TEMA 5: LA ESTRUCTURA DE LAS PALABRAS

Tema 5 TEMA 5: LA ESTRUCTURA DE LAS PALABRAS Muchas veces se confunde saber una lengua con saber palabras en esa lengua (señor chino). Otra idea comú

15 downloads 250 Views 129KB Size

Recommend Stories


Las palabras: estructura y formación
LEN-LIT-LENGUA 4 TRAMA 8/8/07 08:50 Página 2 LENGUA MATERIAL FOTOCOPIABLE / © Oxford University Press España, S. A. 1 Las palabras: estructura y f

TEMA 5: ESTRUCTURA ATÓMICA. PROPIEDADES PERIÓDICAS
IES Al-Ándalus. Dpto. Física y Química. Química 2º Bachillerato. Tema 5. Estructura atómica. Propiedades periódicas. Pág - 1 – TEMA 5: ESTRUCTURA A

TEMA 6 SIGNIFICADO DE LAS PALABRAS
TEMA 6 SIGNIFICADO DE LAS PALABRAS 1. DETERMINA QUÉ TIPO DE RELACIÓN (SINONIMIA, ANTONIMIA, POLISEMIA, HOMONIMIA,…) EXISTE ENTRE LAS DOS PALABRAS DE L

Tema 3: El significado de las palabras
Tema 3: El significado de las palabras Cambios de significado A las palabras les ocurre lo mismo que a las monedas: no siempre tienen el mismo valor.

Tema 21 Estructura de las ciudades españolas
Tema 21 Estructura de las ciudades españolas 1. Principales etapas del proceso de urbanización español Llamamos proceso de urbanización a la progresiv

Story Transcript

Tema 5

TEMA 5: LA ESTRUCTURA DE LAS PALABRAS Muchas veces se confunde saber una lengua con saber palabras en esa lengua (señor chino). Otra idea común es la de pensar en las palabras como una lista cerrada de elementos ordenados alfabéticamente. Pero las palabras, ni representan la totalidad del saber lingüístico, ni son unidades estáticas de un catálogo. 1. PAROLE, PAROLE, PAROLE Aunque intuitivamente todos creemos saber qué es una palabra, hay muchos casos que pueden hacer dudar. Muchas veces, el número de palabras que forman una lista dependerá de para qué queramos contarlas (por ejemplo, un procesador de textos, o entradas del diccionario). La forma básica de una palabra, la que aparece como entrada en un diccionario se llama lema. La palabra no es la unidad mínima de significado, es decir, no representa la menor de las unidades en las que forma fónica y significado se asocian de manera estable; hay palabras en las que se pueden identificar con facilidad componentes de forma y significado menores que la palabra, que contribuyen de manera sistemática a la interpretación del significado. Hay palabras que no están en el diccionario, pero de las que podemos deducir fácilmente el significado (cierrabares): son los neologismos. La capacidad de comprender muchas palabras de nuevo cuño indica que hay pautas productivas y sistemáticas que dirigen los procesos de formación de vocabulario. Por tanto, las palabras son unidades mucho más difíciles de definir y mucho más complejas de lo que suele pensarse. Algunos criterios que se han propuesto tradicionalmente para definir palabra son: – Criterio gráfico: fragmento de escritura que se encuentra entre dos espacios tipográficos. Este criterio no es válido porque no está basado en propiedades inherentemente lingüísticas, sino en las de un medio secundario, la escritura, que posee un alto grado de arbitrariedad. (Por ejemplo, en español el artículo se escribe separado del sustantivo, pero en rumano no; dentro de una misma lengua hay palabras que pueden escribirse juntas o separadas, como en seguida y así mismo. – Criterio de asociación estable entre forma y significado. Este criterio es muy amplio; caracteriza cualquier signo lingüístico, y no permite distinguir entre una palabras y sus componentes menores. – Criterio de independencia funcional (signo lingüístico que puede funcionar de manera independiente) y criterio de libertad posicional (signo lingüístico que puede usarse en contextos sintácticos diferentes): resultan vagos porque no especifican con respecto a qué la palabra es independiente o libre (con respecto a otras palabras, en la oración, en el discurso). Si se consideran estos criterios en el ámbito de la oración, entonces no cuentan como palabras no los artículos ni los pronombres átonos, que no pueden aparecer aislados y ocupan posiciones fijas. – Criterio de no separabilidad de sus componentes internos. Este criterio solo sirve para identificar palabras complejas, no palabras simples, como sol. Muchos lingüistas consideran que la solución es que para definir una palabras es necesaria la combinación de varios criterios: 1. Aislabilidad: las palabras tienen límites fijos; se verifica por la posibilidad de introducir pausas delante y detrás. Así se recupera la intuición que hay tras el criterio gráfico, pero trasladada

