CONTENIDOS. 2

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012 1 CONTENIDOS 03 :: Editorial 04 :: Pedalibre informa 06 :: Planeta Madrid 2012 08 :: Sobre Cicloturismo 11 :: La

7 downloads 189 Views 2MB Size

Recommend Stories


FRANCÉS NIVEL BÁSICO 2 : OBJETIVOS Y CONTENIDOS
FRANCÉS NIVEL BÁSICO 2 : OBJETIVOS Y CONTENIDOS OBJETIVOS ¿Cuáles son los objetivos del curso 2 del Nivel Básico? Al final del curso 2 del Nivel Básic

OBJETIVOS Y CONTENIDOS MÍNIMOS NIVEL BÁSICO 2
OBJETIVOS Y CONTENIDOS MÍNIMOS NIVEL BÁSICO 2. OBJETIVOS GENERALES. La competencia comunicativa propia del segundo curso del Nivel Básico tiene como r

Story Transcript

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

1

CONTENIDOS 03 :: Editorial 04 :: Pedalibre informa 06 :: Planeta Madrid 2012 08 :: Sobre Cicloturismo 11 :: La París- Brest- París 12 :: Vía Verde de la Jara 14 :: Poemas 15 :: Las fotos de los lectores 19 :: Viajes 28 :: Excursiones y Actividades

Este boletín lo prepara un grupo permanente de trabajo en el que todos los socios y simpatizantes de Pedalibre estáis invitados a participar. Si quieres formar parte de esta redacción virtual, envía un correo a [email protected]. Para colaborar con textos, fotos, dibujos, escribe a [email protected] o manda una carta al local de la Asociación. COORDINACIÓN: Francisco Peral PORTADA Y CONTRAPORTADA: Carlos Gamo MAQUETACIÓN: Luis-on García

2

www.pedalibre.org

Nuestra asociación En octubre se celebrará una asamblea extraordinaria anual. Habrá unos cuantos temas por debatir; el más importante, sin lugar a dudas, la elección de una nueva Junta Directiva. Varios de los miembros de la actual Junta ya han comunicado su deseo de no seguir en sus cargos por lo que se necesitarán voluntarios para implicarse en el día a día de la Asociación. En esa asamblea, habrá más temas por debatir. Aunque no esté hecho el orden del día, sin lugar a duda se hablará del local, ahora que la posible continuidad en el local actual se ha aclarado. Nosotros tendríamos que ser los que deberíamos aclararnos con lo que necesitamos y lo que queremos.

EDITORIAL

Por Francisco Peral

Otros de los temas que se podrá debatir será el Ciclopedia. Con Pedro Bazo queremos, a modo de prueba, sacar el siguiente número en un formato y calidad diferente y poder debatir ese cambio en la próxima asamblea, teniendo así en cuenta la opinión de los socios. En estos meses de verano, cuando solemos hacer las excursiones largas con sus debates al pedalear o por la noche, al lado de una tienda o en el único bar del pueblo, uno de los temas podría ser, por qué no, la participación de los socios en la Asociación. Esa participación puede ser de numerosas maneras, la Junta Directiva es una; el Ciclopedia es otra. Si os fijáis en los últimos números, los articulistas suelen ser las mismas personas; lo mismo pasa con la organización de excursión, amén de las actividades en el local, totalmente inexistentes en el último trimestre (¿no queríamos un nuevo local para hacer más actividades?). En fin, que cuanta más gente participe y se implique en las diferentes facetas de la Asociación mejor. Así pues, si queréis una asociación más activa haced propuestas para la asamblea extraordinaria, ofreceros voluntarios para la Junta Directiva, aportad colaboraciones para el Ciclopedia.

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

3

PEDALIBRE INFORMA Asamblea Extraordinaria y elección de la Junta Directiva Como cada año, se realizará una asamblea extraordinaria (salvo que se comunique algún cambio, en la sala en la Dehesa de la Villa el domingo 21 de octubre) y este año, como cada 4 años, toca renovación de la Junta Directiva de Pedalibre. El orden del día de la asamblea se publicará a través de la lista de correo y foro más adelante. Varios de los miembros (Pilar e Isabel), después de unos cuantos años al pie del cañón, no desean presentarse de nuevo y varios miembros han comunicado que también dejarían su puesto si hay voluntarios para sustituirlos. Así pues, este año tenéis más razones que nunca para venir a la asamblea extraordinaria. Si alguno miembro de la Asociación está interesado en formar parte de la nueva Junta Directiva, que se ponga en contacto con alguno de los miembros de la Junta o mande un correo a la dirección [email protected] De la misma manera si tenéis temas que queréis que se debatan en la asamblea extraordinaria hacedlos llegar a algún miembro de la Junta Directiva con la máxima antelación posible (no lo mandéis el viernes 19/10). Os recordamos que para que el debate tenga sentido y se pueda llegar a algo productivo, las propuestas que se lleven a la asamblea extraordinaria deben de ser ya “trabajadas” y no sólo una idea tipo “estaría bien si se hiciese… pero yo no, que no tengo tiempo”. Animaos a acudir a la Asamblea Extraordinaria y a participar en el buen funcionamiento de la Asociación a través de su órgano directivo. La Junta Directiva

Centro de Información y Educación Ambiental Dehesa de la Villa

4

www.pedalibre.org

Actividad, dentro de la semana de la movilidad, organizada por los centros educativos de la zona norte Como todos los años, hemos comenzado los preparativos de la marcha en bici que, aprovechando la Semana Europea de Movilidad, celebramos la mañana de un sábado del mes de Septiembre. En esta ocasión será el sábado 22, y, como sabéis, no se trata de un paseo en bici, ni de una competición. Es una marcha-manifestación, y como tal la comunicamos, porque lo que hacemos es reivindicar el uso de la bicicleta como medio de transporte, la necesidad e que el Ayuntamiento ponga los medios necesarios para que la bicicleta disponga de recursos públicos (aparcamientos, puntos de préstamos de vehículos, etc…) y de reconocimiento ciudadano, de manera que no sea una aventura ir en bicicleta entre los coches.

