El Club de las Excomulgadas

El Club de las Excomulgadas Agradecimientos Al Staff Excomulgado: Nelly Vanessa, Alie, Angiee, Tere47, Anna_abc, Ssl, Dannen, Alessita y AnaE por la
Author:  Susana Romero Toro

11 downloads 101 Views 2MB Size

Story Transcript

El Club de las Excomulgadas

Agradecimientos Al Staff Excomulgado: Nelly Vanessa, Alie, Angiee, Tere47, Anna_abc, Ssl, Dannen, Alessita y AnaE por la Traducción, a Mdf30 por la Corrección de la

Corrección, De nuevo a AnaE por la Diagramación y a Excopic por la Lectura Final de este Libro para el Club de Las Excomulgadas… A las Chicas del Club de Las Excomulgadas, que nos acompañaron en cada capítulo, y a Nuestras Lectoras que nos acompañaron y nos acompañan siempre. A Todas…. Gracias!!!

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Traducción, a AnaE, Lelilu, Puchunga y Taratup por la

2

El Club de las Excomulgadas

Argumento Como teniente de las fuerzas armadas de la Federación, Sera Ayers está acostumbrada a dar órdenes, no a recibirlas. Ahora deber obedecer a un hombre que no puede soportar – y en el que no puede dejar de pensar. Con los enemigos Imperialistas ganando terreno, un equipo encubierto es reunido por Ash Walker. Diez años antes, Sera se había sometido cariñosamente a la

matrimonio político, se negó a hacer el papel de amante. Ahora que su matrimonio ha terminado, Ash quiere a Sera en su equipo - y de regreso en su cama. El tercer miembro del equipo, Brandt Pela, tiene la elegancia que coincide con la sexualidad salvaje de Ash. Y cuando su plan encubierto requiere que Sera se haga pasar por la amante de Brandt, la pasión que se enciende entre los tres es más peligrosa que su misión.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dominación de Ash en el dormitorio. Pero cuando él se vio obligado a un

3

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 1 La gente se echo a un lado, manteniendo sus ojos hacia abajo mientras Sera Ayers acechaba el pequeño edificio gris, en las afueras de la ciudad. Como una sola mente, se dirigió a través de los pasillos de la indescriptible multitud en la Federación de Fuerzas Unidas. La ira la recorría mientras caminaba, sus botas sonaban con un ruido sordo, clap, clap sobre el piso laminado.

veces. Su mano se hirió, pero se sentía un poco mejor ante la pequeña violencia de eso. "¡Entre!" Abrió la puerta y entró. Notando escasamente el hecho de que dos hombres estuvieran sentados frente al escritorio del sub-comandante Yager, abrió la boca para hablar. "¡Guau! ¿Qué es tan condenadamente importante que casi tiraste mi maldita puerta abajo?" Gritó el sub-comandante Yager antes de que pudiera decir cualquier cosa. "Acabo de recibir tu llamada. ¡Me has reasignado! ¡Ese es mi problema! Soy la mejor que tienes por aquí. ¡Mi equipo es el mejor, maldita sea!" Se pasó una mano por el pelo, sin importarle que probablemente pareciera un rizado puercoespín. "Sera", suspiró Yager, señalando a los hombres sentados, "tienes un nuevo equipo. Se trata del Comandante Ash Walker y el Sub-Comandante Brandt Pela". A la mención de los nombres, un estruendo de ruido blanco llenó sus oídos. En lo que pareció en cámara lenta, Sera se volvió y miró la cara de un hombre que ella conocía muy bien de muchos años antes. "Ash". Los ojos azules más pálidos que vio nunca miraron hacia ella. Ojos a los que se había entregado mientras él estaba sobre y debajo de ella. Ojos que la habían

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Deteniéndose en la puerta del sub-comandante, cerró el puño golpeando varias

4

El Club de las Excomulgadas dominado mientras la había atado y puesto un collar en el cuello a su merced. Ojos que la habían perseguido durante los últimos diez años. Todo se desplomó sobre ella, el mundo comenzó a cerrarse, y luchó con una voluntad de hierro para no quebrarse. Cerró su mano en un puño para que dejara de temblar. "Sera, te ves muy bien." Ash sonrió, con postura relajada, como si fuera un viejo amigo que no vio en años. Al parecer, no se vio afectado para nada por su

"¿Ash?", Sera dijo dulcemente. Ladeó la cabeza. "¿Sí?" "Vete a la mierda” gruñó ella, aterrizando un sólido gancho derecho en su mandíbula. "Detente. Dioses maldita sea, ¡Sera!" Saltó Yager y con el otro hombre, la retuvo mientras Ash se levantaba del piso donde lo había arrojado. “¿Por los siete infiernos que pasa contigo?" Yager exigió, con el rostro a una pulgada del suyo. "¿Por qué? No pasa nada, ahora. Me siento mucho mejor." Esperaba que su sonrisa fuera tan salvaje como se sentía. Por lo menos sus manos ya no temblaban más. El otro Comandante que llegó con Ash soltó una carcajada y dio un paso atrás, dejando que se fuera. "Soy Brandt. He oído hablar mucho de ti." Sera lo miró. Donde la belleza salvaje de Ash era dura, este hombre era elegante. Tenía los ojos almendrados de color marrón oscuro, tan oscuros que eran casi negros. Él giro su trenza oscura y rica como sus ojos, le llegaba hasta la mitad de la espalda. Exuberantes labios y pómulos perfectos, piel de un hermoso tono oliva le daban ganas de levantar su mano y tocarlo: delicioso. "Mire, no tengo nada en su contra, Sub-Comandante. Pero no voy a trabajar con Ash Walker. Ni ahora, ni nunca. Tengo un equipo. Trabajamos muy bien juntos."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

presencia. Joder.

5

El Club de las Excomulgadas “¡Más despacio, Ayers!" Yager la empujó sobre una silla. "¿Quieres pasar tiempo en el calabozo por agredir a un oficial superior? Supongo que hay una explicación para esto, como que te has vuelto loca, pero tendrás que enmendar tu comportamiento, que sabes estuvo horriblemente fuera de lugar." "Esto no funcionará, Comandante en Jefe. Sólo póngame de nuevo con mi equipo." Sera trató de no parecer tan desesperada como se sentía. "Sera, las cosas con los imperialistas están empeorando. Lo sabes. Lo ves todos los

había merecido el puñetazo, lo sabía. Y por lo menos el dolor le impedía centrarse en algo que lo afectaba mucho más, incluso una década más tarde. "¿Por qué está hablando él?" Sera sacudió la cabeza en su dirección, hablando con los dientes apretados. "¿Puedo hablar contigo a solas?" Ash pidió a través de su propia mandíbula apretada. "No. No puedes hablar conmigo de ningún modo, en ningún momento, en ningún lugar." Todavía era terca, no había cambiado mucho. "¿Qué infiernos está pasando aquí? Es obvio que se conocen. Walker esto es algo que debería haberme comunicado desde el principio." Yager miraba atrás y adelante entre Ash y Sera, claramente descontento. "Si me disculpa, Comandante en Jefe Yager, no es necesario revelarle nada si no determino que necesita saberlo", gruñó Ash a su espalda. Sera gimió y se levantó, dirigiéndose hacia la puerta, pero la detuvo Brandt. "Lo siento, teniente Ayers, pero tendrá que quedarse." Ash miró en cámara lenta mientras ella regresaba, balanceándose lo suficiente para darle una patada lateral en las rodillas a Brandt y derribarlo. Usando su sorpresa, saltó sobre él y salió de la habitación.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

días." Ash trató de permanecer razonable, a pesar del dolor en su mandíbula. Se

6

El Club de las Excomulgadas "¡Sera! ¡Maldita sea, mujer, espera!" Ash se apresuró a perseguirla. A pesar de que estaba agitado, no podía dejar de admirar su habilidad. Era rápida y ágil mientras esquivaba la gente por el largo pasillo. A pesar de su grito para que los espectadores la detuvieran, saltaban fuera de su camino y la dejaban pasar, lo que indicaba un alto nivel de respeto por ella, junto con una desconfianza hacia los forasteros. Sin embargo, estaba a casi a la mitad de un pie de ella, y sus piernas eran más largas. La alcanzó con rapidez, tomándola y empujándola a un cuarto cerca del

satisfacción. Le tomaría un momento calmarse a sí mismo, se volvió hacia ella, bloqueando la única salida a su espalda y sólo pasaría través de él. "No trates de huir de mí otra vez, Sera. Ya he tenido suficiente de eso de ti. Sólo escucha lo que tengo que decir." Ash utilizó la punta de una de sus botas para empujar una silla en su dirección. "¿Has tenido suficiente persiguiéndome a mí? Eso es bueno." Sera permaneció de pie. Con los brazos cruzados, los pies separados y los ojos reducidos, viéndose temible e inaccesible. "Las cosas están mal ahora mismo. Los imperialistas están ganando la delantera a lo largo de la frontera. Si perdemos cualquier Universo del sistema, podríamos perder todo. Si ellos ganan una base aquí" hizo una pausa por un momento, "Bueno, sabes lo que podría suceder. Necesito tus habilidades en mi equipo." "Tengo un equipo. Busque a otra persona, Comandante." Él gruñó hacia ella y se pasó una mano por el cuero cabelludo, pero captó la forma en la que ella mantuvo su vista fija en el movimiento. Ahh, recordó. Una vez, le había gustado acariciar con su mano la suave piel de su cuero cabelludo, los lugares de los tatuajes tribales marcados por su familia y la posición que bordeaba la parte trasera de su cabeza. No todo estaba perdido todavía.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

área de recepción del frente. Cerrando la puerta, le puso llave con salvaje

7

El Club de las Excomulgadas "¿Comandante? ¿Ahora honras mi rango? ¿No hace mucho me golpeabas y no eras más que una insubordinada?" "Comandante, no quiero estar en su equipo. Punto. No quiero estar en la misma habitación. Ni en el mismo universo con usted. Quiero que se vaya. Encuentre. Otra. Chica. No me interesa." Dioses era magnífica cuando estaba enfadada. Él tomó nota de toda ella. La curva de su cintura, el oleaje de sus pechos. La forma en que la parte inferior de sus labios tenían un aspecto tan jugoso que siempre los quería morder, saborearla poco a

un equipo de combate se viera tan atractivo. Y, Oh, cómo lo hacía. "No necesito encontrar a otra chica, Sera. Eres la que necesito. Lo qué Brandt y yo necesitamos. Nos dirigiremos al portal, y necesitamos de tus habilidades de lenguaje. Más que eso, eres una boxeadora excelente, buena con tus pies e inteligente." "¡No quiero esto! ¿Por qué me haces esto?" Ella se sostuvo totalmente erguida, inmóvil, con los brazos rígidos a los costados. Su corazón se contrajo en su pecho por la angustia en su voz. Era perfecta para su equipo. No mintió sobre eso. Brandt recorrió los nombres en el ordenador, y el de ella estaba en la cima de la lista. Ash se sorprendió al ver lo lejos que llegó en la última década. Cuando él estuvo con Sera era traductora en el cuerpo diplomático. Tuvo una breve charla al unirse al cuerpo militar. Había sin duda tenido habilidades lingüísticas y de artes marciales. Pero después de que habían roto y se habían lastimado, había abandonado el trabajo diplomático y se había unido a las fuerzas armadas. Había subido de forma rápida y con grandes recomendaciones. Para una mujer de una familia sin clasificar llegar a Teniente y comandar su propio equipo era casi inaudito. Todos los sentimientos de Ash por Sera regresaron de nuevo mientras Brandt le informaba. No había echado un ojo sobre ella, porque no podía soportarlo. No

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

poco. Se había olvidado de cuán largas tenía las piernas. Sólo Sera podría hacer que

8

El Club de las Excomulgadas podía soportar saber que ella se hubiese casado y tenido hijos con otro hombre u otra cosa por el estilo. Fue egoísta, pero sabía sus defectos. Mientras estaba allí, observando su enojo y frustración, él sabía que la iba hacer venir no sólo por su equipo, sino para hacerla suya de nuevo. Punto. Pudo no saber de ella, pero no había dejado de pensar en ella durante los últimos diez años. . . no importaba lo mucho que se esforzara. Nunca hubo nadie después de ella. No como lo fue para él. Hubo mujeres que estuvieron en su cama, sí. Pero nadie había ocupado su corazón, porque pertenecía

"Estoy haciendo esto porque es lo que hay que hacer. Hiciste el juramento, Sera. Te uniste al cuerpo y te comprometiste a hacer lo que era mejor, por encima de tus propios deseos. Dijiste que harías lo necesario para luchar contra los imperiales. Te necesitamos en nuestro equipo. Estás perdida aquí. Y no te lo estoy pidiendo. Te estoy mandando que ordenes tu equipaje, porque nos vamos fuera de aquí, en dos atardeceres." Sera lo miró fijamente, con la boca abierta, con impotente furia subiéndole, fuerte. Lo odiaba un poco menos de lo que lo amaba, y detestaba su debilidad por él. Ash Walker la hacía vulnerable, y no podía permitírselo. "Prefiero sentarme en el calabozo." Suspiró. "Estarías desperdiciada en el calabozo. Te lo dije, te necesitamos." Sacó una unidad de comunicación de su bolsillo. "Brandt, envía dos guardias de escolta por la Teniente Ayers a sus aposentos para que empaque sus cosas. Trata de que se queden con ella y se aseguren que llegue a nuestro punto de encuentro en el momento apropiado." "Ash. . ." Brandt se detuvo. "Sí, señor. Voy a tener que esperar fuera de la puerta de entrada. Estoy en camino." "No puedo creer que estés haciendo esto."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

a la mujer enojada que estaba en la habitación.

9

El Club de las Excomulgadas "Supéralo, Sera. Fue hace diez años." "Te odio. Odio verte." Sera lo empujó hacia un lado y salió de la sala. No se resistió cuando Brandt la tomó del brazo y la entregó a los guardias. "Ayers, lo siento. No sabía que sería un problema", dijo Yager murmurando, haciendo una pausa para fruncir el ceño a Brandt y Ash. "No es culpa suya, señor. Por favor, asegúrese de que mi equipo tenga un buen

Su gente. Los había entrenado. Fueron como su familia, y todo lo que podía esperar era que estuvieran bien. "Cuenta con ello." Yager asintió, lanzó una mirada a Ash y observó mientras los guardias la sacaban al vehículo. *** Brandt miró a Ash, con el rostro iluminado por la amarillenta farola por la que pasaban por delante. Podía ver cómo su amigo estaba en problemas, fue así desde que Brandt le había dado el nombre a él. "¿Estás bien?" "Nunca debí dejarla ir." "No. Nunca debiste. Pero no tenías otra opción, e hiciste lo que tenías que hacer. No se puede cambiar el pasado, Ash. La verdadera cuestión en este momento es ¿qué vas a hacer?" "No puedo creer que me alejé de ella para casarme con Kira. Brandt, no lo entiendes; Sera era perfecta. Tan fuerte. Duraba todo el día. Sin embargo, al final de su turno, una vez que estábamos en nuestro alojamiento, dejaba que todo eso se alejara. Se entregaba a mí. Dioses, esa piel de ella resultaba bastante más atractiva con sombras de color rosa. Todavía puedo ver las marcas en su trasero y los muslos

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

líder".

10

El Club de las Excomulgadas después de haber sido azotada o nalgueada". Ash mantuvo sus ojos en el paisaje que pasaba, por lo que Brandt sabía que estaba recordando. "Ya basta, Ash. Me estás poniendo duro. Y no puedo ver cómo esto te va a ayudar. ¿La traemos para ayudar a ganar la guerra o para recuperarla en tu cama?" Brandt estaba preocupado por la respuesta que daría si hubiera algo que decir. Le gustaba el aspecto de Sera Ayers y no podía negar su atractivo después de escuchar a Ash hablar de ella a través los años. "¡Hey!" Se sentó con la espalda recta, pero Ash se dejó caer en el asiento de nuevo.

Brandt se quedó en silencio, pero levantó una ceja mientras conducía. "Está bien, está bien. Las dos cosas. Sabía que la quería de vuelta, pero pensé que sería capaz de mantener las cosas separadas. No me di cuenta de la profundidad de lo que había pasado entre nosotros hasta que entró en la habitación, y la volví a ver. Oler su piel, ver el color de su rostro cuando se enfadó". "¿Sentir su puño en tu mandíbula?" Sonrió Brandt. ”¿De qué lado estás, de todos modos?" Brandt se echó a reír. "Esa es una pregunta estúpida. Kira puede ser mi hermana, pero siempre pensé que los dos no estaban bien juntos. Ella es mucho más feliz ahora con su marido sin espinas y presa fácil, en su matrimonio político. Eres un mal recuerdo." Se encogió de hombros. "Pero por lo poco que me has contado y lo que vi esta noche en la forma en que Sera reaccionó hacia ti, no sé si que regrese a tu cama sea una posibilidad. La necesitamos en este equipo, Ash. Más de lo que necesitas follarla." "Puedo tener ambas cosas." Ash le presumió mientras lo decía. "Conozco sus botones, Brandt. La conozco mejor que nadie. Sólo tengo que recordar la manera de pulsarlos en el momento adecuado."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Es por la guerra. Ella es una gran ventaja. La necesitamos."

11

El Club de las Excomulgadas "Si tú lo dices." *** "¿¡Qué él qué?!", Exclamó el padre de Sera por la pantalla. En un canal seguro, ella le acababa de contar sobre la aparición de Ash, desmantelando su equipo y agregándola en el suyo. "Así que, no fuiste lo suficientemente buena para casarse contigo hace diez años, pero eres lo suficientemente buena cuando la Federación te necesita. Condenadas

sangre hemos mantenido los Universos libres todos estos años." "Dai, lo sé. No tienes que decírmelo dos veces. No tengo opción. Envió guardias por mí. Están afuera." La cara de Jakob Ayers se suavizó aunque su voz se volvió tensa. "Por supuesto, cariño. Lo siento. Ve. No es que debas eludir tu deber. Ve y haz su trabajo. Mantén tus ojos en tu objetivo. No hay ninguna ley que diga que tiene que gustarte tu comandante. Dios sabe que tuve que servir a algunos cabezas huecas en mi tiempo, también. Esto te hará más fuerte. Te conozco, harás que funcione para ti. Estoy orgulloso de ti." Sera luchó con sus lágrimas. "Gracias, Dai. ¿Se lo dirás a Mai y limpiarás mis cuarteles? Voy a conectarme en cuanto pueda." "Por supuesto que voy a decírselo. Va a estar molesta echando de menos tu llamada. Pero te queremos, y vamos a encender una vela todos los días en el templo. Mantente a salvo." Desconectándose, Sera se limpió las lágrimas mientras brotaban y terminó de meter sus cosas en las tres bolsas que le habían asignado. Sus órdenes eran por un período de tiempo indeterminado, el lenguaje estándar de asignación en unidades móviles. No mantendrían sus aposentos por mucho tiempo. Su madre vendría a empaquetar

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

familias que piensan que son mejores que aquellos de nosotros que con sudor y

12

El Club de las Excomulgadas el resto de sus pertenencias por lo que la milicia podría asignar la unidad a otro soldado. "Teniente Ayers, es hora de irnos", uno de los guardias dijo con amabilidad. Podía ver su falta de voluntad en formar parte de la situación en sus ojos. Pero estaba asignado con ella. Y órdenes eran órdenes. “Muy bien. Sé útil y lleva esto." Ella le lanzó una bolsa, y la tomó, viéndose agradecido por ayudar de alguna manera. Ella se puso sobre los hombros las otras

Mientras conducían, trató de procesar todo. Cuanto más pensaba en la situación, más sentido tenía que Ash estuviera tan altamente vinculado en el ejército. Venía de una familia con rango, y ésas familias controlaban los niveles más altos de la Federación, incluyendo a los militares. Sera recordaba la historia lo suficiente como para saber que los Pelas eran otra poderosa Familia, aunque sus territorios estuvieran distantes de la de los Walkers. Algo más hacía ruido en su mente, pero estaba demasiado cansada, demasiado tensa y enojada para comprenderlo. Ella debería haberse sentido halagada. Si se tratara de cualquier persona, pero Ash Walker... debió haber dejado pasar la oportunidad de servir en una de las unidades móviles. Creía en lo que hacía. Creía que si no luchaba contra la constante difusión de la tiranía de los imperialistas, miles de millones de ciudadanos en todos los universos conocidos de la Federación serían esclavizados. Sin embargo, la idea de someterse a su mando de nuevo en cualquier forma la hacía sentirse profundamente confusa. En un momento de su vida lo había amado tanto que había considerado su oferta de ser su amante. Él habría tenido que pedir la aprobación de la Familia del sindicato, por supuesto. ¿Por qué un miembro de la familia siempre tenía que sufrir? Y como amante reconocida oficialmente, Sera podría incluso tener a sus hijos. Pero al final, su orgullo y amor propio habían ganado, y ella se había alejado.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dos bolsas, y el guardia la llevó al vehículo de transporte.

13

El Club de las Excomulgadas Después de veinte minutos, el transporte desaceleró en un barrio periférico, deteniéndose en un garaje adjunto a una pequeña serie de dependencias. Luego fue subida a un pequeño helicóptero y llevada en otra lenta ruta hacia adelante, por unos minutos más hasta que el helicóptero aterrizó detrás de una gran finca. Mientras sacaba sus maletas del helicóptero, Sera vio a Brandt salir de la casa principal. La precisa y depredadora forma de caminar, junto con su mirada le dijeron que no sería tomado por sorpresa de nuevo en cualquier otro momento. Ella

Ella se apiadó del guardia a su lado. "No te preocupes, no haré un escándalo." "Lo siento, teniente Ayers. Desearía. . ." Sus ojos sostuvieron los de ella por un momento. "Todo el mundo lo siente. Pero así son las cosas. Recibes órdenes. Recibo órdenes. No me gustan, pero son órdenes igualmente. Ahora continuemos. Que tengas una buena noche." Cerró la puerta con cuidado, sopesó sus maletas y dio un paso atrás. Los hombres permanecieron en el helicóptero, y la animó que creyeran en su palabra. Por lo menos tenía eso. Se apartaron, dio un profundo respiro para estabilizarse y se dirigió hacia donde estaba Brandt, esperándola. "Sera, ¿Puedo ayudarte con tus maletas?" Brandt preguntó mientras ella se acercaba. "¿Dónde están mis habitaciones, Sub-Comandante?” Su voz era nítida y eficaz. Suspiró. "¿Vamos a hacerlo de esta manera?" "¿Qué quieres? No quiero estar aquí. Hiciste polvo mi equipo, y sólo los dioses saben quién los liderará ahora. Me pusiste bajo el mando de un hombre que aborrezco. El código Militar no me exige que me guste esta asignación o que pretenda estar entusiasmada con ello. No tengo que ser amable. Sólo tengo que

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

iba a tener que aceptar su suerte.

14

El Club de las Excomulgadas obedecer órdenes. Qué es lo que voy a hacer. Ahora ¿Dónde están mis habitaciones, o habrá una sesión informativa? ¿Tal vez planean mantenerme en la oscuridad?" Brandt tomó una de sus bolsas con un bufido y sacudió la cabeza. "Por aquí. Vamos a llevar tus bolsas, y luego tendremos una reunión. Ash quiere revisar algunas cosas contigo." Se tocó la frente en señal de saludo, y pareció aturdido por un momento,

Una vez dentro, le indicó una escalera, y lo siguió, no sin advertir el trasero musculoso que marcaba sus pantalones con el uniforme. Tenía algo de consuelo, al menos. Al final del pasillo pateó una puerta para abrirla y encendió las luces. Era una habitación grande con una pequeña cocina y un cuarto de baño adjunto. Había un dormitorio con una sala de estar separada. Sera tomó nota de los equipos electrónicos de última generación sobre el escritorio. Se entusiasmaría con el nuevo equipo después que estuviera sola. No había manera de que les hiciera ver su alegría. "Desempaca, pero mantén en una bolsa tu kit listo en todo momento. Te esperamos en el área principal en veinte minutos. Bajando las escaleras, a la izquierda. No te puedes perder. Vamos a tener comida preparada, también." Se quedó allí por un momento. "Bienvenida, Sera. Lo digo de corazón. Eres un activo real para este equipo." Se volvió y salió de la habitación antes de que pudiera decir nada, cerrando la puerta tras él. Ella se apoyó en la puerta, tratando de recobrar el aliento, tratando de aquietar los pensamientos acelerados que pasaban por su cerebro mientras el pasado presionaba al futuro. Miedo, algo que no había probado en muchos años, comenzó una

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

encogiéndose de hombros antes de llevarla a la gran casa.

15

El Club de las Excomulgadas cuidadosa guerra con sus emociones. Era una pesadilla, sí, pero no podía negar que

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

el desafío la llamaba. Cómo acabaría todo, estaba por verse.

16

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 2 Cuando ella bajó exactamente veinte minutos más tarde, Sera se encontró a ambos sentados en una gran sala común. El lugar era acogedor y se podía vivir en él. No dudaba que se quedaran a dormir con regularidad, a pesar de que Sera se preguntó dónde dormirían las esposas. No obstante, había indicios de la verdadera naturaleza de los habitantes aquí y allá. El personal era eficiente y silencioso, pero cada uno que vio se conducían como guerreros. En su camino hacia abajo y cuando entró en

categoría. Su estómago gruñó llevando su mirada al aparador en contra de la pared llena de alimentos. Habían pasado unas horas desde que había comido por última vez. "Sub-Comandante Ayers, Soy Ceylon, el asistente de la casa. Es un placer conocerla y tenerla aquí. En caso de que necesite cualquier cosa, simplemente indíquemelo por cualquier medio de comunicación en la casa o en el mismo terreno. Los otros la esperan en la sala común." El hombre alto y delgado que parecía estar construido a partir de sólidos músculos, se inclinó ligeramente. ¿Sub-comandante? Ella se inclinó a cambio. "Gracias. Y por favor, llámame Sera." “Como quiera, Sera. Una vez más, bienvenida." Desapareció casi sin hacer ruido al caminar, y ella se encogió de hombros, dándose la vuelta hacia la habitación en la que Ash se movía en el interior. "Sera, adelante por favor, come algo, y vamos a empezar." El cuerpo de Sera respondió a la forma en que los ojos de Ash recorrieron con avidez su cara y cuerpo. Sus pezones se endurecieron traidores por su escrutinio, y se alegró de llevar un sujetador lo suficientemente grueso como para ocultarlo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

la casa con Brandt, había notado la seguridad. Sobria pero totalmente de primera

17

El Club de las Excomulgadas Sin decir palabra se dirigió al aparador y se sirvió un plato con comida. Con mucho cuidado, lo trajo a la mesa y a los sofás en los que ellos ya estaban sentados, comiendo. Ella no preguntó nada. Acabó de comer y esperó a que uno de ellos hablara. ¿Por qué iba a hacérselos más fácil? Habían irrumpido en su vida igual que Ash lo hizo hacía años. Como si fuera una pieza en un tablero de juego. Ash suspiró. "¿Vas a seguir con esto para siempre?"

insubordinada? Tal vez deba encontrar a otro miembro de su equipo con el que se sienta más cómodo." Brandt se mordió el labio para contener una sonrisa. Sera no iba a aceptar ninguna mierda, y mirarla manteniendo a Ash a sus pies era divertido. "¡Maldita sea, Sera! ¡Déjalo ir! Tenemos trabajo que hacer." Ash apretó los puños sobre sus rodillas. Brandt sabía que era más para evitar que tirara de su cuerpo hacia el suyo. Sus ojos brillaron con furia justo antes de que se redujeran hacia Ash. "Respetuosamente, señor, estoy aquí para hacer mi trabajo. Estoy aquí como se me ordenó. Dijo que consiguiera algo de comer, y así lo hice. Soy una oficial militar condecorada. Llegué hasta donde estoy hoy día con sangre y huesos rotos. Tengo uno de los mejores expedientes en las fuerzas armadas de todos los universos de la Federación. No me alejo de mis obligaciones, Comandante." Brandt captó el leve temblor de su mano mientras sostenía el plato en sus rodillas. Ash tenía razón, la mujer tenía carácter fuerte. Brandt había quedado impresionado cuando leyo su expediente. Además de ser muy bonita, lograba añadir fácilmente que era inteligente, hábil y mortal a la lista. Su clasificación en los Universos Federales de Artes Marciales de la liga estaba en la parte superior del 3 por ciento.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Casualmente, se limpió los labios con una servilleta y lo miró. "¿Señor? ¿He sido

18

El Club de las Excomulgadas Pero en ese momento, ella estaba en el borde, y Ash tenía que dejar de presionarla, o se colapsaría. Suavemente, Brandt intervino para reparar el daño. "Por supuesto, y estoy seguro de que Ash no quiso dar a entender otra cosa. Los dos hemos visto tu expediente y tus condecoraciones. Eres una buena soldado, Sera. Vamos a la sesión informativa, ¿de acuerdo?" Miró a Ash, quien rechinó los dientes. "Brandt y yo dirigimos un equipo de operaciones encubiertas. Nuestra unidad móvil siempre ha tenido tres personas, pero nuestra tercera persona se retiró

Comandante, por cierto. Ya que estamos aquí en Borran, esta será nuestra base. Las puertas y otras entradas tienen código de entrada. Hay transporte afuera. Debes sentirte libre de ir y venir como desees, pero sólo a las personas con nivel tres y más arriba se les permite estar en este lugar." Sera puso su plato vacío sobre la mesa y cruzó las piernas. Escuchó de cerca mientras mordía una fruta purri. Brandt le entregó un archivo. Se comió el último trozo de la fruta, limpiándose las manos antes de abrir la carpeta para examinar las imágenes y documentos de su interior. "Los imperialistas han atacado cuatro puestos distintos. Puestos de avanzada clandestinos. A partir de estos puestos de avanzada, creemos que seremos capaces de conseguir más de nuestra información confidencial. "Hemos rastreado algunos de los datos robados a Nondal." Ash se echó hacia atrás, y Brandt miró a Sera mientras leía la información. Miró sus ojos mientras veía lo que fue robado. E impresionado, la vio juntar todas las cosas. "Iremos en dos turnos. Un poco de exploración por nosotros en Nondal. El archivo tiene la clave y también lo que será tu identidad. Memoriza el material y saca toda y cualquier conexión de tu identidad de allí", explicó Brandt y luego vaciló un momento. "A partir de este momento, estarán asimilados en nuestra cubierta como

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

recientemente. Estamos a menudo en la frontera. Recibirás una promoción a Sub-

19

El Club de las Excomulgadas un conjunto. Ash y yo somos vistos como miembros de la Familia con una gran cantidad de créditos y demasiado tiempo libre. Estarán jugando con eso también. Trabajaremos en los detalles cuando regresemos de Nondal. No es fácil vivir donde la gente te subestima. Pero en verdad, es bastante útil." Se encogió de hombros. Dejaría fuera la parte acerca de cómo dolía ser descontado, cuando en realidad él y Ash eran dedicados, inteligentes y trabajadores. No sería necesariamente siempre así. En algún momento esperaba que fueran capaces de dejar de repetir la rutina del niño rico malcriado.

de que un miembro de una de las familias más importantes de la Federación había colaborado con los imperiales. "Esa nota en tu comunicador está encriptado con su voz", señaló Brandt. "No olviden que Sera tiene memoria fotográfica." Ash asintió hacia ella. Brandt enarcó las cejas y asintió. "Ah, sí, lo recuerdo. Pequeña y práctica esa habilidad. Supongo que por eso eres tan buena para los idiomas." "Bueno, no es fotográfica. No soy perfecta. Pero tengo una muy buena memoria. No vuelvas a decirme algo y tratar de insistir en que dijiste algo diferente más tarde." Sera miró a Ash, que tuvo el buen sentido de hacer una mueca de dolor, antes de volver para leer el resto del archivo. Los dos hombres esperaron hasta que llegaron a la parte del expediente que contenía la información sobre su identidad encubierta. Ella leía en silencio, su cuerpo cada vez más y más quieto. Su rostro enrojeció, y Brandt pudo ver cómo apretaba la mandíbula más y más fuerte hasta que aventó el archivo sobre la mesa y encontró los ojos azul oscuros de Ash. "No." "Mira Sera. . ." Comenzó Ash.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Sera asintió distraídamente mientras miraba las pruebas sobre su regazo. Evidencia

20

El Club de las Excomulgadas Se levantó entonces, con las manos apretadas en puños a los costados mientras su pecho se movía. "He Dicho. No. No lo haré" Ash se levantó. "Harás lo que te ordenen, maldita sea" Su mano se disparó a ella y tomó su garganta, atrapándola con la palma y los dedos. Los ojos de ella se abrieron. Brandt se movió para intervenir, pero antes de que llegara, Sera rompió el agarre de Ash, y él estaba en el suelo con su pie en la garganta. "Nunca me tocarás con

Prefiero sentarme en el calabozo hasta morir antes de dejar que me arruines otra vez, Ash" "Sera, apártate", dijo Brandt manteniendo su voz tranquila y uniforme. Ash había ido demasiado lejos. Se había sobrepasado. Esa cosa de la mano en su garganta estuvo fuera de lugar. "No soy una puta." Su voz era tranquila, cuando le quitó la bota y se volvió, dejando la sala rápidamente. "¿Qué diablos te pasa, Ash? No tienes que presionarla de esa manera." "Brandt, me conoces mejor de lo que ella se conoce a sí misma. Tiene que ser dominada. Lo desea." "Ash, ¡No se trata de tu polla! Es nuestra misión. Es un miembro de tu equipo, y eres su superior jerárquico. Estás fuera de la línea. La estás presionando demasiado lejos y demasiado fuerte." "¡No me digas lo que estoy haciendo, Brandt! No la conoces." "Tú tampoco, Ash. La persona que dejaste hace diez años se ha ido. En su lugar hay una mujer diferente. Tus acciones ponen grietas en sus cimientos, y no te aproveches de eso para entrar en su uniforme. No lo permitiré."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

familiaridad. Nunca tomarás mi garganta con la mano. Te mataré si lo intentas.

21

El Club de las Excomulgadas Antes de que Ash pudiera responder, Brandt salió de la habitación y se dirigió a los cuarteles de ella. *** Sera cerró la puerta y se apoyó en ella, llegando a sus profundidades, tratando de buscar algún tipo de fuerza interior y estabilidad. Su corazón amenazaba con estallar en su pecho, y luchó contra la vergüenza y el deseo que el conflicto precipitaba por su cuerpo.

En el momento en que su gran mano y poderosos dedos se cerraron alrededor de su cuello, sin lastimarla, todo había vuelto a ella con total nitidez. Cada noche, cuando ella entraba en su casa, cuando se había abierto a él. Se ponía uno de los vestidos diáfanos con aberturas altas en el muslo, que él había seleccionado para ella. Y se convertía en suya. El estuche negro estaba en su mesita de noche. Cada vez, lo abría con cuidado, sacando el collar de cuero ancho, llevándoselo a él. Arrodillándose, había sostenido su cuello para que él se lo pusiera. Había días en que sacudía lentamente la cabeza y ponía el collar a un lado. "Esta noche, Sera, mis palabras serán tu collar." A menudo venía a ella mientras preparaban la cena o alguna actividad del hogar y ponía su mano en su cuello así, sosteniéndola mientras devoraba su boca. Había pasado un largo tiempo desde que alguien o algo la había hecho sentir querida y segura. Nunca le dejo el control a otro hombre después del día en que se había ido. No planeaba dejar que Ash le hiciera algún juego mental de mierda ahora, tampoco. Había sido un largo y difícil camino para sí misma salir de la boca de la auto

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¡No voy a llorar!" Susurró, tomando una profunda respiración.

22

El Club de las Excomulgadas compasión en que había caído por su elegante boda que salpicaba la pantalla y el periódico de la Federación. No había manera de que tirara todo ese trabajo por la borda. Empezó a caminar, pensando en sus opciones. No había nada técnico al respecto, había sido abiertamente insubordinada allí. Se había negado a una orden directa y asaltando a un oficial superior y a un miembro de Las familias.

Se quedó inmóvil un instante y sin piedad apagó sus emociones tanto como pudo. No les daría nada. No arrojaría una lágrima por Ash Walker si podía evitarlo. Cruzando a la puerta, respiró hondo y la abrió. "Sí, ¿Sub Comandante Pela?" "¿Puedo entrar?" "Si estás planeando ayudarlo con esta táctica ridícula, estás desperdiciando tu tiempo." "Sólo quiero intentar y trabajar esto para encontrar una solución. Te doy mi palabra como oficial, te prometo que no te obligaré a hacer lo que no quieras hacer. Solo pido que me escuches y me ayudes a encontrar una solución." Suspirando, dio un paso atrás y le indicó que entrara. "Gracias". Brandt se movió junto a ella hacia el sofá pequeño y se sentó. Sera fue a la nevera y sacó dos botellas de agua, entregándole una, mientras se sentaba en la silla frente a él. "Sera, sabes que Nondal es un Universo patriarcal. Como mujer tendrías prohibido moverte libremente a menos que seas esposa o concubina, acompañada de tu esposo o amante. Y una concubina no se espera que guarde las mismas reglas que una esposa. Tendrías más libertad como concubina."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¿Sera?" Llamó Brandt en voz baja cuando golpeó su puerta.

23

El Club de las Excomulgadas "Pero si no vas como concubina, ni siquiera se te permitirá dejar el transporte. Te necesitamos en tierra. Necesitamos tus oídos y tu experiencia con los Nondaleses si queremos entrar. Viste ese archivo, sabes de quiénes sospechamos." "No voy a pasar por su concubina, SC Pela. No lo haré. Nunca voy a permitir que Ash Walker me haga sentir como una puta otra vez." "Por favor, ¿me puedes llamar Brandt? Un equipo de tres personas es muy íntimo. Vamos a estar en el campo de batalla por largos períodos de tiempo. Si nos atenemos a referirnos el uno al otro por nuestros rangos, será muy tedioso, ¿no te

Sera entrecerró los ojos, pero asintió después de un largo rato. "Bueno, bien. Ahora, ¿sería aceptable que fueras mi concubina? Más bien, eh, ¿hacerte pasar por mi concubina?" Él tomó un trago rápido de su agua. Sera lo pensó. Brandt tenía razón. Nondal era un Universo donde ella sería incapaz de moverse en absoluto sin un hombre. Una esposa se esperaría que se mezclara con otra mujer casada y permaneciera separada de su marido, con excepción de ciertos eventos sociales y después se retirase por la noche. Pero una concubina fácilmente podría moverse con su amante. Los Nondaleses la considerarían como una pieza bonita de peluche. Un pedazo de peluche que oiría mucho. Ella asintió lentamente. "Muy bien." Brandt le sonrió, y su corazón se aceleró. Se dio cuenta de que acababa de estar de acuerdo en hacerse pasar por su amante durante el tiempo que fuera necesario. Sin duda, tendría tiempo de entrar con las personas adecuadas de Nondal. Podrían vigilar de cerca, y tendrían que ser convincentes. El Nondales era conocido por tener cámaras espías por todas partes. Pero mientras lo miraba, se dio cuenta de que no sería muy difícil actuar como una mujer tontamente enamorada de él.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

parece?"

24

El Club de las Excomulgadas "Me alegro de que podamos resolver esto. Tu ropa para el trabajo está ya en el transporte. ¿Estás consciente de cómo se va esperar que vistas y actúes?" Sera apreció que lo dijera con tanto cuidado. "Estoy consciente. Nunca he estado en Nondal, pero he tratado con suficientes personas Nondaleses para saberlo" "¿Por tu archivo parece que tienes amplia experiencia en acentos locales? Vamos a tratar principalmente con la clase alta Nondalesa"

variantes lingüísticas y acentos. La mayoría de los ciudadanos en la Federación de Universos hablaba en forma estándar. Además de la Norma, en Nondal la población hablaba Nondalese. Pero había pequeñas pero importantes diferencias en el idioma que variaban según el grupo. Esas pequeñas diferencias hacían que el idioma casi fuera ininteligible para la mayoría de la gente. Afortunadamente para Sera, había hecho un extenso estudio sobre las diferentes variaciones, y eso sería una gran ventaja para el equipo. “Sí. Pero Ash es muy reconocible. ¿Cómo está planeando obtener cualquier información?" Nondal era una sociedad muy cerrada. Las clases bajas y trabajadoras de Nondal no tenían libre acceso a las noticias de los Universos Conocidos. O contacto con el exterior, incluso. Sus viajes eran restringidos, y la mayoría de los Nondaleses nunca dejaban los niveles de su abovedada ciudad, menos osarían en visitar otros Universos. Pero las clases altas tenían acceso a las noticias e información del exterior, y mantenían su conocimiento de chismes y noticias de famosos como señal de su estatus. "¿Qué tan de cerca lo has seguido durante los últimos diez años? Sólo entre nosotros." Ella estudió sus manos. “No mucho. No después de que su compromiso estuvo por todas partes. Sin embargo, su boda fue una gran noticia por un tiempo muy largo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Nondal tenía un sistema de clases muy estratificadas. Cada grupo de clase tenía

25

El Club de las Excomulgadas Fue ineludible. Su rostro estaba en todas las pantallas y el periódico y cada maldito día de su luna de miel, la que pareció durar para siempre" Sera volvió su mirada hacia él. "Después de ese primer año, me hice la promesa de no verlo o escuchar lo que estaba haciendo. Pero dado que su familia es de tan gran alcance, no es como si pudieras evitarlo" "No. No podías. Para ello hemos jugado. Ya te dije abajo un poco de nuestra cubierta general. Para el exterior, Ash Walker es un playboy con demasiados créditos y mucho tiempo libre. Claro, tiene una posición en el ejército, pero no hace

aproximarse a ciertas personas, y hemos cultivado eso en los últimos siete años" Su sonrisa no era feliz. "Sólo dos hombres irresponsables que intentan encontrar tanto placer como les sea posible" "¿Un Playboy? ¿Y cómo se siente su esposa al respecto? ¿O es que sólo mira hacia otro lado?" Uy, eso pudo haber sonado un poco amargo. "Kira disolvió la unión hace siete años. Se volvió a casar con un de primo de Ash. Lo que Ash haga es de muy poca consecuencia para ella. ¿No lo sabías?" Se quedó sin aliento un instante. "He tenido cosas mejores que hacer que leer las páginas de la Familia en los periódicos o ver los vídeos sobre tu gente" Brandt hizo una mueca. "Es un gran resentimiento sobre los hombros los que tienes ahí, Sera" "Dejemos esto en claro Brandt. Ash Walker me profesó su amor eterno un día y al siguiente me trajo los papeles para ser su amante. Debido a que, e imagina mi sorpresa, resultó que tenía una prometida. Incluso me mostró las escrituras de la vivienda nueva que había comprado para mí. Cerca de su casa, por supuesto. Él podía salir de su cama y venir a la mía con impunidad. Su resistencia a casarse de acuerdo a los deseos de su familia duraría siempre y cuando su amor por mí lo hiciera. Las familias han caminado sobre mí y actúan como si fueran de mejor

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

más que recoger los créditos y mostrarse de vez en cuando. Lo hace poder

26

El Club de las Excomulgadas virtud que la sangre de las personas que realmente la han derramado. Así que no es un resentimiento, Brandt, se llama experiencia" "Mi padre es un oficial militar condecorado que dirigió las tropas en Varhana. Perdió un brazo ese día, pero continuó luchando junto a muchos grandes soldados, incluyendo mi hermano mayor y mis tíos. He renunciado a una vida de ocio para luchar contra los imperiales. No todos somos iguales. Sé de dónde vienes. Sé que fuiste tratada injustamente, pero no soy Ash. Mi familia, aunque ellos tienen sus propios defectos, no son los Walkers"

La estimación de Brandt por ella creció. Tener la valentía de pedir perdón cuando uno estaba mal era una cualidad que deseaba que más personas poseyeran. "¿No es difícil? Quiero decir, claramente no son ricos perdedores simplemente buscando pasar un buen tiempo. ¿Qué piensa tu familia?" No podía imaginar lo que sentiría si su padre pensara que era una vaga, una tonta buena-para-nada. Antes de que Brandt pudiera contestar, sonó un golpe en la puerta. Sera cerró los ojos por un momento antes de levantarse. "¿Quieres que me encargue de eso?" Preguntó Brandt en voz baja. Se detuvo a medio camino a la puerta y se volvió hacia él. "Gracias, pero no. Tengo que lidiar con esto si voy a estar en el equipo" Cuando Sera abrió la puerta, Ash estaba allí como sabía que estaría. Como sintió que estaría. "¿Puedo?" Él hizo un gesto con la barbilla, lo que indicaba que quería entrar. Dio un paso atrás, y él entró, moviéndose para sentarse al lado de Brandt. "Sera, no puedes asaltarme cada vez que te enojas"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Sera suspiró. “Tienes razón. Te pido disculpas. Estoy siendo injusta"

27

El Club de las Excomulgadas Brandt suspiró. "Ash, hemos ido más allá de eso. Sera irá como mi concubina. Se siente cómoda con eso, y realmente no hay diferencia de una manera u otra. Estábamos revisando nuestra cubierta" "Bueno, ¿No es agradable?" La voz de Ash estaba cortada. "Si esto va a funcionar, no puedes seguir siendo un imbécil de clase mundial, Ash" Sera quería hacerlo estallar, pero estaba demasiado cansada para moverse. Ash la miró con sorpresa y luego se rió. “Muy bien. Veo que sigues siendo una

derribaste allí. Eres mucho más rápida de lo que eras hace diez años" "Ya veremos. Ahora, Brandt que estaba a punto de decirme acerca de tu cubierta" Movió su atención devuelta a Brandt. "Sí, es difícil, pero todos pagamos un precio de alguna manera. La mejor regla en este tipo de trabajo es jugar lo más cerca de la verdad como sea humanamente posible. Mi familia es poderosa, de formas, incluso más que la de Ash. Pero no he sido visto en el frente como mi padre. Todo mi trabajo ha sido tranquilo y detrás del escenario. Ash y yo hemos estado cerca desde que se casó con mi hermana. Sólo soy un chico de una familia completa de héroes en busca de algo para que me llame la atención" Sera parpadeó varias veces antes de que pudiera encontrar las palabras. Esa duda que había sentido la noche anterior se hacía ahora totalmente clara. Kira era una Pela. Al igual que Brandt. "¿Eres el hermano de Kira?" A ella no le gustó el sonido de su voz. Oyó la emoción cruda, que no quería mostrarles. "¿No lo sabías?” Brandt lo dijo y lo sintió como una patada. ¿Cómo podía haber sido tan estúpido? Todo esto era una estupidez. Nunca le debió haber traído su nombre a Ash. Había sido una gran candidata para el equipo, y realmente pensaba que podría superar sus problemas con Ash. Pero todo lo que habían hecho desde el momento en que decidieron traerla, era arruinar su vida de nuevo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

trasero-inteligente. Y necesito que me enseñes el movimiento con el que me

28

El Club de las Excomulgadas "No. Estoy muy cansada. Tenemos tiempo de sobra para esto. Voy a leer el archivo y lo que has puesto en mi sistema" Ella estaba inexpresiva. "Lo siento, no sabía que no estabas al tanto" Brandt levantó sus manos pero las dejó caer a sus lados. "Por favor. Sólo váyanse" La expresión estaba clara en su cara. Suspirando, Brandt empujó a Ash por la puerta delante de él. Sabía que Ash quería quedarse y hablar con ella, y Brandt podía ver en su rostro que no había lugar para

*** Brandt fue el que golpeó en su cuarto esta vez, y Ash lo siguió, tirándose a la cama con un gruñido. "Realmente lo hemos arruinado, Ash. En menos de veinticuatro horas lo hemos estropeado, destruimos su equipo, desgarrado su vida, arrojado a su ex-amante en el rostro, y la hicimos sentir como una puta. Cada sorpresa que le hemos dado ha sido peor que la anterior." Ash lo sabía. Su dolor lo recorría. Quería más que nada hacer lo correcto. Haría lo correcto. “Sí. Bueno, lo admito. No debí tomar su cuello abajo. Eso la colmó." Ash vio como Brandt se sacaba la camisa y se sentaba en el borde de la cama tirando de sus botas. "Pero me hace algo. Siempre lo hace. Acabo de sentir mis roles un poco mezclados." "Dios, eres el amo de los malentendidos esta noche. ¿En qué estabas pensando?" Brandt se volvió, pero su pelo estaba tieso por el agarre de Ash, la cuerda larga alrededor de su puño. Ash se puso de rodillas directamente detrás de Brandt. "Solo estaba pensando en lo mucho que quería follarla. Lo mucho me quería amarrar sus muñecas y tobillos y tenerla extendida, como un águila en mi cama. Lo mucho que quería usar el

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

eso.

29

El Club de las Excomulgadas aparato para jugar con sus pezones y sobre su montículo hasta que estuviera brillando y retorciéndose y pidiéndome más. La quiero de vuelta, maldita sea. La deseo." Los labios de Ash acariciaron la oreja de Brandt mientras le murmuraba palabras: "Y tú también." "No estoy de humor, Ash." Los dientes de Brandt rechinaron cuando lo dijo, pero Ash oyó el ligero temblor en su voz, sabía que la idea de los tres juntos lo intrigaba, también. "Ah, ¿Sí?" Ash buscó abajo y agarró el pene de Brandt y lo apretó hasta que Brandt

¿A quién le toca?" El gemido de Brandt era como una oscura caricia mientras se echaba hacia atrás, moviendo su mano por el muslo de Ash. "Creo que a mí. Pero en lugar de azotes en el trasero por ser tan tonto, voy a dejar que me chupes el pene en su lugar," dijo Brandt cuando se volvió y se paró, se desabrochó el cierre de sus pantalones y miró a Ash. Para Brandt, cambiar con un hombre tan poderoso como Ash Walker era mucho más que un intercambio de poderes en el sexo en sí. Normalmente, los dos preferían mujeres, pero él y Ash se habían vuelto tan cercanos que, después de que él y Kira se habían separado, habían terminado juntos de vez en cuando. Debido a que ambos eran dominantes, habían tenido que cambiar constantemente o terminaban discutiendo. Así que se turnaban. Cada vez que el otro era muy dominante el otro se sometía. Su cabeza se movió hacia atrás mientras la mano de Ash se cerraba alrededor de la raíz de su miembro. Haría frente a la situación que había creado con Sera en la mañana. Justo ahora, todo lo que quería era sentir.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

se quejó, relajándose contra él. "Tú tal vez no lo quieres, pero tu miembro sí. Vaya,

30

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 3 Sera se despertó al amanecer, como siempre hacía. Sabiendo que estarían viajando a otra parte del Universo conocido, hizo una nota mental para adaptarse a la hora estándar, pero sabía que también tendría que acostumbrarse a la hora local Nondalesa. Se había quedado levantada hasta que leyó casi dos veces los archivos. Su hermano

favor. Dios sabía que la había llamado a medianoche más de una vez para sacarlo de algún apuro. Su hermano Paul era un hombre inteligente, y Sera se alegró de que estuviera de su lado. Sus resultados eran impresionantes, y accedió de nuevo a los datos en su cabeza mientras se duchaba, continuando y trabajándolos mientras se vestía. Sin duda parecía que Giles Stander era una figura clave en todo este asunto. La familia Stander tenía mucha influencia, especialmente en la frontera de los Universos. La mayor parte de su dinero y la importancia venían de su comercio de bienes. Tenían mucho que ganar si la guerra continuaba y mantenían sus productos más baratos en la frontera. Su investigación en el ingenioso aparato electrónico que había en sus aposentos mostró una clara falta de postura ideológica por parte de la Familia Stander. No parecían ser verdaderos creyentes de los preceptos de la Federación ni de la democracia del Estado, ni tampoco parecían abrazar la creencia Imperialista del fascismo como herramienta para una mayor estabilidad en todo el Universo. Sin embargo, tener una motivación puramente económica era peor en la mente de Sera. Ella podría entender que hicieras algo en que creyeras, pero hacer algo con fines de lucro y todo lo demás sería condenadamente peor que vil, y estaba dispuesta a tumbarlos sólo por eso.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

no se molestó cuando lo llamó en las primeras horas de la mañana para pedirle un

31

El Club de las Excomulgadas Después de leer sobre todo y reconstruir lo que sabía, Sera no podía dejar de sentir que había algo más en que la familia Stander estaba involucrada. Todo apuntaba a una conspiración más amplia. Cada familia controlaba los diferentes segmentos de todo lo que la Federación hacía. Así que Stander podía ser capaz de conseguir ciertas cosas, los bombardeos y otras infiltraciones podrían reunir más, parecía lógico atraer más miembros a la familia. El gran signo de interrogación, por supuesto era, ¿quién más había? La clave sería averiguar quiénes eran los compatriotas Stander una vez que llegara a Nondal.

pan, queso y fruta una comida para la mañana mientras intentaba mentalizar sus emociones. Sólo se tenía que hacer. Era la correcta para el trabajo, no estaban mintiendo sobre eso. Sus habilidades lingüísticas por sí solas la habían convertido en una candidata perfecta, pero podría meterse en un aprieto, también. No sería fácil tratar con ellos, pero lo haría. Creía en lo que estaba haciendo, y a pesar de que se sentía manipulada, se quedaría para hacer el trabajo. Después de la comida se limpió, recogió sus armas, y se dirigió a buscar un piso de práctica y un campo de tiro. Brandt y Ash ya se encontraban en la zona común comiendo cuando ella bajó. ¿Por qué ambos tenían que verse tan bien? Sería mucho más fácil trabajar con ellos si fueran difíciles de mirar en lugar de deliciosos. "Sera, buenos días. Por favor, desayuna" Brandt hizo un gesto hacia el aparador, que tenía tanta comida como la había tenido la noche anterior. "No, gracias. Ya he comido. ¿Tienen un piso de práctica? ¿Un campo de tiro? Me gustaría trabajar esta mañana. Y luego me gustaría hablarles sobre algunas cosas que encontré en mi investigación anoche.”

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ella se hizo la kava y observó con satisfacción su despensa bien surtida. Hizo del

32

El Club de las Excomulgadas "Eres bienvenida a comer aquí con nosotros. Es lo que hace un equipo. Tenemos un cocinero que es bastante bueno." Las palabras de Ash eran inofensivas, pero su tono la picaba. Sera respiró hondo para centrarse. No permitiría que Ash la estremeciera. "Estoy segura. Gracias, lo voy a considerar en el futuro. ¿Tiro? ¿Piso de práctica? Si no, voy a regresar a la ciudad y usar uno de mi antiguo puesto." Brandt se interpuso entre ellos de nuevo. Ash estaba buscando pelea, y él no quería eso. Ella había tenido suficiente. "Sigue por esta sala y por la puerta trasera. El

máquinas para mejorar los músculos y entrenamiento de fuerza. Hay una piscina también. Como te dije anoche, las puertas están con llave pero estás autorizada" Sera inclinó la cabeza un momento. "¿Tres horas a partir de ahora serán suficientes para analizar el archivo?" "Sí, encuéntranos a los dos de nuevo aquí" Se llevó la mano a la frente y caminó por el pasillo. Después de que Brandt la vio salir de la casa, se volvió. "Ash, ya basta. Me prometiste anoche que ibas a tratar y convivir con ella" "¿Qué? Sólo le dije que las comidas aquí son en equipo. Y de todos modos, es mi turno ahora. Voy a dar las órdenes" Parecía satisfecho. "No se trata de eso. Y si quieres eso con ella y conmigo, tendrás que hacer que funcione. Ella no va a caer de rodillas contigo esta vez" Con una última mirada a Ash, Brandt dio media vuelta y salió de la habitación antes de decir cualquier otra cosa. ***

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

edificio justo detrás de éste tiene un campo de tiro, una pista de prácticas y varias

33

El Club de las Excomulgadas Brandt, la miraba desde la puerta de la sala de práctica mientras ella se movía entrenando sus artes marciales. Era fluida y rápida. Los músculos de sus brazos superiores y muslos ondulaban, con el rostro concentrado. Era difícil no apreciar su forma, su físico y su forma de moverse. No cabía duda mientras la miraba, que era una guerrera hasta la médula. A él le gustaba eso. Trabajó duro por al menos una hora, se movió a un rincón de la sala e hizo su propio ejercicio con la bolsa. El boxeo era un arte antiguo traído hacía milenios por el primer portal de la Tierra. Brandt agregó que mantenía la mente y el cuerpo

Después de un rato levantó la vista y la vio caminar hacia las duchas. Discutió consigo mismo durante algún tiempo antes de finalmente ceder y seguirla. Era alta, medía probablemente alrededor de seis pies. Sus piernas eran largas y bien formadas. Su cuerpo, como él había visto cuando había estado trabajando, era ágil y fuerte. Los pechos eran pequeños pero altos y hermosos, pidiendo ser tocados. Un anillo a través de uno de sus pezones reflejaba la luz, y algo bajo en su ingle se apretó. Se mordió el labio inferior, deseando que fuera su pezón el que estuviera en ese lugar. Ella se volteó en el agua, y su pelo rubio oro se oscureció cuando se mojó. Brandt estaba fascinado por sus dedos largos y elegantes masajeando el champú a través de ellos. Un tatuaje marcaba su espalda baja, justo por encima de su cadera derecha. El sigilo de la Familia Walker con el símbolo de Ash en el centro. Le sorprendió ver que no había decidido cubrírselo o quitárselo. Se obligó a moverse, quitándose la ropa y se dirigió a un cuarto de ducha también. Las duchas mixtas eran muy comunes en las fuerzas armadas, y con ellos en el campo durante largos períodos de tiempo, tenía necesidad de fingir que no se veía afectado por su cuerpo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ágiles.

34

El Club de las Excomulgadas Sera era consciente de que había entrado en la habitación y trató de no mirarlo mientras se quitaba la trenza del pelo. Cuando cayó sobre su espalda como un líquido de medianoche, sintió su toque fantasma. Su piel llevaba el tono profundo oliva de los que venían de los Universos más cercanos al núcleo y la casa Universo de la Federación, Ravena. Muslos musculosos y un trasero apretado, alto, atrajeron sus ojos. Su mirada fue subiendo, más allá de la estrecha cintura y los hombros anchos. Sería duro mantener sus emociones separadas en esta misión. Como su concubina,

Nondal. Realmente no podía sentirse tan mal sí había probabilidades de estar participando en algún tipo de juego sexual en público y también en sus cuarteles para las cámaras. Pero siendo lista, él estaba muy lejos del menú. Si él no fuera un Pela y conectado con Ash, ella lo habría perseguido. Suspirando, cerró el agua y tomó su toalla. Tenía que apagar sus emociones de nuevo y meterlas en un pozo profundo, profundo. Los sentimientos por Brandt o Ash la debilitaban, y no podía permitirse el lujo de ser débil de ninguna manera. Rápidamente, terminó, fingiendo que sus ojos no eran arrastrados de nuevo a él cada pocos segundos. Brandt se secó mientras ella se ataba sus botas. "Tienes una excelente técnica. Realmente apreciaría si desearas trabajar conmigo, no soy horrible, pero estoy oxidado, las artes marciales nunca fueron mi fuerte" Sera mantuvo los ojos sobre sus lazos después de que vio la flecha de seda de pelo oscuro que iba desde su ombligo hacia abajo a lo que sólo podía imaginar era un miembro precioso. Ah, bueno, ella no se lo tenía que imaginar; lo miró un par de veces cuando, como el infierno, esperaba que no estuviera mirando. "Bueno, se necesita un poco de tiempo para llegar a Nondal. ¿Qué tan grande es el transporte?" Se puso de pie y se metió la camisa.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

tendría que estar a su lado la mayor parte del tiempo una vez que llegaran a

35

El Club de las Excomulgadas "Ash es un playboy adinerado, ¿recuerdas? La nave es un lujo de primera clase en transportes. Tenemos un pequeño equipo, la mayoría de ellos son fuerzas especiales. Los otros son proporcionados por familiares de Ash. Será necesario sostener tu cubierta todo el tiempo, sin tener en cuenta nada más." No quería que se fuera todavía. Su aroma jugaba con sus sentidos. Tentándolo. "Si vamos a tener compañía en el transporte, supongo que no podré ayudarte mucho. No podemos arriesgarnos a ser vistos. Es una cosa para . . mi, lo trabajo para mantener mi forma, y otra muy distinta será enseñarte. Cuando regresemos

tu especialidad? Estoy segura de que tienes una, o no estarías en este equipo". "Navajas. Cuchillos, espadas, estrellas ninja". Ella asintió. "Excelente. Me encantaría aprender de ti también. Espero que funcione bastante bien en combinación con la habilidad de Ash con armas de mano y pistolas". "Me había olvidado que lo conocías tan bien." Ella se echó hacia atrás ligeramente. "Pensé que lo hacía. Pero sí, sé que es un experto en cualquier cosa que dispare." "Ya sabes, hay mucho más de lo que ocurrió que un simple él-dejándola-en el escenario" Brandt quería que entendiera la inmensa presión que un hombre como Ash había sentido de su familia sobre el correcto matrimonio con otra familia. Ash, como el segundo hijo mayor tenía que hacer política de su matrimonio. A él no se le permitía encontrar el amor con una mujer de la clase de Sera. La familia Walker había tenido una regla por generaciones, mediante la cual el primer y segundo hijo tenían que pedir el permiso del jefe de la familia para casarse. El padre de Ash nunca estaría de acuerdo con que él se casara con alguien que no fuera una mujer de su clase.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

podemos trabajar en tus habilidades. Soy una instructora bastante buena. ¿Cuál es

36

El Club de las Excomulgadas Al final, fue sólo la naturaleza voluble de Kira lo que había liberado a Ash. Kira había cambiado a Ash por uno de sus primos, y uno de los hermanos de Ash se había casado con un Pela también. Las uniones fueron suficientes, y Ash pudo alejarse. Ella levantó una mano. "Por favor, si vas a hablar conmigo acerca de cómo es posible que no entienda el deber y sus elecciones, ahórratelo. Es más. No quiero hablar de eso."

"Es un buen soldado y, probablemente, un buen amigo para ti. Y ya te dije que no quiero hablar de ello." No pudo dejar de sonreír mientras ella ponía su espalda recta y salía de la habitación.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Él sonrió. “Muy bien, así que soy tan obvio. Sólo quiero que ambos superen esto. Es un buen hombre, Sera".

37

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 4 Ash la miró con avidez mientras pasaba a través del patio a las dependencias de la casa. Le encantaba el misterio de la que forma en que caminaba: elegante, llena de una sensualidad innata, y, sin embargo, mientras la miraba, veía la fuerza debajo de su piel. Intrigante. Se permitió pensar de nuevo en la última vez que la vio. Había sabido por meses

todas las noches mientras Sera volvía a su casa. En su mente sabía que no había manera de solucionar las cosas, pero no podía admitir la derrota. Tratando de salvar la única forma que podía, planeaba hacerla su amante. Le compró un lujoso apartamento cerca de lo que sería su casa con Kira. Tendría su vida con Sera. Ella era su vida. Tendrían niños y una familia. Ella sería la esposa de su corazón. No era perfecto, pero era lo único que podía hacer. Pero no tuvo ni una idea de cómo proponérselo. Así que no le había dicho nada. Finalmente, la noticia de las nupcias se filtró a los medios de comunicación, y estuvo en todas las pantallas. Había corrido a casa y la había encontrado allí, llorando, con el corazón roto. Había tratado de explicarle por qué no le había dicho nada. Le dijo que estuvo tratando de encontrar una manera de evitarlo, una forma de salir de eso, pero el hecho era que tendría que casarse o avergonzaría a toda su familia. Recordó la mirada de absoluta traición en su rostro cuando le había dicho que le había comprado una casa para ella y tenía los papeles para que ella fuera su amante. Recordó cómo trató de manipularla, a sabiendas de lo débil que estaba. Habría hecho cualquier cosa para quedarse con ella. Adoraba a Sera Ayers con todo su ser, y si sólo hubiera sido por él, aún a su familia inmediata, les habría arrojado los convencionalismos en sus caras y la habría tomado como su esposa. Pero había, literalmente, decenas de miles de personas que dependían de él y sus

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

que tendría que casarse con Kira. No había manera de evitarlo. El corazón le dolía

38

El Club de las Excomulgadas decisiones: su familia, las personas cuyo sustento dependía de ellos. Todo el Universo de los sistemas económicos se basaba en la familia Walker. El matrimonio de su familia con los Pelas estaba más allá de considerarlo sólo a él. Ella vaciló esa noche. La había sostenido con ternura, y ella levantó la vista a su rostro, las lágrimas brillando en sus ojos mientras hacía el amor con ella. Desde la pregunta que le hizo, estaba seguro de que estaría de acuerdo en ser su amante. No era la mejor situación, pero habría vivido con ella, tenido hijos con ella y la habría cuidado.

cosas no estaban, excepto por su collar y una carta diciéndole que lo amaba, pero que merecía ser su esposa, no su amante. Estuvo en lo cierto, por supuesto. Pero él no podía darle lo que ella quería, lo que se merecía y dejó que se fuera. Después de la boda, se había arrojado a su nuevo matrimonio. Intentó como un loco hacer feliz a Kira. Sí, él amaba a otra mujer, pero no tenía sentido castigar a Kira por lo que era incapaz de cambiar, tampoco. Lamentablemente, no se adaptaron desde el principio. Kira era una mujer que no sabía lo que era no ser el centro de todas las cosas en todo momento. Era mimada y egoísta y no tenía espacio en su vida para nadie más excepto a sí misma. El sexo fue terrible, y no hubo manera de que pudiera siquiera sugerir algo rudo. Infiernos, probablemente tendría salir corriendo de la habitación si hubiera sacado el látigo de nueve colas que había mordido con cariño y besado la piel de Sera. Al final, fue el propio egoísmo de Kira que lo había liberado. Había encontrado a alguien más, y su hermano menor se había casado con un primo de Brandt y Kira. Ella buscó la disolución, y él no causó ningún problema mientras el contrato siguiera uniendo a sus familias. Había asumido una mayor responsabilidad en su trabajo y eventualmente comenzó a trabajar encubierto con Brandt. Se había entregado a fondo al cuerpo militar. Él creía en lo que hacía y, en cierto sentido, llenaba el gran hueco en su vida. Lo que

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

El se había ido a trabajar al día siguiente y había vuelto para encontrar que sus

39

El Club de las Excomulgadas más le molestaba era la percepción de él como vacío y superficial, mientras más duro trabajaba más se cerraba a todo excepto a su trabajo y sus pocos amigos que conocían al verdadero Ash Walker. Durante siete años había considerado encontrar a Sera, pero no sabía cómo recuperarla. Sabía que no la merecía. Había calculado que ella habría encontrado otra persona. Pero después de que hubiera sacado su nombre como nuevo miembro de su equipo, había revisado sus antecedentes. Había tenido otros amantes, pero no había habido una relación a largo plazo, desde que ella lo había dejado.

había hecho diez años antes. La quería de regreso, y tenía previsto pasar por todo el Universo para que sucediera. Más que eso, quería a Brandt también y la idea de los tres juntos jugaba en su cerebro febril. Ash Walker había tenido éxito en todo lo que había intentado en su vida, y no tenía intención de dejarla salir de ella nunca más. Sera Ayers iba a ser su mujer. Haría todo para que sucediera de una u otra manera. *** Sera sabía que Ash la estaba observando por la ventana de la parte posterior de la casa. Siempre había sabido cuando sus ojos estaban puestos en ella. En un momento en su vida, ese aspecto había significado todo para ella. Todavía había un vacío en su corazón, donde el placer de ser la primera en sus atenciones solía vivir. En lugar de mirar hacia arriba, entró en la casa. Una vez dentro, fuera de su vista, se detuvo un momento, con la espalda contra la puerta. En silencio, trató de apoderarse nuevamente de sus emociones desenfrenadas. Era mejor que eso, una profesional. Había mucho que hacer antes de salir al día siguiente, y no podía dejar que se entrometiera entre ella y su trabajo. Si se enfocaba en eso, sobreviviría. Era fuerte, y creía en su causa. Era buena con las armas contra sus enemigos. Su madre a menudo hablaba sobre el destino, y parte de Sera no podía dejar de pensar que debía significar algo estar allí. La intención debería hacer una diferencia.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Y ahora estaba allí, y él aún la amaba. La amaba más en este momento de lo que lo

40

El Club de las Excomulgadas Comprobando su reloj, observó que tenía una hora y media hasta su reunión. Con decisión, se dirigió hacia fuera, dejando una nota en el ordenador de la casa notificándoles que estaría de vuelta a tiempo para la reunión. Le habían dicho que podía entrar y salir cuando lo necesitara. Dijeron que era un miembro del equipo. Iba a ver si realmente lo decían en serio. *** Ni veinte minutos más tarde, Ash irrumpió en la oficina de Brandt. "¡Se ha ido!"

levantó la mirada de su pantalla. "¿Cómo lo sabes?" Los ojos Brandt encontraron los de Ash. "Porque ella dijo que así sería." Ash respiró hondo y se sentó. "Está bien. Si ella está huyendo, voy a cazar ese hermoso trasero y traerla de vuelta, a patadas y gritando. Huyó de mí por última vez" "Deja de hacer esto como si fuera algo sobre ti. Vas a estar bien con esto, ¿no?", La voz de Brandt permaneció alerta. "¿Con qué? Y en caso de que lo hayas olvidado, soy el oficial de más rango aquí". Resopló Ash. Brandt ignoro su expresión. "Sabes que tendrá que hacer más que pasar por mi concubina. Voy a dormir con ella en el transporte. Voy a tocarla todo el tiempo en Nondal. Y más." "Y sé que, como tu mejor amigo, van a esperar que ella sea compartida conmigo de vez en cuando." "No presiones demasiado, Ash. La necesitamos de una sola pieza. No la puedes quebrar, no en esta misión. Podrías hacer que nos mataran a todos."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"No es para siempre. Va a estar de regreso para la reunión" Brandt ni siquiera

41

El Club de las Excomulgadas La boca de Ash se volvió una línea dura. "Voy a hacer mi trabajo. Pero la traeré de regreso." "Sólo asegúrate de mantener las cosas separadas. Que conozca tu rol aquí". Brandt se encogió de hombros y regresó a su monitor. *** Casi a la hora de la reunión, escucharon que Sera subía las escaleras y se levantaron para saludarla, sólo para mirarla asombrados mientras ella entraba en la sala. Se

ojos llevaban el maquillaje de la mayoría de las concubinas, y la marca de productos de belleza estaba justo a la derecha de su ojo. "¿Qué demonios?" Ash exhaló, pero había un peso sobre su pecho con la vista de ella. Un vistazo a la antigua Sera. Sólo una pequeña llama de su mujer, suave, maquillada, pero todavía lista para la acción si fuera necesario. Sera se encogió de hombros mientras tomaba un vaso de jugo. "Las concubinas llevan el pelo largo. Fui y me puse extensiones". Como concubina nunca debía dejar su rostro sin maquillaje, por lo que los ojos y labios tenían ahora maquillaje de larga duración. "No sé cuánto tiempo vamos a estar allí, por lo que permanecerá durante treinta días o hasta que me los retire." Los dos hombres continuaron mirándola, sin palabras. Sus ojos, llenos de pintura negra, se veían exóticos y atractivos. Sus ya hermosos labios lo eran aún más así con el brillo. No era rojo, era más parecido a la granada, esas joyas suculentas traídas de otro Universo hacía milenios. Su pelo era espeso y exuberante, pero ahora le colgaban en rizos que cubrían su espalda y brazos. En resumen, estaba deliciosa, bella y condenadamente sexy. Aún con pantalones de trabajo y botas, era totalmente deliciosa. La sonrisa en sus labios le dijo a Brandt que ella sabía el efecto de su transformación. "¿Qué? No te preocupes, me fui por canales secundarios para hacerlo."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

quedó allí, con sus rizos cortos ahora tan largos que colgaban hasta su trasero. Sus

42

El Club de las Excomulgadas Brandt sacudió la cabeza con sorpresa, se movió por la sala a la mesa y se sentó, esperando que ella no se diera cuenta del estado de su pene. "Por supuesto. Se ve grandioso. Te ves muy bien. Me gusta la atención a los detalles." "Te ves más que grandiosa, Sera". Brandt miró a Ash mientras pronunciaba sus palabras, pero se sintió aliviado cuando el otro hombre se detuvo y se sentó. Sera sacó dos carpetas y las puso sobre la mesa ante los hombres. "Bueno, me tomé la libertad de comprobar algunos canales secundarios con respecto a Giles Stander. Él parece tener más créditos en los últimos nueve meses que los que ha tenido

parte de su familia. Pero solía gastárselo los primeros días del mes. Al parecer, lo está haciendo a la última semana del mes ahora. Está incluso pagando algunas de sus deudas." "¿Deudas? ¿De qué estás hablando? Hemos comprobado a fondo sus finanzas, y parece moderadamente solvente. Y ¿qué quiere decir, canales secundarios?" Brandt redujo sus ojos a los papeles delante de él, mostrando los datos que sostenían lo que estuvo diciendo. "Venir de una familia sin rango y trabajar con las clases bajas tiene su valor. Conozco a gente que no opera en los canales habituales, vamos a decirlo así. De todos modos, parece que Stander tiene un problema con las mesas de juego. Tiene una esposa, tres amantes declaradas y una concubina también. Interesante, ¿no? Ciertamente varios impuestos sobre sus ingresos. Hasta no hace mucho tenía una esposa y una amante, y ahora de repente tiene múltiples mujeres. Es el tipo de cosas que podría llevar a un hombre cuya familia tiene mucho contacto con el interior a ver lo que puede vender para conseguir más créditos y mantener a su mujer con joyas caras y a matones a sueldo cubriendo su espalda." "¡No puedes utilizar elementos criminales en este tipo de cosas, Sera! ¡Podrías comprometer esta misión!" Brandt se puso de pie y lo hizo también.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

antes. Siempre parece estar transitando en la raya y tenía un estipendio regular por

43

El Club de las Excomulgadas "En primer lugar, SC Pela, no soy tonta. Me reclutaste en este equipo porque tengo ciertos talentos. Mis contactos son impecables, y mientras menos sepan, menos me traicionarán. No rompí el protocolo con mi investigación. Si quisieras ver mi trabajo y los pasos que tomé, están todos ahí delante de ti en esa carpeta." Sus ojos eran fríos y su voz plana. Él miró hacia abajo y leyó cuidadosamente los papeles que le había indicado. Cayendo de nuevo en su silla, asintió con la cabeza mientras ella hacía lo mismo. Y así lo hizo, lentamente. "¿Tu hermano?"

elemento criminal. De hecho, tanto su familia y la de Ash lo han utilizado en el pasado. Hizo buen dinero, de acuerdo con él. Supongo que el dinero sucio es de mal gusto, pero no te detendrá tomarlo. Y mientras aquellos de nosotros de familias sin rango no somos lo suficientemente buenos para casarnos, en realidad podemos comportarnos de acuerdo a las reglas." El discurso fue dicho de una manera impersonal, recortada. Cada palabra golpeándolo. "Pido disculpas por subestimarte, Sera. Esto es excelente información y, ciertamente, otro indicador de que Stander está detrás de las filtraciones a los imperiales. Para que conste, no creo que seas estúpida o que simplemente porque vienes de una familia sin rango no eres tan buena como nosotros." Brandt se sintió como un cerdo por haberle gritado. "En cualquier caso," dijo sin reconocer su disculpa, "Stander sin duda tiene una canasta de problemas financieros. Eso, junto con las conexiones de su familia, parece indicar que es un posible sospechoso. Agrega eso a las cosas en el archivo que ya había reunido, y se vuelve el cabecilla de los otros sospechosos con un motivo y una oportunidad." "Ciertamente parece de esa manera. Tenía mis sospechas antes, pero no tenía ningún motivo financiero que pudiéramos ver." Ash miró a través de los datos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Sí. Mi hermano dirige juegos fuera de este mundo y préstamos de dinero. No es un

44

El Club de las Excomulgadas "Que haya toda una serie fuera del sistema de transacciones financieras no es tan sospechoso. Estoy dispuesta a apostar que muchas personas con grandes ofertas de dinero tienen lo mismo. Es el flujo y reflujo de créditos lo que son la clave aquí." sostuvo una hoja de papel, y los hombres miraron hacia abajo para encontrar sus copias. "Este es un mal tiempo para los ataques y grandes pagos en las cuentas de Stander. Mi hermano no puede ser totalmente exacto, el sistema existe para ser impreciso y para ocultar las transacciones, pero fue capaz de darme una base estimativa."

todo esto?" preguntó Ash, mirándola, amando que tuviera el pelo largo otra vez, de la forma en que estuvo cuando estuvieron juntos. "Me las arreglo". Brandt suspiró y Ash sintió pena por él. Había herido los sentimientos de Sera, y seguro como el infierno Ash sabía lo que sentía. "Así que creo que deberías centrarte en él, entonces. Por supuesto mantener un ojo en los demás, quedémonos cerca de Stander cuando lleguemos a Nondal. Nuestra Intel dice que va a estar allí en cinco turnos para una reunión general de su empresa de comercio. Ellos hacen un gran negocio en la frontera. Salimos antes del amanecer y debemos llegar un día antes que él." Sera asintió recogiendo sus papeles. "¿Hay algo más?" Brandt se acercó y le tomó la mano. "Lo siento si te he ofendido. No tuve intención de hacerlo. Sé que has tenido mucho con que lidiar en los últimos días, y mi actitud no ha ayudado. Quiero que esto funcione, y estoy pidiendo por más de lo que es justo, lo sé pero me gustaría dejar esto atrás". Ella suspiró y retiró su mano. "Bien". "Bien, está la cuestión de la que seas mi concubina y la implantación del chip de comunicación."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Esto es realmente un trabajo impresionante, Sera. ¿Dormiste anoche juntando

45

El Club de las Excomulgadas "¿Chip de comunicación?" su voz se elevó un poco. Brandt explicó, "Sabes cómo será la situación en Nondal. Total vigilancia en algunos casos. No se podrá hablar abiertamente, pero será necesario que tengamos la capacidad de comunicarnos. Ash y yo tenemos chips implantados, codificados el uno con el otro. Experimentales, pero funcionan. Operan en una frecuencia especial. Ash necesita implantarte el tuyo." Sus ojos se abrieron con interés no disimulado. "Infiernos. He oído acerca de estas

"De alguna forma." Ash sostuvo un pequeño tubo de vidrio conteniendo en el interior un cilindro de plata. "Es indetectable en casi todos los casos debido a que imita los huesos. Voy a colocártelo en la parte posterior del cráneo, cerca de la columna. Se trata de crear una red neuronal y conectarla con la nuestra en la frecuencia que cada comunicador tiene". "¿Podrás oír mis pensamientos? ¿Voy a tener alguna privacidad?" ¿Cómo infiernos iba a sobrevivir a eso? Ash negó. “No, no. Te voy a dar unas pocas instrucciones, pero es bastante simple. Sólo tenemos que abrir una puerta neuronal para hablar y cerrarla cuando hayamos terminado. No podemos escuchar los pensamientos a menos que tú lo quieras." Sera sabía que tenían razón. Observaría y escucharía casi constantemente en Nondal, pero la idea de una espeluznante y pequeña unidad de comunicación cerebral la perturbaba gravemente. Sin embargo, era inevitable. "Está bien. Colócalo" "Siéntate ahí. Voy a ponerte la aguja. Voy a tener que tocarte". Ash lo expresó como una petición.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

cosas, pero pensé que todas eran historias tontas. ¿Es como telepatía?"