1

Tema 5

al terreno de los medios primarios del lenguaje (sonoro y signado). 2. Cohesión interna: no es posible ni permutar los componentes internos de una palabras, ni introducir introducir en su interior ningún otro elemento. 3. Movilidad posicional: las palabras pueden ocupar posiciones distintas en la cadena hablada, sin estar obligadas por su propia naturaleza a aparecer en posiciones fijas. La aplicación de estos criterios no considera palabras a los artículos y a los pronombres átonos. Es difícil encontrar una definición que resulte universalmente válida. Lo importante debería ser identificar una clase de unidades con propiedades de interés para la reflexión científica sobre el lenguaje. Podemos concluir que la palabra no es la unidad mínima y básica para la Morfología, aunque sí puede serlo para otros niveles de análisis como el sintáctico y el semántico. Cuando se trata de caracterizar la palabra como objeto físico (fónico o gráfico) sirven los criterios de naturaleza externa; cuando se trata de caracterizar un objeto gramatical o un objeto léxico, hace falta recurrir a propiedades abstractas e internas al sistema lingüístico mismo. 2. LA MORFOLOGÍA Y SUS OBJETIVOS La Morfología es el estudio de las palabras, su estructura interna y los principio que rigen la configuración de dicha estructura. La Morfología permite descubrir que: – en la mayoría de las palabras pueden identificarse constituyentes menores con significado – que la organización interna de las palabras no es aleatoria, sino que está sujeta a una lógica → esta sistematicidad permite a los hablantes entender y manejar de manera productiva series relacionadas de palabras, acuñar nuevos términos y comprender los que otros produzcan Los objetivos centrales de la teoría morfológica son: • Identificar y caracterizar las unidades mínimas que son relevantes para comprender la estructura de las palabras. Es necesario descubrir y caracterizar sus constituyentes y la relación que guardan tanto entre sí como con respecto a la palabra de la que forman parte. • Establecer y explicar los principio que rigen la combinación de las unidades mínimas. En las palabras integradas por más de un componente mínimo hay relaciones jerárquicas entre los constituyentes que responden a principios más generales de organización del significado y de la información gramatical. Estos principios generales tienen que ver con tres aspectos diferentes: ◦ la jerarquía interna entre los diversos componentes de las palabras ◦ las pautas productivas de formación de palabras ◦ los procesos regulares de combinación que dan lugar a las diferentes formas de una misma palabra Estos aspectos constituyen parte de la competencia lingüística de los hablantes nativos de una lengua: aunque no todos puedan explicar de forma precisa los tres aspectos anteriores, todos poseen un conocimiento tácito de ellos, que les permite operar con las palabras La descripción de las unidades básicas en términos de un conjunto más limitado de unidades mínimas y de pautas combinatorias estables representa varias ventajas (además de servir para caracterizar la competencia de los hablantes): – Aporta un fundamento para la economía del sistema lingüístico, ya que contribuye a mantener el inventario léxico y la creación de nuevos términos dentro de unos límites razonables. Si para cada distinción relevante se necesitara una forma distinta y no relacionada con otras de la misma categoría, el léxico aumentaría exponencialmente y sería inabarcable para la mente humana. 2