Más información en: http://www.avlaflor.org/?p=352

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

5

PLANETA MADRID 2012 Por Luis-on García

PanetaMadrid, el festival sostenible, celebró su cuarta edición el 12 de mayo en la explanada de la Puerta del Ángel (recinto ferial de la Casa de Campo)

6

www.pedalibre.org

PlanetaMadrid es, ante todo, música y sostenibilidad. O música sostenible. O sostenibilidad musical. En cualquier caso, música de raíces que nos invita a bailar y disfrutar, pero también a recapacitar sobre nuestro entorno y cómo nos relacionamos con él. Este año nos trajo un cartel con auténticos pesos pesados del panorama internacional, con Goran Bregovic a la cabeza, el artista balcánico recolector de influencias de todo tipo y pelaje (rock, música tradicional balcánica, pop) y habitual de bandas sonoras (para Emir Kusturica, por ejemplo). Al compositor bosnio le acompañaron Hola a Todo el Mundo, el grupo de folk-pop madrileño, el grupo de fusión contemporánea Patax y Modulok, un trío nacional que mezcla sin pudor electrónica, funk y música de baile en un espectáculo “impredecible” PlanetaMadrid es también un lugar y una ocasión para celebrar el desarrollo sostenible, es algo que ejemplifica de la mejor manera posible el otro escenario musical del festival, el Escenario Eco. Alimentado energéticamente a pedales (literalmente: junto a unas placas solares, unas bicicletas estáticas que cualquiera podía utilizar generaron la electricidad necesaria para las actuaciones). PlanetaMadrid albergó varias áreas (o “planetas satélite”) de talleres y actividades dedicados a la educación y concienciación ecológica, el ahorro energético y el conocimiento del Medio Ambiente. Así, hubo un taller de fabricación de sombreros con materiales reciclados, itinerarios en bici por la Casa de Campo para fomentar la movilidad sostenible (guiados por un educador ambiental), talleres biodiversidad, una exposición sobre separación de residuos o un taller para crear un huerto urbano ecológico. Y allí estuvo Pedalibre, trasladando todo el material del puesto informativo en bicicleta desde la sede de la calle Campomanes. Coherencia en el mensaje y en los hechos

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

7

CICLOTURISMO

5 cosas que aprendes cuando empiezas a hacer cicloturismo con Pedalibre

Por Molinillo Veloz

Cuando alguien empieza a hacer cicloturismo con Perdalibre aprende muchas cosas que nunca se le hubieran pasado por la cabeza antes (o al menos ese es mi caso). He aquí algunas de las cosas que he aprendido desde que comencé a hacer excursiones en la asociación.

1 – Se le puede pedir alojamiento portivo a medio construir. Yo no daba crédito... Más adelante, he ido hasta a al alcalde de un pueblo Como buena madrileña (o más bien majariega) para mí el alcalde era un ser que escribía en la primera página de la revista vecinal y que te subía el IBI periódicamente, además de inaugurar institutos y cosas así... Esto consumía el 90% de su tiempo. En resumen, era una autoridad competente a la que no se podía acceder con facilidad y a la que no se podía molestar con menudencias si no se hablaba antes con su secretaria. Cuál no sería mi sorpresa la primera vez que durante la pertinente parada en el bar de un pueblo alguien dijo: “Vamos a buscar al alcalde a ver si nos da alojamiento”. Me quedé con la jarra a medio camino de la boca: ¿Esta gente quiere que nos metan en el calabozo? ¿Querrán preguntarle por algún hotel al alcalde?”... Pues no, resulta que dieron con el alcalde y que nos autorizó a dormir en un polide-

8

www.pedalibre.org

buscar a la alcaldesa a su propia casa, me han dado las llaves del ayuntamiento y he dormido incluso en salas de teatro. Pero, la primera vez, alucinas.

2- La comida y la cervecita saben mucho mejor después de subir un puerto (o tres) Quienes me conocen saben que soy una gran amante de la cerveza, sentada a la sombra un día de verano con una cerveza helada siempre tendré una sonrisa de oreja a oreja. Pero he de reconocer que la cerveza que más he disfrutado en mi vida y la pizza que me ha sabido mejor, mucho mejor que cualquier pizza de restaurante italiano en Italia de lujo y fantasía, fue la que me tomé en un pueblo de León tras subirme tres puertecitos (todo con el fin de salvaguardar mi rodilla ¿?, pero eso es otra historia).

Es cierto que a veces no tienes más que un tomate rancio y una lata de atún y la gente se para en la cuneta a echarte fotos; pero las veces que comes y bebes algo que te gusta de serie, la sensación de placer experimentada es directamente proporcional al número de kilómetros y cuestas que has subido. De hecho, estoy por subirme el Veleta y tomarme una Franziskaner arriba a ver si alcanzo el cielo del gourmet... Es más barato que intentar ir al Bulli (que lo han cerrado).

vivac, durmiendo en tienda y los ríos están resecos... Es el momento de hacerte una toilette de emergencia en cualquier bar que pilles. Hay que estar preparada para todo tipo de contingencias y, sobre todo, saber que si vais cuatro chicas, van a tardar más en salir del baño de lo que tardan las chicas habitualmente. Ríete tú del último superviviente ese, para apañadas nosotras.

