Mi primer amor, un gran error 1

Mi primer amor, un gran error 1 2 Nahuel A. Lopez Mi primer amor, un gran error Nahuel A. Lopez Mi primer amor, un gran error 3 4 4 Nahuel

1321 downloads 4994 Views 158KB Size

Story Transcript

Mi primer amor, un gran error

1

2

Nahuel A. Lopez

Mi primer amor, un gran error

Nahuel A. Lopez

Mi primer amor, un gran error

3

4 4

Nahuel A. Lopez

Nahuel, Lopez Mi primer amor, un gran error / Lopez Nahuel. - 1a ed . Córdoba : Palabras, 2016. 184 p. ; 23 x 15 cm. ISBN 978-987-26291-3-7 1. Narrativa Argentina. I. Título. CDD A863

© Nahuel A. Lopez, 2016 E-mail: [email protected] © El Emporio Libros S.A., 2016 9 de Julio 182 - 5000 Córdoba Tel.: 54 - 351 - 4117000 / 4253468 / 4110352 E-mail: [email protected] Diseño de tapa: María Kokolaki Hecho el depósito que marca la Ley 11723 ISBN: 978-987-26291-3-7 Impreso en Córdoba, Argentina Printed in Córdoba, Argentina Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida de manera alguna ni por ningún medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático, sin permiso previo por escrito del editor. Se terminó de imprimir en GRÁFICA SOLSONA SRL Argensola 1942 - Tel./Fax (0351) 4723231 en el mes de julio de 2016 - Córdoba - Argentina

Mi primer amor, un gran error

5

Para Brenda y Dámaris, por su amistad. Para Melina, por estar desde el comienzo. Para Silvia, por compartirme tus conocimientos. Para mi primer amor, por tanta tristeza inspiradora. Para mi mamá, Patricia, por ayudarme a creer en mí mismo.

6

Nahuel A. Lopez

Mi primer amor, un gran error

7

1 Asedio de recuerdos

Mi habitación está oscura. En este momento, me encuentro parada sobre una silla de madera española. La sábana de princesas que me regaló mi mamá para mi cumpleaños número quince se desliza suavemente desde el candelabro hacia mi cuello. Mi mirada se encuentra perdida en los mosaicos negros y blancos de mi habitación. La visión se torna borrosa con cada lágrima y recuerdos de mi pasado vienen a mi mente una y otra vez. Siento frío, tengo miedo; sostengo la sábana con fuerza, temo que la silla se rompa y que todo se termine, sin ser yo la que decida sobre mi vida. Un recuerdo viene a mi mente: golpes, sangre en el suelo, gritos de súplica, lágrimas de dolor, un hombre golpeándome y una mujer observando, sin hacer nada, solo de pie, allí, mirando.

8

Nahuel A. Lopez

No quiero hacerlo, sé que puedo salir adelante. En el fondo sé que puedo vivir sin él, o no… no lo sé, estoy confundida. ¿Cómo podría soportar verlo con otra persona? ¿Cómo podría verlo feliz sabiendo que pudo serlo conmigo? Pudimos ser felices juntos. Nicolás es el amor de mi vida, es la única persona que amé y bueno, que aún amo de verdad. Me imagino a Nicolás con otra persona y, simplemente, quiero morirme. Sí, no quiero otra cosa. ¿Por qué? Esa es la pregunta que me formulo. Después de la vida de mierda que tuve. Él era mi esperanza, mi salvación, mi todo. Quizá no existe lugar en este mundo para mí, no encajo, soy una pieza de otro rompecabezas. ¡Ya no puedo soportarlo! Una vez más, otro recuerdo viene a mi mente, esta vez, el recuerdo es de cuando todo comenzó...