Tema 5

– Proporciona una forma de organización del léxico en clases y paradigmas que contribuye a facilitar el almacenamiento y la gestión por parte de los hablantes, es decir, nuestra capacidad para recordar y utilizar las palabras. – Proporciona la flexibilidad necesaria para la expansión controlada del léxico. 3. LAS UNIDADES MORFOLÓGICAS En la palabra desglobalización podemos encontrar componentes menores: [des] [glob] [al] [iz] [a] [ción]. Palabras y morfemas: Cada uno de los componentes menores de desglobalización es un morfema. El morfema es la mínimas unidad lingüística que tiene significado. Representa el átomo del signo lingüístico. Se pueden identificar unidades menores, los fonemas, pero estos ya no tienen significado y no son, por tanto, signos lingüísticos. Tipos de morfemas: – Morfemas libres: cuando palabra y morfema coinciden, es decir, cuando la palabra está formada por un único morfema (azul). – Palabras complejas o polimorfemáticas: cuando una palabra está formada por más de un morfema (desglobalización, azules). – Morfema ligado: cuando un morfema no puede utilizarse de manera independiente (por ejemplo, el morfema de plural -s / -es). – Alomorfos: es cuando formas diferentes expresan un mismo contenido, de modo que son variantes del mismo morfema (por ejemplo, en inglés el plural se representa con tres variantes distintas: sonido sordo [s], sonido sonoro [z] y la secuencia [əz]). – Morfemas léxicos: cuando su contenido es de tipo conceptual (en globalización, glob-) – Morfemas gramaticales: cuando su contenido es de tipo más abstracto (pluralidad, proceso contrario a, acción y efecto de..., -s, des-, -izar, -ción). 4. LA JERARQUÍA DE LOS MORFEMAS EN EL INTERIOR DE LA PALABRA Las palabras como desglobalización no se forman por la mera suma de unos elementos con otros, sino que estos se combinan en un orden determinado: • desglobalización: “tendencia opuesta a la globalización” → [des] [globalización] des- es un morfema ligado que se antepone a otros morfemas; des- se combina no con la unidad que le sigue linealmente, [glob], sino con todo el conjunto posterior [globalización]. Un morfema ligado que precede a un morfema léxico (a su vez precedido o no por otros morfemas) es un prefijo • globalización: “tendencia a hacer global el mercado; acción y efecto de globalizar”. La parte de globalización responsable del significado abstracto de “acción y efecto de...” es [ción]. Así, la relación se establece entre [globaliza] y [ción]. [ción] es un morfema ligado que se pospone otro morfema (o conjunto de morfemas). Un morfema ligado que se añade a un morfema léxico (seguido o no de otros morfemas) es un sufijo • globalizar: “hacer global o universal algo”, de forma que podemos identificar otra vez una relación binaria [global] [iza(r)]. La forma -izar es también un sufijo, de manera que en globalización hay dos sufijos. Sufijos y prefijos pueden considerarse como dos casos articulares de una categoría más general: la de los afijos, que son morfemas ligados que se añaden a bases léxicas • global: “referente al globo, al planeta”, por lo que se establece una nueva conexión directa entre dos constituyentes: [glob] [al]. El componente [glob] relacionado con la palabra globo, 3