4- Siempre hay una cuesta que te vence

3- El lavado del gato en el lavabo Mirada de determinación, 40 grados a del bar la sombra, cuesta de pista forestal... Y Llega un momento en el que te das cuenta de que lo de la ducha diaria es un lujo afroasiático... Llevas tres días haciendo

tú concentrada: “No voy a bajarme de la bici, no voy a bajarme de la bici”... Es inútil, en algún lugar del mundo, algún

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

9

día, te vas a encontrar la cuesta que te venza. Tal vez sea mucho más corta y menos empinada de cualquiera que hayas subido, pero siempre llega el día que echas el pie a tierra. Así que, más vale llevarlo con alegría y no sufrir un colapso físico y mental, que tampoco merece la pena sufrir tanto para que te sepa un poco mejor la cervecita...

5 – No hay que hacer caso a los que hacen descenso Camino de tierra, molinos de viento al fondo y te cruzas con dos aguerridos muchachos que tiene una bici con más amortiguadores que un 4 x 4. “No sigáis, con esas bicis es imposible ir por el camino”. Si ves a alguien con una bici muy cara carísima que te dice que con tu bici no

10

www.pedalibre.org

vas a poder seguir el camino, en principio, no hay que creérselo. Necesitan pensar que hace falta una bicicleta megacósmica de tropecientos mil euros de valor para poder hacer lo que han hecho ellos y las bicis de cicloturismo, que suelen estar llenas de polvo y algo cochambrosas, no van a estar a la altura de semejante desafío. La vez que nos pasó eso, yo me lo creí y me preparé para un descenso por piedras afiladas con caída al vacío a ambos lados. Resulto ser un camino normal con algún paso difícil, pero oiga, yo me puedo bajar de la bici. Nuestras bicis hasta saltan vallas con la inestimable ayuda de los aguerridos Pedalibreros. Así que, mejor, comprueba con tus propios ojos si el camino es difícil de verdad o no. Yo personalmente doy más crédito a la opinión de los paisanos.

PARÍS-BREST-PARÍS

Pasión, reflexión, entusiasmo y energía: PBP 2011 Extracto del blog de Juan Merallo sobre la París-Brest-París. El artículo completo (muy interesante pero demasiado largo para publicarlo aquí) se puede consultar en: amigosdelciclismo. com:http://www.amigosdelciclismo.com/articulos/pbp2011/ El pasado mes de agosto de 2011 finalicé en Francia mi segunda participación en la París-Brest-París (PBP), una conocida ciclomaratón de 1.230 kilómetros a realizar en menos de 90 horas. Para quien esté acostumbrado a leerme noticias sobre ciclismo urbano le podría sorprender verme metido en estas cosas, pero es que además del ciclismo urbano me gusta el cicloturismo de viajes y el ciclismo deportivo (yo lo llamo ciclodeportismo). Este último, en su faceta de larga distancia, como la susodicha París-Brest-París, me faculta, en más de una ocasión, para realizar desplazamientos largos cotidianos, impensables si no se hacen en coche o transporte público, lo que le da a la bicicleta una nueva dimensión como herramienta (lenta pero constante) de trayectos largos. La PBP es una prueba un tanto peculiar. Participan cerca de 6000 ciclistas de todo el mundo que van saliendo escalonadamente durante varias horas. Todos circulamos entre el tráfico, como un vehículo más, respetando las normas. No hay carreteras cortadas, ni avi-

tuallamiento. Tú te tienes que buscar la vida para alimentarte y, además, exceptuando en los controles, no te puede apoyar nadie. Es la prueba pionera de larga distancia, se viene celebrando desde el año 1891, siendo más antigua incluso que el Tour de Francia. La crónica de la prueba me la han publicado en amigosdelciclismo.com. Pero desde ya aviso que es larga. No podía ser menos, al tratarse de una ruta tan extensa. Si te gusta la bicicleta en general, es posible que te resulte de interés leerla. Si no, te recomiendo que lo leas como un simple relato de aventuras, donde, a medida que se avanza en la trama, comienzan a pasar cosas, como en todo relato. Me ha costado ponerme a escribir esta crónica (la ruta se celebró hace más de seis meses) porque no es fácil hablar de lo que se padece y disfruta. Las dos cosas por separado si son fáciles de contar, pero ambas juntas se contradicen continuamente entrando en conflicto, no dejando fluir a la escritura para contar lo que ocurre. Pero aquí está. Más vale tarde que nunca. Juan Merallo Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

11

VÍA VERDE DE LA JARA

Última escapada Tan sólo un pequeño paseo, una siesta agradable, el viento en la cara. Tan sólo un cielo estrellado, el olor de la jaras, los rebecos huidizos. Tan sólo las sonrisas compartidas, los tomates sabrosos y las dulces naranjas. Tan sólo respirar aire puro. Jose Alberto B. Una esencia compartida, olores de naturaleza, luces contempladas, risas y siesta, amistad en tiempo transcurrido. Manuel Jurado

12

www.pedalibre.org

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

13

POEMAS Extractos del libro “Poetas en bicicleta”

RONDAS De todos mis recuerdos encima de una bici, prefiero el de una cuesta ligeramente inclinada que invitaba a entornar los ojos y dejarse llevar por el temblor del suelo adoquinado, contagiado al cuerpo entero con ruido de cascabeles propio del hombre de circo que entra en las plazas presagiando sonrisas y atracciones imposibles: como el filtro de cerveza tibia que hará voltear el mundo

EL GRAN DÍA

o el pan con fiambre seco,

Inesperadamente sucedió el día.

mágico como un fierabrás

En la ciudad moribunda olvidaron sus corbatas los más competentes hombres

José María García Martín

de los sombreros de esparto. Rodaron las ruedas de todas las bicis sobre los últimos restos del líquido de frenos y supimos beberlos sin morir por ello; ebrios de pedaleo, felices, despertamos extrañados –quizás fue la resaca- y la estampa de nuestras bicis se volvió amarga. Habían sido todas matriculadas Willi Gómez

14

www.pedalibre.org

Las fotos de los lectores

Cañón del Pato. Perú 2008

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

15

Las fotos de los lectores

16

www.pedalibre.org

Llanganuco Viaje a Perú 2008

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

17

Las fotos de los lectores

Sor Madrid Río

Sección a color.