Mi primer amor, un gran error

9

2 Una amiga incondicional

Estaba sentada en un banco del colegio, al final de la fila, en el fondo del salón de clases. Nunca me gustó sentarme adelante, atrás pasaba desapercibida. Mi mejor amiga, bueno, mi única amiga, se acercó por un costado y se echó en la silla. Fiorella, mi mejor amiga desde sexto grado, era rubia, alta, tenía labios prominentes, poseía los ojos tan azules como el mar Caribe y sus pestañas parecían postizas. ¡Ag! ¡Cómo envidiaba sus pestañas! A diferencia de mí, una chica de diecisiete de no más de un metro setenta de alto, ojos cafés y color de pelo castaño claro, los chicos la amaban. En cambio a mí, sin nada en especial, ordinaria como cualquier otra, todos me ignoraban. En fin, Fiorella me ha apoyado siempre desde que tengo memoria. Jamás me dejó de lado, jamás me usó y algo aún

10

Nahuel A. Lopez

más impresionante, nunca, pero nunca, contó mis secretos. Jamás... Estaba terminando los ejercicios de matemática, cuatrinomio cubo perfecto, repulsión total, mientras ella chateaba con un tal Nicolás Dómine. El sonido de las uñas golpeando la pantalla táctil de su teléfono inteligente no me dejaba concentrar en los ejercicios. Aparentemente, no sabía usar las yemas de los dedos. —¿Se puede saber por qué tanto tic, tic? —¿Te acuerdas de Nicolás? El chico que te mencioné hace un par de meses. Me quedé pensativa por un momento, intentaba recordar quién era ese tal Nicolás, pero nada, ni un recuerdo de él. —No, no me acuerdo. —Mi primer... ya sabes... con el que perdí mi virginidad — me contestó sin titubear, sin una mínima sensación de vergüenza. Por supuesto que lo recordaba, era el estúpido mujeriego que la había usado solo por sexo... solo por una noche de placer. Me sentía muy airada, me molestaba muchísimo que Fiorella estuviera hablando con él después de todo lo que le había hecho. Ella misma me dijo que solo la usaba, que no la quería, que se juntaba con una distinta todos los fines de semana y la idiota, aun así, continuaba hablándole. ¿Por qué? ¡¿Porque fue con él con quien perdió su virginidad?! No tenía ningún tipo de sentido lógico ni emocional; era patético. —Pero Fiore —le dije preocupada—, él te usó y ¿aun así le hablas? —Sí Lu, quiero salir, quiero divertirme por ahí, fuera de este pueblito perdido en la nada. Él tiene auto, con veinticuatro años

Mi primer amor, un gran error

11

puede conducir legalmente, a lo mejor me pueda llevar a clubes en Buenos Aires, hacerme entrar a lugares para mayores de edad, no lo sé... solo imagínalo. No pude dejar de pensar en lo bueno que sería salir de Paraje del Viajero e ir a Buenos Aires: al teatro Colón, a discotecas, a los más lindos cines, a visitar la Argentum Tower... estaba en una nube de pensamientos e ilusiones que a mí no me correspondían. De todas formas, no podía dejar que Fiorella se fuese con ese patán, debía impedirlo de una forma u otra. —No quiero que vayas con él —imploré—. ¿Por qué no esperas hasta que seas mayor de edad? Solo falta un año. —No quiero esperar —me respondió entusiasmada—. ¡Quiero libertad ya! A la vida hay que disfrutarla, Lucila. Sus gestos pronunciando cada arruga, articulación e incluso desperfectos de su rostro, hicieron que esas palabras entraran a mi mente y allí se quedaron en forma de pensamiento, haciendo eco, una y otra vez: A la vida hay que disfrutarla. Al rato, las palabras se vieron interrumpidas por un recuerdo de cuando tenía ocho años: me pegaba brutalmente, se desquitó conmigo porque mamá salió y no regresó a horario. Me golpeó en la cara, uno de mis pómulos se lastimó, luego otro golpe en la boca y, sin querer, mordí mi labio inferior... estaba tirada en la cama mientras él decía: ¡Qué castigo haberte tenido! ¿Dónde está la puta de tu madre? ¡¿Dónde?! Tapaba mis oídos con ambas manos, no quería escucharlo más. Me hacía sentir como algo fallido, como algo que nunca debió nacer. En lugar de sentirme un regalo de la vida, me apenaba saber que, para él, yo era un error. ¡Tenía solo ocho años, por Dios!

