIX, más de 7 millones de personas que deportaron los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, los desplazados alemanes, más de 11 millones, que fueron obligados, después de 1945, a evacuar los territorios del Este de lo que fue el Tercer Reich, más allá de la famosa línea Oder-Neiss. Leo y Rebeca Grinberg , desde la perspectiva psiconanlítica, también establecen una marcada diferenciación entre emigración (migración) y exilio. La migración: "... el término 'migración' ha sido estrictamente aplicado para definir la movilidad geográfica de las personas, que se desplazan ya sea en forma individual, en pequeños grupos o en grandes masas." (o.c.p.28) En otra parte (p.39) hacen referencia más explícita a la identidad del emigrante: "La migración es un cambio, sí, pero de tal magnitud que no sólo pone en evidencia, sino también en riesgo, la identidad. La pérdida de objetos es masiva, incluyendo los más significativos y valorados: personas, cosas, lugares, idioma, cultura, costumbres, clima, a veces profesión y medio social o económico, etcétera, a todos los cuales están ligados recuerdos e intensos afectos, como así también están expuestos a la pérdida del self y los vínculos correspondientes a esos objetos." "... La migración exige recrear cosas básicas, fundamentales, que se creían hechas de una vez y para siempre: volver a crear un ámbito de trabajo, establecer relaciones afectivas con nuevas gentes, volver a contar con un entorno de amigos, instalar nuevamente una casa que no sea una tienda de campaña, sino un hogar, y muchas cosas más..."(p.210) "Resumiendo, diremos que la migración es una experiencia potencialmente traumática caracterizada por una serie de acontecimientos traumáticos parciales y configura, a la vez, una situación de crisis. Esta crisis puede, por otra parte, haber sido el disparador de la decisión de emigrar, o bien la consecuencia de la migración." (p.27).

15

Véase

amplia

información

y

estudio

detallado

en

M.

de

Zayasl

Cf.

Bibliografía.

16 Psicoanálisis de la migración y del exilio, Alianza Editorial. Madrid, 1984.

21

El exilio: "Destacamos las características específicas del exilio, que marcan una diferencia fundamental en las vicisitudes y evolución del proceso migratorio: la imposición de la partida y la imposibilidad del retorno ..." (p.13, cursiva mía). "El exilio convierte el movimiento de indagación, la migración voluntaria, en castigo y migración forzada ..." (p.19; cf. p.31). Los autores presentaron el amplio testimonio de un profesional exiliado de un país centroamericano, del cual solo citaré una breve parte: "Pienso que emigrar es más que simplemente moverse de un lugar a otro; es, en realidad, un fenómeno tan complejo que puede ser enfocado desde tantos y tan diferentes ángulos, ...En todo caso, lo que no se puede discutir es que emigrar es un acto que afecta profundamente al individuo, a quienes le rodean y al ambiente común de una manera mutuamente determinante." (p.196). Hans SAHL habla basado en su propia experiencia: "...' El sabía, que el exilio nunca se iba a acabar. No estaba sujeto a un determinado país, era una posición..." "El exilio no se puede fijar geográfica o temporalmente, no tiene principio ni fin. Es pregunta y respuesta al mismo tiempo. En el fondo toda persona creativa, el artista, el poeta, el intelectual es un exiliado, a quien le han escrito en la frente el signo de Caín de ser distinto..." En conclusión: Para mayor claridad dejo por sentado, de una vez por todas, que bajo el término de emigrantes entiendo a las personas que dejaron su patria para desplazarse a otro país en condiciones más bien de cierta libertad. En cambio, por refugiados o exilados entiendo a las personas que fueron impelidas a 17 Das Exil nach dem Exil, in: Exil, VIII.Jahrgang,FFM,

(Deutsche Bibliothek,

Ffm, 14.10.1993]Ja, fast mochte ich behaupten, dan der moderne Mensch schlechthin ein Ausgewanderter Übereinkünfte

in

ist, der aus einer heilen Welt gesicherter Traditionen und ein

ungeordnetes,

jeden

Augenblick

sich

veránderndes

Niemandsland, námlich das des Fortschritts, deportiert wurde, ein Fremder, ein Verfremdeter, der auf der Suche nach der eigenen Identitat hinter die feindlichen Linien geraten ist und Mühe hat, sich zu orientieren, zwischen Feind und Freund zu unterscheiden, zwischen links und rechts, Fortschritt und Rückschritt, Zukunft und Vergangenheit..." (S.14)

22

desplazarse por factores exclusivamente externos, muchas veces violentos, ajenos a su propia determinación. Como ejemplos de cada caso, piénsese en el emigrante clásico" a las Colonias de Norteamérica del 'Mayflower' en el siglo XVII y en el refugiado o "deportado" judío que huye de Auschwitz para salvar su vida. En ambos casos son personas que se han desplazado en grupo (familia, casi siempre), por un tiempo relativamente largo (residencia permanente) y a un lugar más bien distante y distinto de su patria. Una vez hechas las anteriores aclaraciones, paso a considerar las características propias de las migraciones, motivadas, principalmente, por los motivos que suelen inducir a los hombres a desplazarse a otros lugares. Los motivos más comunes, que habitualmente mencionan los especialistas en la materia, son los 'push and pulí factors' : "Migrants may be pushed by circumstances in their región of origin for instance, exhaustation of natural resources. Conversely, they may be pulled by attractions in their región of destination -for example, better employment opportunities..." Adams también habla de estos factores "...generadores de movimientos migratorios..." Los factores de repulsión, que pueden ser las condiciones de vida en los países donde vivían los emigrantes, son, lógicamente, factores negativos que producen malestar e insatisfacción; pueden ser resultados de tragedias como, por ejemplo, las graves hambrunas entre los campesinos, las cosechas malogradas, etc. O de injusticias y arbitrariedades de los regímenes (poder establecido), por ejemplo, persecuciones políticas o religiosas. De otra parte, están los factores de atracción que son las condiciones favorables y atrayentes (reales o ficticias) del país de destino. Por ejemplo, en las grandes migraciones de los suecos en 1870 a EE. UU., la llamada "atracción industrial". A estos factores se agrega otro elemento de la emigración: la comunicación. Por un lado, la comunicación (epistolar, etc.) entre los familiares y amigos que se encuentran separados, los que ya emigraron y los que se quedaron en el país de origen; es la intercomunicación de experiencias, logros y deseos 18 Encyclopaedia Britannica l.c. p.185.

19 Adams: "Los Estados Unidos ...",pág.167.

23

cumplidos... Esta comunicación refuerza los elementos de atracción hacia el país-destino de la emigración, presentándolo, muchas veces, como la "tierra prometida" - El "Nuevo mundo"-, como en el caso más típico de los primeros emigrantes protestantes a Estados Unidos. De otro lado, la comunicación en el sentido de facilidades y oportunidades de desplazamiento, por ejemplo, modernización de los medios de comunicación: barcos de vapor, líneas férreas, etc. Hablando más específicamente de motivos que inducen a la emigración, se suelen mencionar los siguientes : -razones religiosas: minorías en forma de grupos de sectas religiosas, que se oponen a una mayoría religiosa dominadora e impositiva, o que se sienten perseguidos y buscan la libertad de practicar su propia fe y creencias. Por ejemplo, la emigración mormona de Gran Bretaña que, bajo la conducción de su profeta José Smith, emigra hasta llegar al Estado de Utah en EE. UU. -razones políticas: Personas o grupos de personas que buscan vivir libremente, sin coacciones, en un país distinto al propio, en el que rige un gobierno autocrático. Por ejemplo: grupos étnicos polacos y judíos de Rusia en 1907 que emigran a EE. UU. También se dan casos de personas que, simplemente, huyen porque tienen conflictos con la justicia en su propio país. La Enciclopedia de Ciencias Sociales, presenta una buena síntesis de esta situación: "En ciertas épocas y en ciertos lugares, las fuerzas impulsoras fueron la opresión política, la persecución religiosa, la expulsión de las tierras por terratenientes tiránicos, la amenaza del hambre, la evasión del servicio militar, el amor a la aventura, el señuelo del oro y la atracción de nuevos países con posibilidades ilimitadas..." Antonio Morten y otros autores señalan la violencia, producida casi siempre por los que detentan el poder, como un elemento, por lo visto bastante 20 Se encuentran hermosos ejemplos en la música popular alemana del siglo pasado de

esas

expectativas

por

el

Nuevo

sociales...

21 Adams, o . c , p.169.

22 Cf. von zur Mühlen, o.c., pág.11.

23 1975, vol.7 p.101.

24

Mundo,

no

siempre

exentas

de

críticas

común, causante de las emigraciones. Esto significa que muchas veces las emigraciones también podrían incluir un elemento de huida con el agravante de que los emigrantes huían de su propia patria! Se podría hablar de la historia del "hijo pródigo", pero al revés? El hijo que se ve forzado a huir de su padre...! Una cita complementaria de Morten: "...procesos de migraciones, tanto de tipo individual como colectivo, tienen, con todo, en su dimensión histórica, coordenadas, que presentan todo menos la libertad de poder aspirar el perfume del amplio ancho mundo... Destierro, huida, desarraigo y enajenación [Entfremdung] caracterizan a la reciente historia de la humanidad. Tomando solamente el tiempo desde el comienzo de la era cristiana, es totalmente imposible una consideración histórica del desarrollo del hombre sin otorgarle la correspondiente importancia al fenómeno de desarraigo y de las migraciones... El continente europeo representa un punto nodal regular de migraciones. Es difícilmente partiendo de unos alegres muchachos transhumantes, sino como resultado de opresiones, guerras y calamidades..." ' La anterior enumeración demuestra que han existido diferentes motivos para que un grupo social (familia) tome la importante decisión de desplazarse definitivamente a otro país: indica también que la motivación es muy compleja, porque los motivos suelen ser de muy diversa índole. Otro aspecto que no se ha tenido en cuenta con mucha frecuencia al analizar el fenómeno de la migraciones es el siguiente: Las inmigraciones en la Historia también fueron suscitadas o provocadas por algunos países, más exactamente por algunos gobiernos (reyes, reinas, o príncipes) especialmente interesados por el elemento humano inmigrante 'nuevo' , como factor o impulsador de progreso y de provecho para el propio país o región: impulso al comercio y a las artesanías y/o potencial defensivo en regiones inhóspitas. A su vez, los mismos emigrantes se vieron frenados o castigados o impedidos para emigrar. Klaus Bader presenta varios ejemplos, como el caso de emigrantes alemanes suabos hacia Rumania en el siglo XVIII. Finalmente, se presenta el aspecto de las 'remigraciones' (Rückwanderungen), poco estudiado también pero que conviene mencionar aunque muy brevemente. Se refiere al fenómeno de emigrantes o exilados que,

24 Antonio Morten: "El árbol que crece en medio de la tierra... [sic], en Vom heimatlosen Seelenieben, etc., S.24, 25. 25 Klaus J. BADE,"Migration in Geschichte und Gegenwart" , pp.44,45; 79, etc.