Lago en Yellowstone

Antonio Gonzáleza Mándanos fotos de tus viajes cicloturistas, las mejores serán publicadas todo color en las páginas centrales. [email protected]

18

www.pedalibre.org

VIAJES

Atrapados en las Usambara Montains Por Joseba

Dicen que cuando alguien recuerda algo tiende a inventar y a veces surgen dudas sobre que es realidad y que es ficción. Recuerdo que estábamos en Lushoto donde habíamos llegado la noche anterior y andábamos por sus calles llenas de polvo pues no llega el asfalto. Era mi cumpleaños y mis amigos me regalaron una manta Masai y un gorrito islámico, curiosa mezcla. Después de liquidar el cómodo alojamiento a las monjas que nos acogieron, salíamos a la aventura internándonos el las montañas Usambara. Mientras pedaleaba iba recibiendo llamadas de amigos como Edorta de Vitoria, siempre me llama por mi cumple, “Joseba, por dónde andas” por Tanzania perdido… Teníamos un mapa que nos indicaba por donde llegar a nuestro destino, el pueblo de Bombo, y después de subir un puerto el camino se dividía por un lado hacia la derecha, según nuestra orientación en línea recta rumbo a nuestro destino, y por otro lado hacia la izquierda por donde decía el mapa que había que ir… preguntamos en inglés “¿este camino nos lleva a Bombo?” si, no, tal vez, volvemos a preguntar esta vez a un conductor de autobús “It is posible, perhaps?” “sí claro este va” dijo tajantemente un motorista que pasaba por allí, justo el camino que no aparece en el mapa. Después de comprar unos chicles de Obama decidimos coger ese camino, muy a pesar de Julieta. Ya se sabe que cuando un grupo toma una decisión hay que acarrear con todas las consecuencias.

Pedaleamos cruzando aldeas, cruzando bosques, y, como siempre nos ocurría se nos hacía de noche. Pese a que nos recomendaron no pedalear en la oscuridad, nosotros continuábamos con nuestras luces. Tenéis que saber que en Tanzania de noche no se ve nada, ni siquiera a sus habitantes, les puedes intuir y oír, pero no ver, esto a veces puede asustar. Continuamos hasta Tulisni donde nos recibe un nativo de la zona que nos quiere bajar hasta el pueblo de Soni pues allí hay alojamiento pero es donde no queremos ir, supondría volver al mismo sitio de donde veníamos, insistimos, queremos continuar por este camino, somos ciclistas empeñados en avanzar siempre hacia adelante, nunca hacia atrás, lo llevamos en la sangre, en nuestra forma de ser, buscamos al aventura con mayúsculas y esta vez toca atravesar estas montañas. Llegamos otra vez hasta Bumbali, su pueblo, “ok ok podéis dormir en mi casa” nos dice en un inglés nativo de allí. Nos deja su casa donde cocinan para nosotros, una cocina apartada de fuego de leña y puchero, no me acuerdo exactamente el que cenamos, pero estaba bueno. Charlando con él nos damos cuenta que la fonética suahili y la del castellano son la misma, así que se puso a leer nuestra guía y todos le entendíamos perfectamente. “Hay que presentarse al jefe del pueblo” dijo. Yo y mi resfriado nos ofrecemos a Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

19

ir en representación de todos, un mero trámite burocrático. Voy caminando con él y con su amigo, el cual no habla nada y no se le despega. Me llevan hasta una casa al lado de la carretera. Por dentro es austera y casi sin muebles. Se presenta una chica joven que esta con otros dos jóvenes cenando sentados en el suelo. Comen con las manos talli acompañado de una salsa. Me saluda, la saludo, “todo muy bien, muy bonito” me pide mis datos, nombre, apellidos, móvil, dirección y… el correo electrónico ¿puede que un día aparezcan por mi casa estas autoridades tan jóvenes?. El trámite burocrático finaliza y volvemos a casa a descansar por fin de nuestro largo día, no sin antes dar mi móvil también a su amigo, cara negra, labios rojos y rasgos occidentales que me inquietan, curiosa la cantidad de etnias que habitan y conviven en Tanzania. A la mañana siguiente nos levantamos y aparecen en la casa la familia y amigos de nuestro anfitrión, una tribu de niños, jóvenes y abuelos, donde nos sacamos la foto de cortesía. Vamos a desayunar, chapatis, chail, y poco más. Intentamos comenzar la ruta pero nuestro anfitrión no nos deja, esta sobre la bici de Julieta y no se baja. De repente ¿aparece su padre? ¿O su abuelo? Nos lo presenta, dice que necesita dinero para sus estudios… pero si le pagué esta mañana una pasta (para ellos) por la noche pasada en su casa. Por fin nos dejan ir. Seguimos y seguimos por montañas, valles cultivados, preguntando si vamos bien, y sí, no, sí, bueno, vais… En un pueblo lleno de gente y de autobuses, motos, coches se nos acerca un hombre rastafari, les gusta mucho Bob Marley y sobre todo algunos de ellos van siempre colocados. Va con una radio a tope con música reggae corriendo de-