46

El Club de las Excomulgadas Apreció que en realidad preguntara, y asintió con aprobación, se sentó y quitó su pelo. Brandt se arrodilló a su lado y le tomó la mano. "Vas a estar bien. Se siente. . . extraño hasta que uno se acostumbra a él, pero no duele, y ha salvado mi vida más de una vez. Vamos a ser capaces de oírte en un radio de doce pies". Los dedos de Ash estaban calientes y seguros moviéndose en la parte posterior de su cuello. Sintió el golpe fresco de un antiséptico y luego el pinchazo de una aguja entrando lentamente en su piel. Fue profundo y, después sintió un sabor extraño,

Brandt murmuró en voz baja, moviendo su mano hacia arriba y hacia abajo por su brazo, acariciándola mientras sostenía su mano. Ash se alejó y se puso el pelo en su lugar. "Va a tomar un par de horas para que la vía se establezca y para que su frecuencia iguale la nuestra. ¿Te sientes bien?" Ash la ayudó a ponerse de pie. Sera lo pensó un poco y asintió. "Ahora, ¿Qué más hay que saber acerca de ser tu concubina?" Miró a Brandt, con ganas de centrarse en algo más que la rareza de lo que acababa de suceder. "Tienes que acostumbrarte a mi tacto, Sera. Suavizarte a mi presencia. No es algo que sólo puedas hacer por ti misma. Saltas cuando te toco o cuando Ash entra en la habitación. Y lo sé", habló un poco más fuerte para que no fuera a interrumpirlo "Será difícil para ti, pero como concubina, tendrás que ser muy sexual conmigo. Voy a tener que besarte y tocarte. Por todas partes. Y más. Tú lo sabes." "Sé eso, pero no puedo acostumbrarme al tacto de un extraño en una noche." "Por eso creo que debemos empezar ahora. Hay que dormir juntos en el transporte. Me gustaría trabajar en los pequeños detalles y seguir a partir de ahí, empezando ahora."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

metálico que llenó sus sentidos mientras su columna se tensaba y apretó los dientes.

47

El Club de las Excomulgadas "Empezar un demonio." dijo con un aumento sutil de su ceja. "Sí, o una aproximación muy buena por lo menos. Me gustaría que no tuviera que ser así." Brandt se encogió de hombros. Ash soltó un bufido, y Brandt se volvió hacia él con una mirada. "¿Quieres decirme que puedes mirarla y no desearla?" Las manos de Brandt volaron enojadas. "Dije que me gustaría que no tuviera qué

Pero prefiero que mis compañeras de cama vengan por su gusto y no como una obligación. ¡Y sería menos de una si no trataras de incitarla cada cinco minutos!" "¿Yo? Tú eres el que la insultó, y ahora ¡Estás tratando de llevarla a tu cama!"Arrojó Ash de nuevo. "¿Estás celoso?" Se burló Brandt. "¡Sí! ¡Dioses malditos! Lo estoy. La deseo tanto que me estoy dañando los dientes, y ella estará a tu lado, desnuda y dispuesta y no me gusta eso." "No todo es sobre ti, Ash. ¿Has pensado en lo difícil que será esto para Sera? ¿Por sólo un momento?" "Como si alguno de los dos recordara realmente que estoy en esta condenada sala." Sera apoyó los puños contra la mesa. "Si he de ser miembro de este equipo, ambos se dirigirán a mí. Dejarán de hablar a mí alrededor como si no estuviera aquí. Se trata de un trabajo. Es mejor que estar sentado en un agujero de barro en la lluvia tratando de no tiritar de frío. Entiendo que es importante y está bien, está bien. Pero no soy una cosa. Ni siquiera soy la mujer con la que Ash solía acostarse. Soy el tercer miembro de este equipo, y me tratarán como tal. Me necesitan, malditos sean ambos." "¿Soy mejor que estar sentada en un agujero fangoso?" Brandt trataba de no reír.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ser de esta manera. No estoy diciendo que va a ser una tarea tenerla en mi cama.

48

El Club de las Excomulgadas "Marginalmente". Ash resopló de risa, pero luego se puso serio. "Tienes razón. Te pido disculpas. Eres el tercer miembro de este equipo, y nosotros somos los que te necesitamos. Pero te equivocas en una cosa. Eras – eres - mucho más para mí que la mujer con la que solía acostarme. No estoy orgulloso de que te dejé ir, pero era lo que tenía que hacer. No era que no te amara." "No quiero discutir eso. Sé muy bien que como el mejor amigo de Brandt, se te permitirá que me muestres atención sexual en Nondal. Voy a decirte desde ahora

uses esto para manipularme." “Muy bien, así que vamos a seguir adelante, siempre y cuando nos entendamos unos con otros." Brandt miró a ambos, esperando que entendieran lo que había dicho. Asintió y empujó su silla hacia fuera. "La cena será en dos horas. Es momento de trabajar en algún edificio del equipo." Sera asintió un poco y salió de la habitación, necesitando alejarse de ellos por un tiempo antes de explotar.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

que lo mantengas al mínimo, o estarás retrocediendo con un muñón sangriento. No

49

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 5 Bajar las escaleras con una falda, era mucho más difícil de lo que recordaba. Los tacones que ella llevaba eran altos y delicados y si no tenía cuidado iba a enredarse con el dobladillo del vestido. Entonces podría añadir más vergüenza por caerse. Sin embargo, Sera ocultó su emoción secreta de usar algo tan femenino y sexy. Las

ingeniosamente, con cuidado, o le estaría mostrando al mundo sus partes de color rosa. En la cintura, el material del vestido era apretado y con un lazo dorado que empujaba sus pechos… así como estaban… manteniéndolos altos en su cuerpo. Brandt tenía razón; tenía que acostumbrarse a su papel como concubina. Lo que significaba que se tenía que mover a gusto en la ropa que tenía que usar, también estar cómoda con su sexual y afectuoso toque. Por lo menos tenía algo de experiencia con la ropa. El vestido que estaba llevando era bastante similar a los que alguna vez uso con Ash algunas noches. Hora del espectáculo, Sera, se dijo. Pasando las palmas de sus manos por el vestido de seda entró en la sala principal esperando que la notaran. No pasó mucho tiempo. Brandt se volvió hacia ella, los labios entreabiertos por la sorpresa. "¿Dónde está mi bebida, cariño?" ronroneó ella con una sonrisa sexy. Su sonrisa a cambio fue suficiente para que su estómago aleteara. "Te ves encantadora" Él se acercó a ella con la gracia de un depredador. Deteniéndose justo antes de tocarla, extendió la mano ahuecándola alrededor de su cuello y la atrajo hacia su cuerpo. Ella se dejó caer en él, a la comodidad suave de su dureza. Labios exuberantes pasaron por ella con gentileza, solo rozándola, antes de dejarla ir. "¿Todavía te gusta la cerveza, Sera?" Ash interrumpió con voz brusca.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

aberturas de cada lado llegaban todo el camino hasta la cintura. Tenía que moverse

50

El Club de las Excomulgadas Sacudiéndola del hechizo del toque de Brandt, ella se volvió y asintió mientras tomaba el vaso que Ash le entregó, tomó varios tragos grandes para tratar de conseguir pasar ese beso. "Bien hecho, Sera. Te queda hermoso ese color", Brandt murmuró deslizando su mano por su cintura agarrando su cadera posesivamente. "Gracias. Es bueno saber que no estoy del todo oxidada después de años de uniformes y oler a aceite para armas"

deslizó la lengua para atrapar una gota de cerveza en su labio enviando escalofríos de sus pezones a su coño. "No estás oxidada en absoluto", murmuró con los labios apenas tocando los suyos. "La cena está aquí. Estoy muerto de hambre", casi gruñó Ash mientras los empujaba pasando entre los dos a una mesa baja donde la comida se había colocado, se dejó caer sobre una almohada y los miró, claramente enojado. Brandt, la llevó a la mesa con una mano guiándola en la parte baja de la espalda. Le hizo una señal con la cabeza a la almohada a sus pies y ella lentamente se puso de rodillas. Caliente, letárgico deseo corrió a través de ella por la familiaridad del movimiento. Había pasado un largo tiempo desde que se había arrodillado ante ningún hombre. Una de las manos de Brandt le acarició un lado de la cara y el cuello por un momento antes de que se sentara a su lado. Sera se dio cuenta de que podría perderse en su rol, aceptando su necesidad de ser sexualmente sumisa dentro del contexto de la persona que tendría que ser durante el tiempo que durara su asignación. Lo que sea que pudiera encontrar de regreso más tarde era otra cosa.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

La tensión sexual entre ellos se puso densa. Ella se quedó sin aliento cuando él

51

El Club de las Excomulgadas "Oh, mira, tu favorito" Sera puso un pequeño rollo de carne relleno y verduras y lo rozó por los labios de Brandt. Él abrió los labios, pellizcando sus dedos mientras lo llevaba dentro de su boca. Brandt se encontró completamente encantado por Sera. Él se rió del carácter lúdico de ella mientras le daba de comer y le robada pedacitos de su plato e incluso a Ash una cuantas veces. La profundidad de su atracción por ella se estrelló en su sistema. Mirándola arrodillarse un momento antes de que él se sentara a su lado, el poder de esos profundos ojos azules parpadeando hacia él, hizo su pene ponerse tan duro

Pero era complicado y sólo iba a seguir poniéndose peor. Ella solía ser la mujer de Ash. Él todavía la amaba. Y Brandt quería y respetaba a su amigo mucho. Más que eso, Sera llevaba las heridas de su ruptura con Ash, y Brandt no quería hacerle daño. Y estaban los tres en un equipo juntos. No tenía ni idea de cómo lograrían atravesar las próximas semanas con ella haciéndose pasar por su concubina. Pero lo tenía que hacer de todos modos. En realidad él siempre había coqueteado aquí y allá pero nunca tuvo tiempo para una relación con una mujer. La dinámica era muy diferente, más complicada, aunque él se encontró fascinado y atraído desde el principio con Sera. Quería lo que no debía desear. Pero eso no le impedía quererlo. El corazón de Sera se alteraba con el contacto de Brandt. El calor de su piel y su olor. El cabello de él reflejaba la luz perfectamente y destellaba azul a través de las hebras del cabello de ébano. Sus labios eran suaves y jugosos y aludían a lo que estaba por venir. Ella no debía desearlo. Era como si no fuera ella, era muy extraño. Durante mucho tiempo simplemente apagó esa parte de sí misma. Después de Ash, tuvo una época oscura cuando perdió todos sus anclajes y se encontró en lugares a los que esperaba

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

que hizo una mueca de dolor cada vez que se movía. Casi arrodillándose él mismo.

52

El Club de las Excomulgadas no volver nunca más. Una parte de ella se alivió por la ausencia de tan poderoso vínculo. Después sin embargo, una vez que decidió vivir de nuevo, tuvo relaciones aquí y allá y disfrutó del sexo en ocasiones. Pero nunca ansió ser alguien importante para ninguno de ellos. Fue como si su tiempo con Ash hubiera sido tan especial, tan perfecto que cuando terminó tan horriblemente mató su deseo de tener una relación. Pero allí arrodillada con el calor de Brandt por un lado y el cuerpo duro y arrogante de Ash justo al otro lado, comenzó a despreocuparse y se permitió

Debería estar mucho más preocupada por las próximas semanas en la cama de Brandt pero el deseo empezó a ganar a la precaución. La forma en que la había tocado cuando se arrodilló delante de él. . . sabía que su juego sexual se podía poner rudo, duro y peligroso y saber eso traspasaba su sistema con emoción. Lo qué la hizo pensar sobre Ash y la forma en que la miraba con ojos hambrientos. El la había tocado también. Sabía que la presionó todo lo que pudo cuando llegaron a Nondal y la aterro. No porque no podía aceptarlo, era porque lo ansiaba y nunca había dejado de hacerlo. Ash fue parte de ella por mucho tiempo, incluso después de que lo hubiera dejado, él había mantenido parte de su corazón. Infiernos, la mayor parte de su corazón. Era por eso que nunca fue capaz de deshacerse del tatuaje en su cadera. A pesar de amarlo todavía, no podía confiar en él. No podía confiar en ella misma o la manera en que se sentía cuando la había dominado. Él fue su droga, su amante, su amigo, su amo en el dormitorio. Nadie la hizo sentir de esa manera desde entonces. Hasta que se arrodillo y miró a Brandt. ***

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

examinar las posibilidades.

53

El Club de las Excomulgadas Y Ash quería. Él deseaba a Sera con un profundo anhelo que se retorcía en sus entrañas. Cuando se arrodillo en frente de Brandt, él se mordió el labio tan fuerte que probó el sabor metálico de su sangre. Los recuerdos del tiempo con Sera le hicieron compañía durante los últimos diez años. Pero el tiempo suavizó el dolor. El verla allí, así, envió ondas a través de él de una profunda claridad y volvió el deseo que no había sentido desde las primeras semanas después de que ella lo dejara. El dolor sordo de su ausencia en su vida estaba ahora destrozándolo. El hambre por ella estaba cerca de la desesperación, y

Ver a Brandt lentamente comenzar a seducirla con su poder, fascinó a Ash. No estaba celoso. Esperó estarlo. Sólo quería que el escenario lo incluyera a él. A pesar de que Brandt lo había poseído en varias ocasiones, verlo dominar a Sera era una sensación totalmente diferente. Agridulce. Ese hecho tenía a Ash caliente, duro y lleno de necesidad. Había comenzado a pensar en un trío, Sera con ellos dos compartiendo su vida en todos los sentidos. La idea le gustaba. Y él planeaba mover cielo y tierra para que eso ocurriera. Podría suceder. Después que el personal hubo recogido los alimentos, Sera se levantó y sonrió cordial a Brandt y luego a Ash. "Siéntate aquí, Sera" Brandt dio unas palmaditas en el cojín en el sofá junto a él. Ella se quitó los zapatos y sacó las piernas por debajo de su cuerpo mientras se recostaba a su lado. Una mano acarició de arriba abajo su antebrazo en un ritmo de ensueño. "¿Te gustaría trabajar con el chip?" La voz de Ash era suave y no de enojado. Sera respiró hondo. "Está bien" Ash movió un almohadón en el suelo delante de ella y ella se sentó sobre él. "Quiero que cierres los ojos y te relajes desde la punta de los dedos de los pies hasta la parte de superior de la cabeza"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

sabía que haría todo lo necesario para recuperarla.

54

El Club de las Excomulgadas Ella lo hizo. "Ahora, piensa en mí dedo deslizándose hacia arriba por tú columna vertebral." El llegó alrededor de su cuerpo y deslizó su dedo de arriba y sobre cada parte de la columna vertebral hasta se detuvo en la base de su cráneo. "Ahora. El lugar donde estoy tocando es una puerta. Piensa en una puerta y ábrela y cuando estés en el interior, enciende las luces." Sera siguió sus instrucciones.

pensar en tu respuesta, ¿de acuerdo? " "Muy bien". "¿Puedes oírme, Sera?", preguntó Brandt. "Sí, por supuesto." "Abre los ojos." Ash le apretó la mano y miró su pálida mirada azul. "¿Cómo te sientes?" Ella se dio cuenta de que él no estaba hablando en voz alta y se reía de la novedad de eso. "¡Increíble!" Pero lo había pensado y ambos hombres se rieron, también. Todos en su cabeza. Ella hablo en voz alta en ese momento. "¿Eso es todo?, ¿Sólo tengo que hablar con los dos en mi cabeza?” "Sólo tienes que abrir esa puerta. No tienes que hacer la parte de la columna vertebral y lo de la puerta. ¿Ya sabes dónde está ahora? ¿Verdad?" Ash golpeó la base del cráneo y ella se dio cuenta que su mano estuvo descansando allí todo el tiempo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Ahora, voy a hablar contigo y me vas a responder, pero no en voz alta. Basta

55

El Club de las Excomulgadas Ella sentía como una pequeña mancha de calor extendiéndose contra el hueso. “Sí. Raro" Ash volvió a reír y retiró su mano. Su piel se enfrío a la ausencia de su toque. "Ya te acostumbrarás a ello. Sólo tienes que abrirla y hablar. La frecuencia nos pondrá en aviso y nosotros podemos abrir la conexión para hablar. No tiene que estar en la misma habitación. Como dijimos antes, es eficaz hasta doce kilómetros. Para desactivarlo, simplemente cierra la puerta. No podemos escuchar tus pensamientos, si cierras el camino."

sentía. Ash se levantó y arrojó la almohada en la silla cerca. "Tú registro ya no es más público, lo hemos conseguido. Mañana por la mañana vamos a empezar a llamarte Sela. Tendrás que adquirir totalmente esa falsa identidad. El nombre es similar a propósito. A pesar de que se ve un poco diferente, si alguien piensa que te conoce y oyen un nombre similar, será una explicación satisfactoria." Sera asintió, un poco abrumada. No era como si la gente la reconociera incluso si hubiera sido el blanco de chismes de familia cuando dejó a Ash. Ella era una cosa para ellos. Divertida al hablar, pero nadie se molestó en mirarla de cerca. En realidad le satisfacía que tal comportamiento le estaba sirviendo ahora. "Debería ir a dormir ahora. Si nos vamos con las primeras luces, necesitaré descansar." "La llamada para despertarnos sonará en tu habitación. Nos vemos por la mañana" Brandt besó la parte superior de la cabeza de manera totalmente casual. "Hiciste un gran trabajo esta noche, Sera. Buenas noches" Ella se levantó y cogió sus zapatos balanceándose a la puerta antes de ver hacia atrás. "Buenas noches a los dos."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ella lo hizo y ellos enviaron sus pensamientos de vuelta a ella así sabría lo que se

56

El Club de las Excomulgadas Una vez en su habitación con la puerta cerrada se vio a sí misma en el espejo después de que se quitara la ropa. No había una gran diferencia ahora que más temprano en la mañana excepto por el pelo y el maquillaje que la marcaba con un

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

paso más. Meditó lo que podría pasar si se dejara caer por completo en su papel...

57

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 6 La alarma sonó antes de la hora habitual para Sera. Salió de la cama y se duchó rápidamente. Una vez que saliera de la casa esa mañana, sería Sela Carter, concubina al servicio de Brandt Pela. Se esforzó mucho para mantenerlo en perspectiva. Era una misión. Era importante para el futuro de la Federación que se enteraran de quién era el traidor y lo neutralizaran.

de contacto sexual con Brandt. No era como si tuviera que mentir en eso diciendo que lo iba a encontrar de mal gusto. Y ¿con qué frecuencia tendría que jugar a la glamorosa gatita sexual, de todos modos? Después de la noche anterior, sabía que el sexo entre ellos sería poderoso. Si no se sintiera tan atraída por él, si él no poseyera esa atracción sexual irresistible, Sera estaba bastante segura de que se hubiera sentido un poco como una puta. Podía haber sido capaz de hacer que se viera más sexual de lo que era, fingir sexo real, pero si los Nondaleses sospechaban que escondían algo, nadie confiaría en ellos lo suficiente como para revelar nada útil. Era un trabajo, incluyendo el sexo. Pero se sentía mucho menos frío y superficial, porque realmente deseaba a Brandt. En cierto modo, reflexionó, le daba una excusa para dejarse llevar, hacer algo que nunca habría hecho sin el pretexto de la asignación. No sabía lo que ocurriría cuando la misión terminara, pero por el momento, planeaba solo seguir con ello y ser Sela. Los colores de la Familia de Brandt eran púrpura y dorado profundo. Los habían visto en el portal ese día, y así cimentar su rol justo desde el principio, se puso un vestido real, en color púrpura de fondo. Se cruzaba justo debajo de sus pechos y abrazaba su cuerpo. Elegante, tacones de oro completando el juego. Su pelo lo llevaba alto en la cabeza, dejándolo caer en cascada como un río de rizos. Metiendo su actual identificación en la caja fuerte de su cuartel, pasó sus nuevas credenciales a su bolso antes de bajar las escaleras. Brandt había llegado hacía ya

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Mirando al espejo, se echó a reír un momento. Bueno, así que tendría un montón

58

El Club de las Excomulgadas una hora, para elaborar los planes que se habían establecido para la misión. Ash había estado en comunicación, asegurándose de que el transporte estuviera listo para el despacho. Se había asegurado de transmitir sus planes a Nondal el día anterior, haciendo los arreglos para una suite. Brandt aún llevaba las marcas del látigo de nueve colas que Ash había utilizado en él después de que Sera se hubiese ido a la cama. Ambos estuvieron excitados y necesitaron sacar el exceso de energía. Ash era bueno en eso. Ambos hombres se volvieron al oír el sonido de los pasos de Sera que resonaban

la mujer con el vestido ceñido y tacones altos, el cabello hecho un enredo de rizos en la parte superior de su cabeza cayendo por su espalda y hombros, esa era Sela Carter. Su concubina. "Buenos días, querido." Incluso su voz había cambiado. Habló con un sensual y gutural ronroneo que agitó su sangre. Y su pene. Fue hacia ella y la atrajo con fuerza hacia él. Un brazo le rodeó la cintura, y su mano libre tomó su barbilla y ladeó su cabeza justo antes de exigir un devastador beso. Sus ojos se abrieron un momento y luego se cerraron poco a poco mientras se derretía en su cuerpo con un suave suspiro. En ese suspiro, su lengua entró en su boca. Probando su gusto. Se deslizó por su lengua y saboreo, seduciéndola. Era tibia y sabía a la menta de la pasta de dientes. Un choque golpeó a Sera, seguido del calor del deseo mientras el brazo de Brandt la sostenía con fuerza por la cintura. La mano en su barbilla que le acariciaba la mandíbula se movió para sostener la parte de atrás de su cuello. Su lengua en su boca se movía segura y con habilidad, y cuando lo mamó, su gemido vibró hasta su columna. Sus pezones se clavaron en la parte delantera de su vestido, y se

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

por las escaleras. Anoche fue Sera, probando un poco del papel por diversión. Pero

59

El Club de las Excomulgadas tambaleó, ambos bajo el hechizo del beso, pero también incapaz de dejar de tomar más sensaciones de él. Su labio inferior quedó atrapado entre sus dientes brevemente justo antes de que rompiera el beso. "Buenos días, Sela. ¿Cómo estás hoy?" Su voz era ronca, y su pulso golpeó contra la mano que se había quedado en su pecho. "¿Comamos un desayuno ligero aquí y luego nos vamos camino al portal?"

sonrisa socarrona, y rió entre dientes. Dejó que se fuera, tendiéndole su brazo, y ella lo tomó. Sólo entonces, cuando se movió para entrar en el comedor, se dio cuenta de que Ash estaba allí. "Buenos días, Ash" Su voz no era muy de Sela con él todavía. Tenía que trabajar en eso. "Buenos días, Sela. Te ves hermosa hoy" Hizo una reverencia mientras caminaban pasando al cuarto. No parecía enfadado sino más reflexivo que otra cosa. Debió haberla llenado de alivio. En su lugar, la hacía sentir preocupación. Durante el desayuno repasaron sus planes. La casa era el último lugar en el que iban a poder comunicarse libremente de forma verbal e incluso en el transporte tendrían que tener cuidado con lo que decían y utilizar el chip para cualquier cosa sensible. Podían asegurarse de que las cámaras no estuvieran funcionando, pero un transporte cercano podría utilizar equipos parabólicos modificados para espiar. Había personal a bordo también, y mientras estaban muy seguros que la mayoría de ellos eran absolutamente dignos de confianza, las familias enviaban su propia gente en los viajes a través de los portales de un Universo a otro muy a menudo en calidad de observadores. Su transporte fue elegido, y dos representantes de la familia de Ash estarían a bordo. No eran personas que Ash conociera personalmente y por lo tanto, no podían confiar en ellos sin dudar. "¿Estás lista entonces?" Brandt se levantó y se dirigió a ellos dos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Sí, me encuentro de pronto muy hambrienta" Su boca se hizo a un lado con una

60

El Club de las Excomulgadas Ash se limpió la boca y se levantó también. "Como nunca" Brandt le ayudó con su silla, y ella tomó su mano. "Espera" Metió la mano en un bolsillo interior, sacando una bolsa de terciopelo. "Parecerás más convincente usando éstos" Sacó un collar de platino que llevaba una estilizada B de diamantes. Las concubinas de los hombres muy importantes a menudo llevaban joyas como identificación, una marca de estado para ambas partes. Lo tomó, y lo colocó sobre su cuello. Diamantes adornaban sus orejas, seguidos por un brazalete, y le puso un

Dio un paso atrás y miró a Ash, que asentía. "Y una cosa más" Volcando la bolsa en su mano, un anillo de diamantes se salió deslizándose. El corazón le palpitaba, dio una respiración profunda y se agachó para acomodarse el corpiño de su vestido, dejando al descubierto sus pechos. Y el anillo que seguía usando. Un anillo que Ash le había dado la primera vez que se perforó. Oyó su aguda respiración, y de repente estaba allí, junto a Brandt. "Aún lo usas." No dejó de escuchar la cruda emoción en su voz. Las palabras elocuentes trataron de encontrar el camino a sus labios, pero vaciló cuando la miró a los ojos. Estaba satisfecho, sí. Pero había más. Estaba conmovido por la visión de su anillo aún marcándola. Lo sabía. Todo lo que podía hacer era asentir. Si hubiera tratado de hablar, su voz podía muy bien sonar vacilante. "Creo que este es mejor, Ash. Comprendo tus sentimientos al respecto, pero Sela usará algo mucho más llamativo." Sera asintió, de acuerdo con Brandt. “Tienes razón. Pero yo lo quitaré. Yo lo puse en primer lugar."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

anillo de diamantes de color rosa en la mano izquierda.

61

El Club de las Excomulgadas Y antes de que Sera estuviera en desacuerdo, las manos de Ash estaban en ella, sus dedos moviéndose sobre su pezón para quitarle el anillo y soltarlo. Vio su mano sobre su carne, y el recuerdo de sentirlo la última vez que le había tocado el pecho desnudo se estrelló contra ella, desgarrador como un ahogado grito de asombro. Su mirada se movió de su pecho para encontrar la suya. El frío metal del anillo de Brandt moviéndose por su pezón, y el peso de los diamantes dándole una nueva sensación. Ash le puso el vestido en su lugar antes de dar un paso atrás, y Sera quiso salir

resistido la mirada de sus ojos. Pero la había tocado con respeto, incluso cuando vio el deseo en su mirada. Y luego se puso peor cuando Ash levantó la mano y desabrochó su camisa, dejando al descubierto su pecho y sus propios pezones. En el de la izquierda, sobre su corazón, llevaba un anillo sencillo que ella le había dado el mismo día que había comenzado a usar el suyo. Puso el que ella había estado usando en el pezón del otro lado después de quitarse la joya que usaba. Todo esto sin una palabra. Brandt los miró a los dos. "Está bien, entonces, ¿Nos vamos?" Sera tomó el brazo de Brandt, Ash colgándose del otro lado y salieron de la casa. Se subieron a la limusina de lujo que los llevaría al portal, dejando su antigua vida atrás. *** Todavía llevaba su anillo. Ash se sentó, con la cabeza hacia atrás en el asiento, mientras pensaba en la forma en que su pezón se vio en su mano. El anillo que le había dado cuando se había hecho un piercing sólo para él. Había llevado un zafiro, pero se había dejado ese con su letra y su collar.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

corriendo de la casa. Si no hubiera hecho otra cosa excepto eso, podría haber

62

El Club de las Excomulgadas La esperanza quemó más profundo en él. Vio el amor en sus ojos. Desconfianza aún e indecisión también, pero sentía algo por él que no involucraba querer pegarle un tiro en la cabeza. Tendría que ser inteligente acerca de cómo iba a conseguir traerla de regreso. Más inteligente de lo que había sido hasta ahora, eso era seguro. En la nave, tendría que hacer que se acostumbrara a su toque de nuevo de todos modos. Originalmente, había previsto trabajar su camino a su cama de inmediato. Pero se replanteó eso. Sería más lento y constante, demostrándole que podía confiar en él.

desconcertante. Pero Ash ya tenía la profundidad de sus recuerdos en ella, y los compartirían de nuevo. Brandt le ayudaría a sanar, sería el puente entre ellos. Una vez que Ash estuviera respaldado, no tenía intención de dejarla ir otra vez. *** Ella trabajó la breve información en su cabeza mientras viajaban. Le impedía pensar en cómo su pezón aún hormigueaba y quemaba por el tacto de Ash. Era difícil. Las piedras frescas descansaban contra la parte baja hinchada de su pecho. El nuevo anillo era más grueso que el viejo, por lo que su pezón latía, queriendo ser tocado una vez más. El viaje les llevó cerca de una hora, y se inclinó sobre Brandt, dejándose caer de forma que dibujaba círculos en la piel de su cuello con la yema del dedo. Estaban sumidos en sus papeles encubiertos ahora, por lo que no dijo nada mientras los dos hombres hablaban acerca de negocios y política. Un bonito accesorio. Finalmente, llegaron y entregaron la diversa documentación necesaria. A Sera le encantó el portal de Borran. Le encantó la vista de los transportes anexos a los elegantes cargueros maltratados, todo esperando deslizarse a través de los portales entrelazando los Universos Conocidos. Los Universos Conocidos se apilaban como una baraja de cartas con el Universo capital en el centro y los otros se movían fuera de él. Un portal era como una puerta a través de un Universo a otro. Viajarían a

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Significaba que Brandt forjaría un vínculo físico primero, lo cual era un poco

63

El Club de las Excomulgadas través de varios portales de un Universo a otro hasta llegar a Nondal. El transporte era un poco como un tren. Viajaría sobre vías especiales intra-Universos conectando a los portales juntos. El viaje a Nondal tomaría unos pocos días estándar de pausa y deslizamiento, pausa y deslizamiento. Sera nunca había estado realmente en un transporte privado. La Federación mantenía sus propias naves de transporte masivo, y así era como había viajado. El tipo de transporte de lujo como el que Ash podía tener estaba reservado sólo para los muy ricos y privilegiados.

para ayudarla a salir del coche. Sacó una pierna muy larga, dejando que su falda volara un poco antes de ponerse de pie. Cuando se enderezó, miró a Brandt a los ojos y le guiñó un ojo antes de ponerse las gafas de sol. "Por aquí, cariño." Brandt hizo un gesto con la mano. Ella puso su cabeza sobre su hombro mientras se dirigían a las escaleras que conducían al transporte de Ash. La azafata en la parte superior miró por encima a los hombres con interés no disimulado. Sera esperó a que la mujer la mirara, y levantó una ceja. No necesitaba decir más. La concubina de un hombre poderoso como Brandt, estaría acostumbrada a ver a otras mujeres comérselo con los ojos pero también tenía cierto grado de certeza de que sería la primera en su consideración o sería reemplazada. Tarde o temprano lo iba a ser o su amante se casaría en algún otro momento y la tomaría como su amante. Aún así, Sela no se preocupaba en lo más mínimo por eso. Sela habría sabido sin lugar a dudas que tenía los recursos para mantener los ojos de Brandt. Y si Sela parecía divertida por azafata y le entregaba su billete, se aseguraría que le viera el anillo y la pulsera antes de dejar a Brandt guiarla al interior. Transporte parecía una palabra inadecuada para la hermosa, majestuosa nave en la que entraron. Sera deseó poder gritar con real deleite. En su lugar, una vez que

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

El conductor abrió la puerta, y Ash salió, seguido por Brandt, que tendió la mano

64

El Club de las Excomulgadas estuvieron sellados en el interior y solos, se volvió a Ash y le dio un guiño furtivo y levantó su pulgar. Momentos después, el chip le picó, y ella lo abrió. “¿Supongo que te gusta?" Incluso en su cabeza su voz era juguetona y orgullosa. "Oh, sí. Es maravillosa" "He pasado mucho tiempo en ella por muchos años. Muchas de las revisiones han sido con mi

Él se retiró de su cabeza y la dejó un poco despojada. Tocada, sin embargo, por el hecho de que se sintiera sentimental sobre el transporte. Se retiró a sus habitaciones mientras los hombres se fueron al puente para supervisar el proceso de movimiento a través del portal. Sera trató de no sentirse celosa mientras ejercitaba. Encontró que el silencio y consuelo le ayudaban a concentrarse. Debido a que tenía que ser Sela cuando hablaba, mantener su silencio era un refugio para Sera. Vertía su confusión y sentimientos complicados por ambos hombres en su ejercicio hasta que no hubo nada más que una masa de llamas, de trabajo muscular. En algún momento se dio cuenta de que Brandt y Ash ambos se habían unido en su espacio de entrenamiento. Cuando finalizó y terminó todo lo que pudo y hubo roto su concentración, los vio a ambos observándola. Se inclinó ante ellos antes de irse a la ducha para limpiarse. No era que estuviera evitando a Brandt, pero sabía que probable se moverían a un nuevo nivel de intimidad después de la cena, y necesitaba endurecerse a sí misma para ello. Después de los acontecimientos de la mañana con el anillo del pezón, un juego emocional se había levantado para ella. Tenía la intención de quitarse el anillo antes de que llegara a Nondal para que Ash no lo viera. Pero ya estaba hecho, y ahora las cosas habían cambiado. El anillo

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

propio trabajo. Me alegra que te guste"

65

El Club de las Excomulgadas había estado con ella durante mucho tiempo, y estuvo reacia a simplemente remplazarlo por otro anillo. Suponía que a su manera, se aferraba a los buenos recuerdos de Ash Walker y lo que fueron el uno para el otro. ¡Toda su vida como la conoció se había puesto patas arriba en tan poco tiempo! Pero la verdad era que se había sentido muerta en su interior de muchas maneras. Cuando se había marchado, había esperado que Ash la siguiera. Y cuando no lo hizo, y vio que tenía la intención de seguir adelante, había estado devastada al ver el matrimonio cada vez que se daba la vuelta. Durante un tiempo, buscó un

dominio y el abuso. Nadie la había superado y nunca fue capaz de dejarse ir lo suficiente como para rendirse. Fue un auto-abuso, lo sabía al mirar hacia atrás. Pero a la vez, debía sumergirse en él y ser otra persona. No era algo sobre lo que le gustase indagar en demasía, ya que era débil, y no aceptaba lo que había pasado. La llenaba de vergüenza, pero al final, se había elevado por encima de ello y había encontrado algo mejor que una vida vacía. Había encontrado la llamada. El trabajo se convirtió en su salvación. No había sido la mejor en nada de lo que había intentado. En su lugar, trabajó para ser la mejor en las cosas en las que sobresalía. Una vez que se enfocó en idiomas, cultura y artes marciales, se hizo cargo de su existencia. Había sido una herramienta perfeccionada en la guerra contra los Imperialistas. El ejército se convirtió en su todo, y con el tiempo, dejó de salir e incluso dejó de verse a sí misma como un ser sexual salvo cuando la necesidad la golpeaba más o menos cada año. Se había envuelto en relaciones breves de sexo solamente, y cuando había sido saciada, había seguido adelante. Y ahora sentía todo. Tanta rabia, miedo, dolor y pérdida que la querían poner de rodillas y llorar, pero la esperanza quemándola en lo profundo de su estómago la salvó. Esperaba que no importara el resultado con estos hombres, se encontraría de nuevo, la parte de ella que era más que una simple soldado.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

sustituto de él, acostándose con hombres rudos que no sabían la diferencia entre el

66

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 7 Brandt y Ash sabían que Sera necesitaría algún tiempo para sí misma. Se quedaron fuera de la nave y la dejaron descansar. Cuando entró en el comedor, varias horas más tarde, era evidente para Brandt que Sela estaba firme en su lugar de nuevo. Lo que era bueno, porque los representantes familiares se les habían unido en el comedor. Ash no se fiaba en la gente que su familia envió, y había advertido a Brandt antes para mantenerlo al tanto. Ciertamente parecían muy interesados en

Los cuatro hombres se levantaron cuando entró en la habitación. "¿Tuviste una buena siesta?" Brandt se acercó y tiró de ella hacia su cuerpo y su pene, duro y listo, pulsó en su estómago. Olía a lilas dulces y embriagadoras noches cálidas. Como a sexo, y él quería un poco. Enterró su rostro en el hueco de su cuello, respirándola. No tenía que fingir que estaba enamorado de la mujer que sostenía. Ella dejó caer la cabeza hacia atrás mientras besaba su cuello. "Bueno, veo que me extrañaste. Tuve una buena siesta, cariño. Viajar y levantarse tan temprano hace que una chica se sienta cansada" Se enderezó para mirarlo a los ojos. "Y sé que necesito mi descanso para mantenerme al día contigo" Le guiñó un ojo, y él se rió entre dientes, llevándola a la mesa. Tanto él como Ash, la veían con ojos entrecerrados mientras se dejaba caer en la silla y se llevaba las manos al regazo, esperando que Brandt se sentara también. Cada vez que hacía algo así, Brandt entendía más por qué había sido tan difícil para Ash olvidarla. Había algo mágico en la forma en que se sometía. A lo largo de la comida, Sera servía a Brandt, mostrándose cariñosa con él. Cada pequeño toque lo llevaba más alto. Sabiendo que dormirían lado a lado esta noche, que muy probablemente estaría tocando su cuerpo desnudo, enviaba sus sentidos a toda marcha.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Sela.

67

El Club de las Excomulgadas Eso y la forma en que estaba vestida. Un trozo pequeño de oro de tela diáfana le cubría los pechos, pero veía la sombra de sus pezones y los diamantes colgando del anillo. Su espalda estaba totalmente desnuda, excepto por las cintas de oro que sostenían la parte delantera de la blusa a su cuerpo. La falda era muy corta, y su curiosidad lo llevaba a preguntarse si usaba — o no usaba — algo debajo hacía que su miembro latiera ridículamente duro a tiempo con su corazón. Brandt sintió la llamada del chip y abrió. Oyó hablar a Ash con Sera.

"Sólo estoy haciendo mi trabajo" Había logrado incluso inyectar un poco de sarcasmo en sus pensamientos, e hizo reír a Brandt. Ash levantó la vista y miró sus ojos, una sonrisa jugaba en sus labios. Sela nunca vaciló mientras reía y jugaba, encantadora con los representantes familiares sin dejar de ser cautelosa. Le preguntaron un montón de cosas que sentía eran inadecuadas y parecía innecesariamente invasivas. "No confío en estos hombres" Ash le dio un guiño imperceptible. "Yo tampoco, hermosa. Mantén tu guardia. Nunca los he visto antes, pero están subordinados a mi hermano menor, Kendal" "¿Por qué tu hermano menor tiene interés en lo que haces? ¿Se puede confiar en él, Ash?" Preguntó Brandt. "No tengo ninguna razón para no hacerlo. Tiene su propio pedazo del negocio familiar. Es el hijo de la amante de mi padre, pero es reconocido oficialmente. Sin embargo, lo mejor es mantener la cautela" La noche avanzaba, y Ash se emborrachaba cada vez más. Sera sabía cómo era cuando llegaba a ese punto, y quería estar fuera de la sala más temprano que tarde. No era que tuviera miedo de lo que él le haría físicamente. Ash Walker no era un hombre violento. No con ella. En los años de estar con él, con todos sus juegos

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Juegas con fuego, hermosa. ¿Sabes cómo te ves? Me vuelves loco"

68

El Club de las Excomulgadas sexuales, incluso el más áspero, nunca se enojaba o era violento. Nunca se habría sometido a cualquier persona que la hiciera sentir miedo. No, la sumisión era sobre la confianza, y confió a Ash su cuerpo y su corazón. Había sido muy cuidadoso con su cuerpo. Deseaba como el infierno que hubiera hecho lo mismo con su corazón. Pero cuando estaba muy borracho, Ash era como un perro con un hueso. Recogería algo y lo analizaría hasta la muerte, implacable. Y ella no tenía reservas para este

"Brandt, cariño" Sera tuvo mucho cuidado de no mirar en la dirección de Ash y verse arrastrada a la conversación con él. "Creo que voy a esperarte en nuestras habitaciones, si no te importa. De esta forma tú y Ash pueden después de la cena fumarse un cigarro con tus invitados" "No, está bien" Ash se levantó y bajó su vaso. "Me voy a dormir. Los veré a ambos en el desayuno. Sela, te ves hermosa esta noche, como siempre" Tomando su mano suavemente entre las suyas, se inclinó y le besó los nudillos. Con un guiño final a Brandt, se volvió y se fue. Brandt se encogió de hombros. Estaba al parecer familiarizado con las molestas maneras de Ash y estaba tan sorprendido como ella por la graciosa despedida de buenas noches de Ash. Los dos invitados les sonrieron. "Creo que deberíamos volver a nuestras habitaciones de todos modos. Si nos excusan, creo que ha sido un día muy largo" Brandt se inclinó ligeramente, y Sera inclinó la cabeza, mientras pasaban por delante y salían de la habitación. Miró a los ojos de Brandt y se dejó llevar por su mirada. Se abstuvo de tocarla en ese momento, y sabía lo que estaba preguntando sin palabras. Le estaba dando una oportunidad de retroceder, pero ella no lo quería. Podría decir que era una manera de acostumbrarse a su tacto, pero no tenía fuerzas para mentir. Lo deseaba.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

tipo de discusión.

69

El Club de las Excomulgadas Quería que él limpiara la herida de Ash que dejaba vacío su corazón. Un agujero que había tenido durante diez años y había entorpecido la mayoría de su trabajo y había sido ocasional y un juego al fin y al cabo. Él ser confrontada con él y su presencia le trajo todo de vuelta. Colgaba como una pesada capa. Asintió y puso su mano en su antebrazo. Junto a la puerta a sus habitaciones, se apoyó contra ella. Deteniéndose apenas por debajo de sus labios, la miró a la cara, asegurándose de que todavía estaba con él. Una vez que había comprobado que lo estaba, sus labios se encontraron con los

momentos pasaban. Se tomó su tiempo mientras su boca devoraba la suya. Labios, calientes y suaves, pasando sobre los de ella. Su piel desnuda y caliente bajo sus manos descansando en sus caderas. Lanzó un suspiro de placer, y su lengua se deslizó en su boca. Su sabor, intenso, especiado y rico, moviéndose en su sistema. Los dientes afilados capturaron su labio inferior, y se estremeció. Chupaba su lengua en su boca donde el lento y seductor tango de un beso freía sus células con intensidad eléctrica. Dominaba su boca, tomando, saqueando y le daba de comer de nuevo hasta que tembló de necesidad. Su cabeza cayó hacia atrás contra la puerta mientras su boca trazaba una línea de su mandíbula hasta que encontró el hueco justo debajo de la oreja y se dio un festín con él. Retorciéndose en su contra, los dedos hundiéndose en los músculos de sus hombros, mientras sonidos suaves de deseo rompían en ella. "Me encanta tu sabor", murmuró a su oído mientras sus manos se encontraban con los lazos de la blusa y se deshacía de ellos. La tela revoloteó a sus pies. "Quiero más. ¿Me darás más?" Su gemido de asentimiento fue tan articulado como pudo. Sus caderas inclinadas hacia adelante, sosteniéndola contra la puerta. Miraba, inmóvil, con fascinación, como la punta de los dedos se perdía en su clavícula y bajaba a su pecho.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

suyos. Suavemente al principio, aumentando la presión y la intensidad mientras los

70

El Club de las Excomulgadas Bordeando sus pechos, tocó la piel sensible entre ellos e hizo círculos en su ombligo. Invirtiendo la dirección, levantó la mano y tomó el peso de sus pechos en sus manos, provocando una exclamación cuando su pulgar rozó sus pezones. "Tan hermosa", dijo poco antes de besarle la barbilla y el cuello. El calor de su cuerpo la quemaba. Extendió la mano para quitarle la camisa, pero él la miró a los ojos y sacudió la cabeza. "No, no esta noche. Es sólo para ti esta

No podía decir eso. Debía haber mostrado angustia en su rostro, porque se rió suavemente y sonrió. "Habrá más, cariño. Siempre lo hay. Contigo, siempre lo habrá" Antes de que pudiera pensar en qué decir sin parecer sospechosa, su boca encontró su pezón, y el pensamiento coherente se perdió. En cambio, sus manos le sostenían la cabeza. Chupando. Dibujando. Lamiendo. Mordiendo. De alguna manera el hombre tomó esas cuatro cosas básicas, chupando su pezón, llevándoselo a los labios y contra su lengua, chasqueando su lengua y girando alrededor de la punta y mordiéndolo a niveles poéticos. Cada vez que completaba el juego de movimientos empezaba de nuevo, y hacía algo un poquito diferente de lo que había hecho antes, o se movía al otro pezón. Una y otra vez hasta que fue poco más que una lloriqueante masa femenina que se retorcía, mendigando. "Por favor, Brandt, ¡por favor!" "Por favor, ¿Qué?" Habló alrededor del pezón, con los ojos sobre ella. "Oh, ¡Mmmm! Por favor, haz que me corra. Dame más. ¡Fóllame, dame de nalgadas, átame, no me importa! ¡Sólo toca de alguna manera mi coño!"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

noche"

71

El Club de las Excomulgadas Se quedó paralizado y le dio un mordisco a su pezón, uno fuerte que hizo que se estremeciera de placer. Mirando hacia arriba lentamente, vio sus ojos. Era un espectáculo hacerlo. Sus labios estaban hinchados y brillantes. Su pecho agitado por recuperar el aliento. ¡Gracias a los dioses que se veía tan afectado por la situación como ella lo estaba! "Entra en mi habitación y quítate la falda y las bragas. Sube a la cama y extiende tus piernas para mí" Ella abrió la boca una vez, pero no salió nada. No quería discutir. Así que asintió y

Con dedos temblorosos, se desató los lazos al lado de la falda, y la dejó caer al suelo. Lo miró por encima del hombro con una sonrisa. No llevaba bragas. La falda era tan baja que las bragas le habrían llegado a la cintura. "Oh, sí, Sela. Es hermoso" Se quedó inmóvil, viendo mientras se colocaba en la cama, por primera vez a cuatro patas y luego se volteaba para acomodarse la almohada sobre la cabeza. Era como si el flash de la rosa de su vagina liberara sus músculos bloqueados. Se arrastró sobre la cama después de ella, totalmente vestido. Agarró sus tobillos, empujó sus pies y luego apalancó sus muslos abiertos. Ella debería haberse sentido avergonzada. Su vagina estaba totalmente desnuda y abierta a su mirada, pero estaba hipnotizada por su poder y sexualidad. Temblores de deseo rompían sobre su cuerpo mientras lo miraba, sin aliento y con anticipación. “Brillas, dulzura. Me voy a comer hasta la última parte de ti" Lo dijo mientras dejaba de lado su tobillo y sin hacer nada rozó la punta del dedo a través de su estrecho coño. Con un grito suave, se arqueó con su toque. "Descarada y un poco impaciente, ¿verdad?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

caminó junto a él hacia el dormitorio.

72

El Club de las Excomulgadas "¿Es una pregunta retórica?" Su voz era débil. No podía aspirar suficiente aire. "Mmm" Rompió la intención con la mirada en su vagina y la miró a la cara. "Dulzura, ¿Es necesario que te tome de la mano?" Una sonrisa se insinuó en la comisura de su boca. "¡Oh dioses, ¡sí!" ¿Con quién estaba bromeando? Por supuesto que quería eso. Él se rió, subiendo por su cuerpo para besar sus labios. Arrastrando las uñas por la espalda, revirtiendo para tirar su camisa de los pantalones. La piel debajo estaba

pantorrillas. "Eso llevará tiempo", murmuró al oído antes de lamer la piel delicada."Tenemos tiempo. Quiero hacer esto bien. Quiero que te entregues a mí con toda honestidad y sin nada entre nosotros" Y en verdad, nada de lo que podría haber dicho la habría dejado más indefensa. La podría haber tomado, estaba abierta y ofreciéndose. La expectativa hubiera sido mayor, pero también, quería tomar las cosas con calma. El sexo era una cosa, algo que haría como cubierta y ciertamente, para su disfrute. Pero su sumisión era otra historia, mucho más complicada. Asintió, moviéndose más allá de las palabras. Él volvió a besarla con una lentitud dulce y embriagadora. Después de un tiempo, cuando estaba desesperada y con necesidad y la había empujado en su embrujo, dejó sus labios y la besó en la garganta, deteniéndose en su hueco y bajando para besar su garganta hasta su cuello. De nuevo fue a cada pecho y los succionó igual de lento, dibujando, lamiendo y mordiendo con ritmo hasta que ella comenzó a gemir. Estaba tan mojada que sus muslos se sentían resbaladizos. Su clítoris palpitaba, pero mantuvo sus muslos abiertos como su cuerpo porque ni siquiera podía apretarlos para sentir alivio. Su vagina dolía por ser llenada.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

caliente y suave. Sus pies descalzos se movieron hacia arriba y abajo por sus

73

El Club de las Excomulgadas Un profundo gemido salió de ella cuando le pasó la lengua a través del hueso de su cadera y abajo del pliegue de la pierna y llevó su cuerpo a descansar entre sus piernas. Cuando su aliento caliente sopló sobre su coño húmedo, se agarró de las sábanas para no gritar que la tomara. El tiempo se ralentizó mientras se movía cada vez más cerca, y gritó cuando dio una larga lamida a través de los pliegues de su vagina y alrededor de su clítoris. La punta de la lengua le hacía cosquillas en la parte inferior de la capucha de su clítoris, y dos dedos se deslizaron en su vagina.

Apretó su cara en su coño, dándoselo. Dándole más. Desesperada, lamió su mano y su boca. Quitando su boca por un momento, la miró y se humedeció los labios. Un gemido entrecortado fue todo lo que pudo manejar mientras apretaba la palma de su mano sobre su clítoris. Cada célula de su cuerpo, cada gota de sangre, cada músculo y hueso queriéndose venir. Sintió que se elevaba un orgasmo profundo dentro de ella, sabía que iba a venirse de forma intensa cuando el final se rompiera sobre ella. "Toca tus pezones. Quiero que me muestres lo que te gusta" Su boca descendió a su coño de nuevo, pero sus ojos permanecieron en sus dedos mientras rodaban y tiraban de sus pezones, tirando del anillo. Dedos, manchados con sus jugos, acariciaban su parte posterior. Había pasado un tiempo muy largo para ella, y cuando empujó en su interior, sólo un poco, fue todo lo que necesitó para impulsar directamente su orgasmo con un grito salvaje. Su boca continuó haciendo estragos en su vagina con sus dedos cuando el clímax la reclamó y tiró de ella abajo, golpeándola por todas partes con intenso placer.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Oh, sí. Más. Por favor, más"

74

El Club de las Excomulgadas Finalmente, quedo laxa, con los ojos pesados y los cerró. Los músculos de su cuerpo temblando y quemando su piel fría. Vagamente, oyó el crujido cuando salió de la cama. Encontró la energía para girar la cabeza y abrir los ojos. Se desnudó y volvió hacia la cama. Ella sonrió y se las arregló para levantar sus cejas un par de veces. Dioses, era hermoso.

"¿Estás enfadado conmigo?" Se puso de lado para enfrentarse a él mientras se acomodaba a su lado. Le tomó la barbilla con la mano con suavidad. "No, en absoluto. Me ha gustado mucho" Se tocó la sien, y abrió el enlace. "Paso a paso, Sera. Estos son Sela y Brandt en un nivel, pero yo deseo a Sera. ¿Entiendes?" Su aliento tartamudeó un momento, pero logró dar un movimiento de cabeza. "No sé si podré", pensó en respuesta. "Puedes y lo harás. Me lo ganaré, y lo trabajaremos. Eres hermosa Sera. Hermosa y especial y te deseo. Toda tú" Con un suspiro, quiso creer un poco antes de permitirle dejarle tirar de su cuerpo y envolver sus brazos alrededor de ella. *** Yació ahí, envuelto a su alrededor, escuchando mientras se dormía. Finalmente entendió la profundidad de la desesperación de Ash. Sí, era inteligente y sexy. Pero había algo más, algo que ni siquiera las palabras le hacían justicia. Que le hacían anhelarla profundamente. Le daban ganas de dormir así con ella todas las noches.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Esta noche no. Tenemos mucho más tiempo. Estoy cansado y te he desgastado"

75

El Club de las Excomulgadas Y no como Sela y Brandt. Quería ver si podía tener algo real con Sera Ayers. Había tenido una idea de qué tipo de sumisa sería: descarada e irreverente. Sonrió contra su cabello. No quería solo unos pocos días de diversión D/s, quería la sumisión de Sera. Toda ella y sin dudas y con total abandono. Esa primera vez entre ellos no era el momento adecuado. No quería sólo que ella se sometiera, porque la hacía humedecerse para ser dominada. Quería que se sometiese a él, porque lo deseaba con todo su ser.

emocionalmente. Él quería más que solo follarla. Quería más que su sumisión. Lo quería todo. Sabía que iba más allá de su trabajo encubierto para ella tanto como lo era para él, por lo que disfrutaría cada paso que dieran, sabiendo que lo deseaba tanto como él lo hacía. Menos mal, también, porque su pene latía furiosamente. No le importaba que tuviera un plan para atraer poco a poco a Sera a una verdadera relación con él. Sólo quería estar en su vagina o boca. Pensó en Ash, pinchando el enlace. "La follaste", dijo Ash antes que nada. "No, quería hacerlo. ¿Era eso lo qué imaginabas que estábamos haciendo?" Era importante para Brandt saberlo. No quería atraer a Sera a un lugar donde se lastimara, y quería que Ash entendiera lo que estaba pasando entre ellos. "Veo la manera en que la miras. Es más que estar encubierto, y la deseas como algo más que un juguete. Quiero eso también. Podemos estar juntos, todos nosotros. Sé que la amo. Eres mi mejor amigo, y te quiero. Podemos estar juntos, todos nosotros. Podemos hacer que esto funcione. Necesitas construir algo con ella. Cuando llegue el momento, haré mi movimiento, también"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Por ahora, deberían seguir conociéndose uno al otro y seguir adelante sexual y

76

El Club de las Excomulgadas "¿Vas a estar bien conmigo sobre ella?” Brandt no podía estar con ella así. No podía tener la misma relación con ella que tenía con Ash. Sentía algo mucho más profundo e íntimo por Sera. Lo que sentía era más que una necesidad de jugar y desahogarse. "Mientras que entiendas que yo también estaré. No soy celoso. Pensaba que iba a serlo, pero la amo y te quiero. Puedo compartirlos a los dos. Creo que podríamos ser una poderosa unidad, no sólo íntimamente, sino como una unidad militar. Estoy cansado. Mi pene está duro, y necesito correrme. A menos que quieras estar en mi cabeza cuando eyacule, te veré en

Brandt se echó a reír a través del enlace y envió un poco de ayuda para el problema de Ash.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

la mañana"

77

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 8 Cuando Sera despertó, estaba sola en la cama, aunque no sola en la habitación. Brandt estaba sentado sin camisa en el escritorio cercano, trabajando en su computadora, con la frente arrugada, pensando. Se tomó un momento para observarlo un poco. Al momento, el oyó el crujir al sentarse ella y se dio la vuelta con una sonrisa.

Una de las comisuras de su boca se curvó al mirar su sexy sonrisa. "Lo hice. Estaba muy relajada cuando me dormí anoche. ¿Y cómo estás tú?" "Estoy bien. Tenemos algo de tráfico afuera ahora. Todos en camino hacia Nondal o Ceres" Con esa velada advertencia para ver lo que decía o hacía, se puso de pie. "Me voy a una reunión con Ash. Cuestiones de negocios familiares. ¿Te veré en el desayuno más o menos en una hora? o ¿hago que alguien te traiga una bandeja?" El aire quedó atrapado en su garganta cuando él se estiró, poniendo sus brazos sobre su cabeza. Su labio inferior atrapado entre sus dientes mientras miraba el movimiento de los músculos de su abdomen y brazos. "Creo que estaré ahí para desayunar. Gracias, querido" Levantó una ceja, capturando su mirada fija en él con avidez. "Soy un hombre afortunado en verdad de tener tal tesoro en mi cama cuando me mira de esa manera" "Ah, ¿Sí? ¿Necesitas cazar tesoros enterrados entonces? Si es así, creo que sabes dónde mirar" Extendió sus muslos. Haciendo su cabeza hacia atrás, se echó a reír, con un sonido de barítono profundo y rico. "No me tientes. Pero ya pulsé Enviar el mensaje así que tengo que estar en la

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Buenos días. ¿Dormiste bien?"

78

El Club de las Excomulgadas reunión en diez minutos. Y nunca hago nada deprisa cuando el trabajo requiere mucha atención a los detalles" Sera puso mala cara y se levantó de la cama, dejando que las sábanas cayeran. Cuando intentó pasar por su lado hacia el baño, él la agarró, rápido como el rayo. "Sabes cuánto desearía poder quedarme aquí todo el día y hacer el amor contigo, ¿no?" Sus palabras eran calmadas y para Sera. "Realmente tengo que bajar y reunirme con los representantes y Ash. Y luego habrá desayuno"

por decirlo de todos modos" Inclinándose, capturó sus labios en un breve pero profundo beso. Alejándose, la liberó con un suspiro. Su lengua se movió por encima de su labio inferior, aún degustándola allí. Aún sintiendo la presión de su deliciosa boca. "Te veré dentro de poco, entonces. No trabajes demasiado" "Siempre. Ese es mi lema" Riendo, lo dejó allí en la sala mientras terminaba de vestirse. Cerró la puerta del baño detrás de ella y pensó en el placer de despertarse con la presencia de un hombre en su dormitorio. Había algo inherentemente seguro sobre eso, cálido. Otra cosa que había perdido, pero que no había reconocido hasta que lo había vivido de nuevo. *** Sus siguientes dos días fueron más o menos lo mismo. Los representantes familiares tomando el tiempo de Ash y Brandt, y ella quedándose a su suerte la mayoría de las horas del día. Había encontrado la pequeña sala de proyección en la cubierta del alojamiento, y el personal le traía bocadillos mientras miraba videos y películas. Ocio y tiempo libre

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Tenía un ligero presentimiento" Se revolvió contra su erección. "Pero te agradezco

79

El Club de las Excomulgadas habían escaseado en su vida hasta ese momento, y fue un verdadero lujo descansar y ver películas, escondida bajo una manta suave con nadie a quien responder. Todavía no había follado, lo que frustraba a Sera de una manera sin fin. Brandt, sin embargo, le había ordenado con una voz muy oscura y de terciopelo que le hiciera una mamada. Que se afanó en cumplir. Todavía no había estado abiertamente sobre ella. Estaba allí entre ellos, el aire tácito de mando, su deseo por ser controlada y dominada, ejerciendo ese control. Pero no había entrado en su totalidad. Sabía que él esperaba el momento adecuado,

asustada. En la tarde del último día, Ash llegó a la puerta de la sala de proyección. "Sela, ¿Puedo entrar?" Su presencia había sido respetuosa y considerada, ya que había dejado Borran, pero aún eso la llenaba de temor. Pero no había pasado mucho tiempo con él en el salón de la cubierta. Principalmente porque sus sentimientos acerca de él eran malditamente complicados. "Por supuesto" Indicó el lugar junto a ella en el sofá grande. Su aroma invadió el espacio junto con el calor de su cuerpo. "¿Estás disfrutando de mi sala de proyección? Pensé que tal vez desearas disfrutar viendo películas, mientras que Brandt y yo estábamos ocupados todo el día" Sabía que lo haría, por supuesto, habían pasado muchas tardes yendo al cine o viéndolas en su casa. "Lo estoy, gracias" La película sonó y comenzó, y se recargaron hacia atrás para mirarla. El cocinero había preparado pequeñas galletas con queso, frutas y bocadillos de todo tipo. Los dos comieron viéndola, sintiéndose lentamente cómodos de nuevo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

y tenía sentido, pero aún así la hacía sentirse toda adolorida aunque también

80

El Club de las Excomulgadas Le tomó la mano en la suya y le dio masaje exactamente de la forma en que ella recordaba que le había encantado antes. El calor se extendió desde su brazo hasta su pecho. Grandes, suaves manos amasaban el espacio entre sus dedos y nudillos, hasta la muñeca y el antebrazo. Si se hubiera inclinado lo suficiente, podría fácilmente haber roto alguno de sus dedos justo a la mitad, o romperle la muñeca. Pero sólo le dio suaves masajes. Lo miró a la cara, y la sorpresa de sus ojos brillando con amor la hizo respirar bruscamente. ¡No! Maldita sea, no él. No podía sentir algo por él.

daban múltiples sentidos a esa frase. El fuego del Infierno. Ella negó fuertemente con la cabeza y murmuro, "Detente". Y para su sorpresa, él lo hizo, pero no antes de llevar su mano a sus labios y besar el espacio en el interior de su muñeca. "Lo siento si te hice daño" ¡Oh dioses! Sus palabras encubiertas se referían a su mano y muñeca, pero quería decir de diez años atrás. Y sus ojos lo decían de verdad. No era el hombre beligerante que había sido antes, fanfarroneando para salvar su cara. Había muchas cosas al descubierto para que las viera. Lo había hecho a propósito. Y funcionó. Ella sentía algo por él. Creía que lo que decía era verdad. Retiró su mano suavemente. "Gracias por tus disculpas. Estoy bien ahora" Hizo un gesto a la pantalla con la barbilla. "Siguiente comienzo de película. ¿Vas a quedarte a verla conmigo?" Vio su sorpresa por la invitación y luego placer. Se recostó contra los cojines del sofá. "Claro que sí. Es una de mis favoritas" Ambos se sentaron, ella acurrucada, pero no del todo el uno del otro, por unas horas. Mientras pasaba cada minuto, Sera se relajaba con él de nuevo. Sin presiones, sin utilizar el chip para hablar con ella, dejando las cosas fluir entre ellos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"No te pelees, o puede ser que tire de los tendones que acabo de aflojar" Sus ojos le

81

El Club de las Excomulgadas Después que la película terminó, Ash se puso de pie y se estiró. Sera cerró los ojos para no verlo. "Vamos, te voy a acompañar de regreso a tus aposentos, ¿Sí?" Abrió los ojos, vio que había extendido su mano y la miraba con esperanza. Con un suspiro le extendió la mano, la tomó permitiéndole ayudarla a levantarse. Mantuvo su mano alrededor de la de ella a medida que se acercaban a la puerta. "Gracias por pasar la tarde conmigo. Me divertí bastante" Ash se inclinó, y antes de que supiera lo que iba a hacer, le pasó los labios en la frente.

su proximidad, se las arregló para dar un paso atrás. Con un movimiento de cabeza y una sonrisa, dio media vuelta y caminó hacia su habitación, silbando. Congelada, observó la forma en que se fue. El fantasma de su toque aún irradiaba en su piel. El suave roce de sus labios en su frente fue peor que si se hubiera puesto su lengua lasciva, besándola. La dulzura sorprendente de su conducta era increíblemente atractiva, y la ponía fuera de balance. Justo cuando había empezado a esperar una cosa, hacía otra. ¡Maldito sea el hombre! Sera volvió a la sala de estar sintiéndose un poco aturdida. Brandt estaba ahí, vestido para la cena y luciendo como un réprobo perversamente atractivo. Le quedaba. Probablemente porque era lo opuesto a eso. Se preguntó si le molestaba cuando la gente pensaba en él como un perezoso, un chico poco profundo, rico y mimado. "Hola. ¿Por qué no vienes y me haces compañía? No sabía que estabas libre" Se quitó los zapatos y se acurrucó contra él. Pasó sus manos hasta el pecho, sobre el material fino de la camisa, y por su cabello. Claramente complacido, bajó su boca para demandar la suya, sus manos moviéndose hacia abajo para moldear su trasero.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Nos vemos pronto en la cena" Orgullosa de que su voz no sonara entrecortada con

82

El Club de las Excomulgadas "Acabo de quedar libre no hace mucho tiempo y volví para prepararme para la cena. Los representantes se van a Ceres, por lo que esta es su última noche con nosotros" "Pues bien, iré y estaré lista" Se estiró y le besó rápidamente antes de soltarse de su agarre con una sonrisa. En el espejo de su vestidor, se dio cuenta de que no había estado actuando en ese momento. Había sentido placer de verlo y besarlo. Él había estado contento y le

En seis días se había enamorado de Brandt Pela. Seis malditos días. Pisó bellamente el tacón con frustración. Se había mantenido sin sentir nada por nadie durante años, y ahora se estaba enamorando del hombre que estaba en la sala de estar y considerando perdonar al hombre que había pretendido odiar por diez años. Negó con la cabeza. Débil. Maldita sea. Era lo que te sucedía cuando te negabas sexo a ti misma durante tanto tiempo. Su cerebro había dejado de trabajar de manera coherente. Sus manos temblaban mientras se ponía el vestido azul oscuro. Era fino; dioses, toda su ropa era fina en estos días. Había empezado a perder el uso de ropa cómoda que no la hacía sentirse tan expuesta. No estaba segura de cómo lo hacían las concubinas. Estar en un aparador en todo momento era pesado. *** Brandt sabía que Ash había pasado la tarde con Sera. No le molestaba en absoluto, lo que era desconcertante. Brandt entendía que él y Sera estaban teniendo algo mucho más profundo que su misión, y eso lo excitaba. Al mismo tiempo, sabía que ella y Ash tenían una historia complicada, existió mucho amor ahí una vez. Y seguro como el infierno sabía que Ash aún la amaba. Cada vez que Brandt veía los ojos de Ash y su lenguaje corporal cuando Sera estaba en la habitación, era total y evidente. Además, Ash había salido y lo había dicho. Si

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

había regresado su afecto. Sus manos agarraron el lado del lavabo.

83

El Club de las Excomulgadas Ash hubiera seguido sido un imbécil como había sido de vuelta en casa, hubiera sido una historia diferente. Pero había mostrado un lado de sí mismo que Brandt no había visto antes: suave, humilde. Su amor por Sera lo había convertido en un hombre mejor. Cada día que pasaba, Brandt empezaba a sentir cada vez con más fuerza que la única manera en que podía estar con Sera era si Ash estaba con ella también. Estarían trabajando juntos todo el tiempo en lugares cerrados. Una pareja no iba a funcionar entre dos de los tres. Si iba a haber un él y Sera, tendrían que alejar a

Todo se sentía bien fuera de su cabeza mientras caminaba de vuelta a la habitación. "Buenos dioses, Sela, justo cuando pensé que no podías verte más bella o sexy, te superas" "Es la ropa, cariño. Gastas una gran cantidad de dinero en algo y generalmente te hace ver o sentir mejor" Era una excelente actriz. En su tiempo con ella, encontró a una de las más genuinas y no materialistas personas que conoció. Pero cuando estaban mente a mente a través del chip, era diferente, una especie de conocimiento en dos niveles. Ella le permitía ver su verdadero ser. "Hmm. Creo que será necesario gastar una gran cantidad de dinero una vez que lleguemos mañana a Nondal entonces" Guiñando un ojo, la tomó de la mano y la besó. Ella se echó a reír, bajo y guturalmente. "Ya has hecho eso. Estoy muy ansiosa para hacerte sentir mejor en cualquier momento, en cualquier lugar. Solo dí la palabra" "Muy bien entonces. Estaré diciendo esa palabra después de la cena. Si estás lista" El peso de lo que estaba diciendo flotó en el aire entre ellos. "Pues bien, voy a tratar de no beber demasiado y mantener mi fuerza, ¿Nos vamos?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ash, y Brandt no podía imaginar verla con nadie más y no tenerla también.