25

después de determinado tiempo y por motivos muy diversos, regresan a su patria de origen. Posiblemente, aún en el caso de los exilados, en el fondo, siempre se encuentra la esperanza de que la vida en la "nueva patria" será al menos más llevadera. Es la historia, ya muy antigua y frecuentemente repetida por muchas personas a lo largo de los siglos, de búsqueda y anhelo de la "tierra prometida, donde manan leche y miel" en abundancia; la tierra del "Nuevo Mundo" donde se espera se cumpla el "american dream"... o cualquier otro sueño; el lugar para satisfacer una gran carga de frustraciones y decepciones. Para decirlo muy simplemente: cs el color del prado al otro lado de la cerca, que se ve más verde que el de este lado. Es la seducción misteriosa de una situación que promete ser mucho mejor que la vivida ahora; la anhelada respuesta a la eterna insatisfacción del hombre y a la tragedia de tantas frustraciones vividas. O será la añoranza de un "paraíso perdido", que en verdad nunca existió ni existirá? O, tal vez, "la patria es el lugar donde no estoy" (Pessoa)? 1.2. El movimiento migratorio alemán El movimiento migratorio de los alemanes, como el de otros países europeos (p.ej. Irlanda, Italia, etc.), se puede ubicar dentro de los grandes movimientos migratorios de Occidente. "También en la historia de los asentamientos de alemanes predominaban las tendencias centrífugas.En la población de habla alemana se presentaba un permanente movimiento migratorio, ante todo hacia el este, más allá de los límites del Reino. Desde la Alta Edad Media los alemanes ya no vivían en un territorio delimitado, sino más bien diversamente entremezclado con sus pueblos vecinos al interior del ámbito de Europa Central. Ningún otro pueblo europeo ha tenido -hasta hoy!- tantos pueblos colindantes como los 1

r. 26

alemanes. De esta afirmación se podría concluir que en los alemanes abandonar su país y buscar fortuna en otras latitudes es una larga tradición histórica. El mismo Dann habla de cinco grandes emigraciones alemanas en los últimos 200 años: 1809, 1830, 1849, 1878. La última, en el siglo XX, a finales de la década de los treinta, compuesta principalmente por judíos alemanes:

26

Otto

Dann:

Nation

und

München. 1993 - S.21 u.22.

26

Nationalismus

in

Deutschland

1770-1990,

C.H.Beck,

"Esta quinta emigración en la Historia alemana, por motivos nacionales y políticos (...), con seguridad fue la mayor. Hasta 1939 cubrió aprox. 400.000 personas; de estas aprox. 360.000 eran ciudadanos judíos, pero, por la emigración impuesta, renunciaron ampliamente a su pertenencia a la nación alemana y ya no se sentían pertenecientes a ninguna otra Alemania." Es interesante observar cómo este autor también menciona el elemento impositivo de la emigración en el período estudiado. De otra parte, trae información valiosa en lo que respecta a la composición de la emigración no

judía: "La emigración no judía estaba compuesta principalmente por artistas, escritores y políticos predominantemente de tendencia de izquierda. La Socialdemocracia, por el número y por su orientación, representaba el mayor peso y con el traslado de su plana mayor de Praga a París, también se desplazó la organización central de la emigración alemana... Hasta los emigrantes miembros del gobierno o del parlamento no lograron encontrarse entre sí; no pocos de los emigrantes sucumbieron en medio de su soledad."

27 Ambas citas:Idem, pp.293, 294.

27

Cuadro N ° l Emigración de Alemania 1 8 1 6 - 1959 Período 1816-1848

Totales 547.300

Máximo de emigrantes en el periodo 80.300 (1847)

Emigrantes a USA 74.300

1849-1859

1.164.400

239.200 (1854)

215.000

1860-1878

1.363.500

138.400 (1867)

133.400

1879 -1890

1.495.400

220.902(1881)

206.189

1891-1918

890.100

120.089 (1891)

113.046

1919-1932

602.900

115.431(1923)

92.819

1933-1939

117.000

25.311 (1939)

7.079

1946-1959

1.871.600

270.700 (1949)

164.900

El cuadro ilustra la situación en conjunto de la emigración a ultramar. A partir de 1891 los datos incluyen también la emigración al continente europeo. Es sorprendente que las cifras más altas de los emigrados correspondan al período de la postguerra (1946-1959).- No se registra información del período de la Segunda Guerra. Otro autor completa la información anterior: "Entre las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial está el gigantesco movimiento demográfico en dirección este - oeste... Orígenes y causas de estos movimientos demográficos están en la época del Nacionalsocialismo. Con la Segunda Guerra Mundial se inició en el otoño de 1939 en Europa, una de las oleadas de reubicación, (Umsiedlung) emigración y exilio (Vetreibung) [de poblaciones] más grandes que conoce la Historia. El elemento desencadenante de la migración de los pueblos fueron la ideología y la política nacionalsocialistas ... La primera fase del gigantesco desplazamiento demográfico cubrió 9 millones de personas, quienes, en un espacio geográfico que limitaba, en el norte con Finlandia, en el este con Ucrania, en el sur con Grecia y en el oeste con Francia, fueron reubicados, transportados, exilados, germanizados', ('eingedeutscht') 'repoblados' ('umgevolkt') o deportados (verschleppt) ..."

28 Ibidem, p.335:

29 Wolfgang Benz: Fremde in der Heimat: Flucht - Vertreibung-Integration, in: Klaus J. Bade (Hrsg.): Migration in Geschichte und Gegenwart, p.374.

28

Patrik von zur Mühlen trae una información básica para este estudio: "La emigración iniciada en 1933 cobijaba no solamente un grupo étnico ó político, sino también un amplio espectro de círculos sociales de carácter político, cultural, religioso y étnico, quienes eran incómodos para el régimen por consideraciones tácticas o indeseables por motivos ideológicos. La emigración alemana era en sí la más diversificada y representa un fenómeno singular frente al contexto político, considerando también su situación social y su distribución en todo el mundo. El movimiento migratorio, iniciado en Alemania en 1933, en Austtia en 1934 y de nuevo en 1938 y en las regiones germanoparlantes de Checoslovaquia en 1938, cubrió aprox. medio millón de personas, de las cuales los judíos debieron ser la mayoría, aprox. el 94%..." El autor hace una observación cualitativa importante: aunque, en términos cuantitativos se trataba de relativamente pocas personas, ciertamente eran de gran importancia ya que entre estas había figuras muy calificadas en las áreas de la literatura, el arte, la música, la arquitectura, el psicoanálisis, la filosofía, etc. Los judíos formaban la mayoría de emigrados, en el año de 1933, cuando Hitler asumió plenos poderes sobre el Tercer Reich. Los refugiados judíos alcanzaron la cifra récord de 37.000, estando el número total de emigrantes entre 59.000 y 65.000, según cálculos aproximados de la época. (Este mismo año también representa el tope de emigración alemana no judía.) Hasta el año de 1939, según datos oficiales, el total de emigrados de solo Alemania, sin contar Austria y Sudetes, alcanzó la cifra de 360.000 judíos! Pero el mismo v.z. Mühlen, del cual se tomaron las mencionadas cifras, observa que se trata de un fenómeno bastante complejo: "Entidades alemanas, observadores de la época y también historiadores han hecho el intento de presentar un conspecto general completo sobre el desarrollo numérico de la emigración, pero a pesar de ello, se ha llegado a una coincidencia parcial de los resultados. Esto se debe a que las circunstancias de la emigración eran demasiado diferentes, el número de casos desconocidos o no aclarados demasiado alto. La emigración podía presentatse en forma de una huida precipitada e improvisada, por ejemplo, para poder escaparse de un inminente apresamiento o una acción violenta. En estos casos se dejaban atrás

30 P á g . 1 1 . 31 P á g . 1 2 .

29

las propiedades, ante todo documentos vitales y dinero; además no se les podía informar a los amigos cercanos previa, si mucho posteriormente. Pero la emigración también podía realizarse de una forma legal, como una salida promovida oficialmente. En este caso ciertamente implicaba dificultades burocráticas y pagos onerosos de divisas, además de algunas humillaciones y penalidades materiales, pero, por lo general, se asemejaba más a una viaje al extranjero. La gran mayoría de los casos de los emigrantes se encontraba dentro del marco de estos dos casos extremos, entre legalidad e ilegalidad, entre huida y viaje al exterior. Con todo, la realidad misma era demasiado compleja como para poderla aprehender posteriormente en unas frías categorías..." Destaco dos aspectos nuevos de esta cita: I o Aún bajo el régimen nazi hubo muchos casos de emigración legal, organizada y hasta fomentada por eí gobierno. 2 o La realidad del fenómeno de la emigración fue marcadamente polifacética y variada. En Octubre de 1941, ya comenzada la guerra contra Rusia, por orden del Reichssicherungshauptamt (RSHA), quedó terminantemente prohibida a todos los judíos la salida del Reich; en consecuencia descendió muchísimo el número de emigrados, la única posibilidad ahora era la huida ilegal y clandestina. Como una información complementaria del aspecto cuantitativo, que se acaba de mencionar, veamos ahora el aspecto cualitativo de la emigración alemana forzada. Son muy ilustrativos los datos que trae Bracher : "La Alemania intelectual se fue al exilio, en tanto que sectores enteros de la ciencia se convertían en desiertos o campos de perversión. Tan solo en 19331934 más de 1.600 científicos, entre ellos más de 1.100 catedráticos y ayudantes (aproximadamente el 15% del profesorado) fueron víctimas del correspondiente despido... Facultades enteras y diversos campos de investigación se vieron considerablemente afectados por el hecho de que destacados científicos -entre ellos numerosos Premios Nobel (ya en 1933: Meyerdorf, Franck, Einstein, Haber, Hertz)- se vieron obligados a emprender una emigración que -sobre todo para los representantes de las ciencias del espíritu se presentaba dura e incierta. El número de casos fue diferente según las zonas. En la cabeza figuraban Berlín y Frankfort del Meno con una pérdida de más del 3 2 % del profesorado, Heidelberg con más del 24%, Breslau con 2 2 % y Gotinga, Friburgo, Hamburgo y Colonia con un 19% aproximadamente. Las universidades resultaron, en general, más afectadas (16.6%) que las Escuelas Superiores Técnicas (10.7%). En cifras absolutas, fueron las facultades de medicina las que registraron mayores 32 Tomo 1,