12

Nahuel A. Lopez

¿Cómo se supone que voy a disfrutar la vida así?, pensé. La voz de Fiorella interrumpió mi mal recuerdo: —¡Ey! ¿En qué estarás pensando? ¿Te gustó la idea? No pude evitarlo, una lágrima cayó de uno de mis ojos. La cara de felicidad de Fiorella se tornó seria y preocupada. Dejó el celular sobre el banco y me secó la lágrima con un pañuelo descartable. Como una buena amiga estuvo allí para mí. Entretanto, yo la miraba, mi cara lo decía todo, mostraba que guardaba dolor, un gran dolor y, al mismo tiempo, se notaba que agradecía a Fiorella por cuidarme. Dicen que los ojos son la ventana al alma, yo agrego que la mirada es el habla del corazón. —¿Qué pasa, Lu? —Nada, es solo que... El timbre sonó. Fiorella me miró con compasión y al instante añadió: —Tengo que irme. Te escribo más tarde. Quiero que luego vengas a mi casa y me cuentes por qué estás así... y, amiga, te diré lo mismo que tú me dices cuando estoy decaída: ten en cuenta que los monstruos que acechan tu vida hoy, solo serán nostálgicos recuerdos mañana. Tomó su mochila y el celular, me dio un beso en la mejilla y se dirigió hacia la salida. Seguramente estaba distraída con otra cosa, por eso no dedicó atención a lo que estaba por manifestar. Ella solía ser así de desatenta. Finalmente, todos se habían ido. Me encontraba sola en el salón de clases. Estuve cavilando por unos minutos lo que había sucedido. Fui al baño, sequé mis lágrimas y pensé que no había razón

Mi primer amor, un gran error

13

para estar triste. Debía concentrarme en cosas importantes, como el colegio. Quería tener buenas calificaciones para ganar una beca y, de esa manera, el día de mañana, salir de Paraje del Viajero e ir a una buena universidad. Ansiaba cumplir mi sueño de convertirme en una arquitecta prestigiosa, diseñar los edificios más lujosos y altos del mundo.

14

Nahuel A. Lopez

Mi primer amor, un gran error

15

3 Mujeriego

Después del almuerzo, me dirigí a mi habitación y me tiré sobre la cama. Revisé mis redes sociales desde el celular: Facebook, nada; Twitter, nada; Tumblr, nada; Instagram, nada... chequeé también Line, Whatsapp e incluso los mensajes de texto; nadie me había escrito. Dejé mi celular sobre el cubrecama, miré hacia el techo y aposté por discurrir. Pensaba en lo bueno que sería si Fiorella fuese a Buenos Aires, pero ese chico era cualquier cosa, no podía ir con él. El celular vibró, era un texto de Fiorella: ¡Lu! Quizás esta noche me junte con Nicolás para dar una vuelta. Está por la zona. Ven con nosotros.

16

Nahuel A. Lopez

Bajé el celular a mi pecho, por un momento me dije que podía salir con ellos, pero pensándolo bien, conociendo... bueno, después de lo que me había contado Fiorella sobre Nicolás, no iba a ir con ellos. ¡Vaya a saber de lo que ese chico era capaz! Tomé el celular y escribí: No puedo Fiore, ya conoces a mis padres, sabes como son. No me dejarían. Claro que eso fue mentira, sabía muy bien que ellos no me dirían nada. Podría haber huido sin que el pez se diera cuenta, pero no quería saber nada acerca de evadirme con ellos, ni de tomar el papel de pincha globo toda la noche. ¡Vamos! ¡ESCÁPATE! Por mí, porfis...

No se darán cuenta.

Sentía culpa. No quería dejarla ir sola, pero tampoco podía hacer algo que no me agradaba... Mi texto fue cortante: Lo siento Fiorella, no puedo. Está bien, no hay problema. de. ¿Sí?

No insistas.

Escríbeme más tar-

Intenté despejar la culpa de mi cabeza y me senté a hacer la tarea del colegio, pero, de una forma u otra, no podía dejar de pensar en lo que podría suceder esa noche...

