LOS CUATRO PASOS DE LA LECTIO DIVINA QUE FUNCIONAN COMO UNA ESCALERA QUE ELEVAN EL CORAZÓN A DIOS

Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia D

1 downloads 117 Views 350KB Size

Recommend Stories


LOS CUATRO PASOS DE LA LECTIO DIVINA QUE FUNCIONAN COMO UNA ESCALERA QUE ELEVAN EL CORAZÓN A DIOS
Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia D

LA "LECTIO DIVINA" COMO MÉTODO DE EVANGELIZACIÓN
JUAN JOSÉ BARTOLOMÉ LA "LECTIO DIVINA" COMO MÉTODO DE EVANGELIZACIÓN No es la primera vez que Selecciones de Teología se ocupa de la lectio divina. E

CARTA SOBRE LA LECTIO DIVINA
CARTA SOBRE LA LECTIO DIVINA Querido amigo: Al menos cada domingo, o incluso cada día, en el curso de la liturgia que celebras con tus hermanos en la

La Buena Noticia Dios nos Habla hoy LECTIO DIVINA
La Buena Noticia Dios nos Habla hoy LECTIO DIVINA 05 de Diciembre del 2010 N. 38 II DOMINGO DE ADVIENTO. CICLO A Pagina Web: www.pastoralfamiliarve

LECTIO DIVINA FEBREO 2016
LECTIO DIVINA FEBREO 2016 Lectio Divina: Lunes, 1 Febrero, 2016 ....................................................................... 2 Lectio Divin

LECTIO DIVINA SEPTIEMBRE 2016
LECTIO DIVINA SEPTIEMBRE 2016 Lectio Divina: Jueves, 1 Septiembre, 2016 ............................................................... 2 Lectio Divin

Lectio Divina Mayo 2014
Lectio Divina Mayo 2014 Lectio Divina: Jueves, 1 Mayo, 2014 ......................................................................... 2 Lectio Divina:

Story Transcript

Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia Dominical. Año 2014

“Por el camino nos explicas las Escrituras y partes para nosotros el pan” (Cfr Lc. 24,13-32)

LOS CUATRO PASOS DE LA LECTIO DIVINA QUE FUNCIONAN COMO UNA ESCALERA QUE ELEVAN EL CORAZÓN A DIOS 1. Lectio: Lectura, ¿Qué dice la Palabra de Dios? Lectio o lectura: Escuchamos a Dios: Dios habla en la Sagrada Escritura. Nos fijamos en el mensaje que el texto bíblico contiene. Teniendo presente que este mensaje es palabra “viva y eficaz, más cortante que una espada de dos filos” que discierne “los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4,12). Es el momento de la lectura

atenta del texto bíblico. Es necesario escudriñar lo que dice, y una vez que se comprende se puede pasar con certeza al segundo paso. Pueden ayudarme preguntas

como: ¿Qué dice este pasaje bíblico? ¿Quién habla? ¿Qué temas o argumentos trata? ¿Cuáles son los personajes allí implicados? ¿Cuál es el contexto: persecución, sufrimiento, alegría, esperanza, desprendimiento, felicidad…? ¿Cuáles son los sentimientos y actitudes de los actores?

2. Meditatio: Meditación. ¿Qué me dice esta Palabra? Dios habla para la vida: su mensaje nos interpela, nos ilumina nuestra vida y nos muestra el camino a seguir. El mensaje de la Palabra penetra en el corazón. Aquí el orante profundiza. Interioriza el sentido de: las expresiones, las escenas, los personajes con sus situaciones y realidades, la expresión más impactante, la más diciente, lo más relevante que toca la vida de fe. La experiencia humana es iluminada por la experiencia de fe.

3. Oratio: Oración. ¿Qué me hace decir esta Palabra? Es el momento en el cual se ora con el texto. Con la oración se responde a Dios, en un diálogo con Dios, a su invitación al cambio de actitud, de afianzamiento de las actitudes evangélicas. Para orar lo mejor es responder a la pregunta ¿Qué me hace decir este texto. Se expresan los sentimientos, las decisiones, la confrontación hecha por la palabra de Dios que se encuentra en el texto bíblico para mi mente y mi corazón. ¿Cómo responde mi corazón al Señor? La vida personal o comunidad orante se ofrece a Dios, celebrando la

fe, ya sea alabando, bendiciendo, glorificando, dando gracias, pidiendo…Ponte en posición orante (por ejemplo: de rodillas, o con las manos abiertas hacia arriba sobre las rodillas…) lo imprescindible es sentir la presencia de Jesucristo. 4. Contemplación: ¿Cómo me ayuda esta Palabra a encontrarme con Jesús? ¿Qué actitudes y vivencias cristianas? La Palabra se contempla para vivirla, es el momento del enamoramiento de la Palabra. Me permite llevar los ecos, las resonancias y las decisiones de la oración. Me ayudan preguntas como ¿Qué decisión me sugiere el texto? ¿Qué cambio necesito asumir? ¿Qué acciones sugiere? Es necesario formular las vivencias y actitudes que despiertan este encuentro con el Señor y que me impulsan a revisar mi vida de fe, mi encuentro con Jesucristo. Una vez que se ha dejado permear por el pensamiento de Dios, surgen las actitudes cristinas que suscitan este encuentro.