Tema 5

aporta el contenido conceptual de la palabra y constituye la raíz, a la que se van uniendo progresivamente los prefijos y los sufijos. Si se trasladan los resultados parciales a un esquema único, se obtiene una estructura con diferentes niveles que refleja fases diferentes en el análisis e interpretación de esta palabra: [[des] [[[[glob][al]][iza]][ción]]] Este resultado se puede traducir en un esquema más sencillo (copiarlo), que muestra que en las palabras complejas los morfemas no se combinan unos con otros por simple suma, sino que lo hacen de forma organizada: no están todos al mismo nivel, y se establecen entre ellos relaciones jerárquicas. El análisis de una palabra en sus componentes menores no es siempre tan sencilla, porque los cambios producidos en la evolución histórica pueden enmascarar la estructura, como veremos más adelante. 5. LOS PROCESOS MORFOLÓGICOS Además de identificar y caracterizar las unidades morfológicas, una tarea fundamental de la Morfología es la de dar cuenta de los procesos productivos que tienen lugar en el ámbito léxico. La formación de palabras La derivación: La derivación es el proceso morfológico por el que se crea una nueva palabra a partir de un morfema léxico preexistente. El ejemplo más frecuente de proceso derivativo es el de derivación afijal en que la nueva palabra se crea por adición de afijos a la base léxica. Las relaciones jerárquicas que se han descubierto en globalización reflejan la forma en que concebimos y organizamos el significado, pero también son el resultado de ciertas restricciones formales: los morfemas no presentan una combinatoria libre: • el prefijo des- puede combinarse con verbos, con sustantivos o con adjetivos • los sufijos, en cambio, tienden a presentar una combinatoria más estricta: a) el sufijo -ción se une sólo son verbos (mediar > mediación), pero no con sustantivos (no existe globoción); b) el sufijo -izar se combina con adjetivos para formar verbos (por eso es posible globalizar, pero no globizar); c) el sufijo -al se une a sustantivos para formar adjetivos (y se puede formar global, pero no globizaral) Así pues la derivación que da lugar a globalización parte de una base léxica nominal (el sustantivo globo) y produce como resultado otro sustantivo, pero el proceso requiere el paso intermedio por otras categorías: [globo] > [global] > [globalizar] > [globalización] >[desglobalización] s a v s s Esto indica que hay restricciones sistemáticas que determinan la clase gramatical de los elementos que pueden combinarse. En cierto sentido, la Morfología puede considerarse como la sintaxis del interior de las palabras. En este caso se aprecia que los sufijos son los responsables del cambio de categoría gramatical que se va operando en la formación de esta palabra, lo que constituye uno de los rasgos más característicos (aunque no imprescindibles) de la derivación sufijal. Los prefijos, en cambio, no modifican la categoría de la palabra.

4

Tema 5

Hay algunos sufijos que no modifican la categoría gramatical de la base a la que se adjuntan: los más comunes son los de tipo apreciativo; se trata de diminutivos, aumentativos y valorativos (librito, cochazo, barucho). En las palabras anaranjado, desalmado y enamorar, los componentes son: – [a][naranj][ado], – [des][alm][ado] – y [en][amor][ar] Todas ellas están formadas por una base a la que se añade un prefijo y uno o varios sufijos. El problema está en que no se puede determinar el orden de adición de los afijos, porque no existen las palabras que representarían esos pasos intermedios ([[a][naranja]]; [[naranj][ado]]). En estos casos, las derivación se produce por la adición simultánea de un prefijo y un sufijo, y el procedimiento recibe el nombre de parasíntesis. Para terminar: no todos los procesos derivativos son necesariamente afijales: algunos se operan sin necesidad de agregar material morfológico. En inglés, por ejemplo, es posible derivar un verbo a partir de un nombre: bottle > to bottle. Este proceso de derivación no afijal se llama conversión. El diccionario inverso: útil para quienes investigan sobre morfología, porque les permite obtener con facilidad paradigmas enteros. La composición: La composición es el proceso morfológico de formación de palabras en el que se combinan dos bases léxicas (con independencia de que alguna de ellas esté a su vez modificada por otros afijos). Por ejemplo: pintalabios. (Entre los compuestos pueden incluirse los formados a partir de raíces grecolatinas, como hidroterapia. También las lenguas de signos tienen procedimientos de derivación; por ejemplo, manzano se dice manzana árbol). Dos aspectos importantes de la morfología: – las posibilidades de creación léxica de la composición – la existencia de restricciones propias de cada lengua sobre las condiciones que rigen la combinación de lexemas para formar nuevas palabras (por ejemplo, hay lenguas en las que existe un mecanismo compositivo llamado incorporación nominal, por el que se forman predicados complejos a partir de la combinación de una base verbal y un objeto característico para designar una acción más o menos general, como sería el caso de dobladilloarreglar. → Los procesos de composición y derivación son productivos y básicamente recursivos, lo que significa que no hay límites teóricos a la longitud y a la complejidad interna de una palabra ni de una oración; los únicos límites efectivos tienen que ver con la capacidad humana de procesamiento, es decir, con nuestra necesidad de computar la complejidad estructural. La reduplicación es una operación morfológica frecuente en muchas lenguas, que consiste en la repetición parcial o total de la base. Los significados pueden ser variados y dependen de las propiedades gramaticales de la base: • cuando se hace sobre bases adjetivas, el significado enfatiza o rebaja el de la forma sin reduplicar • cuando se hace sobre verbos, añade contenido, como “durante un rato” 5