20

www.pedalibre.org

trás de nosotros, quiere ser nuestro guía en la selva. Le decimos que no hace falta, tenemos mapa y además vamos en bici. Ya en la selva con su espesa vegetación, árboles enormes y su particular sonido ambiente, nos cruzamos con unos turistas, a los cuales no les preguntamos nada pues vamos en la dirección correcta. Este lugar parece algo turístico ya que llegamos a un sitio idílico surrealista para mí, y es que, en medio de este bosque aparece un palacete con sus jardines bien cuidados, donde no nos dan de comer (sólo tenían patatas fritas y eso lleva tiempo el prepararlo) pero sí me dejan utilizar su lujoso baño de mármol. Llegamos a Maguashi, un pueblo donde hay mercado, tarde para comer pero nos dan de comer. Estamos rodeados de gente, sobretodo los niños sonrientes extrañados que nos miran y se interesan por nuestras cámaras de fotos… “¿Qué hacen estos tipos aquí con sus bicis?” Terminamos nuestros platos de pollo con arroz en un bar-comedor, “¿Qué hacemos?” ¿Nos quedamos o continuamos? Ya empiezan a decirnos que la carretera se acaba, que no continua hasta donde queremos llegar, pero decidimos continuar, es nuestra decisión, nuestro destino, nuestro objetivo, seguir un camino de tierra roja, pedaleando o como sea. Cruzamos varios pueblos-aldeas hasta que la noche se nos va echando. Llegamos al final del camino justo en una aldea de cuatro casas, Masalaka. Aparece un hombre mayor que habla inglés. Me presento como Mr. Josef, voy a hacer de líder por un momento. Habla muy bien inglés, se trata del maestro del pueblo pues ahí esta la escuela de la zona, donde acuden los niños de los pueblos de alrededor, hasta con campo de futbol y todo. Afirma

que el camino se acaba, a partir ahí no se puede continuar en bici. Le pregunto si podemos acampar y en un principio nos dice que no, que volvamos por donde hemos venido, pero insistimos, no vamos a dar la vuelta. Dice que tiene que pedir permiso al alcalde de Tuliani, el pueblo principal de la pedanía. Varias llamadas, y por fin a través de SMS nos dan la autorización. “Mr Josef, pueden acampar. Les presento a la persona que va a cuidar esta noche de Uds. para defenderlos de cualquier ataque que puedan sufrir por parte de las fieras que habitan la zona” Aparece un hombre con un arco y flechas arcaico como de juguete, de madera ru-

dimentaria, como si lo hubiera hecho un niño. Regateamos para pagar los SMS, y a nuestro protector “Ok, ok…” Ya por entonces tenía yo la infección en la nariz bastante desarrollada a causa de una herida interna mal curada, y para mi todo estaba bien. “Pedro, ¿que tal tengo la herida?” pregunté “A ver… parece que va mejor…” Que bueno es Pedro. El maestro nos trajo unos cubos de agua para lavarnos, un detalle que siempre tenían con nosotros y que venía muy bien después de las etapas que nos metíamos. “Mr. Josef, ¿Cómo quieren Uds. el desayuno mañana?” En fin, sí, chapati, hueCiclopedia. Julio- Septiembre 2012

21

vos, chail esta bien “Mr. Josef, mañana necesitarán un guía para llegar a Bombo” Uff, estamos de guías… lo consulto con mis compañeros y le diremos algo mañana, good night Mr. I don´t remember”. Amanece y, después de desayunar, vemos que efectivamente necesitamos un guía para salir de allí, definitivamente esta vez sí y casualmente será el mismo tipo que nos defendió de las fieras durante la noche el que nos sacará de allí. ¿Estamos atrapados en las Usambara montains? Desde hace un rato, es decir, desde el principio, ya no pedaleamos, empujamos nuestras cargadas bicis. Una alforja delantera de la bici de Walter rueda colina abajo. Otra, la de mi bici, va rozándose por las ramas de los arbustos. Los pedales nos molestan, nos rozan la pierna, algunos los quitan. Bajo un sol abrasador acompañado de un fuerte calor y sudando a chorros, seguimos el duro y agotador camino collado arriba,

22

www.pedalibre.org

collado abajo, y otro más. Cruzamos casas perdidas en la montaña habitadas por familias de agricultores. Lo que nos dijeron que iban a ser 2 horas se convirtieron en 5 horas, y es que el tiempo aquí les es complicado de calcular. Llegamos a Makaña, un pueblo donde también era día de mercado, aquí se estila mucho yo creo que se turnan los días. Hay mucha gente de otros pueblos que acuden al mercado en romería, hileras de señoras con sus baldes en la cabeza, unos llenos de agua, otros de legumbres y otros de lo que sea pues tienen la habilidad de llevar lo que quieran sobre la cabeza sin que se caiga. Después de bebernos unas merecidas Cocacolas nuestro guía se despide, le pagamos y parece que nos sigue pero luego desaparece, se va quedando atrás. Comimos en la aldea siguiente pues nos habían dicho que había un restaurante pero no. En una casa nos dan una especie de desayuno, la gente nos ofrece lo que tiene. Por fin al atardecer llegamos a Bombo, un pueblo situado en nuestro mapa oficial pero que parecía que sólo viviera una familia. Había una Iglesia de madera con un Masai en la puerta. Hablamos con una monja negra vestida con una inmaculada túnica blanca de monja y le preguntamos si vamos bien hacia Tanga. Sí, vamos bien, estamos ya sobre el mapa.