30

p.359.

pérdidas, en tanto que, en porcentajes, el primer lugar lo ocuparon las facultades de derecho (21.2%), donde se evidenciaban más que en ninguna otra parte la persecución antisemita y la penetración del profesorado nacionalsocialista." "Unos 60.000 huyeron en 1933-1934 a los países vecinos, que tampoco se mostraron muy hospitalarios con ellos..." Los judíos El grupo numéricamente más significativo de los exilados era el de los judíos. Por consiguiente, debido a su importancia, voy a detenerme algo en este aspecto. Hans Jürgen EITNER, en un libro sugestivo , presenta informaciones muy concretas y completas sobre los judíos en Alemania en el período que estoy estudiando: En 1925 vivían en el Reich, aproximadamente 568.000 judíos y en 1933 aproximadamente 503.000, o sea, un 0.9 % y 0.76%, respectivamente, de la población total. La mitad de la fuerza laboral judía era independiente; 6 1 % laboraba en el comercio y la industria frente a un 16.4% de la población total. Gracias, ante todo, a su hábil desempeño los judíos representaban el 5% de los Profesores universitarios, periodistas y directores de teatro, el 10% de los médicos y odontólogos, 16% de los abogados. Más representados aún estaban en el comercio minorista con un 2 5 % , un 30% en el comercio textil, un 4 8 % en la banca privada, un 70% en el comercio de metales preciosos y un 7 9 % en los centros comerciales. Estos hechos escandalizaban a muchos, producían envidias y alimentaban el tradicional antisemitismo. A esto se agregaba que los judíos hacían sentir y reconocer que se asumían como espiritual y culturalmente superiores. De los aprox. 550.000 judíos del imperio alemán, unos 96.000 participaron en la Primera Guerra Mundial, de estos 80.000 en el frente de lucha. Un 12% de los soldados eran voluntarios, 12.000 cayeron en el frente, casi 30.000 fueron condecorados, casi 20.000 ascendidos. "... Acerca de las propiedades e ingresos de los judíos en la República de Weimar no hay estadísticas oficiales. La gran mayoría de los judíos pertenecía a 33 Bracher, ibid., p.338

34

Hitlers

Deutsche

-

Das

Ende

eines

Tabus,

VMA

Verlag,

Wiesbaden,

ohne

Jahr.P.375 ss.

31

la "clase media" alemana [Mittelstand] y cayó igualmente en el torrente de la crisis económica [del 30]." "... Las organizaciones estudiantiles católicas introdujeron en 1923 el 'parágrafo ario' ..." [Consistía en prohibir a los judíos el acceso a determinadas asociaciones, organizaciones y hasta profesiones. La primera legislación nazi data del 7 de Abril de 1933. Posteriormente aparecieron las "leyes de Nuremberg" de 1935 ... Todo esto con el objeto de ir expulsando a los judíos de la vida social y profesional...] "Desde 1923 aparece en Nürnberg la publicación furibundamente antisemita, 'Der Stürmer'de Julius Streicher, bajo la consigna introducida por el historiador Heinrich von Treitschke:' Los judíos son nuestra perdición ... "El viacrucis de los judíos se realiza -hasta 1939/40- a plena luz y todo alemán lo puede ver... Una permisiva y latente aprobación de las medidas gubernamentales antijudías predomina ampliamente en todas las clases sociales... Eberhard Jaeckel lacónicamente: 'Hitler encontró, en su camino del asesinato de judíos, menos oposición que en su camino hacia la guerra [mundial]..." "Miles de alemanes sacan provecho de las medidas arias (Arisierung), equiparables a un latrocinio 'legal', porque los judíos deben vender antes de emigrar..." "A la escapatoria al 'no-saber-nada' se contraargumenta: todo alemán sabe de una manera más o menos concreta, que los judíos son deportados. Un parte bastante amplia de alemanes sabe que son 'gasificados'. Una pequeña minoría trata de salvarlos de los gases mortíferos..." La emigración judía Referente a la emigración judía, Benz hace las siguientes observaciones importantes: "El Estado nacionalsocialista forzaba y frenaba al mismo tiempo la emigración de los judíos alemanes. La expulsión de la Economía fomentaba la voluntad de emigrar, pero el saqueo a través de confiscación de bienes y los

35 Cf. mayor información en: KAMMER - BARTSCH: Nationalsozialismus, Begriffe...; S.18, 19) 36 Eitner, oc. p.377. 37 Ibidem pp.379,380 y 383.

32

pagos onerosos frenaban las posibilidades para hacerlo. N o hay ningún país que esté interesado en recibir emigrantes arruinados. Una trampa del régimen consistía en que esperaba exportar el antisemitismo si los judíos expulsados de Alemania se convertían en un problema social para los países receptores." Esto último muestra, una vez más, la sevicia del antisemitismo nazi. Además de los aspectos ideológicos, existía todo un aparato burocrático que ponía en marcha la persecución, expropiación, explotación y posterior exterminio de los judíos europeos, tal como lo demuestra muy ampliamente Raúl Hilberg en su completísimo estudio. Inicialmente la instancia encargada en Berlín era la Oficina de Migraciones del Reich, del Ministerio del Interior; pero, en enero de 1939, siguiendo el modelo desarrollado por Adolf Eichmann en Austria, se fundó la "Central del Reich para Emigración Judía"que estaba subordinada al jefe de la Policía de Seguridad, Reinhard Heydrich, y oficialmente se la ubicaba en el Ministerio del Interior del Reich; de facto, esta dependencia se identificaba con la Sección II de la Gestapo. "La política de emigración del régimen nazi era contradictoria e impenetrable. A la fuerte presión por la emigración de comienzos de 1939, siguieron bloqueos masivos hasta terminar en otoño de 1941 con la prohibición a la emigración. Se promovía la emigración a Palestina, unida a convenios complicados sobre transferencias de capitales (Acuerdo de Haavara) y apoyo a la inmigración ilegal a Palestina [para fastidiar a los ingleses]. Por el contrario excluía la emigración a los países vecinos en Europa. Konrad Kwiet, en su capítulo Gehen oder bleiben? ,presenta una amplia y valiosa información. Muestra la situación extremadamente difícil y angustiosa a la que se vieron enfrentados los judíos en el Tercer Reich, ante todo a partir del "pogrom" de Noviembre de 1938. Los judíos alemanes en la encrucijada: "Ningún país recibía exilados incondicionalmente. En todas partes cuotas de inmigración y otras restricciones se encargaban de mantener en estrechos límites a la indeseada afluencia de inmigrantes. Y casi en todas partes les era difícil a los desplazados asentarse en un ambiente nuevo y extraño. Los judíos 38 Benz, "Das Exil...", p.24.

39 Cf. Walter Pehle

(Hrsg.):Der Judenpogrom

1938, Fischer Taschenbuch Verlag,

Frankfurt, 1992. S.133ss.

33

en Alemania estudiaban las disposiciones sobre inmigraciones y leían las cartas de los que habían emigrado. Las exigencias y las noticias repelieron a muchos a dar el paso al exilio..." Frecuentemente los judíos que ya habían logrado establecerse en el extranjero, se contentaban con hacer "invitaciones a colectas, cuando llegaban sus correligionarios, en estado crítico, y (dejaban en las manos de) organizaciones benéficas... el ocuparse de los 'recién llegados'. El recibimiento producía animosidades..." "Los judíos de Alemania experimentaron, después de su expulsión, lo que significaba tener que arreglárselas como exilado, toda vez que le precedía la fama de la arrogancia y altanería alemanas, de los alemanes pedantes y sabelotodo. Durante mucho tiempo permanecieron aislados, conformaban 'grupos' y grupúsculos estereotipados, en los que cultivaban estrechas relaciones sociales en un ambiente de su confianza. Pero también, hasta el final, mantuvieron el contacto con los que se habían quedado rezagados. Las noticias alarmantes los movieron a inducir a parientes y amigos a 'irse'. Muchos pusieron a funcionar todas las palancas para conseguirles las necesarias garantías, papeles de inmigración y medios económicos. La emigración costaba dinero. Un 'impuesto de huida del Reich' y otros pagos obligatorios tenían que ser entregados al Estado nazi. Hasta el año de 1941 el Reich se embolsó aproximadamente 900 millones de marcos por concepto de impuestos de huida. Había que cubrir gastos de viajes y trasteos... De las propiedades liquidadas solamente se podían transferir al exterior restos de los patrimonios... A partir de 1937 se agudizó la política del pillaje de los nazis. El zarpazo de las 'riquezas judías', con las que se enriquecían no solamente el Estado y el Partido, sino también la industria y numerosos 'cantaradas', condujo rápidamente a la ruina financiera. Fue necesaria la amenaza directa contra su vida, para que entendieran claramente que ya no era posible mantener los nexos y las posiciones en Alemania. Esto sucedió en noviembre de 1938. Los judíos reaccionaron con pánico, consternación y desesperación ante la destrucción de las sinagogas, de las viviendas y de los almacenes, ante los maltratos y asesinatos y ante los arrestos masivos y la depottación a los campos de concentración. Los actos de terror, que en Alemania se creían imposibles, produjeron un impacto muy profundo. El pogrom impactó su consciencia y sus

34

recuerdos. Señaló el gran viraje. La mayoría de los judíos abandonaron la creencia de poseer todavía en Alemania un 'derecho patrio'. Se impuso la convicción de que el sistema de dominación de los nazis se había estabilizado y que ya no se podía contar con un retorno próximo de un Estado de derecho democrático. N o había ningún motivo para tener esperanzas por "tiempos mejores"... Los judíos alemanes no aceptaron los ataques en silencio. Repetidamente representantes judíos levantaron su voz contra la injusticia, continuamente miembros de la comunidad se pusieron a la defensiva contra difamaciones y discriminaciones. Sus protestas no fueron escuchadas ni en las entidades oficiales ni por la opinión pública... "En vista del giro que tomaban las cosas, después de los sucesos de Noviembre [de 1938], se silenció el viejo debate de 'partir ó quedarse?'. En su lugar se impuso la ley del 'sálvese quien pueda', se dio una desbandada masiva, llena de pánico..."! "La mitad de los 164.000 rezagados tenía más de 50 años, un tercio más de 60..." "Emigraron más hombres que mujeres... Muchas mujeres dieron prelación a sus esposos y a los hijos. Al tomar esta decisión tenían la esperanza de poder alcanzarlos en breve tiempo. Lo que las retuvo fue su preocupación por los ancianos padres, parientes o familiares enfermos..." 1.3.La emigración alemana a América Latina Para completar la visión del contexto general, presento algunos datos referentes a América Latina. Durante los primeros años de la dictadura nazi, 1933 y siguientes, los emigrantes, más exactamente los refugiados judíos, tuvieron como meta de su huida los países vecinos (Checoslovaquia, Francia, Inglaterra) y hasta los Estados Unidos. Pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la rápida expansión del Tercer Reich hacia el oriente y luego hacia el occidente, los obligó a buscar lugares de refugio mucho más distantes de la violencia nazi como Rusia, China, África y, finalmente, América Latina. En 1939 "...se buscaron como metas de emigración, cada vez con mayor frecuencia ... a América Latina y China (Shangai) ..." 40 Se hace referencia al Pogrom de Noviembre de 1938.Mayor información en: Raúl HILBERG:Die Vernichtung der europaischen Juden, Seite 43 ff.