Tema 5

• cuando se hace sobre nombres, añade el significado de “en general” La reduplicación es también un procedimiento productivo en la lengua de signos, en la que es una forma de intensificación; por ejemplo, llover mucho se dice llover llover. En casi todas las lenguas hay algunas formas reduplicadas; en español, por ejemplo, tenemos picapica. Son más frecuentes las reduplicaciones parciales con rima, como abracadabra. La flexión La flexión verbal La flexión es el proceso que da lugar al conjunto de formas que componen la conjugación verbal. No da lugar a palabras diferentes, sino a formas diferentes de una misma palabra que expresan significados intrínsecos o inherentes, y gramaticales o dependientes. Los procesos de flexión nunca cambian la categoría de la palabra a la que se aplican. A partir de la base verbal y del conocimiento de los morfemas correspondientes es posible producir una serie de formas que permiten codificar toda la gama de distinciones personales, temporales y modales que se han consolidado en los paradigmas de cada lengua. Un paradigma es un conjunto de elementos lingüísticos que comparten una propiedad común: en este caso hablamos de paradigma verbal o conjugación. Los verbos pueden organizarse en clases paradigmáticas también en función de cuál se el conjunto de morfemas que utilizan para producir sus formas. (Por ejemplo, los verbos regulares de la primera conjugación forman un paradigma porque se combinan con la misma serie de sufijos, que constituyen igualmente un paradigma. Las terminaciones flexivas de los verbos en español ejemplifican una propiedad adicional de algunos morfemas: el sufijo -o de primera persona de singular del presente de indicativo expresa a la vez varios contenidos gramaticales distintos (persona, número, tiempo, modo, voz); no hay posibilidad de segmentar la terminación -o y de identificar en ella componentes específicos para cada categoría. Se habla entonces de amalgamas. Son muy frecuentes en la flexión verbal de las lenguas indoeuropeas. En cambio, en otras lenguas, llamadas aglutinantes, cada morfema tiene un contenido único y perfectamente identificable. Estas diferencias dan lugar al establecimiento de tipos de lengua en función de sus propiedades morfológicas, como veremos en el tema 12. Los contenidos típicamente asociados a la flexión verbal son temporales, aspectuales, modales y evidenciales (esto es, los que hacen referencia a la fuente de la información). Aunque en español se manifiestan como morfemas ligados al verbo, estos contenidos afectan, en realidad, a toda la oración. La aparición de una formas u otras puede ser libre o no: – Muchas veces es libre, y no tiene más restricción que la de ajustarse a las propiedades del estado de cosas que se pretende comunicar (si alguien quiere relatar algo que le ocurrió ayer, seguramente utilizará un tiempo verbal de pasado que le permita transmitir de forma clara la localización temporal de los acontecimientos que narra. Este tipo de uso se llama inherente. – A veces la elección de una forma flexiva u otra no es libre, sino que está condicionada por la estructura, y se considera, por tanto, como indicación de una dependencia estructural. (Por ejemplo: Creo que vendrá mañana / dudo que vendrá mañana → en ambos casos el acontecimiento de venir se sitúa en el día de mañana, pero en la segunda oración no puede usarse el futuro; esto se debe a que la aparición de una determinada forma verbal puede estar exigida por otros elementos de la oración).