VIAJES

Slow down, wind ahead Extracto del relato “Australopithecus bicicletensis”, vacaciones cicloturistas en Tanzania.

Las South Pare al fondo. Un cartel: “Slow down. Strong wind ahead 100 km” (Despacio. Fuerte viento en contra durante 100 km). Lo que es un consejo para un vehículo motorizado, para nosotros es una dolorosa profecía. La carretera, recta, se pierde hacia el infinito. Tras leer el cartel, agacho la cabeza de nuevo para cobijarme tras el cuerpo múltiple que formamos el pelotón, porque vamos “a rueda”, escuadrón que ataca al viento y es atacado por él sin

piedad. Apenas 30 cm me separan de la bicicleta de Joseba que va delante de mí que va detrás de Mayte que va detrás de Josean. Cuando uno de los inmensos vehículos –camiones, autocares- se cruzan con nosotros, un fortísimo golpe de viento nos abofetea, manos gigantes de aire que nos hacen retroceder algunos centímetros, apretar los dientes, bajar la cabeza y agarrar con fuerza el manillar. Y cuando, por el contrario, la mole viene por nuesCiclopedia. Julio- Septiembre 2012

23

tra espalda, sentimos una arrebatadora succión que hace aumentar la velocidad del cuentakilómetros y nos sube un ratito con Mary Poppins por los aires. Nos detenemos a orinar y una de estas corrientes de aire tira patadecabrarriba a Milouda, la bici de Joseba. Lo cierto es que, como buena africana que es, a medida que pasan los años, le está creciendo el trasero y la pata apenas le sostiene. Continuamos viaje, a la izquierda, las montañas Pare, marrones, sombreadas por las nubes blancas que algodonean este acuchillador cielo azul. A la derecha, la sabana salpicada por acacias parasoleadas y personas que, acuclilladas bajo sus sombras, nos ven pasar no sin cierto asombro. Algunas esperan autobuses, otras juegan a las damas -con tapones de plástico de refrescos- y otras caminan por el arcén de la carretera, en mitad de la nada, a de-

cenas de kilómetros de la población más cercana. Volvemos al viento, al ala del sombrero que me golpea la cara y a ver cómo el asta de los banderines que llevo -de España, Pedalibre y, ahora, también de Tanzania- se curvan hacia atrás como nunca lo hicieron. Observo los colores de esta bandera: el verde, que representa la vegetación, el azul del cielo, el amarillo de la tanzanita y el negro del color de la gente de este país. Me gusta esa reivindicación racial, este visibilizar un color que, sobretodo en el pasado, pero lamentablemente aún también en el presente, era motivo de vergüenza. Se dice que la raza negra siente, muy arraigado, el complejo de inferioridad con el que el resto de habitantes de los diferentes continentes les aplastó. Siglos de esclavitud y bodegas de barco en los que les encadenaban y hacinaban. Por fin se rompieron las cadenas y ondea una bandera con una ancha banda negra, oblicua, como símbolo nacional del que sentirse orgullosos. Lástima que exista –y no sólo para ellos- otros modos de esclavitud, en la actualidad, de las que nadie puede escapar… La sabana cambia su aspecto. Cientos de miles de palmeras bebé se extienden en hileras hasta donde alcanza mi vista. Sus pelitos verdes,

24

www.pedalibre.org

puntiagudos, asoman de la tierra roja. Aún no tienen cuerpo con el que mecerse a los vientos. Son tantos y tantos los ejemplares que hay aquí, que se podrían palmerizar varios planetas con ellas. “Cuando calienta el sol, en la sabana”, canturreo, cuando el viento amaina y mi piel bulle. Después de comer, vuelvo a cepillarme los dientes, darme la crema protectora en el cuerpo y el cacao en los labios. Cada una de estas acciones es seguida por decenas de ojos, ojos que pertenecen a las personas que acuden a nuestro lado, silenciosas, cada vez que nos detenemos. Ojos alojados en rostros de diferentes tonos de negro. Chagas, masai, kikuyu, mbeya… todos observan el ritual que, varias veces al día, repetimos sin ninguna intimidad. Me pregunto qué pensarán de nuestro protocolo de protección, de ver que necesitamos salvaguardar nuestra piel blanca de este intenso amarillo. Mi pregunta queda respondida cuando comemos en un restaurante magnífico ubicado a los pies del puerto que sube a Lushotto, en una estación de autocares. Una mujer que vende un delicioso zumo multifrutas me pregunta para qué me doy ese ungüento. Cuando se lo explico, me pide si por favor puede utilizarlo. Resulta curioso ver cómo extiende la crema blanca sobre su piel negra. ¿Estaba equivocado, una vez más, sobre lo que necesitan y lo que desean?, ¿son susceptibles de ser deseados todos nuestros bienes por el simple hecho de ser nuestros o realmente les hace bien porque ellos también sienten el quemazón del sol? Se supone que la pigmentación de su piel es precisamente su protección natural. Quizás, haya cierta tendencia al consumo innata en la especie humana, indepen-