41 Von zur Mühlen p.20.

35

"América Latina apareció relativamente tarde en el panorama de los emigrantes alemanes. ... De una parte, muchos de los huían de Hitler creían en un rápido final de la dictadura nazi y en un pronto regreso, por consiguiente, los países vecinos se prestaban como el mejor lugar de espera. De otra parte, las crecientes restricciones al asilo de los países europeos y el desarrollo amenazante de la política exterior los obligaron a buscar refugio en regiones /

i



42

mas lejanas. Otro estudioso de esta época, Klaus Bade, informa: "... simplificando, la emigración alemana hacia América Latina desde inicios del siglo XIX, se puede presentat en cinco fases generales ..." "La persecución por motivos racistas y políticos en el 'Tercer Reich' causó, en una quinta fase, una comente de exilados hacia América Latina de dimensiones hasta entonces nunca vistas, que recién terminó a finales de la Segunda Guerra Mundial. La cifra total de emigrantes alemanes a América Latina, en los años del 'Tercer Reich', bien podría oscilar entre 75.000 y 90.000 personas. Hay que tener en cuenta que, en los primeros años después de 1933, el componente de opositores políticos al régimen (socialistas/comunistas, liberales y demócratas) y de científicos y artistas fue mayor que durante la Guerra misma." En lo que respecta a los desplazamientos mismos, hay que considerar que para huir a América Latina los desplazados del Tercer Reich, con frecuencia, tenían que hacer enormes rodeos. En esta época prácticamente, el único medio de transporte para salir de Europa hacia este continente era el barco transatlántico. Los principales puertos de partida etan Hamburgo, Bremen y también Amberes, Amsterdam, Rotterdam, Marsella y, a veces, Genova. Ya iniciada la Guerra, muchas de estas ciudades estaban ocupadas por las fuerzas del nazismo o eran de difícil acceso como en el caso de Cádiz, Barcelona, Genova ó Marsella, en el sur de Francia.

42 ídem. p.39. 43 W.L.Bernecker und Th.Fischer: Deutsche in Lateinamerika, in:Klaus J. Bade, o.c. S.197.-Ambas citas.

44 Ibidem, S.198.

45 Véase con respecto a Marsella la magnífica novela de Anna Seghers, "Tansit"!

36

Una vez salían de alguno de estos puertos, después de interminables y humillantes esperas, los exilados tenían que hacer escalas en Portugal o en el norte de África (Argel, Oran, Casablanca, etc.) para llegar, después de un largo recorrido, a Cuba, México o Argentina, sin mencionar que muchas veces había escalas o demoras forzosas en algunos puertos intermedios; tampoco faltaron casos en que los emigrantes, desde algún puerto del Caribe, eran obligados a regresar a la Alemania nazi! Otro factor muy importante para los emigrantes fue el de la política de inmigración de los distintos países de América Latina- el caso de Colombia se va a analizar detenidamente más adelante, por ahora algunas consideraciones generales. Cuando la afluencia de los refugiados aumentó considerablemente en los consulados de América Latina, en 1938 y 1939, los gobiernos empezaron a tomar medidas cada vez más restrictivas, que llegaron, en muchos casos, al cierre de las fronteras sobre todo en los países que no tenían una tradición de apertura hacia las inmigraciones de extranjeros. Seguramente en más de una ocasión, estas medidas, si no precipitadas, al menos fueron improvisadas, debido al desconocimiento práctico de una situación que antes no se había presentado. Se puede afirmar, con bastante seguridad, que no faltaron presiones de tipo hemisférico, dentro de la política del "buen vecino" y de "América para los americanos" (al estilo de la doctrina Monroe y de Teddy Roosevelt), que determinaron las medidas gubernamentales restrictivas en América Latina. La mayoría de las veces las restricciones y condiciones para el ingreso legal al país, eran de carácter ocupacional; los gobiernos no querían crear conflictos internos por competencias en el campo laboral. (Aquí surge la pregunta de hasta qué punto la fuerza laboral extranjera, casi siempre bien capacitada en su campo, en verdad era una competencia desleal para los nacionales, o más bien una ayuda y un estímulo al progreso). "...Para entender la reacción de los Estados latinoamericanos hay que poner de presente que, por regla general, no contemplaban a los exilados como tefugiados, sino como emigrantes ó inmigrantes, y que estos Estados querían seleccionarlos conforme a intereses propios (reales o imaginarios). Con excepción de México, (...) los países receptores ponían condiciones previas para conceder la entrada. Los emigrantes debían, ó disponer de un determinado capital propio, ó tener parientes en el país, ó pertenecer a un determinado grupo de profesiones ó, finalmente, someterse al ejercicio de una profesión bien delimitada -por lo general a una actividad de tipo agrícola-. Si no se cumplía alguna de estas condiciones, entonces la entrada al país solo era

37

posible por medios ilegales. (Visa falsificada o comprada con sobornos, etc.) „46

Esta cita aporta otro elemento importante para el análisis y la comprensión del fenómeno de las migraciones humanas: no solo está el elemento "emigrante", que sale de su propio país, sino también el elemento "país de destino". Cuál es la actitud (requisitos y restricciones legales) del gobierno de Estados Unidos? Con frecuencia mantenía la llamada "cuota" o cupo para el número de inmigrantes. Aunque no tan decisiva, cuál fue la actitud de la población del país de destino ante las olas de inmigrantes, (por ejemplo de los negros que veían reducidas sus posibilidades de fuentes de trabajo)? Kiessling ilustra la situación a nivel de América Latina: Los países de América Latina, "(...) dependían, en mayor o menor grado, del capital financiero extranjero;y su libertad de movimiento en política interior y exterior estaba constreñida. Especialmente saltaba a la vista el predominio económico y político de EE.UU. sobre los países centroamericanos y del Caribe. Todos los Estados latinoamericanos se encontraban -aunque en grado diferente- bajo la dependencia del imperialismo de EE. UU. e Inglaterra." "En una acerba lucha de competencia con EE. UU. e Inglaterra, el capital monopólico alemán buscaba, después de 1933, fortificar sólidamente sus posiciones en América Latina y tomar parte en el dominio económico y político de este subcontinente. El imperialismo alemán logró, hasta el año de 1938, desplazar a la competencia británica a un tercer lugar en una serie de Estados como México, Ecuador, Colombia, (...) y, a veces, hasta igualar el nivel de EE.UU.." 4 8 Estadísticas Para presentar objetivamente los datos estadísticos sobre el número de alemanes que emigraron a América Latina en el período que va hasta la terminación de la Guerra en 1945, hay que tener en cuenta algunas dificultades

46 v.z. Mühlen,o.c.,p.43. Cita abreviada.

47 O . c , págs. 47 y 48.

48 Ibidem.- Más abajo se ampliarán estos aspectos con respecto a Colombia.

38

que inciden en la total confiabilidad y precisión de los datos existentes. Veamos las principales: Primero: no precisan quiénes eran alemanes. Las estadísticas, ante todo las regionales, consideraban como ciudadanos alemanes a todos los que hablaban alemán o solamente los que tenían nacionalidad alemana? -Esto no se ha podido esclarecer del todo. Segundo: La poca habilidad de las fuentes de información disponibles, de esa época, de la cual también hablan autores como Kiefsling y Mühlen. Esto se debe no solo a la falta de precisión sobre la naturaleza de los alemanes, como se acaba de mencionar, sino a las deficientes técnicas de la recolección de los datos. Veamos la información disponible en lo que respecta a América Latina: "En el año de 1936 ascendieron claramente las cifras de emigraciones; casi 10.000 emigrantes judíos partieron de Alemania hacia las repúblicas de Centro y Suramérica, de los cuales 4.500 fueron al Brasil y 2.500 a la Argentina. Citando las cifras totales de emigrantes nuevos mencionadas por Mühlen, observo que oscilan entre 110.856 y 70.000 (ó 93.000 ) para el año de 1943. Este autor se acoge a la cifra de 83.345. Entre los destinos, Argentina figura en primer lugar con 35.000 - a Colombia le asigna 2.700 emigrantes. Kiefiling trae datos similares a los ya citados, advirtiendo que existen muchos datos estadísticos, pero "(...)estos se basan (...) pocas veces en recolecciones exactas, más bien son resultado de apreciaciones más o menos confiables, tal como fueron recogidas y publicadas por los gobiernos de los Estados latinoamericanos y por organizaciones de ayuda internacionales..." Para concluir esta sección de datos estrictamente estadísticos, no deja de ser interesante presentar una visión global de algunos países latinoamericanos. El ya anteriormente citado Kiefiling' presenta estos datos sobre la población de alemanes en Latinoamérica: 49 Véanse amplias explicaciones y también cuadros en v.z. Mühlen, p.46 ss.

5 0 V.z.Mühlen, o . c , p.41. 51 Pág.47 s.- La fuente principal que cita es: "El Libro Negro del terror nazi en Europa. Testimonios de escritores y Artistas de 16 naciones." México, 1943.