84

El Club de las Excomulgadas La tomó la mano y la puso en su antebrazo, cubriéndola con su mano. "Esa es una

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

muy buena idea"

85

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 9 Sera encontró que era casi imposible concentrarse en la cena. Las miradas calientes que Brandt le enviaba la quemaban, disparando directamente a su vagina. Cada movimiento que hacía llegaba hasta el punto que le afectaba a los labios de su sexo, moviéndose uno contra el otro. Los representantes familiares la ponían nerviosa y desconfiada. No le gustaba la

sabía que habría problemas con la familia Walker, pero esto era más que eso. Había sido cuidadosa al principio, pero ahora estaba convencida de que estaban tramando algo. Algo positivo era que la habían subestimado y no la consideraban una amenaza, porque mientras la habían visto con Brandt, hablaban como si ni siquiera estuviera en la sala. "Ash, tu tío se preocupa por tu falta de interés en volver a casarte. Hay partidos convenientes para ti, y sin embargo, cuando han sido propuestas, te niegas a todas" Dijo uno de los representantes con desprecio por encima del hombro de Ash. "Puedes decirle a mi tío exactamente lo mismo que yo: No estoy interesado en otra pareja hecha por nadie más que yo. Cumplí con mi deber a un gran costo personal. Kira se ha casado de nuevo en la familia. Nuestro futuro con los Pelas está asegurado" Sera admiró su propio fino actuar, porque quería lanzar su bebida por la sala, y ni siquiera detectaron su rabia. En su lugar se sentó tranquilamente, mirando la pantalla de video contra la pared del fondo que pasaba varias escenas de la naturaleza. Al mismo tiempo, se imaginaba pateando al representante que había hablado en los testículos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

forma en que la veían con Brandt o la forma en que se escabullían por la nave. Sí,

86

El Club de las Excomulgadas "Sí, pero hay otras familias que tienen hijas elegibles para contraer matrimonio. No es decoroso que un Walker de tu edad ande correteando, desperdiciando su futuro. Es necesario casarse y producir herederos" Sera oyó el chasquido del bloqueo de la mandíbula de Ash desde el otro lado de la mesa. Si alguna vez hubo un hombre intratable, ése era Ash Walker cuando apretaba la mandíbula. Sabía que si se volvía hacia Brandt podía comenzar a reír por lo que tomó un trago y continuó actuando como si estuviera aburrida. "No depende de ti lo que haga o no, Representante. Voy a producir herederos

respecto" "Sea como sea, Ash, nosotros, es decir, tu familia, queremos que tomes las mejores decisiones acerca de la mujer que elijas esta vez" Brandt se inclinó hacia delante. "¿Están difamando a mi hermana, señores?" Oh genial, su hermana era una perra insensible y superficial. Cada vez que Sera había visto una entrevista a Kira, se había sentido aún más horrorizada de que Ash la hubiera elegido en su lugar. Y entonces ¡La vaca infernal se había deshecho de Ash por otra persona! Podría haber sido una especie de justicia poética, pero en serio, la mujer era demasiado. No es que Sera fuera imparcial, o algo así. "¡Oh, no! Por supuesto que no, Brandt. Tu hermana era perfectamente aceptable para Ash. No, nos referimos a la mujer que había estado cohabitando contigo antes de tu matrimonio con Kira. Una mujer plebeya de carácter totalmente inadecuado. Apenas mejor que una puta. Los familiares de Ash querían estar seguros que no se repetiría tu petición de casarte con ninguna de las candidatas inadecuadas" Sera tuvo que aferrar la copa con fuerza, para no romperla. Ignoró el pinchazo en el vínculo. No podía escuchar en ese momento, o sabía que iba a perder. Concentrarse en no romper el vidrio era lo único que le impedía saltar sobre el representante y romperle el cuello.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

cuando esté listo. A mi propio ritmo. Mi tío y tú no tienen nada que decir al

87

El Club de las Excomulgadas "Nunca jamás diga nada sobre ella otra vez. ¿Comprende? No era una puta. Era una mujer buena, amable, que trabajaba duro y se ganó todo lo que recibió. Se ha agotado mi hospitalidad, y le pido que se mantenga en sus habitaciones hasta que mañana por la mañana desembarquemos en Nondal. Y dígale a mi tío que mantenga la nariz fuera de mis asuntos y mi cama. No voy a tener esta discusión con usted o con él de nuevo. Ahora, salga de mi vista antes de que lo tire a la puerta en medio de los portales" La voz de Ash fue baja y mortal, enviando escalofríos por la espina de Sera.

Poco a poco, Ash estiró su cuerpo, de pie, y se inclinó hacia el representante. El otro agarró el brazo de su compatriota y lo sacó de la habitación. Ash se sentó de nuevo dando una larga exhalación. Le había pedido permiso a su familia para casarse con ella. Había dicho la verdad sobre esa parte. Sus manos temblaban, pero los pinchazos se detuvieron al momento que se dieron cuenta que ella no podía tratar con eso en ese momento. Ash se volvió hacia ella, y la pálida mirada azul encontró la suya. "Pido disculpas por haberte expuesto a tales vulgaridades" Brandt se sentó en silencio junto a ella, su cuerpo enviándole calor. Sera asintió con la cabeza. "Entiendo, Ash. Quieren lo mejor para ti" Sacudió la cabeza con vehemencia. "Tuve lo mejor, y tuve que dejarlo ir. Mi vida ha estado vacía desde entonces. Tomé la decisión que tenía que tomar para salvar a cientos de miles, sino millones de personas que necesitaban de la unión de nuestros Universos entre las familias. Pero no tengo que hacerlo más, y no lo haré" Sin palabras, la boca de Sera estaba seca mientras empujaba su silla hacia atrás y se levantaba. "Buenas noches a los dos. Los veré en la mañana"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¡Ahora vea esto!" El representante se puso de pie, pulverizado de indignación.

88

El Club de las Excomulgadas Brandt se levantó también. "¿Vamos a retirarnos el resto de la noche? Estoy seguro de que estás muy cansada y deseas dormir" Ella veía en su cara que le estaba dando una salida. En ese momento, sin embargo, necesitaba su fuerza como un ancla, para mantener su equilibrio en la marea de emociones corriendo a través de ella. Necesitaba sentir una mano alrededor de su garganta y la orden en su voz. "Bueno, creo que deberíamos retirarnos, pero no estoy lista para dormir todavía.

Había estado mirando sus ojos y vio cómo sus pupilas se dilataban por lo que era difícil decir dónde terminaban. Profundos y oscuros ojos le devolvieron la mirada, ojos llenos de intención. "Si tú lo dices, debo tratar de servir a tal propósito" Se inclinó ligeramente, y caminaron con bastante rapidez a sus habitaciones. Cuando la puerta se cerró detrás de ellos, se encerraron dentro. Llegando a la espalda, desató las cintas que sujetaban la parte superior de su vestido, y se quitó la parte superior, dejando sus senos y torso desnudos. Un temblor de necesidad pasó por ella, dejándola mareada con la intensidad de la misma. No estaba segura de cuándo le había ocurrido. Cuando su atracción y gusto por él se habían convertido en un deseo. Se había admitido fácilmente que quería follarlo, pero la profundidad del deseo de tenerlo dentro de ella era impactante. La boca de él se abrió y cerró varias veces. Se podría decir que luchaba con sus sentimientos, también. "Tómame" Su voz era un susurro cuando ella se recostó contra la puerta buscando apoyo. "Por favor" Se había escondido en Sela, dejando que Sela fuera la persona que lo necesitaba mucho, pero no podía mantener la ilusión por más tiempo. Los ojos que suplicaban su toque eran los de Sera. Levantó una ceja y le preguntó con una mirada si realmente lo deseaba. En respuesta se deshizo de la falda y dejó caer el vestido al suelo en un charco de seda azul a sus pies. Llegando arriba, sacó los pasadores que sostenían su pelo y lo soltó,

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Tal vez tú me ayudes a tener sueño" Una lenta sonrisa curvó sus labios.

89

El Club de las Excomulgadas dejando que sus rizos cayeran libres. Tomando una respiración profunda para mantener el equilibrio, se dirigió hacia el dormitorio. Cayó de rodillas a los pies de la cama y esperó, con las manos en el regazo. No había hecho eso, desnuda de todas formas, desde Ash. Brandt tendría sus propias reglas, estaba segura, pero parecía un lugar lo suficientemente seguro como para empezar. Se sentía bien allí, de rodillas ante él. Su sumisión, la cual había sido olvidada en los últimos años después de Ash, se adaptaba a ella de nuevo. Moldeada a su forma

quería entregarse a él con su sumisión, quería abandonarse a la dulzura que no había sentido en una década. Quería sentir el sub-espacio de nuevo. Este hombre que la acechaba, con plena intención en su rostro, había sido muy cuidadoso con ella desde que se había unido a su equipo. La había protegido del temperamento y del comportamiento de Ash y había salido de su manera para hacer todo esto correcto para ella. Había estado incrementando y seduciendo su sumisión, esperando a que estuviera dispuesta a dar en vez de él tener que tomar. Su bondad, su paciencia, su respeto la atraía y la tocaba profundamente. Así que se arrodillaría y vería lo que haría con el poder. El resto se podría negociar a su paso. Quería agradarlo, y manejaría sus sentimientos cuando la misión terminara. No iba a pensar que en ese momento cuando su vagina estaba resbaladiza e hinchada y lista para ser penetrada. Necesitaba la fuerza de su posición dominante para que la ayudara a través de las revelaciones de la noche. Se detuvo frente a ella. Sus manos moviéndose a través de su pelo y cuello. "¿Estás segura de que te sientes bien, Sela?" murmuró. "Sí" Lo miró a los ojos, haciéndole saber que entendía a lo que había consentido. "Vamos a empezar entonces. Antes de que me hagas una mamada, me gustaría que me ayudaras a desvestirme"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

como un guante. No había ninguna molestia, inquietud o miedo en ella. Sera

90

El Club de las Excomulgadas "¿Puedo levantarme para hacerlo?" Un escalofrío visible corrió a través de él, y el recuerdo de la intensidad del poder que un sumiso le daba a su Dom se estrelló contra ella, haciéndola brillar con adoración y deseo de agradar. Deseando más. "Me complace que me lo pidas. Sí, puedes" Levantándose, se movió hacia él. Poco a poco le desabrochó la camisa, inclinándose para besar su pecho, mientras exponía la piel un poco más. Sus manos moviéndose sobre el pecho y bajando a los brazos mientras quitaba la camisa de su cuerpo. Rápidamente, la dobló y la puso en una

Era hermoso. Ciertamente lo había notado durante el tiempo que habían pasado juntos hasta entonces, pero realmente no lo había examinado tan de cerca como hubiera querido. Se movió detrás de él, se apretó contra su espalda, el calor de su piel quemándola en su interior. Su mejilla apoyada allí en el músculo mientras respiraba en él. Su corazón dio un salto, y ella tomó una respiración profunda antes de llegar a abajo para deshacerse de su cinturón, cremallera y botón. Moviéndose hacia él, se puso de nuevo de rodillas para ayudarle a sacarse los pantalones y ropa interior, después de que tirara los zapatos y calcetines. Cuando miró de nuevo, su pene estaba al nivel de sus ojos, y tuvo que tragarse su asombro. Dios, amaba su miembro. Grueso y ancho. Su risa era oscura y seductora, y la hacía sentirse mareada por la excitación. "¿Puedo?" Miró hacia arriba la línea de su cuerpo. "Oh, sí, por favor hazlo" Ella deslizó la palma de la mano hasta la dureza de sus pantorrillas y sobre las rodillas. Su pulgar se deslizó en la línea de la pierna donde se unía con su cuerpo. Primero, su pelo se deslizó sobre su pene y luego en su mejilla.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

silla cerca antes de volver a él.

91

El Club de las Excomulgadas Su olor era caliente y picante, elemental, como él. Envolvió su mano alrededor de él, su pene en ángulo para tomar la cabeza en su boca, la lengua girando alrededor de la cresta de la corona. Tarareaba su satisfacción por el sabor salado de líquido pre-seminal que se había acumulado en la punta. El peso de las manos apoyadas sobre sus hombros era perfecto, tranquilizador y fuerte. Su boca lo envolvió mientras su mano acunaba sus bolas. La superficie de su miembro cambió, más cerca del clímax. Cada vez era más duro, la piel estirándose

Le encantaba oír sus fuertes suspiros cuando tiraba de la punta con la lengua en el punto dulce justo debajo de la cabeza. Sus manos se movieron de sus hombros hasta el pelo. Después que había conseguido mantener un ritmo hacia abajo, comenzó a guiar sus movimientos. Lento al principio, midiendo lo que podría tomar, y luego empujando sus límites más y más a medida que pasaba el tiempo. Sera sabía que si pensaba en él empujándola hacia abajo sobre su pene, se ahogaría o perdería el ritmo. En cambio, dejó de lado sus preocupaciones y comenzó a flotar, dejándose fluir a través de la experiencia. Le permitió el control de su movimiento y la profundidad de sus golpes. "Así. Me estás haciendo sentir tan bien. Eres tan hermosa como un sueño" Su voz era suave, pero mezclada con orden, y su cuerpo respondió, endureciendo sus pezones, suavizando su coño. ¿Cómo se vería para él? De rodillas, con su pene en su boca, sirviéndole, dándole placer. No había preguntado eso, no había querido, en tanto tiempo. El sentimiento de lo correcto se instaló en ella. Las lágrimas corrieron a través de ella, y se detuvo, tirando hacia atrás y de rodillas ante ella. Respondió la llamada del enlace.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

y vibrando con la energía de su lengua.

92

El Club de las Excomulgadas "Se... Sera, ¿Estás bien? Cariño, ¿Te hice daño?" Mudó de voz, sus manos todavía en la cabeza acariciaron su cabello. Se secó los ojos, riendo. Se sentó, "Lo siento. Estoy bien. En serio" Levantándose, él señaló imperiosamente la cama, de nuevo a cargo de la situación. "Levántate y ve sobre la cama ahora mismo" Rápidamente, ella obedeció y él la siguió, extendiéndose a su lado. "Estás llorando. ¿Son estas lágrimas de progreso?" Escuchar su voz en su cabeza era tan

No era extraño que Sera llorara durante o justo después del sexo. El tipo de lágrimas profundamente emocionales que ocurría después de que Ash hiciera algo, tocándola o conmoviéndola de alguna manera. A veces la emoción de sentir esa conexión profunda cuando él estaba sobre ella la hacía llorar. Asintió y lo pensó de nuevo. "Simplemente me sentía bien. Sin dolor. No estoy triste. Bueno, me enteré de algunas cosas esta noche que me han hecho volver a evaluar lo que he creído durante los últimos diez años. Pero estoy muy bien. Y no me has follado todavía. Voy a morir si no lo haces" Él pareció sorprendido por un momento, y se echó a reír. Inclinado, la besó en el hombro antes de moverse de un tirón sobre su estómago. Ella gritó cuando su mano aterrizó en su trasero. En un lado, después en el otro. "A cuatro patas. Cabeza hacia abajo, trasero hacia arriba. Ahora" Su voz sonó a través de la sala, la orden como un látigo. Se estremeció mientras obedecía. Su mano acarició sus muslos y trasero, dejándole la piel de gallina a su paso. "Eres tan hermosa" Esto dicho al comienzo de otra palmadita con la mano. Pero el hombre sabía dar azotes, su colocación era de percusión y dirigido sólo a llevar las vibraciones de la mano hasta su clítoris. El fuego en sus muslos y trasero emanaban hacia fuera. Ella se revolvió contra él con pequeños sonidos de súplica.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

íntimo, una caricia contra de su alma.

93

El Club de las Excomulgadas De repente una de sus manos se movió hacia arriba, envolviendo el pelo en su puño, mientras la otra enviaba las puntas sus dedos a moverse entre sus labios vaginales, probando si estaba lista. Casi se rió de la misma idea. Había estado lista durante días. Pegó un brinco contra su mano y se ganó un tirón en el pelo. "Tsk, tsk, dulzura. Este es mi momento" Sin embargo, no se quejó cuando sus dedos se retiraron y sintió la gruesa cabeza, contundente, de su miembro contra su abertura. Mientras poco a poco presionaba su cuerpo, su columna se curvó para llevarlo a lo más profundo. El vello áspero en

fuego de las nalgadas. Un gemido salió de ella mientras llenaba completamente su cuerpo. Los dedos de su mano estaban tan hundidos en la carne de sus caderas que sabía que iba a tener moretones a la mañana siguiente. Salió de su coño y empujó de nuevo. Una y otra vez. Por la forma en que posicionó su cuerpo, se podía ver donde se unían, ver su miembro saliendo, lleno de su miel, unidos y luego desaparecer en su interior de nuevo. Brandt miró la larga curva de su espalda, su trasero perfectamente entonado, rosado todavía. Le encantaba la forma en que su piel sobre calentada se sentía contra su carne más fresca. Juntando los sonidos que hacía al mismo tiempo que la había nalgueado, amaba que se retorciera lascivamente y chillara. Nunca había tenido una relación seria con una mujer a la que hubiese comandado antes. No era tanto que hubiera tenido miedo a comprometerse con nadie, pero su vida era complicada. Tenía una doble vida, y no era algo que podía compartir con cualquiera. Y, por supuesto, había una conexión - física y emocional - con Ash, pero no era lo mismo. Pensaba en Ash como un amigo con el que se desahogaba sexualmente de vez en cuando. Sera era, o tenía el potencial de ser, mucho más. La vista de ella chupando su pene arrodillada, casi lo hizo correrse y luego las lágrimas. Sabía que a veces después de una escena particularmente emocional una

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

sus muslos le hacía cosquillas en la parte de atrás de sus piernas, todavía con el

94

El Club de las Excomulgadas sumisa podía llorar, pero después de la agitación de la tarde con los representantes, se había preocupado por haberla llevado demasiado lejos. Su confesión, de que las cosas se sentían tan bien como él pensaba, le había hecho algo, lo cambió profundamente. Ahora, mientras su vagina recibía su pene, no quería dejarla ir cada vez que se retiraba de su cuerpo, la sensación de su pelo sedoso envuelto alrededor de su puño… lo movía. Su orgasmo estaba cerca, pero no se iba a ir solo. "Córrete alrededor de mi pene"

miel. Él tiró de su vagina mientras ella comenzaba a acariciarse por encima de su clítoris, remolcándose, tirando contra su miembro. En lo profundo de su coño, sus músculos empezaron a revolotear y apretar mientras su clímax se acercaba. Suaves sonidos vinieron de ella, dibujándose en lo más profundo. Sus movimientos contra él se volvieron más frenéticos y necesitados, y supo que su tiempo se acercaba. Profundizó su eje y apresuró el paso. Los sonidos de sus gemidos envueltos alrededor de los sonidos mojados de follar y sus propios gruñidos. "¡Oh!" exclamó en voz baja, y su vagina dio un espasmo alrededor de su pene como un puño codicioso mientras el orgasmo se estrellaba en su cuerpo. No hubo demasiados empujes en ella después, su propio clímax siguió, su cabeza se inclinó hacia atrás, un gemido largo y gutural proviniendo de la parte más baja de sus entrañas. La dejó arrastrarse sobre su clímax por largos momentos, su pene aun dando espasmos dentro de ella y su vagina aun revoloteando. Y finalmente, con un largo suspiro cayó en la cama, todavía dentro de ella. Unos minutos más tarde Sera puso una mano suave en su pecho mientras se levantaba de la cama. La agarró por la muñeca, pero ella se inclinó y le besó los dedos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Sintió el movimiento de su abrazo y luego el roce de sus dedos para obtener su

95

El Club de las Excomulgadas "Regresaré enseguida" Sera fue al baño y dejó correr el agua, consiguiendo un paño para limpiarlo. Le gustaba cuidar de él. Y le impedía pensar demasiado profundamente en lo bien que se había sentido, su corazón golpeando contra su espalda, mientras la sostenía momentos antes. Se calmó y trató de poner a Sela en su lugar antes de volver al dormitorio. Estaba inestable, en el mejor de los casos, cuando captó la expresión de su cara mientras se

"Ven, vamos a la cama. Nos deslizaremos por el portal en Nondal mañana, y luego las cosas van a ponerse atareadas" La voz de Brandt tenía sueño y era perezosa mientras tiraba de ella de nuevo a las sábanas, y se instalaba a su lado. Sus brazos la rodearon, haciéndola sentir segura. La caricia de sus pensamientos la mantuvo despierta, y abrió el vínculo del chip. "Has estado magnífica esta. Más de lo que jamás me hubiera imaginado. Gracias" Incapaz de responder, aun mentalmente, movió su cabeza y se acurrucó contra él, dejando la esperanza crecer.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

inclinaba para poner el paño caliente sobre él.

96

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 10 Cuando Sera despertó, sus músculos estaban gratamente doloridos en los lugares correctos. Todo el esfuerzo físico del mundo podría mantener su cuerpo en forma, pero nada ocupaba el lugar de un entrenamiento sexual duro. Estirando aquellos deliciosamente sensibles músculos, abrió los ojos para encontrarse a Brandt mirándola, una sonrisa en sus labios.

cálido, somnoliento y muy duro. Poco a poco, perezosamente, la palma de su mano acarició la curva de su muslo y se posó en su cintura. "Buenos días para ti, dulzura. Me he echado a perder despertando al lado de una mujer tan bella todos los días" Parte de su cubierta era que ella había empezado a verlo un par de semanas antes, así que las cosas eran nuevas entre ellos. "Mmmm" Ella suspiró suavemente mientras se agachaba y encontraba su polla comenzando a mostrar señales de vida. "Creo ver la verdad de esa declaración. Me gustas más echado a perder" Cuarenta y cinco minutos más tarde, Sera rodaba fuera del cuerpo de Brandt y yacía en el colchón, respirando con dificultad. "Bien, que fue un hermoso despertar, tengo que decir" Se echó a reír, plantándole un beso en la frente antes de levantarse de la cama. Ella se enderezó para descansar sobre su brazo y verlo caminar desnudo a la unidad de comunicación del otro lado de la habitación. "Estamos por llegar al portal poco después del desayuno. Tenemos que estar listos, ¿vamos?” *** Ash ya estaba esperando en el comedor, leyendo algunos archivos, cuando ellos entraron. Al verla, silbó bajo y levantó una ceja.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Buenos días, querido" ronroneó ella, pasando a frotar su cuerpo contra el suyo,

97

El Club de las Excomulgadas Habían decidido que un escaso vestido de oro sería una gran entrada en Nondal. No tenía espalda, la cintura era baja y la falda tenía una serie de tablas ligeras que se movían alrededor como la marea cuando caminaba. El color resaltaba el tono meloso de su piel y cabello. Era el tipo de mujer que podría mantener la atención de un hombre rico y poderoso como Brandt Pela. "¡Dios! Bien, Sela, los Nondaleses no van a saber lo que les golpeó cuando camines por la pasarela en el portal. Te ves hermosa"

Brandt intervino cuidadosamente. "¿Los representantes han hecho algún ruido esta mañana?" Brandt se sentó, dando las gracias a Sera por la copa de la kava que había servido para él. Una mirada ácida estropeaba la cara de Ash. "Me desperté con un mensaje de mi padre y otro de mi tío que me exigiendo que eliminase las restricciones de viaje inmediatamente" Sera apostaba que eso sólo sirvió para hacerlo más intratable. "¿Y lo hiciste?" Ash hizo un guiño. "Infiernos no. Los veremos cuando desembarquen. Hasta que sea tiempo de atracar, estarán confinados en los cuartos" Ella sintió el pinchazo y abrió su enlace. Ellos conversaron acerca del plan que harían cuando llegaran a Nondal. Aunque en Nondal, como en cualquier otro Universo de la Federación, usaban la hora estándar, sus horas de luz eran más largas debido a que el Universo era más lejano del Núcleo y más cercano al sol del sistema. Un montón de tiempo para mezclarse con las otras concubinas. Stander, sin duda, traería por lo menos una con él, y si nadie conocía la basura, ella lo hacía. Nondal estaba en la frontera entre la Federación y el territorio Imperialista. No era la capital del Universo, pero estaba bajo la jurisdicción de la Familia Licht, quienes tenían esta parte del Universo Conocido. Como una frontera del Universo, estaba

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ella inclinó la cabeza un poco, esperando no estar ruborizada. "Gracias, Ash"

98

El Club de las Excomulgadas mucho más fuertemente inclinada hacia el comercio y el más apolítico de los Universos más cercanos al Núcleo Central de la Federación. Sera estaba de acuerdo con los que decían que la razón era porque Nondal estaba estructurado mucho más estrechamente como un Universo Imperial Alineado. No había democracia para nada: estructura de clases estricta con el poder en la parte superior y nada en el fondo, poca libertad de prensa, y una falta de información básica para casi la mayor parte de la población. Nondal era ideal para cualquier persona pescando nuevas vías de información

antes del Borde y, a continuación estaba el territorio Imperial. También servía como punto de partida para atrapar un portal de Ceres, un Universo turísticotemático sonando el siguiente cuadrante Familiar. Nondal era un destino turístico en sí mismo para ricos ciudadanos de la Federación que venían a observar el fenómeno luminoso del espacio: hermosas, coloridas explosiones de los compuestos gaseosos que convertían el cielo nocturno en brillantes tonos de todos los colores imaginables. Cualquiera podía estar allí por cualquier razón. Y por eso, era la tapadera perfecta. También tenían una invitación a una cena en la casa de un prominente hombre de negocios Nondales, un miembro superior de la Familia, la noche siguiente. Decidieron que, mientras Sera intentaría favorecer su camino en la confianza de los varios poderosos hombres presentes, Brandt hurgaría un poco para ver si alguien le hacía alguna oferta. Mientras tanto, Ash trataría de abrirse paso en los servidores informáticos de la Familia. Había un centro de operaciones en la casa que visitarían. Afortunadamente, eran los tres muy útiles en muchas cosas, por lo que los planes podrían torcerse lo suficientemente como para cambiarlos si era necesario. Después del desayuno, se deslizaron a través del portal y el muelle. Su equipaje fue enviado por delante al transporte que los llevaría a la ciudad, y se dispusieron a desembarcar.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

comercial o nivel socio económico, al mejor postor. Era una de las últimas paradas

99

El Club de las Excomulgadas Los representantes se quedaron lejos de Ash mientras abordaban la lanzadera. Harían su visita al gobernador Nondales y dejarían Ceres ese mismo día. Sera no podía esperar a que se fueran. Ambos apestaban a problemas. El viaje a la ciudad fue relativamente rápido, pero a medida que caminaban hacia la explanada y fueron recibidos por varios Nondaleses, los representantes se movieron por delante de los tres y se volvieron. Todo el mundo se detuvo, esperando despedirse. "Entiendo su inquietud cuando preguntamos sus planes para el matrimonio ahora,

Sera quien, con voluntad de hierro, bajó sus ojos según su lugar social como una concubina. "¿A sí?" los ojos de Ash se redujeron cuando se acercó a Sera. "Veo que lleva su marca. Sólo tenía que decir que estaban involucrados en una tríada. Pero sin duda sabe que puede mantener a una concubina después del matrimonio" A Sera el estómago se le encogió. ¿Cómo pude ser tan estúpida? El tatuaje se debía mostrar porque el vestido era tan bajo en la espalda. ¡Lo había estropeado todo! Ash puso su brazo sobre los hombros de Sera. "Mi estado civil no es asunto tuyo, Representante. Sí, estoy en una tríada con Sela y Brandt. Es una información que deseaba compartir en nuestros propios términos" Bien. Ahora tendría que ser la concubina de Ash, también. Justo cuando ella no tenía absolutamente ninguna reserva en su contra. Ella mantuvo la mirada baja. El gobernador Nondales se rió entre dientes y llegó a palmear el hombro de Brandt. "Es encantadora. A veces, es correcto compartir un poco. No hay nada que ocultar. Estamos en la frontera, pero somos suficientemente modernos cuanto más cerca del cielo, ya sabes"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ash" El alborotador de la noche anterior tenía la audacia de mirar con lascivia a

100

El Club de las Excomulgadas "Cuanto más se acerque al cielo" era una manera de denotar el rango de clase en Nondal. Las clases altas vivían en los niveles más altos de la cúpula de las ciudades con más luz solar y donde estaban las bombas de circulación de aire. Ellos literalmente tenían las primeras muestras de aire fresco y luz. Ash volvió su cuerpo lejos de los representantes, y Sera escuchó a algunas personas jadear suavemente a la ligera. Su brazo se mantuvo alrededor de los hombros y Brandt alrededor de su cintura. "¿Vamos entonces? ¿Estaremos en las casas de huéspedes en la cubierta superior?

cristal, de modo que uno podría quedarse en la cama y mirar el cielo de esa manera" Brandt tomó el cambio de planes sin problemas. El hombre era un profesional, después de todo. Sera estaba agradecida que ambos estuviesen tan rápido sobre sus pies. No hubiera sido tan rápida al pasar por alto su error. Tenía que disculparse a través del enlace que tenían cuando llegaran a sus cuarteles. No podía soportar tratar con eso justo ahora. "Sí, por supuesto" Uno de los Nondaleses habló con dos hombres que esperaban a un lado, ordenando tomar el equipaje para su alojamiento. "Por aquí, Sr. Walker, Sr. Pela" Como si ella no estuviera allí. Habría estado ofendida si su estupidez no se hubiera adaptado a sus necesidades. Sera finalmente fue capaz de mirar a su alrededor y, esperanzada, ocultó su repugnancia. Las confluencias inferiores estaban oscuras y el aire cerrado y viejo. Ellos subieron a un elevador abierto para llevarlos a los niveles superiores de la ciudad. Su enlace introdujo un código en el panel, y comenzaron el viaje hacia arriba, hacia sus habitaciones. Cuanto más alto estaban, más agradable las pasarelas eran… más amplias, más limpias. Las tiendas más alegres y mejor surtidas.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Sela nunca ha visto la luz del espacio. Le hablé de las habitaciones con techos de

101

El Club de las Excomulgadas "Aquí estamos" Salieron a un nivel muy superior. Sera miró sobre la ciudad, Nondal Mayor. Era una maravilla arquitectónica, realmente, la forma en se extendía. La cúpula estaba creada con una sustancia semi porosa, como el cristal, que dejaba pasar la luz y también servía como un filtro. Los niveles de radiación eran mortales para los ciudadanos que vivían sin la protección de la cúpula. A pesar del peligro, Sera sabía que había algunos que habían dejado la ciudad atrás y vivían a la intemperie. Habían corrido el riesgo de deshacerse del hedor de los niveles más bajos y la falta de libertad. Los más afortunados tenían filtros especiales

Conociendo, como ella lo hacía, la cultura Nondalesa, Sera no culpaba a los que habían elegido una vida más corta al aire libre sobre las condiciones sofocantes en los niveles inferiores. En contraste con los niveles más bajos, su alojamiento era muy lujoso. Mejor que cualquier hotel en el que se hubiera quedado alguna vez antes. Y fiel a la palabra de Ash, los techos de la habitación eran de cristal. Plantas verdes exuberantes llenaban las habitaciones, haciendo el aire fresco y bueno. El mobiliario era lujoso, la clase de sillas y sofás que pedían tenderse sobre ellos y pasarse la tarde soñando. Su casa de huéspedes estaba construida en un patrón circular y en el centro había un patio pequeño con una fuente y una mesa bonita y sillas. "Por favor, siéntanse libres para moverse sobre este nivel y los dos por debajo de éste si quieren. Si desean un recorrido por las capas medias, por favor pónganse en contacto con el conserje, y él hará los arreglos para que un representante Nondales les acompañe" Hizo una reverencia, recordándoles el hecho de que Nondal era una cultura muy cerrada y que se mantuvieran en esos niveles que eran aprobados. "Hay varias solicitudes de su empresa en compromisos sociales. Sólo tienes que comprobar la consola en el salón. Bienvenidos a Nondal y Nondal Mayor" Con un guiño a Ash, el hombre se volvió y los dejo solos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

en sus hogares que no reducían los riesgos por completo, pero los bajaban.

102

El Club de las Excomulgadas Sera suspiró y cayó en una silla, tratando desesperadamente no mostrar el resultado de lo molesta que estaba con su gran error. Ash llegó a ponerse de rodillas ante ella, tomando su rostro entre las manos. "Sé que habíamos decidido mantener nuestro estatus oculto al principio, pero todo está bien. Nadie está enfadado contigo" Se inclinó y rozó sus labios sobre los de ella con tanta ternura que se le apretó el estómago. Diciendo cosas que no debería decir específicamente, tratando de hacerla sentir mejor. Antes de que ella lo pensara, sus manos se deslizaron hasta la pared de su pecho y

recordaban, su piel recordaba y se regocijó con el sentimiento. Él gruñó bajo en su garganta y profundizó el beso, su lengua deslizándose por la comisura de los labios hasta que ella los abrió. Su gusto estalló sobre ella, la dulzura de las memorias corriendo a través de ella hasta que se desbordó, y ella pensó que se ahogaba en ellas. Con un suave suspiro, Ash se separó, temblando ligeramente. Se dio cuenta de que temblaba de necesidad y se contenía. No quería que él le importara de nuevo. Era más fácil odiarlo y resentirse con él. Pero estaba allí, de vuelta como si nunca se hubiera ido, aunque el miedo aún existía, también. El miedo en su corazón a perderle de nuevo, y no podía permitirse amarlo o a cualquier otra persona. Si, se preocuparía por él, y harían este trabajo, pero no se permitiría enamorarse de Ash Walker de nuevo. "¿Estás bien?" Brandt preguntó a través del enlace. Se sentó en el brazo de la silla y se metió el pelo detrás de su hombro. "Lo siento. No puedo creer lo estúpida que fui" Ash tomó la barbilla y volvió su mirada hacia él cuando respondió a través del enlace: "No eres estúpida, Sera. Fue un error, pero no nos costó nada. Te dará más

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

sobre la piel suave de su cráneo. ¿Cuánto tiempo había pasado? Pero sus manos

103

El Club de las Excomulgadas protección mientras estamos aquí. Y yo realmente mentiría si dijera que no me alegré al ver que todavía llevas mi marca" "Ambos estaríamos muy molestos si decides castigarte por esto" Sera sonrió a Brandt, quien logró sonar arrogante a través de la conexión mental. Tener que pasar por la concubina de dos increíblemente guapos, hombres viriles no era una mala situación después de todo. Tendrían que hacer frente a las consecuencias una vez que dejaran Nondal.

Se puso de pie. "Por supuesto. Déjame cambiarme unos zapatos más apropiados para caminar. ¿Debo cambiarme el vestido?" Señaló la marca en su espalda. Ash se levantó, y con su cuerpo, la empujó hacia el dormitorio hasta que cayó de espaldas sobre la enorme cama. Por encima de ella el cielo, de un azul profundo, brillaba a través del cristal. "Yo no quiero que cubras mi marca más de lo que quiero que te quites el anillo en el pezón o el collar que te marca como de Brandt. Tú eres nuestra. Eso me gusta mucho" Brandt fue de su lado, con una sonrisa maliciosa. "Creo que necesito ver ese anillo en el pezón" Extendió la mano y tiró. La parte superior del vestido se rasgó cuando se lo arrancó sobre su cabeza, dejando su torso desnudo. "Ah..." El poder del discurso coherente la abandonó. Chasqueó los dedos ágiles a través del endurecido pezón, y ella contuvo la respiración. Miró abajo de la línea de su cuerpo y vio su mano, la piel bronceada, contra la de ella, solamente una sombra o muy ligera. "Ha sido muy duro no dormir en la misma cama por la noche. Me alegra que el representante viera mi marca en tu dulce piel" Ash se trasladó a la cama, tirando su camisa a un lado antes de tenderse a su lado.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¿Te gustaría pasear un poco?" Brandt le preguntó en voz alta.

104

El Club de las Excomulgadas Volvió su cabeza, sintiéndose atrapada en la lenta miel del tiempo, y captó la mirada de él. Se permitió mirarlo de la manera en que se había negado a hacerlo desde que entró en la oficina de su jefe la semana anterior. Seguía teniendo una belleza áspera. Todo músculo duro, su estómago tenía un suave bello y su pecho peludo. Ambos pezones llevaban anillos, uno de ella, el otro era el que le había dado. Su cintura estrecha conducía hasta un muy amplio pecho. Era tan masculino que le quitaba el aliento. Siempre lo había hecho. Desde el primer momento en que le había presentado su cuerpo quince años antes. Su mano

voz era de Sela, un ronroneo de gatita sexual. "Sácala para que podamos ver", dijo Brandt… no, ordenó. Y los restos de la falda siguieron la parte superior del vestido. Sera se detuvo un momento, sorprendida por la repentina actitud tolerante de Brandt sobre compartirla con Ash. Ella no podía negar el atractivo de ser reclamada por dos hombres a la vez. Por estos hombres. Deseaba que hablaran sobre esto, pero al mismo tiempo, se preocupaba que perdieran la intensidad del momento. No era una extraña para ninguno de los dos en ese momento, y habría tiempo para hablar más tarde. "Eso era un vestido muy caro, querido" Tratando de no sonar demasiado entrecortada, ella le sonrió mientras rodaba en cuatro patas. ¿Por qué no hacer lo mejor de esto? "Vale la pena cada crédito, te lo aseguro" Brandt se acostó en la cama para mirarla mejor. Las manos de ella fueron a la cintura de los pantalones de Ash y los desabrochó, encontrándolo desnudo debajo. Le sacó los pantalones y se movió de la cama para ponerlo en el brazo de una silla cerca antes de volverse entre los dos hombres. "Bien" Ella miró por encima del hombro a Brandt. "Ciertamente luce duro"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

buscó su pene a través del material de los pantalones. "¿Qué duro ha sido, Ash?" La

105

El Club de las Excomulgadas "Creo que necesitamos una prueba. Sólo para estar seguros", murmuró Brandt, su cuerpo cerca de ella. Llegando a la cintura, tomó polla de Ash en la mano. Pensar coherentemente era casi imposible mientras observaba. Ash la miró a la cara, llegando a acariciar la línea de su mandíbula. "Como la seda. Siempre tan suave" Mucho estaba ocurriendo al mismo tiempo. A pesar de estar un poco abrumada, su atención estaba fija en el puño de Brandt, que con pereza bombeaba la polla de

"Oh, esa no es la prueba. Ya sabes, solo me gusta tocar polla de Ash" ¿Le gustaba? ¡Bien, las cosas se ponían cada vez mejor y mejor! "Tienes que chuparlo. Idearé el resto de la prueba mientras avancemos" Brandt trasladó el pulgar hacia arriba y sobre la cabeza, extendiendo la humedad se reunía allí y lo llevó a los labios de ella. Ella lo chupó al interior y probó el sabor de Ash y el sabor de la piel de Brandt. Ella gimió con voz entrecortada alrededor del pulgar de Brandt y lo mordisqueó suavemente antes de chuparlo. "Dulces santos dioses", exhaló Ash, y su atención se volvió hacia él. Brandt puso la mano hacia atrás, y Sera se inclinó sobre el cuerpo de Ash para besar sus labios. Sus gustos se mezclaron. Oyó como el resto de la ropa de Brandt sonaba cuando se la sacó, y estuvo detrás de su cuerpo en un instante. "Sabes de la manera que me gusta, Freka" Ash acarició desde su línea de la mandíbula a su cuello. Se congeló ante el empleo del nombre con el que hacía mucho tiempo la llamaba, el nombre de una diosa que le había dicho que ella le recordaba. El dolor de lo que había tenido y perdido la apuñaló, y ella se sentó, moviéndose fuera de su alcance, con la mano presionada sobre la boca como conteniendo el grito de agonía que amenazaba con fluir de ella.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ash.

106

El Club de las Excomulgadas Ash cerró los ojos por un momento y se trasladó lentamente hacia ella. Brandt puso sus brazos alrededor de ella y murmuró al oído: "Cálmate ahora" Ash se detuvo justo en frente de su cuerpo. No la estaba tocando, pero una respiración profunda por cualquiera de ellos lo hubiera conseguido. Él habló en su mente mientras Brandt escuchaba, también. "Sólo has sido tú. Siempre y cada día, has sido tú. Hay tantas cosas que quiero decirte pero

Con sus ojos le rogó que lo entendiera. Para que escuchara todo lo que él no podía decir. ¿Cuánto tiempo hacía que ella quería oír estas cosas de él? ¿Quería creerlas? Mirando a los ojos de Ash, las creía, sin duda. Había un montón de cosas que resolver. No estaba segura de lo que sucedería cuando no fuera Sela Carter, concubina. Pero en este momento, era Sera, y él era el hombre al que había amado años atrás… antes del dolor. Un largo, estremecido, aliento vino de sus pulmones y ladeó ligeramente la cabeza, invitándolo a un beso. Con un gemido, él se acercó a ella ese último poco, y sus cuerpos se tocaron justo antes que sus labios cayeran sobre ella con fuerza aplastante. Fue un beso que la reclamaba tanto como curaba. Ash la marcaba con esos escandalosos besos tanto como el tatuaje en su espalda lo hacía. Fue una fusión de dientes, lengua y labios, con una profunda intensidad que se sentía como si quisiera arrastrarse dentro de su cuerpo. Mientras tanto, Brandt se quedó detrás de ella, presionado contra ella, susurrando en su oído que ella era hermosa y sexy y lo mucho que la deseaba. Ash rompió el contacto y miró fijamente sus ojos un largo rato, dejando que lo no dicho se hablara a través de su mirada. "Ahora, creo que te dieron una orden"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

no puedo en este momento. No tengo las palabras adecuadas. Pero sé que me conoces"

107

El Club de las Excomulgadas Ella tragó saliva y apenas contuvo un escalofrío de necesidad por su tono. Sus manos acariciaban el duro plano de su pecho y estómago. Ella se inclinó deslizando sus labios por la línea caliente de la mandíbula y al hueco justo debajo de la oreja, girando su lengua allí, sintiendo el ritmo frenético de su pulso. Las manos apoyadas en los muslos para mantener el equilibrio, su boca deslizándose hacia abajo hasta que encontró su pezón plano y duro. Él gimió cuando ella raspó con el borde de los dientes en uno y luego en el otro. Su boca recordó lo que le gustaba y donde le gustaba cuando ella se movía sobre su cuerpo,

Era una cosa buena haber sido excitada. Brandt inclinó su cuerpo hacia delante un poco más y metió de golpe su polla profundamente en ella. Su culo se apoyaba en él, sus muslos extendidos apoyándose en su contra. Sus empujes no eran lentos y fáciles. Golpeaba profundo y duro, por lo que sus pechos oscilaban, los diamantes cliqueando tranquilamente con el movimiento. "Chupa su polla, dulzura. Chupa su polla mientras yo te follo" La voz de Brandt era un gruñido salvaje, y en vez de hablar, ella gimió y encontró la cabeza de la polla de Ash con su boca, chupándola lentamente al interior. Ash no era un hombre tranquilo en la cama. Era dueño de su sexualidad de una manera cruda y oscura. Había algo tan sexy en su comentario continuo, incluso el más travieso, las cosas más sucias que decía eran tan calientes que nunca dejaba de ponerla húmeda. "Así es, Freka, chúpame como me gusta. Tu boca es tan caliente y húmeda, los dioses, me pones duro. No puedo esperar para correrme, hasta llenarte. Y más tarde, no puedo esperar para poner mi polla en tu coño y sentir lo suave y caliente que es, como está haciendo Brandt. ¿Te gustaría eso?" Brandt se quejó a sus espaldas, y su pene se sacudió en su interior de acuerdo. Tomó a Ash más profundo, respirando por la nariz para mantener su ritmo

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

leyendo su deseo al tocar.

108

El Club de las Excomulgadas constante. A medida que cavaba debajo de la cabeza de la corona con la punta de su lengua, su gemido gutural le hacía saber que eso le gustaba mucho. Moviendo una de sus manos, ella ahuecó sus pelotas en su palma y apretó su perineo con las almohadillas de sus dedos. "Ssssiiiiii”, siseó, rodando sus caderas y empujando en su boca. Su mano se movió a su pelo y agarró tan fuerte que las lágrimas brotaron de sus ojos. Pero el dolor montó esa línea, justo en la brecha del placer/dolor. Él conocía su cuerpo, sabía

Deslizando su mano hacia adelante, su mano acarició por encima de su ano y su polla se puso más rígida aún. "Oh, sí, así" El cuerpo de Ash se arqueó mientras rodaba sus caderas, penetrando su boca. Una de sus manos tomó su cabello, controlando sus movimientos. Ella comenzó a desvanecerse en el refugio dulce del sub-espacio. Los dedos de Brandt clavados en sus caderas anclándola allí entre ellos. Impidiendo que fuera a la deriva completamente. En cambio, se sentía caliente y deseada, mimada y venerada. "Oh, joder", se quejó Ash mientras comenzaba a correrse. Su gusto inundó a Sera de nuevo por primera vez en tanto tiempo. Era como si su sistema entero celebrara su regreso. Su cuerpo se estremeció, tenía la piel ultrasensible. Sera siguió chupando y lamiendo la polla hasta que se suavizó, y se echó atrás con un beso en la cabeza. Ash se inclinó hacia delante y le pasó las uñas por la espalda, ella se estremeció y tartamudeó un gemido. ¡Dioses como le gustaba ser arañada así! "Ah, ya veo" Brandt se echó a reír cuando él y Ash compartieron una mirada sobre su cuerpo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

cómo hacerlo cantar sólo para él.

109

El Club de las Excomulgadas Sentía a Ash doblar su cuerpo y gritó cuando hundió sus dientes en la parte posterior de su cuello. Sólo él conocía la línea sobre la que le encantaba caminar, sólo él había sabido hasta qué punto empujarla y mantenerla a salvo. "Oh, dulzura, eres tan jodidamente hermosa", se quejó Brandt cuando su polla se sacudió en el interior de su cuerpo, sintiéndolo venirse. Jadeando por aliento, se encontró rápidamente volcada, con Brandt entre sus muslos. "Ahora es tu turno"

No había manera que ella tuviera el poder para responderles, por lo que arqueó las caderas y emitió un sonido de súplica. Ambas cabezas inclinadas. Brandt se trasladó hacia arriba y le lamió el estómago y otra vez sus pezones, mordiendo y lamiendo hasta que se retorció. Que era nada comparado con la forma en que se sintió cuando Ash le dio una larga lamida a su coño, presionando plana la lengua sobre su clítoris y deslizándola de un lado a otro. "Brandt, ven y ayúdame" Sera agarró una almohada y la puso detrás de ella, así sería capaz de mirar bajo su cuerpo y ver como sus cabezas se reunían en su coño: Ash suave y brillante, la piel desnuda con las marcas tribales de color rojo en la parte posterior de su cráneo y la medianoche de Brandt, el pelo suave, como de seda. Cuando la lengua de Brandt se unió a la de Ash, ella gritó, cavando los dedos en las mantas suaves debajo de su cuerpo. Su respiración se hizo irregular en torno a los sonidos suaves de necesidad desesperada. La cabeza moviéndose de un lado a otro inquieta, sabía que había llegado el momento de rogar. Tenía que correrse. "¡Por favor, oh por favor!" se las arregló para decir con voz entrecortada.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Por supuesto" Ash bajó y se instaló junto a Brandt.

110

El Club de las Excomulgadas Los dos hombres se detuvieron y la miraron, luego se volvieron se besaron, compartiendo su miel y el sabor de Brandt. Sus ojos se abrieron, y su aliento se convirtió en un chillido de sorpresa. "¿Nos detenemos?” Preguntó Ash, los ojos entrecerrados, los labios brillantes. Su boca se movió un par de veces. "¡No! No, más. ¡Más!" Por mucho que quería correrse, ver a estos dos hombres besándose había sido aún más convincente. Se correría en pocos minutos.

chupó su clítoris en la boca. "Suplica, Freka. Sabes lo que me gusta escuchar" La voz de Ash montando hasta la columna vertebral, y el orgasmo se cernía fuera de su alcance. Cuanto de condicionamiento había permanecido todos estos años, ella no lo sabía. Sabía que su cuerpo no encontraría la liberación hasta que él le diera su permiso. "Por favor, oh Ash, por favor, haz que me corra. Brandt, por favor, haz que me corra" Sus palabras fueron sin aliento, pero apretó en sus pulmones de todos modos. Los dedos de Ash se hundieron en su coño y lo engancharon, encontrando su punto dulce, acariciando con diestra precisión. "Muéstrame lo hermosa que eres cuando te corres, Freka" El orgasmo, intensamente cegador, se disparó a través de ella. Su espalda se arqueó, y un grito brotó de sus labios cuando ola tras ola rodaron a través de su placer. Una y otra vez se fue hasta que estuvo segura de que moriría. Finalmente, se recostó de nuevo en la cama, flácida y saciada. Los dos hombres se arrastraron hasta su cuerpo y se establecieron a cada lado de ella, cada uno lanzando un muslo sobre ella. "Eso fue realmente hermoso", murmuró ella por debajo de su pelo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Brandt se echó a reír. "Es tu turno. Luego más. Siempre más" Inclinó la cabeza y

111

El Club de las Excomulgadas "Lo fue, ya lo creo" Brandt le empujó suavemente el pelo de los ojos y los abrió para verlo sonriendo. Ella le devolvió la sonrisa, y se movió para besarla. Él sabía a ella y él y Ash, y era deliciosamente embriagador. Ash dio un codazo a Brandt para sacarlo del camino y se hizo cargo. Su beso fue volver a casa. Tocarla, tocarla sin su ira o su miedo había sido intensamente satisfactorio. Él había pensado que nunca tendría eso con ella otra vez. Pensó que nunca tendría ese tipo de intimidad y conexión con nadie. Había renunciado en muchos aspectos después que ella había desaparecido de su

verdaderamente único y milagroso era lo que él había tenido con Sera. Él había sabido que tenían algo bueno, pero con el tiempo, había descubierto que había sido singular. La pérdida del mismo lo había deprimido, le había cerrado e insensibilizado. No más entumecimiento, la emoción aumentada por él con Sera allí en sus brazos otra vez, su olor sobre su piel. Ella había llenado aquellas heridas profundas, calmado, nutrido, lo hizo todo otra vez en una forma que sólo ella podría. Ni siquiera estaba seguro de poder comprender exactamente lo que significaba tenerla de regreso, por lo que decidió dejarlo por el momento. Para celebrar en lugar de cuestionarse. *** Se quedaron allí, atrapados en el otro durante algún tiempo, entrando y saliendo del sueño hasta que Sera trató de incorporarse. "Tengo hambre", dijo, con voz apagada. Ash se rió entre dientes. "El sexo te hace eso" "¡Hey! No he comido nada desde esta mañana antes de nuestra llegada" Brandt se incorporó, la besó en la frente y osciló las piernas fuera de la cama.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

vida. Después que su relación con Kira había fallado, se dio cuenta de cuán

112

El Club de las Excomulgadas "Vamos entonces. Tú te limpias y comprobaré nuestras invitaciones para la cena" Asintió a Ash luego a Sera, y comprendió que él les estaba dando un tiempo a solas. No estaba segura de estar preparada para ello, pero antes de que hubiera alcanzado la puerta del cuarto de baño, alguien llamó a las puertas exteriores. Ash gimió. "Continua y ve a limpiarte. Voy a ver quién es" Él le acarició el hombro antes de pasar a tomar una bata y luego salió de la habitación. Lo vio salir con sentimientos encontrados de alivio al tener tiempo para sí misma

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

después de ese intenso interludio y de ya extrañarlo.

113

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 11 Una vez que el conserje se fue, Ash miró a través del fajo de papeles del archivo que le había entregado. "Los representantes no perdieron el tiempo hablando con tu padre, ¿verdad?" Brandt miró a Ash sobre el borde de su vaso. "Él sabía que iba a ignorar los mensajes que envió a través del servidor, por lo que

yo un toro semental! Dice que está feliz de ver que he encontrado una concubina para mis necesidades físicas, un Walker debe tener una concubina y una esposa también. Está alarmado, sin embargo, porque estoy compartiendo contigo una mujer cuando debería tener la mía propia" Brandt se echó a reír. "Bien, no es como si me hubiera imaginado a mí mismo en este lugar tampoco" "¿Te molesta?" Ash envió por el enlace. Ambos hombres eran dolorosamente conscientes de que no lo podían decir en voz alta. "Sorprendentemente, no. He pensado mucho sobre ello. Un trío es la única manera de proceder aquí. O nada en absoluto, y yo no creo que ninguno de nosotros quiera eso. Ahora la he tenido, la conozco, no puedo pretender no querer más. Lo quiero" Ash hizo una pausa. "Formaste un puente de nuevo hacia ella, y te quiero por eso. Los Dioses saben que me encanta estar de nuevo con ella. La he extrañado tanto, más de lo que puedo reconocer ante mí mismo y aun así pasar a través de todos los días. Extrañaba sus gritos y gemidos, extrañaba el sentir su boca en mi polla, su gusto” Aunque sólo fuera por la forma en que llenaba la habitación con luz cada vez que entraba. Sera Ayers hacía la vida mucho mejor solamente por existir.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

hizo esto. Una carpeta útil de mujeres elegibles, ¡como si fueran un lindo ganado y

114

El Club de las Excomulgadas Ash sabía que esto realmente era un camino lento a algo con ella. No volvería a lo que era antes; hubo demasiado daño entre ellos para eso. Pero podrían construir algo juntos. Con Brandt. Ash podía ver lo suficiente como para entender que su amigo sentía algo profundo por Sera y ella por él. La persona extra se llevaría la presión entre ellos en cierto modo. Había una especie de refugio en Brandt que Sera podría necesitar de él. Ash apreciaba eso. Que el ángulo adicional en la relación la mejorara en lugar de dañarla. Les ayudaría a forjar un nuevo futuro. Y él todavía tendría a su mejor

Brandt asintió, hablando en voz alta otra vez. "Mi familia escuchará las noticias muy pronto, apostaría. Ahora que tu padre ha hecho llegar esta misiva, el mío lo oirá. Ya está en mí para que me case y tenga niños. Yo no soy el mayor e incluso el segundo mayor, por lo que no es tan malo para mí, pero aún…" A Brandt no le importaba, porque tenía la intención de compartir su futuro con Sera Ayers. Como pudiera. Uno de ellos tendría que casarse con ella para darle su posición. Desde luego, él no la tendría como una mujer con la que sólo tenía relaciones sexuales. Quería protegerla, y sí, esto la ataría también. No tenía ningún problema en admitirlo ante sí mismo. "Bien, es algo bueno que yo solo sea una concubina no clasificada entonces, ¿no?" Sera entró en la habitación, el dolor claro en su rostro. Su enlace no se había abierto con ellos. Él y Ash había sido un equipo el tiempo suficiente para que se abriera la mayoría del tiempo en situaciones como esta, pero era nuevo para ella. Maldita sea. La amargura en su voz cortaba a través del aire casual que trató de desprender. Ella les hizo señas para que se alejaran. "¡Oh, dile a tu padre que te no se preocupe! Tú encontrarás una esposa por ti mismo. Los dioses saben que los dos sois guapos, inteligentes y ricos. Cualidades que las mujeres adoran. No es como si estuviéramos formando un hogar, ¡por amor de Dios! ¿Ahora, no teníamos una cena a la que asistir?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

amigo y su mujer otra vez.

115

El Club de las Excomulgadas Brandt se levantó y se dirigió a ella. "Sela" Su voz tenía una advertencia. Él no soportaría que se alejara de él por lo que pasó entre ella y Ash. "No seas celosa, dulzura" Él bromeó, pero la miró profundamente a los ojos y sacudió la cabeza. Duro. Su mirada se deslizó lejos, y ella mantuvo su enlace cerrado. Él podría empujar a pesar de ello, pero sabía que ella odiaría la invasión. Cuando ella no lo miró a los ojos, le tomó la barbilla en la mano y movió la cabeza. Ash se acercó por detrás y puso sus brazos alrededor de los dos. "Freka, no pongas mala cara; eres demasiado hermosa para marcar tu cara. Soy un

“No sean tontos. Queridos, una mujer de mi posición sabe varias cosas. La primera entre ellas es que debe acentuar sus talentos para agarrarse a esta posición mientras pueda. No me imaginaba que te casarías conmigo. Eso sería ridículo. Ahora, vamos, ¡deshaceros de esas caras largas! En verdad, sé cuál es mi papel; ninguno de los dos tiene nada de qué preocuparse más. Cuando mi tiempo se termine, se termina" Sela lo dijo en su mejor ronroneo, y lo hizo enojar. Ella lo había usado para golpearlos, ya que la habían herido. Brandt entrecerró sus ojos en ella, obstaculizado por su inhabilidad de hablar libremente. "Creo que es algo tarde para un paseo a pie, sin embargo. Mañana quizá encuentre a algunas de las otras concubinas e iré a explorar un poco. Pero moriré de hambre, si los dos no me alimentan pronto. No puedo vivir solo de vuestros cuerpos" Ella trató de alejarse, pero Ash la empujó con fuerza contra él y le habló al oído. Su pelo bloqueaba su rostro de la vista. "Ábrelo, Sela" Ella suspiró, sucumbió un poco, y lo abrió para ellos. "No has oído toda la conversación, Freka. No pienses lo peor de mí. No me alejaba. No quiero. Brandt no se aleja. No eres cualquier cosa para ninguno de nosotros"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

niño malo por hacer que te veas tan triste. Debo hacer las paces contigo"

116

El Club de las Excomulgadas Su voz era tan baja, aún por el enlace, mezclada con tanta emoción que Brandt lo sintió tanto como lo oyó. Ash le dio un beso en el cuello y la soltó, la dejó salirse sin una respuesta por el momento. "Antes de me atraigas de nuevo a la cama, Freka, tenemos planes para cenar. Brandt aceptó una invitación, y tú, luces perfecta. ¿Vamos entonces?" Extendió el brazo, y ella puso su mano sobre él.

Ella obviamente había interpretado mal lo que se decía, y sólo se basaba en su experiencia. Tendrían que caminar con cuidado y demostrarle que ella era lo primero para ellos, independientemente de las cuestiones de la Familia. Su enlace estaba aún abierto, por lo menos. "Necesitas mantener el enlace abierto esta noche. Si algo sucede, necesitarás contactar al instante" Ella asintió y miró de nuevo a Ash. "¿A dónde me arrastran los dos? ¿A algún lugar cerca, espero?" "A la casa de Tobin Fisk. Es uno de los líderes de Nondal. Un amigo cercano de mi Familia" Ash arqueó una ceja por un momento, y Sera entendió. "¡Oh!, déjame ir a buscar mi bolso, lo he olvidado en el dormitorio" Tenía que estar segura de que tenía algunas de sus herramientas en su bolso, las herramientas parecían bastante inofensivas. Un bloqueador de señal pequeño hecho para parecer un broche y una peineta bonita de pelo que tenía un colector de datos en ella. A los hombres podrían buscarles esos artículos, pero a ella la dejarían sola, porque era una mujer. Eso le daba satisfacción. Usar sus propias actitudes estúpidas sobre las mujeres en contra de ellos contenía una ironía encantadora.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Brandt la vio vacilar y se culpó a sí mismo.

117

El Club de las Excomulgadas Poniendo su pelo hacia atrás con la peineta, que lo mantenía en su lugar, trató de no pensar en la conversación que había oído entre Brandt y Ash. Había sido estúpida al dejarse siquiera imaginar un futuro con ellos. Eran hombres importantes, y por supuesto que tenían la necesidad de casarse según la posición. No importa lo que dijera Ash, ella, más que la mayoría, comprendía la realidad de la situación. Así que ella tenía que frenarse, refugiarse en Sela, porque no podía permitirse el lujo de dejarse cuidar por estos hombres a sabiendas que estarían en un equipo

concubina, mientras que alguien más tenía el título de honor de esposa. Rozó la parte delantera del vestido borgoña, sonrió a su reflejo, y esperó como el infierno no parecer tan amargada y falsa como se sentía.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

cuando ambos tuvieran esposas. No había manera que ella fuera una amante o

118

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 12 "Puedo ver la habitación con la red. Voy a necesitar que mantengas la atención de la gente un poco. Voy a dejar a este caballero mostrarme su tecnología y pondré la mina en funcionamiento" Envió Sera por el enlace. "Me encanta su casa" Ella puso su mano en el brazo del hombre que había comido con los ojos sus pechos toda la tarde. Quería entrar en esa habitación, y él era tu

"¿Te gustaría un recorrido?" Puso una mano sobre la de ella en su brazo. Su juego era bastante obvio. Él coqueteaba, ella coqueteaba. Tenía que probar, no lo suficientemente en serio que no pudiera hablar su salida de ella en caso de ser descubierto por sus hombres. Sin embargo algunas concubinas tomarían la oferta por la emoción y los posibles regalos. Su dinero era lo único que tenía a su favor. Él carecía de los modales para mirarla discretamente, así que ella no se sentía demasiado mal rondando sobre él y utilizándolo para su ventaja. "Oh, absolutamente" Ella agitó sus pestañas y trató de parecer desvalida. Seguramente no la clase de mujer que maniobraría en esa sala de datos y copiaría su red para cualquier información que pudiera utilizar para arrojarlo a las autoridades de la Federación si él estaba ayudando a los Imperiales. Fingió estar fascinada cuando él la acompañó a través de la casa, señalando los artículos en la pared. Asimismo, también fingió no estar molesta por las mujeres que siguieron lanzándose sobre Ash y Brandt en el momento que ella estuvo a tres pasos. Ellos no eran de ella, de todos modos. Tenía que seguir recordándolo. "Oh, ¿qué es eso?" Se volvió a la sala con electrónica. "Parece tan oscuro y aislado" Asqueroso. Lo último que quería era estar en la oscuridad con este hombre, pero

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

entrada.

119

El Club de las Excomulgadas serviría a sus propósitos, y tomaría un baño caliente extra cuando regresara a su cabaña. "Ah, venga y vea, Sela. Estoy seguro que ha visto aparatos más modernos cerca del Centro y todo, pero estoy bastante orgulloso de esto" Él la condujo dentro de la habitación, y ella metió la mano en su pelo para dejarlo caer, mientras él la apoyaba en contra de lo que era convenientemente el centro de datos.

copiar tantos archivos como pudiera tomar. Apretó la erección en su muslo mientras balbuceaba acerca de las especificaciones. Especificaciones de las que tenía una percepción deficiente. "¿Puede alejarse de sus acompañantes por un rato?" Le preguntó, con la boca muy cerca de su cuello. Ella se tragó su repugnancia mientras agarraba el colector y le pasaba la mano. "No lo creo. Aprecio la invitación de lo que estoy segura sería un interludio satisfactorio. Pero mis hombres son muy perceptivos, y soy muy feliz donde estoy" Ella lo rozó por delante en su camino hacia fuera. *** Ash observaba a Sera por el rabillo del ojo mientras se deslizaba de nuevo en la habitación. Se sintió aliviado que había sido capaz de salir de esa habitación de la red sin ningún problema. Él y Brandt tenían la esperanza de acercarse ellos mismos a la habitación, pero ella era mucho más adecuada para ello. Inteligente. De todos modos, un inestable sentimiento había permanecido alrededor de ella. Aparentemente, no había ningún cambio real en su comportamiento. Pero desde que habían dejado antes la cabaña, había detectado una cuidadosa distancia debajo de la superficie. Hacía que le picase la piel. Él necesitaba que supiera que era

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Con una sola mano, se las arregló para colocar el colector de datos y lo puso a

120

El Club de las Excomulgadas verdadero. Necesitaba que creyera que arriesgaría todo por ella. Especialmente ahora que le había permitido volver a su vida. Ella sedujo a los hombres cuidadosamente en la cena y se quedó dentro de su papel. Las esposas estaban ausentes de la fiesta. Ellas estarían en algún sitio a salvo del gusto de amantes y concubinas. Las mujeres que asistían llevaban el mismo estilo coqueto. Sera destacaba como una luz dorada. Los ojos de los demás tenían un destello calculador. Él lo entendía. Sabía que era una cuestión de supervivencia para ellos evitar los niveles inferiores. Al mismo tiempo, se alegraba que Sera

Sera tenía ingenio y una travesura que atraía a la gente. Ninguna de las otras mujeres pareció sentirse amenazadas tan pronto como supieron que estaba con él y Brandt. Después de todo, no tenía necesidad de comerciar con uno de sus protectores. De todos modos Ash discretamente había tenido que desviar varias puntuales invitaciones de mujeres que buscaban como escapar de Nondal. Una de esas mujeres se frotó sobre él descaradamente mientras repetidamente intentaba agarrar su entrepierna. Brandt escondió una sonrisa de diversión mientras él miraba hacia atrás una y otra vez, sin apartar los ojos de Sera por más de unos minutos. Sera levantó la vista del grupo de hombres que la habían rodeado y lo vio, levantando una ceja ante el comportamiento de la mujer. Él le envió una mirada triste, y ella dio unas palmaditas en varios brazos y se dirigió hacia él. "Disculpe" ronroneó Sera, esperando que la otra mujer notara que ella estaba allí. Lo hizo, con un salto se alejó de Ash, con la culpa en su rostro. "Ah, hola, Sela" La otra mujer tenía los ojos bajos, y Sera suspiró. "Branwen, ¿verdad? Sí, eso es. Voy a fingir que este comportamiento no es bajo entre nosotras dos. Si quieres salir de aquí, debes usar la sutileza. Sobre todo si deseas sacar a otra concubina o amante del camino. Eso no va a pasar conmigo" Sera agitó sus pestañas a la otra mujer. "Ahora, creo que tu acompañante está

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

tuviera otras opciones.

121

El Club de las Excomulgadas necesitando una bebida, y la chica de pelo amarillo está tratando de hacerse cargo de él" La ira de Branwen por Sera murió cuando escuchó la última parte, y ella saltó y salió corriendo. "Gracias, Freka. Ven y siéntate conmigo para proteger mi honor, por favor" Ash dio unas palmaditas en el sofá junto a él, y ella rodó los ojos antes de sentarse, curvada en su costado.

me haya ido?" Su tono era de broma, pero Ash frunció el ceño. "Es algo bueno que no tenemos ningún plan para deshacernos de ti, entonces, Freka" Ella ondeó su comentario lejos, y Brandt se sentó a su otro lado, tomándole la mano y besando cada dedo. Ash sintió un roce en el enlace y lo abrió para ella. Ella se inclinó hacia él, sus labios contra su oído, haciendo parecer como si estuviera haciéndole proposiciones. En su lugar, habló a través del enlace para informarlos. "Tuve la oportunidad de conectar el colector, pero no estoy segura de lo que fui capaz de conseguir. Oí que Stander estará aquí a primera hora de la mañana, y trae a un invitado masculino. Alguien que nadie de aquí parece conocer. Stander se refirió a él como socio de negocios, y habrá reuniones de alguna clase con el invitado y funcionarios Nondaleses" Era difícil pensar con ella tan cerca, pero los detalles enviaron su cerebro al modo analítico. "Necesitamos mantener un ojo en quien es esta pareja. Pienso que tienes razón cuando dices que él no puede estar haciendo todo esto solo. Los datos que ellos fueron capaces de conseguir de este último ataque eran tan delicados que conectaban bien a la Familia por todas partes"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Vas a tener que ser un chico grande y protegerte a ti mismo. ¿Qué harás cuando

122

El Club de las Excomulgadas Ella chupó el lóbulo de su oreja un momento, por lo que le fue difícil para él sostener ese tren de pensamiento. "Estoy de acuerdo. La cena de mañana por la noche tendrá la asistencia del invitado" Él le agarró la mano y mordisqueó los dedos antes de pasar a besar su cuello y luego subiendo a la oreja. "¿Todo esto lo obtuviste esta noche?" Su risa era seducción de terciopelo, dejándolo más duro que la piedra. "Nunca hay que subestimar el poder de los pechos, incluso de los más pequeños"

"Cuando tú estás conectada a ellos, no tengo ninguna duda." "Adulador" Hablaba en voz alta, agitando sus pestañas en él, y de repente su necesidad de ella atravesó su cuerpo, dejándolo enrojecido. "Creo que deberíamos dar las buenas noches, ¿no?" Brandt, de pie, extendiendo la mano para que ella la tomara. "No quiero que ustedes dos terminen su tiempo antes de estar listos. Yo estaba muy bien allí con mis admiradores" Él la levantó y la puso contra su cuerpo. "Nosotros somos los únicos admiradores que importan, dulzura" "Efectivamente" Una de sus cejas se alzó cuando ella le lanzó una sonrisa coqueta. Ash estaba detrás de ella, presionándola con fuerza entre los dos. Bien, no hay tiempo como el presente para ser un trío. "Sé lo que estás haciendo, y no va a funcionar" Su murmullo fue entregado contra la carne justo debajo de la oreja y le envió escalofríos por la espalda. Ella plantó una palma en el centro del pecho de Brandt, en un vano intento de alejarse de él y distanciarse de Ash, tratando de no ahogarse en ellos. "Yo no voy a dejarte ir esta vez, Freka. Eres mía"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Brandt miró con cariño a las partes del cuerpo en cuestión y ahogó un gemido.

123

El Club de las Excomulgadas Empujó un poco hacia atrás y se rió, un poco inestable. “¿Nos vamos, o están planeando quedarse aquí?" "Cuando esto termine, vamos a tener una larga conversación" Brandt, la besó suavemente, llegando alrededor de sus hombros para ponerle su abrigo. Hicieron su adiós, y Sera ignoró la aduladora sonrisa de los hombres que la llevaban. Era algo más que dos hombres intercambiando una mujer. Dos hombres compartiéndose cada uno con el otro eran aceptables e incluso considerados como una novedad en algunos sectores. Ash y Brandt se habían vuelto aún más deseables, con el

"Creo que debemos disfrutar de la noche. Vamos a dar un paseo" Brandt se inclinó y ella se echó a reír. Paseando por la amplia plaza bordeada de árboles y flores, se dirigieron de nuevo a sus cuarteles. Cada hombre tenía una de sus manos, y la hacía sentirse querida y encarcelada a la vez. Quería creer en sus sentimientos, quería que esto fuera una expresión de como ellos realmente sentían, pero sabía el peligro de esto e intentaba recordar la realidad. Bloqueó el vínculo, necesitando espacio mental de ellos, pero sabía que sólo serían pacientes por poco tiempo. "Es hermoso aquí. Parece bastante tranquilo de forasteros aquí y ahora, por lo he notado" Ash habló casualmente mientras sus ojos parpadearon alrededor de la zona, tomando todo. "Al parecer, ahora es la altura del año para las luces. Es una especie de minitemporada de turismo para ellos, y los visitantes después se van a Ceres" Brandt, la miró, sorprendido. "Eso es interesante. No lo sabía" Ella se echó a reír. "La gente dice cosas a las hermosas mujeres todo el tiempo. Uno de mis admiradores esta noche era una especie de ministro de Turismo. A él le encantaría crear un centro turístico, al parecer, sólo para los forasteros para que vengan a ver las luces. Quería vender paquetes para conexiones a Ceres también. ¿No es ingenioso?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

descubrimiento de su relación.