1

Coordina Gilma Inés Jaramillo de Escudero

Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia Dominical. Año 2014

“Por el camino nos explicas las Escrituras y partes para nosotros el pan” (Cfr Lc. 24,13-32)

SEXTTO DOMINGO DE PASCUA 25 DE MAYO DE 2014 Invocación del Espíritu Santo por medio de un canto, una oración que ayuden a entrar en un ambiente de recogimiento y reflexión. Empezar hacer la Lectio Divina por el Evangelio ayuda a comprender mejor el pensamiento que nos ofrece la Palabra de Dios en los textos bíblicos de cada domínica. No es el único, pero orienta hacer la lectura orante de la palabra desde el mismo Jesucristo, Verbo Divino. (Cfr. Preludio Evangelio de San Juan). Es necesario tener bien presente los cuatro pasos: Lectio, Meditatio, Oratio, Contemplatio. Las preguntas son las que ayudan a generar y motivar el diálogo, fortaleciéndonos en el camino de la fe, nos orientan para comprender la relación de las experiencias humanas con la experiencia de fe. 1. Lectio: Lectura, ¿Qué dice la Palabra de Dios?: tendremos en cuenta el contexto bíblico, el texto en sí, las asociación con las otras lecturas hasta donde sea posible y el contexto litúrgico.

Primera lectura: Hechos 8,5-8.14-17 Salmo: 66(65),1-3a.4-7a.16.20 Segunda lectura: 1 Pedro 3,15-18 Evangelio: Juan 14,15-21

Contexto Bíblico: Continuando con la dinámica del capítulo 14, el evangelista San

Juan nos ha presentado en la primera parte de este capítulo como Jesús ha enseñado a sus discípulos que para alcanzar la plena comunión con el Padre es necesario seguirlo a Él, “Camino, Verdad y Vida” (Jn 14,6). Este “caminar” necesita senderos, que ayuden al discípulo(a) a experimentar el sentido y significado de “poner”, “colocar” sus pies en la huellas del Señor Jesús, su Maestro. Es un caminar con sentido, y con las ayudas indispensables para vencer los obstáculos; son las orientaciones claras y precisa que hace Jesús en los discursos en la última Cena. De verdad es un mapa para la vida de fe. 2

Coordina Gilma Inés Jaramillo de Escudero

Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia Dominical. Año 2014

“Por el camino nos explicas las Escrituras y partes para nosotros el pan” (Cfr Lc. 24,13-32)

El texto: Tendremos en cuenta tres ideas centrales: a) Versículos 16-17: ¿Quiénes son los personajes? ¿Cuál es el escenario? (Cfr Juan 13,1-2a) ¿Cuáles son los verbos de las acciones de Jesús? ¿De que personajes habla a los discípulos? ¿Qué dice de Él? ¿Cuáles son los verbos de las acciones de los sujetos que pueden relacionarse con Él? Y las acciones contrarias? ¿Quiénes reciben el “Espíritu de Verdad”? b) Según los versículos 18-20: ¿Cuáles son el sentido y el significado de las experiencias humanas de de conocer, huérfano, vida, comprender, ver, recibir, manifestar…? ¿Cuántas veces esta cada palabra? ¿Qué relación puedes encontrar entre vivir, ver y la resurrección? Cfr. con los versículos que están haciendo referencia a esta revelación que quiere hacer Jesús a los apóstoles en la última Cena. c) Según los versículos 15 y el 21: ¿Con cuál expresión se inicia el evangelio de hoy? Y con cuál expresión termina? ¿Cuántas veces está el verbo amar? ¿Cómo demuestra el discípulo el amor a su Maestro Jesús? ¿Cuáles son las consecuencias de esta experiencia de amar a Jesús? ¿Cómo se complementan las dos ideas versículos 15 y 21? ¿Cuál de ellos ayuda más al discípulo(a) en el encuentro con el Señor? ¿Cuándo has sentido o experimentado que el Señor se ha manifestado en ti? En relación con las otras lecturas:  ¿Cómo se deja ver la acción del Paráclito (el Espíritu de verdad) en los personajes de la primera lectura, Hechos 8,5-8.14-17?  ¿Según la segunda lectura de 1 Pedro 3,15-18, cuáles son las actitudes de quienes guardan los mandamientos? Juan 14, 15 – 21. Jesús “Camino, Verdad y Vida” (Jn 14,6) sabe que los discípulos en su “caminar” necesita orientaciones y ayudas que les permitan, no solo tener los mandamientos, sino “guardarlos”, esto es hacerlos vida, quienes actúen así es signo demostrativo de su amor a Él. Con la expresión “guardad mis mandamientos”, Jesús afirma, como Dios, su derecho a ser amado y obedecido. 3