52 Pág.50 s.

53 Pág. 53.

39

"Antes de la subida al poder del fascismo en Alemania, el número de alemanes en el Brasil era de 700.000, en Argentina 220.000, en Chile 35.000, en México 19.000, en Uruguay 6.000 y en Centroamérica 5-000. El número de Colegios alemanes superaba los 1.500. Había 120 periódicos alemanes, de los cuales nueve tenían una tirada de 10.000 a 45.000 ejemplares." Otro aspecto importante, distinto al numérico, es el referente a la llegada de los emigrantes a América Latina en el período histórico que estamos estudiando. El mencionado autor habla de oleadas de inmigrantes: 1- Después de la toma del poder por parte del nazismo en 1933. 2- Después del Pogrom Judío en 1938. 3- Después de la derrota de Francia (1940). Kiessling también diferencia los grupos de emigrantes venidos a América Latina: lo. Los judíos alemanes. Alejados de todo movimiento antinazi y no comprometidos políticamente. Un grupo numéricamente numeroso. "...para muchos la consecuencia del destierro de Alemania (...) fue la ruptura total con su país de origen; asumieron el exilio en América Latina como la separación de la lengua y cultura alemanas y lo consideraron como una emigración definitiva..." "Algunos procuraron asimilarse lo más rápido posible a los países receptores; otros continuaron su emigración a EE. UU. ó también hasta Palestina..." Ellos estaban, "...en su peculiaridad cultural y su consciente disposición, fuertemente arraigados dentro de la sociedad burguesa de Europa Central (...) a la mayoría (le costó) mucho trabajo conectarse con el nuevo círculo social, (...), lograron establecer vínculos con las clases sociales más reaccionaria política e ideológicamente de la burguesía del país con mayor facilidad ..." 2o. Los activistas revolucionarios del movimiento obrero alemán, a los que el autor designa con el término de antifascistas. Este grupo incluye también a escritores como Bodo Uhse y Anna Seghers, que son los más conocidos. Al salir de la Alemania nazi, muchos de estos alemanes siguieron activos en la resistencia en Francia o en la España de Franco; luego continuaron en la lucha antifascista 54 P á g . 6 0 .

55 Las tres citas en su orden: pp.49, 98 y 50.

40

en América Latina. Para estos "... trasladarse a otro país fue solamente un cambio del campo de lucha contra el enemigo fascista ..." - eran internacionalistas que luchaban contra el fascismo a nivel de la solidaridad internacional ... 3o. Los llamados 'Auslandsdeutsche', a quienes Kiefiling no incluye en la enumeración citada, pero ciertamente caracteriza más adelante en su libro. Se trata de alemanes que podemos llamar "antiguos", ya establecidos desde tiempos anteriores; a ellos hace relación mi estudio. En términos generales, son alemanes cuya manera de pensar era conservadora y nacionalista: "La explicación para esto no solamente se puede inferir de la situación económica, relativamente asegurada, en la que se fueron anidando estos emigrantes. A diferencia de Norteamérica (...), los ordenamientos políticos de América Latina, relativamente inestables por las dictaduras militares, que se alternaban con frecuencia, y su dependencia más ó menos patente del imperialismo norteamericano e inglés, produjeron un encerramiento social de los alemanes latinoamericanos y una resultante apertura hacia los objetivos del imperialismo alemán en esta región del mundo. Esto ya se había hecho evidente antes de la Primera Guerra Mundial. La propaganda pangermánica, la política del' Deutschland über alies' [Alemania por encima de todo', estribillo del antiguo himno de Alemania], echó hondas raíces en los alemanes en el extranjero. La imagen de la patria se iba transfigurando... Sus ideas se iban conservando según la imagen de la Alemania de la época previa a 1914, tal como les fue transmitida o tal como ellos mismos la formaron... Era preferible formar parte de un pueblo respetado y poderoso, que humillado y pobre..." "El fascismo alemán de 1933 logró en poco tiempo influenciar marcadamente a los alemanes de América Latina..." Destaco un término que menciona el autor: el "encerramiento social" de los alemanes. Tendré que retomar este aspecto al tratar la problemática de la aculturación Kiessling considera que es en estos grupos donde se van a ubicar los propagandistas del nazismo. Pero este autor hace también una diferenciación muy significativa entre las distintas ocupaciones de las personas que fueron llegando o ya habían arribado:

56 P á g . 5 0 . 57 P á g s . 54 y 5 5 .

41

"La experiencia demostró que la mayoría de los emigrantes a América Latina encontró alguna manera de costearse su sobrevivencia. Fue difícil para algunos intelectuales. Se veían obligados a ejercer actividades secundarias que apenas les servían para asegurar lo mínimo necesario para su existencia. Completo esta información con una cita de Benz: "Hertha Nathorff distingía tres tipos de emigrantes: primero, aquellos que al arribar tenían riquezas, debido a que habían partido con tiempo, llevando consigo todos sus bienes. Segundo, aquellos que habían sido ricos y ahora eran pobres, como ella [Hertha Nathorff] y su esposo. Eran los que habían huido demasiado tarde, que no habían logrado salvar nada, sino su propio pellejo. Tercero, aquellos que siempre habían sido pobres, como los judíos del Este europeo, pero que habían logrado algo en América. Algunos se volvieron algo así como 200% norteamericanos y cortaron con su pasado, llegando al extremo de hasta olvidar su propia lengua materna, o por lo menos i

"55

asi aparentaban. Estas consideraciones amplían y confirman la problemática de la "población" alemana en el extranjero, objeto de este estudio. 1.4. El contexto de los exilados alemanes: El objetivo principal de esta sección es el de presentar una información básica sobre el antisemitismo nazi y la Ausbürgerung' (desnacionalización), que ilustre y ubique mejor la situación especial del emigrado, más exactamente del exilado alemán de estos años. El antisemitismo nazi Más que entrar a caracterizar el antisemitismo hitleriano en sus aspectos históricos e ideológicos -algo de eso se hará más adelante, en el capítulo tercerovoy a hacer referencia, muy resumida, a las principales etapas de las medidas tomadas por el régimen nacionalsocialista dentro de lo que se suele denominar el 'exterminio de los judíos'. Para el efecto me baso en la autoridad indiscutible de autores como Raúl Hilberg y Martin Broszat.

58 Pág.53

59 Benz, "Das Exil der kleinen Leute,...", S.217 (Miriam Kbrner)

42

En su amplia investigación, en tres tomos, Raúl Hilberg expone muy minuciosamente la 'estructura del proceso de exterminio', cuyos componentes son una legalidad, un mecanismo decisorio y una organización administrativa (Gesetzmáfsigkeit, Entscheidungsmechanismus und Organisation der Verwaltungsarbeit). Las principales etapas del proceso fueron: definición (de los judíos), expropiación (de sus bienes), concentración (deportación a los campos de concentración KZ) y exterminio. Al menos conviene enunciar algunos momentos especialmente importantes: 1933: Abril: 'Boykott' a los almacenes judíos. 1935: Leyes de Nuremberg: todo un paquete de medidas legales que iban delimitando y acabando progresivamente los derechos elementales de los ciudadanos alemanes judíos. 1938: Noviembre 9 y 10: la llamada 'Noche de los Cristales' (Kristallnacht) del gran Pogrom judío en Alemania: 815 almacenes destruidos, 171 casas incendiadas, 191 sinagogas derruidas, 20.000 judíos arrestados de los cuales muchos fueron internados en campos de concentración, 36 asesinados y 36 malheridos. Una de las consecuencias de este pogrom fue el aumento de emigraciones de judíos: 40.000 en 1938 y 80.000 en 1939.63 1941, septiembre: todos los judíos, desde los 6 años, deben llevar el distintivo de la estrella amarilla. 1942: Enero: la conferencia de Wannsee (Berlin)que se señala como el punto de partida de la campaña 'oficial' de exterminio metódico de judíos, especialmente en los países del Este sojuzgados por los alemanes. Es la llamada 'solución final al problema judío' (Endlosung). El resultado fue el asesinato de más de seis millones de personas, en su inmensa mayoría judíos, no solamente en los campos de concentración y de exterminio, sino en los fusilamientos en

60 "Die Vernichtung der europáischen Juden" . 61 O . c

Bd. 1, p.56 s.

62 O.c. p.48, nota 32.

63 M. Broszat: Das Dritte Reich im Überblick, Piper, München,1995. Pág.251.

64 H.Kammer-E. Bartsch: Nationalsozialismus, rowohlt,1992.

43

masa hechos por las criminales 'Einsatzgruppen en el frente de guerra oriental. Una fuente habla de 5.100.000 judíos, la mayoría asesinados en los siguientes países: Unión Soviética y países bálticos: 900.000; Polonia: 3.000.000; Hungría: 300.000; Romanía: 270.000." La Ausbürgerung (desnacionalización) Voy a hacer una presentación bastante amplia sobre este tema pot cuanto es muy poco tratado en la mayoría de la literatura existente al respecto y, además, porque completa muy bien el cuadro sobre la situación de los exilados. En lo que respecta a esta temática voy a seguir casi en su totalidad, el magnífico y serio estudio de Lehmann, quien es una gran autoridad en este 66

tema. El problema Como se podrá apreciar y confirmar más adelante, se trata de una situación insólita y grave. N o es simplemente que la autoridad de un determinado país (nación) envíe a sus ciudadanos al exilio, sino que los despoje totalmente de su carácter y atributos de ciudadano. En una perspectiva muy general, la desnacionalización es la situación jurídica en que se encontraban muchísimos alemanes que estaban en el extranjero (autoexilados) y que, por disposición "legal" del gobierno alemán nazi, quedaron sin nacionalidad alguna {staatenlos)\ 65 Datos basados en los estudios de R. Hilberg, con base en fuentes de la misma SS, tomados de: Heinz HOHNE:Der Orden unter dem Totenkopf, die Geschichte der SS. Gütersloh,

1967,

accesibles:Léon

S.367.

POLIAKOV:

Mayor

información

Auschwitz:

en

Documentos

los y

siguientes

testimonios

libros

del

más

genocidio

nazi.Hyspamerica, Barcelona, 1964. -Michel BORWICZ: La insurrección del ghetto de Varsovia. Orbis, Barcelona, 1986. Y ante todo, el muy completo estudio de César VIDAL:E1 Holocausto, Alianza, Madrid,1995.

66 H.G.Lehmann, M. Hepp: 'Die Ausbürgerung deutscher Staatsangehóriger 1933-1945 nach den im Reichsanzeiger veróffentlichen Listen' Band 1; KG.Saur, München 1985.

67 Worterbuch der Aussenpoiitik und des Volkerrechts; Dietzverlag. Berlín, 1980 [DDR], Seite 57."Ausbürgerung (Expatriierung): mit der Ausweisung von Bürgern aus ihrem Heimatsstaat verbundener Entzug der Staatsbürgerschaft."