Mi primer amor, un gran error

17

Cerca de medianoche, el celular sonó. Empecé a golpear la cama en busca del mismo, pero no podía localizarlo. Finalmente, después de varios intentos, lo hallé. Lo tomé, me quité el pelo extremadamente despeinado y enredado de la cara e intenté leer de quién provenía la llamada. El código de área no era de mi pueblo ni de los alrededores. Me atreví a atender, bueno, es que nunca atendía llamadas de extraños. Por fortuna era Fiorella: —¡Eh! Hola Lucila, soy yo, Fiorella. Te hablo desde el celular de Nicolás. Estamos a dos cuadras de tu casa. ¿No quieres que pasemos a buscarte? —Fiorella, estoy durmiendo... —le dije con voz ronca, la voz que varios tenemos al haber estado descansando por un tiempo prolongado. —Dale amiga, por favor. Vamos a tomar una cerveza nada más. Te lo prometo, es solo eso. —No, Fiorella, mañana tengo que levantarme temprano, no jodas. ¡Carajo!, déjame dormir. —Está bien. Qué mala onda eres. Antes de que colgara, pude escuchar la voz de Nicolás: Déjala, si no quiere venir que no venga, más diversión para nosotros. Acoplé mi celular al cargador y continué durmiendo. Al día siguiente, en la primera hora, de Física, me contó todo: —Anoche la pasé como nunca. ¿Por qué no viniste? —me preguntó con tono de enojo. —Te dije que no quería salir con ustedes, no lo quiero a ese chico, me cae mal, discúlpame... no entiendo por qué anoche insistías tanto; si digo no es no. —Bueno, está bien. Después de todo, menos mal que no viniste. Lo hicimos.

18

Nahuel A. Lopez

—¡¿Lo hicieron?! —exclamé con furia. —Sí, ya sabes lo que pasa cuando mezclas ginebra, vodka y gin tonic. Estuvimos hablando mucho. Sigue siendo frío al igual que siempre. Mientras lo hacíamos, me sentía incomoda, no quería, fui manipulada, no solo por él, sino por mí misma. Dudo que solo haya sido culpa del alcohol. Para empeorar la situación, después de que acabamos, él simplemente se alejó... se fue, así de la nada. Me dejó en frente de casa y se despidió con un chau. Eso fue más frío que el iceberg que hundió al Titanic. Su cara se tornó atribulada, sus ojos se inundaron de lágrimas y su voz se volvió algo desolada. La abracé y, con tono de seguridad, agregó: —¿Qué haces? Estoy bien, no me afecta en lo absoluto. Un consejo ¿sí? La primera vez que tengas relaciones hazlo con alguien que en realidad te ame, con alguien especial... y siéntete lista ¿sí? ¿Me lo prometes? —Bien, te lo prometo; pero ¿por qué? —Desafortunadamente, siempre vas a mantener un lazo emocional muy grande con la primera persona con que lo hagas, no solo lo digo yo, tengo amigas que te lo pueden confirmar. Pero también, lamentablemente, hay muy pocas personas que respeten eso y no está bueno que al otro le importen un bledo tus sentimientos. Me gustaría ser, aunque sea, amiga de Nicolás, pero para lo que a mí fue mi primera vez, para él fue solo una noche de sexo más, alguien más para agregar a su lista de chicas que desvirgué. Es horrible. Él fue mi primer chico, pero yo no fui su primera chica. Es... es... Nos abrazamos otra vez. Pensé en eso por un largo tiempo, incluso cuando llegué a casa no podía quitarme ese pensamiento de la mente.

Mi primer amor, un gran error

19

Estaba decidida, sabía que era lo mejor, es decir, me lo decía Fiorella quien salía con un chico distinto todas las semanas. Mi primer novio; mi primer amor, sería único.

20

Nahuel A. Lopez

Mi primer amor, un gran error

21

4 El mensaje

Habían pasado cuatro días desde que Fiorella tuvo su encuentro con Nicolás. Estaba en mi habitación sentada en la computadora haciendo mis tareas. A veces sentía que no tenía un respiro. Necesitaba salir, aunque sea a dar un paseo por la orilla del río, pero no… debía estar en mi habitación estudiando. Mantener un promedio superior a nueve era realmente difícil, pero no importaba, mis sueños estaban primero que nada y, si quería una beca galardonada, debía esforzarme. Mi celular vibró. Era un Whatsapp de un número que desconocía: Hola. Soy Nicolás. ¿Cómo estás? Me estoy hospedando en la casa de mis primos acá en Paraje del Viajero.