124

El Club de las Excomulgadas El ministro había parecido muy despreocupado de la proximidad de la frontera. Fingió un poco de nerviosismo sobre los Imperiales, pero él lo había desestimado demasiado cómodamente. "Sí. Pero me sorprende que lo pensaran, tan cerca de la frontera y todo" Los ojos de Ash le pasaron por encima con rapidez y luego se retiraron una vez que ella asintió despreocupadamente, respondiendo su pregunta deducida.

dos no estuvieran conmigo. Pero él me aseguró que no era un problema. Dijo que tiene el apoyo de amigos poderosos, cerca del Centro. Supongo que es muy inteligente" Ella miró a Brandt, con los ojos abiertos. "¿Brandt? ¿Eres tú? ¿Ash?" Ambos hombres se congelaron con el sonido de la voz femenina y poco a poco se volvieron, girando a Sera con ellos. "Kira, ¿qué estás haciendo aquí?" Brandt soltó la mano de Sera y se fue a abrazar a la mujer hermosa, de cabellos de ébano. La mujer que alguna vez fue esposa de Ash. La mujer por la que había dejado a Sera. Las náuseas inundaron a Sera, pero tenía que mantener su maldita tapadera en su lugar. Trató de dejar ir la mano de Ash, pero no la liberó. Ambos hombres llamaron en repetidas ocasiones a través del enlace, pero ella lo cerró de golpe dejándolo cerrado. Como si quisiera tener una discusión en la cabeza con ellos en ese momento. ¡Hombres! "Sera, habla conmigo, ¡maldita sea!" "¡Dijiste que no podías oírme a menos que te dejara entrar!" Por lo menos su ira con Ash le ayudó a superar las náuseas. "Por lo general no. Pero puedo romper el vínculo si lo necesito. En caso de emergencia"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Sí, cariño. Está tan terriblemente cerca de los Imperialistas. Estaría asustada si los

125

El Club de las Excomulgadas "No puedo hacer esto ahora mismo, Ash. No me empujes. He tenido bastante por un día, y tenemos que sostener mi cubierta" Pero antes que pudiera decir nada más, Kira se aclaró la garganta mientras le hablaba a Brandt, mirando a Ash de arriba a abajo mientras lo hacía. Su labio curvado mientras consideraba a Sera. "Estoy aquí con Perry" Ella sacudió la cabeza hacia la versión aguada de Ash que estaba a su lado, mirando a Sera como si fuera un animal hambriento. "Hemos

"Estamos aquí para ver las luces. Sabíamos que iba a ser algo que Sela disfrutaría" "¿Sela? ¿Supongo que ese es el nombre de tu juguetito? ¿O es ella de Brandt? Ash, realmente, tienes que superarlo ya y volver a casarte" Sera se sintió mejor cuando clavó las uñas en la mano de Ash, y él hizo una mueca. Brandt dio un paso atrás al lado de Sera, rozándole el pelo por encima del hombro. "Su nombre es Sela Carter. Sela, esta es mi hermana, Kira Pela-Walker" Kira dio un paso atrás, con la mano sobre el pecho. "¡Brandt! ¿Cómo te atreves? Ya es bastante malo que la tengas en mi presencia y me esté mirando. Yo ciertamente nunca me rebajaré a hablar con ella" Sera respiró hondo y tiró de su mano librándola de Ash antes de girar y marcharse lejos. Ambos la llamaron a través de la conexión, pero ella los ignoró. Menos de dos minutos más tarde, con la casa de huéspedes a la vista, Ash la levantó, agarrándola alrededor de la cintura y girándola en un fácil movimiento. Tuvo que luchar contra su impulso natural para defenderse y rechazarlo. Ella lo empujó bastante lejos para alejarse, pero no había manera de que ella pudiera seguir estando allí frente a esa horrible mujer. "No te pelees conmigo, Freka" No se molestó con el enlace, habló en voz alta, su voz áspera y frustrada contra su oído mientras ella empujaba contra su pecho.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

estado en Ceres y en camino de regreso a casa. ¿Qué están haciendo aquí?"

126

El Club de las Excomulgadas "Déjame ir. Quiero descansar. He tenido bastante por esta noche" "Sé que lo has tenido. Vamos a entrar. No puedes deambular libremente aquí. No quiero que te lastimes" Su brazo rodeó su cintura, él le permitió girar y luego los desplazó a la casa de huéspedes y a través de la puerta. "¿Dónde está Brandt?" Tiró su bolso y el abrigo sobre una silla cerca y pateó los

"Yo conozco esa cara, Sera. Estás furiosa. Yo no planifiqué que ella estuviera aquí. ¿Por qué estás enfada conmigo?" "Tú, tú... ¡Ni siquiera hay palabras!" Sera salió de la sala, con ganas de tirar algo, pero sabía que podrían ser monitoreados en algún nivel. "Brandt está tomando una bebida con su hermana" La siguió a la habitación antes de que pudiera cerrarle la puerta. "¡Qué bueno para él. Asumo que su veneno sólo mata a extraños en vez de la familia" Los labios de Ash temblaban un poco, y él negó con la cabeza. "Me encantaría que frotaras mi cuello. Está muy dolorido" Se desabrochó la camisa, y sus hormonas traidoras saltaron a la vista de su torso desnudo cuando él se la quitó. Al menos, tuvo la sensatez de no arrojársela. "Hmpf" Ignorándolo, se deslizó al cuarto de baño y se quitó el vestido antes de abrir el agua para un agradable y largo baño. Podía no ser capaz de gritarle, pero todas las mujeres, incluso las concubinas, tenían ataques de mal genio, y ella tenía uno.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

zapatos. Ella quería tirárselos a la cabeza, pero se abstuvo.

127

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 13 Acababa de entrar en la gran bañera del baño cuando Ash entró, desnudo, erecto y llevando vasos de vino. Ella se deslizó bajo el agua para que sus pezones no se mostraran. “Supongo que estás molesta con la presencia de mi ex-esposa. No tienes que sentir celos otra vez" Él puso una copa de vino en su mano y entró en el agua, inhalando

"Eres un bebé. Siéntete libre de salir y no tendrás que lidiar con la temperatura del agua" "Sabes que vas a pagar por esto, ¿lo sabes? Voy a disfrutarlo, también" Él se sentó con la espalda a ella y la apoyó en su cuerpo. Sin pensarlo, las manos de ella se dirigieron a su cuello y hombros. Masajeando los músculos anudados allí hasta que él se quejó en voz baja. "Tu ex mujer es una bestia, Ash" "Una mimada y horrible mujer. Sí” suspiró. "Y nada como tú. Lo siento. Siento que ella actuara de esa manera, pero así es" "No puedo creer que te casaras con ella. ¿Te alejaste de mí por eso?" "Me dejaste. Ya hemos pasado por esto. Sera, no tuve más remedio. Hice lo que tenía que hacer y lo odie, pero había personas que dependían de mí. No ahora, ni de la misma forma. Cumplí con mi deber y no voy a poner a nadie antes que tú, nunca más" A pesar de saber que él decía la verdad, sus sentimientos estaban aún magullados. Su parte racional entendía sus acciones anteriores, pero el daño que le había hecho era difícil dejarlo ir por su miedo. Decidió ser irracional, por el momento, hasta que pudiera procesar todo mejor.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

un momento. "Te gusta el agua tan malditamente caliente"

128

El Club de las Excomulgadas Ella se inclinó y le mordió el lóbulo de la oreja lo suficientemente fuerte para hacerle sentarse con un grito. El agua salpicó por todos lados. Él se dio la vuelta con los ojos brillantes y ella supo que estaba en problemas. Él se puso de pie con el agua corriendo por los bien definidos músculos y la puso de pie. Con una sola mano, le puso el pelo en un nido limpio en la parte superior de la cabeza y salió del agua, llevándola como un saco de mercancía. "Estoy muy cansada, Ash" Ella mantuvo la voz aburrida, incluso cuando estaba

"No me importa, Sela" ¡Qué descaro el de este hombre! ¿Y Brandt? ¿Dónde diablos estaba? ¿Disculpándose con su hermana por el horrible comportamiento de ella? No, o tomando una copa con esa criatura venenosa. ¡Es probable que disculpándose con ella por Sera! Ash la tiró en la cama pero ella trepó hacia arriba. Él advirtió la dirección que ella iba a tomar y la cogió. "Estoy mojada. La cama se va a arruinar. Déjame secarme" "No" "¿No? Soy una concubina, Ash Walker, no una esclava" "Eres mía, Freka. Eso es lo que eres. Estás enfadada conmigo y vamos a resolver esto con un poco de piel y algo de sudor. Una vez que te hayas corrido un par de veces tu opinión se ablandará" La sonrisa de él era arrogante, satisfecha. “Eres un cerdo. Un imbécil. Un hombre. Eso es lo que eres. Un hombre" "Lo soy. Soy tu hombre. Ahora ve a la cama antes de que yo te haga hacerlo" La cabeza de ella giró un poco al escucharlo. "¿Crees que vas a mandar en mí después de que la perra de su ex-esposa me tratara como escoria en una calle pública y tu amigo se

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ligeramente hacia abajo mientras la llevaba.

129

El Club de las Excomulgadas fuese a beber con ella? ¡Oh, cómo deben estar riéndose! Pobre Brandt y Ash, pegados a una puta de clase baja" Él entrecerró los ojos y en dos pasos había cerrado la distancia. Ella se encontró en su espalda cuando él se cernía sobre ella a cuatro patas. "Voy a estar ahí pronto, Sera. Y luego hablaremos acerca de tu mala opinión sobre mí" susurró la voz de Brandt por el enlace.

"¡No estamos solos! Estoy siendo observada cada minuto del día por los Nondaleses. Tú y tu amigo os metéis en mi cabeza a vuestro antojo. ¡No tengo defensas contra ti y estás usando eso en mi contra! No puedo soportarlo. Yo te lo di todo y entonces tú me dejaste sin nada. No puedo hacer eso de nuevo. No me queda nada" Ella puso un brazo sobre su cara. "Freka, Te amo" Él besó la muñeca con la que ella se cubría los ojos. Él dijo en voz alta las palabras familiares y hermosas, agrietando su fachada hasta que ella no tuvo nada con que defenderse. Las lágrimas fluían y suavemente él le movió su brazo, besando sus mejillas y los párpados. "No me puedes amar, Ash. No eres para mí" Dijo ella a través de sus lágrimas. La incapacidad de reaccionar con total honestidad sólo la frustró más. "No me digas lo que no puedo hacer. Nadie más que yo es para ti. Y Brandt, supongo" Sera abrió los ojos, y se reunió con su mirada y cayó en su profundidad. Aun así, esa mujer la había mortificado. "Está muy flaca. Y su nariz está reconstruida. Se parece a un pájaro. ¿Cómo puedes follar a una mujer que parece que se va a quebrar, Ash?" Él sonrió. "No todo el mundo tiene altas capacidades, Freka. Aunque tengo que admitir, me gusta cuando estás celosa y malhumorada. Es atractivo, no sé por qué"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Él está con ella para que tú y yo podamos hablar a solas"

130

El Club de las Excomulgadas Ella se echó a reír. "Esa habilidad con las palabras cuando crees que puedes escalar entre mis muslos" Él se apretó hacia arriba deslizando su pene entre su suave y lista abertura. "Parece que ya estoy allí" Vio su cara cambiar, vio como él cambiaba, de amante preocupado por sus emociones, al hombre que necesitaba mandarla. Un escalofrío pasó a través de ella por la transformación.

la pena para mí" Los labios de él se encontraron con los suyos y no hubo ternura en ello, únicamente posesión y calor. Ella se las arregló para jadear, "Por favor, Ash, por favor, fóllame", dijo entre besos. "Date la vuelta", ordenó él y se sentó para que ella pudiera obedecerle. Él se movió fuera de la cama y ella lo escuchó buscar a través de una bolsa y luego volver. Una tela suave y fresca cubrió sus ojos. Una de sus bufandas que simulaban una blusa. La oscuridad se estableció mientras la cama se movía y él se ponía a horcajadas sobre su espalda, atando las muñecas juntas y después asegurándolas a la cabecera, lo más probable a los postes de la cama. Sacudidas eléctricas al rojo vivo pasaron por la parte posterior de los párpados cuando la uñas de él fueron de la espalda a los hombros y hasta las curvas de su culo. Ella abrió la boca y se arqueó bajo su toque. Él se deslizó por su cuerpo y las uñas siguieron por la parte posterior de los muslos hasta los tobillos. Le levantó un pie y sus dientes se encontraron en su empeine, de modo tan sensible que la sensación llegó hacia arriba por las piernas hasta su coño.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Sera, yo nunca la domine. Nadie ha usado un collar para mí después de ti. Nadie ha valido

131

El Club de las Excomulgadas En la oscuridad, detrás de la venda de los ojos, sus manos estaban cautivas, esperando sentir lo que él haría después. Un cálido y húmedo remolino de su lengua en la parte posterior de cada rodilla. El borde de sus dientes por la parte posterior de los muslos en la carne de los cachetes de su culo. La punta de la lengua arrastrándose por la columna vertebral. Cada toque la enviaba más profundo dentro de sí misma, cada sonido de reconocimiento de él la hacían elevarse de orgullo. Ella era suya, una exhibición para sus ojos, para su placer.

"Levanta el culo para mí. Te quiero de rodillas, así podré tocar cada pedazo de tu coño cuando mi polla este profundamente dentro de ti" Levantando una y luego la otra rodilla hasta mantener el equilibrio, levantó el culo y mantuvo la cabeza agachada, las manos todavía extendidas ante ella. "Tu coño está tan húmedo, tu miel está en tus muslos. No sabes lo que eso hace en mí, ver el efecto que tengo sobre ti" Mientras hablaba, él llevó las yemas de los dedos a través de los labios de su sexo, moviéndose hacia arriba y abajo sobre su clítoris, haciéndola gemir. "Dime, ¿quieres que me coma tu coño? ¿O que lo folle?" Ella gimió por las palabras, por como el calor traspasaba su sistema, poniendo su piel a arder de deseo por él. Él se movió hacia tras, el calor de su cuerpo se desvaneció cuando lo hizo. Ella gimió en respuesta. No sabía lo que quería. Ella quería correrse, sí. Pero su cuerpo era una fiesta para sus sentidos, no importaba lo que él le hiciera, todo la complacería. Era difícil pensar con su clítoris palpitante al mismo tiempo que con los pezones y el corazón palpitante. "Lo que tú quieras. Ash, toma de mí todo lo que quieras"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Una visión hermosa hecha para él.

132

El Club de las Excomulgadas Ash gimió. Ella llegó a él. Siempre lo hacía. Ella acababa de entregarse a él con unas cuantas palabras y eso lo destrozó. Su control se debilitó mientras él veía su culo contonearse. Las líneas de las uñas por su perfecta espalda ya empezando a desvanecerse. Él se movió de nuevo a ella, separando más sus muslos y el sonido de su suspiro se deslizó a través de él. Él no la merecía, pero eso no le impidió tomarla de todos modos. Necesitaba a Sera. El vacío que había sentido, que se había establecido en él, ya se sentía normal. No fue hasta que la había visto de nuevo que la desolación

Él la había tenido. Una exuberante y hermosa vida con una mujer que lo completaba. Y entonces ella se había ido y él había vivido la mitad de una vida con Kira. Ella lo había dejado y él no había tenido nada más que la milicia y una serie de breves interludios sexuales impersonales. Sexo sin conexión. No había sido célibe, pero no había sido lo mismo. No había llenado los espacios vacíos. Su corazón se llenó con lo que ella significaba para él. Guiando su polla, tocó su entrada con ella, rodando la cabeza a través del infierno de humedad y el calor de su coño. Ella se estiró contra los pañuelos amarrados en sus muñecas, y él se maldijo por no llevar ningún tipo de cuerda con él. Cuando regresaran se pasarían semanas jugando con diferentes cosas, recordando su cuerpo y aprendiendo de nuevo. Por ahora, tenía que conformarse con pañuelos para el cuello, las manos y su polla. "Por favor" La voz de ella pareció oculta, desvaneciéndose como en el sub-espacio. Su hermosa Sera, tan rápida entrando en el sub-espacio cuando jugaban.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

de su vida se había vuelto tan dolorosamente evidente.

133

El Club de las Excomulgadas En un impulso, él la llenó hasta las bolas, golpeando contra la carne húmeda de su coño. Sus paredes internas latían con fuerza a su alrededor, apretándolo y ondulando mientras hacía lugar para él. Él la sacó y luego presionó profundo. Una y otra vez. Ella tenía las manos restringidas, por lo que él llevó la suya a su clítoris, jugando con él y llevándola rápidamente al límite de su desesperación. Ella se retorció en su contra, presionándose a sí misma contra los empujes de él para tomar más de su polla en su cuerpo. Su coño se deslizó alrededor de su pene,

trabajaba para evitarlo, no queriendo que el tiempo dentro de ella se terminara. "Te sientes tan bien, Freka. Tu coño está caliente y jugoso por mí. Esta noche, durante la cena, quise agarrarte y bajarte sobre mi polla y que me cabalgaras. Con Brandt viéndote. Sabía que su polla estaría dura. Él tendría que venir y ponerse de pie a mi lado para que pudieras inclinarte y chupar su polla" Un gemido gutural salió de ella cuando más de su humedad casi lo escalda. La habitación estaba pesada con el aroma de su sexo. "¿Te gustaría eso? ¿Qué todos sepan lo que nos haces a Brandt y a mí?" bromeó él mientras ella se retorcía. "Ni una sola mujer en el Universo iguala tu belleza. No en este sistema. Ninguna mujer que haya conocido. Dame otro orgasmo" Hubo un tiempo en esos años que él había sido capaz de dominar sus orgasmos, de controlarlos con su voz mientras ella se corría con una palabra. Había estado tan en sintonía con ella y ella con él. Él quería eso una vez más. "No lo sé", Ella empezó a decir pero él sintió el endurecimiento de su coño a su alrededor y su frase terminó en un grito suave mientras ella se corría cuando él sacudió el pulgar sobre su clítoris.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

agarrándolo, atrayéndolo cada vez más cerca del orgasmo, incluso mientras él

134

El Club de las Excomulgadas "Eres mía" Era cierto. Estaba escrita en él. Ella permaneció en silencio durante largo rato, hasta que estalló con un grito “Sí. Maldito seas, Ash, lo soy" La admisión rompió el control de él y se corrió duro, con los dientes apretados en torno a un silbido, mientras se descargaba profundamente en su interior. Ese momento era la perfección total.

que me he perdido un par de cosas en mi ausencia" Ash miró por encima del hombro a Brandt, apoyado en la puerta y sonriendo ante la escena que tenía delante él.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Bueno, ahora. Alguien va a tener que ponerme al corriente a toda velocidad. Creo

135

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 14 Brandt dejó a su hermana y su cuñado después que Ash se fuera para hacer frente a Sera. Él hubiera querido ir también. Había sido difícil verla correr sabiendo que estaba herida. Pero él había entendido que era el momento para que Ash y Sera resolvieran sus problemas sobre Kira de una vez por todas. "Realmente Brandt, uno pensaría que tendrías mejor gusto" Kira arrugó la nariz.

los últimos días?" Brandt quería a Kira, pero se preguntaba como realmente podrían venir de la misma familia. "Mi gusto es excelente, Kira te advierto ahora que mantengas tu opinión para ti misma sobre esta materia. En lugar de discutir esto y saber que nosotros no vamos a estar de acuerdo, ¿tienes tiempo para tomar una copa? No nos hemos visto en algún tiempo" Kira miró como si quisiera discutir, pero se mordió la lengua. No era totalmente estúpida. Perry siguió mirando por la avenida por donde Sera había partido y Brandt apenas reprimió el impulso de golpearlo en la nariz por no respetar a Sera ni a Kira de esa manera. "Por supuesto. Tu compañía sería agradable", ella dijo con algo de sinceridad. Ellos se dirigieron a una cantina cerca y se sentaron, ordenando bebidas. Él escuchaba distraído como Kira balbuceaba sobre su viaje y los adornos nuevos que había adquirido. Hizo una mueca de dolor cuando escuchó los comentarios de Sera a través de su conexión y envió los suyos. En algún momento durante las interminables tonterías de su hermana, Brandt había escuchado los comentarios de Sera sobre él burlándose con Kira de ella. Había palidecido por su valoración de él, pero era su dolor lo que le puso tan ansioso.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¿Es ésta la razón por la que hemos recibido varios mensajes de nuestra madre en

136

El Club de las Excomulgadas Sabía que había sido hecha de esa manera por lo que ella había sufrido, pero necesitaba comentarlo. Se moría de ganas por regresar a la casa de huéspedes y tocarla, para demostrarle con las manos y boca, lo que en su corazón y en la cabeza ella significaba para él. "No me estás prestando ninguna atención, Brandt" Él se obligó a concentrarse en Kira y le dio una sonrisa.

vestidos nuevos que cualquier hombre pueda soportar. ¿Cuánto tiempo van a estar aquí, en Nondal?" Su cuñado finalmente habló. "Otro par de días. Tenemos un amigo que vendrá. No hemos visto a Giles por algún tiempo" Mientras que su parecido con Ash era desconcertante, no era nada parecido a Ash en su personalidad. Era perfecto de verdad para Kira, débil, codicioso y deshonesto. Y entonces él se dio cuenta de lo que su cuñado había dicho y lo guardó mentalmente. Una conexión con su principal sospechoso hacía a Perry un sospechoso también. Ciertamente, una conexión con una familia como los Walkers y los Pelas, también les serviría a los Imperialistas muy bien. "Oh ¿de verdad? Supongo que probablemente nos encontremos en las fiestas, entonces" Él dejó ver su punto allí. “¿Supongo que la vas a traer contigo? Sé cómo los hombres aman desfilar a sus mascotas en estas fiestas. Nondal empeora cada vez más, cada vez que vengo tengo que decirlo. No es que no vaya a estar en esa fiesta mañana. Voy a estar con seguridad con mujeres respetables, mientras que las putas hacen cosas para vosotros. Giles tiene muchas mujeres ahora, que no sé cómo se puede permitir mantenerlas. Su pobre mujer ni siquiera se molesta con él. ¿Por qué tienes que compartir una concubina, Brandt? Hay un montón de mujeres allí fuera para ti y

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Por supuesto que sí. Pero es sólo que hay una cierta cantidad de historias sobre

137

El Club de las Excomulgadas Ash. Puedes permitirte más de una, si quisieras. Supongo que Ash nunca tuvo una verdadera manera de superar que yo lo dejara" Ella tomó un sorbo del brebaje espumoso de mujeres que estaba bebiendo, feliz de vivir en su propio mundo. Él apretó la mandíbula por un momento, con ganas de defender a Sera, pero no era parte de la tapadera, así que lo dejó pasar. "No veo por qué alguien tendría muchas mujeres así. Tal vez simplemente no han encontrado la adecuada todavía. ¿Estás hablando de Giles Stander, por casualidad? He oído que tiene muchas concubinas y

hacia Perry. "A él le gustan las mesas. Pero va a salir adelante, Giles siempre lo hace. Tiene muchos recursos" La aduladora sonrisa de Perry hizo que la piel de Brandt se erizara. Brandt se puso de pie y le indicó al cajero que cargase a su cuenta las bebidas. "Tengo que volver. Kira, te ves hermosa como siempre. Te veré pronto a ti y Perry, estoy seguro" "Bueno, asegúrate de no exponerme la próxima vez con tu mascota, Brandt. Eso fue totalmente impropio" Kira le dio un breve beso en su mejilla. "Estoy seguro que no fue para ella un gran placer verte reaccionar de esa manera, tampoco" Él saludó, giró sobre sus talones y se dirigió a la casa de huéspedes. En el momento en que entraba, él los escuchó. Su adrenalina dio una patada a su polla ya endurecida. Los gruñidos de Ash oyéndose más que los gemidos y lamentos de Sera, mientras Brandt dejaba de lado la chaqueta, en su camino hacia el dormitorio, desabrochándose la camisa. De pie, en la puerta, vio como Ash follaba a Sera. Se encontró fascinado por el brillo de su piel, ella se esforzaba en contra de la unión de las bufandas en sus muñecas amarradas en la cabecera de la cama. El fuego dentro de él se levantó

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

amantes, por lo que apenas puede mantenerse al día con los pagos" Alzo la barbilla

138

El Club de las Excomulgadas junto con su necesidad por ella. Su deseo de tranquilizarla se sobrepuso a su ira en la desconfianza en su trato con Kira. "Bueno, ahora. Alguien va a tener que ponerme al corriente a toda velocidad. Creo que me he perdido un par de cosas en mi ausencia" "Bien, Sela y yo tuvimos una pelea y lo estamos arreglando" Ash se salió con su polla reluciente por la miel de Sera.

Su espalda tenía débiles muestras en donde las uñas de Ash habían marcado su piel. Ella llevaba una venda en los ojos. "¿Debería desatarla?" Preguntó Ash, con una mano jugando sobre el clítoris de Sera. "No" Brandt se quitó el resto de la ropa y Ash se movió hacia un lado junto a Sera. "Ábrete, Sera" Brandt se subió en la cama de rodillas junto a su cabeza. "¿Mi boca?" Él le envió un vistazo a Ash sobre el cuerpo de ella y su amigo negó con la cabeza y sonrió. "De espaldas" Ella se deslizó hacia abajo sobre su estómago y se volvió con cuidado con los brazos atravesados en las muñecas. "¿Así?" "Sabes que yo no voy a dejar que evadas el problema, ¿verdad?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Puedo ver eso"

139

El Club de las Excomulgadas "¿Qué problema podría ser?" Incluso a través de la conexión mental escuchó su emoción. Él se sentó a horcajadas sobre su cuerpo y tocó sus labios con la cabeza de su polla ya húmeda. "Chupa mi polla" Su boca se abrió y él rodó sus caderas, presionándose a sí mismo entre sus labios. Ella se perdió en él, lo sabía y se refugió en el acto. Pero en ese momento él no

"¿De verdad me crees capaz de burlarme de ti con Kira? ¿Crees que vales tan poco para mí y que me importas tan poco?" El vínculo se mantuvo en silencio y él la alimentó más con su polla hasta que ella respiró por la nariz y él golpeó la parte posterior de su garganta. Su cuerpo se puso rígido por un momento, pero ella se ajustó. Bajando, él le quitó la venda de los ojos, pero se quedó con los ojos cerrados. "Abre los ojos. Tus ojos son míos cuando mi polla está en tu cuerpo, Sela" Ella se estremeció y poco a poco a regañadientes abrió los ojos. Vio la ira y el dolor allí. "Todo de ti. Quiero cada pedacito" Y él no tenía intención de negociar en ese punto. Ella parpadeó rápidamente, pero no con suficiente rapidez como para que él se perdiera el destello de miedo. Lentamente folló su boca, manteniendo su mirada con la suya. Manteniendo la relación de intimidad entre ellos. "¿Y bien?" "Me parece que este vínculo debe establecerse absolutamente solo para la comunicación"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

quería que ella se perdiera. Quería llamar su atención.

140

El Club de las Excomulgadas Él casi se rió de cómo ella había sonado en su cabeza. "Si no crees que mis sentimientos por ti y los tuyos son necesarios en la comunicación, te he juzgado terriblemente mal" Ella parpadeó rápidamente y él vio las lágrimas en sus ojos, salió rápidamente de su boca bajando por su cuerpo. Con su cara cerca de la de ella, él miró sus ojos hasta que las lágrimas se liberaron y bajaron por la mejilla, él las capturó con sus labios. "Cariño, ¿por qué dejaste que la aparición de mi hermana te molestara tanto?" Él

"Yo quería darte tiempo con Ash, y quería ver lo que ellos estaban haciendo aquí. Hablaremos acerca de eso más tarde. Por ahora Sera, te estás alejando y debes saber que ni yo ni Ash vamos a dejar que eso pase" "Ella es venenosa. Y vil" Algo de su vitalidad volvió a ella, mientras se retorcía en contra de la bufanda. Sus pezones se endurecieron mientras él los trazó primero uno y luego el otro con un dedo. "Y ella cogió algo que es mío" Él asintió con la cabeza. "Pero yo soy tuyo, y estoy aquí. Ash es tuyo y él está aquí. Ninguno de los dos te vamos a dejar. Nunca" Ella sorbió, y él le dio rápidamente la vuelta y aterrizó tres nalgadas en su culo. El grito de indignación que hizo fue parcial y sordo, pero él sonrió a Ash cuando rodó por encima de su cuerpo y entró en el área del tocador, contigua al baño. Con un análisis rápido de la superficie de la mesa encontró lo que necesitaba y lo agarró. Ash vio lo que tenía y se rió. "¿Cómo pude haberlo olvidado? Cuando dejas tus juguetes en casa, siempre puedes improvisar"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

besó su mandíbula hacia abajo.

141

El Club de las Excomulgadas Sera se había quedado quieta, pero cuando oyó esos comentarios volvió la cara para mirarlo. Sus ojos fueron directamente al cepillo de madera que tenía y sus ojos se ampliaron. "Ah, ya veo. Ahora yo he dejado mi remo en casa así que…” Él se arrodilló sobre ella y le dio un golpe en la parte carnosa de su culo. La marca roja resulto ser muy atractiva y ella no se quejó tampoco. "Tu culo al aire"

golpes con cuidado, sin querer hacerle daño, sólo queriendo empujarla al subespacio, para aumentar su serotonina del placer/dolor. Los dos la habían empujado y lo seguirían haciendo hasta que admitiera la verdad de su relación, pero él quería ser inteligente y no asustarla para que se alejara. Se quejó en voz baja, y Ash llegó deslizando sus manos por debajo de su cuerpo para jugar con sus pezones. Cuando el culo tuvo una sombra hermosa de color rosa y el calor aumentó en ella junto con el olor de su miel, Brandt tiró el cepillo a un lado y apretó su polla en el coño de forma rápida y sin preámbulos. Un gemido estremecedor sacudió a través de ella cuando se apretó a su alrededor. Tres duros y cortos empujes y él se salió para angustia de ella. "¿Hay algún problema?" "Haz que me corra, por favor” le rogó tratando de volverse para verlo, pero la forma en que ella estaba amarraba con los brazos cruzados y las muñecas, se lo puso difícil. "Lo haré. Pero no quiero tu coño en este momento" Su polla estaba mojada con sus jugos y con la venida de Ash y él puso los jugos de su coño alrededor de su ano. Se le puso la piel de gallina, y su polla latió al ritmo de su pulso. "Voy a follar tu culo. Porque quiero. Porque puedo. Porque quiero estar en cada parte de ti"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

La rapidez de su cumplimiento le dijo que estaba muy interesada. Él aterrizó los

142

El Club de las Excomulgadas El rubor subió por su piel, y Ash subió a sus rodillas abrazando a Brandt por la cintura y lo besó. El beso sabia a Sera, a Ash, a la audacia de Ash, a la pasión por su mujer. Compartir a Sera, que había unificado profundamente el sentimiento hacia esta mujer, había intensificado su relación también. "¡Quiero ver! Sé que están haciendo cosas y no es justo que no pueda ver" Sera luchaba para volverse más, pero Brandt presionó los dedos, que habían estado jugando en su canal, enterrándolos hasta el primer nudillo.

"Apretada. Caliente, apretada y suave como la seda" Él hizo una tijera con los dedos para estirarla un poco y ella confió en él. "¿Cuánto tiempo ha pasado, Sera desde que te han jodido en este agujero tan apretado?" "Desde Ash. Diez años" Él se estremeció y Ash exhaló en voz baja. "Ash, no dejes que su clítoris se sienta solo" Brandt la abrió más y comenzó empujar lento en ella. Ella se relajó cuando los dedos de Ash encontraron su clítoris y comenzó a trabajarlo. Su cuerpo se contrajo alrededor suyo, apretándolo mientras él entraba más y más con cada lenta embestida. "Por favor todo" "No quiero hacerte daño. Estas muy apretada" La tensión en su voz emparejaba con la tensión en sus músculos mientras trabajaba para mantener el control sobre su necesidad de follarla duro y profundo. "Lo quiero. Voy a estar bien después que me acostumbre a ello" Su voz estaba cargada de emoción. Eso fue todo lo que pudo soportar y se puso a follarla en serio mientras ella se retorcía de nuevo contra él. Ash movió la cabeza para que poder besarla y sus desesperados, necesitados sonidos hicieron eco en su boca. El placer era una prensa

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ella gimió y Ash estiró la cabeza para ver mientras acariciaba su polla.

143

El Club de las Excomulgadas alrededor de la polla de Brandt mientras él se acercaba más y más cerca de llegar al clímax. "Córrete conmigo, dulzura" Los dedos se deslizaron dentro de su coño, follándola mientras él se sumergía en su culo y Ash trabajaba su clítoris. Sus manos estaban en puños mientras ella empujada contra sus ataduras. "Dáselo a él. Córrete en su mano. Quiero tu clímax, él quiere tu clímax. Dánoslo ahora"

calentó aún más. Debió funcionar para Sera, también, porque su caliente miel llovió en sus dedos y mano, su ano se contrajo alrededor del pene invasor mientras ella gritaba, Ash se tragaba el sonido. Con un gemido bajo, Brandt se entregó y se dejó llevar, cedió a las olas por la sensación que lo azotó hasta que tuvo que colapsar a su lado en la cama. Sera apenas sintió cuando Brandt le desató las manos y frotó sus muñecas. Ash entró en la habitación con un paño húmedo y la limpió, girándola para ayudarla a llegar debajo de las mantas. Ash se acurrucó contra su lado izquierdo, lanzando un brazo sobre ella y su estómago y Brandt en contra de su lado derecho con el muslo sobre ella. Él jugó con su anillo en el pezón mientras sus músculos saltaban y temblaban. Ella se perdió en el olvido que ellos le dieron. Dejándose caer profundamente en la manera en que Brandt la tocaba, la sensación de su polla profundamente en su interior mientras Ash la besaba. "Sera, no trates de ocultarte de mí o Ash. Te entregaste a mí en el transporte” "Y te entregaste a mí antes" agregó Ash sobre el vínculo. "Estoy muy cansada. Los dos follaron cada parte de mí hoy. Necesito descansar"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

La voz de Ash tenía una nota de mando que Brandt nunca había oído antes y lo

144

El Club de las Excomulgadas Ella no quiso responder sobre el vínculo. Sólo quería mantener a Sela a su alrededor como un escudo, hasta que ellos la dejaran sola. Brandt resopló en una manera muy poco digna y Ash se rió. "El interrogatorio va a ser mucho más divertido contigo que con el enemigo" Oh dioses de arriba y abajo, estaba en problemas. "¿A qué hora tengo que despertar mañana por la mañana? ¿Los dos van a estar

demás?" Brandt se acercó un poco más cerca y Ash también. Ellos la rodeaban, como un capullo. "Tenemos una fiesta mañana en la cena. Mi hermana no estará presente. Las esposas van estar fuera, en otro lugar. Vamos a despertarnos cuando queramos y luego vamos a tomar nuestras decisiones a partir de ahí" "Stander estará en la fiesta de mañana por la noche. Perry parecía muy feliz de verlo, por cierto dijeron que eran amigos. No me gusta decirlo, pero eso lo hace un sospechoso, también, Ash. Kira expresó su disgusto por las muchas mujeres que tiene, dijo que su esposa ni se molesta con él. Perry hizo un comentario que podrían encontrar interesante. Cuando mencioné los problemas de dinero de Stander, Perry dijo que Stander saldría adelante, que siempre lo hace" "¡Bueno, por supuesto que su esposa se molesta! ¿Qué mujer aceptaría una cosa así en silencio?" Sera quería golpear a Giles Stander en los testículos tan fuerte que se ahogara con ellos. ¡Hombres! Ash mordisqueaba su hombro y ella suspiró en voz baja.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

libres durante el día así yo debo encontrar mi propio entretenimiento con los

145

El Club de las Excomulgadas "Un hombre no tendría necesidad de muchas mujeres si te tuviera a ti. Se necesitan dos hombres sólo para mantenerte satisfecha" Brandt tuvo el descaró de hacerle un guiño y ella levantó una ceja para él. "No tendría necesidad de tener tantas mujeres si se dedicara a satisfacer a alguna de ellas. Un verdadero hombre no necesita todo eso" Ash la besó en la frente.

información a los Imperialistas de nuestras evidentes sugerencias y si está recibiendo ayuda, también como evidentemente sugerimos, Perry tiene un montón de oportunidades. A mí no gustaría pensar que alguien de mi familia está involucrado y no puedo imaginar por qué Perry podría hacer algo tan atroz, pero es algo en lo debemos pensar" "Lo siento, Ash" "Vamos a tratar esto mañana. Después de cuidar de nuestra mujer otra vez" Brandt tocó brevemente el brazo de Ash. Ash se rió suavemente y tarareó su acuerdo cuando él acarició su cuello. "Estoy desmayada. Agotada. Necesito dormir" Lo cual no impidió que sus caricias por supuesto, sólo provocó que Brandt hiciera lo mismo en el otro lado y ella cerrara los ojos dejándose caer en el sueño.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Volvamos a los negocios por un momento, si me permitís. Si Giles en efecto está dando

146

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 15 Ash despertó temprano y se estiró. No podía recordar la última vez que había estado tan malditamente relajado, especialmente listo. Sigilosamente, anduvo fuera de la habitación. La esencia de ella aún se mantenía en sus manos, en sus labios. Donde pertenecía, pensó mientras tomaba una ducha. Se afeitó, no queriendo rasparla con su barba crecida, se puso un par de pantalones

sus carpetas de comunicaciones que quiso golpear algo. Su primo Perry había corrido directo a la Familia con noticias de Sera. Su padre y su primo le habían escrito cartas furiosas defendiendo los sentimientos de la pobre Kira en el sentido de ser expuesta a una mujerzuela de esa manera. Se preguntó si esta era una interferencia normal o si Perry tenía algo que esconder y estaba intentando llamar la atención lejos de sí mismo. Cualquiera que fuese el caso, devolvió un rápido texto a su padre, ignorando el de su primo por el momento, reafirmando su derecho a tomar sus propias decisiones. La Familia hizo sus riquezas, las alianzas políticas habían sido hechas y él había hecho su trabajo. No planeaba ser cuestionado por su vida privada en este punto de su vida. Había varias invitaciones para que Sera fuese parte de diferentes grupos de concubinas en los viajes de excursiones ese día. Mirándolos rápidamente, vio las dos mayores probabilidades de tener a la concubina de Giles Stander atendiendo e hizo una breve nota mental de hablar con ella sobre eso cuando despertara. “Buenos días”, dijo ella con una cálida voz sexy mientras entraba a la habitación. Vestía una bata atada holgadamente alrededor de su cintura, y su cabello estaba atado en una intrincada trenza. La esencia de su jabón y champú cosquillearon en su nariz.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

y se dirigió al área común a ordenar un poco de desayuno. No fue hasta que abrió

147

El Club de las Excomulgadas Él se levantó y la tomó entre sus brazos, balanceándose con ella por largos momentos hasta que ella sonrió contra la desnuda piel de su pecho. Había echado de menos el amor alegre que habían compartido. “Buenos días para ti. Ordené el desayuno para nosotros. Tienes varias invitaciones para desayunar. Tienes varias invitaciones para compromisos sociales hoy. Eres una mujer muy popular, parece” Él se sentó, arrastrándola hacia abajo con él, y ella se asomó a la pantalla para ver

“Algunas de estas chicas hacen rechinar mis nervios, Ash. Pero supongo que si no puedo estar contigo y Brandt todo el día, encontraré la compañía de la concubina de Trifir Alder, Rina, y de su ameno grupo. Es un viaje de compras, después de todo” Rápidamente mandó una nota de vuelta indicando que iría y sus disculpas a los otros antes de girar a su alrededor y acariciar el hueco de su garganta. “Bueno, hola” Las manos de ella se movieron arriba por su espalda y sobre su cráneo, acariciando, amasando, localizando los tatuajes. “Extrañé esta parte de ti” “Extrañé tenerte amándome de esta manera” “Tan relajado” Le presionó besos en la sien y luego trazó su lengua sobre la parte superior de su cabeza. Tan ridículamente simple pero totalmente erótico que lo encontrara así de atractivo. Un golpe sonó en la puerta, y él gruñó. “Siéntate, voy a atender” Se puso de pie, pero él pasó junto a ella con rapidez. “No quiero compartir tu belleza con nadie más en este momento. Atenderé la puerta” La carcajada de ella lo acompañó mientras abría al personal de entrega, quien dispuso un largo y muy buen desayuno en el interior de su patio.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

su correo.

148

El Club de las Excomulgadas Cuando él volvió por ella, Brandt había entrado, y ella estaba de pie detrás de él cepillando y trenzándole el cabello. No era una actuación, la forma en que ella tocaba a Brandt, atendiéndole con una cosa tan pequeña. Ella claramente quería cuidarlo, incluso amarlo. Los ojos de Brandt estaban cerrados, su cara totalmente relajada. Ash había visto un gruñido de sed de sangre en esa cara, lo había visto en la furia de matar, y ninguna sombra de ese hombre existía en la presencia de la mujer de ambos. Sus manos se movían lentamente, rítmicamente, mientras cepillaba, largas cepilladas a través del pelo de Brandt tan oscuro como la noche. Los labios de ella estaban ligeramente abiertos, con los ojos casi cerrados mientras

El momento era tan íntimo en su normalidad que Ash sintió una opresión en el estómago, tocado más allá de toda medida por ambos. Lo que tenía con ella no era convencional, pero era correcto. Y tenía sentido tener a Brandt allí con ellos también. No entre ellos sino con ellos. Cuando ella terminó, se inclinó y besó la parte alta de la cabeza de Brandt. “Gracias, dulzura” “El desayuno está listo”, Ash anunció, y ambos lo miraron con una sonrisa. Dentro de él no había angustia, ningún miedo de que no hubiera nada para él una vez que Sera le diera su atención a Brandt. *** La luz filtrada desde el vidrio de la cúpula encima de ellos brillaba sobre ella mientras inclinaba su cabeza hacia ahí, con ojos cerrados. Es curioso, este soldado endurecido se veía tan a gusto con la aspecto de una criatura de la indulgencia. Ash se hizo la promesa de mostrarle el mayor lujo después de que esto terminara. “¿Sela te dijo que saldrá en una expedición de compras hoy, más tarde?” Ash dijo casualmente, pero los ojos de Brandt se encendieron por un momento.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

sostenía el cepillo.

149

El Club de las Excomulgadas “Necesitarás remplazar algunas cosas que nosotros destruimos tan torpemente en nuestro afán por tenerte desnuda”, Brandt se burló. Como un gato, ella se movió, estirándose en el brillo del sol antes de llegar a palmear la mano de Brandt. “No te preocupes, lo haré” “Asegúrate de hacerlo. No quiero que nadie piense que nosotros no te consentimos demasiado y traten de robarte apartándote”

“Él no quiso decirlo en ese sentido, Sera. Era un comentario para Sela, también urgiéndote a que no te preocupases por gastar créditos para encajar. Los Dioses saben que ambos Brandt y yo los tenemos, pero esto es también nuestra cubierta. Ninguno de nosotros piensa que nos vayas a dejar por otro hombre con más dinero” Brandt tomó su mano y la besó, mientras ella asentía ligeramente, su columna aflojándose un poco. Ella mordisqueó una pieza de fruta. “No hay nadie en este Universo que pueda compararse con los dos. Gracias a los dioses, porque no creo que pudiera manejar algo más que a los dos” Ella guiñó y se rió. Las llamadas empezaron a llegar en breve, después de que terminaron de comer, mientras otros hombres de Familias poderosas empezaban a despertar. Brandt y Ash quizá estaban posando como hijos indulgentes de poderosas Familias, pero la necesidad de conectarse constantemente a la red era una necesidad. Y en Nondal, estaría hecho sin mujeres a menos que los hombres necesitaran mostrar su valor en alguna manera que no fuera financiera. Debido a cómo funcionaba la sociedad en Nondal, un acompañante certificado apareció algunas horas después para recoger a Sela para su salida. Alguien había venido a peinarla y maquillarla, y ella vestía algún complicado atuendo que apenas la cubría pero era lo suficiente para que un hombre curioso quisiera lo que había bajo la tela.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Cuando la espina de ella se endureció, Ash suspiró.

150

El Club de las Excomulgadas Ella tomó el chip de crédito de Ash con un guiño, y él la atrajo hacia él, dejándola sentir simplemente lo qué le hacía. Necesitando que ella lo supiera. “Mía. Ahora, compra una bonita envoltura para tu coño. No tengo que decirte que te mantengas alerta, pero espero que estés a salvo hoy” “Yo también” Brandt paseó hacia ellos y la abrazó desde atrás, besando su cuello.

“Me gustas estrujada”, Brandt dijo mientras mordía el lóbulo de su oreja. Ash lanzó una mirada al acompañante, quien bajó sus ojos, y ella se fue, tragada por un grupo de mujeres charlando. *** Sera quería morir. Estas mujeres serían su muerte. Cómo podían estar de pie, no lo sabía. Pero una cosa que sabía era que dentro del grupo pequeño de Rina estaba la concubina alfa de Giles Stander, Delia. Sera imaginó que sería así y que había tomado un riesgo calculado en aceptar esta invitación en particular. El poseedor de Rina era un hombre poderoso, no el más obvio en sí, pero el que tenía el mayor poder financiero basado en el juego y otras zonas grises de mercado no tan estrechamente reguladas por la Federación. Ellos se movían en los mismos círculos, y Stander querría que sus mujeres se movieran con otras como Rina. "Eres muy afortunada de tener dos protectores tan gloriosamente masculinos", dijo Delia mientras arrojaba un obscenamente caro vestido al empleado de la tienda. Sera sonrió serenamente mientras tocaba la ropa interior, seleccionando varias cosas para atraer a sus hombres con ellas. "Las noticias viajan tan rápido en Nondal", dijo Rina en voz tan baja y sensual, Sera imaginó que tenía que ser mejorada. "Son hombres de muy buen aspecto. He oído que tuviste un encuentro con la ex esposa de Walker la noche anterior"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

“Los dos me estrujan”, dijo ella sin una muestra de enojo en su tono.

151

El Club de las Excomulgadas "Las noticias sí viajan rápido" Sera no ofreció nada más. Quería saber qué más habían oído y cómo. "Giles es cercano a Perry y la mujer diabólica. Cuando están juntos, es la única vez que la esposa de Giles se atreve a decir algo acerca de todas las mujeres a su lado" Delia olfateó como si se ofendiera por eso. Sera pensó que la mujer de Giles haría un mejor punto con un objeto grande, contundente, mientras que su marido infiel dormía. Aun así, Sera acababa de disfrutar de la caracterización de Kira como ellademonio.

"Por supuesto que no. ¿Piensas que se rebajaría a hablar con una de nosotras? ¿Es verdad que ellos te la presentaron? Me hubiera gustado haberlo visto con mis propios ojos" Delia se echó a reír. "Ella se quedó sin aliento como si hubiera sido herida y dio un paso atrás, la mano sobre su corazón, cuando me presentó Brandt. Como si ser una concubina fuera algo que se pudiera contagiar" Venenosa, mujer mala, horrible. "Ni tan perfecta. Ella o su preciosa familia" ¿Realmente ahora? ¿Qué significaba eso? "Esto es hermoso, pero esto", Sera sostuvo otro vestido en un color más profundo, "se adaptará a tu coloración mucho mejor" Halagada, Delia lo tomó, y en medio de la boutique, se despojó del vestido que llevaba y se probó el fino que Sera le había entregado. “Tienes razón. Voy a usarlo esta noche, creo" Sera esperó hasta que entraron en otra tienda para seguir con el tema nuevo. "Estoy aliviada por qué no estará en la fiesta de esta noche" "Perry estará. No sabe lo bestia que es cuando ella no está. No sería tan superior si supiera. Todo lo que le importa son los créditos, de todos modos"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¿La conociste?" Sera preguntó con indiferencia.

152

El Club de las Excomulgadas "He visto a Perry. Una chica tiene que sacar algo de una relación, y desde que Ash está en mi cama, creo que los créditos deben significar más para ella que el sexo" Vaya forma de canalizar Sela. Delia y Rina se echaron a reír. "He visto la polla de Perry, no es nada para ponerla en un video e informar sobre ello. Pero mientras que él esté dispuesto a mantener a cierta gente feliz y no tenga la moral de una partícula, ella se quedará con él, y los Walkers serán felices” Delia puso otro par de zapatos en la pila tambaleante que había creado ya. Stander

sola mujer. "¿Ciertas personas? ¿Debo estar preocupada por que Ash pueda terminar en algún bergantín fuera del Universo para hacer frente al elemento criminal?", preguntó ella mientras le entregaba un par de zapatos a la empleada con una sonrisa. "No parece del tipo de jugar en el lado equivocado de la valla", dijo Rina. "¡Oh, me encanta ese bolso!" Sera lo dejó por el momento, no podía forzar demasiado al respecto. A Sela no le importaría demasiado, de todos modos. Ella iba a encontrar maneras de llevarlo en la fiesta esa noche y siempre que pudiera sin verse sospechosa. Ciertamente, los comentarios hechos por Delia no dejaban a Stander en una luz muy buena, y la cosa acerca de Perry era preocupante. Una cosa que sí la molestó era la posible participación de Kira en el trato con los Imperiales. No es que le importara un comino de un modo u otro la estúpida mujer. Pero se preocupaba por Brandt y Ash, por sus sentimientos y sus Familias. Sera esperaba que las cosas que habían dicho sobre los créditos y ese tipo de cosas sólo indicaran la naturaleza de Kira y no cualquier tipo de conocimiento de lo que estaba pasando entre Stander y los Imperialistas. Para el momento en que la tarde había terminado, entró en la tranquila casa de huéspedes. Las tiendas habían enviado sus paquetes, y ella estaba a medio camino de una borrachera por beberse todo el licor que habían bebido en cada tienda.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

debía operar en el gris de una manera importante para financiar los zapatos de esta

153

El Club de las Excomulgadas Como Ash y Brandt se habían ido, ella se desnudó, se metió en la bañera grande, y se empapó mientras trataba de descubrir qué demonios Kira y Perry tenían que ver con Giles Stander y lo que ella podía hacer para proteger a sus hombres de cualquier problema que pudiera surgir. *** "Mira lo que encontré en nuestra cama, Ash” dijo Brandt por encima del hombro. Sera abrió los ojos, y cuando lo vio de pie, la sonrisa que ella le dio empujó todo su

"Veo por la montaña de paquetes en el área común que lo pasaste muy bien hoy" Se sacó la camisa, salió de sus zapatos y pantalones, y se metió en la cama con ella. Ella inmediatamente se acurrucó en él, en su caliente y dulce olor. "Te eché de menos hoy" Eso significaba algo para él. Más que un millón de créditos. "Después de horas con un grupo de hombres tratando de alardear y beber entre sí hasta la muerte, te he echado de menos, también. Tu compañía es mucho más preferible. Ash tuvo que hacer una comunicación a su familia. Ellos lo llamaron varias veces hoy" "Me he enterado de algo hoy, que puede que quiera tratar" "¿Qué es, Sera?" Ash pidió a través del enlace. Ella relató lo que había oído durante su excursión con Delia y Rina. "Lo siento" "¿Por qué lo lamentas?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

agotamiento lejos.

154

El Club de las Excomulgadas Brandt le acarició la línea de la mandíbula. "Me gustaría que no implicara posiblemente a tu hermana y al primo de Ash" "Nada de eso es tuyo para que lo lamentes. Ya veremos lo que podemos ver. Estaré en un instante" Ash cerró, y Brandt la abrazó. A Brandt no le gustaba pensar que Kira pudiese ser tan egoísta que hubiese traicionado a su propio pueblo por créditos. Ella no era la persona más franca que él hubiese conocido de ninguna manera, pero nunca la había creído tan sin corazón

"¿Encontraste algo bonito hoy?" "Más que algo" Ella lamió sobre su pezón, y él se estremeció ante la sensación. "Extrañé tu sabor, también" Él se movió, girándola para que él yaciera encima de ella, su suavidad lo acunó. "Bueno, estoy aquí para que me saborees ahora" "Pero tú estás arriba" En un fácil impulso, la llenó por completo. “Tienes razón. Puedes chupar mi polla más tarde" La besó una y otra vez mientras lentamente follaba su cuerpo. Y ella se abrió para él, abrió su coño, abrió su boca, hizo un hogar para él dentro de su cuerpo de una manera que no había hecho nunca con nadie. En Sera Ayers, él había encontrado algo que se dio cuenta que nunca supo que le faltaba: un santuario. La amaba, se dio cuenta. Se había ido mucho más allá de un profundo afecto. Más allá de querer algo duradero. El momento exacto en que sucedió, no lo sabía, pero haría cualquier cosa para mantenerla, incluso tratar con sus heridas y demostrarle que era real, y sus sentimientos eran verdaderos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

y sin siquiera valores básicos.

155

El Club de las Excomulgadas Sus dedos se entrelazaron, sus miradas se encontraron, él le hizo el amor como si nada y nadie más le importara. *** Sera estaba perturbada por la manera en que Brandt la tocaba, por la ternura que le mostraba. Al igual que el masaje de manos que Ash le había dado en el transporte, ese toque suave era su perdición. Para estar en manos de hombres que podrían fácilmente romperla por la mitad pero que en vez de eso la tocaban con reverencia

Se había entregado a él. Cuerpo y alma. Y con el corazón. Demasiado tarde para entrar en pánico, aunque sin lugar a dudas tenía miedo. Creía que se preocupaban por ella. Se lo habían mostrado con toda claridad. Ella creía lo que sentía cuando la tocaban. Sí, estaban encubiertos, pero había cosas que ella sabía que no estaban fingiendo. Pero eso también era parte del problema. Ella en realidad no podría procesar todo lo que estaba pasando, porque necesitaba llevar puesta a Sela todo el tiempo. Ella no podía pensar con ellos con la cabeza. Necesitaba el espacio emocional para trabajar en eso sin ellos, en lugar de tenerlos dentro de su cerebro cuando discutían las cosas. Y en última instancia, a pesar de saber que se preocupaban por ella, tenía miedo. Miedo de alguna vez sentir lo que sintió hace diez años, cuando había tenido que dejar a Ash. La desolación la había convertido en una persona diferente, había oscurecido y roto una parte de ella que nunca pudo volver a recomponer del todo. Le había llevado todo lo que tenía recuperarse, no quedaba en ella algo para hacerlo de nuevo. Así que, aunque pudiese admitir que amaba a los dos hombres, no estaba segura si podía confiar en creerlo así por el momento. "Por favor, no me mires con miedo en tus ojos. ¿Crees que alguna vez podía soportar herirte?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

era su perdición.

156

El Club de las Excomulgadas La voz de Brandt susurró a través del enlace mientras su polla siguió invadiendo y retirándose. "No con tus manos" Se inclinó y la besó en la cara. Gentilmente, suavemente. "Te amo, Sera. Estas hecha para mí" Ella cerró los ojos, pero él se inclinó y le susurró al oído, "Eres hermosa, y es

“Lo hago” respondió ella, las lágrimas sangrado en su voz. La cama se hundió cuando Ash entró con ellos. Pero él no hizo más que yacer allí, con una mano acariciando la espalda de Brandt y hacia abajo en el muslo antes de trasladarse a Sera. "¿Su polla se siente bien dentro de ti?" Preguntó Ash, una punta de los dedos rodeando su pezón. “Sí” suspiró ella. "Bien. Yo soy el próximo" La mano que había estado usando en su pezón se deslizó por su vientre hasta que la punta de sus dedos se sumergió en su coño, trayendo su miel hasta cubrir su clítoris. "Dioses, cuando tocas su clítoris, su coño ondula a mi alrededor como calor líquido" La voz de Brandt era un placer tensionado. "Haz que se corra, Ash. Sobre toda mi polla" La risa de Ash apretaba cosas bajo en sus entrañas mientras bailaba la yema de su dedo medio sobre su clítoris, dibujando el placer de ella, tirando de su clímax cada vez más cerca.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

inevitable. Entrégate y ámame"

157

El Club de las Excomulgadas Ella quería perderse en el olvido del clímax, pero más que eso, estos hombres la miraban y la conocían. Eso le dio ganas de llorar y también de reír. En cambio, se encogió de hombros a un lado y agarró su orgasmo, forzándolo por su sistema, mientras se hacía cargo a toda prisa. Un gemido de sorpresa vino de Brandt, al sentir su polla dentro de ella, liberando su clímax, llenándola con su corrida. Él se inclinó y lamió por su clavícula y luego se trasladó a los labios.

"No sé si puedo" Ella no fue capaz de enmascarar el miedo en su voz. "Sobre tu vientre. Voy a hacer que creas", dijo Ash bromeando mientras Brandt salió y le dio un beso en la cadera. *** Ash dio un sorbo a su bebida y esperó con Brandt mientras Sera terminaba sus preparativos para la cena de esa noche. Sus músculos estaban gratamente sueltos después del sexo tan satisfactorio que los tres habían compartido. "Así que, ¿qué tiene que decir tu padre?" Brandt le preguntó casualmente. "Lo de siempre. Kira debió correr de vuelta de las bebidas la noche anterior para llamar a tu madre. Que a su vez llamó a la madre de Perry, y ya sabes cómo funciona todo eso. De alguna manera se convirtió en un escenario en donde Kira ha sido humillada, cuando se volvió a casar hace siete años, y ella es la que me dejó" Los dos vieron la puerta, sin querer que se repitiera el día anterior, cuando había atendido Sera solo una parte de la conversación. "Sera, aquí estamos teniendo una charla acerca de lo que Ash habló con su padre. No quiero que oigas sólo una parte de la conversación y salgas lastimada”, dijo Brandt a través del enlace. Su resoplido distintivo de burla volvió a través. Se miraron entre sí y se echaron a reír.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Créelo. Cree en esto"

158

El Club de las Excomulgadas "Yo simplemente reiteró una y otra vez, que mi vida era solo mía. ¿Y tú?" Él había estado más que irritado con su ex-esposa interfiriendo de manera tan ridícula. Ash no sabía lo que ella pensaba que ganaría al ser más que problemática. Brandt suspiró. "Yo sólo escribí un mensaje a mi padre de vuelta para saludar y le pido que confíe en mi juicio. Mi hermana manipula a los hombres muy bien, pero mi padre no es tan fácil como la mayoría de los hombres" Sera entró en el cuarto, y se detuvo la conversación. Su vestido era de cuello alto, y

por la espalda, donde una franja de piel desnuda mostraba hasta su coxis y ninguna otra parte. La inyección de color morado oscuro con hilos de oro sacado de su coloración, reforzada por un polvo de oro empolvado en sus pómulos. Mientras se movía, el vestido se arremolinaba alrededor de sus tobillos. El tejido suave se aferraba a las curvas de modo que incluso aunque no estaba tan expuesta como lo había estado hasta ahora, cada contorno de su cuerpo era mostrado. Sus pezones se presionaban a través de él, balanceándose sensualmente, incluso el hundimiento de su ombligo apareció cuando se movió de cierta manera. Cubriendo lo que otras habían mostrado de forma tan descarada, ella lo había hecho un tabú y así creó una sexualidad embriagadora al hacerlo. Ash no tenía idea de si lo había hecho a propósito o no, pero era brillante. Él admiraba su habilidad táctica, así como su habilidad como mujer. "Dios, te ves increíble" Brandt se inclinó desde la cintura, le tomó la mano. Cuando él la besó, le rodó una pulsera que había visto ese mismo día. Piedras púrpura pálido de Ravena, la casa del Universo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

las mangas tocaban las puntas de sus dedos. Su cabello peinado en una larga trenza

159

El Club de las Excomulgadas "Ash y yo pensamos que se vería bonito en ti, y mira, lo hace. Más tarde, creo que puede ser encantador para cubrir estos sobre tus pezones. Se ponen tan bien, tan duros cuando algo los toca" "Detén eso, cariño. Me hará humedecer toda antes de que salgamos" Examinó la pulsera, con los ojos brillantes con placer. "Esto es muy hermoso. Gracias a ambos" Ash mantuvo los brazos abiertos, y ella se deslizó en ellos un momento, lo besó. "Tenemos que empezar, o me voy de nuevo a la cama" Ash gimió al sentirla contra

"Dices eso como si fuera preferible estar fuera de casa toda la noche que estar a solas conmigo. Desnudos y agradeciéndote por esta pulsera" Ella arqueó una ceja. Ash se echó a reír. "Déjalo" Él golpeó con fuerza su trasero, amando cuan tonificada y muscular era. Mientras caminaban por la noche, la gente se detenía y los admiraba, la imagen que daban. Brandt con su cabello largo, oscuro y muy cerca de la cara; Ash con su alta, ancha y fuerte hermosura, y, entre ellos Sela, una mujer hermosa, sexy, que los mantenía en la palma de su mano. "Dudo que seas capaz de aproximarte esta noche cerca de su centro de la red, Sera. Aunque, viendo tu forma de ser, nadie puede rechazar cualquier cosa que pidas", dijo Brandt. "Yo también lo creo. Anoche tuve suerte, pero esta casa, este grupo es diferente. Pero Stander estará ahí. Estoy curiosa por ver lo es en persona. Tengo la sensación de que estará borracho con su propia percepción de poder. Él lo ha visto todo. Así que voy a deslumbrarlo un poco. Va a ser una aproximación diferente para ver lo que podemos sacar" "No, Sera. No lo seducirás para que te diga algo" Ella le envió una mirada fulminante antes de rodar sus ojos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

de él.

160

El Club de las Excomulgadas "Ash Walker, no necesito meter mi coño en su cara para conseguir información de él. Eso es torpe y bajo. Y tal acusación está por debajo de ti. No hace mucho tiempo que estabas feliz de tenerme empujando mi coño en Brandt o en tu cara para ayudar a obtener esta información de Stander. ¿Te acuerdas?" "Brandt y yo... Eso es diferente. Estoy feliz de tener tu coño en mi cara en cualquier momento. Pero no es necesario que te vendas. Vales más de lo que nadie pueda pedir" "¡Ash! Eso es absurdo. Aprecio lo que dices, pero en verdad, por supuesto, no lo haré. Soy una persona que intercambia partes de mi cuerpo físico para obtener información que podría salvar Stander" "Ah, creo que esta es la casa", irrumpió Brandt. Ash la besó, y ella lo dejó; incluso le tiró de la oreja juguetonamente. Pellizcó el lóbulo fuertemente, para hacer ver su punto.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

decenas de miles de vidas, incluso más. Pero no tengo ninguna intención de follar a Giles

161

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 16 Todos los ojos estaban en ella al entrar. Las mujeres estaban entre la admiración y la indignación, los hombres, admirando. "Oh, mira, cariño, es tu cuñado" Brandt le golpearía el culo después por la diversión en su voz.

extremo de la habitación. Stander había girado fijando su mirada en Sera, que había comenzado a reír y conversar con Rina, una de las concubinas con las que había salido con anterioridad ese día. "¡Realmente una hazaña! Apostaría que ocho de las mujeres en esta sala tendrán un vestido como el tuyo dentro de varios días" Rina sonrió a Brandt y Ash. "Bienvenidos a mi casa. Tifrit está allí en alguna parte" Ella agitó en la otra dirección. "Por favor, estén a gusto. Voy a desaparecer un rato con su mujer, si no les importa" "Me gustaría retenerla durante un tiempo" Brandt pasó un brazo alrededor de la cintura de Sera. "Ella es demasiado bella como para dejarla vagar" Él sabía que debía dejarla ir, pero se sentía extrañamente posesivo con ella, protector. En cualquier caso, estaba acercándose a Stander, y ella debía estar con ellos. "Ah, por supuesto. No puedo culparte. Deseo que Tifrit me mirase de la forma en que ustedes dos ven a Sela" Rina guiñó un ojo a Sera. "Tú ven a encontrarme cuando estos chicos se cansen de ti, y chismearemos un poco, ¿de acuerdo?" Rina se alejó, saludando con la mano y saludó a algunos otros que habían entrado justo después, y Brandt los dirigió en la dirección de ese grupo en la esquina.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Perry estaba en un grupo de hombres — Giles Stander entre ellos — en el otro

162

El Club de las Excomulgadas "Brandt, Ash, ¡saludos!" Perry dijo demasiado fuerte, demasiado borracha la voz. Se inclinó, sus hambrientos ojos errantes por todo el cuerpo de Sera. Brandt se detuvo un momento. No en el cuerpo de Sera. En el cuerpo de Ash. Pero la mirada de Perry volvió a Sera, muy feliz de ver sus pechos. "Y Sela, ¿estoy en lo cierto? Cuando te canses de estos dos, ya sabes dónde encontrarme" "Voy a tener eso en mente" Se había enrollado en el modo completo de Sela. Sus ojos abiertos a medias, su voz bajó una octava. Un ronco ronroneo que endureció su polla. Incluso su movimiento había cambiado. Se volvió hacia Ash. "Querido,

Ash la tomó por la garganta, y Brandt, de pie a un lado, vio sus pezones apuñalar a través de la parte delantera de su vestido. Apoyándose, Ash capturó sus labios lentamente, sin duda, y de manera agresiva. Sera lo permitió, se deleitó en él. Sela acostumbraba derramar su sensualidad hacia el exterior, capturando a Giles Stander en su telaraña. "Me encantaría uno. Sabes lo que necesito" La voz de Ash estaba llena de emoción, y Brandt tuvo que aguantar su deseo de impulsarla al piso y empujar su polla en su garganta. Ella se dio la vuelta, una sonrisa en la comisura de los labios. "¿Brandt? ¿Tú? ¿Puedo hacer algo por ti?" Él cogió la trenza de su cabello y la atrajo hacia sí, tomando ventaja de su aliento para barrer su lengua dentro para probarla. "Lo has hecho", dijo al tiempo que rompió el beso. "Lo acabas de hacer hace media hora. Pero siempre estoy feliz de tenerte haciéndolo todo por mí otra vez" Ella se echó a reír. Una risa real, directamente a los ojos. "Oh, querido, me pones pegajosa en todos los lugares correctos. Vuelvo con las bebidas" Él se volvió como uno con Ash, y no tenían que fingir estar fascinados por el movimiento de su culo mientras ella se alejaba en esos tacones muy altos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

¿quieres un trago?"

163

El Club de las Excomulgadas "¡Bueno, ahora! Yo había estado preguntando por qué un hombre querría compartir una mujer cuando tiene dinero suficiente para tener una propia pero ahora veo la manera". Brandt volvió, orgulloso de sí mismo por no nivelar el hombre con el puño a la sien. "Giles Stander. Es un placer conocerte. Este es Owen Alder; es un amigo de visita desde Edge" Brandt y Ash estrecharon la mano y asintieron con la cabeza. Edge era un Universo indefinido, donde ni Imperialistas, ni la Federación dominaban, cuando en realidad era mucho más probable que los Imperiales pasaran a través de

era una figura sombría, con vínculos con los criminales y los corredores de armas que hacían de Edge su parque privado… especialmente los que traficaban explosivos. La situación se volvía más interesante por momentos. "Muchos de los créditos se hicieron a mi manera, señores. Pregúntale a tu primo" Los ojos pequeños y brillantes de Owen brillaban cuando él habló. “Hablando de dinero, vuestra mujer, es muy interesante. Estaría dispuesto a pagar una suma muy agradable por ella" "Fácil", Sera susurró a través del enlace mientras se acercaba. "Sela no está en venta. Para eso hay putas, en caso de que desees una" Ash cruzó los brazos sobre el pecho, y Sera se acercó. "Tiene suerte de que no golpee sus dientes por eso", dijo Ash a través del enlace. "Hola, queridos, ¿me echaron de menos?" Sera les entregó sus bebidas. Brandt tomó la bebida que ella había adquirido y le besó la punta de los dedos. Ash hizo lo mismo. "Por supuesto que te extrañamos" Ash se acercó a un lado, y Brandt lo hizo en el otro.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

actividades ilegales para desestabilizar el mandato de la Federación. Y Owen Alder

164

El Club de las Excomulgadas "Por cierto, Ash, creo que estoy perdida con Perry. Es por ti por quien parece estar salivando. No es que lo culpe" La boca de Sera curvada hacia arriba. "Ah, pero él está cogido, ¿no es así, dulzura?" Brandt bromeó de nuevo, haciendo un guiño a Ash. "Veo a Delia y Rina un poco más allá. Yo voy a saludarlas para que podan mantener la conversación de hombres, ¿de acuerdo?" Sera ladeó la cabeza y se apoyó en un momento en Ash.

que se suponía era una manera paternal, pero hizo que la piel de Brandt se erizara. "¡Oh, ahora, tú!" Sela lo apuntó y se echó a reír. "¿Qué estaban todos discutiendo entonces? ¿Han visto esta pulsera hermosa que mis chicos me dieron más temprano hoy? Son las pequeñas, muy brillantes cosas que hacen a una chica feliz" Ella deslizó hacia atrás la manga, poco a poco. El movimiento fue aparentemente inocente, pero lleno de una sensualidad inherente. "Los Walkers lo han estado haciendo muy bien últimamente" El pecho de Perry se hinchó, y Sera le tocó el brazo con una sonrisa. "¡Cómo todos logran ser hombres tan inteligentes con todos estos Universos para hacer frente a los Imperialistas y sólo a un desliz de distancia, es tan impresionante! ¡No puedo creer que no estén preocupados!" Ella abrió mucho los ojos en ese punto, y Brandt notó la forma en que los demás revolotearon en torno a ella para aparecer más impresionantes. Su pregunta ingeniosa, diseñada para sacar información de Perry, impresionó a Brandt. "No hay nada que temer. Los Imperialistas quieren hacer créditos al igual que nosotros. La política es una tonta pérdida de tiempo, sabes" Stander se insinuó más cerca de ella, sus ojos directamente en sus pechos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Oh, no, por favor, quédate. Animas nuestro humilde círculo" Owen le sonrió en lo

165

El Club de las Excomulgadas "¿Realmente crees que es así de sencillo?" preguntó ella, la voz entrecortada, los ojos muy abiertos, con sinceridad. Brandt tenía ganas de reír, pero el acto claramente funcionó en los hombres de su grupo. "Si la Federación simplemente nos deja hacer nuestras ganancias sin interferir, los Universos Conocidos serían mucho más seguros. Especialmente para nuestros créditos" rió Stander sugerente y se trasladó un poco más cerca de Sera. "Ugh. ¿Cómo puede ella soportar que este cerdo la toque? Delia debe utilizar algún tipo de

Brandt sonrió y extendió la mano para tocar su pelo. Stander capturó el movimiento y se apartó un poco. "No me puedo quejar de los adornos encantadores que me llegan" Ella se rió, profunda y gutural, y Brandt se estremeció. Ash capturó sus ojos, y Brandt supo que su amigo estaba tan afectado por ella como él. Pero tenían un trabajo que hacer. "Sela, dulzura, me encantaría un bocado de algo" Brandt le pasó los dedos por la mandíbula. "Por supuesto, cariño. Obtendré un plato para ti ahora mismo" Se volvió hacia Ash, quien jugó con el extremo de su trenza. "¿Tienes hambre?" "Sí" Él hizo una pausa, y la polla de Brandt se endureció en la tensión sexual entre Ash y Sera. "Y estaría muy agradecido si me preparas algo de comer también" Ella le dio un beso rápido. "Eres un niño muy travieso. Una de mis cualidades favoritas. Los dos compórtense" Ella les hizo un guiño a los otros hombres. "Y los dos los son. Manténganse alejados de los problemas" Se hizo silencio mientras ella paseaba lejos, hacia donde las mesas del banquete estaban en el otro extremo de la habitación.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

sustancia alteradora de mente"

166

El Club de las Excomulgadas "Ella es única. Supongo que el resto de nosotros simplemente esperará con impaciencia hasta que os canséis de ella" Stander les envió una sonrisa aceitosa, y Ash quiso dispararle. "Lo es. Y no lo haremos. Cansarnos de ella, eso es. En serio? Creo que ella podría ser un poco más de lo que la mayoría de los hombres podrían manejar. Es por eso que ella necesita de nosotros dos" Brandt se rió y cambió de tema. "¿Pero en cuanto a compartir negocios contigo? Bueno, eso es harina de otro costal" Los ojos de Stander se iluminaron. "Ah, sí. Perry puede hablar contigo sobre eso

que se puedan encontrar aquí y allá" El estómago de Ash se apretó un momento, pero mantuvo su expresión suave. "Aunque tal vez deberíamos avanzar en este camino de regreso al pasillo negro" Tifrit, el Nondales dueño de la casa y de la anfitriona de la fiesta, señaló con el mentón. "Probablemente, un espacio con menos vigilancia. Sera, mantente a raya por un tiempo. Habla con las mujeres y ve qué puedes saber de esa manera" Una vez que Ash envió eso a Sera, tomaron sus bebidas y siguieron a los demás. "Por lo tanto, compartes este nuevo plan económico de Walker, Perry" Ash se recostó contra una pared y vio a su primo. "Tu mujer lleva puestos los beneficios, Ash, por lo que no tomes ese tono conmigo" Perry era un borracho descuidado. Débil. Perfecto para Kira, supuso. "No hay color, Perry. Pero a medida que mis créditos están involucrados aquí, admito tener preocupaciones y tener curiosidad" Ash se encogió de hombros. "Cálmate, Perry. Nadie busca una pelea más que tú" Stander se giró a Ash. "Hay más de los Universos Conocidos del que somos parte. Créditos que hacer,

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

también. Tenemos amigos en toda clase de lugares que les gusta oír cosas, cosas

167

El Club de las Excomulgadas intercambio de información a tener. Los beneficios cambian de manos mucho más fácilmente cuando la política no está de por medio", intervino Stander. "¿Información? ¿Cómo cual?" Ash dio un sorbo a su bebida. "Hay información e “información”. Nuestros amigos necesitan ayuda para obtener un punto de apoyo de este lado de Edge" Stander sonrió, y Ash quiso saber lo que Owen Alder tenía que decir sobre el asunto. Stander era un fanfarrón pomposo, pero estaba bastante claro que Alder tenía más poder en este pequeño grupo.