44

Salta a la vista el carácter absurdo, arbitrario y cruel de esta medida; el cx-ciudadano alemán en el extranjero quedaba indefenso en lo jurídico, sin ninguna base legal para exigir respeto a sus derechos (prolongar su permanencia o su estadía en el país extranjero por ejemplo); se veía, de pronto, completamente desprotegido y a la deriva, era una muerte jurídica. El alemán quedaba, entonces, a merced de la "caridad pública" de un gobierno ajeno. Como se podrá observar más adelante, esta medida no es lo peor, el grado de ensañamiento con sus víctimas al que llegaron los nazis es realmente increíble y pasmoso. Antecedentes de la Ausbürgerung La Policía Secreta del Estado (Gestapo), fundada primero en Prusia en Abril de 1933, tenía como tarea detectar y perseguir a los opositores políticos del régimen nazi. El fundador de la Oficina de la Gestapo (propiamente Gestapa), el funcionario prusiano Diels, determinó que había que registrar a los emigrantes en listas que relacionaran del modo más completo, los datos personales (nombre, apellido, profesión, fecha y lugar de nacimiento), último lugar de residencia, fecha de la huida y actual residencia. Los demás Estados alemanes también elaboraron listas de emigrantes; este registro policial se fue perfeccionando con el correr de los años. En los países extranjeros la Gestapo denunciaba y perseguía a los emigrantes por medio de la creación de una red de agentes. Con el apoyo del Servicio Exterior, infiltraba espías entre los exilados políticos, los chantajeaba para que denunciaran a sus compañeros de infortunio y no se detenía ni ante el asesinato (caso de Theodor Lessing), ni ante el secuestro (caso de Berthold Jacob). Los emigrantes se defendían de la Gestapo y sus agentes era montando un sistema de hombres de confianza y autocontrol y, ante todo, empleando seudónimos. La propaganda nazi, que dirigía Goebbels, ministro del Reich desde el 13 de Marzo de 1933, difamaba a los emigrantes y procuraba desacreditarlos sistemáticamente en público. "Goring ..., se quejaba de la 'inundación de las calumnias más terribles y desgraciadas y de noticias tenebrosas que creaturas sin honor y sin patria, que habían huido al extranjero, allí propalaban...' Esta propaganda de los nazis dejó huellas en la memoria de alemanes, que aun después de 1945 todavía

45

permanecieron imborrables. Puesto que muchos creyeron que los emigrantes estaban implicados en acciones antialemanas o traicionando a la patria." Origen y objetivos de la Ley de Julio 14/1933 El punto de partida exacto de la legislación alemana, sobre la Ausbürgerung, es la Ley del 14 de Julio de 1933. Con base en la Ley de los Plenos Poderes (Ermáchtigungsgesetz) el Gabinete del Reino aprobó, el 14 de Julio de 1933, el proyecto de Ley, a pesar de que el ministro del Exterior, von Neurath, se había pronunciado en su contra. Esta 'Ley sobre revocatoria de nacionalizaciones y anulación de la nacionalidad alemana' ('Gesetz über den Widerruf von Einbürgerungen und die Aberkennung der deutschen Staat sangehórigkeit') fue expedida por Hitler, Frick, Neurath y el ministro de Finanzas, Schwerin von Krosigk, y publicada por el ''Reichsgesetzblatt '(Diario Oficial) el mismo día de su aprobación. La Ley creó dos nuevas figuras jurídicas, que iban en contra de la anterior tradición jurídica alemana: La Desnaturalización y la Expatriación punitiva. Según el § lo. podían ser revocadas, en el término de dos años, nacionalizaciones de la época de la República de Weimar, si eran 'contemplados como no deseables'. Se trataba de despojar de la nacionalidad a judíos nacionalizados, especialmente a los judíos 'del Este'; también se incluían a criminales y a los llamados enemigos del pueblo y del Estado. Esta 'desnaturalización' automáticamente alcanzaba a todos los familiares del cabeza de familia nacionalizado. El § 1 de dicha Ley hacía referencia a los alemanes nacionalizados en el país; el § 2 creó una figura permanente para la punición de alemanes en el extranjero y en el Sarre, a estos se les podía revocar la nacionalidad individualmente en algunos casos especiales. La Ausbürgerung se podía reforzar con otras penas tales como pérdida de los bienes. Patrick von zur Mühlen quien hace una referencia más explícita a este punto, completa estos datos con la siguiente información: "... La Ausbürgerung podía dar un duro golpe a los afectados por cuanto esta medida los convertía en 'desnacionalizados' (staaten-los = 'sin

6 8 Lehmann, o . c . , 69 P á g . 1 4

46

p.XI.

estado'), ya no disfrutaban de la protección consular y su libertad de movimiento se limitaba considerable-mente..." Poco tiempo después de expedida la referida Ley, en Agosto, empezaron a publicarse las 'Ausbürgerungenlisten" -listas de "desnacionalizados"- que iban a crecer hasta cubrir, en Marzo de 1945, a más de 39.000 personas! El contexto inmediato de esta medida es el comienzo de la dictadura de Adolfo Hitler el 31 de Enero de 1933. Alemania está en pleno proceso de "Gleichschaltung"(nivelación) (Marzo 31), después del "Reichstagsbrand' (Febrero 27), de la consecuente "Ley de plenos poderes" (Ermáchtigungsgesetz, Marzo 24) y de la quema de libros (Mayo 10). De otra parte es el inicio del autoexilio de numerosos alemanes, sobre todo del estamento intelectual y científico. Posteriormente, ya afirmado Hitler y su banda de criminales en el poder, después de la "purga" de Rohm, jefe de la SA (Tropas de asalto) y su rival dentro del Partido Nazi (NSDAP) en 1934 e iniciado el creciente hostigamiento a los enemigos del régimen, comunistas, socialdemócratas y, ante todo, judíos, en 1935 se publican las Leyes de Nuremberg. Con respecto a las Leyes de Nuremberg, Bracher completa la información: "La legalización formal del antisemitismo biológico-racista se implantó finalmente, por las leyes de Nuremberg que, con motivo del Congreso del partido el 15 de septiembre de 1935, merecieron la aprobación del Reichstag. Las leyes habían sido improvisadas pocas horas antes de forma grotesca en una cervecería y sobre la carta del menú. Gerhard Wagner, jefe de la organización de médicos del Reich, puso especial empeño en hacerlas más despiadadas. La 'ley del ciudadano' y la 'ley para la salvaguardia de la sangre alemana y del honor alemán' declaraban a 'los de sangre no alemana' como ciudadanos desprovistos de todo derecho. En conformidad con la prolongada campaña del Stürmer, se declaraba todo matrimonio o relación sexual germano-judía como 'infamia racial' severamente castigada, incluso con la pena de muerte, a partir de 1939. Estos actos arbitrarios -jurídicamente ornamentados y voluntariamente comentados incluso por juristas no nacionalsocialistas, tales como Hans Globke- no eran para el régimen más que política consecuente e ideológica. Se cubría así jurídicamente la persecución y la discriminación,

70 Ibidm. p.14, 15.-Mühlen cita el libro de Hans Georg Lehmann:In Acht und Bann. Politische

Emigration,

NS-Ausbürgerung

u.

Wiedergutmachung

am

Beispiel

W.

Brandts, München. 1976, s.47ff.50ff.

47

creándose además el marco legalista para el ulterior exterminio de los 'desposeídos de derechos'." Aspectos jurídicos La Ausbürgerung de los nazis fue una injusticia sancionada estatalmente. La nacionalidad fundamenta una relación de derecho entre un Estado y un individuo. La expatriación se presenta en el momento en que el Estado coercitivamente despoja al individuo de su nacionalidad, por consiguiente, este la pierde de un modo involuntario. La desnacionalización licénciamiento (Entlassung), renuncia, opción, nacionalización en el extranjero, etc., es diferente porque en todos estos casos existe casi siempre, un acto de la voluntad propia y no de la ajena. Con la revocatoria de la nacionalidad el Estado hitleriano pretendía castigar a emigrantes que rechazaban o combatían, política e ideológicamente, al Nazismo (Strafexpatriation). Este castigo, totalmente político, debía afectar a alemanes que en el extranjero habían cometido acto de 'deslealtad' o negaban la obediencia; se los consideraba 'traidores a la patria, sin honor ni sentimientos' patrios, ante los cuales el Reino y el Estado se tenía que 'defender'! Estas medidas eran legalmente injustas y nulas pero, de hecho, actuaron y afectaron a las víctimas hasta 1945. "El objetivo de perjudicar y de exterminar vida humana es algo pasmoso: pervierte el derecho y lo retuerce en su contrario: lo convierte en injusticia. En consecuencia, las expatriaciones punitivas nacionalsocialistas, desde su inicio, debían ser consideradas como nulas (nichtig). No eran otra cosa que una continuación del régimen de violencia de Hitler empleando medios jurídicos. Pero no es suficiente hacer esta constatación, pues aun después de 1945 (en plena República Federal de Alemania) [!], las expatriaciones de los nazis, a pesar de su carácter de injustas, seguían teniendo validez jurídica durante años. Este es un capítulo vergonzoso de la historia alemana de la .1,72

postguerra. ! Para no desvirtuar la expatriación punitiva por su uso excesivo, no se procedió a expatriaciones masivas; además las primeras listas de expatriados

71 Bracher, o.cp.339. 72 Lehmann, O.c. p.XVII.

48

causaron mucho revuelo debido a que en ellas se encontraban personajes muy conocidos en el ámbito mundial. Con frecuencia el Ministerio de Relaciones Exteriores ordenó a sus misiones en el extranjero observar a los emigrantes y presentar informes sobre sus actividades, así este Ministerio se convirtió en una extensión del régimen nazi en el exterior. Quiénes eran los afectados? Heinrich Himmler y sus SS determinaban quiénes tenían que ser expatriados. En un decreto de Marzo 30 de 1937 se definieron los procedimientos determinantes fundamentales. Se daba prioridad a los judíos como el 'bloque mayor dentro de los emigrantes alemanes', que había que expatriar. Los motivos: acciones 'lesivas a la raza', apoyo a los partidos de izquierda, faltas contra las leyes de impuestos y divisas, etc. Posteriormente comenzaron las 'desnacionalizaciones' masivas, basadas en motivos más racistas que políticos. En lugar de la Ley del 14 de Julio, ya mencionada, que se mantuvo formalmente, se impusieron las prescripciones de Himmler y de Heydrich como fundamento material y legal para las expatriaciones. El número de emigrantes 'sin estado' (staatenlos) creció tremendamente porque la expatriación punitiva se extendió a las 'regiones incorporadas', por ejemplo, Austria y otros países. Durante la Guerra las expatriaciones fueron como una avalancha; según las listas y publicaciones oficiales, el número de alemanes expatriados, entre el 25 de Agosto de 1933 y el 7 de Abril de 1945 fue de 39.006, incluyendo los familiares! Hubo una Ausbürgerung masiva de judíos, 'automática-colectiva', basada en la Ley del 25 de Noviembre de 1941. Por esta disposición, 'ipso jure', sin estudio de casos particulares, todos los judíos alemanes que estaban en el extranjero o viajaban al extranjero perdían la nacionalidad alemana. Por estos excesos racistas, de un solo golpe, entre 250.000 y 280.000 judíos alemanes emigrados fueron desnacionalizados! Consecuencias El castigo principal de la Ausbürgerung individual consistía en la pérdida de la nacionalidad alemana.