22

Nahuel A. Lopez

El estúpido se atrevió a escribirme, pensé. Pero ¿para qué? ¿Qué quería? ¿Por qué me estaba escribiendo a mí? Mis ansias de saberlo no se contuvieron. Tomé el celular y le respondí: Ah… hola… ¿qué Nicolás? Fingía que no sabía quién era. Al hablar tanto con Fiorella al respecto era imposible quitar su espantosa imagen de mi mente. Ella me contaba que era rubio y que su pelo era muy suave; que tenía ojos claros y que ejercitaba mucho su cuerpo. ¡Lo trabajaba al ciento por ciento! Además, claro, de detallar que era súper inteligente… en pocas palabras, un irresistible total. Físicamente, el chico soñado. De todas maneras, yo no quería que él supiera eso, no sé, por el simple hecho de que era un maldito desgraciado y no se lo merecía… no meritaba ninguno de mis halagos ni mucho menos quedar como una tonta. Al rato me respondió: Nicolás, el chico que salía con tu amiga Fiorella. Ah… sí, ahora me acuerdo. ¿Qué necesitas? Nada, bueno… mira, Fiorella me tiene cansado. f Yo no quiero saber nada con ella, la verdad es que no es buena persona… con el tiempo te darás cuenta.

Mi primer amor, un gran error

23

¡Ag! La sangre que circulaba por mis venas parecía hervir. No podía tolerar que estuviera hablando así de mi mejor amiga. Agarré el celular con fuerzas y, mientras sollozaba por toda la situación, escribí: Mira maldito hijo de puta. Tú eres un mujeriego de mierda que lo único que te importa es poder disponer de alguien para tener sexo todos los fines de semana. Fiorella es mi mejor amiga desde que éramos niñas y es una amiga incondicional. A mí no me importa lo que ustedes hagan o dejen de hacer, o que ella sea tan estúpida para dejarse manipular por un incompetente como tú, pero a mí no me lo digas. No quiero saber nada. Así que te lo pido por única y última vez: no me escribas, no quiero saber más nada de ti. Chau. Suerte. Estuve esperando unos minutos por su respuesta. Pensé que iba a escribir su testamento, ya que, el letrero de escribiendo… no desaparecía de la pantalla. Finalmente su mensaje llegó: ¡¿Y tú?! ¿Quién te crees que eres para hablarme de ese modo? Yo te hablé bien. Veo que estás loca al igual que la tarada de tu amiga, las dos pueden irse bien despacito a la mierda. Podría contarte cosas de tu amiga que te matarían de un paro cardiaco. CHAU IMBÉCIL.

24

Nahuel A. Lopez

Lancé el celular con fuerza sobre la mesa de luz. Solo había una persona en este mundo que me trataba como basura y esa persona, no era Nicolás. Sus insultos me hicieron derretir las lágrimas almacenadas en mi interior. Al día siguiente, lo primero que hice al entrar al aula fue mostrarle los mensajes de Nicolás a Fiorella. Sentía que tenía que hacerlo. —No le hagas caso, Lu. Está así porque yo decidí parar. Ayer le mandé un texto diciéndole que no lo quiero ver más, que nunca va a cambiar y que yo ya no quiero ser más su musa, su consuelo, aunque debo admitir que me gustaba su forma de la vieja escuela. También le dije que quiero algo estable, salir con alguien que me cuide, que me proteja, que me ame y dejar de sentirme como desecho espacial. Porque así es como me siento cuando estoy con él. —¡Ay Fiore! Te felicito. No sabes lo feliz que me hace escucharte decir eso —le dije exaltada, aunque admitiendo que estaba un poco desconcertada. Minutos después, en la hora de Inglés, mi Smartphone vibró. Lo tomé cuidadosamente del bolsillo y encendí la pantalla. Era un Whatsapp de Nicolás. ¡Og! ¿Y ahora que quiere este chico, pensé. ¡Buen día, Lu! Perdón por lo de ayer. Estuve pensando y me di cuenta de que fui un cretino. No debí decirte todo eso. La verdad es que me siento muy mal. Sé que no me creerás, porque después de todo lo que me dijiste, supe que te dijeron cosas de mí que, en realidad, no son ciertas. Espero que algún día podamos hablar en persona y aclarar nuestro malentendido. Que tengas un hermoso día.