Coordina Gilma Inés Jaramillo de Escudero

Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia Dominical. Año 2014

“Por el camino nos explicas las Escrituras y partes para nosotros el pan” (Cfr Lc. 24,13-32)

Dos veces insiste en las características que han de acompañar este caminar (vv.15. 21), es decir, amar hasta dar la vida (Cfr. Juan 13,34). Sabe además, que sus seguidores no por sí solos, no serán capaces de lograrlo, y necesitan de su ayuda les promete, otro modo de estar siempre con ellos, más íntimo y más permanente: por medio de su Espíritu. También los discípulos deberán ir realizando en su vida el éxodo de sí mismos, de su modo de entender la presencia de Jesús con ellos. Pues quien permanece unido a Jesús recibe el don prometido: el Espíritu Santo. Al Espíritu lo llama “Paráclito” (consolador, abogado, ayudador), nombre que significa “aquel que ayuda en cualquier circunstancia”. El hace posible el seguimiento, capacita para vivir el difícil mandato del “amor”. De ahí el título “Espíritu de la Verdad” (v. 17), que especifica el tipo de asistencia, su acción consiste en dar a entender que la verdad de Dios y del ser humano solo se entienden desde la perspectiva del amor1, realidad desconocida para el mundo, que solo piensa en el beneficio personal y que, cerrándose en sí mismo, queda incapacitado para ver a Jesús resucitado; pues para el mundo Jesús ha desparecido con su muerte (Cfr. Juan 7,34; 8,21). Pero los discípulos podrán verlo vivo, resucitado, con una visión que no sólo será sensible, sino espiritual e interior, por la fe. (Cfr. Vv. 19-20). Contexto litúrgico: ¿Cómo necesitamos los cristianos leer los acontecimientos de Jesús resucitado para animar la vida en familia? La comunidad eclesial, logrará la plena comunión con el Padre y con Jesús gracias a la acción del “Defensor” (v. 21); comunión que necesita hacerse vida como expresión del amor, pues Jesús cuenta con la voluntad de cada discípulo(hombre y/o mujer) para que pueda percibir la acción amorosa del Padre y de su Hijo Jesucristo. Los creyentes, pues, estamos llamados a vivir radicalmente el mandato amor, de modo que el Padre haga morada en nosotros; siguiendo el modelo mismo Jesucristo, que nos ama sin medida; gracias a la ayuda que El mismo para eso nos brinda su Espíritu, el “Paráclito”. Esta primera promesa

del del da, del

En efecto, el termino griego “alētheia” significa, además de “verdad”, “lealtad”, que se hace visible en el amor: Juan 1,14; 4, 23-24 1

4

Coordina Gilma Inés Jaramillo de Escudero

Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia Dominical. Año 2014

“Por el camino nos explicas las Escrituras y partes para nosotros el pan” (Cfr Lc. 24,13-32)

Espíritu revela el nuevo modo de la presencia de Jesús con los suyos. El Espíritu viene para unir y fortalecer la comunidad eclesial. Éste es un primer paso para prepararla en su lucha contra el mundo y lo mundano, en la que el Espíritu jugará un papel clave. Tengamos presentes los mensajes de las demás lecturas de esta Domínica que nos impulsa a obrar como los personajes de la primera lectura, Felipe, Juan y Pedro. Y el mensaje de la segunda lectura, por ser sacramento de Dios en medio de un mundo en el que crece cada vez más el anonimato, la indiferencia y el rechazo. Por eso la familias cristianas iluminadas por esta palabra pueden ser signos visibles de la vida armoniosa que se consigue con la experiencia de la praxis de los mandamientos como caminos de salvación: “Quien tiene los mandamientos y los guarda, ése es que me ama; y el que ame, será amado por mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré en él”, es lo que dice Jesús” (Cfr v 21)

2. Meditatio: Meditación. ¿Qué me dice esta Palabra? Centrados en el texto del Evangelio y teniendo en cuenta las demás lecturas:

 ¿Por qué son necesarios tener y guardar los mandatos dados por Jesús?  ¿Cuándo como discípula(o) puedo hacer vida el amor?  ¿Por qué Jesús promete el “Paráclito”? ¿Esta promesa es válida para mi hoy?  ¿Qué relación encuentro entre el Espíritu Santo con el “Paráclito”?  ¿Qué apertura doy al Espíritu Santo en las decisiones de mi vida, de mi corazón?  ¿Soy testigo de Cristo en medio de la persecución?  ¿Vivo en comunión eclesial, tal como Felipe con los Apóstoles?  Puesto en el lugar de Felipe, qué actitudes tomarías hoy para que la gente esté preparada para recibir el Espíritu Santo?  ¿Te has encontrado con el Señor hoy? ¿Cómo lo sabes?  ¿Cómo me ayuda esta palabra a mantener las gracias pascuales en mi diario vivir?

3. Oración. ¿Qué me hace decir esta Palabra? 5

Coordina Gilma Inés Jaramillo de Escudero

Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia Dominical. Año 2014

“Por el camino nos explicas las Escrituras y partes para nosotros el pan” (Cfr Lc. 24,13-32)

Ponte en posición orante (por ejemplo: de rodillas, o con las manos abiertas hacia arriba sobre las rodillas…) lo imprescindible es sentir serenamente la presencia de Jesucristo.

Señor Jesús, que nos cautivas con tu comprensión a todos los necesitamos de tu ayuda y poder así experimentar las consecuencias del amor. Bendecirte, adorarte, alabarte es lo menos que podemos hacer. ¡Cuán grande eres! al comprender nuestras debilidades, nuestra fragilidad y hacerte presente con la fortaleza, orientación, protección, amparo que nos ofreces con tu Santo Espíritu. El “Paráclito” que nos protege del mundo, del mal y ayuda a la experiencia de tu resurrección que da vida. Señor en tus manos nos ponemos, dadnos el impulso para que como Felipe podamos darte a conocer en tu misericordia, en tu justicia, en la paz que sólo Tú puedes dar. Señor bendícenos para los que sufrimientos de la vida tengan otro sentido. Señor invade cada corazón con tu Santo Espíritu para experimentar el gozo de tu resurrección cada día. ¡Alabado y glorificado seas Señor! ¿Bendito y alabado seas Señor! Padrenuestro… Abrazo de paz. ¡Ven Espíritu Santo! Ven, Espíritu Divino, manda tu luz desde el cielo, Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo. Ven, dulce Huésped del Alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos. Entra hasta el fondo del alma, Divina Luz y enriquécenos. Mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento. Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

6

Coordina Gilma Inés Jaramillo de Escudero

Experiencia Grupo Bíblico “Por el camino de Emaús” Parroquia La Inmaculada. La Floresta. Medellín, Colombia .Lectio Divina, Palabra para la Liturgia Dominical. Año 2014

“Por el camino nos explicas las Escrituras y partes para nosotros el pan” (Cfr Lc. 24,13-32)

Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos, Por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito; salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén

4. Contemplación: ¿Cómo me ayuda esta Palabra a encontrarme con Jesús? ¿Qué actitudes y vivencias cristianas? Me impacta y causa profunda admiración, reverencia y adoración: La pedagogía divina de Jesús para dar al discípulo (hombre y/o mujer) todo lo necesario para que experimentemos la presencia de su vida divina a través del “Paráclito”, el “Espíritu de Verdad”; una vida divina indestructible y eterna, la que Él quiere comunicar a sus discípulos de hoy. Es la intimidad misma con Jesús, con su Padre por la acción del “Defensor”, el Paráclito. Gracias a su acción podremos tener y guardar los mandamientos que nos llevan a la experiencia del amor, para ser amados y el Señor pueda manifestarse en cada persona que le ama. Tendré presente: No busquemos fuera de nosotros a Jesús, Él está dentro de

nosotros, vive con nosotros. Cuando lo perdemos es porque lo hemos perdido del corazón. Es esta experiencia afectiva, constante y fiel, la que se necesita para crecer en nuestra experiencia de Dios todos los días. A mi misma (o): Señor Jesús, aunque me cueste, siento la necesidad amar como

tú quieres, para ello me has creado y me has hecho a tu imagen y semejanza. Cuenta con mi voluntad. Me entrego a tu Espíritu, al “Paráclito”.

Repetiré: Quien recibe y cumple mis mandamientos, ése sí que me ama. Y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él. La lectura orante de la Sagrada Escritura es mi apoyo. ¿Y tú?

5. Escríbelo… te ayuda bastante.

7

Coordina Gilma Inés Jaramillo de Escudero

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.