"Yo sé cómo gastar créditos. Sé de muchas otras personas que lo hacen también. Y sé de la gente que me ayuda a gastarlos" Giles miró con aire satisfecho, pero Ash no tenía idea de lo que el maldito el hombre quería decir. "Sí, Giles, tu experiencia es acumular grandes cantidades de deudas y que la gente se mantenga sobre ti para que puedas tenerlo apalancado en una esquina. No te olvides de mencionar a las personas que les debes los créditos" Perry se burló, y Ash pensó que había más en la disputa que una simple intoxicación. Perry sonaba celoso. “¡Señores, señores!" Owen se interpuso entre los hombres, y Ash se dio cuenta de su fachada de buen carácter había caído. Owen no era el tonto que trataba de aparentar. "Estás celoso, Perry. Tengo a las mujeres, y tengo las ofertas. Sin mis conexiones, no tendrías nada" Giles empujó el hombro de Perry. Brandt y Ash dieron un paso atrás. Ash no levantaría un dedo para proteger a algún tonto borracho. "Si te refieres a aquellos hombres que te acosan a cada paso y amenazan con matarte si no pagas sus vales de las conexiones de las mesas, supongo que tienes razón. Acéptalo, Giles, sólo eres una parte de esto porque te pueden utilizar" Perry lo empujó hacia atrás.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Perdona que lo diga, Giles, pero ¿cuál es tu experiencia aquí?" Brandt preguntó.

168

El Club de las Excomulgadas La boca de Owen se aplanó en una línea estrecha. "Es suficiente" "Estoy de acuerdo. Este es mi hogar, y no hay invitación para este tipo de comportamiento entre personas civilizadas" Tifrit olfateó indignado, como si trabajar con que el enemigo fuera civilizado. "¡Nadie me usa! Tengo información útil. Y algunas personas quieren algo más de lo que tendrán nunca" Stander fulminó con la mirada a Perry, y Ash sabía dónde estaba la envidia. Él había visto el deseo en la cara de muchas personas, pero Perry

Pero Stander no dijo nada más mientras Owen y Tifrit lo agarraron y le dijeron con dureza que se callara. La gente se había vuelto a mirar, y Owen negó con la cabeza a los demás. "Has llamado la atención, Giles. Eso no es saludable" "Si nos excusan, iremos fuera en busca de Sela y algo para comer. Siempre y cuando una discusión seria acerca de los negocios ocurra, por favor, poneros en contacto conmigo" Ash vació su vaso y lo colocó en una mesa cerca antes de marcharse con Brandt. Sabía que había llegado al final de cualquier discusión útil en ese momento. Pero en el poco tiempo que habían estado en la fiesta, habían descubierto algo de información, y ciertamente parecía que Stander y Alder Owen eran muy fuertes sospechosos. Por desgracia, Perry parecía culpable también. *** Sera se sintió aliviada de no tener que lidiar con Giles Stander o sus amigos. Incluso la compañía de Delia y Rina era preferible. "¡Hola ahí!" Rina saludó con la mano mientras se acercaba. "¿La charla de los muchachos se puso aburrida?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

no quería sólo el poder, quería a Giles.

169

El Club de las Excomulgadas "¿Giles se cansó de mirar tus pechos?" Delia le preguntó con una sonrisa. "Es bastante aburrido de esa forma. Mente de una pista. Follar con tres empujes. Es una cosa buena que tenga dinero" "Estoy segura que debe tener alguna cualidad redentora", dijo Sera, pero lo dudaba. Mordisqueó saboreando un poco de queso. "Es poco saludable, por lo que probablemente muera joven. Él sólo puede endurecerse con potenciadores, por lo que las otras concubinas se aburren. Lo más probable es que se le baje conmigo y con una de sus amantes. Eso es redentor"

alrededor durante mucho tiempo. No sólo tiene un problema resistiéndose a las mesas, pierde en ellas y atrae la atención de la manera equivocada" "¿Tipo malo? Eso suena aterrador. Oh, ¿qué es esa pequeña delicadeza ahí?" Sera fingió estar interesada en una torta pequeña y no en el trabajo de Delia de hablar sobre su amante. "He comido doce de ellos ya, y mis piernas lo mostrarán si no tengo cuidado. Sí, sólo era yo, la amante, y su idiota esposa, y de repente él está nadando en dinero. Perry y la demonio son parte de su círculo, y ahora él tiene más mujeres de las que puede satisfacer. Pero no me importa, porque mi armario es mucho mejor que antes de que él empezara a ir en sus pequeños viajes fuera de aquí y al Edge" El exterior relajado de Delia la había contagiado un poco. Una mujer que vivía dentro del cálculo, y Sera necesitaba pisar con cuidado. "Los viajes son agradables. Tiendas en otros Universos. Nuevas cosas. Cosas brillantes" Sera se rió y mostró su nuevo brazalete. "La mayoría de las veces no toma a ninguna de nosotras, pero sí lanza créditos en mi camino cuando regresa" "Nunca he estado en Edge. Parece que fuera terriblemente ilegal y aterrador allí. ¿Qué podría hacer un hombre?” Sera realmente disfrutó el sabroso bocado que se

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Delia giró los ojos. "Por un tiempo parecía que ninguna de nosotras estaría

170

El Club de las Excomulgadas comió, incluso si su estómago había reducido con la noticia de que Giles había viajado a Edge. "Es ilegal, Sela. Tonta, ¿para qué si no iba a ir allí? No hay ojos curiosos de la Federación" Delia se encogió de hombros. "Es él, y..." su sentencia se apagó cuando los gritos del pasillo se hicieron eco hacia donde se encontraban. "Perry ha estado bebiendo otra vez. Idiota. Y Giles está jactándose, sin duda. Dado que los dos están unidos por la cadera, imaginó que terminaré chupando la polla de Perry mientras él finge que soy Giles. Y Giles fingirá que no sabe lo que Perry está

"Bien ahora, eso fue inesperado", dijo Sera secamente mientras miraba a Delia irse. "El interés de Perry en los hombres es muy bien conocido en nuestro circulo" Rina se encogió de hombros y se apoyó cerca. "Él está en su cabeza. Todos lo están. Nadie puede negociar pasando el Edge y seguir con vida. Si fueras una mujer inteligente, y creo que lo eres, aleja a tus hombres de esta multitud" "¿Qué quieres decir?" La alarma corrió a través de ella con la idea de perder a uno de ellos. Y en el riesgo que Rina acababa de admitir de que ellos habían estado tratando con el enemigo. "No puedo decir más" Rina se cerró y comenzó a hablar sobre su nuevo mobiliario, y Sera quería cantar de alegría cuando vio a Ash y Brandt avanzando hacia ella. "Si me excusas, Rina, gracias por tus palabras de precaución y por tu hospitalidad encantadora. Estaré fuera con mis chicos. Esperando ser bien y verdaderamente devastada" Rina besó ambas mejillas, lanzó besos a Brandt y Ash, y los hombres de Sera, cada uno, extendió un brazo para que ella lo tomara. "Creo que les dije a los dos que se comporten", dijo Sera en un ronroneo mientras que se movieron hacia la puerta.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

pensando" Murmuró Delia dirigiéndose hacia el ruido, y Rina soltó una risita.

171

El Club de las Excomulgadas "Esta vez no fue mi culpa, Freka. Algunos hombres necesitan tener cuidado con el licor" Ash lo dijo sin humor, pero enlazó las palabras con condescendencia. Owen se encontró con ellos antes de llegar a la puerta. "Ash, Brandt, pido disculpas por ese lamentable intercambio ahí atrás. Quería invitaros mañana a almorzar. Los Nondaleses tienen un centro de juego bonito, justo al sur de aquí. Es un anexo de Nondal Mayor. ¿Tal vez deseen acompañarnos en la tarde? ¿Podríamos hablar de negocios sin gritos, y vuestra bella dama aquí

"En otras palabras, ‘Mantenla de vuelta aquí, porque las esposas están en este viaje'” Sera pensó que si pudiese moler sus dientes mentalmente, lo haría. "Por supuesto. Estaríamos dispuestos", dijo Ash con suavidad, como si ella fuera echada hacia un lado para pasar el rato con compañeros más adecuados de forma regular. Una cosa era saber que necesitaban acercarse a estos traidores para descubrir lo que estaba pasando, pero otra era vivirlo. Kira estaría allí disfrutando de la atención, mientras que Sera se quedaba con las otras mujeres… mujeres que ellos follaban, pero nunca llevaban a lugares donde las mujeres oficiales eran invitadas. Era un sistema estúpido. "Enviaremos a alguien por ambos mañana, entonces. Fue un placer conocerte, Sela" Le tomó la mano y se inclinó sobre ella, besándola con labios parecidos al papel. "Igualmente, Owen. Espero que tengamos la oportunidad de visitarte de nuevo antes de irnos de Nondal" Ella sonrió, aunque hubiera querido limpiar la mano en la camisa de Ash. Uno de los hombres más jóvenes que había coqueteado con ella y probado su disponibilidad vio que se iba y corrió. "¿Te vas entonces, Sela? La noche sería mucho más dulce con tu presencia" Miró a Brandt y Ash brevemente. "¿Por qué

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

podría ir de compras con las demás?"

172

El Club de las Excomulgadas alejan a esta belleza de nuestra presencia?" Ella quería reírse de cuan tonto era en comparación con sus hombres. "Ash Walker, Brandt Pela, este es Decker Wilhelm" "Estamos llevando a esta belleza a la casa, a la cama. No sabrías qué hacer con ella, cachorro" Brandt casi gruñó. Estaba celoso. Interesante. Ash solo calibró al otro hombre sin una palabra, y ellos la llevaron al exterior. "¡Buenas noches, Decker!" ella lo llamó por encima del hombro mientras

Brandt quería golpear algo. Había tenido más que suficiente para un día. Traidores, gilipollas, el doble juego y los hombres babeando sobre su mujer a izquierda y a derecha. Los celos siguieron el camino a través de él, y no era una sensación agradable, ni una a la que él estuviese acostumbrado. "Más despacio, por favor. Estos son tacones muy altos, y el vestido es largo. Me voy a caer" La diversión y la agitación en su voz eran evidentes. Él se agachó, metió su hombro a la cintura y la levantó. Ella gritó, mientras la sostenía con una mano en el culo, totalmente desnuda bajo el vestido. "Los dos parecen muy cariñosos al llevarme al revés de esta manera. Pero desordena mi pelo, y toda la sangre corre a mi cabeza. No es muy agradable" Ash se echó a reír y le dio unas palmaditas en el culo. "¡Estás desnuda ahí abajo!" "Por supuesto que sí. El vestido es muy ceñido. Si yo llevase bragas, se iban a notar. Bájame" "Si te bajo, te quejarás de lo rápido que estamos caminando", dijo Brandt, sin detenerse. "Me podrías bajar y dejar de correr. Eso sería un buen comienzo"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

continuaban su paseo lejos de la casa y al aire fresco de la noche.

173

El Club de las Excomulgadas "Me gustas aquí arriba. Por lo menos mientras yo te estoy llevando, nadie se ofrece a comprarte o pide que te envíe a su camino cuando haya terminado contigo. Como si alguna vez lo pensara. Que no lo hago. Vamos a dejar eso claro, mujer. Nunca voy a terminar contigo. Y luego algún chico que apenas acaba de dejar el pecho de su madre trata de ligar contigo en mi presencia como si ni siquiera estuviera ahí" Brandt se estaba poniendo muy enfadado. "Él era un muchacho, Brandt. En caso de que tus años sean ahora tan avanzados que no recuerdes lo que era tener su edad, es lo que hacen. Son arrogantes y lanzan

completamente fuera de su liga" Su voz, apagada, se divertía con paciencia. La puso abajo con cuidado y la atrajo hacia él no tan suavemente. Tomó su boca sin pausa y la devoró. "No tienes que estar tan divertida por mis celos", dijo, luchando por respirar después de romper el beso. "Cariño, una chica tiene que disfrutar de estos momentos. Nunca se sabe cuánto tiempo durarán" "No, Sela, no lo tires en mi cara en este momento. Hablo malditamente en serio" "En caso de que lo hayas olvidado, estamos en público con tres cámaras espía apuntando a nosotros en este mismo momento. Sela es todo lo que tengo para dar en esta situación" "¿Qué significa eso?" "Brandt, vas a poner a nuestra querida Sela muy malhumorada. Así que detente" Ash le envió una mirada, y Brandt tragó su enojo por el momento. Le tomó la mano y volvió a caminar, más lentamente esta vez.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

su actitud en todo y tratan con mujeres que son mucho más grandes y

174

El Club de las Excomulgadas "Es una noche hermosa. Demasiado bonita para estar tan enojado" La voz de Sera calmó su estado de ánimo un poco nervioso. Cansado del engaño. Odiaba ponerla en pantalla y tenerla en una posición inferior. Le molestó porque él sabía que a ella le molestaba, y sin embargo lo hacía sin quejarse y bastante bien. En efecto, había demostrado ser muy indispensable. Su capacidad de conseguir los datos la noche anterior había sido ingeniosa. "Mmm, eso se ve muy sabroso", dijo Sera que se detuvo delante del escaparate de

"Tus deseos son mis órdenes, Freka. ¿Qué te gustaría?" Ash besó sus labios suavemente. "Uno de esos, con una gran cantidad de crema de vainilla" Indicó una mezcla de espumoso aspecto, y Brandt hizo una mueca. Ash se echó a reír. “Volveré enseguida. Brandt, ¿te gustaría algo?" "Un zumo de purri caliente estaría bien" Ash desapareció en la tienda, y Brandt la atrajo cerca para mirarla a los ojos. Ella sonrió y extendió la mano para acariciar con la parte posterior de sus dedos el mentón. "Tan apuesto. Me gusta mirarte" Él probó sus labios porque lo necesitaba, necesitaba conectar y saber que ella sentía lo mismo. "Quiero todo de ti" Sus ojos se cerraron por un momento antes de abrirlos otra vez, ese azul profundo mirando dentro de él. Ash salió entonces, sosteniendo una bolsa en una mano y la bebida de Brandt en la otra. "Vámonos. Estoy muy hambriento”

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

una pequeña panadería y tienda de dulces.

175

El Club de las Excomulgadas

Capitulo 17 "Me gustaría decir para que conste, que preferiría estar de vuelta en casa con mi polla dentro de un cálido y dispuesto coño" Ash estaba molesto desde que Sera le había dado con mal humor una palmada en la mano y hundido la cara en la almohada esa mañana, cuando los hombres habían despertado para salir. Brandt resopló. "No te desquites conmigo. Tú eres el que la mantuvo hasta casi el

"Sí, bueno, eso fue bastante agradable. Pero yo quería follarla antes de venir aquí, también. Ella golpeó mi mano apartándola" Realmente, ella había abofeteado su mano y le había dicho que le dispararía en la cabeza si no la dejaba volver a dormir. Menos mal que añadió ese poco acerca de los disparos a través del enlace. Él se había olvidado de cómo era dormir lo suficiente. Ash sonrió ante lo sedienta de sangre que era ella. "Esto sería mucho mejor si ella estuviera aquí", dijo Brandt. La conversación ciertamente lo habría sido. Ash odiaba este tipo de salida de juego. Casinos y juegos de salón no eran entretenidos para él en lo más mínimo. Los hombres con más dinero que sentido común, perdían más de lo que podían pagar. Y él habría apreciado que ella se hubiese hecho cargo de toda la situación. Cuando regresaron a casa la noche anterior, el sexo había sacado la mayor parte de las discusiones fuera de la agenda, pero habían comentado, brevemente, la creciente evidencia que apuntaba a Giles Stander y a Perry, así como la convicción de que Owen Alder y sus conexiones con los corredores de armas podrían ser la clave. Si Kira estaba involucrada aún era un interrogante. Los comentarios de Rina y Delia por la noche y el día antes sobre Kira pesaban en su contra. Pero Ash, que estaba convencido de la inutilidad general de Kira, no sabía si era una traidora.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

amanecer lamiendo helado de todas sus mejores partes"

176

El Club de las Excomulgadas Brandt dio un sorbo a su bebida. "No está, así que supéralo. Dormía y luego le darán un masaje antes de ir a almorzar con sus nuevas amigas" "Afortunada ella. Y mejor que ese masajista sea mujer" "Ash, realmente suenas celoso por una concubina. ¿Has caído tan bajo desde que nos separamos?" Kira se insinuó mientras tomaba el codo de Brandt. "Kira, pórtate bien", le advirtió Brandt. Las esposas estaban en esta excursión, lo que significaba que Kira estaba allí y había estado acechándolos todo el día. Giles

era que Owen dejara de dar evasivas y que llegara al condenado punto. Tenía una mujer que lo esperaba de vuelta en la casa, y quería que esta operación terminase para poder volver a casa y comenzar una vida real. "Es tan tuyo jugar con el cebo" dijo Ash sin calor. Él se aburría con su maldad hastiada. Era su segunda naturaleza ser una perra, y todo lo que él podía hacer era estar jodidamente contento de que lo dejara en libertad. "¿Qué te importa, de todos modos?" "Te estás rebajando, y debido a que estuvimos casados, se refleja en mí. Es patético que ambos estén involucrados con ella. Espero ese tipo de cosas de una mujer de su estatus. Pero los dos han nacido mejor. Ash siempre muestra poco juicio. Él tiene gusto por las mujeres plebeyas. Pero tú, Brandt, ¿cómo crees que una mujer en situación de contraer matrimonio verá esto?”, se burló ella mientras hizo un gesto con la mano entre Ash y Brandt, "¿qué crees que estás haciendo?" Brandt realmente gruñó bajo en su garganta, y Ash tocó el hombro de su amigo. "Veo a Owen, vamos a hablar con él, ¿de acuerdo?" Con esto, se levantó, dio la espalda a Kira y se alejó. ***

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Stander había estado notoriamente ausente en la reunión, y todo lo que Ash quería

177

El Club de las Excomulgadas Brandt se inclinó a su hermana y entrecerró los ojos. "Ten cuidado donde pisas, Kira. Cesa con este alboroto y comunícate de regreso a casa. No es de tu incumbencia. Me parece, que tienes tus propios problemas para enfrentar" "¿Qué quieres decir?" Su mirada, que brillaba con malicia, se deslizó de la suya. La conocía y había trabajado lo suficiente encubierto para ver la alarma ligera en sus ojos. Él tenía que saber si estaba metida. "Quiero decir, las compañías que mantienes no son tan honradas como aparentas.

"¿Me estás amenazando? ¿Mi propio hermano?" Ella trató de recuperarse usando su indiferencia contra él, pero él lo alejó. "No, Kira. Te lo advierto. Si tienes algo que te preocupa, sabes que puedes venir a mí o a papá, ¿no? Te protegeremos, te ayudaremos. Pero hay algunas cosas que cuanto más te metes en ellas, menos podremos hacer. Esta gente con la que está involucrada Perry, ¿sabes qué son?" Se puso de pie, esperando que ella lo tomara en serio y confiara en él. "No sé de qué estás hablando, Brandt. Voy a buscar a mi marido ahora" Su cuerpo se puso rígido. "Haz eso, Kira" No debería haber dicho todo lo que dijo, pero ella era su hermana. Tenía que pensar si estaba involucrada, podía no saberlo o realmente no haber pensado en las consecuencias. Vio a Ash con Owen y se dirigió en esa dirección. ***

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Si haces un examen más detenido, debes estar segura de poder soportarlo”

178

El Club de las Excomulgadas Sera se despertó sola y oliendo a helado. Sonrió mientras se extendía, todavía un poco pegajosa de las últimas horas cuando Ash la había probado con su lengua hasta que había suplicado. Él había intentado despertarla para más sexo antes de que él y Brandt se fueran, pero no había conseguido dormir lo suficiente y alejó sus manos exploradoras. Recordaba vagamente haberle enviado una amenaza a través de su conexión mental, y que él golpeara el cachete de su culo desnudo como advertencia. Y promesa.

mal, porque el castigo era tan delicioso. Amando estar sola, a pesar de todas las cámaras y el equipo de espionaje — malditos pequeños curiosos desviados Nondaleses — se comió un desayuno al aire libre antes de tomar un largo baño y salir. Su acompañante dio un paso atrás y la dejó comprar, sin interferencias. Compró un montón de cosas para sí misma, pero quería escoger regalos para Brandt y Ash. También tomó un par de pendientes para su madre. Los enviaría a casa una vez que regresara a Borran. Los empleados de la tienda comentaban acerca de ella, sin saber que entendía Nondales. No fue algo demasiado horrible, algunos comentarios acerca cómo Ash sería en la cama, un poco de arrugar la nariz por haber follado su camino hacia la comodidad cuando algunas mujeres trabajaban y no se degradan. Era algo con lo que Sera había sentido afinidad, pero después de tomar esta tarea y de conocer algunas de las otras concubinas, las entendía más. Entendía la falta de opciones que llevaba a algunas de ellas a la vida que tenían. En realidad, sentía mucha menos lástima por aquellas que pensaban que era un acuerdo de negocios que las que realmente amaban a los hombres que servían. Esos hombres no eran Ash y Brandt, y mientras ella estaba segura de que muchos de

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

No es como que se quejara. A veces una chica simplemente necesitaba portarse

179

El Club de las Excomulgadas ellos mostraban a las mujeres a su lado un cierto grado de calidez y afecto, no era algo oficial. Y en su mundo, no era suficiente protección. Los caprichos del destino significaban que las mujeres sin estatus oficial estarían obligadas a perder la posición que tenían cuando sus protectores se aburrieran o murieran. Sera se estremeció, contenta de que todo esto fuera un ardid. Ella no era una concubina, y tenía una carrera que la mantendría pasara lo que pasara. Las amplias avenidas de su nivel de la ciudad estaban llenas de hojas: grandes árboles, macetas rebosantes de bellas flores. Hasta allí, la vida era buena. Un

transportando a las personas a donde era necesario. Ningún otro vehículo, excepto el tranvía y bicicletas para las entregas rápidas, por lo que las calles estaban abiertas y seguras. En el silencio, los pájaros cantaban, y los sonidos de la gente riéndose y mezclándose en los cafés al aire libre y pequeñas zonas sonaban en el aire. Era como si los niveles oscuros, húmedos y sofocantes de la ciudad no existieran. Los trabajadores de la planta superior se encontraban en un nivel un tanto más abajo, no era tan malo como los demás, pero no tan bueno. Por lo tanto, si el comerciar tu cuerpo con un hombre rico que te metía en el aire fresco y sol, ¿era realmente tan terrible? ¿Podría realmente hacer un juicio tan duro? Ella había tenido opiniones morales sólidas como una roca, y los últimos diez días los habían retado seriamente. Se había visto obligada a buscar en sí misma y examinar sus propias reacciones hacia Ash y su matrimonio, y no era cómodo. "Sela, cariño, ¿qué estás haciendo?" Sera apartó de la ventana de la tienda para hacer frente a Rina. "Hola. He estado de compras antes de ir a tu almuerzo. Te ves hermosa como siempre" Sera la besó en la mejilla.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

tranvía de movimiento lento corriendo arriba y abajo en la mitad de la avenida,

180

El Club de las Excomulgadas "Bien, ven junto a mí entonces. He recibido una comunicación de Tifrit. Aún están jugando, por lo que deberán pasar unas horas antes de que regresen. Él cree que no tengo nada mejor que hacer que sentarme y esperar a que aparezca” Rina giró los ojos. "¿No tienes un acompañante?" Sera miró a su alrededor. “No. Se supone que debo, pero tendrían que lidiar con la ira de Tifrit si alguien me acosase. La mujer de Tifrit no necesita una escolta, ¿por qué yo sí?" dijo Rina, y

"Imagino que se vuelve tedioso tener que ser escoltado por todas partes" "Entre otras cosas, sí. Es molesto para estar siempre expuesta" Rina se echó a reír cuando ella atrapó la mirada de Sera. "¿Qué? ¿Asumiste que no sabíamos nada? ¿O que no nos importaría?" "Supongo que pensé que habían hecho las paces con ello" "¿Lo has hecho tú?" Rina abrió la puerta, y pasaron rápidamente al interior. El acompañante se despidió, y por el momento sólo estuvieron Rina y Sera allí. "¿He hecho las paces con ser supervisada en todas ocasiones aquí en Nondal Mayor?" "Aquí, vamos a beber mientras nos ponemos filosóficas, ¿quieres?" “Bien, las mujeres a menudo saben cosas ya sea porque los hombres les dijeron o porque hablaron como si no estuvieran allí” Rina era mucho más lista de lo que Sera le había dado el crédito. "Me gusta que no seas una idiota" Rina le entregó una copa de licor ámbar humeante, y Sera la tomó, respirando el olor. "Bien, gracias. ¿Así qué me cuentas? ¿O no es este el lugar?" Sera quería escuchar lo que Rina quería compartir.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

comenzaron a pasear hacia su casa.

181

El Club de las Excomulgadas "Es un lugar tan bueno como cualquier otro" Rina se encogió de hombros y se sentó. "¿He hecho las paces con mi situación? ¿Con estar en la sombra de otra mujer durante el tiempo que Tifrit sufre mi presencia en su vida? ¿Qué piensas? ¿Cómo te hace sentir, Sela? Veo la forma en que los miras, esto es más para ti" Sera suspiró. "¿Cómo puedes estar en paz con una pequeña porción de lo que deberías poseer completamente, pero no puedes, gracias al nacimiento? ¿Soy menos digna, porque mi madre está sin clasificar? Menos digna que una mujer como Kira Pela-Walker?"

ella pisa peligrosamente, y tus hombres también. Mi Tifrit juega en aguas demasiado profundas para un concejal de Nondal, pero su orgullo lo empuja lejos de la costa. Y hombres como Owen y Perry prosperan con gente como Tifrit" Sera quería decirle que llegara al punto alrededor del que bailaba, pero ese no era el estilo de Rina, por lo que esperó, tratando fuertemente de ser paciente. "Pero hay otras que están en posiciones aún más precarias, como Delia, por ejemplo, Giles no es un tonto, él es peor. Tiene deudas y está hambriento de dinero y atención, pero es demasiado débil para ponerse en el camino que un hombre normal debería. Lo de haber nacido donde tú y yo, sabemos lo que significa excavar nuestra salida, para subir y trabajar. Estas personas calificadas no. Y por eso acaban borrachos, se meten en deudas como Giles, sombras tristes como Tifrit o traidores sin alma como Owen. Los Brandts y Ash del mundo son raros, pero incluso Ash volcó a un lado su amor antes de Kira Pela" Los ojos de Rina se redujeron un momento, y el corazón de Sera batió un poco más rápido, preguntándose si lo sabía Rina. "¿Qué está ocurriendo, Rina? Si mis chicos están en peligro, yo querría saberlo. Tú misma has dicho que viste cómo los miraba. Los amo profundamente a ambos" Sera no tenía que actuar en ese punto.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Por lo menos la esposa de Tifrit es una tonta. Mujeres como Kira no lo son. Pero

182

El Club de las Excomulgadas Rina le apretó la rodilla."Lo sé. ¿Incluso si te dejan? ¿Si eligen una esposa de las mujeres que no son de los estratos de nuestra clase?" Ella hizo una pausa y miró a Sera de nuevo. "Supongo que tengo la respuesta contigo aquí sentada, ¿no? Los tiempos son peligrosos, Sera. Algunas asociaciones es mejor cortarlas. Si yo conociera a alguien que considerara involucrarse con gente como Stander y Owen, les diría que subieran a un transporte y regresasen hacia el Centro. El Borde es menos y menos seguro. La gente con la que está involucrada Owen, las cosas que hacen... Temo, y es probablemente demasiado tarde para mí. Pero no para ti. Vete

Antes de Rina pudiera decir cualquier otra cosa, las campanadas en la puerta sonaron. "Ah, los huéspedes. Vamos entonces y tengamos un almuerzo agradable" Rina se puso de pie, y Sera le tocó el brazo. "Gracias. ¿Te puedo ayudar en algo? ¿Tal vez te gustaría venir y visitar conmigo Ravena?" Si las cosas eran tan peligrosas, Rina acababa de arriesgar su vida al hablar para advertirles. Sera que no podía irse sin tratar de darle algo a cambio. "Quizá te contacte más adelante", dijo Rina en silencio mientras iban a la puerta. En el momento en que se abrió, su seriedad había desaparecido, sustituida por la sensual, juguetona Rina; una a la que Sera no estaba acostumbrada. *** "Perry me dijo que has estado muy desinteresado en los negocios familiares. ¿Por qué ahora?" Owen Alder miró sobre Ash con un ojo atento. Ash se echó hacia atrás y encendió la punta de un palo de fumar. "Mi falta de interés, como él lo llama, ha sido mantener a mi Familia tan poderosa como ha estado por generaciones. Es mi trabajo, junto con mi Padre, lo que nos hemos mantenido fuertes. Pero lo que me parece más interesante es que mi primo tenga mucho que decir acerca de mis motivaciones cuando apenas me conoce. ¿Por qué, qué te parece?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

mientras puedas"

183

El Club de las Excomulgadas "Creo que es porque no confía en ti" "Ah, la honestidad. Refrescante en un compatriota de mi primo. Insólito, y una calidad que no tienen en grandes porciones" "He tratado con él, me hizo conseguir dinero y me ayudó con problemas. Eres un desconocido ¿Por qué debería confiar en ti lo suficiente como para dejarte entrar en nuestras relaciones?", preguntó Owen. Ash dejó escapar el humo fuerte y levantó una ceja. "Llevo las marcas, él no lo

honor y rango. Su hermano mayor ni siquiera las tenía. Había demostrado ser un miembro de honor de la Familia Walker, y su lugar y rango eran incuestionables. Ash había ganado las marcas por sus veinte años luchando en guerras dentro del Universo y demostrando ser leal. Owen asintió con la cabeza. "Y ahí está el problema, ¿no? Las marcas son de un hombre de honor. Honor que es incuestionable. No estoy buscando honor, estoy buscando lealtad. Perry es leal. Tú eres honorable" ¿Cómo podría Ash discutir con eso? Era la verdad, y Owen entendía la diferencia de una manera que Perry nunca pudo. A Perry no le gustaba tener que compartir el poder. Ash se encogió de hombros. "Todo depende de ti. Estoy seguro de que eres consciente de que la línea de mi Padre controla las finanzas de Walker y no mi tío. De un modo u otro, tendrás que pasar por mí, porque ambos sabemos que Perry es débil y creará problemas en el futuro" Owen lo miró de nuevo, una vaga sonrisa en los labios. "Nuestro negocio no es tan típico como para que eso sea necesario, Ash" "¿Y qué negocio es, entonces? No me gusta este vago apuntar e inferir. Muéstrame algo tangible"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

hace" Las marcas en la parte posterior de la cabeza de Ash eran un indicador de

184

El Club de las Excomulgadas "Pareces muy interesado en los detalles" "Por supuesto que sí. Me trajiste aquí para ofrecerme una asociación de negocios, y ahora juegas a hacerte el tímido. Puedo comprar y vender grano o ropa de mujeres con cualquiera. ¿Por qué debería ser tan secreto aquí?" Los ojos de Owen revoloteaban alrededor de él, haciendo un balance. "Hay algunos temas que estamos aclarando en este momento" A Ash no le gustaba el sonido de eso. Pellizcó el extremo del palo y lo eliminó.

Lo mejor para Ash era actuar de esa manera. La desesperación traería sospecha. La reserva le serviría mejor. Owen asintió con la cabeza. "Las cosas están un poco inestables en este momento. Sin embargo en poco tiempo deben resolverse, y estaré en contacto" Algo había cambiado. Ash estaba casi seguro de que no era su cubierta resbalando. Él estaría muerto o por lo menos, alguien hubiera tratado de matarlo si ese fuera el caso. No, era otra cosa, y tenía una necesidad muy poderosa de comunicarse con Sera. Él asintió con la cabeza y se volvió, mirando a los ojos de Brandt. "Algo está pasando fuera. Sera, ¿estás bien?" Brandt hizo sus despedidas, y se dirigieron hacia el transporte privado que los llevaría de regreso a la casa. "Sí, estoy aquí. ¡Tengo tanto que deciros cuando os vea! Hay mucha gente aquí ahora, No consigo concentrarme en participar en dos conversaciones a la vez" Ash se relajó un poco al oír su voz y saber que ella estaba a salvo. "¿Qué infierno está pasando?" Brandt exigió. "Algo ha cambiado. No sé qué, pero quiero que estés en guardia. Vamos por ti. No salgas con nadie o vayas a cualquier parte hasta que lleguemos por ti", dijo Ash a Sera.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Sabes dónde encontrarme, cuando y si realmente quieres hacer negocios"

185

El Club de las Excomulgadas "Soy bastante capaz de protegerme" La molestia en su voz era tan clara, Brandt lo miró y se rió en voz alta. "Compláceme" El paseo terminó con relativa rapidez, y Brandt fue con él para buscar a Sera de

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

casa de Rina.

186

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 18 A Brandt no le gustaba la expresión del rostro de Ash. Ni un poco. Una cosa era antes de que Sera estuviera en su equipo, pero ahora las dos personas que significaba más para él en el mundo estaban allí. Él protegería a Sera con su vida, tanto si a ella le gustaba como si no. Rina misma abrió la puerta y les envió una sonrisa sexy. "¿No creo que podamos

guiñó un ojo. Ash se inclinó en una reverencia y besó su mano. "Tan hermosa como eres, me temo que Sela nos ha echado a perder para todas las otras mujeres" "Y ella os encontraría y cortaría vuestros corazones", dijo Sela mientras caminaba hacia la puerta. "Eso también, dulzura. Hemos llegado a recogerte y llevarte a cenar. ¿Estás dispuesta?" Brandt se relajó un poco cuando ella le tomó la mano, y él la hizo girar cuidadosamente contra él, amando su risa. "¿Cómo me niego a dos hombres semejantes? Rina, gracias por una tarde encantadora" "En cualquier momento, Sela. Sé que te irás pronto, pero espero que nos veamos antes de que te vayas" Brandt pensó que era extraño, pero se quedó en silencio. "Por supuesto" Sera besó a Rina, abrazándola antes de volver a ellos. "Todo listo entonces. Necesitaré descansar primero, sólo he comido hasta no hace mucho tiempo"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

hacer un intercambio? ¿Podría ir con los dos y Sela podría quedarse aquí?" Ella les

187

El Club de las Excomulgadas "Ahora, dinos lo que está pasando" Brandt caminó rápidamente, manteniendo a Sera entre él y Ash. Ash les contó la conversación que había tenido con Owen y de sus sospechas de que Owen estaba tramando algo. "Algo está pasando. O está a punto de ocurrir. Él está asustadizo, y sus comentarios fueron de mal agüero" "Creo que podemos seguir adelante con una suposición bastante segura de que es el grupo que trata con los Imperialistas. Las coincidencias y las conclusiones se siguen acumulando" Preocupado Brandt mantuvo el labio inferior entre los dientes un momento. "¿Qué te dijo Rina?"

graves. Creo que, teniendo en cuenta lo que dijo, está discutiendo el desorden con los Imperialistas" "¡No vas a volver allí! Puede saber quién eres. No puedo creer que te hayas quedado" Brandt quería arrastrarla sobre sus rodillas y darle nalgadas. "No sé cómo, no había fotos mías en ese tiempo, y tengo un aspecto diferente. Ella no vino directamente y lo dijo, pero ciertamente tengo un presentimiento sobre lo que dijo. Pero no es que yo esté cubierta. Ella sólo piensa que estoy de vuelta con Ash, después de todos estos años. Arriesgó mucho para decirme lo que dijo, para avisarme. Si quería hacerme daño, habría policías en la puerta. Tenemos que conseguirle una salida. Ella no tiene que tomarla, pero quiero darle la opción. Si se queda y esto se rompe, ¿quién se preocupará por una amante o una concubina? Especialmente aquí. Ella no tiene ninguna protección real” “Conseguiremos algunos créditos para ella. Lo suficiente para que obtenga unos nuevos documentos de identidad y un billete hacia el Centro. No puede venir a ti, es muy peligroso para ambas. Pero hay gente que la ayudará” Ash le besó la mano mientras paseaban. "Una última cosa: Delia estaba muy nerviosa hoy. Llegó tarde y no en el sentido de estar de moda. Estaba nerviosa y no es su costumbre auto-recomponerse” "Giles no estaba en la salida de hoy” Brandt suspiró, abriendo la puerta de su casa.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Entonces Sera les habló de su conversación con Rina. "Sus advertencias eran muy

188

El Club de las Excomulgadas "Alto. ¡Alguien ha estado aquí!” Sera caminó dentro "¿Cariño? ¿Has regresado aquí antes de que los dos vinieran a recogerme?" Brandt la empujó hacia atrás, tratando de no ser obvio al respecto. "No. ¿Por qué?" "Dejé la habitación un poco desordenada cuando me fui antes. Pero no así. Mis cosas se han movido" "¿Expertos o principiantes?”

torpes. Creo que debemos dar aviso, y creo que necesitas notificar a las autoridades. No van a encontrar nada que nos implique a menos que haya sido colocado a escondidas” "No entren en la sala. Voy a llamar y conseguir a alguien aquí de inmediato" Ash la tuvo sentada en el banco justo al otro lado de la puerta principal. "¿Por qué alguien haría esto? ¿Dejaste algo de valor frente a una ventana?" Brandt pasó una mano hacia arriba y abajo por su brazo. El miedo corría por él con el pensamiento de que ella estuviese amenazada. "Cariño, soy una niña grande. Todas mis joyas caras están en la caja fuerte. Me pongo todo lo demás" “¿Los datos de la mina?” Si el que había irrumpido los había encontrado, serían expuestos. “El chip se encuentra en mi pelo. Lo he tenido conmigo todo el tiempo” Momentos después, Ash regresó con dos funcionarios Nondaleses a cuestas junto con el gerente de la hospitalidad. "Quédate aquí. Vamos a hacer un recorrido por la casa" dijo Ash antes de desaparecer por la puerta frontal.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

“Hay diferencia suficiente que noté incluso si no estuvieran especialmente entrenados. Son

189

El Club de las Excomulgadas Regresó poco después. "Parece que nada ha sido robado" Ash miró a las autoridades por un momento antes de hablar a través del enlace. “Pero la consola de comunicaciones ha sido manipulada. No lo mencioné a las autoridades, pero vamos a mirar cuando estemos solos” "Los mudaremos inmediatamente. Estamos terriblemente tristes y muy aliviados de que ninguna de sus pertenencias fueran robadas" Uno de los enlaces de hospitalidad miró con un poco de pánico bajo el escrutinio de Ash. "Me siento muy incómoda en este momento. Mientras nuestras cosas se están

la mano en la garganta. Normalmente, no estaría permitido. Los transportes se encontraban fuera del ámbito de la vigilancia Nondalesa. Hablando de vigilancia. . . "Nos gustaría ver las imágenes de vigilancia. Envíelas a nuestra unidad de comunicaciones de nuestro transporte, por favor" Brandt miró a Sera un largo rato antes de pasar a los funcionarios que parecían doblemente incómodos. "Señor, no tenemos las áreas privadas en vigilancia", declaró el oficial de policía a cargo. Ash cruzó los brazos sobre el pecho. "Por supuesto que sí. No era una petición. Envíelo. Sera, entra y vamos a meter todo en las maletas. Tendremos nuestras bolsas enviadas a los nuevos cuartos antes de volver a los anillos de acoplamiento" Brandt los siguió, cerrando la puerta. Sera rápidamente guardó sus cosas, y Brandt cogió su unidad de comunicación antes de dejar al enlace saber que iban a volver en algún momento posterior. "¿Sr. Pela?" Brandt se volvió hacia el enlace.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

moviendo, me gustaría ir a nuestro transporte por un tiempo" Sera se puso de pie,

190

El Club de las Excomulgadas "Tendremos todas las imágenes que podamos obtener enviadas a su unidad de comunicación. Sentimos mucho todo esto. Este es un suceso inaceptable e inusual aquí en Nondal Mayor" La mirada del enlace era claramente incómoda.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Estoy seguro de que es así"

191

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 19 Ash hizo un barrido cuando ellos entraron al interior del trasporte. Su propia seguridad había informado de que nadie había intentado subir a bordo y romper el sello, pero Ash quería estar doblemente seguro. Sin embargo, Sera sabía que estarían controlados con micrófonos de alta potencia y dispositivos de escucha, especialmente a la luz de lo sucedido en la casa. El ardid

manejarlo todos los días. "Cuarto revisado. Veamos lo que han enviado. Veamos las imágenes de vigilancia, mientras Ash examina la unidad de comunicación para ver que puede encontrar" Brandt la empujo hacia él. "¿Estás bien?" "Sólo un poco nerviosa. Sobreviviré" En realidad, estaba nerviosa. Una cosa era que le dispararan y hacer frente a la guerra en las trincheras. Eso era sencillo. Te disparaban y respondías al fuego. Estaba claro. Pero lo que hacía, lo que ellos estaban haciendo ahora, no estaba claro para nada. Estaba metida en ello por engaños y eso se la estaba comiendo. Más allá de la molestia de tener que soportar el abuso de gente como Kira, debido a su percibida - y real - diferencias de estatus, estaba el tener que fingir ser alguien que no era. Todos lo hacían, porque todos los demás a su alrededor desempeñaban un papel también. Ella no sabía qué creer. ¿Estaba Rina tratando de ayudarla? Si era así, ¿se trataba de ella y de su amante? ¿Podría Rina volverse en contra de ella por su propio beneficio? Sera odiaba creer lo peor de las personas, a diferencia de Ash, que había sido por auto-preservación. Y sin embargo, lo que estaban haciendo traía la desconfianza sobre su enfoque.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

pesaba mucho sobre sus hombros, y no sabía cómo los Nondaleses podían

192

El Club de las Excomulgadas "¿Estás bien ahí dentro? Pareces perdida en tus pensamientos" Brandt la sentó y cargo el material del archivo de vigilancia, mientras que Ash se sentó con un gruñido y empezó a escribir en el teclado para hackear la unidad de comunicación y ver lo que había sido manipulado. "Estoy bien. De verdad. Ellos sospechan de nosotros. Alguien lo hace y me preocupo por ti y Ash" Él sonrió y su hermosa cara se transformó en algo inocente y bello. El corazón de

La expresión de él se suavizó, y él la besó, tocando sus labios con los suyos. "Eres buena para mí" "Espero que lo sea. Espero serlo. Los dos lo significan todo para mí. Quiero ser digna de vosotros" Ella lo dijo sabiendo que era un riesgo, pero no quería esconderse, incluso por un breve momento. El chasquido de las teclas se detuvo cuando Ash se trasladó a unirse a ellos, de rodillas frente a ella. Él puso su cabeza en su regazo y Brandt, sentado tan cerca de ella que tocaba su muslo, simplemente sonreía. Espontáneamente sus manos fueron a la suave piel de la cabeza de Ash. "Estos momentos en los no te escondes en ti misma significan mucho" Los ojos de Brandt miraron directamente a su corazón, el corazón tronando en su pecho, porque se había expuesto tanto. "Somos nosotros lo que necesitamos trabajar para ser dignos" El aliento de Ash era caliente en los muslos. Las manos de Brandt deshicieron las ataduras que sostenían la parte superior de su vestido, sus dedos tocaron encima de su cuello y su pecho. El aire frío pasó por sus pechos mientras el material se deslizaba.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Sera golpeó cortando su respiración. Le tocó la cara. "Eres tan hermoso"

193

El Club de las Excomulgadas "He estado muriendo por ti todo el día” Suspiró Brandt. "Nunca he necesitado a nadie la forma en que te necesito" Las manos de Ash se trasladaron hasta las pantorrillas, extendiendo sus muslos mientras empujaba su vestido fuera del camino dejando al descubierto su coño. "Estos son sexys", dijo Ash con su voz ronca como la noche. Infaliblemente su dedo medio la acarició suavemente encontrando su clítoris ya hinchado y pidiendo atención incluso a través del delgado material de las bragas que llevaba puestas. Brandt pellizcó sus pezones entre el pulgar y el índice apenas dándole un poco de

El sonido de tela rompiéndose pasó a través ella en su neblina sensual mientras Ash lanzaba sus bragas - otro par en ruinas - por encima de su hombro y la abrió de par en par a su mirada. "Tan bella, húmeda y rosada. Tu olor va directamente a mi polla" Sumergiendo su cabeza, le dio un devastador beso a su coño, uno que la dejó sin aliento. "Las manos sobre el respaldo del sofá. En cuclillas y con los muslos abiertos" Ash la miró con los labios brillantes de su miel. Estuvo a punto de caerse por cumplir deprisa y él se rió entre dientes. Un gemido de placer escapó de sus labios cuando él volvió a su trabajo lamiendo y comiendo la carne de su coño, prestando especial atención a su clítoris. Sus dedos se clavaron en el material suntuoso del sofá, agarrándose fuerte para mantener el equilibrio. "Eres tan hermosa ahí con la boca de Ash adorándote como la diosa que eres” Brandt se puso de pie. Ella lo miró absorta, cuando se desabrochó y abrió el pantalón. Él sacó su polla acariciándose un par de veces, aunque no parecía que necesitara ayuda. Afilados golpes cargados de energía eléctrica pasaron la atravesaron mientras Ash la devoraba. Tomó toda su concentración el no dejarse ir, no dejar a su cabeza ir hacia atrás. Pero la visión de Brandt en movimiento hacia ella mantuvo su enfoque.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dolor y ella se arqueó con un grito cuando el estallido de sensaciones la atravesó.

194

El Club de las Excomulgadas "¿Quieres mi pene?" La voz de Brandt era un terciopelo bajo, fascinante. Su coño liberaba más miel, y Ash gimió de placer haciendo eco a través de su cuerpo. Ella asintió con la cabeza lamiéndose los labios. Sus pezones apuñalando hacia adelante, sacudió sus caderas contra la boca de Ash. No podía apartar los ojos de Brandt o de la cabeza de su polla, brillante con una gota perlada de semen. Ash metió dos dedos en su vagina, con fuerza, empujándolos y acariciando por encima de su punto dulce hasta que estalló con un grito de sorpresa. Y Brandt todavía avanzaba, levantándose sobre el borde del respaldo del sofá y

comenzaba a jadear de placer por la conducción implacable de la boca de Ash. "Chúpame la polla. Tómala toda, mantenme húmedo" Los dedos Brandt se deshicieron de los pasadores que sujetaban su pelo, agarrándolo en un puño, guiando su cabeza hacia abajo mientras sostenía su polla con la otra mano. Su sabor era salado y picante, llenándola mientras su lengua se arremolinaba en la cabeza y alrededor de la cresta. Él gruñó cuando ella utilizó la punta de la lengua para cavar en el punto sensible justo debajo de la rendija. Y dentro del punto sensible. En el fondo, la unidad de comunicaciones sonó como si hubiera encontrado algo. Pero Ash no se detuvo y los dedos de Brandt se apretaron en su pelo, instándola a aumentar la velocidad mientras él se arqueaba, con sus caderas hacia arriba para encontrarse con su boca. Ella descubrió ese lugar dentro de ella, en calma, un espacio tranquilo donde se envolvía en su sumisión y alivió su garganta. Respiraba por la nariz manteniendo la hermosa y hábil polla de Brandt y tragando una y otra vez. Sus gemidos y otros sonidos de placer eran como un examen físico de caricias. "Eso es todo", canturreó Brandt.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

sentándose, con una pierna a cada lado. Él se deslizó hacia ella mientras ella

195

El Club de las Excomulgadas Ash movió la boca lejos y ella gritó por la pérdida de la sensación, pero sus manos la ajustaron de modo que la volvió hacia el respaldo sofá y la sostuvo de nuevo. Brandt se movió para colocarse detrás del sofá y su polla paró a nivel de sus ojos. Cuando la polla de Ash se estrelló contra su coño, ella gritó con la boca llena por la polla Brandt y él se rió entre dientes. "Voy a joder tu linda boca mientras Ash folla tu delicioso coño" Ella gimió por el absoluto erotismo de las palabras, por su tabú mientras Brandt presionaba en su boca. Ella se aferró, encontrando su nuevo lugar tranquilo

en el coño, los suaves suspiros y gruñidos se reunieron con los olores del sexo, el almizcle de la masculinidad, el embriagador aroma dulce de sus jugos combinados en un potente brebaje. Brandt apretó las manos sobre su pelo mientras se acercaba al clímax. Ash empujaba en su coño dando duros pero cortos empujes. Sus pezones raspaban contra el sofá, y uno de los dedos de Ash encontró su clítoris y lo presionó con fuerza, enviándola a un orgasmo que no esperaba. Brandt gimió y comenzó a venirse, llenándola con su sabor casi abrumador mientras trataba de tomarlo con su clímax golpeado sus sentidos. Él finalmente dio un paso atrás, besando la parte superior de la cabeza. Una y otra vez, Ash la folló. El sofá retrocedía cada vez que empujaba en su casa. Él susurró contra la piel de su espalda, le dijo que la quería, la adoraba. Todo lo que ella podía hacer era mantenerse físicamente bien. Y apenas emocionalmente. Y finalmente, con un rugido áspero, Ash llegó mientras empujada en sus profundidades por última vez. "Eres mía, Freka. Siempre" Él se salió besando su hombro. Ella colapsó en los cojines y Brandt se echó a reír. "Y mía. Descansa, ¿por qué mientras no nos fijamos en lo que podemos ver?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

mientras él la penetraba. Los sonidos de la sala, las bofetadas húmedas de su polla

196

El Club de las Excomulgadas *** Ash se quedó mirando la pantalla de la unidad de comunicación y gruñó con ira. "Trataron de introducirse en los registros de mis finanzas. Sin éxito, pero trataron. En los tuyos también, Brandt" "Eso podría ser bueno y malo. Sólo están tratando de ver si se puede utilizar algo en contra de nosotros, como Stander" Brandt miró la pantalla con el vídeo de vigilancia subido. "Es casi como si ellos supieran exactamente dónde estaban las cámaras" dijo Sera cuando

"Ya lo creo" Los intrusos mantenían sus rostros hacia abajo y lejos de las cámaras en la sala. Se habían dirigido directamente a la unidad de comunicación y comenzado a meterse mientras que otro hombre de brazos cruzados pasaba por sus cosas. Ash miró como uno de ellos respondía a una unidad de comunicación personal, y se apresuraron a salir. "Parece que les advirtieron" "Cariño, parece como si alguien lo hubiera llamado a casa para la cena" Sera se movió, pasando más cerca para mirar y Ash se acercó a la pantalla. "Interesante" Ash miró a Brandt. No había sonido, salvo el chirrido de la unidad de comunicación personal y el breve sonido de la persona cuando respondió. "La marca de tiempo es cerca cuando tú me llamaste a través del enlace y me preguntaste si estaba bien" "Creo que es demasiado grande para pasar por alto la coincidencia. Era alguien en la sala de juegos o alguien actuando para ellos" Ash se pasó una mano sobre su cabeza, un gesto físico que hacía cuando estaba pensando, pero el brillo en los ojos de Sera le llamó la atención.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

se sentó, poniendo su vestido de nuevo bien.

197

El Club de las Excomulgadas "¡Para eso, Freka! Tengo el olor de tu coño por todas partes en mí, y aún así quieres más” Ash sonrió y ella se rió. "¿Tenemos que volver allí? ¿No podemos quedarnos aquí hasta que estemos listos para salir?" Sera preguntó metiendo los pies debajo del sofá más cercano. Ash estaba listo para salir de allí. Quería volver a Borran, quería deshacerse de esta tapadera y poder disfrutar de Sera abiertamente. Pero tenía que lidiar con esto y no sólo como agente; Ash tenía que hacer frente a la posibilidad de que su primo

"El Nondales no es bueno para ese tipo de cosas. Podemos quedarnos aquí un rato más. Acabo de recibir aviso de que nuestras cosas han sido movidas a una nueva casa de campo. Incluso han previsto una cena para nosotros en nuestro tiempo libre" Brandt le quitó el pelo de la cara. "También tenemos que tratar con las autoridades acerca de esto" Ash señaló a la pantalla. Como cualquier persona que estuviera molesta por la violación de su privacidad y seguridad. Era sospechoso no hacer un seguimiento. También se preguntaba hasta qué punto los funcionarios Nondaleses estaban involucrados. Por lo menos el enlace de hospitalidad, porque los intrusos conocían la ubicación exacta de las cámaras de vigilancia. "Supongo que ellos nos han hecho saber que hay algo aquí grande oculto. Esa es una manera positiva de ver las cosas. Me voy a tomar unos minutos para configurar la cuenta de Rina" Sera fue a la pared de los equipos cerca de la puerta y comenzó a trabajar mientras Brandt hacía una copia de la película y Ash iba a ir a tratar con los funcionarios Nondaleses. "Voy a ir a las oficinas centrales de seguridad aquí en Nondal Mayor. Quiero saber lo que piensan hacer al respecto. ¿Qué pasa si Sela hubiera estado allí?" A pesar de saber que Sera era muy capaz de protegerse a si misma, habría estado limitada por su cubierta y a Ash no le gustaba la idea de que cualquiera tratara de hacerle daño. La rabia hervía a fuego lento en sus entrañas y quería golpear algo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

estuviese ayudando a sus enemigos.

198

El Club de las Excomulgadas "Bueno creo que nos reuniremos en la casa nueva" La cara de Brandt le dijo a Ash que tenía la misma rabia por la situación. Él sabía que Brandt no dejaría sola a Sera ni un momento, ahora que alguien estaba tratando de encontrar información sobre ellos. *** Sera sabía que no tenía que ayudar a Rina. Sabía que no podía confiar en ella totalmente tampoco. Sin embargo, ella podría haber sido Rina de no ser por un accidente de nacimiento. En un lugar como Nondal, ¿qué opciones tendría de haber

mujer y quería darle una opción si las cosas se ponían peor y quisiera salir. Y cualquiera que fueran sus motivos, Rina se había arriesgado para advertirles, eso contaba para algo. Después de que ella se ocupó de eso, se dirigió a sus habitaciones, se limpió, se cambió de ropa y se deslizó firmemente en el lugar de Sela. Brandt lo había observado todo con una sonrisa, observándola en todo momento. No era la misma vigilancia que a la que tendría que hacer frente una vez que saliera del transporte. No, él la miraba porque le gustaba. Estar con Brandt era totalmente diferente a estar con Ash. No había la pesadez del pasado entre ellos, no había dolor. Y aunque había temor, la ausencia de la herida que tenía con Ash creaba una comodidad entre ellos. Una comodidad que se sentía totalmente natural y correcta, que asustaba a Sera hasta los pies. Perder la aterrorizaba. Esta situación era un cuento de hadas. Ella no era Sela, era Sera. Ella no andaba con vestidos ceñidos con sus ojos hacia abajo a menos que el sexo estuviera involucrado. Cuando regresaran a Borran y el engaño se terminara, cuando la verdadera Sera surgiese, ¿podrían ambos seguir queriéndola? Por otra parte, si se decidían que si lo hacían, ¿se arrepentirían después? Sin embargo era inevitable el engaño terminara y la realidad se reafirmase. Ella también podría montarlo a lo que esperaba sería un resultado positivo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

nacido sin ser marcada? Sera suponía que sentía algún tipo de simpatía por la otra

199

El Club de las Excomulgadas "¿Estás listo para regresar y reunirte con Ash?” Le preguntó a Brandt. "Por mucho que me encante tenerte para mí, creo que deberíamos. ¿Te sientes bien? ¿Sabes que te mantendremos a salvo?" Se rió y se acurrucó en sus brazos. Ella podía dar varios golpes mortíferos con sus propias manos, pero ellos se preocupaban por ella. Molesto pero dulce. "Confío en los dos, sí"

Le tendió su mano y ella la tomó, entregándose a él en más de un sentido.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Él besó su frente. "Bien"

200

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 20 Después de la privacidad que el transporte ofrecía, estar de vuelta en la ciudad era opresivo. Sera se sentó, su cuerpo acurrucado contra Brandt, mientras eran trasladados a su nueva casa. Esta era aún más grande que la anterior, sintió un millar de ojos en ella cuando entró dentro. Donde se encontraron con Ash teniendo una conversación muy brusca con nada menos que Kira.

a la habitación y descansas un poco?" Era su casa, y ella tenía que salir momentáneamente, pues la pobre Kira no debería estar expuesta a su presencia. Sera empujó su mano de él, ignorando sus pinchazos a través del enlace, e irrumpió en el dormitorio. Sólo fue ligeramente satisfactorio golpear la puerta a su paso ya que lo que realmente le gustaría sería borrar la sonrisa de Kira de su cara. Lo que Sera odiaba más era no ser una mujer quejumbrosa. No era del tipo de patear el suelo y tener rabietas, pero toda esta situación la convirtió en una, porque no tenía más remedio. No tenía la capacidad de decirle a Kira exactamente lo que le diría si estuviera viviendo en su vida normal. Ella gruñó por la impotencia que sentía. No podía hacerle frente a Kira, no podía hablar abiertamente de Brandt y de Ash, sobre su relación, tenía que actuar como un pedazo de pelusa. Se callaba a pesar que era lo contrario a su forma normal de ser. Oh bueno, por lo menos Sela podía ir dando pisotones a la habitación, tuvo un pequeño consuelo. Por supuesto, Sera debería subir y besarla en los labios como si fuera una enfermedad que podría transmitirle a Kira. Ella se rió al imaginárselo cuando se arrojó sobre la cama. ***

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Sera se congeló, sintiéndose invadida. Brandt le apretó la mano. "¿Por qué no te vas

201

El Club de las Excomulgadas "Veo que al final has aprendido buenos modales", dijo Kira maliciosamente cuando Brandt se acercó. "Lástima que tú no. ¿Por qué estás aquí?" exigió Brandt. Tuvo suficiente de toda la jodida situación, y la presencia de su hermana lo dejaba al límite. "Giles Stander ha sido asesinado." Ash miró a Brandt, una ceja ligeramente levantada. "¿Qué? ¿Aquí en Nondal Mayor? Bueno, ¿se han hecho arrestos?" el pensamiento

"Maldita sea, Sera, contéstame" "¿Qué?" Ash se echó a reír un momento, pero lo cubrió con una tos. "Eso responde a mi pregunta. Sólo quería que me dijeras si estabas bien. Stander ha sido asesinado" Volvió su atención de nuevo a Ash. Él sabía que Sera esperaría que le dijera más de lo que había tratado con Kira. "No. Ellos no tienen sospechosos en este momento" El sarcasmo en la voz de Ash estaba claro. Kira interrumpió a Ash, colocando su mano en el antebrazo, y Brandt le disparó a su amigo una mirada confusa. "¡Es horrible! ¿Qué clase de lugar es éste? Siempre me he sentido segura cuando Perry y yo lo visitamos, pero Ash me ha dicho que han sufrido un robo, y ahora este asesinato. ¿A qué va a llegar este Universo? " "¿Qué estás haciendo, Kira? ¿Por qué estás aquí para decirle esto a Ash, en lugar de enviar un comunicado o dejar que nos enteremos por las Autoridades? ¿Y para qué demonios estás aquí de todas formas?" Brandt cruzó los brazos sobre el pecho, mirando directamente a través de su histrionismo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

de Brandt fue a Sera, que no estaba a su lado. Quería saber que ella estaba bien.

202

El Club de las Excomulgadas "¿Es malo buscar algo de consuelo de mi ex marido y mi hermano? ¿Por qué te parece tan sospechoso? ¿Es que tu mascota está tratando de volverlos contra mí?" Su actuación hizo que Brandt tuviera más sospechas. Ash la tomó del brazo superior con suavidad pero con firmeza, y la condujo hacia la puerta. "Kira ya se va. Nos dio sus noticias, y ahora necesita volver con su marido donde está a salvo" Kira trató de sacudirse, pero no tuvo éxito. "No tengo un acompañante o una escolta para volver a nuestras habitaciones. Ash, ¿me llevarás?" Ella agitó sus pestañas a Ash, que la soltó y dio tres pasos atrás con

"Te llevaré, Kira. A pesar de que pareces haber llegado hasta aquí muy bien" Brandt escondió su sonrisa con la respuesta de Ash. "Yo estaba tan sorprendida, que no me detuve a pensar" Ella sostuvo su mano hacia afuera, y Brandt la tomó, colocándola en su brazo. "Volveré en breve", dijo por encima del hombro mientras conducía a Kira fuera de la casa y lejos de Sera. Una vez que llegaron un poco más lejos de la casa, se volvió hacia su hermana. "Ahora, que estamos fuera de casa y las cosas son ruidosas y un poco caóticas, ¿por qué no me dices en que lío te has metido? No es momento para jugar; sólo pregúntale a Giles. Oh, pero no se puede" "No sé lo que estás hablando o por qué me acusas. Giles era un amigo de mi esposo" Exclamó, ofendida, Brandt quiso rechinar los dientes. "Estás aquí con frecuencia. Estás involucrada con esta gente, te lo advierto, Kira, por tu propia seguridad, detente a pensar en lo que sea en que tú y Perry están involucrados. La gente que está muriendo"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

bastante rapidez.

203

El Club de las Excomulgadas "Aquí estamos. Gracias por acompañarme. Perry y yo nos vamos en unas horas, así que supongo que se trata de una despedida" Ella besó el aire sobre su mejilla, y él suspiró mientras se precipitaba en el interior sin mirar hacia atrás. Cuando regresó a la casa de campo, Sera y Ash estaban tensos lado a lado viendo la pantalla de video. Se trasladó hacia el aparato para ver las imágenes de otro puesto avanzado destruido, que él sabía que era una importante estación de relevo. "Cincuenta y tres personas fueron asesinadas" Sera respondió a la pregunta que él

"Están diciendo que fue un accidente. La estación eléctrica tuvo un mal funcionamiento y desató una serie de explosiones. El Enviro-tienda sobre el asentamiento fue destruido, y la presión mató a los que las explosiones no lo habían hecho" Los ojos de Ash se encendieron con ira. Tenían amigos en esa estación. Más que eso, acababan de conocer a un hombre que tenía conexiones con las armas y traficantes que se ocupaban del tipo de explosivos que Brandt sospechaba habían sido utilizados. "Tenemos que hacer nuestro camino de regreso hacia el Centro" Brandt no podía apartar los ojos de las escenas de devastación en la pantalla. "Me gustaría decir adiós a Rina" "Eso no va a ser posible, Sera. Debemos empezar a movernos ahora. No me gusta que estés aquí con toda esta anarquía" Brandt pasó como un cepillo su mano por su brazo, pero ella dio un paso atrás y entrecerró los ojos en él. "Ni siquiera intentes decirme qué hacer. Voy a ir a verla. Tengo algo para ella. Y tú puedes irte a la mierda, junto con Ash y tu estúpida hermana, también", dijo Sera a través del enlace. Sin embargo, Sela se limitó a sonreír. "Tu preocupación por mí me toca, pero Rina es un amiga. Voy a decirle adiós"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

no había realizado todavía.

204

El Club de las Excomulgadas "Otra vez con esto, Sera. Es realmente tedioso. Te enojas por algo que no puedo controlar" Brandt no se preocupó en ocultar su molestia. "Bueno, no dejes que mi repetitivo tedio a ser tratada como una prostituta se ponga en tu camino, Brandt. Y no me digas que estaba aquí sólo para dar las noticias sobre Stander. Ella estaba aquí por Ash. No soy tan estúpida" Brandt miró a Ash con una sonrisa, con la esperanza de parecer casual, pero la cara de Ash le mostraba a Sera que tenía razón.

la solicitud. "Yo te acompañaré. No tienes necesidad de un acompañante cuando nos tienes a Brandt y a mi aquí" "Bien" dijo entre dientes y salió por la puerta sin esperar a ninguno de los hombres. *** Sera se movió con bastante rapidez hacia la casa de Rina. En lugar de los tacones altísimos de costumbre, llevaba sandalias planas, y no le importaba nada que Brandt y Ash tuvieran que correr alrededor de la gente para mantenerse cerca suyo. ¡Los hombres estaban tan ciegos a veces! Ella no estaba enfadada con ellos por haber tenido que abandonar la sala cuando Kira estaba allí. Ese era su trabajo, lo sabía y aunque la irritaba, había hecho lo que le pedían. No estaba celosa de Kira, en realidad. Ella vio el cambio de Ash como reaccionó a su ex esposa, él no las miraba a las dos de la misma forma. Ella estaba harta de la farsa y harta de la situación, y además tenían el descaro de tratar de prohibirle ayudar a la única mujer con la que habían tratado y que merecía su ayuda. Por supuesto, eso fue derecho sobre la cabeza de Brandt, ella habría

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Se movió al centro de comunicaciones para pedir un acompañante, pero Ash negó

205

El Club de las Excomulgadas hecho más de lo que le dijo a través del enlace, pero había llegado la mocosa y prepotente, por lo que sólo podía esperar ahora. En cuanto a Kira? Sera resopló. Kira era una perra astuta, pero no se le había escapado la frecuencia con la que había estado por allí, y seguro como el demonio que no era para visitar a su hermano. Sera vio un cierto grado de afecto entre hermano y hermana, pero lo que veía en la cara de Kira era lo mismo que veía en las caras de los niños. Kira no necesariamente quería a Ash, pero no le gustaba ni un poco ver que él no la quería. Lo que lo hacía aún más molesto era que Sera no

La atmósfera había cambiado, incluso allí en los niveles más altos. Más policías se arremolinaron en torno, las normalmente despreocupadas clases altas Nondalesas no se veían cómodas. Habían tenido que hacer frente con algo bastante insólito para ellos. La supervisión constante por las cámaras para controlar los pequeños actos de violencia y crímenes. Ella supuso que era un cambio que muchas personas estaban dispuestas a hacer. Rina salió a la puerta, su rostro hermoso y normal establecido. “¿Ya lo has oído?", preguntó mientras señalaba hacia el interior. "Sí, Kira se acercó para transmitirnos las noticias" Las cejas de Rina se dispararon mientras se echó a reír. "Gracias por eso, tenía que reír" Haciendo caso omiso de los hombres, Rina llevó a Sera a la sala y se sentó. Sera se sentó junto a ella, y puso el pequeño chip en la mano de Rina. Sin detenerse, Rina lo tomó y continuó hablando acerca de su impacto. "¿Cómo está Delia?" Sera se preguntó qué pasaría con ella después de la muerte de Giles. “Ella ha sido echada por la esposa de Stander. Todas las demás están también bien, o eso he oído. Delia es ingeniosa, ya ha encontrado la protección de otros como estoy segura que sus compatriotas también. Giles puede haber sido irresponsable en muchos niveles, pero no podía ponerse pegas a su gusto con las mujeres"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

podía simplemente decirle a la mujer fuera del juego y marcar su territorio.

206

El Club de las Excomulgadas Sera asintió con la cabeza. "Nos marchamos. No hay mucho placer en las luces cuando alguien que uno conoce ha sido asesinado. ¿Supongo que has oído sobre el robo en nuestra casa de huéspedes?" Rina asintió con la cabeza. "Sí lo hice. ¿No se llevaron nada?" "Las noticias viajan rápido aquí" Sera guiñó un ojo. "Sí. Estamos todos en los bolsillos de los demás. Es el resultado de estar en cámara a cada momento del día. Confío en que viajes con seguridad" Rina puso de pie y la

Rina salió de la habitación, y Sera no se molestó en buscar a Brandt y Ash. Sentía su presencia, sabía que estaban en la entrada, esperando por ella. "Aquí, no es nada especial, pero creo que se verá precioso en tu pelo" Rina le entregó una bonita caja con un peine lacado en negro en el interior. "Espero volver a verte alguna vez" "Yo, también. Mis oídos están abiertos en caso de que los necesites" Sera se preocupaba por Rina, pero no había mucho que pudiera hacer. El cuidado que ponía Rina comparado con el del día anterior le dijo que las autoridades habían incrementado la vigilancia a raíz del asesinato de Stander. "Gracias" Rina la besó en los labios suavemente. "Ten cuidado, ¿de acuerdo?" "Tú, también. Por favor, mantente a salvo" Sera se dirigió a la puerta y evitó a los hombres. Afuera en la avenida, en dirección a su casa, Ash la tomó por la cintura, y ella desaceleró su ritmo, sin querer hacer una escena. Él gruñó su satisfacción. "Eso está mejor. ¿Tienes previsto estar enojada conmigo por el resto del día?" Ella suspiró. El pensaba que era por lo de Kira, también. "Puesto que no hemos deshecho las maletas, podemos conseguir devolver las cosas al transporte de inmediato. Podríamos incluso llevarlas nosotros mismos, pero

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

abrazó de nuevo. "Tengo algo para ti. Espera un momento"

207

El Club de las Excomulgadas supongo que eso está fuera de cuestión" Ella no le hizo caso. Empezó a decirle algo a su vuelta a la casa de huéspedes cuando Brandt trajo a Kira de vuelta, la historia sobre cuando fue atacada la estación de relevo volvió, y ellos simplemente miraron en estado de shock. Esto tenía que terminar, y si se trataba de Kira, que así fuera. Cualquiera que pudiera tan alegremente cooperar en un ataque como el de la estación de relevo no merecía ser protegido. "Ya lo envió de vuelta. Hemos obtenido la autorización y están listos para hacer el

alrededor de ella de esa manera. ¿Pensaban que se había ablandado? Aturdidos en su inactividad por su hombría absoluta? Ella resopló y no se preocupó en ocultar su molestia. "No hay monitores en este momento. Sólo la tripulación, así que si decides estar desnuda todo el viaje de vuelta, mejor" Ash habló con sus labios contra su oído. "Lo deseas" Ella no habría gruñido, pero era una cosa hecha. *** Ash tomó una respiración profunda y la condujo hacia el ascensor con Brandt detrás de ellos. Estaba sumamente enojada, y entendía parte de ello. No se lo atribuía a simples celos. Ella sabía exactamente cuáles eran las intenciones de Kira incluso antes de que él las descubriera. Y ella no podía decir absolutamente nada al respecto. Ella tenía que ir a la otra habitación para mantener el engaño de ser una concubina. Al igual que había tenido que hacerlo años antes. Se dio cuenta cuando ella salió de su habitación cuando Kira se fue con Brandt. Le dolía profundamente, sabiendo que se sentía de esa manera otra vez, y que él era la causa, incluso a forma de corolario.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

deslizamiento en primer lugar" Brandt la tomó por el otro lado, deslizando su brazo

208

El Club de las Excomulgadas Era diferente esta vez. Él no sentía que ella tuviese intención de huir, y esperaba que se debiera a su comprensión de que no tenía ningún sentimiento por Kira. Y Kira, él quería patear el culo de Perry por no conseguir manejar a su esposa, pero infiernos, Ash no podía, y era dos veces más hombre que Perry. Kira necesitaba ser tratada. En cuanto a si sabía o no o si estaba involucrada en el negocio de Perry con Alder, estaba por verse. Era evidente que Perry estaba involucrado en esta trama. Cómo de profundo, Ash no lo sabía. Si él estuviese trabajando en un plan secreto con el enemigo, no

conversaciones, y Owen obviamente lo consideraba parte de su grupo. Si su primo tenía algo que ver con ese atentado en la estación de relevo y los otros ataques, pagaría. Ash se aseguraría él mismo. Había un montón de cosas que él y Brandt iban a hacer correctamente. Sera se mantuvo en silencio total en el viaje al puerto. Pero su alivio al abandonar Nondal flotaba en el aire. No podía culparla. Se sentía de la misma manera. Se subieron al transporte después de que las autoridades Nondalesas se hubiesen presentado disculpándose profusamente por el robo. Esto después de que se hubieran hecho el tonto sobre la forma en que los intrusos habían encontrado las cámaras. El suyo no era el único transporte preparándose para salir. Otros hacían cola para salir, y Ash sabía que los Nondaleses perderían una gran cantidad de los créditos que les correspondían. Sólo podía esperar que golpeara a la gente detrás del asesinato. "Voy a hablar con la tripulación para salir, y luego hablaremos nosotros" Ash lanzó una mirada apuntando a Sera, que lo despidió con un gesto por encima del hombro mientras se iba alejando por el pasillo. Brandt se echó a reír mientras tomaba una respiración profunda.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

confiaría en Perry para mantenerlo en secreto, pero él estaba allí, era parte de las

209

El Club de las Excomulgadas "Estamos en problemas" "He estado allí desde que vi sus ojos por primera vez" Ash se dirigió a hacer frente a

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

su equipo.