73 O . c

p.XIII.

49

"Por regla general el emigrante quedaba 'sin estado'. Las consecuencias conforme al derecho internacional no las percibía el emigrante sino cuando se le vencía su pasaporte y a partir de ese momento se quedaba sin documentos legales. El pasaporte extranjero, documentos de identidad y también el llamado "Nansenpafi" -Pasaporte Nansen- que solo bajo condiciones especiales podía representar una compensación de la pérdida del derecho de protección y de permanencia. Por lo general lo que regía era el axioma: sin nacionalidad no hay derecho a protección. Klaus Mann lo experimentó: 'Sin pasaporte el hombre no puede vivir'. ("Der Wendepunkt" p.321) Los esfuerzos por conseguir una nueva nacionalidad con frecuencia fracasaban por el cúmulo de requisitos exigidos. Los que más sufrían por la carencia del pasaporte eran los emigrantes 'pequeños y desconocidos'. En muchos aspectos se sentían 'a la buena de Dios', como presa de caza fácil. Para escritores, artistas, científicos y similares que eran famosos, era mucho más fácil conseguir la nacionalidad en el país anfitrión. En cambio, para la gran masa de los despatriados desconocidos el estar 'sin estado' significaba una permanente situación de excepción en el exilio..." Las consecuencias secundarias de la expatriación punitiva con frecuencia eran peores que el estar 'sin estado'. La Ley nazi del 14 de Julio de 1933 ya había previsto el embargo y la confiscación de los bienes y también la extensión de la despatriación a los familiares. Posteriormente se agregó la cancelación del doctorado y de ottos títulos académicos, limitaciones en los derechos de sucesión (hereditarios), la privación de todos los derechos de asistencia social y, finalmente, la criminalización de la Ausbürgerung. En pocas palabras, la expatriación punitiva tenía como finalidad, no sólo privar de su nacionalidad alemana a los emigrantes opositores políticos al tégimen nazi y despojarlos de las bases económicas de su existencia, sino llegar al extremo de vituperarlos de por vida. Las listas de los expatriados eran por eso, en verdad, listas de proscritos. Después de obligarlos a huir al extranjero, el régimen nazi hacía todo lo posible, por añadidura, por exterminar a los emigrantes despatriados en lo físico, espiritual y moral. Había que despojarlos de todas las posibilidades humanas de sobrevivencia con el fin de que, como escribió Lion Feuchtwanger, 'sucumbieran miserablemente como peces fuera del agua...'.

74 Mühlen menciona brevemente el Fritjof

Nansen

gründete,

Oktober

"Nansen-Pañ": 1933,

das

"...für Staatenlose..." Pág.29 prívate

Hochkommisariat

Flüchtlinge aus Deutschland, rait Sitz in Laussane, spáter London.

75 O.c. p.XV.

50

für

Para concluir este tema, veamos brevemente algo más sobre las llamadas Listas de despatriados. Para esto, acudimos a los datos que nos suministra Herbert Tutas. "Hasta 1936 'solamente' aparecieron siete listas de despatriados..." "Hasta fines de 1937 se había publicado un total de siete listas; en solo el año de 1937 siguieron 19, en 1938 otras 57 listas. Hasta Febrero de 1939 se había expatriado un total de 6.095 ciudadanos del Reich, a la fecha del 31 de Julio de 1939, ..."77 1.5. La situación especial del exilado En esta sección se amplía el tema de la situación tan crítica que afrontó la gran mayoría de los exilados alemanes. Sin tratar todavía el tema específico de la asimilación del emigrado al nuevo entorno, el cual -esa es mi teoría- nunca será igual a su verdadera patria, ni siquiera en circunstancias más o menos normales, en esta sección quiero fijarme con más detenimiento en la situación especial del emigrado en su calidad de exilado, en el sentido ya fijado anteriormente. El punto clave aquí es que, aparte de las circunstancias objetivas adversas, el exilio es, principalmente, una disposición subjetiva, personal del exilado. Por lo tanto, determinar el grado de dramatismo o tragedia de un exilado es sumamente difícil porque pertenece al ámbito propio de cada intimidad. Se puede, entonces, hablar de un exilio 'externo' y de un exilio 'interno'. Se trata de alemanes que han huido, la mayoría de las veces de la Alemania nazi, y viven en un país extranjero, es decir, en un ambiente adverso, o francamente enemigo, de Alemania. Hay que tener en cuenta la gran influencia de la propaganda internacional que en situaciones como esta, crea toda una serie de imágenes verdaderas y falsas de los pueblos y su gente.

76

Herbert

gegenüber

Tutas: Nationalsozialismus

der

deutschen

1975. pp. 147 y

politischen

159. El mismo

autor

und

Exil.

Emigration.

Die Cari

Politik Hanser

comenta que hubo leyes

des

3.

Verlag, de

Reiches München.

despatriación

también en otros países como la Unión Soviética, la Italia fascista, Austria. P.165.-

77 En el Archivo

RR.EE.de

Bogotá,

folder

'Deutsche

Gesandschaft

Bogotá', se

encuentra un documento secreto por el cual se niega la renovación del pasaporte a un señor G. y se le comunica la pérdida de su nacionalidad alemana: "Deutsche Gesandschaft - Bogotá, den 22. Januar 1941 An das Deutsche Konsulat Medellín."...

51

Lamentablemente, las generalizaciones y los estereotipos son la constante en la gente ignorante y hasta en algunos "intelectuales". Según los estereotipos, muy difundidos en la época que estamos analizando y también posteriormente, todo alemán, dentro o fuera del Tercer Reich, tenía que ser un nazi! Muchos 'nacionales' no podían comprender que alguien podía ser auténticamente alemán y amar a su patria, pero no ser nazi, más aún, odiar profundamente al nazismo. Así con mucha frecuencia el emigrado se encontraba en la situación incómoda, y hasta conflictiva, de tener que explicar constantemente que él sí es alemán -lo cual no puede negar- pero que, al mismo tiempo, de ninguna manera, es partidario de Hitler y su pandilla de criminales. Pero esto es apenas el aspecto externo de la problemática. En el ámbito interno de su propia identidad y arraigo cultural y social, se ha quedado sin piso (...ohne inneren Halt!). Es el caso no único, pero sí extremo, del judío: habiéndose considerado toda su vida plenamente identificado y enraizado en la "alemanidad", de pronto, por disposiciones arbitrarias, injustas e irracionales, es rechazado y expelido violentamente por la total intolerancia de las autoridades de su propio país y le es negada su raigambre e identidad alemana. Ante esto no puede hacer nada; está impotente, indefenso, completamente solo. Los que consideraba como sus congéneres también lo rechazan, desprecian y abandonan. De otra parte, para colmo de males, a veces en el absurdo total: la gente del país "anfitrión" lo rechaza, nadie lo quiere recibir porque, equivocadamente, se le cree nazi! "Un hombre cae en un río. Está que se ahoga. Desde las dos riberas se tiran personas a salvarlo, sin tener en cuenta su propio peligro. Un hombre es agarrado por detrás y lanzado al río. Está que se ahoga. Las personas en las orillas contemplan con creciente inquietud los desesperados esfuerzos que el hombre hace por no ahogarse y piensan: con tal de que no salga por el lado nuestro..." (Tomado de:Alfred Polgar, Prager Tagblatt, 18. September 1938!) "Una corriente de refugiados sale (...) del país atormentado: adonde ii con ellos? Quién los acoge? (...) Algunos trenes repletos de gente, que ya se sentía segura, tuvieron que regresarse de nuevo en la frontera: el país vecino no quería recibir a los desgraciados. Ellos traen la desgracia, y se comen nuestra comida Fuera de aquí! Gritaban y espantaban a los emigrantes como a los malos espíritus. Búsquense otro asilo! No donde nosotros! Ustedes apestan el aire que 78 En:Kurt Grossmann:"Emigration ..."Página después del título.

52

respiran! - Cuántas lágrimas se derramaron allí, en la estación de la frontera! (...) Algunos se lanzaron ante el tren: preferible dejarse destrozar por las ruedas que regresar a la patria, el infierno ..." Es la situación que viven muchos judíos que han logrado evadirse de las garras de la muerte en los campos de exterminio nazi y que durante años, ya en el exilio, tienen que luchar amargamente con sus propios conflictos y traumas internos. La famosa escritora y filósofa Hanna Arendt, también presenta un testimonio desgarrador: 'We lost our occupation, which means the confidence that we are ofsome use in this world. We lost our language, which means the naturalness of reactions, the simplicity of gestures, the unaffected expression offeelings. We left our relatives in the Polish ghettos a n d our best friends have heen killed in concentration camps, and that means the rupture of our prívate Uves. Tengo una frase de un emigrado alemán a su amigo a James Friedmann, también emigrado, en Buenos Aires, en 1938: '"Yo sé mejor que tú qué es lo que te pasa,' constató él.' Tienes nostalgia, pero no la nostalgia corriente de un emigrado, sino la de un hombre sin patria; a mí me pasó igual. Con el tiempo uno se vuelve más tranquilo, más sereno, pero la infamia en el propio país no permite que uno alcance la tranquilidad..." Georg Schwinghammer presenta una visión muy dramática de la fuga de los emigrantes: 79 Klaus Mann: "Der Vulkan" p. 506, 507.