dientemente del lugar en el que nazcan sus individuos, ¿o se trata de simple curiosidad?, ¿serían los negros africanos consumidores de cremas protectoras si tuviesen una economía que les permitiese adquirirlas? También me pregunto, muy a menudo, acerca de cómo entienden el concepto de turismo, pues es algo que la mayoría de ellos no practica, aunque sean conscientes de que otros –nosotros- sí lo hacemos. Es más, ¿tienen en su cultura el concepto de vacaciones? Estoy seguro de que incluso el tiempo de ocio es percibido de otro modo. Su tiempo libre no tiene nada que ver con el nuestro. Cuando ellos no tienen trabajo u ocupación, tampoco parece que dispongan de opciones para utilizar ese tiempo de modo creativo. Al menos, no lo veo a mi alrededor. Se encuentran sentados, charlando, o inmóviles, a la sombra. No es un estado temporal, como en occidente, para disfrutar de algo deseado sino casi un estado vital perenne que tiene mucho de vegetal, al menos en apariencia. Otra duda es cómo viven su mundo intelectual. ¿Pensarán en muchas cosas cuando están ahí, inmóviles, o su mente entrará en un estado meditativo? Por otro lado, como he leído en algunas ocasiones, son muy dispares los conceptos del tiempo que nuestras distintas culturas tienen. Todo este batiburrillo de ideas configuran mi burda explicación a esas miradas de desconcierto, asombro, que a veces muestran cuando se incorporan –están segando las hojas secas del maíz, o pelando, a machetazos, la corteza del tronco de la pita- y nos ven pasar. Muchos sonríen, y saludan, “Karibú!” (¡bienvenido!) Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

25

hasta que les perdemos de vista, pero hay otros cuyos ceños fruncidos no hacen posible siquiera imaginar la naturaleza de sus reflexiones y, en la mayoría de los casos, no corresponden a nuestro saludo, lo que hace fácil adivinar que cierto rencor o rabia histórica, racial o económica pueda estar burbujeando en su ánimo. Antes de llegar al desvío que nos va a llevar al corazón de las Usambara, me detengo en una pequeña aldea al pie de la carretera. Me he adelantado a mis compañeros, que se han quedado tomando una Coca Cola algunos kilómetros atrás. Algo sudoroso, me digo que ahora yo también necesito ingerir algo de líquido dulce. Me salgo de la carretera y me dirijo a uno de los puestos de venta de mil y un artículos. De las decenas de personas que allí se encuentran, desperdigadas, sentadas, de pie, mirándome, hay varias que portan camisetas del Barsa con el logo de UNICEF. Es algo que vemos constantemente aquí. Apenas puesto el pie en tierra, me aborda un mendigo. Cabello y barba negros con más polvo en ellos que el que tienen mis ruedas. Me pide una Fanta –aquí, después de la Coca Cola, es la bebida con más presencia-, y me digo a mí mismo que por qué no. Tiene el mismo derecho –aunque no el mismo dinero- que yo a beberla, a llenar su estómago de conservantes, colorantes y agua carbonatada. Su camiseta está hecha jirones y mientras con una mano se lleva la botella de líquido naranja gaseoso a la boca, con la otra se sujeta el barullo que conforman lo que parecen varios pantalones que, puestos los unos sobre los otros, se desmayan desde su cadera y que nos permitirían ver el color de su ropa interior si es que ésta tuviese algu-

26

www.pedalibre.org

no. También puede darse la circunstancia de que no use, y eso que estamos viendo sea una perfecta mezcla de sudor, piel, polvo y suciedad. Lo que más me llama la atención son sus pies. Camina descalzo y sus dedos aparecen casi aplanados, la piel no conserva su curvatura, está deshilachada en sus bordes, casi convertida en materia vegetal. Este hombre de mirada perdida podría estar hibridándose en árbol a fuerza del continuo contacto con la tierra y sus pies estarían mutando lentamente a raíces con las que, en un futuro, fijarse a esta tierra roja que tantos años ha hollado, para no solicitar ya nada de nadie y recibir exclusivamente la luz del sol, el agua de la lluvia y el ciclo hermoso y sereno de las estaciones. Después de 45 kilómetros de viento en contra –y ya llevamos tres días y medio así- comemos en el autoservicio y tiramos 19 kilómetros de puerto con la comida aún bajando por la tráquea. Una horda de niños más pesados de lo habitual me avasalla en plena subida, con todo el calor del mundo africano sobre mis hombros y un ánimo digno del más lento de los caracoles. Al principio jugamos, hacemos ritmos con su orden imperativa (Give me Money!) y mi respuesta que consiste en repetir musicalmente la pregunta. Estamos así un rato, y parecen –como niños que son- entrar bien en el juego de averquiénsecansantes. Hoy gano yo, ya es raro, y dejan de jugar. Tras pedirme dinero, solicitan las galletas que ven asomar de una de mis alforjas delanteras, me agarran de la parte trasera de la bici y casi me caigo. Me cabreo y decido, ante el chantaje, darles una de las cajas de galletas, pero siguen a mi lado y veo cómo se incorporan más niños al olor de

la dadiva dulce. Vuelvo a parar y, esta vez, ya bastante molesto, les digo que se marchen y dejen en paz, mi paciencia también tiene un límite. Sigo subiendo, con un regusto de salsa con arroz que no deja de ascender por el ascensor de mi esófago, y vuelve a bajar, y a subir. El puerto se me hace largo, interminable. Hay zonas en las que me abofetea un intenso olor a podrido, parece pescado, pero no debería serlo, aquí en medio, tan lejos de cualquier puerto de mar. Es de algún animal en descomposición, sin duda. Me canso de ese desagradable olor, de la pobreza que me rodea, de la suciedad, del “Give me Money!” con el que sigo siendo bombardeado a cada metro. Siento mis piernas cansadas, paro, bebo agua, más rostros, más peticiones. Ya ni siquiera contesto. La escena que rompe un tanto la rabia que siento se produce cuando, desde una montaña que está al otro lado del valle, escucho una voz pidiéndome dinero. No veo a la persona pero, por el volumen de su voz, puedo adivinar