210

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 21 Brandt se dirigió a sus habitaciones y se encontró con ella llevando sus cosas por el pasillo a una habitación vacía. "¿Qué es lo que crees que estás haciendo?" Él le cerró el paso. "Traslado mis cosas a un cuarto vacío"

transporte realizaba la primera maniobra a través del portal y sintió el tirón en el estómago en el momento que sucedió. "No lo creo. Me gusta despertar contigo en mi cama" "Y es todo lo que te gusta, ¿verdad?" Su rostro estaba enrojecido, con los ojos entornados parecía como si dispuesta a saltar sobre él. Dioses, ella lo ponía duro. "Bueno, sin duda lo prefiero cuando se trata de lo que me gusta" Él mantuvo la voz en calma mientras la acorralaba cerca de la cama. "No voy a tener sexo contigo ahora mismo" Dijo ella alzando la barbilla. "Ahora no puede ser, ¿pero en unos tres minutos? Bueno, no estaría tan seguro ante las probabilidades en lo referente a eso" Su vestido, como todos los que había estado usando, simplemente terminó en el suelo cuando tiró de él. Sus ojos se abrieron, y ella dejó escapar un suspiro de frustración. "No puedes simplemente ponerme esos ojos y lamer tus labios y esperar que yo salte sobre tu polla"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Él la llevó de vuelta a su habitación, usando su cuerpo con la mirada en su cara. El

211

El Club de las Excomulgadas Ah, Sela se estaba desvaneciendo y Sera estaba surgiendo. Bien, él prefería la mujer de verdad de todos modos. Desafortunadamente, eso era extremadamente molesto en este momento. "No importa si Kira quiere a Ash, dulzura. Él te quiere a ti" Renunciando a la seducción por el momento se trasladó alrededor de su cuerpo pasando por encima de la cama. Dio unas palmaditas en el colchón pero ella se sentó en el borde más lejano. "Ese no es el punto. Ella ni siquiera quiere a Ash. No realmente. Simplemente no

palabra en ello" Ella puso sus ojos en blanco y él se rió. "Lo siento, te dije que estas siendo tediosa. En ese momento no pensé en Kira y Ash. Y no tomé en cuenta lo mucho que tuviste que odiar tener que esconderte de mi hermana" "Tu hermana es vil, una vil criatura, Brandt. Cuando esto se haya acabado, no volveré a correr a otro cuarto si la veo. Pero era mi trabajo hacer justamente eso" Él sonrió. "Dulzura, has hecho que mi polla se ponga muy dura con tu actitud" "Y para tu información, no estoy enfada por Kira. Quiero decir que sí es una idiota y no sé cómo alguien puede ser capaz de resistirse a golpearle la cara una vez o dos sólo por diversión. Pero ahora estoy enfada porque he perdido todo el punto de porque estoy enfada y creo que soy superficial e insípida como tu hermana" "Entonces dime. ¿Por qué estas molesta si no es por Kira? Y no creo, por cierto, que seas ni insípida o superficial" "No lo pensaste dos veces antes de salir corriendo acompañar a Kira de vuelta, pero en realidad trataste de prohibirme ayudar a la única persona en Nondal que me necesitaba. Y luego, encima de todo eso, tuviste que ser prepotente conmigo. Por un momento, Brandt Pela, fuiste un hombre Clasificado y yo no fui más que una concubina sin clasificar. Eso es lo que me hiciste sentir y no me gusto ni un poco"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

quiere que nadie lo tenga, tampoco. Es una cosa de mujeres, Brandt, cree mi

212

El Club de las Excomulgadas Ella vio su rostro cuando lo entendió y él suspiró sonando cansado. Ella se puso de pie y rápidamente él se lanzó, tirándoles sobre la gruesa alfombra, rodando para que su cuerpo recibiera el impacto. "Oh, no, no. Te quiero aquí. Te diste a mí, ¿recuerdas? Lo acepté. Y no voy a devolvértelo" El besó por su pecho desnudo a senos, donde sus pezones que ya estaban duros y orgullosos. "Yo no soy una cosa" "No, no lo eres. Tampoco dijo que lo fueras. Te queremos. Eres hermosa y sexy y a

al lado de ellos. “Entonces, ninguno de los dos debería actuar como idiotas" “Tienes razón. Pero, Freka, como has señalado el otro día, sólo somos hombres" Ash se quitó la camisa y la arrojó detrás de él. "¿Es esta cama lo suficientemente grande para los tres?" Él señaló con la cabeza la cama que estaba al lado de donde estaban. "Me desean, pero no me necesitan. Soy una complicación que ninguno necesita." Brandt miró directamente a sus hermosos ojos y sacudió la cabeza. Ellos se cayeron mientras traspasaban a través de otro portal. No tenían monitores a bordo y maldita sea él quería decir lo que quería decir. En voz alta. "A la mierda todo esto. Yo te necesito. Más de lo que esperaba, más de lo previsto, más de lo que yo sabía que podría necesitar a nadie. No me vas a alejar debido a lo complicado que son las cosas. Puedo tener mano dura pero maldita sea, te amo. Y no voy a permitirlo" "Puedes cambiar de opinión si encontramos algo que no quieras saber" Ella levantó el peine que Rina le había dado. Con un movimiento de muñeca, lo abrió y un chip de datos cayó en su mano. Él no perdió la emoción en su voz. Ash suspiró y se puso de pie ayudándola a levantarse.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ninguno de nosotros nos gusta cuando estás enfada con nosotros" Ash se arrodilló

213

El Club de las Excomulgadas "No importa lo que encontremos, no es culpa tuya" Ash la agarró por la cintura y puso su cuerpo contra él, ella gimió suavemente. Brandt se arrodilló detrás de ella y la mordió, duro en una mejilla de su delicioso y perfecto culo. Le pasó la palma de la mano sobre la suave piel de sus piernas, sobre la carne de su tenso estómago y ella se retorció entre ellos. "No te involucres demasiado ahí", dijo Ash mirando alrededor de su cuerpo y abajo hacia él.

"No más de estas tonterías sobre cambiar de habitaciones" Brandt frunció el ceño. "Mi habitación es más grande, podría ser más cómoda si estamos los tres juntos" Ash se encogió de hombros y Sera puso las manos en alto. “Muy bien. No es como si pudiera decir algo" Brandt sonrió y observó cómo ella revisaba los cajones hasta que encontró un par de pantalones suaves y una camisa de manga larga. Y por alguna razón, pareció aún más sexy con ellos de lo que había estado con las pequeñas y escasas cosas que llevaba en Nondal. Ella se volvió y vio su mirada y resopló. La suavidad y dulzura de Sela había sido sustituido por la audaz mordida Sera. Él la prefería. "Me gustas más así. Sela era sexy y todo, pero Sera es vibrante, fuerte e intensa y más sensual de lo había empezado a aprender de nuevo en Borran. ¿Y Sera?” Ella ladeó la cabeza. "Te amo. Mil veces más hasta que deje de vivir, te amo" Él no dejó de notar la peculiaridad de sus labios mientras luchaba con una sonrisa o la forma en que la rigidez de su columna vertebral se suavizó.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Voy a cambiarme de ropa. Ropa real. Y luego voy a leer un poco"

214

El Club de las Excomulgadas "Lo siento" Él lo dijo realmente y en voz alta. “Lo sé" Ella puso los ojos en blanco mientras paseaba por el cuarto. "Ah, y yo también te amo" Sonriendo como el tonto que era, se arrastró tras ella en la habitación de Ash por el pasillo. ***

ampliaron un poco cuando se dirigió directamente a la computadora y a los otros aparatos electrónicos en el rincón más alejado. Primero cargó los datos que había extraído la primera noche y chocó directamente contra un muro. Codificados. Tenía que conseguir un programa para intentar pasar cualquier bloqueo para poder acceder a la información. Una vez hecho, cargó el chip que Rina le dio y lo pasó a través de un programa antivirus antes subir la información que contenía. *** Sera miró la pantalla y frunció el ceño. No era una prueba concreta, pero se trataba de una serie de cosas que Rina sospechaba que Owen Alder había hecho en el Edge. Ella creía que Perry era parte de ello y que Tifrit también estaba involucrado. Sentía que el asesinato de Giles había sido organizado por Owen porque Giles había estado hablando demasiado y ya no era de utilidad. Rina no estaba segura de cuan involucrada estaba Kira pero presentía que tenía algún nivel de conocimiento de la situación. Ash se sentó pesadamente detrás de ella y Brandt suspiró comenzando a pasearse. A ella no le gustaban Kira ni Perry, pero su posible participación le haría daño a los hombres que ella amaba y eso le dolía a ella. Los amaba. Quería correr y esconderse de ello, pero no podía. En cambio, trató de concentrarse.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ash no había mentido, era una habitación mucho más grande. Los ojos de Sera se

215

El Club de las Excomulgadas "Esto no es bueno" Brandt se soltó el pelo y lo sacudió enviando escalofríos sensuales a través de ella a pesar de la gravedad de la situación. Era largo y tan oscuro, ella conocía la sensación de esa seda oscura deslizándose sobre su piel. Tragó duro y clavó las uñas en las palmas para poder centrarse en la situación. "Es posible que necesite hacer un viaje a casa para hacer un seguimiento", dijo Brandt.

"¿Por qué no se adelantan y yo cambio de transporte en Pilus? De esta forma pueden seguir adelante y puedo volver a Borran. Los datos que conseguí la primera noche están codificados. Es un programa sofisticado, en realidad. Pueden pasar unos días antes de que pueda traducirlos. Es tonto que los dos pierdan el tiempo cuando pueden seguir adelante." Ash la miró hizo girar su silla para enfrentarlo a él, tiró de ella y la agarró del pelo. "Vamos a estar juntos, Freka" Él inclinó la cabeza, tomando su boca justo como él quería, robándole un beso. Ella había esperado uno feroz, pero en cambio le entregó un toque tan suave y reverente que hizo que las lágrimas llenaran sus ojos. "Todos vamos a volver a Borran y luego saldremos cuando estemos allí" Brandt se movió detrás de ellos presionando su polla en la carne de su culo. "Ahora que nos hemos ocupado del trabajo, algo de juego está en orden, ¿no te parece?" Ash le preguntó con una sonrisa maliciosa. "¿Estás sugiriendo un video?" Ella sonrió. Ambos eran ridículamente incorregibles. Ella se encontró colgando del hombro de Ash y gruñó "Creo que hemos discutido cómo me disgusta estar en esta posición" Ash se echó a reír y la tiró a la cama y rebotando con ella. "Estas muy descarada hoy."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Yo, también", acordó Ash.

216

El Club de las Excomulgadas Sera que no podía quitarle la mirada a las manos de Ash que trabajan rápido en el cierre de su pantalón. "¿Hay algo aquí de tu interés?" Él parecía especialmente salvaje en ese momento; la piel desnuda sin camisa, con el cráneo rasurado brillante y la concentración profunda en su rostro. Todo por ella. Eso hacia a su corazón latir más rápido sólo por la mirada que él le daba. "Soy descarada todos los días, Ash. Es sólo que tu dieta al parecer ha sido bastante

Brandt estalló de risa y se desnudó rápidamente al pie de la cama, con el pelo suelto sobre los hombros. "Así que, bueno, los dos," Sera lamió los labios "¿Están juntos? Quiero decir, sé que están juntos." Ella no podía creer que se estaba ruborizando. "Pero me refería, ¿como pareja?" La sonrisa de Ash se volvió malvada cuando él se acercó, deslizando sus manos por el pelo de Brandt. "¿La idea te gusta?" "Mira, estoy a favor de que los chicos se toquen, vamos a dejar eso en claro. Mientras que yo esté involucrada, puedo mirar y después vuelvan a mí, estoy a bordo." "¿Cómo esto?" Brandt dio la vuelta y besó la mandíbula y el cuello de Ash. Ash gimió, arqueándose al tacto de Brandt cuando tiró de uno de los pezones con anillos. Sera se sacó la polera y los pantalones antes de apilar algunas almohadas para apoyarse y estar en mejores condiciones para verlos. "¿Por cuánto tiempo? ¿Por cuánto han sido amantes?" Ash rodeó el pene de Brandt en su puño y bombeo lentamente. "Yo no diría que estamos enamorados. No de la forma que lo estamos de ti. Nos hemos dado placer

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

suave."

217

El Club de las Excomulgadas mutuamente, él me deja utilizar el pene en su culo y yo también lo dejo. Me gusta hacer que se corra. Le gusta hacerme correr. Ha funcionado." Sera toco uno de sus pezones y separó sus muslos. Los dos hombres se dirigían hacia su coño y ella sonrió. Sí, ella era sumisa pero en la sumisión había poder. "¿Quién va arriba?" La idea de ellos dos juntos, toda esa fuerza masculina, todo ese dominio retorciéndose y gimiendo juntos la hizo ponerse húmeda y dolorida. Ella nunca estuvo en un trío antes, así que todo era nuevo. Pero al ver a sus dos hombres juntos, los atisbos pequeños que le habían dado estaban más allá de seguir

punzada de inquietud y celos. Pero ellos evidentemente la necesitaban, la querían, la deseaban y los celos habían disminuido hasta todo lo quedo era lo sexy que vio. "Nos turnamos". Brandt levantó los labios de donde estuvo en la barbilla de Ash. "Metete el dedo en tu coño por mí." Una oleada de calor se levantó desde los dedos de sus pies mientras ella movía su mano por el estómago. No se sorprendió al encontrarse a sí misma ya mojada mientras jugaba con los dedos sobre el clítoris. Sin embargo, no iba a dejar de lado el tema en cuestión"¿Puedo ver? Ya saben a los dos. O bien..." Ella hizo una pausa cuando una ola de sensaciones hizo eco a través de ella, su clítoris se endureció en contra de sus dedos. "¿También podría estar al cargo?" Ash se rió y levantó una ceja en su dirección. "Yo no he dicho que pudieras correrte. Retárdalo" Él esperó a que ella moviera sus dedos despacio hacia abajo antes de continuar. "No lo necesitamos contigo por aquí, Freka. Podemos estar los dos arriba. Y no necesito a Brandt de esa manera, contigo en mi cama." Ella frunció el ceño dramáticamente, sacando sus dedos brillantes y mojando sus pezones con ellos. "Bueno no puedo negar el atractivo de eso de todos modos, pero ya saben, me haría feliz verlo. Como, por ejemplo, uno de los dos podría mandar a los otros dos." Se sentó luciendo esperanzada. "Eres muy traviesa" Los ojos de Brandt no dejaban sus pezones.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dolorida. Era reconfortante, también, en algún modo. Al principio ella tuvo una

218

El Club de las Excomulgadas “Sí y descarada y desobediente y toda una lista de las cosas. Hemos establecido eso. Pero, sin duda no puede desaparecer todo ese calor del uno por el otro, ya saben, haber acabado." Ash volvió a Brandt. "¿A quién le toca?" "A mí y no es simplemente que se acabe. Ash sigue siendo sexualmente atractivo para mí. ¿Cómo no puede serlo? Pero tú eres el centro de todo. Te deseo desde el momento que mis ojos se abren cada día hasta que cierran por la noche. Lo que me encendía en su mayoría de estar con Ash era mandarle. Dominar a un hombre tan

deseo de una manera que nadie lo ha logrado” Él se volvió hacia Ash. "En la cama con ella" Ash pateó el resto de los pantalones y se arrastró donde ella. La expresión de su rostro la hizo humedecerse. Y más húmeda. "Eres tú, Freka. Tú lo eres. Podemos ser tres. Funciona porque me encanta Brandt, también, y no es una pena tenerlo en nuestra cama. Pero tú me completas. Tú nos completas. ¿Lo sabes?" Ella presionó el dorso de la mano contra su boca. ¿Por qué él le llegaba de la manera como lo hacía? Nadie más, ni siquiera Brandt, podía tocarla de esa manera, tan íntimamente. "Mi polla se siente horrible y sola aquí. Es mejor que le pongan remedio a eso", ordenó Brandt desde su lugar a los pies de la cama. Sera miró a Ash, que la abordó rodando sobre ella y la besó. Ella arqueó su cuerpo, amando la manera en que sentía duro, macho y al mando. Su boca buscó sus pezones y él gimió cuando los saboreó. Ella abrió los ojos para ver Brandt todavía allí, a pocos centímetros a distancia con una sonrisa en su cara y su polla en la mano. "Te estás tomando tu tiempo en ello. Los dos"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dominante como yo. Él tiene habilidad con su polla, sí, pero tú me haces sentir un

219

El Club de las Excomulgadas "Se siente tan bien" Suspiró ella, mientras Ash le mordía el pezón y pellizcaba el otro hasta que se retorció. "Ella sabe picante y pegajosa. Igual que su bonito y pequeño coño" Ash pasó la lengua hacia abajo pero cuando la punta de su lengua tocó su clítoris Brandt puso fin a esa situación. "Les di una orden a ambos." Ash se rió y se levantó de la cama, sosteniendo su mano hacia Sera. Con el ceño

encontró a sí misma siendo levantada, girada y extendida hacia abajo sobre el regazo de Brandt. Tres agudas bofetadas rápidas en su culo y ella se revolvió contra la polla dura en su estómago. "Tonto de mí, me he olvidado todos mis juguetes en casa. Bueno," él se inclinó hacia abajo, todavía con ella en el regazo "como sabes, todos los objetos cotidianos pueden utilizarse para nuestro uso. Y si el culo de alguien necesita un poco corrección, ese es el tuyo" Ella sonrió en la piel de su pantorrilla, con la cabeza hacia abajo, el pelo ocultando su satisfacción. El borde de algo frío, algo plano y duro, incluso era suave, tocó la piel caliente de su culo. ¿Qué era eso? Ella trató moverse de lugar hasta que lo usó para golpearla y ella contuvo el aliento luego tuvo la sensación de respirar a través de él mientras seguía usándolo en sus muslos, así como también en ese lugar encantador donde se unen el muslo, culo y coño. El olor de su coño llenaba el aire, mientras el color de su piel cambiaba. Con eso, la presencia de esa polla dura en su estómago crecía, presionando, convirtiéndose en insistente.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

fruncido ella lo miró a él y luego a Brandt, extendiendo la mano, pero pronto se

220

El Club de las Excomulgadas Ella se dejo ir dejando a las sensaciones llevarla, envolviéndose en una cama mullida de serotonina, en ese lugar de ensueño. *** Brandt arrojó la libreta que tenía sus tarjetas de datos. Había servido como un excelente sustituto abofeteador, aunque prefería algo con mango para salvar su muñeca. Le gustaba un mejor agarre en la fuerza de las bofetadas. Esta vez se contuvo sin querer exagerar.

preocuparse. Había caído en el sub-espacio, sus músculos flexibles y sueltos, los dedos abiertos en contra la alfombra a sus pies. "Eres tan sorprendente. Tan hermosa" Lo dijo en voz baja, mientras acariciaba suavemente su piel sintiendo el calor de ella irradiaba. Ash se quedó allí, todavía esperando sus órdenes, y Brandt le envió una traviesa, impertinente sonrisa mientras metía los dedos en ella por la espalda y ella gemía revolviéndose un poco y empujando contra su mano. Su mirada todavía cerrada en Ash, Brandt llevó los dedos a sus labios para saborearla, riéndose de la reacción de Ash. "Ah, ah, ah. Estoy al mando y tú no te estás sometiendo muy bien, ahora, ¿no? Como no te puedo atar y... Ah, pero puedo" Se puso de pie, Sera todavía cálida y suave en los brazos y la puso en la cama. "Sólo un momento, dulzura. Ya vuelvo" Sonrió mientras revolvía los cajones y encontraba lo que necesitaba. Ash estaba esperando instrucciones. "A la cama, y no la toques. En serio, por qué no tienes tus juguetes en tu maldito transporte se me escapa. Tendré que hacer uno" Brandt se puso a horcajadas sobre el cuerpo de Ash, y los ojos Sera se despejaron un poco para ver a Brandt coger

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Desde la llegada de la mujer extendida sobre su regazo, no había tenido qué

221

El Club de las Excomulgadas cada una de las muñecas de Ash y fijarlo a un poste de la cama con uno de los propios cinturones de Ash. El fuego ardía en los ojos de Ash cuando se dio cuenta de lo que Brandt iba a hacer, pero se mantuvo en silencio, pero gruñó cuando Brandt arrastró su polla sobre Ash hacia abajo para asegurar cada tobillo. "Muy bonito" Ella perezosamente se abanicó la cara. Él cogió una silla y la puso a los pies de la cama y se estableció en ella. "¿Puedes verme, Ash?" Ash levantó la cabeza. "Sí, hijo de puta" Brandt se echó a reír. "Dulzura, pon una almohada en la

Sera se movió, lánguida y lenta obedeciendo. Ella le dio un beso en la frente a Ash y Brandt dejó pasar la infracción. "Ven aquí" Ella se deslizó de la cama y se acercó a él, esperando que le dijera que hacer a continuación. “Da la cara a Ash y las manos en la cabecera." Se dio la vuelta, mostrando la larga línea femenina de la espalda y los cachetes de su culo todavía deliciosamente sonrojadas. "Extiende tus muslos y fállame. Asegúrate de que Ash pueda ver mi polla resbalando profundamente en tu coño y que se vuelva brillante con tus jugos." "Joder” gruñó Ash, luchando contra sus restricciones. "Su coño está en llamas, Ash. Caliente, húmedo y tan apretado" Brandt observaba fascinado el hambre en el rostro de Ash, antes de trasladar su mirada de los ojos a la visión de su polla, de color rojo oscuro, brillante con su lubricante, desapareciendo en ella. "Por lo menos déjame hacerla correrse, Brandt. Déjame chupar ese clítoris dulce hasta que llegue, sobre mi y tu polla"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

cabeza de Ash para que pueda vernos mejor"

222

El Club de las Excomulgadas Brandt sonrió ante el ruego de Ash. Esto era mejor que esposar a Ash y hacerle chupar su polla. Estar al mando de los dos a la vez era una cosa fuerte, pero tenía la sensación de que sería de muy corta duración, por el brillo de furia en los ojos de Ash. Sera en cambio, estaba jugosa y suave hecha para él. Para esto. "¿Qué te parece en su lugar? Puedes ver mientras ella se hace llegar a si misma. Y tal vez, si eres obediente, te permita limpiarme lamiendo cuando lo haya hecho" Brandt no pudo resistir las burlas. Con un gruñido, Ash flexionó sus bíceps y tiró liberando una muñeca, mientras que

Ash soltó la otra muñeca y se trasladó a sus tobillos, mientras que Sera seguía deslizándose hacia arriba y abajo en la polla de Brandt. "Sabía que no ibas a durar" Brandt se echó a reír. "Eres un hijo de puta" "Sí. De rodillas, la boca en su coño. Puedes tocar mis bolas; sabes cómo me gusta" Sera gimió y bañó la polla Brandt con miel, el calor de ello lo hizo gemir. *** Ash se escurrió entre la cama y cuando Brandt sentó a Sera aspiró el olor del sexo de Sera mezclado con el de Brandt. Y rápidamente se movió hacia arriba, deslizando la lengua a través de la humedad de los pliegues de la vulva de Sera hasta que llegó a su clítoris. Su grito disparó directamente a su polla. Cuando Brandt acabó, Ash tuvo toda la intención de deslizarse en el dulce coño con su propia polla hasta explotar dentro de ella. "Eso es, Freka, déjame probar tu placer" Él no perdió el tiempo trabajando en su clítoris para hacerla correrse. Él quería su clímax sabiendo que iba a saborear a

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Brandt se echaba a reír y sacudía la cabeza.

223

El Club de las Excomulgadas Brandt con ella y entonces sería su turno. No más turnarse ahora que Sera estaba con ellos. No podía calmar su necesidad por ella, no podía ver sin querer tocarla también. Sus muslos temblaban y ella misma se bajó sobre la polla Brandt, presionando en el rostro de Ash con cada empuje descendente. Su respiración se había acelerado, bocanadas rápidas de aire llenos de desesperados lamentos y gemidos. Él apretó dos dedos con fuerza contra el borde de la carne justo detrás de las bolas de Brandt y tuvo ganas de reír por el gemido resultante y el endurecimiento del saco

"Ash, oh dioses..." murmuró ella. "Brandt, más fuerte, por favor." Cada hombre trabajó, lamió, chupó y folló hasta que ella gritó con el cuerpo tenso y se corrió con tanta fuerza que Ash lo sintió como si le hubiese pasado a él. Haciendo eco a través de su conexión mental. Brandt dio un gemido ahogado y la abrazó con fuerza hacia abajo sobre su pene. Después de largo rato, Ash subió arriba, tirando de Sera con él, abriéndola en la cama boca abajo, extendiendo sus muslos y entrando en ella por la espalda. "Tan malditamente mojada", dijo con los dientes apretados. Su lamento se hizo eco a través de las paredes de su coño y sus ojos volvieron a la parte posterior de su cabeza. Su trasero y los muslos rosas por el trabajo de Brandt sólo la hacían más bella. Le gustaba ver su marca en la cadera, le hacía creer que estaban destinados a estar juntos, como siempre habían estado destinados a estar. Brandt volvió a la cama y le volvió la cara para llegar a su boca. Se aferró al beso como una mujer ahogándose arqueando la espalda, empujando en su pene. "Eso es, fóllame. Entrégate a mí" Ash le dio un golpe fuerte a su culo y ella gimió retorciéndose contra él.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

de su amigo.

224

El Club de las Excomulgadas La necesidad por el golpe en su coño llevó a Ash hasta el borde. La seducción sin sentido de su cuerpo, la forma en que lo hacía sentir —fuerte, duro, masculino— se arremolinaba en torno a él hasta que jodía su cuerpo, mostrando los dientes. Vio cómo Brandt devoraba su boca, alternando con la vista de su polla desapareciendo en ella. Un cóctel de placer tan intenso que estaba ciego casi de la misma. Sus dedos se clavaron en los músculos firmes de las mejillas de su culo, dejando impresiones blancas allí contra el desvanecimiento de color rosa. Se inclinó sobre su

llego a la maraña de su boca y Brandt. Su beso se convirtió en algo más, conexión y desesperación, placer y alegría, calor y comodidad, movimiento y suspiros. Y solo así, se perdió y empezó a correrse inesperadamente, en una manera que lo dejó ciego e insensible hasta las plantas de los pies. Parecía seguir una y otra vez mientras ella lo tomaba, la única persona que le hacía sentirse seguro y bienvenido al refugio de su cuerpo y él supo que estaba en casa para siempre. *** Sera se separó. Temblorosa, sudada, húmeda, con dolor de garganta, cansada, vigorizada y abrumada por completo. Aún así, después de que Ash se corriera, la volvió suavemente y su boca encontró la suya y de nuevo la de Brandt tocando sus pezones. Ambos hombres suavemente la lanzaron al placer, tan dulce y agudo que tuvo una serie de temblores que la dejaron incapaz de hacer algo más que suspirar. Ella mantuvo los ojos cerrados. Algo había sucedido. El precio de su amor era demasiado alto, no podía pagarlo. Pero ya era demasiado tarde. Demasiado tarde porque los amaba tanto que había cambiado irreparablemente. Si tenían que casarse con mujeres de su clase, se enfrentaría al dolor entonces.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

cuerpo, empujando su polla y besó la línea de su columna vertebral. Besó hasta que

225

El Club de las Excomulgadas No podría pensar en ello por el momento. Los amaba a los dos, dolorosamente, profundamente y totalmente. La parte maravillosa era que ella los amaba tanto en formas completamente diferentes y también entre ellos, ocupaban un espacio dentro de su mente, dentro de su corazón y alma. "No eres un buen sub” murmuró ella mientras se giraba en los brazos de Ash. Brandt había vuelto a la cama con un trapo húmedo y la limpió suavemente. Brandt se echó a reír y se deslizó detrás de ella, llegando por detrás como era su intención. "No lo es. Ninguno de los dos lo son en realidad. Me encantaría

dominar a nadie más que a ti en el futuro" Ash soltó un bufido. "No lo creo. Estuvo bien por un tiempo follar con la mente y algunos juegos rudos antes. Pero con esta preciosidad que tenemos ubicada aquí entre nosotros, no hay necesidad de hacerlo. A pesar que me voy a vengar por hacerme verte joderla tan hermosa. Bastardo" "Te informo que mis padres estaban casados cuando fui concebido" Ellos discutieron sin esfuerzo a su alrededor y ella sonrió mientras se quedaba dormida. *** Sera necesitaba entrenarse, así que se despertó y se dirigió al gimnasio ubicado en la sección de la popa del transporte. Pasó algún tiempo desde que fue capaz de trabajar abiertamente, por lo que disfrutó del largo y lento calentamiento. Su cabello estaba atado en una trenza apretada, pero echaba de menos la libertad de sus rizos más cortos que nunca llegaban a la cara. Extrañaba usar pantalones con muchos bolsillos. Extrañaba portar un arma. Maldición extrañaba ser Ayers. ¿Quién lo hubiera pensado? Cambiaría la vida de ser un juguete mimado por su endurecida existencia en cualquier momento.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

castigarlo por romper las ataduras y soltarse, pero creo que no volveremos a

226

El Club de las Excomulgadas Ella mantuvo el ritmo mientras se movía a través de su entrenamiento de artes marciales, no quería pensar así que dejó que su cuerpo se hiciera cargo, dejando que sus músculos hiciesen lo que necesitaban. Se perdió en su rutina, mientras la hacía una y otra vez, que era la razón por la que había llegado a amar las artes marciales en un principio. No había nada más que el reinado de sus músculos y el flujo de su energía. No fue hasta mucho tiempo después que ella volvió en sí y sintió la quemadura por usarlos, el dolor que venía con el trabajo duro. Se sentía bien. Cuando salió de la ducha, vio

sudor. Sus entrañas se estremecieron por su belleza natural. Ella lo dejó entrenando y se dirigió al centro de electrónica del transporte, un lugar que no había podido utilizar en el viaje a Nondal por los representantes. Envió un mensaje codificado a su hermano. Tenía la sensación que sus conexiones podían ser de utilidad mientras trataba de encontrar respuestas. Decodificar los datos iba más allá de sus habilidades así que sabía sería una gran ayuda con eso, también. Necesitaba volver a Borran, a sus propias fuentes y a su vida, para poder mover las cosas de la mejor manera posible. En ese momento, no había cámaras sobre ellos, pero la amenaza todavía existía. Ash entró y puso una taza de kava a su lado. "¿Has comido algo?" Ella se puso de pie estirándose antes de girar y montarse entre sus rodillas envolviendo sus brazos alrededor de su cuello. Su sorprendida sonrisa de placer la calentó y lo besó en la frente. "Hola. Gracias por la kava. Dormí más de lo normal, pero esto me calentará y me despertará" Su cráneo se sentía sólido en contra la palma de su mano mientras él pasaba sus labios por el cuello y la abrazaba, ella se arqueó para darle acceso.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

a Brandt trabajando en la bolsa de boxeo. Su cuerpo brillaba con una fina capa de

227

El Club de las Excomulgadas "Hay mejores maneras de despertar" Sus hábiles manos estaban trabajando abriéndose camino por debajo de su camisa, su pulgar se deslizó hacia atrás y hacia atrás sobre sus pezones. "Mmmm. Puede ser pero todavía me duele el culo y apenas puedo caminar esta mañana desde el entrenamiento que los dos me dieron anoche” Él se rió suavemente. "No has comido o lo habrías dicho" Se puso de pie sosteniéndola a su alrededor con una mano en su trasero. "Vamos. Tienes que

Ella hizo llover besos en la cara mientras caminaban por el pasillo y él sonrió. "Te he echado de menos. No ha pasado un momento en los últimos diez años, en que no haya sufrido por ti. Tenerte envuelta junto a mí, amarme libremente, es un regalo, Sera. Gracias" "Te amo", dijo en voz baja, sabiendo que no debía pero queriendo decir las palabras que tenía en la cabeza. Él la abrazó con fuerza a sí mismo al entrar en el comedor. "Te quiero también, Freka", dijo él contra su pelo. "Yo aquí acabando de desayunar y entras tú con algo dulce para picar" Ash la dejó caer con cuidado y ella se volvió para besar a Brandt. "Buenos días. Se te veía muy fuerte y guapo antes, cuando estabas en el gimnasio" Sus manos sobre ella eran suaves pero posesivas y protectoras. Ella se acurrucó en él y él le besó la parte superior de la cabeza. "Basta ya de eso. Al parecer está un poco dolorida de anoche. Come, Freka" Ash sonó áspero, pero estaba sonriendo, y ella se levantó para llenar un plato. *** Cada día durante el resto del viaje ellos trabajaron y jugaron. Su vínculo se hizo más fuerte a pesar de su sentido común, una pequeña chispa de esperanza creció de

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

comer"

228

El Club de las Excomulgadas que tal vez podrían ser capaces de salvar cualquier obstáculo permaneciendo juntos, aunque ella sabía en su cerebro que su mundo estaba creado de tal manera que Brandt tendría que casarse en algún momento. Él no podía quedarse soltero y menos con lo que ella era en realidad, no para siempre. El ardid de su cubierta original comenzó a desaparecer, pero todavía no hablaban abiertamente de su misión. A través del enlace entre ellos discutieron algunos de los temas que tenían que ver. Ash recibió un archivo codificado que detallaba el ataque a la estación. Fue

profundo, en la parte más segura del asentamiento. Los explosivos utilizados eran del tipo que se comerciaba en el Edge, precisamente lo que un hombre como Alder ayudaría a poner en su lugar. Al parecer, algunos productos electrónicos faltaban, pero no podían decir con certeza cuales porque el daño era tan extenso. Algunas charlas fueron interceptadas después de los hechos, y habían llegado desde el cuadrante del Universo donde se encontraba Nondal. Las profundas sensaciones de Sera empeoraron a medida que investigaba. Estaba claro por las evidencias que Owen Alder estaba involucrado y en lo de Giles Stander también. Habían descubierto la evidencia de sus visitas al Edge, visitas con Alder, el crédito fluía en sus cuentas y luego de los ataques a las estaciones. La participación de Perry también se hacía más y más clara, pero la ruta de acceso a la información que había estado investigando estaba todavía parcialmente codificada. Se reducía a sus viajes y al flujo de créditos. Ella necesitaba persuadir algunas fuentes para irrumpir en el sistema personal de comunicaciones de la familia de Stander. No había tenido la oportunidad de hacerlo antes de haber dejado Borran, no a través de los canales grises. Ella lo agregó a su lista de cosas por hacer cuando regresaran.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

claramente un trabajo interno, como las bombas fueron colocadas en lo más

229

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 22 Brandt se bajó del transporte, con Sera, majestuosa y hermosa, del brazo llevando una sonrisa de satisfacción. Debería estarlo, él acababa de follarla como si no hubiera un mañana contra la mampara momentos antes de haberles dado permiso para marcharse. Ash había llegado apenas cuando ellos acaban de terminar y resopló. "No puedo

"No puedo dejarla sola" Brandt sonrió y Sera solo rodó sus ojos. Caminaron a través del puerto espacial hasta que llegaron a su vehículo privado y se fueron. Una vez que arribaron a las puertas, su cubierta se fue y los tres volvieron a sus roles casi de inmediato. Su conductor los había llevado a un hangar en el que se cambiaron de ropa y tomaron un pequeño helicóptero de regreso a su campamento. La libertad de dejar de lado su cubierta y hablar sin preocuparse de ser escuchados de nuevo sin preocupación lo invadió. Brandt temía que su hermana estuviese participando en algo horrible e imperdonable, y que tendría que ser él quien la hiciera caer. ¿Cómo podía no saber que su marido estaba haciendo todo eso? Estaba con él en muchos de esos viajes que le llevaron a conocer a Stander y Alder. Si era culpable, sería ejecutada. Los traidores no eran tolerados, especialmente no en este momento de gran tensión entre la Federación y los Imperialistas. ¿Podría él hacer el trabajo que llevaría a la muerte de su hermana? ¿Incluso si era una traidora? La idea le había fastidiado desde que Sera le había hablado de la posible participación de Kira. Pero cada vez que se debilitaba, recordaba las imágenes de la destrucción de las estaciones. De las personas que habían perdido la vida y todo por nada, solo con

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dejaros solos"

230

El Club de las Excomulgadas fines de lucro. Entonces sabía que podía hacer lo que tenía que hacer, para que las cosas correctamente. En ese punto, lo hecho, hecho estaba, así que todo lo que Brandt podía hacer era tener esperanza de estar equivocado y que Kira no estuviera involucrada. Una vez de vuelta dentro de su casa los tres se dirigieron en diferentes direcciones. Él sabía que necesitaban sentarse y tener una larga discusión sobre lo que iba a pasar con su relación en algún momento. Pero primero tenía que atender su llegada a casa. Tenía que encontrar a Kira por sí mismo, y si podía, hacerle frente.

un mensaje a la secretaria social familiar para establecer los arreglos del viaje. Iba a recibir una llamada personal después de sus padres, pero era lo mejor para que las cosas comenzaran bien en ese momento. Un transporte más pequeño podía llevarlo a casa al menos en un turno. Borran no estaba muy lejos de Majar, su Universo hogar, tan sólo a unos pocos deslizamientos entre Borran y Ravena. Kira tenía una casa allí con Perry. Ella había mencionado que iban a ir, así que él iba a intentarlo primero allí. Si no, tendría que reunirse con Ash e intentarlo en Sanctu, Universo controlado por la familia Walker. Después de hablar sobre la ida y la vuelta, se encontró programando salir antes de caer la noche. Hubiera querido más tiempo con Sera pero parecía que iba a ser imposible. Cuando consiguió levantarse para buscarla, su comunicador sonó y una llamada video de su padre entró. "Hola, Padre” Brandt sonrió. Su padre era la única persona en su familia que sabía de su condición militar. Le quitaba tensión a Brandt saber que el hombre que más respetaba en todo el Universo no pensaba en él como un vago con más créditos que sentido y deber.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Dejándose caer en su silla de oficina, encendió su unidad de comunicación y envió

231

El Club de las Excomulgadas "Brandt, he sabido por mi asistente que vienes de visita. Tu madre está contenta, está invitando a la mitad de la ciudad a una comida en tu honor” Brandt sabía que eso significaba mujeres elegibles también. Ellos estaban enfadados con él por el tema de la concubina. Su padre lo conocía lo suficiente como para darse cuenta que lo que compartía con Sera era genuino. No es que él estuviera contento en ningún caso. Compartir una mujer, una mujer de una familia sin rango sobre todo, no era algo

Necesitaba hablar con ellos acerca de Sera para dejar claro que iba a estar con ella y con nadie más. Pero necesitaba hacer frente al problema de Kira también. "Padre, por favor dile que no se preocupe por la compañía femenina. No puedo quedarme mucho tiempo tengo trabajo que hacer. ¿Kira va a estar presente?" Su padre hizo una pausa y luego habló con alguien antes de volver a la pantalla. "El administrador de su casa dice que ella y Perry deberían llegar en el plazo del siguiente turno más o menos. ¿Hay algún problema?" "Me encontré con ellos en Nondal Major y tengo que seguirlos. Voy a verte pronto. Envía mi amor a Madre" El preocupado ceño de su padre fue lo último que vio antes terminar la llamada. Brandt no quería involucrar a su padre en este lío. Él ni siquiera quería participar en ello. Finalmente cuando todo saliera a la luz todos estarían involucrados. No había remedio. Levantó la vista hacia un golpecito en la puerta y vio a Sera, mirándolo vacilante. Su cabello estaba de vuelta a la normalidad y el elaborado maquillaje se había sido eliminado. Y sin embargo era tan hermosa que su corazón le dolía. "Hey, entra" Él hizo un gesto a su apariencia. "Veo que te hiciste cargo de eso”

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

que un Pela haría. No a largo plazo de todos modos.

232

El Club de las Excomulgadas Ella se sentó en una silla frente a él y la cercanía que había sentido en el viaje de regreso a Borran se evaporó. Una pequeña sonrisa tocó sus labios cuando ella pasó los dedos por el cabello con inusual timidez. “Ya lo sé. Te acostumbraste al gran glamur de Sela. Esto tiene que ser un poco chocante para ti” Ladeando la cabeza, él suspiró. "Me encanta la forma en que te ves, con el pelo largo o corto. La primera vez que puse mis ojos en ti llevabas el uniforme de combate y si recuerdo, una mancha de tierra en una mejilla. Me dejaste sin aliento

Ella sonrió con la espalda recta un poco. "Mmm-hmm. Oye, he puesto algunas antenas y los datos deben comenzar a llegar en breve. ¿Quieres reunirte por la mañana, así podemos acabar con esto?" "Tengo que irme en tan sólo un momento para volver a casa" Su rostro se ensombreció un momento pero con la misma rapidez lo cambio y asintió. "Oh, por supuesto" "Tuve que coger un transporte rápido y parte esta noche. No me voy por mucho tiempo, espero. Tengo que coger a Kira antes de que tenga la oportunidad de hacerse una historia. O, mientras que su conciencia pueda picar. Algo. Ella lo tiene que saber" Dejó escapar un suspiro de frustración. Colocando sus papeles en el borde de su escritorio ella se le acercó, arrodillándose a sus pies y poniendo la cabeza en su regazo. Una profunda ternura, tan aguda que hizo que contuviera el aliento, traspasándolo ante su gesto. Sus dedos buscaron la suavidad de su pelo y él se consoló allí. Brandt no estaba seguro de lo que había hecho pero dio las gracias a los dioses por ella. Se inclinó y la besó en la cabeza. "Significas tanto para mí", dijo con los labios aún presionando en el dulce y suave olor fresco.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

entonces y me lo quitas ahora”

233

El Club de las Excomulgadas "Sé que esto es difícil para ti. Lo siento. Me gustaría poder ayudarte" Tan amable, su amor. "Ya me estas ayudando y no es culpa tuya. Nuestro trabajo es encontrar quien ha estado dando información a los Imperialistas y puede que lo hayamos hecho. Soy yo el que lo siente por tener que irme tan pronto después de nuestra llegada. Había esperado poder tener algo de tiempo juntos y hablar para resolver las cosas" "Los dos me reclutaron en este equipo y me quitaron el viejo" dijo con humor. "¿A

*** Ash dio la vuelta en la esquina y vio el pelo corto y dorado de Sera una vez más en el regazo de Brandt. La mirada en el rostro de Brandt trajo una sonrisa a los labios de Ash. ¿Cuántas veces tuvo ese simple acto - Sera poniendo su cabeza en el regazo de Ash o en su hombro cuando había tenido un día duro – haciendo que el agotamiento o la agitación desaparecieran? Lo que fue lo perseguía en ocasiones. Kira nunca le había ofrecido tales amabilidades, un sólo toque o un momento de calma. Ciertamente nunca a él y muy probablemente tampoco a Perry. Brandt miró hacia arriba notando su presencia en la puerta. "Oye, entra. Solo le estaba diciendo a Sera que tengo que irme esta noche. Espero que Kira vuelva a la casa en Majar, así que voy a tratar de cogerla mientras se sienta mal sobre lo que pasó. Ella podría ser en cierto sentido, un eslabón débil” "Ah, sí. Yo estaba por ir a relacionarme con noticias similares. Realmente estoy marchándome. He llamado al Cuartel General para informar, y luego pensé en ir a casa para hablar con mi tío y mi padre y ver lo que saben" Sera se levantó y sacudió sus rodillas. "Voy a estar aquí trabajando. Mantenerme informada"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dónde voy a ir? Ve y haz tu trabajo. No espero menos de ti"

234

El Club de las Excomulgadas A Ash no le gustó la forma en que ella se había sacudido físicamente lejos de Brandt y vio su indecisión. "Quiero estar aquí contigo. Tenemos mucho de qué hablar" Ella asintió lentamente. "Ese parece ser el consenso general. Sin embargo, hay trabajo que hacer, y hay vidas en juego. Váyanse. Los dos. Ya hablaremos cuando vuelvan."

"Lo haremos, Sera, así que quita esa mirada de tu cara. Ahora es diferente. Lo sabes. No me digas que no sientes esto entre nosotros no sólo en Nondal sino en todo el camino de regreso. Te amo. Te necesito y vamos a estar juntos" "Estamos juntos" Brandt habló desde detrás de ella. Ella no hablaba pero miró la cara de Ash. Cada parte de ella —él recordaba haber pensado que había memorizado cada parte de ella. Él solía estar en cama por la noche después de que ella se hubiese ido y pensar en cada curva de su mejilla o la línea de su mandíbula pero mientras él la miraba en este momento se dio cuenta de partes de ella que no había visto antes. Como un nuevo rompecabezas, un regalo. Puso besos a través del puente de la nariz y las mejillas. Ella se aferró a sus hombros sin hablar sólo recibiendo sus afectos. "Me gustaría tener el tiempo para ir más lento y profundo." Sus mejillas se rellenaron cuando ella sonrió contra sus besos. "Acabas de estar dentro de mí esta mañana. No es como si fueras a morirte de una sobre-abundancia de semilla” "No. Sólo te quiero. Te necesito. Ahora que estás conmigo otra vez, no quiero salir por esa puerta. Aunque solo sea por unos días" A él le dada pavor. La idea de no verla de nuevo aunque fuera por tan poco tiempo traía el fantasma de la miseria

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Tres pasos y ella estaría lo suficientemente cerca para que él atrajese su cuerpo.

235

El Club de las Excomulgadas que había sentido esos días justo antes que ella descubriera su compromiso. Simplemente no quería estar lejos de ella ahora que estaba a su lado de nuevo. "Pusiste un chip en mi cráneo, me puedes encontrar en un radio de doce kilómetros. No es como si pudiera huir" Ella le dio una sonrisa de medio lado. Le sostuvo la cara suavemente entre sus manos inclinándola para que pudiese ver directamente en sus ojos. "No lo hagas. No hagas bromas de esto. No lo es ni para mí ni para ti. Diez años sin ti. No quiero eso otra vez"

firme. "¿Estás tratando de hacerme llorar?" Sus manos eran un puño en la parte delantera de su camisa. "Estoy tratando de hacerte entender. Las cosas son diferentes esta vez" Un Universo diferente gracias a los dioses. Ceylon el administrador de su casa, sonó a través del sistema de comunicación. "Su vehículo está aquí, Comandante" Él la besó en los labios suavemente absorbiendo su dulzura y su lado afilado también. "Ten cuidado. Por favor" Ella tiró de la oreja. "¿Y Ash? Lo sé. Sé que es diferente" Él se relajó feliz de que ella lo hubiese admitido. "Tú eres todo" La beso de nuevo rápidamente. "Voy a estar en contacto" Miró a su alrededor hacia Brandt. "Buen viaje. No dejes de informar si encuentras algo" Cuando él se fue ella lo observó desde la puerta del frente y tocó con sus dedos los labios sintiéndolo todavía allí. ***

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Su labio inferior tembló sólo un momento antes de que ella asintiera y se pusiera

236

El Club de las Excomulgadas Sera vio a cada uno irse. Estaba de pie en la puerta y trataba de que no le hiciera daño que hubieran tenido que dejarla atrás. Lo entendía. Esa era parte de la tarea y todos ellos tenían sus propias especialidades y puestos de trabajo. Pero al ver la cara de Brandt, al contemplar la participación de su hermana en un delito ejecutable la desgarró. Sera había sido la única en descubrir la primera evidencia de su participación. ¿Cómo no podía culparla por lo menos un poco? Y Ash, cuando llegase al cuartel general en Ravena, estaría rodeado de personas de elite. Su propia clase. ¿Le recordaría la importancia de su clase entonces? No podía

futuro habría para ellos ahora? Si su primo estaba involucrado, sería conmoción terrible para la Familia Walker. Una cosa si estaba segura, de la participación de Perry Walker con Owen Alder en lo que sea que Giles Stander hubiese estado haciendo. Necesitaba a alguien que pudiese conseguir algunos canales haciendo algo de espionaje en las redes familiares. Y tenía que pensar. O tal vez no pensar. Sacudiendo la cabeza volvió a sus habitaciones y se arrojó en la cama. Así mismo rápidamente se levantó y se trasladó a la unidad de comunicación para hacer un enlace a su hermano. No era sorprendente que él estuviera fuera, así que agarró las armas de fuego y se dirigió al campo de tiro. Un poco de tiro al blanco la ayudaría a limpiar su mente mientras trabajaba a través del rompecabezas de toda la situación. Algún tiempo más tarde después de haberse duchado el olor acre de la pólvora de su cuerpo se dirigió al interior para ver si Paul le había devuelto los mensajes. "¡Ceylon!" Gritó mientras se dirigía escaleras abajo buscando al administrador de la casa. "Sub-comandante Ayers, pido disculpas. No debería tener que venir a buscarme" Él hizo una reverencia.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

mentirse a sí misma más, se había casado con Kira porque tenía que hacerlo. ¿Qué

237

El Club de las Excomulgadas "No seas tonto. He venido a buscarte en lugar de convocarte como le gusta a la

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

realeza. Necesito que hagas los arreglos para que viaje. A Sanctu"

238

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 23 "Tengo a la rubia guapa, gracias Georges" Sera rodó los ojos mientras el asistente en las puertas delanteras retrocedió, y su hermano se acercó para coger su bolso. El viaje a Sanctu fue relativamente corto. La familia Walker controlaba el territorio vecino Borran. A un poco menos de un día normal, su transporte militar la había

a donde se encontraba Paul y dejándola sin ninguna pregunta. Realmente podría acostumbrarse a utilizar ese tipo de poder. Había crecido en Sanctu. Donde conoció a Ash. De jovencita se inscribió en la academia de idiomas de la ciudad capital de Mirum. Él era - oh, dios - apuesto y refinado. Mayor, más sabio y poderoso. Trabajaba en el mismo edificio donde ella tuvo su primera práctica. Había fingido tropezar con él tan a menudo como pudo, y él finalmente le preguntó su nombre. A los pocos meses comenzaron a compartir una casa. Su relación había sido tan rápida y tan profunda, y ella había pensado tan duradera. Tres años más tarde, ella se había alejado de Mirum y de Ash Walker. Se lo quitó de la cabeza, centrándose en su lugar en su hermano. Su gran y sin embargo totalmente fuera de la red recinto estaba en la región montañosa al sur de Mirum. Él pagaba sus sobornos a la familia Walker, y ellos se cuidaban de dejarlo solo. "Bienvenida. Ha pasado demasiado tiempo desde que estuviste aquí" Él la abrazó, besando cada mejilla. "Te ves bien, un poco triste. Espero compartas lo que quieras conmigo sabes que te escucharé. Subamos. Lina está aquí, y ha preparado una gran comida para nosotros. Sabes que Mai y Dai se sentirán destrozados si saben que estás aquí y no vas a verlos"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dejado lejos del muelle principal, y se encontraría con su contacto, quien la llevaría

239

El Club de las Excomulgadas Sus padres vivían en un pequeño suburbio de clase obrera en las afueras de Mirum. Ella no podía meterlos en este lío, no podía siquiera comenzar a explicar la presencia de Ash en su vida de nuevo. Todavía no. Tendría que enfrentarse a ellos en algún momento, pero no podía hacerle frente hasta que tuviese todo el resto resuelto. "Estoy aquí por negocios. No puedo involucrarlos en este momento. Volveré más tarde, cuando solamente sea una visita social. En este momento, Paul, necesito todas los contactos que puedas hacer" Se detuvo un momento. "Vamos a entrar y

Lina, su amiga de la infancia y ahora-si-ahora-no amor de Paul, la recibió en la puerta con un abrazo y una sonrisa. "Es tan bueno verte. ¡Adelante! Paul, pon su bolsa en la habitación de invitados y reúnete en la cocina. Se rápido, o nos vamos a comer todas las cosas buenas" A lo largo de la comida Sera ardía en deseos de comprobar su comunicador, para ver si Ash o Brandt se habían puesto en contacto. No lo habían estado desde el día antes de que ella tuviese que salir de Borran, y luego había viajado durante algún tiempo, también. Sabía que estarían ocupados con su familia y en las reuniones. No era razonable que esperase que se pusiesen en contacto con ella tan rápidamente. Lo que no significaba que ella no estuviese decepcionada. Es curioso cómo los echaba tanto de menos. Sólo habían sido parte de su vida por poco tiempo y sin embargo se habían convertido totalmente en una parte integral de la misma. A pesar de su impaciencia, la comida fue verdaderamente fabulosa, y la compañía la relajó. Paul era una persona tolerante. Siempre habían estado cerca, aun cuando había elegido una vida que ella nunca elegiría. Y Lina, bueno, su hermano era un tonto por no casarse con ella. Estaban juntos de alguna forma, eso estaba claro, y Sera sin duda no lo cuestionaba, teniendo en cuenta sus propias circunstancias. Así que ella sólo lo miro cuando Lina se despidió al final de la noche. "¿Tienes algo que decir?" sonrió él.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ver a Lina de primero"

240

El Club de las Excomulgadas "Sí, muéstrame tus equipos electrónicos. Las cosas buenas, y no me hagas perder el tiempo con detalles. Tengo que entrar en la red Familiar, y tengo que hacerlo en silencio y con rapidez" Cerró la casa con llave y la llevó por una escalera hasta una sala totalmente llena de maquinas. "¿Qué necesitas? No te voy a dejar sola aquí. Este material es mi vida, y me necesitas. Sabes que puedes confiar en mí" Ella soltó un bufido. "Por supuesto que puedo confiar en ti. No tenía intención de pedirte que te fueras. Puedes hacer esto mucho más rápido que yo" Le tendió el

desbloquearlo?" Él se limitó a mirarla mientras le arrebataba el chip de sus dedos. "No me insultes. ¿Algo más?" Le explicó lo que necesitaba, él se trasladó a una silla con ruedas de estación en estación, murmurando para sí mismo. Mientras trabajaba, Sera actualizaba la información que Ash había subido con el material suplementario. Debía haberlo recibido cuando fue al Cuartel General. El cuadro que pintaba, mientras añadía su propia Intel, era uno de codicia a sangre fría que le puso la piel de gallina. Cada cosa nueva que montaba en el rompecabezas global señalaba más y más en dirección a Owen Alder y a Perry Walker. Entre la información que Ash envió había una nota, una rápida. Pero le decía que la echaba de menos. La hizo sonreír. "Dioses, ¿qué infiernos es esto?" Paul se movió detrás de ella, y vio las imágenes en su monitor. "Eso es lo que queda de una estación de relevo. Una estación de relevo que atacaron los Imperialistas. Todo el mundo fue asesinado, e información vital fue robada"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

chip con los datos cifrados. "Ah, y esto también. ¿Crees que se puedes

241

El Club de las Excomulgadas Su hermano callo. "¿Un miembro de la Familia hizo esto?" "No lo sé con certeza. Creo que sí. Es por eso que quiero entrar en la red personal de Kira Pela-Walker y de Perry Walker. Alguien alimentó con información a los Imperialistas sobre la ubicación de esta estación" "¿En qué te has metido?" "No preguntes. Es mejor que no lo sepas, y por supuesto, sabes que no puedes decir

"Vamos a romper la red. Este tipo de cosas no pueden ni deben continuar" Él volvió a su posición y comenzó a escribir rápidamente. *** Brandt se acomodó bajo la alta ventana. No escuchó sonido de pisadas, se agachó y esperó a oír cualquier otro sonido, pero solo se oía su respiración. Satisfecho por estar solo dentro de la casa de Kira y de Perry, se levantó y se ajustó las gafas de visión nocturna. La seguridad fue bastante fácil de burlar. Dos guardias recorrían la propiedad durante un tiempo. La seguridad interna estaba codificada en la central de estado de los Pela, por lo que un ajuste rápido de la de su propia casa, y él había sido capaz de crear una ventana en el sistema para entrar por si mismo. Si su hermana y su cuñado no eran traidores, tendría que hablar con ellos acerca de la lamentable falta de seguridad que tenían en su hogar. Había estado en la casa un par de veces, lo suficiente para saber donde localizar la red de origen, y rápidamente se dirigió hacia allí. Dónde se encontró con algo de seguridad real. Interesante. Le tomó un tiempo abrir el panel de la puerta, y se alegró de haber traído sus herramientas con él. Tenía una oreja puesta en escuchar posibles ruidos externos,

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ni una palabra al respecto"

242

El Club de las Excomulgadas mientras que se centraba en la compleja tarea de piratear las cerraduras electrónicas para entrar en la sala de red. Cuando finalmente logró entrar, descubrió que la habitación estaba vacía de la unidad central de proceso para la red, así como las unidades de comunicación personales de Kira y de Perry. Él dejó escapar un suspiro de frustración. Una cosa era tener una unidad personal – cuando se viajaba todo el tiempo - pero otra totalmente diferente era eliminar la unidad central. Algo totalmente innecesario a menos que uno tuviese algo de gran

Salió de la habitación, restableció la puerta e hizo un barrido por el resto de la casa, por si habían dejado otras unidades de comunicación. Pero rápidamente descubrió que las unidades de comunicación habían sido eliminadas. Hizo una nota mental para ver si habría una manera de buscar en la red familiar para entrar en el sistema personal de Kira y Perry. Lo había intentado, pero había fallado. Las familias habían construido mayores protecciones para ellos en el marco jurídico de la Federación. Sus redes estaban protegidas por la ley salvo en los casos más extremos. Sin embargo, parecía como si esta clase de situaciones estuviesen bien calificadas. Debía darse prisa para hablar con Ash de nuevo. Pensó en Sera mientras dejaba la casa, esta vez por la puerta trasera. La echaba de menos y necesitaba como el infierno volver de nuevo a su lado tan pronto como hablase con su padre. *** "Brandt, no puedes hablar en serio." Brandt miró a su padre y se secó las palmas de las manos en sus muslos. "Lo es. Estoy enamorado de ella"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

valor que proteger. O algo que ocultar.

243

El Club de las Excomulgadas "¡Ella es una concubina! No puedes pensar con claridad" Su padre se levantó de su silla y comenzó a pasearse. No había encontrado a Kira por ninguna parte, y Brandt necesitaba decirle a su familia sobre sus intenciones con Sera antes de dejarlos para regresar a Borran. "No es así. Está en mi equipo. Estaba haciéndose pasar por una concubina" "Bueno, eso es una pequeña bendición, supongo. ¿Quién es ella entonces?"

saber qué es amor. Lo he pensado muy bien" "Bah, amor" Su padre hizo un gesto con la mano y luego hizo una pausa, cayendo en que Brandt no había dado la afiliación familiar de Sera. "¿Has dicho que no tiene clase? Ella puede ser una concubina también, Brandt, por todo lo bueno que hace" "Yo no estoy con ella por el estatus, Padre" "Eso está claro. Ella no tiene ninguno, y no te dará ninguno. Te arrastrará hacia abajo. No es nadie" Brandt, se puso de pie, con el rubor calentando su cara. Físicamente se echó hacia atrás, los puños apretados a los costados. Por un largo rato tuvo que concentrarse en su respiración para no decir algo de lo que se arrepintiesen. Brandt respetaba a su padre más que cualquier otra persona que conociera, y no podía recordar ninguna otra vez en la que hubiera estado allí de pie y con la sensación de que querer golpearle con ira. No era absolutamente necesario tener el permiso del cabeza de familia para casarse, pero él lo quería de todos modos. Eso no le iba a impedir decir lo que quería decir. "Nunca te atrevas a volver a hablar así de ella. Ella lo es todo. La amo. Es fuerte, inteligente, se ha hecho a sí misma. ¿Crees que Kira se ha hecho a sí misma? ¿Crees que los desfiles de mujeres que Madre pone junto a mí cada tres minutos se han

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Su nombre es Sera Ayers. Es de Sanctu. Y yo soy lo suficientemente mayor para

244

El Club de las Excomulgadas hecho a sí mismas? ¿Alguna de ellas ganaron alguna vez algo por su cuenta? Yo creía que eso era importante para ti" Viktor Pela suspiró y tocó el hombro de su hijo. "Esto es un error. Tienes un deber de con tu familia" "He cumplido con mi deber para con mi carrera hasta ahora. Todos los días. Como Sera. No soy un primer o segundo hijo. Marius se casará políticamente, ya lo sabes. Iván ya lo ha hecho. No es necesario yo lo haga, también. Deja de poner excusas"

"Me imagino que sí. Es por eso que te lo digo a ti y no ella. Me gustaría tener tu sello en los papeles. Y entonces necesito que mantengas la calma sobre la situación hasta que mi misión haya sido completada" "¿Quieres que te dé permiso para casarse con una mujer sin clase, y luego quieres que lo mantenga en secreto? ¿Tú no deseas tener una unión aquí en Majar? ¿En las tierras?" "Voy a necesitar todo mi encanto para convencerla de que se case conmigo, para empezar. No sé si también puedo convencerla de una ceremonia con ochocientos invitados. En este momento, tiene que ser rápido y silencioso, y luego, podremos hacer una unión aquí." Su padre tomó los papeles y miró sobre ellos. Brandt, suspiró de alivio cuando su padre finalmente, los firmó y estampó su sello en ellos. "¿Por qué la prisa? ¿Está embarazada?" “No. Quiero extender mi protección y mi estatus a ella” Tomó los papeles de las manos de su padre y los guardó en un bolsillo interior. "Es complicado, pero, oh dios, ¿te acuerdas de la mujer que estaba con Ash cuando se casó con Kira? ¿La que amaba y con la que quería estar?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Tu madre pondrá el grito en el cielo" Su padre levantó las manos en el aire.

245

El Club de las Excomulgadas Su padre saltó otra vez. "¿Me lo dices después de firmar los papeles? ¿Es Sera esa mujer? Pensé que se había ido" "Lo hizo. Ash se ofreció a hacerla su amante, pero ella no quería menos que el matrimonio, o menos que el amor total y la atención de su hombre. Ella se fue y se alistó en las filas del cuerpo. Es teniente" Los ojos de su padre se suavizaron mientras la aprobación reemplazaba a su indignación. "¿Una mujer sin clase? Y joven. Debe que ser un soldado excepcional"

con Ash. Pero que sólo uno de nosotros puede casarse con ella, y ese quiero ser yo. Quiero protegerla de cualquier represalia que pueda surgir cuando se revele esta investigación. Y quiero protegerla de cualquier censura por estar involucrada con los dos" Hizo una pausa. "Ella es una buena persona. Honorable. Fuerte. Valiente. Todo lo que un hombre desearía en su pareja" "Se lo tienes que decir a tu madre. Ahora no, entiendo tu situación. Pero no estoy arriesgando mi vida e integridad física, ¡infiernos, nunca he tenido que arriesgar mi integridad física! Pero tienes que hacerlo cuando llegue el momento. Ve, ve con mi bendición" Brandt sonrió, aliviado. "Gracias" "Suena como el tipo de persona con la que disfruto. Voy a esperar a conocerla" "Gracias por eso. Te gustará. Pero mientras tanto, me gustaría que mantuvieses a Perry y Kira fuera de la Red Familiar. Sólo di que es un problema técnico o algo así. No puedo decir más, así que por favor no preguntes. Es imperativo para todos" "Necesito saber. ¿Kira esta en problemas?" "Podría estarlo. Y si lo está, ha hecho algo horrible. Algo de lo que no se podrá recuperar. Espero que mis sospechas sean erróneas, pero no puedo saberlo con certeza todavía, así que mientras tanto, mantenlos bloqueados."

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Brandt escondió su sonrisa. "Lo es. Y está en mi equipo. Sabrás que también está

246

El Club de las Excomulgadas *** Ash acechaba desde su oficina en el Cuartel General y se dirigió a sus Cuarteles. Mientras se iba, esquivó a otra mujer que agitaba las pestañas ante él. La noticia de que había estado involucrado en un trío le había hecho de alguna manera irresistible para las mujeres. No es que hubiese tenido algún problema antes. Sonrió para sus adentros. Pero ahora era peor, como si emitiese algún tipo de feromona especial o algo así. Las mujeres iban a él. Tenía que volver a Borran, necesitaba enderezarlo todo. Había dejado sus

sería incómodo. No habían sido capaces de, simplemente, ser claros sobre su futuro cuando habían tenido que salir corriendo. Lo necesitaban. La comunicaciones de Sera con él habían sido cortas, pero ella le había dicho que lo amaba y lo extrañaba. Se estaba abriendo, estaba tomando un enorme riesgo, y él quería estar seguro de que nunca se arrepintiese. Él la necesitaba. Necesita estar atado a ella de algún modo. Tenía unas cuantas cosas más por hacer, y luego tenía que volver. Para verla de nuevo, para sostenerla en sus brazos y decirle que la amaba, preferiblemente con su polla enterrada en su interior. La asistente que había estado mirándole finalmente habló. "Le verá ahora" "Gracias" Ash no dijo nada más mientras se dirigía por la gran puerta a la oficina del Comandante Ellis. "Ash, me alegro de verte" Wilhelm Ellis se sentó, a casi dos metros de él, detrás de un enorme escritorio. El grueso expediente de inteligencia reunido delante de él en papel. "Siéntate, por favor" Ash se sentó. Y esperó. Ellis era un hombre de pocas palabras, pero llegarían cuando estuviese listo y no antes.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

intenciones claras, pero hasta que ellos consiguieran ser libres y se estableciesen,

247

El Club de las Excomulgadas "Tú trabajo siempre ha sido ejemplar. La Sub-comandante Ayers es un crédito para tu equipo y el cuerpo. Cómo el chip de información de la mujer de Nondal, fue un golpe de suerte" Ash asintió. "No fue suerte, señor. La mujer confió en Sera después de que supiese que Sera había tenido la precaución de establecer una forma de liberarla de Nondal si quería" "Hermosa, también, ¿eh?" La perceptiva mirada de Ellis cayó sobre él, desafiándolo

"¿Por qué lo dice, señor?" Él se rió, sorprendiendo a Ash por un momento. "¿Por qué tengo la sensación de tu cubierta se ha extendido a la realidad? Esta Sera es la mujer que tuviste que dejar de lado cuando te casaste, ¿no?" "Sí" Cómo lo sabía Ellis era algo de lo que Ash se preguntaba. Un hombre no se sentaba en la silla de Ellis sin una gran cantidad de información y conocimiento. "No te hagas el tímido conmigo, Walker. Si esta situación se va a complicar por algo, debo saberlo. Debería haberlo sabido desde el principio. Tu comandante anterior, Yager, me envió una nota muy escueta sobre ti. Esta mujer es un activo que debemos utilizar aquí si tu vas a ensuciarlo allí arriba" Ash se inclinó hacia delante apenas liberando su gruñido. "Creo que no, Comandante. Ella es mía. En todos los sentidos" Los ojos de Ellis se reunieron con los suyos durante largos momentos. "Ah, es de esa manera. Bien. Mantenlo en línea entonces. ¿Tu familia cómo va a manejar esto? Supongo que Ayers no estará muy inclinada a apartarse por un matrimonio político ahora de lo que lo estaba entonces" "Ella nunca tendrá que hacerse a un lado por otra mujer de nuevo. Estamos juntos, fin de la historia. En cuanto a la naturaleza de nuestras operaciones encubiertas,

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

a discutir.

248

El Club de las Excomulgadas tendrán que cambiar después de terminar con esto, lo sabes. Sin embargo, con los avances en implantes y la capacidad de cambiar de apariencia, podemos simplemente asumir nuevas identidades en lugar de utilizar las que tenemos ahora" Ash se dio cuenta de que por lo menos estaría libre de su cubierta actual. Gracias a los dioses. "Has estado pensando en ello. Bueno. Sí, he estado hablando con el Consejero Holmes sobre todo este lío, y sugirió lo mismo. Llevarás a cabo lo que has estado haciendo. Honradamente. No hay manera de ocultar tu participación, no

Familia van por ahí haciendo su parte. Les ayudará a contrarrestar el hecho de que miembros de la Familia han colaborado con el enemigo para asesinar por su propia cuenta" Ellis se echó hacia atrás y lanzó un suspiro agotado. "Voy a volver a Borran entonces, señor. El Sub-comandante Pela está en Majar intentando reunir información, pero su hermana no ha vuelto. Hizo algunos reconocimientos en su casa, pero la electrónica ha sido eliminada para el viaje, por lo que no encontró nada" "¿Toda?" Ash asintió. "Bueno, ahora. Eso es inusual. Quiero decir, elimino mi unidad central cuando desalojo mi casa, pero con estos dos no se trata del tipo de información que estoy diciendo. O, supongo, tal vez lo sea" Ellis arrugó la frente con el pensamiento. "Sí, señor. A Brandt y a mí nos resulta muy irregular, y debo decir que es otro indicador de que están ocultando algo. Estamos buscando otras formas de acceder a la información. Le daré los resultados cuando los tengamos" Ellis asintió con la cabeza. “Muy bien. No voy a preguntar de dónde viene esta información. O cuando se recogió" Ellis indicó algunos datos que Sera envió.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

realmente, es una buena publicidad para los ciudadanos ver que los miembros de la

249

El Club de las Excomulgadas "Así es como trabajo mejor" Ash no se lo preguntó. Era mejor así. "Walker, tienes plena autorización para este caso. Usa cualquier canal que sea necesario. Está todo aprobado. Quiero ser informado, usa mi canal directo de comunicación cuando te pongas en contacto. No sé hasta dónde llega esto o quién más puede estar implicado. Me pone enfermo" Elevó sus penetrantes ojos verdes hasta Ash. "Coge a esas personas, Walker. Lo siento si son de tu familia. Pero deben ser erradicados" Ash se levantó y se inclinó ligeramente. "Tengo toda la intención de hacer

A su salida, trató de recordar qué una vez pensó que le hubiera gustado trasladarse a Ravena permanentemente. Las torres de los edificios del gobierno se elevaban hasta las nubes. Majestuosas. Ravena era la gloria del viejo mundo. La ciudad capital se prolongaba tan lejos como el ojo podía ver en todas las direcciones. Era el corazón de los Universos Conocidos, la sede de gobierno de la Federación. Su apartamento palaciego estaba a poca distancia de su oficina. El lugar, dónde a menudo había anhelado permanecer cuando estaba fuera, se sentía vacío sin ella. Sera lo había llenado de nuevo y, al hacerlo, había puesto de relieve lo sólo y perdido que había estado antes. Traería a Sera aquí. Este lugar sería el suyo propio. Tendría que abrirse a la presencia de Brandt no sólo como amigo y compañero de equipo, sino como miembro de su relación con Sera. Habían logrado un equilibrio entre los tres. Su necesidad de Sera llenaba sus sentidos, llenando la cabeza con pensamientos de ella. Brandt tenía sus propios sentimientos por Sera. Algo diferente a lo que Ash había sentido. Es por lo que trabajaba. Es por eso que iba a funcionar. No había ninguna amenaza. Ninguno de los dos la quería más o menos, no la amaba más, sino que simplemente la amaba de manera diferente. Y él sabía, sin duda, que ella sentía lo mismo por él, por Brandt.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

precisamente eso, señor"

250

El Club de las Excomulgadas Ciertamente era el condimento añadido a la atracción sexual que Brandt y él sentía el uno por el otro, así como lo que sentían por Sera. No había bordes afilados en su trío de esa manera.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Agarró su bolso y se dirigió a la puerta y al muelle, sin mirar atrás.

251

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 24 Brandt comprobó la casa y supo de inmediato que ella no estaba allí. Gruñó con fastidio, se dirigió a sus habitaciones y descubrió que tomo un poco de ropa y su unidad de comunicación personal, pero casi todo lo demás estaba ahí. Su agitación se relajó un poco. Por lo menos parecía que ella no había huido. Entonces abrió el vínculo, pero no consiguió nada. Ella no estaba en el área inmediata. Había viajado y no había descansado para poder volver rápidamente a ella. Arrastró el culo a la

Estuvo trabajando en el caso. Vio la información que reunió y que le envió a él y Ash. ¿Dónde demonios estaba? Se dirigió hacia abajo para encontrar a Ceylon y ver si el otro hombre sabía algo. *** Ash se arrepintió de su decisión de tomar el primer transporte que pudo. Por desgracia, se vio obligado a mezclarse con la gente que hizo todo lo posible por evitar en su vida cotidiana. No tenía una litera individual. El barco tenía un rápido deslizamiento y más como transporte público ultrarrápido. "Insólito verte aquí, Ash" Byn agitó sus pestañas. Quiso gemir cuando se dio cuenta de que Byn y Allen Thorndyke acababan de tomar asiento frente a él. "En realidad, no tan inusual. Viajamos de ida y vuelta entre Universos todo el tiempo" "He oído que has venido con una concubina" Suspiró, ignorándolos. La familia Thorndyke era parte de la procedencia de la familia Walker. Él casi siempre había odiado a Allen Thorndyke, y su esposa era una idiota tan grande como él además de ser uno de los primos lejanos de Ash.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ducha y se sintió mucho mejor una vez que hubo terminado.