Mi primer amor, un gran error

25

Bajé el celular a las rodillas y miré al frente. Me dejó boquiabierta este Nicolás. Quién iba a decir que un patán como él se podía disculpar de esa manera. Hasta me hacía pensar que las cosas que decía eran ciertas. —¿Quién te manda mensajes Lu? —me preguntó Fiorella, sorprendida—. No recuerdo que algún chico te escribiera. La miré fijamente y percibí algo raro en ella, algo que no había notado antes, como si fuera otra persona. Veía falsedad en sus gestos y también tuve una sensación de humillación hacia a mí. ¿Acaso estaba dejándome llevar por las cosas que me escribió Nicolás y estaba descubriendo algo en ella que antes simplemente me negaba a ver? ¿O solo era un mero producto de mi imaginación revuelta? El mensaje de Nicolás me cambió. Tenía una visión diferente de Fiorella y no era para nada buena… —¿Hola? Te hice una pregunta —insistió ante mi falta de respuesta. —Nadie Fiore, son solo unos primos míos que viven en México. Parece que quieren venir de vacaciones. Espero que no, son insoportables, sobre todo el de cuatro años. Es el niño más intolerante de la tierra. —Ah… —me respondió, aparentemente, fingiendo interés.

26

Nahuel A. Lopez

Mi primer amor, un gran error

27

5 El plan perfecto

Una semana había pasado desde que Nicolás me envió ese mensaje. Por alguna razón no podía sacármelo de la cabeza. Se había convertido en un ente que no se quitaba de mi pensar. Solo fue un mensaje, un mensaje de disculpa y no existía razón para pensar en él todo el tiempo, al menos no de buena manera. Era enfermizo, no podía enfocarme en cosas importantes como estudiar para los exámenes. Estábamos a mediados de octubre y los profesores tomaban evaluaciones energúmenamente y yo, simplemente, no podía concentrarme. Me hallaba indecisa, no sabía qué hacer, tenía una idea en mi mente, pero no sabía si ejecutarla, estaba bloqueada. Pensaba que quizás Fiorella no era lo que aparentaba, pero al mismo tiempo recelaba. Fue mi amiga desde que teníamos siete años. No podía creerlo, era difícil de imaginar.

28

Nahuel A. Lopez

Eso era lo que me fastidiaba. Lo más probable era que Nicolás me estuviera manipulando para que desconfiara de Fiorella. Lo hacía con ella, ¿por qué no podría hacerlo conmigo? Al mismo tiempo, me preguntaba cuál sería su propósito. ¡¿Para qué?! Y allí es cuando volvía a desconfiar de Fiorella. Tenía que salir del campo de la duda. Nicolás dijo que podría decirme cosas de Fiorella que me matarían. ¿Qué serían esas cosas? Tenía que averiguarlo y la única forma de hacerlo era hacerme amiga de él, usarlo, como de seguro él usaba a otras chicas… Al fin me había decidido, iba a ejecutar el plan. Tomé mi celular, busqué su mensaje en Whatsapp y guardé su número: ¡Ey, Nicolás! Lo siento, no debí tratarte de esa manera. Yo no soy así. Nunca trato mal a las personas, ni mucho menos las insulto, soy una chica culta, chapada a la antigua como dicen aquí en el pueblo. Su perfil pasó de Últ.Vez hoy a las 11:32 a en línea. Era el momento justo para empezar a hablar y averiguar cosas de Fiorella y, al mismo tiempo, vengarme severamente de Nicolás por manipular a tantas chicas. Hola Lucila. Buenas tardes. No te preocupes, ya es pasado. ¿Te importa si empezamos de cero? Ya sabes, como dijiste: dejemos el pasado en el pasado, hagamos de cuenta que aquí no sucedió nada y…

Mi primer amor, un gran error

¿Y? Y nada. Quizás podamos ser amigos. Pero si ni siquiera te conozco. Es verdad, pero podríamos llegar a conocernos, salir a tomar algo, no sé. ¿Qué te parece? Mm… me parece bien, tengo que hacer nuevos amigos en el pueblo. ¿Lo dices por lo que pasó con Fiorella? Sí. Perdón que sea tu amiga, pero no es buena persona, créeme: es manipuladora, egoísta, hipócrita, extremadamente egocéntrica… las personas así me molestan mucho. Lo sé. Últimamente noto algo raro en ella, algo de lo que antes no me percataba. Quizá me manipula, no lo sé, pero el otro día comentó algo que me hizo sentir inferior y después de pensarlo relajadamente, siempre hace ese tipo de acotaciones y, la verdad, antes no me molestaban, a lo mejor no lo quería ver, pero ahora empiezan a hacerlo. Pero ¿por qué? ¿Por qué dejas que ella te manipule?