6

Tema 5

La flexión nominal Muchas lenguas se sirven de procedimientos flexivos para indicar distinciones formales relacionadas con la función oracional o semántica de los sintagmas nominales, es decir, para expresar diferentes casos. Así, los sustantivos, adjetivos, determinantes y cuantificadores pueden formar paradigmas flexivos que recogen estas distinciones y que reciben el nombre de declinaciones. Las distinciones que las lenguas encomiendan típicamente a la flexión nominal pueden ser: • De tipo inherente, como el número, el género y la función semántica (por ejemplo, la de destinatario o poseedor se marca en latín por medio del caso dativo) • Las marcas flexivas pueden servir también para indicar dependencias gramaticales o estructurales. Esto ocurre cuando la aparición de una u otra marca está condicionada por otras categorías sintácticas de rango superior: ◦ por ejemplo, la concordancia del adjetivo con el nombre al que modifica es un recurso presente en muchas lenguas para mostrar la dependencia estructural entre dos constituyentes. En español, la relación entre nombres y adjetivos se manifiesta por medio de la concordancia de género y número ◦ otro ejemplo lo ofrecen las distinciones flexivas que se especializan como marcas de relaciones sintácticas, como en las oraciones transitivas, en las que el sintagma en función de sujeto recibe caso nominativo, mientras que el complemento directo se construye en acusativo Así pues, la flexión es un proceso morfológico que viene determinado en gran medida por la organización que impone la combinatoria sintáctica; de hecho, la flexión representa uno de los puntos de contacto entre las palabras y las estructuras sintácticas. La reduplicación consiste en la repetición total o parcial de un segmento lingüístico; es un procedimiento frecuente en algunas lenguas para indicar distinciones asociadas a la flexión (por ejemplo, en indonesio buku es libro, y buku-buku quiere decir libros. Los procesos flexivos son posteriores a los derivativos. Los afijos flexivos se aplican siempre a partir de la palabra derivada ya formada, y no antes: por eso el plural de salero es saleros, y no salesero.

La flexión y la derivación son dos procesos morfológicos con propiedades comunes (uso de medios combinatorios semejantes), pero también con diferencias notables. Las resumimos en la siguiente tabla: Proceso