252

El Club de las Excomulgadas “Vamos, Ash, no te enfades. Estoy seguro de que podríamos encontrarte otra esposa. Hay muchas mujeres que son apropiadas para un Walker de alto rango como tú. Tu madre ha sido la comidilla de la sociedad desde que tu ex- esposa comenzó a decirle a todo el mundo acerca de esta nueva mascota tuya. Realmente, ¿no crees que es hora de empezar a ser más responsable?" Byn sonrió. La rabia enrojeció su piel. "¿Me están diciendo cual es mi responsabilidad? Dos personas tan inútiles como Kira, no puedo entenderlo. No te preocupes de con quién estoy. No es asunto tuyo. Los fondos fluyen, los contratos se cumplen. La

completamente inútiles, mientras el resto de nosotros trabajamos. Mi ex-esposa se ha vuelto a casar hace siete años, así que perdónenme si encuentro que su oportunidad e ira sobre la cuestión de donde estoy poniendo mi polla, no es su jodido problema. Ni es asunto suyo, tampoco" "Eres la cara pública de la Familia, Ash. No nos haces ningún favor con esta actitud", le dijo Allen. "¿Me estás despreciando como si lo que digan tuviese algún valor? Apártense de mí inmediatamente. Hagamos como que no nos conocemos" Ash miró de vuelta al libro que tenía, pero las palabras en la página flotaban. Esto es lo que tenía que esperar. Este era el tipo de tratamiento que la alejaría si no hacía oficiales sus intenciones. La cosa era que, como el segundo hijo mayor, su derecho a contraer matrimonio se regía por su familia, más precisamente a su padre. No había forma de que Ash pudiera obtener el permiso para casarse con una mujer sin clase. Nunca. *** Brandt miró hacia arriba cuando escuchó que de las puertas delanteras se abrían. La pesadez de la pisada le indicó que era Ash. "No está aquí", dijo Brandt cuando salió al rellano de la parte superior de la escalera.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Empresa familiar está funcionado perfectamente, y les permite a los dos ser

253

El Club de las Excomulgadas "No me digas que huyó. Voy a cazar su culo de regreso" Brandt se echó a reír, sorprendido ante la vehemencia del tono de Ash. "No. Ella está en Sanctu. Con un hombre" "¡Cómo! Tiene que haber una explicación. Ella no haría eso. Nos ha estado actualizando la información con regularidad. Está trabajando, no jugando" "Creo que es su hermano. Al principio no estaba seguro, lo reconozco. Ella se había ido, y me preocupé. Pero su ropa está aún aquí en su mayor parte, y sí, ha estado

viaje, y después de pensarlo, me di cuenta que su hermano podría ser una buena fuente de información del mercado gris” Brandt no estaba orgulloso de llegar a conclusiones precipitadas, pero estaba contento porque no había dudado mucho. "Me dijo que había encontrado una fuente con alguna información de fuera de los libros. Debería haber asumido que era su hermano. Tenemos que ir a Sanctu de todos modos. Tengo que lidiar con mi familia. Pero antes de ir, tenemos que hablar tú y yo. Tenemos que averiguar qué hacer con Sera" Ash arrojó su bolsa a un lado y se dirigió hacia la sala común donde Brandt lo siguió. "Tenemos que darle su lugar. No te imaginas cuántas veces la gente con Clase la trae a colación ante mí" Ash se dejó caer en una silla. "En realidad, puedo. No sólo tu familia, también la mía. Donde quiera que vaya la gente tiene un comentario. No quiero exponerla más a eso. La hará sentirse mal, uniéndose a las inseguridades que ya tiene sobre su rango y posición. Tenemos que protegerla y, sí, darle su estatus” Brandt hizo una pausa. "Mi padre firmó los papeles del matrimonio" Ash saltó y se puso frente a su cara. "¿Qué conveniente, no? Así que te casas con ella, y luego ¿qué? ¿Y yo, Brandt?" Brandt pasó una mano sobre el cráneo de Ash suavemente. Suavizó su voz y miró a Ash directamente a los ojos. "No es conveniente, Ash. En un mundo perfecto

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

enviando la información. Ceylon me dio una actualización sobre los planes de su

254

El Club de las Excomulgadas tendría a Sera toda para mí. Ella sería mía, y yo le daría todo lo que nunca ha tenido. Haría que todos en los Universos Conocidos entendieran lo mucho que la adoro. Pero no es un mundo perfecto. No puedo tenerla toda para mí, y tú no puedes casarte con ella. Pero yo sí. No significa que no seas parte de lo que estamos construyendo. Lo que significa es que ella va a tener la protección de mi estatus y mi nombre. Y nosotros tres podremos estar juntos" Brandt rozó sus labios contra los de Ash. El pecho de Ash se hinchó quedando su cara a unos centímetros de Brandt. "No

condenadamente vacío sin ella" "¿No has oído una palabra de lo que acabo de decir? Sí. Lo acepto. ¿Crees que me estoy quejando de tenerlos en mi cama? De esta manera, no tengo que explicar lo que siento por ti, tampoco. Mientras ella y tú entiendan que son mi principal preocupación y ella es mi esposa en todo sentido, no veo que no podamos estar juntos y hacer que esto funcione" Ash suspiró y volvió a su silla. "No puedo creer que este asunto del rango me vaya a alejar otra vez de ella" "Estás siendo estúpido. No te vas a alejar de ella. Pero no puedes casarte con ella. Ni hacerla tu amante. No necesitas permiso para ello. Tienes la ventaja añadida de que todo el mundo sabe que ella es tuya, también. Y cuando los hijos lleguen, serán tan tuyos como míos” "Has estado pensando mucho en esto" dijo Ash, su voz perdiendo parte de su ira. "¿Y tú, no? ¿Qué planeabas? ¿Separarte de la Casa Walker y casarte con ella? ¿Y para qué? Perderías tu rango, así como a tu familia, y ella odiaría que lo perdieras todo. Se sentiría responsable, y al final, se la comería viva. Ella entiende que te hubieras casado con Kira mucho más de lo que hizo hace diez años. Es inteligente, y ve el panorama completo. No quiere que tomes esa decisión. Ella te ama, Ash"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

podemos obligarla a elegir, y yo no voy a renunciar a ella. He estado tan

255

El Club de las Excomulgadas Ash hizo una pausa mientras pensaba. "Muy bien. Voy a ver a Ceylon y obtener los documentos presentados y preparados para cuando lleguemos a Sanctu. ¿Supongo que tienes el acuerdo matrimonial contigo? Podemos realizar el matrimonio allí. Quiero hacerlo antes de ver a mi familia" Ash frunció los labios. "¿Deberíamos decirle que vamos?" Brandt sonrió. "No. Vamos a sorprenderla. Creo que vamos a tener que desequilibrarla hasta que esté de acuerdo con el matrimonio. Con tu propuesta de amante al mismo tiempo, así sabrá qué ambos queremos darle nuestro estatus. No

"Vamos" *** Los ojos de Sera ardían de mirar fijamente el flujo de datos durante tanto tiempo. La espalda le dolía también, y su estómago gruñó. Habían descubierto tanta información, que no había querido mirar hacia otro lado durante mucho tiempo para no perderse nada. Estaba cerca de encontrar todas las piezas, y quería que toda la situación estuviera hecha y lista. Quería a los culpables capturados y puestos bajo custodia. Quería vivir su vida sin que este asunto se cerniera sobre ella por más tiempo. "Te dije que comieras. Cabezota." Paul la empujó de la silla y la hizo subir las escaleras. Él la empujó hacia la mesa y comenzó a colocar los alimentos sobre la misma entre ellos. "Ahora me puedes decir que infiernos está pasando en tu vida privada. Puedo ver que estás tratando con Ash Walker. Él está vivo, supongo, y no estás escondiéndote de una acusación de ¿asesinato?" "Oh, Paul, es tan complicado que no sé por dónde empezar" Ella estaba horrorizada por las lágrimas en su voz.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

quiero que entre en pánico por tener que elegir"

256

El Club de las Excomulgadas "Deja de estar avergonzada por tener emociones, Sera. ¿Te ha perjudicado de nuevo? Porque si lo ha hecho, yo voy a estar tratando con un cargo de asesinato" Empujó un plato hacia ella y comenzó a comer también. "No lo ha hecho. Y-yo entiendo por qué hizo lo que hizo hace diez años. No estoy poniendo excusas, así que no me mires así. Pero no es simple como he tratado de ponerlo en mi cabeza, ¿sabes? No está casado ya, por cierto. Así que ha vuelto de nuevo a mi vida, y estoy haciendo lo que puedo para resistirme a él, y luego me enamoro de Brandt Pela, el hermano de Kira Pela-Walker. Sí, lo sé. Así que él y yo

Ash está envuelto también en esta situación, y es nuestro tercero" Ella puso su cabeza sobre la mesa, ruborizándose. "Estoy enamorada de los dos" Paul se echó a reír. "¿Quién hubiera pensado que eras tan salvaje?" ¡Si él supiera! "De todos modos, los dioses saben que la situación es casi imposible. Soy sin clase, y ambos son hijos de Casas muy importantes. No puedo tener a uno de ellos, mucho menos a los dos. No permanentemente. ¿No?" Ella gimió de nuevo. "Tengo que trabajar con ellos. ¿Qué voy a hacer si tienen que casarse? ¿Cómo podré vivir con eso?" "¿Qué te hace pensar que no puedes tener a cualquiera de ellos? ¿O a ambos? Sera, no es como si no se produjeran tríos. Se producen ¿Crees que te aman?" Ella asintió. "Sí. Sé que realmente lo hacen. Son buenos conmigo, ambos me han dicho que me aman, y yo les creo" “Entonces, ¿por qué asumes que tendrán que casarse con otra?" Ella suspiró. "Los Walker tienen una regla civil. Ash no puede casarse sin su permiso, y no hay manera posible que lo deje casarse conmigo. Lo sabes" Paul suspiró y se encogió de hombros. “Sí. Pero eso no significa que se casará con alguien más. Eres una persona maravillosa. ¿Cómo no lo ves?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

estamos en esta situación de la que no puedo salirme en este momento, y de repente

257

El Club de las Excomulgadas "No sé, Paul. ¿Por qué no puedes ver lo maravilloso que eres, y solo estar con Lina ya?" "Esto no es sobre mí" Su boca se contrajo, y ella se rió. "Has puesto esa cara desde que son dos. ¿Lo sabías?" "Cállate. Pero vamos, te conozco desde que naciste, vamos a ser totalmente honestos. Sabes que te aman. Tú los amas. ¿Cuál es el verdadero problema aquí?

Ella contuvo la respiración. "Maldito seas por ser tan astuto" Ella le arrojó una pieza de fruta a la cabeza. "En parte es porque acabo de descubrir pruebas que van a romper a la familia Walker, y todavía no estoy segura de que forma está Kira involucrada" "Peligroso de saber, apostaría. Y sabes que me gusta apostar ¿Cómo reaccionará Ash con la información? Y si Kira está involucrada, ¿qué va a hacer su hermano?" Le preguntó Paul. "No lo sé. Espero que no me culpen a mí. Pero soy yo la primera que descubrió la información para empezar. No lo sé. Y por mucho que no quiera admitirlo, me inclino más hacia que Kira Pela-Walker no es una participante activa. Oh, ella sabe que algo ilegal está pasando, y creo que está involucrada. Tiene que saberlo. Pero, ¿al nivel de Perry? No lo creo. Tengo algunos datos más para mirar por encima, pero he estado observando los monitores durante la mayor parte de los dos últimos días, y creo que después de comer, me voy a la cama" Paul se acercó a ella y la abrazó, besándola en la mejilla. "Estás esquivando el resto de esto" “Ya lo sé. Estoy trabajando en ello. Hay todo tipo de cosas. Soy un desastre, lo sabes. Pero lo seguiré trabajando, y sé que puedo hablar contigo"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

¿Realmente por qué tienes tanto miedo?”

258

El Club de las Excomulgadas Él se rió entre dientes. "Vas a estar bien, no importa cómo. Eres fuerte. Lo conseguirás, y la gente que verdaderamente te ama va a estar aquí cuando se asiente el polvo" Ella estuvo de acuerdo, pero estaba cansada de recomponerse y ser fuerte. Quería que las cosas estuvieran bien. Normal. Feliz. Ella quería una vida con sus hombres.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Con los dos. Sin miedos ni remordimientos.

259

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 25 "Sera, creo que deberías venir aquí" Gritó Paul desde el piso de arriba. Se puso de pie, estirándose. Tenía lo que necesitaba, de todos modos. Ahora era sólo cuestión de organización para transmitirle la información a Ash y a Brandt. "¿Me llamabas?" dijo, bostezando mientras llegaba al final de la escalera.

Un terrible ataque de timidez la asaltó. Incertidumbre. "Sabes, una nota informándonos de tu paradero no sería tan difícil de escribir, ¿verdad?" Ash dio unos pocos pasos y de repente la atrajo hacia él. Su aroma, familiar, reconfortante y sensual, se envolvió alrededor de sus sentidos mientras lo abrazaba con fuerza. "No escapé. Ceylon sabía dónde estaba. Les he enviado actualizaciones" Habló contra la pared de su pecho, no queriendo que la soltara. "Um, tengo que ir a ver a Lina por algo. Estaré fuera un rato" Paul miró entre ellos. "Un largo rato" "Paul, estos son Ash Walker y Brandt Pela. Este es mi hermano menor, Paul" Ella dio un paso atrás mientras Paul miraba a Ash de arriba abajo con los ojos entrecerrados mientras se estrechaban las manos. "Paul, nos damos cuenta de lo mucho que has ayudado a Sera en esta investigación, y verdaderamente, estamos en deuda contigo" Brandt tendió la mano para estrechar la de Paul. "Haría cualquier cosa para ayudar a Sera. Ella es muy especial" Era tan protector que ella quiso echarse a reír y abrazarlo, al mismo tiempo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Pero en lugar de Paul, eran Ash y Brandt los que estaban allí.

260

El Club de las Excomulgadas "Entiendo, y estoy de acuerdo" Ash lo dijo primero, y Brandt asintió. "Todo bien entonces. No toques la configuración de mis sistemas electrónicos" Dio media vuelta y apretó la mano de Sera. "Estaré de vuelta, bueno..." Los miró a los tres de nuevo y suspiró. "Mañana" *** Una vez que estuvieron solos, Brandt se acercó a ella y la abrazó, sujetándola a su cuerpo, sintiendo el latido constante de su corazón contra el suyo al estar de pie

"Te he echado de menos. Más de lo que esperaba, y pensaba que ya eso era mucho" Capturó sus labios rápidamente, aliviado cuando ella de inmediato se abrió a él, recibiendo su lengua con impaciencia. Su mano se deslizó hacia la cintura de su pantalón y encontró su polla. Él gruñó en su boca, y ella tragó el sonido, presionándose contra él. "Dioses, antes de follarte justo aquí..." Perdió su tren de pensamiento cuando ella pasó su dedo pulgar sobre el resbaladizo ojo de su polla, frotándolo, produciéndole una sensación casi dolorosa. "No me he corrido en cuatro días, no, espera, cinco. Lo necesito. Los necesito a los dos" Ella habló mientras daba besos en su cuello y bombeaba el puño alrededor de su polla lentamente. "Oh, lo conseguirás. Mucho de eso" Ash la levantó y la empujó hacia atrás. Las rodillas de Brandt casi se doblaron cuando Ash lamió el pulgar de Sera, mordiéndolo suavemente. "Pero tenemos que hablar primero" "No quiero hablar. Hay tiempo para hablar, y eso es después que tengamos un montón de sexo"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

pecho contra pecho.

261

El Club de las Excomulgadas Brandt se echó a reír al ver su lindo puchero. "¿Estás probando a ser Sela ahora? ¿Como un traje? Eso me gusta, creo. Pero vamos a calmarnos y tomar una copa mientras hablamos" "¿Hablar? ¿Es esta la charla de fue bonito mientras duró, pero deberíamos ser sólo amigos?" Se detuvo, con los brazos cruzados, mirando en parte desafiante y en parte asustada. Brandt se acercó a ella, acariciando su mejilla. "No eres muy inteligente a veces. Trata de escuchar a tu corazón. ¿Te dice que voy a romper? Si no supiera cuan

"En nosotros. Ahora, pon ese dulce culo en la otra habitación. Tenemos que hablar, y luego follaremos" Ash sopesó una bolsa. "Esta está llena de juguetes, Freka" Brandt apenas retuvo un gemido de placer ante el ligero temblor que emanó de ella. Ella asintió y los llevó hacia arriba por la escalera hasta un amplio conjunto de habitaciones. "Me estoy alojando aquí. Paul mantiene un lugar para mí, para cuando tengo que alejarme y descansar" Brandt vio su mueca de dolor cuando se estiró para agarrar una bandeja con sus bebidas en ella. "¿Estás bien?" "He estado inclinada leyendo los datos, rompiendo toda clase de leyes en busca de información" "Bueno, déjame tomar la bandeja, tú siéntate" Ash amplió sus piernas, lanzando una almohada sobre el suelo a sus pies. “Siéntate ahí, y te masajearé la espalda y el cuello" "Ambos están siendo muy amables conmigo" Se sentó, y Brandt resopló, entregándole una bebida.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

asustada estás, me ofendería que tuvieras tan poca fe en mí"

262

El Club de las Excomulgadas "Entonces no me sentiré tan mal cuando te azote por desconfiar del hecho de que Ash y yo queremos cuidarte." Se sentó frente a ella en el suelo. Las líneas en su frente se suavizaron cuando Ash comenzó a masajear los músculos de su cuello. "Mmm. ¿Supones que tengo que quejarme por eso? Y eso no era desconfianza, era un cumplido" Brandt se deslizó hacia delante para tocarla. "Oh. Bueno, gracias. En primer lugar, vamos a arreglar esto. Te amo. Ash te ama. Los dos queremos estar contigo. En

Retorció los dedos en su regazo por un largo rato antes de hablar. "Muy bien" Luego, negó con la cabeza y se mordió el labio. “No, tengo miedo. Porque los amo a los dos, y no sé si puedo elegir. La última vez que amé a un hombre, mi corazón se rompió, y mi vida no fue más que trabajar durante mucho tiempo. Tengo miedo de que vayan en contra de sus familias por mí, no se casen y lo pierdan todo. Tengo miedo de que me obliguen a elegir, y uno de los tres se resienta con los otros dos. Me preocupa que si tengo que elegir, anhelaría al que no escogí. Tengo miedo de que se elijan el uno al otro y no a mí. Tengo miedo que me pidan ser su amante, mientras se casan con otra mujer de su rango, y no tengan la fuerza para decir que no esta vez. Tengo miedo de no ser lo suficientemente buena para los dos. Tengo miedo de que ambos estén expuestos a la censura por estar conmigo. Tengo miedo de que no me amen realmente, pero esto es excitante y fascinante, y una vez que eso desaparezca, se aburran. Me preocupa tener que mantener el ardid de Sela porque ¿cómo podremos estar juntos y decir quién soy, sin exponer lo que hemos estado haciendo?" Tomó una respiración profunda. "Sí, creo que eso lo describe" "Gracias por ser tan honesta. Yo estoy… estoy emocionado de que confíes en nosotros lo suficiente como para compartirte tan íntimamente" Brandt tomó sus manos, besando los dedos que habían estado retorciéndose mientras hablaba. "También nos preocupan algunas de esas cosas, ¿sabes?" Ash bajó al suelo con ellos, todavía frotando sus hombros. "Algunas de esas cosas. No el que no seas lo suficientemente buena, porque eso está tan lejos de la verdad que es ridículo. Pero

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

una relación. Permanente y exclusiva. ¿Cómo te sientes sobre eso?"

263

El Club de las Excomulgadas nos preocupamos por que la gente utilice esto para hacerte daño o a uno de nosotros, también. Me preocupa que quieras más profundamente a Brandt que a mí. Te amo tanto. Había olvidado cómo se siente estar contigo así, y ahora que lo tengo otra vez, no creo que pueda sobrevivir si lo pierdo" "Podemos hacerlo", dijo Brandt. "Podemos hacer que un trío funcione. Tomará energía para ser total y completamente abiertos y asegurarnos de que todos sintamos que estamos recibiendo suficiente atención y amor. Pero yo no voy a obligarte a elegir, y a pesar de querer a Ash, no voy a elegirlo sobre ti. Te elijo a ti,

eliges a él tanto como yo" “Estoy de acuerdo” dijo Ash. "Tú eres lo más importante para mí, Sera. Para siempre. Los tres podemos hacer esto" Ella tragó fuerte y parpadeó rápidamente. "Así que…" Brandt metió la mano en su bolsillo y sacó el fajo de papeles maritales "¿Quieres casarte conmigo?" "Sólo uno de nosotros puede casarse contigo, Sera, o también te lo pediría" dijo Ash rápidamente. "Y está el asunto de que soy un segundo hijo y necesito el permiso familiar. Pero también quiero darte la protección de mi estatus, hacer una declaración, una declaración pública, acerca de quién eres para mí. Lo que es esta relación. Así que he presentado los papeles para declararte mi amante" Ash presionó sus labios con el dedo. "No, no es como la última vez. Te lo juro por mi vida. Nunca habrá una esposa para mí otra vez. Tú te casarás con Brandt y serás mi amante y los tres estaremos juntos. Serás mi esposa en todos los sentidos que importan. Me gustaría que pudiera ser diferente" Se encogió de hombros, viéndose afligido. "Pero no lo es. Lo importante es que estamos juntos, y podemos hacer que esto funcione"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Sera. Siempre. Pero no lamento el hecho de poder elegirlos a ambos, porque tú lo

264

El Club de las Excomulgadas Brandt asintió. "Por favor, dí que sí. Quiero que estés a mi lado para siempre. Quiero caminar contigo en cualquier avenida de cualquier Universo y dejar que la gente sepa, no sólo que estamos juntos, sino que te honro, y Ash lo hace también". "La gente hablará. Dirán, dioses, dirán todas las cosas que decían sobre mí cuando Ash se casó con Kira" Brandt dejó escapar un suspiro. "Si. Lo siento por eso. Pero dirán peores cosas si no hacemos esto. Y no quiero que nadie piense que no tienes valía para el matrimonio. Que no vales el estatus. Porque lo haces. La gente entenderá por qué Ash no puede

"Y yo se lo diré. Por favor, di que sí", agregó Ash. "No quiero ser el error más grande que hayan cometido" Su voz era tan baja, tan llena de emoción, que las propias lágrimas de Brandt amenazaban. Realmente lo era, podía decir por la forma en que su cuerpo se inclinó y el sonido de su voz, que eso era lo que la preocupaba más y la mantenía tan cautelosa. "Mi hermosa Sera. Eres lo mejor que me ha pasado. Me completas. Mírame a los ojos y ve la verdad de lo que siento por ti. Eso no va a cambiar. Dijiste que te entregaste a mí. A Ash. Bueno, es el momento de dar el paso final" *** Ash sabía lo que tenía que suceder. Ella tenía miedo, estaba paralizada y preocupada de que cualquier elección que hiciera fuera la equivocada. Final y verdaderamente entendió por qué. Ella no tenía el lujo que ellos tenían para cometer errores. Siempre había pensado de sí mismo como una víctima de las circunstancias, también, a la hora de casarse con Kira y en cierto sentido, lo era.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

casarse contigo"

265

El Club de las Excomulgadas Pero fue Sera quien pago el precio. Sí, él perdió al amor de su vida, pero había continuado, se había casado, y tuvo algunos buenos momentos con Kira durante el tiempo que estuvieron juntos. Por otra parte, había disfrutado de los lujos que venían con su rango. Tenía casas en varias ciudades al través de los Universos Conocidos. Viajó, continuó ascendiendo en rango en los cuerpos militares. Su lugar en el mundo había sido seguro. Mientras que las decisiones que tomaba afectaban gente, los errores de ella serían mucho más perjudiciales para su propia situación de lo que había pensado

Y aquí estaba ella, preocupada por ellos. Preocupada de que se arrepintieran por elegirla. Dioses, la amaba tanto por ser tan generosa, tan amorosa. Eso era, por supuesto, porqué él y Brandt necesitaban protegerla y hacerla oficialmente suya.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

antes.

266

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 26 "Sera, de pie y quítate la ropa" Los ojos de ella se abrieron un momento pero se dio cuenta del cambio de comportamiento y ella misma se desvistió con gracia. Sus bellas manos se trasladaron al borde de su camisa. Brandt entendió lo que Ash estaba haciendo y se movió lejos de pie observándola

"Me encanta tu cuerpo. Me encanta la curva de tus senos, la línea de tu vientre" Ash se arrodilló ante ella y presionó besos en cada cadera, poniendo un fuerte pellizco en el ombligo. Los dedos de ella trazaron los tatuajes, enviando corrientes de sensibilidad a través de él. "Me encanta", murmuró ella arqueando los labios. "¿Qué? puedes quitarte tus pantalones mientras contestas" Ash se inclinó hacia atrás, viendo como ella quitaba sus pantalones. Él asintió con la cabeza cuando ella enarcó una ceja y señaló sus bragas. "Tu cabeza. Me encanta lo suave que es. Qué suave, un poco rasposa cuando paso mi mano en ella" Ella se estremeció y él también lo hizo. "Desnúdame” Se puso de pie cuando ella lentamente le desabrochó la parte delantera de su camisa. "¿Puedo tocarte?" "Dioses, sí" Brandt exhaló bruscamente y Ash se rió.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

mientras se quitaba la camisa sobre su cabeza.

267

El Club de las Excomulgadas "Ven aquí, Brandt. Sera desnúdalo a él también" Los ojos de ella fueron a Brandt. "¿Y tal vez tocarte? ¿Soltar tu pelo?" "¿Eso te gusta?" Preguntó Brandt. Ella arrastró el borde de los dientes sobre los pezones de Ash tirando de los anillos antes de pasar su atención en Brandt. "¿Qué? ¿Tocarte? ¿Soltar tu pelo?"

Ella caminó a su alrededor mientras Ash miraba, la miraba su sumisión y luego la ejercía. Sabía que ellos la veían, sabía que ellos la adoraban, y ella se glorificaba con eso. *** Apretándola contra la espalda de Brandt un momento, ella murmuró bajo. "Sí ambos" Ella respiró los dos olores únicos, que hacía que se tensaran las cosas abajo, poniéndola húmeda. Se tomó su tiempo en deshacerle la trenza pasando los dedos a través de ella una y otra vez poco a poco. Cayó en sus manos en toda su gloria oscura. ¡Qué contraste hacían juntos parados uno junto al otro! Tan impresionantemente duros y masculinos. Uno todo ángulos y músculos, el otro más alto, más bello, y por lo que ella había visto, llevaba su naturaleza salvaje mucho más en el interior de lo que Ash hacía. Yendo alrededor de su cuerpo, ella enterró el rostro en su cabello cuando encerró sus manos en su vientre, tomando su camisa con ella hasta que tuvo la parte superior de su cuerpo desnudo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Ambos. O ninguno."

268

El Club de las Excomulgadas Los músculos de la espalda ondularon cuando él alzó los brazos y luego los dejó caer de nuevo suavemente "Oh" gimió ella. Un paso al lado, y estiró un brazo para agarrar la camisa abierta de Ash tirando de ella hacia abajo y quitándosela. Sus uñas pasaron haciendo un hermoso camino rosado cuando rascó sobre sus hombros y la columna vertebral. Él se arqueó con un gemido y ella no pudo resistirse a la sonrisa de Brandt, que la miraba con un brillo en sus ojos codiciosos.

sonrisa. Ella se rió y besó sus bíceps antes de deslizarse entre los dos hombres cara a cara otra vez. "Eso espero. Si no recuerdo mal, alguien mencionó un látigo" ¿Cuánto tiempo había pasado? Desde Ash. Mucho tiempo. Su cuerpo se prendió por el recuerdo queriendo caer en ese lugar de calor y fuerte placer/dolor. Ahora la parte divertida: los pantalones. Ella sabía que ambos hombres la deseaban, realmente la deseaban dada la forma en que sus pollas presionaban contra sus pantalones. Ella capturó su labio inferior entre los dientes, considerando sus opciones mientras buscaba la manera de exhibirse ante ambos. En realidad la habían cogido con la guardia baja por lo grande de su propuesta. La llenó de esperanza, alegría y un temor tan profundo que se atragantó con ello. Todo lo que quería estaba aquí mismo, en sus dedos. Ella podría tomarlo y saber que ellos se lo ofrecían realmente. Pero la preocupación de que ellos estuviesen tirando su futuro la retenía. Inclinando la cabeza pasó la lengua por el vientre plano y duro de Ash mientras ella se deshacía de sus pantalones. Se dejó caer de rodillas y él puso una mano sobre su hombro mientras le quitaba los zapatos, calcetines y pantalones.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Estás jugando con fuego, lo sabes, ¿verdad?" Los labios fruncidos de Brandt en una

269

El Club de las Excomulgadas Respiró el almizcle embriagador de su sexo, movió su mejilla sobre su polla disfrutando de la suavidad de la piel. Inclinada, comenzó en sus tobillos, besando su camino hasta las pantorrillas, sobre las rodillas y los muslos. Acarició su saco y él amplió su postura para permitirle un mayor acceso. Poco a poco, con paciencia, lamió el largo camino de su saco a la corona de su polla y otra vez hasta que él la agarró del cabello deteniéndola. "Suficiente. Por ahora"

alrededor de su cintura y lo abrazó, amando la manera en que sentía en su contra. Tenía el pelo tan largo que le hacía cosquillas en las manos, las muñecas y la espalda. Su polla prácticamente saltó en sus manos cuando le sacó el resto de su ropa y no pudo resistirse a darle una docena de besos y chuparlo. "Tómala toda, Sera. Quiero que tomes cada pedacito de mi polla" Dijo Brandt en voz baja, casi ronca. Ella cerró los ojos y se centró, dejando de lado todo para darle toda la satisfacción a su pene en su boca. Poniendo una mano en su muslo, ella lo posicionó con la otra mano y comenzó una lenta succión adentro y afuera, teniendo un poco más cada vez. Marcó un ritmo hipnótico, manteniéndolo húmedo y conteniéndolo en su garganta relajada. Sus manos agarraron sus hombros, acariciando. "Sí, sí, eso es. Eres perfecta" Las brasas en su interior estaban en llamas. Necesitando placer, queriendo servir, se las arregló para llevarlo todo el camino hasta que la cabeza golpeó la parte posterior de su garganta. Él gimió cuando su garganta se cerró en torno a él un poco, y ella respiró de nuevo cuando se echó hacia atrás. "Levántate, Sera" Brandt la ayudó a levantarse y se tambaleó un poco. Él la empujó hacia la cama, Ash a su otro lado, las manos por todo su cuerpo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Manteniendo la cabeza baja ella sonrió y avanzó hacia Brandt. Puso sus brazos

270

El Club de las Excomulgadas Ellos le apartaron a un lado las manos cuando trató de tocarlos y se encontró mirando hacia la cara de Brandt, con el pelo alrededor de sus hombros, deslizándose hacia delante para acariciar sus pezones. Ash apartó sus muslos más abiertos y se estableció entre ellos, besando su vientre, lamiendo y mordiendo la parte inferior de cada seno y luego tirando del anillo de pezón. Ella lo tocó ante la áspera textura de la piel de su cabeza. Él no tenía que afeitarse la cabeza, era naturalmente calvo, pero tenía sólo una ligera rugosidad que podía

elevadas crestas de las marcas en la espalda. Hubo momentos en que había frotado su cabeza contra ella, a menudo después del sexo. La abrasión contra sus pezones, contra la piel de su vientre enviaba réplicas deliciosas a través de su cuerpo. "Tus pezones están ahora más duros", dijo él con sus labios contra su piel sensible. "Estaba recordando" Brandt tomó brevemente los labios y pasó una mano, al lado de ella, a lo largo de la cabeza de Ash. "¿Recordando qué?" Ella se estremeció de nuevo cuando el olor de su coño, la excitación, la necesitad llenó el aire. "Ash solía frotar su cabeza contra mí, contra mi piel y se sentía tan bien" "¿Alguna vez se frotó contra tu coño?" Todo el cuerpo de Sera se puso rígido, su clítoris floreció, su coño revoloteaba. Lo había imaginado en sus fantasías más sucias, pero ella nunca lo había dicho en voz alta. Nunca lo pidió. Dado el montón de cosas malas que ellos habían hecho, parecía bastante tonto en retrospectiva, pero aún así... Parecía tan... Travieso.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

sentir cuando pasaba sus palmas contra él, sus dedos buscando ligeramente las

271

El Club de las Excomulgadas "Bueno, ahora" Ash habló pero su mirada fija en ella, sabiendo. "No, pero me parece que a nuestra mujer le gustaría mucho. ¿No es así?" Su corazón se aceleró mientras se lamía los labios secos de repente y finalmente asintió. "Dilo. Dime lo que quieres" Su boca se abrió, pero las palabras no llegaron. La idea la aturdió.

extendió su coño y se sumergió en ella como un hombre hambriento. Todo el aire se precipitó en sus pulmones mientras miraba sus grandes manos abrir sus muslos, empujándolos para separarlos. "Se ve hermoso mientras te está lamiendo el coño", le susurró Brandt en la oreja. "Dilo, Sera. Dile lo que quieres" Ella chilló cuando Ash clavó su lengua profundamente en su coño. Él comió con voracidad, sin piedad; quería que ella lo dijera y ella sabía que lo haría. La anchura de sus hombros ahora la sujetaban abierta y las manos se burlaban y jugaban. "Brandt lubricante" Brandt se movió de la cama y ella estiró el cuello para verlo buscar a través de una bolsa grande que Ash había traído con él. Brandt le entregó una botella azul y Ash la miró fijamente a los ojos mientras jugaba con su parte trasera, sus dedos deslizándose por el lubricante que había vertido allí. Los colores brillantes fluyeron cuando cerró los ojos un momento. Sus dedos comenzaron a trabajar su camino en ella, y trató de mantenerse relajada. "Tus ojos me pertenecen. Ábrelos y mira quién es el dueño de tu placer"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Él lamió su pezón una última vez y se dirigió hacia abajo por su cuerpo, donde

272

El Club de las Excomulgadas ¡Oh dioses!, ella tenía miedo. El hombre que hablaba realmente era dueño de su corazón y alma, que compartía con el otro hombre en la habitación, pero ella nunca dejó de pertenecerle a Ash, ella lo sabía ahora. Y cuando abrió los ojos y se encontraron con los azules pálidos, supo que él lo sabía también. Al igual que él le pertenecía a ella, en cuerpo y alma. Se tragó el nudo de la garganta y vio los músculos de su antebrazo mientras jugaba con ella. El conjunto de la boca, brillando con su miel, como lo había visto muchas

"Pinzas, creo", dijo Brandt cuando pellizcó con fuerza los pezones ya alargarlos. Ella trató de concentrarse lo suficiente para respirar a través del dolor, mientras él ponía la primera pinza en el pezón y luego alrededor del anillo en el otro. La mordedura de la pinza fue cortante pero mientras lo cabalgaba, obligándose a ceder a la sensación en lugar de luchar contra ella, el dolor se convirtió en placer. Pero no fue hasta que Brandt se movió hacia abajo con Ash y sus labios se encontraron en un beso, compartiendo su miel que su desesperación llegó a ser de proporciones inmanejables. Y ellos lo sabían. Cuando rompieron el beso, ambos hombres se miraron directamente en una combinación de sonrisas malvadas. Brandt recorrió sus dedos sobre su desnudo montículo y movió la yema de su dedo medio sobre su clítoris sin descanso hasta que ella empezó a jadear y los zarcillos del primer orgasmo empezaron a envolverse a su alrededor y luego él dio marcha atrás dándole sus dedos a Ash, quien los limpió pasándoles la lengua. "¡Oh dioses!" Ella quería cerrar los ojos, pero no se atrevía. "Dilo, Freka. ¿Te da vergüenza? ¿De desearme de esa manera? Te amo, me amas ¿de qué hay qué avergonzarse? Sé que lo quieres, tu coño llora cada vez que lo digo. ¡Estás jadeando! Quieres que lo haga; solo pídemelo"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

veces antes. Implacable. Él quería lo que quería y nada más. Y lo conseguía.

273

El Club de las Excomulgadas "Oh dioses, ¡hazlo! Por favor, por favor, frota esa suave y áspera cabeza sobre mi coño" "Brandt, sostén sus brazos" Ash miró hacia atrás a Sera. "Brazos por encima de su cabeza, las piernas abiertas. Quiero todo el placer posible. Cada gemido y grito. No. Vas. A. Retener. Nada" Brandt se arrastró por su cuerpo deteniéndose brevemente para besarla y ella se quejó al encontrar su sabor en los labios. Él se instaló en su espalda. Ella puso sus brazos por encima de la cabeza, las muñecas cruzadas como si hubiera estado

sosteniéndola por los codos, presionando sus brazos a la cama. No dolió. Pero el efecto fue inmediato, directo a sus huesos. Ser restringida en palabras y hechos la excitó y luego suavizó todos sus conflictos internos como el cielo mismo, mientras lo apropiado de la sumisión se estableció y la llevó a ese espacio en blanco y tranquilo. "Me encanta cuando tus ojos se desenfocan así. Nunca he visto nada más impresionante en mi vida" Brandt batía su pelo sobre sus pezones, en contra de la carne apretada por las abrazaderas de metal, y ella gimió profundamente. En la posición que estaba acostada, no podía ver a Ash con claridad, pero sentía que susurraba, luego el primer contacto fue ridículamente mínimo, la suave áspera piel de su cráneo contra la carne la hinchada, necesitada de su coño. Casi se sale de la cama. Él la detuvo tocando brevemente cada tobillo, un recordatorio para mantener sus piernas abiertas para él. Y otra vez. Presionar, presionar, frotar. La curva de su cabeza, la forma que su piel se sentía, lo absolutamente sucio de la naturaleza juguetona de lo que estaba haciendo hizo que ella apretara los dientes y le temblaran los muslos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

obligada por alguna de las órdenes de Ash. Brandt se inclinó y puso su peso en ella,

274

El Club de las Excomulgadas Él se quejó. Llegó a él, también, apostaría por el sonido crudo que acababa de hacer. "Joder", dijo Brandt. A pesar de que Ash se apretó contra su coño, sus manos llegaron, y un torrente de sensaciones la inundó cuando tiró de las pinzas para liberarlas. Brillante, blanco, placer intenso se disparó desde sus pezones directamente a su clítoris, y como una copa que se había llenado y llenado comenzó a desbordarse.

experimentado. Así de bueno, que todo lo demás era irrelevante mientras corría a través de ella. Un cosquilleo se movió a través de sus manos y sus dedos cuando Brandt la dejó ir. Se detuvo para besarla y luego, justo cuando pensó que nunca había visto una cosa más sexy, Brandt se inclinó y pasó lentamente la punta de la lengua por la curva de la cabeza de Ash. Ella golpeó con los puños el colchón y se echó a reír. Era tan jodidamente hermoso, tan caliente, tan sensual y travieso, que casi se corrió de nuevo solo de verlos. "Sabes mejor sobre su piel" Brandt mantuvo una mano y ella se puso de rodillas, reuniendo sus labios en un beso, probándose a si misma, y probando a Ash, probándolos a los tres. Ash se unió a ellos, deslizando la lengua en su boca, burlándose de Brandt. "¿Así que, fue tan bueno para ti como lo fue para mí? Nunca ha habido ningún tabú entre nosotros antes. Parece una cosa simple, pero, oh dioses, mientras lo hacía, mi polla latía al compás de mi corazón" Ash tomó sus dedos y los besó. "Fue increíble. Una fantasía hecha realidad"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Gritó cuando el orgasmo la golpeó con una intensidad que rara vez había

275

El Club de las Excomulgadas "Nunca debes tener miedo de decirme lo que deseas. Lo que nosotros tres hacemos es hermoso. Mientras todos lo queramos, estaremos bien" Ash sonrió. "Tus deseos son tan sexys para mí" "Y para mí" Brandt levantó una ceja. "Ahora, ve a la bolsa y tráeme el látigo con mango. Ash me torturo todos estos años con lo hermosa que eres cuando has sido azotada. Es el momento de verlo por mí mismo" Ella casi perdió el equilibrio cuando salió de la cama y se dirigió a la bolsa. Su corazón se aceleró cuando vio lo que había dentro. Un rollo de cuerda, esposas

largo. Junto con las pinzas que estaban en la cama, lubricante y varios falos que harían estar a una mujer muy ocupada, si ellos decidían usar su arsenal en ella. "Te estás tomando mucho tiempo allí", dijo Brandt perezosamente, a sabiendas de lo que ella estaba viendo. "Los dos han estado muy ocupados, por lo que veo" Se dio la vuelta, alzo el látigo en sus manos. El olor de cuero envolvió sus sentidos y lo deslizó por las muñecas cuando se lo entregó a Brandt, obligando a silenciar un grito de asombro en sus labios. "Estamos a punto de estarlo" Ash se inclinó y sacó las esposas para muñecas de la bolsa. "Tu hermano tiene buen gusto en los muebles" Indicó Brandt a la cabecera de la cama. "Inclínate hacia delante, las manos sobre cada poste" Los diamantes en el anillo del pezón brillaron alegremente cuando ella obedeció, el peso tirando para enviar una ráfaga cálida de sensaciones a través de ella. Ash sujetó la primera muñeca al poste y luego al otro. Luego se arrodilló en la cama, su polla a una distancia perfecta para chuparla.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

para muñecas y tobillos, un percutor y dos látigos uno corto y uno con el mango

276

El Club de las Excomulgadas Ella lo miró, al ver su sonrisa cuando ella miró a sus ojos. Detrás de ella, Brandt preparo el látigo. El fresco de cuero suave de las colas del látigo se deslizó sobre su espalda, hacia abajo al culo. El crujido del mango ralentizó el tiempo, y ella abrió los párpados cargados con expectación. Y luego... la corriente de aire se rompió sobre las mejillas de su culo justo antes que el primer latigazo cayera.

fundiéndose en sus células. Sus manos se encerraron en la cálida madera de los postes de la cama. No anhelaba estar libre, ansiaba ser conservada por ellos, un objeto para ser adorada y querida. Su presencia se sumergió, oscura a través de la estática suave del sub-espacio mientras se deslizaba través de ella. Ash dijo algo, vio sus labios moverse mientras tenía dificultades para mantener los ojos abiertos. Otro golpe, las colas múltiples lamiendo su carne como cintas de fuego. Su respiración se redujo profunda, lenta, embriagada con la serotonina mientras sus miembros se volvían más pesados. Una y otra vez, lametazos de fuego sobre su carne, convirtiendo el dolor en un placer tan intenso que casi la ahogó. Las muñecas atadas y los ojos de Ash sobre ella manteniéndola flotando sobre la marea. *** Ash la miró, su belleza. Sus ojos estaban vidriosos, los labios entreabiertos, los dedos sujetando la cama. "Dioses, eres magnífica. He echado de menos esto" Y lo había hecho, tanto que un dolor sordo le atravesó ante la vista de la maravillosa tonalidad rosa de su culo y espalda. Brandt tenía una buena mano con

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Se arqueó con un suave suspiro cuando los zarcillos de calor aumentaron,

277

El Club de las Excomulgadas el látigo que ejercía como un experto. Su cuerpo había cobrado vida con sus latigazos, con la fuerza suficiente pero nunca para causar dolor. Ash le acarició la cara y se volvió para presionar un beso en la palma de su mano, su cálido aliento allí contra su piel. Originalmente él había previsto tenerla chupándole la polla mientras Brandt trabajaba en ella con el látigo, pero simplemente quería disfrutar de ella, quería disfrutar de su respuesta.

con la cabeza una vez. Era el momento de parar y bajar un poco. Brandt dejó a un lado el látigo y cogió un pequeño recipiente, abriéndolo y frotando el ungüento dulcemente perfumado en su piel. Los párpados de ella revolotearon y Ash deshizo sus ataduras, facilitando que se pusiera de pie y luego ayudándola a ponerse en la cama sobre su vientre. "Shhh, cierra los ojos, Freka y permite que cuidemos de ti" Ash le dio un beso en la frente y pasó los dedos por su cabello, murmurando con suavidad. "¿Cómo estás?" Brandt estaba a su lado, pasando los dedos hacia arriba y abajo por la espalda. Ella se estiró a su toque y gimió con satisfacción. "De maravilla. Y mojada" Su voz estaba ahogada por la almohada, pero la oyeron y se echaron a reír. "Tenemos la cura para eso cuando estés lista. Sólo relájate un poco y disfruta el bajón", dijo Brandt. Ella se agitó y se dio la vuelta retorciéndose en las sabanas. “¡Oh, yo! Ha pasado mucho tiempo desde que me he sentido así" Sus palabras eran cada vez más claras, la pérdida de la ligadura del sub-espacio.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Brandt miró hacia arriba, preguntándole en silencio cómo estaba Sera. Ash asintió

278

El Club de las Excomulgadas Ash no pudo evitarlo. "¿Cuánto?" La curva de su hombro llamaba por un beso, por lo que él respondió, saboreándola. "Diez años", dijo simplemente. "Después de ti, no hubo nadie en que confiara lo suficiente para permitírselo” "Estoy honrado que me des la suficiente confianza", dijo Brandt, moviéndose para besar sus labios. "Entonces uno de los dos tiene que follarme. Por favor. Estoy mojada y dolorida y

*** Brandt la necesitaba, necesitaba estar dentro de ella para compartir la intimidad que había perdido mientras estaban separados y sellar que habían pasado a pertenecerse los unos a los otros. Un nuevo nivel de confianza y el amor existente entre ellos. Pero sabía que Ash lo necesitaba, también, por lo mismo y sin embargo por razones totalmente diferentes. "¿Vamos a llenarte con polla entonces, Sera? ¿Yo en tu coño y Ash el culo?" Su piel sonrosada se le puso de gallina y los pezones se le endurecieron y oscurecieron de color rosa oscuro. "Creo que esa es su respuesta, Brandt" Ash se echó a reír y se inclinó frente a la cama para coger el lubricante. "Móntame, entonces" Ella se puso a horcajadas sobre él, llegando a arreglar su cabello alrededor de su cabeza con una sonrisa socarrona. "Una cabeza calva y la otra con pelo hasta el culo. Como un compendio de increíble belleza masculina. No sé cómo acabé aquí, pero me alegro de estarlo." Brandt le tocó la cara. "¿Entonces lo estás? ¿Te alegras?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

soy el tipo de chica que le gusta el sexo con dominación"

279

El Club de las Excomulgadas Ella asintió lentamente. “Entonces, di que sí" Ash se acomodó detrás de su cuerpo y Brandt se inclinó para mover un dedo sobre su clítoris para mantenerla lista. Ella arqueó las caderas hacia adelante moviéndose a su toque, teniendo su polla en el coño. "Mmmmm"

¿Qué podía decir? Qué pregunta más estúpida. Sabía lo que iba a decir. Lo había sabido segundos después de que ellos propusieran la idea. Asustada, sí, estúpida, no. Ash la abrió y el lubricante fresco facilitó el paso de los dedos, en primero uno, luego dos. Nunca había tenido realmente una doble penetración. Bueno, Ash había utilizado juguetes mientras que la follaba para jugar en su culo, pero nunca había tenido dos pollas de carne y hueso follándola de esta manera antes. La idea había sido lo suficientemente emocionante, y la había entretenido mucho desde que habían comenzado una relación física, pero la realidad era mejor, más complicada. Abrumadora. Brandt apenas se movió dentro de ella mientras Ash la aflojó, preparándola para su polla. La sensación de los dedos estirándola mientras una polla empujaba en su coño era increíble. Pero no era nada comparado a la sensación cuando Ash suavemente se empujó adelante con una mano en su espalda, y sintió la cabeza gruesa de su polla comenzar a presionar en su trasero.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

***

280

El Club de las Excomulgadas Un gutural sonido bajo salió de ella mientras él empujaba en su cuerpo con cortos y pequeños empujes llenándola hasta el punto en que estuvo bastante segura de que no podría tomar nada más de él. Y, sin embargo, continuó. "Di que sí", murmuró Brandt. “Sí. Sí a los dos. Pero si es un error, nunca lo podrán decir o tendrán mi venganza haciéndolos pedacitos. ¡Ahhh!" Ash presionó hasta el fondo y los tres se quedaron quietos por unos momentos

ella. "No es un error. Voy a pasar el resto de mi vida probándolo" Brandt retorció los dedos contra su clítoris y su coño tuvo un espasmo alrededor de su pene y debió haber afectado su culo porque Ash gimió bajo. "Te amo. Te adoro y si no me muevo en este instante, moriré", Ash gruño detrás de ella. "Fóllenme. Ambos. Soy suya, márquenme, háganme suya y lo digo enserio" En un lento, alternativo movimiento, Brandt se deslizaba mientras Ash se retiraba, invirtiéndose cuando Ash se empujaba centímetros hacia dentro, ella no podía moverse, así que se dejo llevar, siendo empujada por sus dos hombres, por los pechos y duros, músculos muslos mientras ellos la tomaron y cumplieron su petición. En ese momento estaba bien y verdaderamente marcada para siempre como suya. Y ellos como suyos. "Córrete para mí, Sera", instó Brandt, sus dedos moviéndose con velocidad en el clítoris. Ash la llenó, desatando terminaciones nerviosas que rara vez se utilizan, sintiéndose indescriptiblemente bueno, sólo un pelo de distancia de ser demasiado

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

mientras su cuerpo se ajustaba. Los tres golpes de corazón haciendo eco a través de

281

El Club de las Excomulgadas parecido al dolor. Se retorció entre ellos, confiando en ellos para mantenerla justo el lado de la línea y así lo hicieron. Sollozó cuando el clímax la golpeó. Su cuerpo no supo qué hacer. En su interior los músculos se cerraron sobre Brandt, y Ash aceleró, jodiéndola más profundo mientras su cuerpo se consumía con el orgasmo. Brandt se alzó y le mordió el hombro mientras gemía, corriéndose profundamente dentro de ella y, con una maldición ahogada, Ash empujó hacia adelante, y su polla

"Los quiero tanto a ambos que es como si estuviera escrito en mi alma" dijo en voz baja mientras Ash la cogía y la llevaba al cuarto de baño contiguo a su habitación. *** "¿Está bien?" Ash preguntó por encima del hombro mientras probaba el agua del baño. Brandt la acunaba en sus brazos y asintió con la cabeza. “Sí. Sólo abrumada, creo" "Vamos a limpiarla y luego vamos a darle de comer antes de llegar al matrimonio y teniendo cuidado al presentarle los documentos para que sea mi amante" Ella se quejó y Ash se rió. "No discutas tanto. Ya habías accedido a hacerlo, ¿por qué perder más tiempo?" Brandt se acercó a la bañera, llevándola con cuidado y la puso suavemente en el agua. Él y Ash se arrodillaron junto a ella. "Creo que vamos a necesitar una bañera más grande en el futuro" Brandt se echó a reír. "Ash, cariño, ¿por qué no entras y te limpias?" Los ojos de Sera estaban semicerrados y con ensueño, su voz lánguida.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

se sacudió cuando se corrió.

282

El Club de las Excomulgadas "Voy a ducharme cuando hayas terminado. Vamos a cuidar de ti, para variar" Ash tomó una barra de jabón perfumado e hizo espuma en un paño, apoyándose para tomar un pie femenino y empezar a limpiarlo. "Para un soldado, tienes los pies encantadores. Los míos son todos ásperos” Brandt comenzó a lavar la espalda. Ash le encantó la sonrisa de satisfacción en sus labios. "Gracias. Y cariño, te prometo que cuando te miro, tus pies son la última cosa en lo

"Oh sí, ¿En qué te fijas entonces?” Brandt besó la parte superior de su cabeza mientras Ash comenzaba a mover la tela hasta las pantorrillas. "Necesidades", bromeó con un brillo en sus ojos. Ash no podía recordar la última vez que la había visto traviesa como ahora. "Bueno, lo primero en que me fijé fueron tus ojos. Pensé que mientras que la belleza de Ash era dura y salvaje, la tuya era elegante" Miró a Ash y le tomó la mano un momento. "Y eso es un cumplido para los dos" Ash se sintió mejor con eso y se dio cuenta que estaba haciendo un esfuerzo para amar a los dos tanto como podía. A él le gustaba eso. "Y luego el pelo, tus labios, oh Dios, quise besaros allí mismo" "¿Antes o después que me tiraras al suelo?" Brandt bromeó. Ash ahogó un resoplido. "Antes. Y después, también. He pensado en una palabra constantemente cuando nos vemos" Ella sonrió. "Tengo miedo de preguntar" La boca Brandt se curvo en una sonrisa. "Delicioso"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

que me fijo" Sera aún no había abierto completamente los ojos.

283

El Club de las Excomulgadas "Eres muy buena con esto" Ash vio el sonrojo incluso a través del tono de la piel de Brandt. "Oh, está bien. ¿Yo?" Ash quería sus caricias, eh, su ego, también. Llegó a su coño y suavemente uso la tela, a sabiendas de que estaría dolorida. "Bueno, como sabes, me encontré contigo a propósito un mes antes de que finalmente preguntaras mi nombre. Te vi en tu uniforme, y estaba tan apuesto y refinado y esa es una ventaja para ti. Por supuesto, no tenía idea de cuanta ventaja

"¿La primera vez, Ash?" Brandt resopló. "No pierdes el tiempo en preliminares, ¿verdad?" Ella se sentó y tomó la barbilla de Ash. "Abrumador. Tú simplemente te hiciste dueño de mi corazón desde la primera vez que me miraste con esa sonrisa y dijiste: 'Y puesto que tú has hecho el esfuerzo de presentarte a mi muchas veces, ¿por qué no me dices tu nombre?'" A él se le cortó la respiración. Desarmado. "Te quiero, Sera. Espero demostrártelo cada momento hasta que pasemos al Universo" La besó suavemente. "Vamos, entonces. Ponte de pie para que podamos enjuagarte y luego te quiero de marcha a la cama. Esperándonos, y vamos a comer" Brandt la ayudó a levantarse cuando Ash empezó a aclararla. "¿Van a hacer cosas entre los dos mientras yo estoy en la otra habitación?” Ash se sorprendió. "¿Crees que es por eso que queremos que descanses? ¿No hemos dejado claro que es lo que queremos? Nunca diría cosas a tu espalda de esa manera. Si me diese cuenta que deseo a Brandt y no pudiese esperar a estar los tres juntos, yo lo diría así" Ella sonrió, quitándose la toalla. “No, tonto. Sólo quería ver. Confío en ti, en ambos. Probablemente deberíamos hablar de ese tipo de cosas. Lo que está bien y

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

hasta que sacaste un rollo de cuerda la primera vez que dormí en tu casa"

284

El Club de las Excomulgadas no está bien. No me molesta que los dos estén juntos cuando yo no estoy. O incluso cuando estoy. Sobre todo cuando estoy" Se echó a reír. "Son hermosos cuando se tocan mutuamente. Me sentiría mal si sintiese que me están ignorando. Estoy segura de que podemos lidiar con eso, sin embargo" Ash se metió bajo la ducha, pero siguió hablando con ella. "Bueno, agradezco que digas eso. Y no me importa si estás con Brandt cuando no esté aquí, tampoco. Y supongo que habrá momentos en que querremos estar sólo

Él se hizo a un lado cuando se enjabonó mientras Brandt se metía. Ella se inclinó en el mostrador y los observó. "¿Brandt?", preguntó Sera. "Lo que has dicho. Sé que voy a querer a los dos para mí a veces. Pero estoy de acuerdo que podemos solucionarlo. Todos nos amamos unos a otros, vamos a tener trabajar, pero podemos hacerlo"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

dos de nosotros"

285

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 27 Sera se metió en la gran cocina de Paul y comenzó a preparar una comida mientras Brandt hurgaba en los armarios para encontrar los artículos que necesitaban. "He encontrado un montón de cosas. ¿Quieres enterarte ahora, o deseas decirme lo que los dos han descubierto en primer lugar?" Ella cortó en rodajas el pan e hizo un gesto hacia el frasco de conservas de frutas en el mostrador.

finalmente se sentó. "¿Por qué no comemos, y luego podemos comparar datos? Hemos estado de viaje, y trabajando sin parar en este asunto" Ash comenzó a comer, y ella estuvo de acuerdo, volviendo a su propio plato. "Sera, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que has comido?" Se insinuó una sonrisa en la esquinas de la boca de Brandt cuando se dio cuenta que había devorado prácticamente su comida. “No hace tanto. Comí esta mañana antes de bajar" "Ahora que estamos aquí, nos ocuparemos de ti" Brandt lo dijo de la forma de un hombre que está totalmente seguro de que será obedecido. Ella se rió y le palmeó la mano. "Dos cosas. Es muy dulce que los dos quieran cuidar de mí. Me gusta. Pero no fuera del dormitorio. ¿Lo entiendes? No estoy diciendo que me ordenes cuidar de mí misma como mi superior, quiero dejar claro eso" Ash se rió, un sonido profundo y masculino que la hizo sonreír en respuesta. Brandt sacudió la cabeza mientras bebía lo último de su zumo. "Me lo imaginaba. Es suficiente trabajo - y placer - mantenerte sexualmente satisfecha, necesito tener

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ash sirvió un poco de zumo, y comenzaron a llevar los alimentos a la mesa y

286

El Club de las Excomulgadas mi fuerza de vuelta cuando no estamos follando. De verdad, respeto tu independencia. Mientras estés de rodillas en el dormitorio, puedo soportar que estés de pie en cualquier otro lugar. Fuiste creada para eso" Ella ladeó la cabeza hacia Brandt. "Eres muy tranquilo. Sexy. Gracias por esto. Por lo que acabas de decir" Ash soltó un bufido. "Terminó el espectáculo. Bien, vamos a limpiar esto e irnos de cabeza para abajo a la sala de datos. Podemos repasarlo todo desde allí"

limpiaron y se dirigieron hacia las escaleras. "Sí, está bien. Si los dos están absolutamente seguros, todavía estoy dispuesta" *** Brandt estaba de pie en la puerta de la habitación llena con electrónica de lujo y dio suspiro de felicidad. ¡Qué espacio! "Es bastante impresionante, ¿no?" Sera atrapó el brillo de sus ojos y sonrió. "Dios, eres la mujer perfecta" Él la atrajo hacia sí, besándola profundamente. "Ven y siéntate aquí, déjame abrir los archivos, y te mostraré lo que he encontrado" Sera le indicó una mesa con varias pilas de copias impresas perfectamente apoyadas en la parte superior. Ella abrió una. “¿Vamos en primer lugar a lo peor? ¿Cosas que puedo demostrar con claridad?" "También puedes. El comandante tiene muy claro que quiere erradicar esta amenaza ahora. De cualquier manera tenemos que hacerlo" Ash se inclinó unos centímetros.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Después, nos dirigiremos al Mirum para casarnos. ¿Vale?" Brandt se puso en pie, y

287

El Club de las Excomulgadas “Está bien" Dijo, y señaló la pantalla. "Paul fue capaz de pasar del cifrado y desbloquear los datos, yo umm, liberarlos. Junto con lo que encontramos en otros lugares y con lo qué Rina me dio, esto es lo que tengo" Ella tomó un sorbo de kava y volvió a mirar los datos. "Este es el esquema básico del anillo de comunicación. Owen Alder está involucrado con el sistema Imperial de crédito, hasta el cuello. Poden ver aquí, que ha estado comunicándose con el líder supremo de Fardelle. Aquí hay también una transferencia de créditos del Edge Bank a las cuentas de Alder. Cada vez ha sido entre las tres semanas estándares antes de la confirmación de los ataques a diferentes puestos, e inmediatamente después. Sin embargo,

él" "Sólo la parte donde él jugó un papel decisivo en la muerte los ciudadanos de la Federación y ayudó a nuestros enemigos. ¿De dónde sacaste esa información?", preguntó Brandt. "Te di una visión general. ¿Estás seguro que quieres saber los detalles? No puedo decir nada que potencialmente podría dañar a alguien que me ayudó corriendo un riesgo extremo" Sera esperó su respuesta. "Tenemos una exención de poderes en caso de emergencia. Supongo que utilizaste canales sin embargo lo hiciste para obtener información sobre esta investigación. Cualquier ayuda está protegida, como lo estás tú. Dónde la obtienes no es un problema. No oficialmente, de todos modos" Brandt golpeó los papeles. "Esto está más allá de lo que hubiéramos podido conseguir antes" Ella suspiró. "Hemos roto las redes familiares. Varias de ellas. Esta es parte de la unidad de comunicación propia de Owen Alder y sus registros bancarios. No hizo un gran esfuerzo por ocultar nada de eso. Sin embargo, para corroborar, también logró entrar en las redes bancarias. He seguido y registrado todo" "¿Quién más, Sera?" Preguntó Ash.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

técnicamente, es un ciudadano de Edge, por lo que no es completamente ilegal para

288

El Club de las Excomulgadas Sera se mordió el labio un momento, y Brandt de repente tuvo miedo de la respuesta, pero esperó de todos modos. "Lo siento, pero Perry está involucrado, y lo ha estado durante el último año. Él ha hecho una considerable suma de créditos y en los puntos clave después de los ataques en los puestos de avanzada, ha sido pagado. También estuvo en la recepción de un flujo de créditos inmediatamente después del asesinato de Giles Stander" Hizo una pausa y le tocó el brazo brevemente. "Lo siento. No hay duda de que él es parte de esto. Y hay más. Tu tío... Ash, tu tío ha tenido comunicación con

intercambiado información, pero es lógico pensar que tu primo no tiene el poder suficiente para conseguir este alto nivel de información por su cuenta" "¿Has encontrado alguna comunicación entre Perry y cualquier otra persona en los cuerpos militares o gubernamentales? ¿Cualquier lugar donde podría haber conseguido la información que vendió a Alder?" La voz de Ash era plana, pero Brandt sabía estaba molesto. "Lo he comprobado. Hicimos una búsqueda exhaustiva, miramos a través de lo que parecía un montón de estúpidas bromas entre Perry y su segundo hombre. No creo que Kira sepa algo, sin embargo" Ella se encogió de hombros. "Tengo que conseguir una lista del comandante, porque hay militares que parecen estar ayudando, pero no están clasificados lo suficientemente alto como para hacer mucho. Pero no deberían permitírseles estar en el sistema a pesar de todo" "Tráeme la lista de ahora, se la voy a enviar. No podemos permitir que estas personas estén en libertad", dijo Brandt. Sera asintió con la cabeza a Brandt, y él vio cuan en serio se había tomado el trabajo, no por primera vez. "Ve a la terminal, la lista está en la pantalla. Todo aquí es seguro"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Giles Stander y a continuación, con Owen Alder brevemente. No sé si ha

289

El Club de las Excomulgadas "Ash, infórmale sobre lo que has descubierto, ya que yo ya lo he oído. Vuelvo en un momento" Brandt se trasladó a la terminal y miró a la lista sorprendido. "La lista es de dos pantallas de largo" Sera, fue a sentarse junto a él, y Ash se unió a ellos. "Al lado de cada nombre están los enlaces con las pruebas que reuní. Comunicaciones, reuniones, en algunos casos las transferencias de crédito. Por lo que puedo decir, las transferencias de crédito estaban en cambio para el acceso a los sitios de baja seguridad, donde los sospechosos se encuentran estacionados"

mensaje al comandante. "Caminos de comunicación, registros de entrada y salida, en algunos casos, imágenes de vídeo. No hay mucho que no se encuentre en una red o en una pantalla en estos días" Sera se encogió de hombros. "¿Por qué corrieron ese riesgo?" Preguntó Ash. "Por favor no te ofendas, pero los miembros de las Familias son bastante intocables. Lo controlan todo. Dirigen el gobierno y los militares. Eso puede llevar a un estado muy fuerte de invencibilidad. La red de comunicación Familiar es una red protegida, así que ¿por qué preocuparse por eso? En este caso, el comportamiento fue la clave, ya que nos ha proporcionado pantalla tras pantalla de pruebas incriminatorias" La voz de Sera estaba calmada, pero Brandt sabía que estaba en lo cierto. “De acuerdo, enviado. Y Kira?" Brandt se volvió hacia Sera. Ella se mordió el labio un momento. "Simplemente no lo sé. Hubo alguna actividad en su canal de comunicación personal, pero tanto como odio decir esto, no creo que ella sea suficientemente inteligente como para haber orquestado esto. Lo que he podido encontrar parecía un gran trato con la firma de Perry. Es irrefutable. Pero no estoy segura. La mayoría de sus comunicaciones son ridículamente estúpidas. Más allá de lo estúpido e irrelevante. Lleno de comentarios de ropa y del costo de

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¿Cómo te enteraste de las reuniones?" Brandt preguntó mientras escribía un

290

El Club de las Excomulgadas las viviendas y otros valores de ese estilo. Me parece sospechoso que sea tan estúpida un momento y de repente viciosa y sanguinaria al siguiente. No es que me retracte de mi opinión de que es una criatura malvada, venenosa o algo así. Pero no estoy convencida de que sea tan culpable como Perry. Ella está involucrada, y es casi seguro que entiende que lo que está haciendo es ilegal. Lo que la convierte en una criminal. Pero no sé si eso la convierte en una traidora" Alivio corrió a través de él. Brandt no podía imaginar lo que le haría a su padre que un hijo suyo fuera un traidor. Pero más que un alivio para su familia, le fue

aún cuando Kira no haría lo mismo por ella. "Por lo tanto, tenemos a Perry Walker involucrado, Owen Alder involucrado, esta lista de los cuerpos militares y algunos cuerpos de gobierno involucrados. Mi tío parece que está involucrado, y Kira puede o no estar involucrada. Alguien más?" Ash frotó su mano sobre su cabeza. "Varios miembros de la Familia Stander tienen algunos lazos bastante obvios con Owen Alder. Yo tengo esto, también. En el Cuerpo Militar había algo de esto ya, pero sin todas las piezas clave que pude obtener a través de canales, no estaba lo suficientemente completa para ver todo el panorama" Sera cerró la carpeta. "En suma, hay una conspiración con la ayuda de varias de las más poderosas Familias para ayudar y apoyar a los Imperialistas a desestabilizar a nuestro gobierno y tomar el relevo. ¿Mi padre está involucrado? Mi tío, sí, veo todas las pruebas, y creo que debería ser juzgado. ¿Alguien más de mi familia?" Preguntó Ash. "Kendal, tu hermano menor, el más cercano a la edad de Perry. Ha acompañado a Perry y Kira al Universo Nondal y Edge varias veces. Ha estado en la red familiar tratando de entrar en las cuentas de tu padre" ***

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

revelado que su mujer fuera tan profesional, tan justa que protegería a su hermana

291

El Club de las Excomulgadas Ash se desinfló en un momento, bajando la cabeza. Dolor, tristeza, rabia lo embargó con toda esta situación. "No puedo creer esto. ¿Mi propia familia? ¿Por qué? Tenemos un montón de créditos. Tenemos el control de enormes trozos del espacio del Universo. Kendal es un hijo reconocido de la amante de mi padre. Tiene un imperio propio. No lo entiendo" Sera se acercó a él, poniendo sus brazos a su alrededor, y al instante él se sintió mejor. Consolado. "No lo puedes entender porque tú tienes sentido del bien y del mal. No he encontrado nada sobre tu padre. O de cualquier otra persona de la

poder de los créditos sin importar el costo para la humanidad. Puede odiar a tu padre, a ti o a tu hermano mayor. Podría resentirse por haber nacido de una amante y no de una esposa. Las motivaciones de las personas son a menudo un misterio. Pero nos las tuyas, Ash. Eres un buen hombre. Estás haciendo lo correcto, a pesar de lo que te va a costar a ti y a tu familia. Me gustaría encontrar otras cosas, de verdad. Lo siento" "No es cosa tuya tener que pedir disculpas. Brandt, envía esa lista al Comandante, y consigue algunas órdenes de arresto y extradición elaborados para la gente y llévalos a Ravena" Dijo Ash, manteniendo un brazo alrededor de Sera. "Iremos a Mirum y nos encargaremos de los documentos del matrimonio y la situación de amante en primer lugar. Tendrás la protección de nuestro estado, así como tu condición en los cuerpos militares. Entonces iremos a ver a los componentes de mi familia. Necesito hablarles de ti, sobre nosotros, y luego enfrentarles con este desastre" Él tenía mucho que tratar. El resentimiento de que había hecho lo correcto y estuvo a punto de perder a Sera y que nunca sería capaz de casarse con ella lo ponía nervioso. Había hecho lo mejor para la familia, mientras que Perry le había dado la espalda a milenios de rangos de los Walker. Por el momento Ash terminó con ellos, todo lo que necesitó decir durante años sería dicho. Sólo podía rezar por que su padre lo apoyara contra su tío.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Familia Walker. Kendal puede creer en el fascismo universal. Puede creer en el

292

El Club de las Excomulgadas "¿Y luego qué? Nuestra cubierta será destruida para todas las operaciones futuras. ¿Qué sugieres que hagamos al respecto?" preguntó Sera. "He trasladado esto al comandante. Él siente que es hora de que Brandt y yo hagamos público nuestro servicio militar y lealtad a la Federación. En un momento en que la fe del pueblo en las Familias será sacudida, puede ser un símbolo que no todos somos traidores. Logrando así que la gente tenga fe en las reglas del gobierno, manteniendo la paz. Y nos ayudará mucho a estar abiertamente contigo" Ash la miró de reojo, y ella giró sus ojos.

"Con todas las prótesis y con la capacidad de mejorar la imagen, no es difícil ir de incógnito de manera diferente. Otros equipos lo hacen todo el tiempo. Es sólo otra cubierta. Estoy harto de que la gente piense que soy un adinerado mocoso mimado" Hasta que lo dijo en ese momento, Ash no lo había dicho nunca en voz alta. Decirlo lo liberó. Ella se encogió de hombros. Su hermosa mujer levantó sus hombros y olió. "Está bien. Bueno, me voy a cambiar. Porque no puedo casarme y ser una amante en pantalones de trabajo y el pelo hecho un desastre. Y tengo que decírselo a mi familia. No me puedo casar y que lo descubran a través de la pantalla de vídeo" "Lo entiendo. Me gustaría conocerlos después de que todo esto esté resuelto" Brandt la besó en la frente. "¿Pueden mantenerlo en secreto hasta que lo hayamos anunciado? Creo que la sorpresa los mantendrá a todos desequilibrados, y eso funcionará a favor nuestro" "Por supuesto. Mi Dai sabe de mi carrera en el cuerpo" Sera hizo una mueca "Él es, bueno, puede que no le guste mucho, Ash. Así que déjame hablar con ellos sola en primer lugar, así aclaro un poco las cosas. No es probable que se tomen lo del trío muy bien al principio. Mai es muy religiosa"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¿Y la coartada perfecta de dos playboys obscenamente guapos?"

293

El Club de las Excomulgadas Ash suspiró. "Lo entiendo. No he conseguido una gran acogida en mi mundo, tampoco. Vamos a resolver esto. Ve. Brandt y yo haremos frente a las cosas aquí, y tu charla con tus padres y cámbiate" *** Sera caminó hasta su habitación, sintiéndose un poco más aliviada porque iba a contarles de su relación a sus familiares, pero también agobiada por el dolor personal de Ash. No podía imaginar que arrestaran a Paul por haber traicionado a

Le gustaría que Paul estuviera con ella en ese momento para llamar a sus padres, pero iba a tener que lidiar con eso por su cuenta. Se puso una bonita falda, botas altas con un suéter oscuro y fijó su pelo. Ellos podrían verla mejor vestida, esperó tomar una pequeña cantidad. Se sentó, respiro profundamente y se conectó con la casa de sus padres. La cara de su padre apareció, y cuando vio que era ella, sonrió ampliamente. "¡Hola!" Se salió fuera de la pantalla. "Malta, es Sera" Sera escuchó a su madre en el fondo, y pronto su rostro se unió al de su padre. Los amaba tanto. Los dos eran el tipo de personas que ella se esforzaba por ser, valientes, honestas, amables, trabajadoras, amantes uno del otro. "Te ves hermosa, Sera. ¿Ya has vuelto? " "Sí. Escuchen Mai, Dai, tengo esto en canal seguro, lo que tengo que decirles es algo que no se puede repetir hasta que les dé el visto bueno" Ambos asintieron, dándole seguridad. "En primer lugar, estoy aquí en Sanctu, pero estoy terminando una misión. Cuando esté terminada, iré directamente a verlos. En segundo lugar, van a empezar a escuchar noticias, así que necesito contárselos yo primero. Me voy a casar con Brandt Pela en una hora"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

su pueblo, o alguien de su familia.