29

Nahuel A. Lopez

30

Esa pregunta me hizo pensar y conocía cuál era la razón, pero lo que no sabía era si debía decirle la verdad a Nicolás o no. Después de meditarlo por un rato, me di cuenta de que si le decía la verdad pura, quizás le daría un poco de pena y eso facilitaría el acercamiento. Es porque no tengo tantos amigos y ya sabes. Ah… te entiendo. ¡¡No, no lo entiendes!! No sabes lo difícil que es querer acercarse a alguien y no saber qué decir, ponerse nervioso, tartamudear, hacer chistes malos, es horrible. Créeme, te comprendo. Cuando tenía tu edad o quizás cuando era un poquito más chico que tú, tampoco tenía amigos. No sé cómo será acá en Paraje del Viajero, pero en Buenos Aires, los chicos eran muy malos. Me acuerdo que me pegaban, me tiraban con gaseosa y se reían todo el tiempo. Hasta yo me reía, siempre se me escapaba esa risita nerviosa: ji, ji, ji… era terrible, pero hasta ese entonces no sabía cómo enfrentarlos. Pensé:¡GUAU! Me costaba mucho creer que Nicolás, ¡Nicolás!, había pasado por eso. ¡Él! El chico que tenía el cuerpo más hermoso del mundo, los dientes más parejos del país y que sin duda sabía sonreír muy bien para las fotos, él. Increíble.

Mi primer amor, un gran error

¡Ah! ¿Y qué pasó? ¿Cómo te convertiste en el actual Nicolás? Digo, no pareces un chico que sufre bullying en la universidad. Supongo que la universidad es diferente. Pero me di cuenta de que el problema era yo. Yo dejaba que me insultaran: por ser delgado, porque mi familia es adinerada o por mi escoliosis. Sí, tenía escoliosis cuando iba al secundario. Después empecé a ir al gimnasio, no para convertirme en otra persona, sino para convertir mi yo, en alguien que soñaba ser. Quería ser mejor, mejor persona, tener mejor cuerpo, cuidarme, ya sabes… Oh. ¿Y dejaron de burlarse? Simple: al que se burlaba, le pegaba, ja, ja… pero sí, con el tiempo dejaron de hacerlo. Ja, ja… qué gracioso. ¿Te parezco gracioso? Pero, ¿no me detestabas? (Chiste) Lo sé y supuse que era un chiste. No era necesario ponerlo entre paréntesis. Bueno, perdón.

31

32

Nahuel A. Lopez

¿Qué te parece si salimos esta noche, a dar una vuelta en tu ? Ah… ¿Tengo que poner el auto? Eh… yo no tengo uno, respondí. Además tengo diecisiete, mis padres no firmarían el permiso para la Licencia de Conducir, ni siquiera si los drogara, ja, ja, ja… Está bien, no importa, de todas formas en este momento estoy empacando. Me vuelvo a Buenos Aires. Mis primos son insoportables y mañana tengo facultad. Uh… ¿cuándo vuelves? Nunca. Al menos que tú quieras que nos veamos un día de estos. Ja, ja, ja… mmm… veremos. Adiós y buen viaje. Chau, suerte y cuídate. ¡Oh por Dios! Nada mal este Nicolás, pensé. La verdad que no se parece en nada a lo que Fiorella me había contado. Había oscurecido. Tomé una chocolatada con galletas untadas en mantequilla de maní y me fui a la cama.

Si te gustó lo que leíste y quieres más, haz click en el botón «Librerías» y busca tu librería más cercana o haz click en «eBook» si deseas obtener el libro electrónico.

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2020 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.