Derivación

Flexión

Puede cambiar la categoría sintáctica de la base



No

Da lugar a paradigmas fijos

No



Cambia el significado conceptual



No

El orden de los afijos puede variar



No

Es potencialmente recursivo



No

Cambia el significado gramatical

No



Puede estar sujeto a requisitos de dependencia contextual

No



7

Tema 5

5. LOS RETOS DE LA TEORÍA MORFOLÓGICA El primer reto al que debe hacer frente la teoría morfológica es el de la irregularidad. Hay numerosas excepciones a los patrones regulares que podemos encontrar en las lenguas. ¿Cómo puede dar cuenta la morfología de estas excepciones? Los ejemplos del inglés sing, sang, sung muestran un fenómeno más que es común en muchas lenguas: hay diferencias morfológicas que se establecen no a base de encadenar morfemas, sino por medio de cambios vocálicos o tonales en el interior de las raíces. Estas operaciones tienen que explicarse desde la perspectiva de una morfología no concatenativa, diferente de la que se emplea para dar cuenta de los fenómenos morfológicos en las lenguas románicas. Otro ejemplo de irregularidad morfológica: transmit, submit, commit, remit, permit producir, conducir, traducir, inducir, deducir Es fácil identificar los componentes de estas palabras, pero uno de esos componentes no existe de manera independiente en la lengua: ni en inglés existe el verbo to mit, ni en español existe ducir. Es un nuevo caso de irregularidad morfológica. (Cranberry morpheme o morfema fosilizado es aquel cuyas partes, aunque segmentables, no se corresponden con formas con existencia independiente; estas palabras son derivadas sólo desde el punto de vista formal). La solución al problema de la irregularidad pasa por distinguir entre las formaciones ya establecidas y completamente lexicalizadas, y los patrones productivos. El objetivo prioritario de la morfología es describir las reglas productivas que rigen en la lengua de nuestros días y que determinan la manera en que los hablantes de hoy son capaces de producir e interpretar nuevas formaciones léxicas. Efectivamente, cualquier hablante dispone de la posibilidad de crear nuevas palabras que los demás pueden entender: basta con que utilice para ello los patrones sistemáticos que pone a su disposición su lengua (por ejemplo, el verbo to click). La productividad morfológica es la capacidad del sistema para crear nuevas palabras de acuerdo con ciertas reglas. Si cualquiera puede llegar a entender el significado de estas palabras nuevas es porque en su creación se han seguido pautas sistemáticas. Una palabra como baldarta, que es inventada, parece una palabra posible porque respeta las pautas fonológicas del español. ¿Es este un nuevo problema de la teoría morfológica? No, porque estas palabras no se han formado combinando morfemas de acuerdo con reglas sistemáticas.: Es importante no confundir el concepto de productividad morfológica con el de creación léxica. Así, la palabra baldarta es resultado de un proceso de creación léxica porque en ella no podemos identificar morfemas. La creatividad léxica no se puede abordar como fenómeno morfológico porque es individual e idiosincrásico, y no permite obtener generalizaciones explicativas desde el punto de vista lingüístico. Cruce léxico: es cuando se forma una palabra a partir de dos palabras, pero no podemos recurrir al análisis de esos componentes para saber su origen. Por ejemplo, drunkorexia (práctica que consiste en limitar severamente la toma de alimento para compensar la ingesta de calorías derivada de beber alcohol) vendría de drunk (ebrio) + anorexia (falta de deseo), con lo que querría decir apetencia por la ebriedad, pero no es así. Algunos ejemplos en español: metrosexual, ofimática, chupóptero, docudrama, marinovio. La productividad morfológica hace referencia a los procesos regulares de formación léxica. En consecuencia, si se adopta un enfoque sincrónico y se delimita bien la frontera entre los procesos 8

Tema 5

productivos y las formaciones fosilizadas, es posible mantener un ámbito bien definido para la explicación morfológica. El estudio de las creaciones léxicas individuales o no formadas de acuerdo con las reglas tendrá que abordarse desde otras perspectivas. Morfología y sintaxis: “la morfología estudia los morfemas ligados y su organización dentro de la palabra, esto es, se preocupa de la estructura de la palabra. La sintaxis, por su parte, describe la combinación de las palabras dentro del sintagma o frase y de la oración, por lo que su ámbito de estudio es la estructura oracional. Así, la palabra es para la morfología la unidad máxima, pero, para la sintaxis, la unidad mínima” Piera y Varela.