294

El Club de las Excomulgadas Su madre comenzó a llorar, y su padre exigió respuestas. Sera levantó su mano hacia arriba. “Esperen. Hay más" "Sera, eso nunca es una buena frase" dijo su padre. Ella se echó a reír. "Es buena. También me voy a presentar como la amante de Ash Walker"

mucho tiempo. "¿Acabas de decirnos que te vas a casar con un hombre y convertirte en la amante de otro? ¿Un hombre que te dejó por hacer eso mismo hace diez años?" Ella conocía ese tono. Su padre a menudo tenía mal humor sobre las cosas, pero rara vez se enfadaba realmente. Estaba realmente enfadado en este momento. "Es mucho más complicado de lo que puede parecer en este momento, pero por favor, confíen en mí. Ash es un buen hombre. Mejor de lo que tú y yo pensábamos. Y Brandt es un hombre bueno también. Iré a verlos después de que esto termine. Ya hablaremos. Por favor" "No se puedes lanzarnos algo como esto y esperar que te dejemos ir sin una explicación" "Mai, te quiero tanto. Voy a explicártelo, te lo prometo, pero ahora no puedo. Me tengo que ir. Sólo quería que lo escucharan de mí primero" Sera presionó la mano en la pantalla y puso fin a la comunicación.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

En vez de gritos, ambos padres se quedaron completamente en silencio durante

295

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 28 Sera bajó las escaleras para encontrarlos cambiados, con los uniformes militares y viéndose increíblemente guapos. "Wow. Mírense" Se abanicó y caminó a su alrededor para captar la vista desde atrás. "Impresionante. Me siento mal vestida. ¿Puedo ponerme mi uniforme también?"

después de que nos ocupemos de la ceremonia y el papeleo. Por ahora, permítete disfrutar un poco" Brandt besó la mano que sostenía y deslizó un anillo en ella. Taimado hombre. Sera miró el anillo. La banda plana tenía piedras incrustadas. Nada llamativo, pero hermoso y clásico. Completamente ella. "Oh. Es perfecto. Me encanta. Yo, bueno, no tengo nada para ti" Se sonrojó. Él se rió y la besó rápidamente. "Me alegro que te guste. Pensé que era perfecto para ti. Podemos hacer anillos para nosotros más adelante. Este fue una sorpresa para ti, lo sé" Se volvió hacia Ash, quien deslizó un anillo en su otra mano. "¿Qué?" Él sonrió. "No pensabas que sólo Brandt te daría un anillo ¿verdad? Eres mía, también. Desearía, con todo lo que soy, que pudiéramos casarnos, pero declararemos lo nuestro para siempre de todos modos" El anillo de Ash era el espejo del de Brandt, sólo que con un metal de color más cálido. La emoción la ahogaba. "Estoy tan... Yo nunca esperé sentirme de esta manera por alguien otra vez. Tener esto contigo, Ash, cuando pensé que te había perdido para siempre..." Se estremeció, sin palabras y giró hacia Brandt. "Encontrarlo contigo

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ash tomó una de sus manos y Brandt la otra. "Te ves hermosa. Puedes cambiarte

296

El Club de las Excomulgadas cuando menos lo esperaba. Sentirlo por dos hombres y que sea correcto, parece como un sueño" Sus dos hombres la miraron, dando un paso adelante para abrazarla. "Te amamos. Tenemos él para siempre que has merecido durante tanto tiempo" Ash le susurró al oído. “Lo sé. Lo creo. Estoy tan feliz. Los amo tanto a ambos"

"Podemos usar uno de los vehículos de Paul. Le dejé una nota al respecto" Sera los guió hacia afuera. "¿Pudiste ponerte en contacto con tus padres?" Brandt preguntó mientras entraban. Ella hizo una mueca mientras navegaban hacia afuera por el camino y se dirigían hacia Mirum. "Sí. Les dije que iríamos a verlos después de que todo fuera arreglado. Se mantendrán en silencio con respecto a las noticias hasta entonces" Ash se rió desde su lugar justo detrás de ella. "Eso fue una sutil forma de evasión, Sera. ¿Supongo que no reaccionaron bien?" "Están impactados por lo del trío. No se opusieron tanto a que me casara con Brandt, pero están preocupados por que sea la amante de alguien, y mucho más por que sea la tuya. Se les pasará cuando se los explique. Una vez que vean que las cosas son diferentes ahora. Pero después de... después de que las cosas terminaron, yo fui un desastre por un tiempo" "¿Cuánto tiempo? Dime" le preguntó Ash en voz baja, sin su tono normal demandante. Ella suspiró. "No es importante. Fue hace mucho tiempo. Estoy bien ahora. Estamos juntos otra vez. Déjalo" No quería estar en ese lugar otra vez, y no quería llevarlo allí, tampoco.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Entonces vamos y hagamos esto" exclamó Brandt.

297

El Club de las Excomulgadas "Lo siento. Sólo quiero saberlo" "¿Por qué? Y no te disculpes; eso ya está terminado y hecho. ¿De qué serviría saberlo ahora, Ash?" Se centró en la vía por delante de ella. "Eso no puede ayudarte" "¿Cómo lo sabes? Pensé en ti todos los días, ¿sabes? Pero me obligué a dejarte ir, a nunca mirar para ver dónde habías ido ni qué te había pasado. No podía saberlo. Egoísta. Pero cuando se dijo tu nombre para el equipo, miré y aprendí un poco.

"Dile", instó Brandt. "¿Por qué? Sólo le hará daño. No quiero hacerte daño, Ash" "Por favor" Ella suspiró, frustrada. "¿Cómo crees que estaba, Ash? Creía en ti. En nosotros. Creía en el amor y en él para siempre, y en todas esas cosas buenas. En el lapso de un día, todo fue una mentira. Eso me dejó tambaleando. Jodí mi vida a través de muchos hombres en los meses siguientes. Todos ellos increíblemente inadecuados. Era oscuro, auto destructivo y malo. Mis padres estaban angustiados. Y entonces encontré mi camino en el cuerpo militar, y tenía un régimen para guiarme. Estructura. Estaba tan ocupada e inundada con las normas y las tareas de cada momento de mi día, que dejó de doler tanto, y dejé de hacerme daño en vez de a ti" Ella tragó. "Mi familia tenía una Sera un día y una desconocida al siguiente. Me llevó un tiempo antes de estar de vuelta en mi propia cabeza. Pero nunca volví a ser la misma que fui contigo" "Así que por supuesto, están molestos conmigo. Me molesta, también, Sera. Desearía poder cambiarlo" La voz de Ash era tranquila mientras tocaba su hombro. "No lo hagas. No, Ash. Sí, están resentidos, pero como les dije, eres un hombre mejor de lo que creí entonces. Me duele, no puedo decir que no lo hace. Pero entiendo lo que hiciste. No creo que pudieras ser el hombre que eres, si te hubieses

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Pero faltaba mucha información."

298

El Club de las Excomulgadas alejado de tu deber entonces. No significa que me guste el sistema de rangos y lo que hace a todos los que no están de acuerdo con las decisiones tomadas por ellos. Pero entiendo tu elección" Sera parpadeó para alejar las lágrimas. Perdonándolo verdaderamente se sintió más ligera, mejor en su propia piel. Él se acercó más y tocó su cuello. "No sabes lo que eso significa para mí. Realmente no lo sabes" La voz de Ash era un mero susurro, pero ella lo escuchó. Levantó la mano y tocó la de él, y Brandt simplemente cubrió la de ellos con la

El trayecto hasta Mirum tomó algo de tiempo, por lo que se calmaron y comenzaron a hablar del futuro. Algo que Brandt no había hecho en muchos años, porque su vida se había convertido en el presente y no pensar más allá del final de cualquier misión en la que se encontraran. "¿Los dos viven en Borran cuando no están en una misión?" preguntó Sera. Brandt enredó la punta de uno de sus cortos rizos alrededor de un dedo. Su cuerpo estaba girado hacia ella en el asiento para poder verlos a ambos. Ash estaba aturdido, lo sabía, por la admisión de Sera de cómo había sido su vida y también por su perdón y comprensión. Él estuvo en silencio por un tiempo, pero comenzó a animarse, cuando comenzaron a hablar sobre sus planes. "Tenemos el complejo en Borran, y ambos tenemos grandes residencias en Ravena. También tengo una casa adyacente a las tierras de la Familia en Majar" Ash finalmente habló. "Como dice Brandt, tengo una residencia en Ravena y una casa pequeña aquí en Sanctu, a las afueras de Mirum cerca de la residencia familiar. Me fui de la casa que compartía contigo. Kira y Perry la vendieron, creo. También tengo algunas residencias dispersas en varios Universos. Pero ninguna que pueda llamar hogar. Es gracioso como nunca había pensado de esa manera hasta que llegaste a mi vida otra vez"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

suya, también.

299

El Club de las Excomulgadas Sera se encogió de hombros. "Yo no tengo ninguna residencia. Tenía un alojamiento en Borran, pero lo reasignaron cuando me colocaron en su equipo. Después de estar en el cuerpo el tiempo que estuve, no tengo muchas posesiones. Mis padres fueron y se las llevaron. Me imagino que las pocas cajas están con ellos o en un sitio de almacenamiento" "¿Dónde te gustaría vivir? ¿Cuando no estemos fuera en una misión?" Le preguntó Brandt. Quería comprarle cosas, llenarla de lujos, pero sabía que tendrían que tomar las cosas con calma o ella se ofendería. Le gustara a ella o no, una vez

"No aquí. No se ofendan, pero realmente creo que me gustaría evitar Sanctu y Majar, por ahora y en el futuro inmediato. No voy a ser bienvenida, ¿saben? Borran está bien, si a los dos no les importa. Ravena también está bien. Sólo quiero estar donde estén los dos." Brandt supuso que ese era exactamente el punto, pero hasta que durmieran en la misma cama cada noche abiertamente, estaría incómodo. Los alrededores de Mirum comenzaron a surgir a su alrededor mientras conducían. Residencias, vecindarios periféricos. Debido a que la atmósfera era respirable, había mucha más expansión que en Universos como Nondal, donde la gente necesitaba estar en ambientes atmosféricamente controlados. Ash se inclinó hacia delante. "Déjame tomar el volante, por favor. Los llevaré hacia una de las divisiones burocráticas de las afueras, en lugar de arrastrarnos en el caos del centro de Mirum" Será se hizo hacia un lado, pero Ash no la dejó ir a la parte trasera, simplemente se deslizó, colocándola entre ellos. *** La pequeña oficina del Registro estaba atendida por una mujer joven con los ojos muy abiertos que casi cayó de la silla cuando vio a Ash cuando entraron.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

casados, sería una mujer rica.

300

El Club de las Excomulgadas Ash sabía que era reconocible por la calva cabeza y las marcas. Le complacía en cierto sentido, y le complacía aún más saber que sería capaz de salir de la cáscara de la indolencia y dejar que la gente supiera que él era más que eso. "¡Sr. Walker! Es, ¡Oh Dios! Bienvenido. ¿Qué podemos hacer por usted?" La chica miró a Brandt, su mirada moviéndose desde los pies hasta la cabeza, y Ash tuvo ganas de reír ante la mirada feroz en la cara de Sera. Brandt puso los documentos de matrimonio en el mostrador. "Necesito esto firmado en calidad de testigo y colocados dentro del Sistema de Registro de la

"Por supuesto" La muchacha tomó el fajo de papeles y los revisó, firmando, sellando e introduciendo códigos diferentes en la unidad de comunicación en su área de trabajo. "Unión marital. Felicidades" Su mirada se desvió a Sera por un momento. Sera estaba de pie derecha y sostuvo su mirada hasta que la empleada la desvió y regresó de nuevo a los papeles. "Todo está en orden. Necesito que ambos introduzcan sus números personales y se sometan a un análisis de sangre y de retina, y estarán oficialmente unidos" Sera introdujo un número en el teclado, y luego lo hizo Brandt. La exploración de retina verificó su identidad, y la muestra de sangre quedó registrada también. "Listo" La chica le dio a Sera una sonrisa forzada y una más cálida a Brandt. "Parece tan frío para un momento tan trascendental" Brandt giró hacia Sera y la besó. Y entonces la besó un poco más. Sera puso sus brazos alrededor del cuello de Brandt, y Ash oyó su suave suspiro mientras abría la boca para la lengua exigente de Brandt. Un dolor, agudo y profundo, se extendió a través de él. Él la quería de esta manera. Quería ser su esposo, estaba destinado a serlo. Si y cuando tuviera el poder suficiente para influir en la Familia Walker, podría suprimir la norma que permitía al primer y segundo hijo casarse sólo con el permiso de la cabeza de la familia.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Federación de inmediato"

301

El Club de las Excomulgadas Sera dio un paso atrás, presionando los dedos contra sus labios. "Ya disfruto el estar casada" Ash se rió y puso su brazo alrededor de su cintura. La confusión llenó el rostro de la empleada, mientras trataba de averiguar lo que estaba pasando exactamente. Él sacó su propio fajo de documentos de su bolsillo y lo puso sobre el mostrador. "Ahora estos, por favor" Ella los tomó con cautela, sus cejas subiendo cada vez más mientras trabajaba en

“Sr. Walker, ¿está seguro de que los nombres en esta solicitud son correctos?" La secretaria le entregó los papeles. Él los devolvió. "Sí. Ash Walker y Sera Ayers-Pela" Entonces el color llenó las mejillas de la empleada, y su mirada fría se llenó de curiosidad cuando se encontró con la de Sera de nuevo. Sera se rió y asintió. “Ya lo sé. No puedo creerlo tampoco" Alzó un hombro con buen humor. Brandt le dio un beso en la sien y la apretó desde el otro lado. Pasaron por el mismo proceso. Introducción de números personales, exámenes de sangre y escaner de retina. "Ya es oficial. ¿Algo más que pueda hacer?" La voz de la secretaria había subido un poco de volumen. "No, eso es todo por hoy. Disfrute su tarde" Ash tomó la mano de Sera y Brandt tomó la otra, mientras los tres salieron juntos. Juntos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

cada página.

302

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 29 “Muy bien entonces. Voy a dar la noticia en unos diez minutos para difundirla por todas partes" Ash se echó a reír. Se sentía bien. El dolor se había ido una vez que los documentos habían sido inscritos y Sera le había mirado, cariñosamente, confiada y feliz. "Lo imagino. Vamos a ir a tu casa, Ash, y que Sera se cambie. Quiero que todos

capaces de hacer" Ash lo sabía muy bien. Condujo por la pista alrededor de Mirum. El corazón de la ciudad era un enredo de comercios, espacios residenciales y toda forma de vehículos. Se podría tardar más tiempo llegar desde las afueras de un lado de la ciudad hasta las cercanías que para recorrer la totalidad de las regiones occidentales de Sanctu. Le había dicho a Sera que su casa se encontraba junto a las tierras de los Walker, eso significaban ocho kilómetros. No sabían que cuando llegaron ya había cambiado el protocolo de seguridad principal para que únicamente se reconociera su llamada y le informase de cualquier ingreso a la propiedad sólo a él. A medida que se abrieron paso conduciendo hasta el centro, a través de los árboles a la casa, se dio cuenta de lo mucho que estuvo evitando el lugar desde que él y Kira habían roto. Él no había querido hacer frente a su familia si no era necesario. Resentido descubrió que perdió lo que había sido tan importante. Sera lo tocó, acariciándole el cuello. "¿Estás bien?" "Estoy bien, Freka. Eres verdaderamente mía, y finalmente tendremos una vida juntos después de tanto tiempo. Creo que todavía lo estoy digiriendo" Él capto su vacilación en el modo en que su mano se puso rígida. "No, no es eso. Es algo maravilloso"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

lleven armas. Sé que son tu familia, pero no sabemos lo que algunos de ellos son

303

El Club de las Excomulgadas Se relajó. "Sé que esto tiene que ser difícil para ti. Lo siento" Él puso su mano sobre la suya. "Deja de pedir perdón. Ahora, estamos aquí, y esta también es tu casa. De ambos" Cogió la bolsa sosteniendo sus armas y el uniforme, mientras que ella salió, y Brandt la seguía. "Esto es espectacular, Ash" Sera se giró en un círculo completo, mientras entraban en el vestíbulo. Una pared de vidrio estaba frente al lago un poco más allá, la línea

"Gracias. Vamos, déjame mostrarte el dormitorio. Puedes vestirte" Brandt se echó a reír. "Desvestirte. Y volver a vestirte de nuevo. Tenemos tiempo, ¿no es cierto?" "¿Otra vez?" Sera echó los brazos alrededor de Brandt, riendo. "Eres un poco codicioso, ¿no?" Él la levantó y envolvió sus piernas alrededor de su cintura. "Cuando se refiere a ti, sí" "No empiecen todavía. Tengo que ponerme al día" Ash siguió el camino a través del largo pasillo de vuelta a la habitación principal, y tiró de las puertas dobles abiertas. "Pon nuestro premio en la cama" Brandt, la depositó con cuidado. "Supongo que después de nuestro interludio de antes estarás un poco dolorida. Pero hay mucho más que meter la polla en el coño para hacer contigo" Ash empezó a desabrocharse el uniforme. "A ti", agregó Brandt. Se incorporó y se quitó el suéter y se echó hacia atrás, deslizándose la falda.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

de árboles y montañas a la distancia lo enmarcaba todo.

304

El Club de las Excomulgadas "No llevas bragas. Eres traviesa" Brandt se trasladó por su cuerpo, besando su vientre. Ash apreció el brillo del collar que Brandt le había devuelto cuando dejaron por primera vez Nondal. Parecía algo tan lejano, se preguntó si alguna vez volvería a tocarla, y ahora ella era suya. "Espero serlo" Ella sonrió perezosamente a Brandt mientras Ash se unía a ellos. "Demasiado tarde, has sido mala desde hace mucho tiempo" Ash tiró del anillo de su pezón, y ella suspiró su placer.

lamía el muslo y dirigiéndose hacia su pene. "A pesar del trabajo anterior, no estás cansado del todo. Adoro tu resistencia" "Espero que digas eso cuando sea un hombre viejo" Ash bajó la vista hacia la cabeza inclinada sobre su regazo. Su mano le rodeaba, se deslizaba hacia arriba y hacia abajo sobre su pene lentamente mientras le lamía la cabeza. Se estremeció y tensó los músculos del muslo para evitar que se cayese por lo bien que se sentía con la lengua deslizándose sobre la cabeza sensible. Sus ojos se abrieron cuando se movió hacia atrás y rompió el contacto. Pero lo que vio fue a su mujer envuelta en un abrazo con su amigo, y en lugar de sentirse despojado, lo animó. Lo que tenían era un milagro. Asombroso y complicado pero completamente hermoso. El roce de las pestañas oscuras Brandt sobre su mejilla, la línea del cuello de Sera al arquearse por un beso, la prensión de sus pechos, pequeños pero perfectos, en el pecho de Brandt, incluso el contraste entre su piel pálida y los tonos más oscuros de Brandt emocionaban los ojos de Ash. Se acarició la polla cuando se les unió, la mujer por la que nunca había dejado de arder y el hombre que hizo posible su reunión. No, más que eso, Brandt era parte de él, también. Quería a Brandt y sintió una profunda conexión y vínculo con él.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Mmmmm" Ella se puso a un lado frente a él mientras él se arrodillaba, y ella le

305

El Club de las Excomulgadas Forgaron una relación con Sera con una mutua atracción y respeto, pero su vínculo se había profundizado con su amor por Sera. Su sangre se agitó mientras tomaba con avidez las manos de Brandt por los costados de Sera hacia su trasero, para acunar su culo. Al mismo tiempo que la boca de Brandt se fundía con Sera. *** Sera se ahogó en la boca de Brandt, cayó en su hechizo cuando él la tocó, llevando

través de su sistema, cargándola, recorriéndola, tomando el control mientras ella se agarraba y le permitía devorarla. El sabor de la polla de Ash permaneció en su lengua mientras lo compartía con Brandt. Brandt gimió en señal de que ya lo había probado. Que ya lo conocía. La idea la agitó, poniéndola necesitada. Ella empujó hacia atrás, recuperando el aliento. "Estaba dándole una mamada la polla de Ash. Ayúdame a terminar" Cuando ella se dio la vuelta, miró a Ash, el puño estaba envuelto alrededor de su pene moviéndose hacia arriba y abajo, una y otra vez, comenzado por sus pelotas y terminando en la cabeza. "Es tan sexy ver a un hombre hacer eso", dijo avanzando hacia él. Con una leve sonrisa inclinada en la esquina de su boca. "¿Qué, Freka?" "Tú. Tan cómodo con tu cuerpo, seguro de tu atractivo sexual. Es muy," se estremeció, "atractivo" No cabía duda del placer en su rostro por sus palabras. "No puede ser tan sexy como verte sobre tus manos y rodillas gateando hacia mí para chupármela"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

su piel a la vida. Su sabor resonó en ella como una campana, que se levantaba a

306

El Club de las Excomulgadas Ella sonrió. "Eso, también, supongo" Extendió la mano, le agarró, deslizando su mano y haciéndose cargo. "Ahora, ¿dónde estaba?" "Creo que estabas justo aquí", dijo Brandt antes de mirarla, tomando la polla de Ash en la boca. Ella casi se corrió ante esa visión. Un espectáculo con el que había fantaseado desde que supo que habían estado juntos sexualmente. La fantasía no tenía nada que ver con la realidad. Magnífico. Eso es lo que estaba viendo Brandt trabajando con la boca la polla de Ash en un descenso lento y a continuación de nuevo, una y

Cuando se retiro, la miró con una sonrisa. "¿Y bien? ¿Era lo que esperabas?" Ella movía los labios, pero no salió palabra alguna. Ash se echó a reír, y Brandt se inclinó para besarla, movieron sus bocas hacia y abajo por la polla de Ash. La risa de Ash se convirtió en un gemido ahogado cuando se unieron como una maraña de labios y lenguas una contra la otra. "¡Dioses!" Ash la agarró por el pelo cuando esparció su líquido salado. "Me encanta el gusto de tu semen", murmuró ella en torno de la cabeza, en la boca de Brandt. Fue el turno de Brandt de gemir cuando ella extendió la mano para agarrar su polla y darle una caricia, no demasiado fuerte ni demasiado suave. "Prueba esto", dijo Brandt y ella se trasladó de nuevo para verlo tomar a Ash en la boca. "Ahora" Sera tomo la polla de Ash profundamente una vez, y una vez más, y la saco, alternando con Brandt una y otra vez. Sensual sí, pero también divertido, sin preocupaciones. Ash interrumpió su juego después de un rato. "Basta. Sera, Quiero correrme en tu boca"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

otra vez, mientras ella contenía el aliento.

307

El Club de las Excomulgadas Brandt se movió de nuevo, y ella se colocó delante de Ash y comenzó a chupar de nuevo. Lamiendo, arremolinando, lamiendo su polla y sobre la cabeza. Brandt le acarició con los dedos hacia arriba y hacia abajo la línea de su columna vertebral, casi al mismo ritmo que los movimientos sobre la polla de Ash. Ash estaba cerca. Sus dedos se unieron a los de Brandt, que ahuecó las bolas de Ash y le hizo cosquillas un poco más abajo en su arrugada parte trasera. Él se quejó. Cuando los dos empujaron un poco, él se sacudió, sorprendido. Hmm. Ella se imaginó un poco las mamadas entre ellos, por supuesto, pero no

apretado. Ella murmuró entorno a su pene en su boca sólo imaginándose, los empujes y el sudor entre ellos, bombeando y retorciéndose. El juego de los músculos bajo la piel reluciente. Tan absorta en su fantasía, no se dio cuenta que una de sus manos se había movido a su coño para tocar con los dedos su clítoris hasta que Brandt se la alejó. "Oh, no, Sera. Esto es mío para tocar. Y estaré ahí en un momento" Su resoplido de fastidio parecía divertir a los dos. Pronto Ash comenzó a rodar sus caderas, deslizando la polla en la boca a su propio ritmo. "Así. Sí, muy bien, tan bueno" Ash gimió, sus músculos endureciéndose mientras se corría, llenándola con su sabor, cegándola por la necesidad de complacerlo. Se desplomó, llevándosela con él a la cama, con los brazos alrededor de ella. "Eres hermosa, Sera. Toda. Tan sexy que no puedo respirar a veces" La besó en la sien y luego más abajo en la línea de su mandíbula. "Gracias. También te amo. También me gusta chupar tu polla con la ayuda de Brandt. Tendremos que intentarlo de otra manera"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

profundizó hasta ese grado, lo apostaría por la manera en la que él se había

308

El Club de las Excomulgadas Ash se echó a reír. "Cualquier cosa para ti. Él tiene una polla muy agradable. Tú haces un trabajo mejor, pero estoy siempre dispuesto a prestar mi ayuda" "Primero tenemos que ocuparnos de nuestra mujer. Ella estaba tocando su clítoris muy febrilmente hace unos momentos" Brandt empujó sus muslos. "¿En serio? Hmm, ¿tenias permiso para eso?" Ash levantó una ceja. Ella sorbió su indignación. "No necesito permiso para tocar mi propio clítoris"

correrte sin permiso" Era su turno de reír. "No lo creo. Me encanta entregarme a los dos, pero no voy a ceder en algo así" "Muy bien. ¿En qué estabas pensando?" Ash habló contra su piel mientras se movía hacia el pezón. "Tú y Brandt. Oh, sí" Ella suspiró cuando Brandt deslizó su lengua a través de su vagina. Ella acababa de tener sexo —sexo exhaustivo, de doble penetración— con ellos hace cuatro horas, y lo necesitaba de nuevo. Lo que hacían con ella. "¿Debería pedir más detalles? Dijiste que tenías un secreto deliciosamente travieso" Ash tiró del anillo del pezón con la punta de la lengua, y ella contuvo el aliento. Brandt apretó la cara en la carne de su coño y le rozó los labios sobre el clítoris de lado a lado. El deslizar resbaladizo de su boca contra su sensible vagina enviaba brillantes destellos de placer a través de ella, pintadas en la parte posterior de sus párpados. "Sólo los imaginaba a los dos, empujando, retorciéndose, cubiertos de sudor" Dijo sin aliento. Brandt deslizó dos dedos profundamente en su vagina y los arqueó, encontrando su punto sensible acariciando con la punta de sus dedos sobre ella. "¿Alguna vez se han tomado así? ¿Follándose el uno al otro?" Simplemente decirlo la hizo ruborizarse.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Brandt se echó a reír. "Tal vez tenemos que hacer esa parte de nuestro acuerdo. No

309

El Club de las Excomulgadas Ash se puso rígido y luego se relajó. "Hmm. Bueno, un pequeño juego secreto contigo es una cosa. Pero no, no lo hicimos. No sé si alguna vez sucederá. Tal vez algún día" Le besó hacia abajo por el vientre, y ella se incorporó sobre los codos para verle unirse a Brandt. Se movían en conjunto, empujando sus rodillas y apartándolas por lo que ella estaba sobre su espalda otra vez, sus rodillas contra su pecho, abierta ampliamente

Un escalofrío la traspasó al estar tan expuesta, ante la mirada hambrienta en el rostro de Brandt cuando él la bajó para entrar en su coño de nuevo. Y luego Ash. Su pensamiento se deslizó lejos cuando de repente dos lenguas la lamieron. Los dedos por todas partes, presionando, jugando, haciendo cosquillas. Era demasiado. Tanto que no era suficiente, y se quedó allí, suspendida en una ola de intensa sensación. Inmóvil, conteniendo la respiración, desesperada por llegar. "Dámelo, Freka. Quiero tu orgasmo. Brandt y yo lo queremos sobre nuestras caras" Quería arquearse, quiso apretar sus músculos, pero se quedó inmóvil en esa posición, abierta a sus bocas y manos, y era tan bueno, tanto. Su cuerpo no sabía muy bien qué hacer. Y entonces empezó a suceder. Jirones de sensaciones se reunieron en los dedos de sus pies, en la parte superior de su cabeza, en la punta de los dedos. Construyéndose, construyéndose, construyéndose, hasta que comenzó a hacer retroceder el pánico. Antes de que pudiera comenzar a preocuparse, le aspiró debajo, y ella no oyó nada, no sintió nada más que el rugido del placer mientras su cuerpo se inundaba de endorfinas. ***

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

para ellos.

310

El Club de las Excomulgadas Brandt miró hacia abajo mientras él y Ash ponían sus piernas contra la cama. La luz de los ventanales iluminaba su cuerpo, brillaba sobre su pálida piel, ahora enrojecida por el orgasmo. Ash la acariciaba, amablemente esos saltarines músculos en sus piernas. Brandt observaba, fascinado por el nivel de ternura en Ash que nunca había visto antes de que Sera hubiese entrado en su mundo. Manos grandes de un gran hombre. Brandt había visto a Ash meterse con un grupo de hombres peleones y tirarlos a un lado como si no fueran nada más que muñecos.

como el precioso regalo que ella era. Por otra parte, no era como si Sera fuera tan frágil físicamente. A Brandt le encantaba mirar las líneas de su cuerpo: los muslos y pantorrillas musculosas duras, el vientre plano, los brazos definidos por el uso de armas y llevar pesadas cargas de municiones y paquetes de suministros. A pesar de eso, emanaba feminidad sin esfuerzo. No de una clase desvalida, pero esto lo conmovía sin embargo. Toda su vida, Brandt se había ocupado de las mujeres que necesitaban ayuda. Mujeres iguales que su hermana y su madre. Mujeres que necesitan cuidados, o más exactamente, que fueron criadas para creer que era su derecho y destino ser atendidas. Que Sera se sometiese a su cuidado en un sentido sexual y romántico significaba mucho más porque ella no lo necesitaba. Podría hacer su propia vida. Lo había hecho durante muchos años. Su independencia condimentaba y mejoraba su relación, porque ella era un placer, un lujo en cierto modo. Él resopló por dentro cuando sus ojos azules se abrieron y se centraron en él. No era de extrañar que nunca hubiese encontrado una mujer a la que hubiese querido darse totalmente. Ninguna era esta mujer. Ninguna tenía su belleza y su fortaleza y debilidades únicas. Debido a que era parte de ello, lo sabía, también. Tenía

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Ash era feroz, salvaje, duro, arrogante y temible, y sin embargo tocaba a su mujer

311

El Club de las Excomulgadas defectos, heridas, lugares oscuros dentro de ella, y quería aceptar los defectos y las heridas, mientras llenaba de luz sus lugares oscuros. "Tu turno, Brandt" Sus labios curvados en una sonrisa. "Siempre va a ser mi turno cuando estoy contigo. Alimentas cada parte de mí", le susurró mientras yacía a su lado. Ella parpadeó con rapidez, pero vio el florecimiento de la emoción en sus ojos.

"Encima. Estoy cansado" Ella puso los ojos en blanco, pero le dio un beso mientras se movía a horcajadas sobre sus caderas. "¿No quieres que chupe tu polla?" "Hay toda una vida para eso. Quiero estar dentro de ti" Balanceándose por encima de él, se subió sobre sus muslos, y todo dentro de él se quedó inmóvil por un momento mientras volvió a bajar, empalando su pene en su vagina. "¿Estás bien?" Él la paró con una mano en su muslo. No había sido hace mucho tiempo cuando él y Ash la habían follado a la vez. Lo había olvidado. Por un lapso se sintió avergonzado. Su salud siempre debía ser su máxima prioridad. "Más que bien. Te sientes tan bien" Ella lo miró, tranquilizándolo. Ella plantó sus palmas sobre su vientre y poco a poco le montó, se elevó y cayó sobre su cuerpo al mismo tiempo que la miraba con avidez follándolo. Ash se instaló al lado de ellos, con las manos detrás de la cabeza. "Es hermoso de ver"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Amándola a su alrededor.

312

El Club de las Excomulgadas Brandt sabía lo que quería decir. Verla con Ash le hizo sentir la misma mezcla de temor, deseo sexual y amor. Sólo esperaba que nunca la sobrepasaran demasiado. Dos hombres necesitados con un apetito insaciable de su cuerpo podrían ser demasiado a veces. Tendrían que ser conscientes de ello. Su clímax se acercaba, lo sabía. Se había alojado en la base de su espina dorsal, un sabor metálico en la boca. Sucedería cuando sucediese. Él estaba contento con estar justo allí con ella. Ash llegó entre ellos a acariciar su clítoris, pero ella chilló y agarró su mano. "No

Un aliento suave dejó los labios de Brandt y él se corrió, llenándola. Él alcanzó a ver su sonrisa cuando su cabeza cayó hacia atrás.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

puedo. Me puedes hacer correr más tarde. Lo prometo", añadió al ver su mirada.

313

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 30 Sera se miró en el gran espejo ajustándose el cinturón con sus armas. Profesional. Fuerte. A cargo. Sin embargo una pequeña luz dentro de ella se burló de su confianza. Este era su mundo —el de Brandt y Ash— el mundo de las Familias de alto rango y su lugar era de subordinada. No en la forma en que ella se sometía a sus hombres. El mundo de ellos la veía

solo debido a esa percepción. Dedicó su vida a la Federación y todavía se creían por encima de ella. Negó con la cabeza. No era algo que quisiera profundizar en ese momento. O nunca, para el caso. Ash y Brandt no eran así. No quería que se sintieran que ella los comparaba con esos. Su insignia de subcomandante brillaba en su hombro. Se la había ganado, y ella vería esta situación llegar al final, porque tenía que hacerse. Doblándose, puso un cuchillo en la vaina del tobillo y se alisó los pantalones. Sus anillos brillaban a la luz, relajando un poco su tensión. Por mucho que deseara detener a la gente que había traicionado a la Federación y ocasionado las muertes de las personas en los puestos avanzados, se preocupaba por los sentimientos de Ash. No podía evitarlo, por lo que ella haría su trabajo, erradicar la amenaza, y recoger los pedazos cuando todo hubiera terminado. Los dos hombres estaban en el centro de comunicaciones cuando los encontró poco después de que se hubiera terminado de cambiar. Se quedó en la puerta, observándolos. Los había visto en el modo de encubierto cuando trataron con Yager, pero este lado era nuevo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

como menos que un ser humano. Le habían quitado tanto sin el menor escrúpulo

314

El Club de las Excomulgadas Brandt se comunicaba con el equipo de tropas de la Federación en tierra que se movían a su posición para servir a las órdenes de detención de los miembros de la Familia Walker. Habló con mando y precisión. Después que haber hecho el amor tan sólo unos minutos antes, ella había retrenzado su pelo, algo que había amado hacer mientras él se echaba hacia atrás con su toque. No quedaba suavidad en él en ese momento, sólo el poder. El soldado en el otro extremo le obedeció rápidamente y sin dudar. Ash hablaba con el comandante, parecía estar organizando una conferencia de

mueca, en lugar de eso se comportó como la oficial que era y concentró la vista en las unidades de comunicación. Ash terminó y se volvió hacia ella, mirándola desde la punta de las botas de combate negras brillantes hasta la parte superior de su cabeza. Había domesticado sin piedad su pelo desobediente. Estaba suave y brillante en su cabeza pero sabía por experiencia que sólo tenía un par de horas antes de que los rizos se reafirmasen. Ella puso la mano en su frente, saludándolo y Ash resopló devolviéndoselo. "Descanse, Subcomandante. ¿Estás completamente armada? Esta puede convertirse en una situación de combate" Asistiendo ligeramente, se volvió para mostrarle el cinturón. "También tengo armas escondidas. ¿Cuándo entramos?" "Me he comunicado con mi padre y ha convocado una reunión familiar. Todo el mundo debería estar allí en una hora. Como un plus, Perry y Kira van a estar presentes" Sera logró mantener su comentario para ella misma, pero Ash vio como ella ponía sus ojos en blanco y se echó a reír. "Como dije en Nondal, lo quisquillosa te queda." "Basta ya" Ella negó con la cabeza y luchó con su sonrisa.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

prensa para después de los arrestos. Ella apartó el impulso de burlarse y hacer una

315

El Club de las Excomulgadas "Las noticias viajan rápido", murmuró Ash. "Tengo una comunicación entrante de mi madre. Apuesto a que tiene que ver con nuestras actividades de la tarde. Bueno, las que hicimos públicas de todos modos" Sera se sonrojó y salió de la línea de la unidad de comunicación. "Hola, Madre. Voy a verte dentro de poco. ¿Qué puedo hacer por ti?" "Ash, ¿es cierto?"

Sera miró a Brandt, que encontró su mirada y sonrió. "¡Hay un rumor que circula que Brandt se ha casado con su concubina!" "Estoy recibiendo un mensaje en la otra línea de Padre. Te veré pronto" Ash cortó la transmisión. "Ella va a relacionar todo mal debido al renombre Familiar dentro de este Universo. Lo sabes, ¿verdad?" Brandt le dio una palmada en el hombro de camino a Sera. "¿Estás lista?" Sera asintió. "Vamos entonces" Ash se unió a ellos. "Esta la casa llena allí. Les dije que tenía que discutir cuestiones financieras, eso asegura que cada asiento va a estar lleno" "Las tropas están en su lugar. Esperarán mi señal para entrar con los códigos de seguridad que nos proporcionaste" Brandt abrochó el último botón de oro de su uniforme y enderezó su columna vertebral. Caminaron hasta el transporte y Sera se puso a sus espaldas. En ese momento era un miembro del equipo y el suyo era el rango más bajo. Ella les permitiría llevar la mayor parte de la conversación. Confiando en que los dos supieran exactamente cómo manejar la situación.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¿Qué?"

316

El Club de las Excomulgadas *** Una vez, cuando ella se mudó por primera vez con Ash, tuvo el impulso de echar un vistazo al complejo de la familia Walker. Su yo más joven estuvo tan impresionada por la vista de las pálidas agujas de la casa principal elevándose por encima de los muros de piedra que rodeaban el enorme terreno. Se había imaginado estar en esa casa con sus hijos, con los ojos azules pálidos de Ash. Algunas lecciones se aprenden mejor por las malas. Ahora Sera sabía que nunca sería bienvenida detrás de esas paredes como algo más que una trabajadora del

era importante: Ash a su lado para siempre. Cogería eso y estaría agradecida. Los centinelas vieron a Ash al volante y abrieron las altísimas puertas metálicas. Un mundo entero se expuso a sus ojos una vez que llegaron a una larga curva en el camino de la casa. Aunque casa no era probablemente la palabra que debería usarse para describir la gigantesca estructura imponente hacia la que se dirigían. Se inclinó hacia delante con la boca abierta. "¿Te criaste aquí? ¿En esa cosa?" Ash asintió. "En una de las alas, sí" "Guau" Se sentó de nuevo sin más comentarios. ¿Qué más podía decir? Había crecido en una residencia en la que su propia casa podría caber un millar de veces. "Buena para jugar al escondite y buscar a mis hermanos. Era terriblemente difícil encontrarlos en un lugar de este tamaño" Ash encontró su mirada en el espejo y ella sonrió pensando en Ash cuando niño. "Paul acaba de irse y corrió a encontrarse con sus amigos" Brandt resopló. "Sabía que me gustaba tu hermano" Ash estacionó y se sentó en silencio durante unos momentos.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

servicio. Tenía que estar bien con eso porque no había otra opción. Ella tenía lo que

317

El Club de las Excomulgadas "Hora del Show. Mantente firme, Sera. ¿Entendido? Puedo ver dudas en tu cara. No lo hagas. Ni por un momento. Tú sitio está a mi lado", dijo Ash justo antes de salir. "Tú eres mi esposa. También eres la suya, incluso si la licencia oficial dice amante. También eres un oficial de alto rango en el cuerpo militar, y mereces respeto. No lo vas a encontrar allí, pero te lo mereces. Ten esto en cuenta" Brandt habló en voz baja antes de que empezaran a subir las decenas de escalones de piedra a las puertas delanteras.

"Sr. Ash es un placer volver a verlo", uno de los guardias en la puerta dijo haciendo una profunda reverencia. "Igualmente, Dortimer" El guardia abrió la puerta y los anunció con una clara voz de barítono. Una voz que Sera apenas registró una vez que estuvo en la entrada principal. El suelo estaba decorado con una serie de incrustaciones de metales preciosos y raras maderas. Caras pinturas clásicas cubrían las paredes. Los techos estaban abiertos y se levantaban con ligereza, por lo que el lugar parecía aún más grande. Cada pieza del mobiliario podía ver que era ridículamente exagerada o una pieza de colección. Ambas, en muchos casos. El decorador claramente no tenía sentido de la moderación. Los tres estaban hombro con hombro de acuerdo al rango cuando Angelo Walker se acercó con su esposa a su izquierda. Ash dio un paso adelante y dejó que su padre abrazara sus antebrazos. Él dejó caer un beso en la mejilla de su madre y se trasladó de nuevo a ellos. "¿Por qué has traído a esa desgraciada mujer a mi casa? Usando el uniforme de nuestra Federación, además. Me insulta y a nuestra familia" La voz de la madre de

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Difícil no estar impresionada ante tanta increíble grandeza.

318

El Club de las Excomulgadas Ash era infantil, sin aliento y Sera tuvo que luchar para no hacer una mueca de desprecio. “¿Puedo presentar a la subcomandante Sera Ayers-Pela?" Ash habló sin reconocer el teatro de su madre. "¿Qué?" Ella parecía confundida. "¿Deberíamos entrar a la reunión de la Familia? Podemos explicar todo allí" Ash

"Vas a decirnos por qué has traído una concubina a nuestra casa y nos lo vas a decir ahora" Sera vio el parecido entre padre e hijo. La mandíbula, la ferocidad en los ojos. Angelo Walker no era simplemente una figura decorativa, eso estaba claro. "Sera no es una concubina. Ella es un miembro de un equipo de operaciones militares encubiertas. Un equipo que Brandt y yo hemos dirigido durante seis años. Se hizo pasar por una concubina, como yo me hice pasar por un chico con más créditos que responsabilidad. Tengo más que decir, pero tengo que decirlo en la presencia de los demás. También necesito su silencio en lo que te acabo de decir hasta que lo revele por mí mismo. Esta es una cuestión de urgencia y de gran importancia para la Federación. Necesito su confianza en esto." Ángelo suspiró y asintió, agitando sus ojos sobre Sera con desdén. "Vamos entonces" Sera los siguió por el pasillo, un espacio más amplio que la mayoría de las avenidas de Mirum. Ella sabía que el efecto iba a ser impresionante, pero tenía que reconocer que pensaba que era un desperdicio. Jactancioso, incluso. “Lo siento por eso" dijo Ash a través del enlace del que había olvidado casi por completo.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

indicó que debería pasar, pero su padre estaba inmóvil.

319

El Club de las Excomulgadas “No hay nada que lamentar. Sabíamos que iba a difícil” En ese momento, Sera lo sentía más por él que por ella. “Espera. La parte difícil está por venir.” “Ya he vivido la parte más difícil, Ash. Ahora estoy bien contigo y Brandt a mi lado.” A través de otro conjunto de arcos enormes, finalmente llegaron a un auditorio de clases, donde decenas de personas ya estaban sentadas esperando.

ensordecedores. “¿Puedo dispararle?“ La mirada seria de soldado de Brandt se suavizó cuando sus labios temblaron visiblemente tratando de contener una sonrisa. “Trata de contenerte de eso.” “Apuesto a que no puede esperar a escuchar que ahora soy parte de la familia. Oh, ¿puedo ser la que se lo diga? ¿Por favor?” “Deja de hacer eso. Vas a hacerme reír,” advirtió Brandt a través del enlace. Se acercaron a una mesa delante de un estrado. Al menos veinte personas estaban sentadas a su alrededor y observándoles aproximarse. Ash se sentó y miró al grupo reunido. Sera no era una idiota que vivía bajo una roca. Sabía quién era el tío de Ash. Costas Walker estaba sentado mirándola antes de trasladar su mirada a Ash. Perry se sentó junto a él, sonriendo. "Ash, antes de empezar, he pensado que deberías saludar a Pelli y a Morga, que han venido sólo para verte" Agni Walker no perdía el tiempo en poner a desfilar a las mujeres casaderas frente a Ash, eso era seguro.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Kira la vio y jadeó. Muchos otros hicieron como ella y la charla se elevó a niveles

320

El Club de las Excomulgadas "Madre, este no es el momento ni el lugar para hacer eso. Este es un asunto oficial de la Familia y para añadir no estoy buscando esposa" "¡Por supuesto que sí! No puedes permanecer soltero para siempre. Es necesario dar más niños a la Familia. Es tu deber. Puedes pensar que está bien perder el tiempo y divertirte con las mujeres sin clase", ella elevó la barbilla a Sera, "pero estoy aquí para recordarte tu deber y para que no nos avergüences." "Harías bien, Agni, en respetar a mi esposa cuando hables" Brandt no se movió ni

Kira realmente aulló y se puso a gritarle, "¿Cómo te atreves a hacer esto? ¿Cómo te atreves a casarte con una prostituta? Brandt, esto será una vergüenza para nosotros" Brandt entrecerró los ojos. "Si sabes lo que es mejor para ti Kira, siéntate y pon fin a ese balbuceo incoherente de inmediato. Sera es mi esposa. Ella tiene mi rango, que por cierto está por encima del tuyo" ¿De verdad? Excelente. Sera apenas contuvo una risita. "Hay muchas cosas que discutir. En primer lugar Sera no es sólo la esposa de Brandt, es mi amante también. Me casaría con ella si pudiera, pero sabemos que nunca me darían el permiso. Solamente uno de nosotros puede casarse con ella, de todos modos. No habrá otras mujeres para mí. Siempre ha sido Sera, incluso cuando me vi obligado a renunciar a ella para casarme con Kira” Ash hizo una pausa para dejar que lo asimilaran y después de un momento de silencio, comenzó el alboroto de nuevo cuando se dieron cuenta de quién era. "Tenemos que lidiar con esta locura que tienen por una mujer que no es de su rango. Después del alboroto que hizo antes, ahora está dispuesta a ser tu amante. ¿Te has preguntado por qué, Ash? ¿Qué busca ella con ello?" Angelo exigió. Sera se puso rígida. Quería defenderse, pero más que eso quería que Ash la defendiera.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

levantó la voz, pero la amenaza estaba allí, no obstante.

321

El Club de las Excomulgadas "Hace diez años cumplí mi deber con esta familia. Perdí a la mujer que adoraba. La herí profundamente y ella se fue con la cabeza bien alta. Regresa a mi vida por mi interferencia. No pidió ser mi amante. Toda mi vida he creído en ciertas cosas. Principalmente que alguien que no tiene clase puede ser digno de mí. ¿Qué todos los sin rango buscan ganar algo de nosotros, de lo contrario por qué se molestarían con nosotros? Qué forma tan equivocada de pensar. Me doy cuenta ahora, de una manera que no lo hice antes" Ash le tomó la mano y la besó. "Odio la forma de pensar que tienen de Sera. No la conocen o, francamente, a

en el cuerpo militar a través del trabajo duro y dedicación. Que interpretase a una concubina fue el colmo del ridículo, porque ella no es más una concubina que yo un niño perezoso con privilegios. No más que Brandt sea una decepción para su padre, héroe de guerra. Da la casualidad de que los tres somos parte de un equipo militar encubierto, y nuestra presencia en Nondal era necesaria para hacer un seguimiento a los recientes ataques contra puestos de avanzada de la Federación y estaciones de relevo a manos de los Imperialistas. Imperialistas, que fueron informados por parte de ciudadanos de la Federación. Miembros de esta Familia" Todos los ojos se volvieron a Ash conteniendo una respiración. Sera sacó los archivos de carpetas y comenzó a extender las pruebas. "Antes de empezar, quiero reiterar algunas cosas. En primer lugar, Sera y yo estamos juntos. No volveré a casarme con otra mujer, por lo que les sugiero se guarden sus esfuerzos y la vergüenza de estas bellas damas y dejen de desfilarlas ante mí. Ella puede estar casada con Brandt, pero es mía también y yo soy suyo. Si tenemos hijos, ellos serán de la Familia y de rango. No traten de hacerle daño a ella de ninguna manera" Ash miró alrededor de la mesa y Sera se cubrió con calor. Él la había defendido, se había puesto de pie ante ellos y no había marcha atrás. Era real, su futuro era real, y él la quería tanto como ella lo hacía. Brandt se inclinó hacia delante. “Como Ash ha indicado, nuestro equipo ha descubierto información que indica la participación de algunos miembros de alto rango de la familia Walker con los Imperialistas. Si alguno de desea confesar su

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ninguno les gusta. Ella es una persona genuina. Trabajadora. Ha logrado su rango

322

El Club de las Excomulgadas participación en este momento, se registrará y se aplicará favorablemente cuando llegue el momento de que se dicte sentencia" "Esta traición es un delito ejecutable, ¿verdad?" La voz de Perry estaba agrietada y Sera quería abofetearlo en la cara. "Hay ejecuciones y ejecuciones" Brandt se encogió de hombros ligeramente. "¡Esto es una locura!" El tío Ash salió disparado de su asiento. "Vienes aquí con tu amante sin rango y tu novio y acusas a tu propia familia de traición. Es

"Yo no te estoy acusando de traición, específicamente. Te estoy acusando de traición y violación de la Ley de Crédito del Intra-Universo de la Federación" Ash quería estrangular a su tío, pero quería ver a dónde su padre y su hermano terminaban. Sera barajó a través de sus papeles y comenzó a hablar en una voz llana, totalmente afectada por el hecho de que estas personas acababan de llamarla puta sin valor. "Perry Walker, en diecinueve ocasiones, has recibido créditos de Imperialistas a cambio de información sobre la ubicación y cobertura de seguridad de los puestos de avanzada Federales” Ella miró hacia él esperando una respuesta. "Brandt, ¿por qué permites esto?" Gritó Kira. "Está acusando a mi marido de traición a la patria. ¿Cómo puedes sentarte ahí y permitir que eso suceda? Está celosa y quiere lo que no puede tener. ¿No lo ves?" Brandt suspiró. "Debo añadir, Kira Pela-Walker, varias comunicaciones incriminatorias fueron realizadas a través de tu cuenta de red de comunicación con grupos conectados a los Imperialistas" "¡Estás loco, Brandt! ¿Por qué me molestaría lo suficiente como para hacer algo tan estúpido?"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

inconcebible. Deberías estar avergonzado de tí mismo"

323

El Club de las Excomulgadas Sera asintió con la cabeza. "Siéntate y deja las lamentaciones. Como es el caso, a pesar de no ser lo suficientemente buena, estoy de acuerdo. No que no seas estúpida. Creo que lo eres. Y ridículamente superficial, egoísta, mezquina e ignorante. Hambrienta de créditos también. Pero, francamente, cuando revisé toda la información y al leer tus comunicaciones en el día al día, simplemente no eres lo suficientemente inteligente o sedienta de sangre para diseñar este tipo de trama. Puedes obtener sus créditos de otras maneras, creo que eres demasiado perezosa para esto. Creo que eres culpable hasta cierto punto, pero simplemente no lo suficientemente inteligente como para tratar de reducir a la Federación. Sólo

Ash sofocó una risa. Dioses sabía que Sera merecía decirlo después de la forma en que fue tratada. Descartando a Kira, Sera volvió la mirada a Perry. "Pero tú Perry, eres culpable. Engañoso. Sin muchas cualidades a tú favor realmente" Sera aprovechó la pila de papeles con la punta del dedo. "Página tras página de verdades incriminatorias, comunicaciones con Owen Alder y Giles Stander. Me gustaría felicitarte por tu capacidad para mantener los registros. Gracias por eso" Perry se puso en pie e intentó salir de la habitación pero los soldados a los que Brandt había dado la señal estaban en la puerta, impidiendo su salida. "Creo que deberías sentarte de nuevo, primo" Ash entrecerró los ojos. "Ángelo, ¿cómo te atreves a forzarnos a quedarnos sentados aquí y ser insultados y acusados de crímenes tan terribles? Nos llamaste aquí para hablar de las finanzas" Su tío hinchó el pecho. "¿Tienes pruebas, Ash?" Preguntó su padre. "Sí. Han sido introducidas y enviadas al comandante. Son suficientes para obtener órdenes de arresto y extradición emitidas en Ravena. ¿Estás involucrado en esto? No puedo protegerte si es así"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

codiciosa. Ah, y tonta."

324

El Club de las Excomulgadas "¿Se supone que debemos confiar en ti? No eres más que él perezoso de la Familia, mientras que Perry llena nuestras arcas. Incluso Kendal trabaja más que tú" Se burló su tío. Provocó una ira profunda. "Kendal. Ah, sí, mi hermano pequeño. También tenemos evidencias de que Kendal está involucrado en esta confabulación" Ash empujó los papeles a su padre, que miraba, cada vez más pálido, mientras leía. Los soldados se había acercado a la mesa para mantener el orden, pero Perry se había callado cuando Ash le dijo que se callara o iba a recibir un disparo en la cabeza.

Ash interrumpió a su hermano menor. "Por la autoridad del Comandante del Cuerpo Militar de la Federación como comandante de dicho cuerpo militar. Y qué es lo que estoy, Kendal? ¿Celoso?" Él se puso de pie y comenzó a caminar. "Verás he estado tratando de entender por qué esto estaba pasando. No necesitamos los créditos. Las empresas familiares van extraordinariamente bien. Siempre hemos estado sólidamente aliados detrás de la Federación. La nuestra fue la segunda Familia en proclamar la lealtad a la Federación generaciones atrás. Así que, ¿por qué estamos de repente ayudando a los Imperialistas?" "Control. Quieren su línea en el control", su padre hablaba en voz baja. "Costas ha estado trabajando para socavarme desde hace años. Es normal ya se sabe, las luchas políticas internas en las Familias. Me lo esperaba. Pero esto no. Vendiendo a nuestra propia gente. Usando a mi hijo para hacerme daño. Esto hundirá a la Familia cuando se sepa" "Ángelo, ¿crees que vendería a nuestro Universo por créditos y el control de la Familia? Puedo tomarlo sin eso" Costas sonrió. Sera arrojó un fajo de papeles a la mesa al tío de Ash. "¿Le gustaría decirnos por qué ha tenido comunicación con varios miembros de esta conspiración, entonces? Si no lo hizo por los créditos y el control, ¿por qué lo hizo? ¿Es un verdadero creyente del fascismo en todo el Universo para mantener el orden? ¿Cree que los

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"¿Qué autoridad tienes? No lo ves, Padre, está…"

325

El Club de las Excomulgadas Walker podrán mantener sus explotaciones si los Imperialistas están en esta parte del Universo?" Él ni siquiera miró los papeles. "Conocí a Giles Stander a través de Alder Owen algún tiempo atrás. No es un delito tener amigos, ¿verdad?" "¿He dicho que las comunicaciones fueran con Alder o Stander?" Costas tragó fuerte. “No, pero los nombraste anteriormente. Supuse que te referías

"Padre, ¿por qué te sientas ahí y crees las mentiras de Ash? ¿Acaso no he estado allí cuando me necesitaste siempre? ¿Dónde ha estado Ash? De viaje, coleccionando mujeres, gastando créditos, al mismo tiempo yo me quedé aquí e hice mi parte para ayudarte" Kendal miró a Angelo, pero su padre sólo suspiró. "No quiero creer nada de eso, pero los hechos están aquí” Él señaló los papeles “Son ineludibles. Mi corazón se rompe al reconocer que mi propio hijo no sólo me ha traicionado a mí, sino a su Familia y al gobierno" "Preparen el transporte a los muelles para llevarlos a Ravena" Brandt se volvió para hablar con uno de los soldados cerca de la puerta y se dispersaron dejando el espacio para obedecer las órdenes. Costas se inclinó hacia delante sobre sus manos, todavía de pie en la mesa. "Seamos razonables aquí. Lo que tú piensas que sabes, Ash, está equivocado. Todo esto es sólo un malentendido" Perry asintió. Kira simplemente miró atónita, y Ash casi sintió lástima por ella. "¿Por qué, Perry? ¿Por qué lo hiciste?" Ash quiso saber. "¿Vale la pena morir por los créditos?" Sera agregó.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ellos"

326

El Club de las Excomulgadas "¡Lo hice por mi padre! Quería las conexiones, quería el poder. Tu padre ha mantenido el control todo este tiempo, y ¿qué pasa con nuestra línea?" Perry se derrumbó en su silla y Ash se sentó, atónito por la confesión. Antes de que Ash pudiera hacer comentarios, su tío saltó sobre él, aterrizándole encima, enviando su silla hacia atrás. Se golpeó la cabeza contra el suelo, perdiendo el enfoque momentáneamente, pero fue Sera quien voló a través de su cuerpo y empujó al padre de Ash hacia abajo.

Brandt observó con horror, congelado con sorpresa, como Costas saltaba sobre Ash. Él había estado sacando su espada cuando vio a Costas también sacar un arma, volviéndose hacia Ángelo. Sera no había dudado cuando saltó sobre Ángelo, derribándolo mientras el arma de Costas hacia su descarga, llenando en el espacio con el fuerte crujido y el hedor acre de la pólvora. Ash se levantó derribando a Costas, mientras que la espada de Brandt aterrizaba en el pecho de Costas. Con la otra mano, sacó su arma, sosteniéndola apuntando a Perry y Kendal. Los soldados se habían precipitado hacia el nudo de la actividad, una lluvia de cuero metalizado y clics cuando las armas y dispositivos de seguridad fueron desenfundadas. No fue sino hasta Ángelo gritó que Brandt realmente vio a Sera. Parecía estar bien hasta que se dio cuenta de un chorro constante escarlata goteando de la muñeca izquierda y de la mano. "Arresten a Perry y Kendal Walker. Confisquen sus unidades de comunicación y acordonen sus residencias personales. Llévense a Kira Pela-Walker para interrogatorio y reténganla por su posible participación en la conspiración. Comprueben a Costas y vean si está todavía vivo. Si es así, deténganlo, si no tírenlo a un incinerador” Dijo Brandt este precipitándose a Sera.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

***

327

El Club de las Excomulgadas "Me salvaste la vida, estoy en deuda contigo" Ángelo le dijo mientras ayudaba a ponerla en el suelo. Brandt se balanceó sobre sus pies cuando vio la mancha roja en la pared donde ella se había deslizado hacia abajo para sentarse. "¿Te dispararon? Sera céntrate en mí", ordenó Brandt. Ash se centró otra vez empujando a los demás de su camino.

dijo arrastrando las palabras un poco. "¡Médico! ¡Tenemos un soldado herido aquí!" Ash se levantó para mirar y dirigir al médico hacia Sera. El médico abrió la chaqueta del uniforme de Sera y en la camisa blanca como la nieve por debajo floreció con el color sangre en el lado izquierdo de su pecho y hombro. Brandt trató de mantener la calma, trató de tener en cuenta que él y Ash habían estado heridos antes, y las posibilidades de que alguno de ellos lo estaría en el futuro. Pero ella era su esposa, su mujer, y la idea de que fuese asesinada de repente se volvió tan real que vio pequeñas luces blancas en su visión. Ash le apretó el hombro, y ambos hicieron una mueca de dolor cuando el médico arrancó la camisa y empezó a trabajar en Sera. "La bala la ha atravesado. Parece que algunos músculos han sido dañados. Hay un helicóptero aterrizando en la base en este momento y la vamos a llevar al hospital militar de inmediato" El médico le habló con calma, y ella asintió. "Los dos sigan adelante. Asegurarse de ponerlos en custodia y en camino," logró decir Sera.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

"Sí, creo que así fue. Si el latido quema y la pérdida de sangre significa algo", ella

328

El Club de las Excomulgadas Brandt miró como si se hubiera vuelto loca y chasqueó la lengua a Ash. "Soy el que se golpeó la cabeza, pero tú eres la loca hablando. No te vamos a dejar. Cuando hayas terminado, tendremos una conferencia de prensa que dar" "Esto es una estupidez. Si yo no fuera tu esposa, los dos irían" Ella hizo un ruido suave de dolor cuando el médico cuidadosamente la puso en una camilla. Náuseas inundaron a Brandt. "Me importa una mierda lo que pienses. Francamente, no me importa lo que haríamos si no tuvieras un agujero en el pecho. El hecho, es que lo tienes" Brandt

que va a suceder, porque tú estás demasiado débil como para detenerme" ***

Ash se detuvo en la puerta un momento y dio órdenes al equipo de investigación. "Me aseguraré de que nada sea eliminado", le aseguró su padre. "Esto va ser difícil de llevar. Van a ser tiempos difíciles para la Familia. Si te casaras, volvieras y tomases un papel más activo gobernando la Familia las cosas podrían ser más sencillas" "Realmente no puedo creer que digas eso ahora. ¡Acaba de salvar tu vida! ¿Todavía piensas que es indigna de mí?" Ash sintió la última gota de amor y respeto que sentía por su padre drenarse. "Ella es claramente una joven valiente que hizo su trabajo. Su trabajo de servir y proteger. Creo que es apta para el matrimonio con cualquier persona de su rango. Pero el tonto de Pela resolvió el problema. Tú puede tenerla a ella y a una esposa. Ella tiene un esposo. ¿Me estás diciendo que estás aceptando compartirla con otro hombre? Tienes un deber. Especialmente ahora" Su padre cruzó los brazos sobre el pecho. "Mi lugar está con Sera. Siempre lo ha estado. Estoy cumpliendo con mi deber todos los días sirviendo en el cuerpo. Cumplí con mi deber cuando me casé con Kira.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

seguía la camilla. "Puedes pelear conmigo más tarde. Por ahora, estoy diciendo lo

329

El Club de las Excomulgadas Tienes a tu primer y tercer hijo en uniones políticas. Los Pelas no querrán causar un gran revuelo con Kira bajo sospecha. También puedes saber ahora, que se dará una conferencia de prensa con nosotros tres cuando Sera salga del hospital. La nueva cara de la responsabilidad de las Familias" Su padre asintió con la cabeza. "Eso debería ayudar. Puedes hacer ambas cosas" Él exhaló bruscamente cuando Ash soltó un bufido. "Te he juzgado mal, Ash. Pido disculpas por ello. Estoy orgulloso de saber qué cumpliste con tu deber. Sé que el costo fue grande. Incluso si te niegas a casar ahora, he sido culpable de pensar que

"Gracias" Significaba algo oírle decir a su padre eso, incluso con los matices. "Tengo que correr para alcanzar el helicóptero antes de que despegue. Voy a estar en contacto. Mis hombres están aquí, mantente fuera de su camino, y asegúrate de que todo el mundo responda a las preguntas, o serán detenidos" Su madre lo miró con ojos tristes mientras corría tras la mujer que lo amaba sin importar nada más.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

eras un derrochador irresponsable. Estaba equivocado"

330

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 31 "¿Estás segura de que estás lista para esto?" Ash la miró cuidadosamente. "Te lo he dicho al menos cinco veces, Ash, estoy bien. Todo lo que tengo que hacer es estar junto a los dos y verme como una bonita y simbólica, oficial sin rango. No es como si necesitara mucho aguante para eso" "Fuiste herida hace solo dos horas, Sera" Brandt paseándose de un lado a otro,

preguntándole cómo se sentía a cada rato. Habían acosado al médico tan severamente que fueron expulsados de la sala donde la suturaron. En realidad, para ser dos guerreros que habían visto su cuota de sangre y heridas, actuaban como si fuese algo extraordinario que fuera capaz de ponerse de pie. No era algo que admitiría, pero se sentía mareada y muy cansada. Pero todo lo que tenía que hacer era estar allí y verse responsable. Incluso Kira podría manejar eso. Tal vez. La enfermera terminó de apretar el cabestrillo sosteniendo su hombro y brazo y la ayudó a ponerse una camisa de uniforme improvisada. La chaqueta tuvo que ser echada sobre su brazo izquierdo, y estuvieron listos. "Vamos, los dos, acabemos con esto. Quiero conseguir algo de comer, y luego quiero dormir muchas horas" Brandt se paró delante de ella, ahuecando sus mejillas suavemente. "Pude haberte perdido hoy. No sabes lo que fue. La sangre en tu camisa, la mirada en tu cara. Mi corazón se detuvo. No sé lo que haría si no existieras en mi vida todos los días" Ella tragó saliva, ahogándose por la emoción. "Ahora no, por favor. Necesito mantenerme entera, y ha sido demasiado por un día. Estoy casi…" Apretó los labios para contener el sollozo que la amenazaba.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

viéndose nervioso y un poco fiero. Ambos hombres se cernían sobre ella,

331

El Club de las Excomulgadas Él la besó suavemente. "Lo siento. No quiero molestarte. Más tarde. Iremos a casa, y podrás dejarlo salir todo. Por ahora, Sub-comandante, vamos" Ash empujó a Brandt a un lado con un resoplido. "Yo no he terminado. Voy a llevarte a la tarima en una silla de ruedas. No discutas, es inútil. A pesar de que tú y Brandt con frecuencia lo olvidan, yo soy el oficial de más alto rango en este equipo. Puedes estar de pie una vez que llegues allí, pero no hasta entonces. Estaremos sentados a la mesa en lugar de estar de pie durante toda la conferencia de prensa" Sera quería estar enfada, pero todo lo que sentía era alivio. Él había cuidado de

"Sí, señor. Perdone mi falta de saludo, pero el vendaje está tan apretado que mis brazos tienen los movimientos limitados" Ella le guiñó un ojo, y él le besó la punta de la nariz. *** Sera mentalmente le dio las gracias a Ash miles de veces por haberse encargado de que todos los asistentes a la conferencia de prensa estuvieran sentados. Mientras estaba sentada en el estrado la multitud lanzó pregunta tras otra hacia Ash y el Comandante Ellis, supo que se hubiera desmayado si tenía que estar de pie durante tanto tiempo. Decir que la Federación de Universos Alineados reaccionó con sorpresa a las revelaciones de que las Familias habían cooperado con los Imperialistas en los atentados y asesinatos de ciudadanos de la Federación era un eufemismo. Varios disturbios fueron sofocados a lo largo de los Universos en las horas posteriores a la salida de la noticia, y prometía seguir siendo una situación peligrosa. El pueblo, en su mayor parte de todos modos, había confiado en las Familias para gobernar los Universos y proteger a sus ciudadanos. Que hubieran tomado y

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

ella, y lo necesitaba.

332

El Club de las Excomulgadas traicionado esa confianza de esa manera atroz no sólo era impactante a nivel personal, sino simplemente increíble. Hubo mucha rabia de la gente, de los medios de comunicación, de las otras Familias, y con toda razón. Pero a pesar de todo, Ash y Brandt se habían presentado como lo que significaba ser un verdadero miembro de Familia de rango. Defendieron lo que era correcto y justo. Sera estaba tan orgullosa de ellos mientras manejaban la animosidad y el dolor de la conferencia de prensa con humildad y responsabilidad.

ejemplo de lo que un ciudadano puede lograr con dedicación y trabajo duro. Por la forma en que el Comandante habló, Sera tuvo la sensación de que la Federación habló; Sera también tuvo la clara sensación de que la Federación haría de ella su “ciudadano sin rango" oficial, por lo menos hasta que todo se calmara. ¡Qué bien! Gracias a los dioses, su relación no había surgido en absoluto. Lo haría, lo sabía, pero por lo menos sucedería cuando no estuviera cerca de caerse al suelo tras recibir un disparo. Sera vio a sus padres en la multitud en la conferencia de prensa y mantuvo su mirada en ellos, invitándolos a entender que estaba feliz por fin. El Comandante Ellis terminó la conferencia al otorgarles una mención a los tres y explicando que los miembros de la conspiración serían sometidos a juicio en Ravena, una vez que tuvieran la oportunidad de adquirir un equipo de defensa. Los empleados de la Federación y los miembros de los cuerpos militares que estuvieron implicados fueron arrestados. Varios habían confesado y estaban proporcionando evidencia a la Federación. El líder supremo de los Imperialistas desmintió cualquier implicación con el plan, tildó las acusaciones como falsas y —lo que podría ser verdad— como instigadas por elementos incontrolados. Sera encontró el evento totalmente ridículo, pero no

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

La única mención que se hizo de ella fue cuando el Comandante la puso como

333

El Club de las Excomulgadas dejó de notar la diferencia en la forma que tanto Ash como Brandt se contuvieron. Supuso que años de interpretar un papel había cobrado un peaje en ellos. *** Brandt la miró dormir mientras estaba sentado en una silla cerca de la cama, fingiendo leer. Después de la conferencia de prensa él y Ash quisieron llevarla directamente de vuelta a casa, pero en vez de eso habían hablado con sus padres. Después de una sesión intensa y no muy agradable de acusaciones airadas, llantos

Ash la obligó a tomar la medicación para el dolor que estuvo rechazando, y una vez que su madre se puso de su lado también, Sera finalmente se rindió. Tomaron un helicóptero de regreso a casa de Ash y la acomodaron de inmediato. Y luego Brandt había mirado a Ash, se encogieron de hombros y simplemente se sentaron con ella por el placer de poder mirarla sin presión. Sin nada más que querer estar seguros de que ella estaba bien. Ash se quedó dormido en la silla frente a la de Brandt, no queriendo rodar por error y chocar con su brazo mientras dormía. Brandt sabía que Sera estaría de mal humor por estar a sola en la cama, cuando se despertara, y eso le hizo sonreír. A lo lejos, oyó el silbido de su unidad de comunicación, y con un cuidadoso control de su respiración, salió de la habitación en silencio y se dirigió hacia el salón. Se sentó por un momento antes de aceptar la comunicación. "Hola, madre. ¿Estás bien?" "Brandt Pela, ¿estás loco? ¡El rumor en todo el Universo es que te has casado con una concubina!" "No, no una concubina. Estoy seguro de que viste la conferencia de prensa, así que no juguemos este juego. Tú sabes quién y lo que es. Y sabes que recibí el permiso para casarme con ella. Ella es una Pela ahora, y confío en que la recibirás como tal"

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

y, por último, aceptación, Sera estuvo sudando y apenas despierta.

334

El Club de las Excomulgadas No es que él lo creyera, pero lo dijo de todos modos. "Hiciste arrestar a tu hermana. ¿Cómo puedes ponerte del lado de esta mujer sobre tu propia sangre?" "No tome partido por nadie. Había evidencias que la incriminaban, y de hecho, fue Sera quien argumentó que creía que Kira debía ser acusada de complicidad en lugar de ser miembro de la conspiración. Está siendo interrogada, y si es inocente, la dejarán ir. Así que supongo que deberías esperar que disuelva otro matrimonio, y deberías empezar a buscar otro hombre para que se case con ella. Lo más probable

otras Familias quieran alejarse de nosotros por un tiempo" ¿Por qué eso lo divertía?, no lo podía decir, pero lo hacía. Oyó la risa de su padre al fondo, así que no era sólo a él. "Ahora, mi esposa está descansando después de haber recibido un disparo en la línea del deber, así que tengo que volver con ella. Estaré en contacto pronto. Los quiero a todos" Cortó la comunicación y sonrió. Era libre. Libre para vivir la vida que quería con su mujer y su mejor amigo. Ya no tenía que fingir todos los días de su vida. Se habían detenido los ardides para simular todos los días de su vida. Había mantenido las artimañas durante aquellos tiempos en que estuvieron encubiertos. El peso de ser juzgado cayó de sus hombros, y regresó al dormitorio para hacer frente a una vida que nunca había soñado, pero que no podía esperar para vivir.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

es un Walker, porque estoy seguro de que la corrupción de todo esto hará que las

335

El Club de las Excomulgadas

Epílogo Sera observó a través de la mira del láser y tipió las medidas del edificio bajo en la distancia en un teclado. "Es muy grande para ser simplemente un almacén de suministros. El infrarrojo muestra un extenso túnel subterráneo y espacioso. Dudo que necesiten todo ese lugar para zapatos y arte al aire libre" Se sentó de nuevo, recogiendo el equipo y bajando por la colina donde

Ash esperaba en el transporte a cierta distancia, saludando con la mano mientras ella y Brandt corrían hacia las puertas. Ella todavía no se había acostumbrado a la peluca que adquirió para la nueva asignación. Pelo corto en puntas, de color rojo brillante. Llevaba lentes de color verde en los ojos y habían tomado suplementos para oscurecer su piel. Una extraña combinación, pero se parecía a muchos otros residentes de Levin, uno de los Universos desiertos en la frontera. Brandt también tenía el pelo rojo y lentes de color verde. Un bigote y una cicatriz falsa en la barbilla marcaba su rostro, junto con los tatuajes extensos en los brazos y pecho. "¿Los dos necesitan transporte para regresar al complejo?" El acento de Ash era perfecto. Bruto. La hizo estremecer. "Claro" Brandt abrió la puerta, y entraron, sin decir nada, mientras entraban en el complejo turístico en el borde de la vasta naturaleza preservada para las personas que viajaban desde muy lejos para recorrer y acampar. También parecía contener algunos agentes del Imperialismo moviéndose con sus armas por los alrededores.

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

estuvo situada, mientras que marcaba los edificios más abajo.

336

El Club de las Excomulgadas De regreso a su hotel, bastante lujoso para la zona, ella fue a su habitación y le dio a su "hermano" las buenas noches. *** Ash se coló por el pasillo a su habitación y llamó a su puerta, adjunta a la suya. Cuando la abrió, estaba desnuda. Miró su relleno mientras caminaba hacia el interior. Toda la misión era como un elaborado juego de rol sexual. Se quedó allí con el pelo negro y corto, con puntas de color rojo brillante. Sus normalmente ojos

prótesis había cambiado la forma de su nariz, y aunque sabía que era Sera, el trozo de no Sera le emocionaba tanto como él sabía que su cambio de aspecto la encendía. Toda la emoción de follar con un desconocido, pero seguía siendo su pareja. Brandt apareció a su derecha mientras Ash bajaba la cara a su coño y exhaló. "Debería haber sabido que dos estarían en ello ya" "Bueno, vamos entonces, estás atrasado ahora" Rió Sera. "Yo no quiero eso" Brandt se arrodilló, y después se sentó, inclinándose hacia adelante para darle un beso. Ash observó unos momentos antes de añadir su boca a la suya. "Perfecto. ¿Quieres que crea que los otros equipos encubiertos no tienen ni de cerca de la misma la diversión que nosotros? ", preguntó Sera a través del enlace.

Fin

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

azules en lugar de un verde brillante, y los tatuajes le cubrían todo el cuerpo. Una

337

El Club de las Excomulgadas Si deseas saber más de nuestros proyectos o ayudarnos a realizarlos

http://elclubdelasexcomulgadas.bogspot.com

Lauren Dane – Encubierto – Crónicas de La Federación I

Visítanos!!!

338

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2020 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.