80 Véase: Dagmar BARNOUW: Der Jude ais Paria, Hannah Arendt Uber die Umündigkeit des Exils, in: Exilsforschung, Jahrbuch Nr.4, 1986, S.43-61. 81 En original: "Ich weess besser, wat mit dir los ist", stellte er fest. "Du hast Heimweh,

aber

eines Menschen

nicht das übliche

ohne Vaterland; mir

Heimweh

ging

es

eines Auswanderers, sondern das

genau

so. Mit

der

Zeit wird man

ruhiger, gelassener, doch die Schmach im eigenen Lande lásst einen nicht zur Ruhe koramen.' Denk

ich

an

Deutschland

in

der

Nacht, dann

bin

ich

um

den

Schlaf

gebracht'..." - Expresiones tomadas del Manuscrito (original) en: Nachlass James Friedmann,

EB68b/l;

Deutsche

Vaterland

der

Bibliothek,

Exilarchiv

[Octb.20,

Heimatlosen.

Erinnerungen

und

1993]

"Muttersprache.

Das

eines deutschen

Verlegers in der Emigration mit anschliefiender Anthologie

vergriffenen Büchern, Zeitschriften und Zeitungen. Argentinien

Dokuraentation

1938 bis

aus

1946".

Cosmopolita, Avda. Corrientes 424, Buenos Aires, ...etc

53

"Con frecuencia, habiendo huido atropelladamente y llevando únicamente las mínimas pertenencias para poder salvar su vida, el primer esfuerzo del exilado era buscar cómo asegurar su supervivencia y encontrar un techo que lo cobijara..." También el mundialmente conocido Willy Brandt, en un escrito suyo hace una observación significativa: "Es algo que pertenece a la naturaleza de la huida, el que esta por lo regular sucedía clandestinamente, con frecuencia en una noche oscura... Quien así desaparece, seguramente tiene algo qué ocultar, cuchicheaban los ciudadanos honorables y no les molestaba el que se llevaran a sus vecinos judíos... Después de muchos contratiempos llegan a un país, muchas veces extraño, a comenzar de nuevo, a adaptarse a otro tipo de vida. En lo más profundo de su ser los desterrados, seguramente, han tenido que renunciar o negar muchas cosas propias... Pero de esto no se habla... "Antes agradezca que está vivo y que lo hemos acogido..." "Las dificultades a las que los emigrantes tenían que enfrentarse ..., eran fuera de lo común. ...Resumiendo: en el fondo nadie los quería recibir. Eran amenazados, rechazados, a veces encerrados y desplazados de un país a .. 84

otro... "Los emigrantes en Bolivia en verdad habían escapado a los peligros mortales del Tercer Reich, pero habían arribado a un país bien inhóspito... Muchos emigrados médicos, abogados, profesores universitarios y artistas tenían que ejecutar trabajos muy elementales con el objeto de poder mantenerse a sí mismos y a sus familias..." A modo de visión general sobre esta problemática, quiero destacar la apreciación de Schumann: "El movimiento de los exilados alemanes durante el Tercer Reich, sin duda es el capítulo más tenebroso y trágico de la historia cultural y espiritual de Alemania. Para los afectados fue una secuencia interminable de humillaciones y derrotas, de

82 En R. Albrecht, Widerstand und Exil, p.240.

83 Ibidem, o.c

p.272.

84 Thomas B. Schumann en Albrecht, en Widerstand und Exil, p.214.

85 Benz, Das Exil der kleinen Leute...,p.50.

54

huidas, persecuciones, ilegalidad, encarcelamiento y tortura. (Tragedias de las que)... difícilmente la posteridad... puede formarse una imagen adecuada... Von zur Mühlen observa que "...no se debe minusvalorar nada... ni tener en poco las pérdidas materiales y los traumas síquicos siempre graves, unidos a la expulsión de la patria... Hasta 1937 [?] vagaban errabundos figuras desarraigadas por los puertos de los trópicos, ganándose aquí y allá algunos pesos como jornaleros o trabajadores ocasionales para comprarse unos bananos o unas tortillas, para poder prolongar por poco tiempo su mísera existencia...!" Wolfgang Benz , al hablar de los exilados corrientes, dice: Casi todas "(...)estas personas habían tenido experiencias negativas con los vecinos y amigos, compañeros de trabajo y de negocios... Muchos de los emigrantes alemanes judíos habían sobre-vivido a los campos de concentración Pero la pregunta esencial todavía tiene que ser planteada: la pregunta acerca de la existencia real en la nueva patria... qué crisis de identidad y qué conflictos se desatan en la segunda y tercera generación de los emigrantes en Israel, Nueva Zelandia, Filipinas? " "El trauma del destierro no se puede curar ..." "Todo exilado es o un desterrado o un desterrando en sí mismo (Verbannter-Verbannender).Un desplazado tiene la elección de seguir siendo un desplazado o no. Si no desea retornar, su ser-desplazado depende de la

86 Schumann en o . c . , 87 Mühlen, o . c ,

p.215.

p. 41.

88 Das Exil der kleinen Leute, p.7.

89 Benz, o.c p.ll.

90 B e n z , o . c :

Rudolf Aub, p . 9 5 .

55

lástima que él mismo se tiene; convertirse en desplazado es una necesidad física; seguir siendo un desplazado es un estado anímico." Presento algunos testimonios concretos más ampliados. Está Klaus Mann, hijo del famoso escritor Thomas Mann, que emigró voluntariamente, y a tiempo, a Viena, Praga, Paris y, finalmente, a EE. UU. en cuyo ejército se alistó voluntariamente para combatir en Europa al final de la Guerra. Autor de Mephisto, Der Vulkan y otras obras famosas, en su escrito autobiográfico Der Wendepunkt dedica varias páginas a describir y a reflexionar seriamente sobre esta situación de conflicto tan poco conocida. Relata que, en cierta ocasión, un joven suizo con quien tenía serias discrepancias por su apreciación sobre Hitler, le replica: "Pero es que uno no abandona su patria, su carrera, amigos, hogar y todo, solamente porque no le agrada la nariz de un tal Hitler! ...Eso sí me parece una tontería!" Y comenta Mann: "El no entendía de qué se trataba. No tenía ni idea..." "Nosotros [los autoexilados] no podíamos regresar [a Alemania]. El asco nos habría matado... Hider despedía hedor, el era hedor... donde él regía, el Estado se convertía en cloaca..." Y más adelante añade: "Uno se ha equivocado muchas veces en la vida, hay cosas de las que uno se arrepiente. Pero esta cosa [el no regresar], esa sí la hizo bien, más por instinto que por 'convicción'..." Y acerca de la situación del emigrante, que él llama la Emigration., hace la siguiente reflexión: "La emigración no era buena. [Die Emigration war nicht gut]. El Tercer Reich era peor... En este mundo de Estados Nacionales y de nacionalismo, a un hombre sin nación, sin ciudadanía [ein Staatenloser] le va mal. Tiene inconvenientes [Unannehmlichkeiten] das autoridades del país lo tratan con desconfianza; lo fastidian [er wird schikaniert]. Las posibilidades de ganar dinero no se presentan fácilmente. Quién iba a encargarse de un exilado? Qué instancia defiende sus derechos? N o tiene ningún apoyo, ninguna organización, ningún poder, ningún grupo. Quien no pertenece a ninguna comunidad está solo. [Wer zu keiner Gesellschaft gehórt, ist allein]..."!

91 Benz, Klaus Loewald, p.293.

92 Resaltado nuestro. 93 Der Wendepunkt, p. 288 ss.

56

Luego está Stefan Zweig, judío austríaco, uno de los grandes escritores y novelistas del siglo XX, que tuvo que exilarse en Inglaterra y posteriormente en la Argentina y quien finalmente se suicidó, igual que Klaus Mann... En su libro autobiográfico, Die Welt von gestem, con gran mesura y discreción, hace la siguiente confesión: "Toda forma de emigración causa ya de por sí, de manera inevitable, una especie de pérdida de equilibrio [Gleichgewichtsstorung]. Uno pierde algo de su posición erecta -también esto hay que haberlo vivido para comprenderlo-, cuando uno ya no tiene la tierra bajo sus pies, uno se torna más inseguro, más desconfiado de sí mismo. Y no dudo en confesar que, desde aquél día en que tuve que vivir con documentos o pasaportes extraños, nunca más volví a percibirme como plenamente perteneciente a mí mismo. Algo de la identidad natural con mi yo originario y propio quedó destruido para siempre. Me he vuelto más replegado (...) Pensando en frío me doy cuenta de estas tonterías, pero cuándo vale la sana razón ante los propios sentimientos?! No me ha valido de nada el que hubiera educado mi corazón durante medio siglo, el latir internacionalmente como el de un citoyen du monde. No. El día que perdí mi pasaporte, descubrí, con 58 años de edad, que al perder su patria uno pierde más que un pedazo de tierra delimitada [umgrenzte Erde]...! Arma Seghers describe magistralmente la situación de zozobra y sobresalto de los refugiados que huyen de la invasión nazi en Francia y que esperan, en el puerto de Marsella, un barco para ir a América latina. Veamos algunos apartes: "... los rostros de las personas que esperaban en la antesala [del consulado] para poder acceder a la sala superior, estaban pálidos de miedo y de esperanza. Yo sabía que los hombres y las mujeres, que hoy habían sido admitidos conmigo, habían cuidado y cepillado sus mejores prendas, habían amonestado a sus hijos a guardar un buen comportamiento como si fueran a la Primera comunión. Habían hecho toda clase de preparativos en su exterior y en su interior, con el objeto de aparecer en la disposición correcta ante el rostro imperturbable del cónsul de los Estados Unidos, en cuyo país se querían asentar y al que por lo menos querían atravesar, si es que lo alcanzarían alguna vez. Y todos estos hombres y mujeres rápidamente y por última vez concertaban entre sí, con voz ronca por la angustia, si era mejor, ante la presencia del cónsul de los Estados Unidos, ocultarle el embarazo o confesárselo, puesto que este bebé,

94 Z w e i g , o . c ,

p.295

s.

57

según la voluntad del cónsul que determinaba el tránsito, podía nacer en alta mar o en una isla del océano o en el nuevo país..." -Se han expuesto con suficiente amplitud los aspectos problemáticos y negativos en la situación de los refugiados alemanes, principalmente, en la partida de su 'patria', durante el período contemplado. Estos aspectos, ciertamente, no se pueden negar; esa era la situación objetiva y seguramente era lo que predominaba.

95 A. Seghers: 'Transit', p.201. Esta es sólo una de las citas que se podrían presentar, pero prefiero omitirlas, para no recargar demasiado el texto.

58

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.