que está lejísimos. Alzo la mirada y veo una sombra, diminuta, en lo alto de una peña, que grita a otras sombras a medida que entro en la curva. Las voces se repiten como ecos que van multiplicándose. Se están avisando de mi llegada –esto puede llegar a provocar, incluso, aprensión- pero me lo tomo con humor cuando recuerdo la escena de Bailando con lobos en la que el indio chungo que luego se hace indio bueno le grita a Kevin Costner que no se vaya, que es su amigo. Lo que ocurre es que, en esta ocasión, en lugar de expresar su afecto, el cuerpo en la lejanía expresa su mendicidad. Sigo escuchando “mzungu, mzungu” golpeado contra las rocas, las palmeras, la maleza, una especie de emboscada en el desfiladero. Hago oídos sordos, ya ni siquiera busco sus rostros o cuerpos ocultos en la vegetación y sigo pedaleando, pedaleando, pedaleando, con la salsita y el arroz jugando al corro de la patata en mis vísceras.

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

27

EXCURSIONES Y ACTIVIDADES

Tercer trimestre 2012 Julio NORTE DE GUADALAJARA Fecha: Viernes 13 a domingo 15 de Julio Tipo: Ruta de fin de semana Organiza: Alicia Hermosilla Pueblos castellanos con lugares muy bellos, castillos y campos cultivados. Ida y regreso en tren.

Septiembre SUR DE SORIA Fecha: Viernes 21 a domingo 23 de Septiembre Tipo: Ruta de fin de semana Organiza: Alicia Hermosilla Pedalearemos por pueblos con poca población, alguno de ellos deshabitados. Ida y regreso en tren

ANILLO VERDE DE LA SIERRA Fecha: Sábado 22 a domingo 23 de Septiembre Tipo: Ruta de fin de semana Organiza: Fernando Hermida Una ruta que une diversos pueblos de la sierra (Alpedrete, Guadarrama, Navacerrada, Soto del Real, etc.) por vías sin asfaltar. Disfrutaremos de naturaleza, cultura, gastronomía, buena compañía, sonrisas, estrellas, conversaciones, silencios… Tanto la ida como la vuelta se realizarán en trenes de Cercanías. ¡Anímate!

28

www.pedalibre.org

RUTA DE LA PALABRA Fecha: Sábado 29 a domingo 30 de Septiembre Tipo: Ruta de fin de semana Organiza: Mayte Ruta con destino el pueblo de Quero, en Toledo, par visitar el “Museo de la palabra y, con la excusa, coger alguna pista y recorrer parte de la “ruta del Quijote”…con opción, quizás, a baño.

Octubre ASAMBLEA EXTRAORDINARIA Fecha: Domingo 21 de Octubre Tipo: Asamblea para socios Organiza: Junta Directiva Asamblea extraordinaria con elección de la nueva Junta Directiva en el local del centro de educación medioambiental de la Dehesa de la Villa (salvo cambio comunicado posteriormente).

Todos estamos invitados a organizar actividades y salidas. TÚ TAMBIÉN. No necesitas ser un guía experto, ni ningún título de animador de tiempo libre. Sólamente son necesarias ganas de compartir una jornada con otra gente con la que tienes mucho en común. Para que las actividades que propones aparezcan publicadas en la revista Ciclopedia y en la web, contacta con: [email protected]

Para contactar con los organizadores o conocer más detalles de las excursiones y actividades puedes consultar: Actividades Pedalibre - www.pedalibre.org/actividades Foro de Pedalibre - www.pedalibre.org/foro Grupo de Pedalibre en Facebook - www.facebook.com/reqs.php#!/group. php?gid=183781411103

Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

29

Paseo de las Delicias, 65 bis. Teléfono: 91.530.77.87 [email protected] L-V 10:00-14:00 y 17:00-20:30 http://www.ciclosdelicias.com/ Sábados 10:00-14:00 y 17:00-20:00

CICLOWORK Reparación, montaje y venta de todo tipo de bicicletas. Venta de todo tipo de accesorios, repuestos, ropa, calzado y alimentos para ciclismo.

C/ Saavedra Fajardo 21 Teléfono: 91.479.61.05 [email protected] L-V 10:30-14:00 y 17:00-20:30

30

www.pedalibre.org

Colabora con nosotros

Ciclopedia tiene sus páginas abiertas a todos los socios y simpatizantes que deseen enviar textos o imágenes para su publicación. Hay varias vías de colaboración: 1. Reportajes y artículos que den a conocer aspectos del cicloturismo, del ciclismo urbano y otros relacionados como la movilidad 2. Reseñas de publicaciones o páginas web de interés para los lectores 3. Citas. Frases con sustancia relacionadas con la movilidad sostenible 4. Relatos y experiencias personales 5. Entrevistas a usuarios de la bici 6. Rincón literario: textos literarios alusivos al mundo de la bicicleta 7. Hace muchas muchas ruedas: fotos cicloturistas dle siglo pasado, con un comentario sobre los retratados y las circunstancias 8. Bicis curiosas del mundo mundial: foto y comentario de bicicletas singulares 9. Imágenes, tanto fotos como dibujos 10. Anuncios de actividades en el local 11. Excursiones Cada edición trimestral del Ciclopedia se cierra el día 10 de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre. ¡No esperéis al último momento!. Podéis enviar las colaboraciones por dos medios: • Por e-mail a [email protected] y en el caso de las excursiones a [email protected] • Por correo postal a Ciclopedia, C/ Campomanes 13, 2º Izda. 28013 - Madrid Además estáis invitados a sumaros al grupo permanente de trabajo que forma la redacción del Ciclopedia enviando un e-mail a [email protected] Ciclopedia. Julio- Septiembre 2012

31

32

www.pedalibre.org

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.