9

Tema 5

ACTIVIDADES: 1. Explica por qué se han producido estos errores y qué fenómenos lingüísticos reflejan: • apesar (de): escrito como una sola palabras, testimonia la conciencia de que es una locución fija; hay otras semejantes, como alrededor de • infin: además del error en la grafía inicial, el hecho de haber escrito juntas dos palabras (en fin) muestra que también forman una unidad compleja, que el autor del anuncio concibe como tal • con tigo: la aparición de dos palabras en lugar de una pone de manifiesto que quien escribe reconoce la preposición con como una unidad bien identificada, y por ello la separa de la forma tigo • meas: el carácter átono del pronombre me junto a su falta de movilidad posicional le confieren muchas características propias de un morfema dependiente, por lo que no es extraño que alguien no acostumbrado a la escritura lo funda gráficamente con otra expresión. Nótese que me se escribiría formando una sola palabra con el verbo en Dame esperanza 2. ¿Verdadero o falso? • La palabra es una unidad de las lenguas con sistemas de escritura → Falso. Aunque las palabras puedan identificarse desde el punto de vista gráfico, la escritura no representa una condición significativa desde el punto de vista lingüístico. • No puede darse una definición universalmente válida de palabras → Verdadero. La diversidad interlingüística hace difícil proporcionar un conjunto de criterios definitorios universalmente válidos. • La caracterización de palabra desde los puntos gráfico y gramatical pueden no coincidir → Verdadero. El caso más claro es el de los artículos y los pronombres átonos. • Una expresión no puede considerarse una palabra hasta que aparece recogida en el diccionario → Falso. La condición de palabra no viene dada por criterios de tipo social (como, por ejemplo, el reconocimiento académico), sino por las propiedades lingüísticas. • Los artículos son palabras en español, pero no en rumano → Falso. Si se toman en cuenta criterios lingüísticos (y no gráficos) el estatuto de ambos elementos es el mismo: el de morfemas ligados, con independencia de que se escriban o no como una unidad. • Los pronombres átonos de las lenguas románicas no son palabras → Verdadero. Son también morfemas ligados, aunque la escritura los represente a veces como unidades aisladas. • El criterio de aislabilidad sólo se aplica a las lenguas de signos → Falso. Se aplica a todos los medios primarios: oral y signado. • El criterio de cohesión proporciona una caracterizacón de tipo gramatical →Verdadero. Se basa en propiedades formales y no en propiedades gráficas , fónicas o semánticas. 3. • • • •

La Morfología se ocupa de las palabras y sus principios de organización interna. Las unidades mínimas para la Morfología son todos los morfemas. Los principios que trata de descubrir la teoría morfológica atañen a los procesos regulares. Los dos objetivos centrales de la Morfología son la identificación de unidades mínimas y de los principios sistemáticos que las organizan.

10

Tema 5

4. Sistematice en una tabla los diferentes tipos de morfemas que se han presentado en este capítulo.

Por su combinabilidad

Por su contribución a los procesos morfológicos Por su contribución semántica

Libre

Puede aparecer sólo

Ligado

Morfema cuya aparición está supeditada a la de otros morfemas

Base

Morfema léxico sobre el que opera un proceso morfológico

Afijo

Prefijo Morfema gramatical que precede a la base Sufijo

Morfema gramatical que sigue a la base

Léxicos

Morfema con contenido conceptual

Gramaticales

Morfema con información gramatical

5. En ese fragmento de artículo periodístico hay varias palabras en las que puede localizar componentes menores. Identifique las palabras y sus constituyentes y trate de explicar cópmo están organizados. (Se consideran sólo las palabras derivadas) [[[tradition]Nal]adjly]adv

[inter[[nation]N al]]adj

[re[[viv]al]]N

[[[protect]vion]Nism]N

[dis[[integr]vation]]N

[[[[liber]al]adjis]vation]N

[[[tradicion]Nal]adjmente]adv

[inter[[nacion]Nal]]adj

[re[[surgi]vmiento]]N

[[[protec]vcion]Nismo]N

[des[[integra]vcion]]N

[[[[liber]al]adjiza]vcion]N

6. ¿Verdadero o falso? • El procedimiento morfológico básico es la concatenación de morfemas → Falso. El procedimiento básico no es una mera suma , sino una integración jerarquizada. • La derivación es el procedimiento por el que se forman palabras nuevas por la adición de sufijos → Falso. La derivación también se forma por prefijación (y en otras lenguas, por otros procesos morfológicos). • En las palabras derivadas no son las bases léxicas las que determinan la categoría gramatical →Verdadero. La categoría gramatical la determina el sufijo. • Los prefijos son los responsables de los cambios de categoría gramatical → Falso. Son, en todo caso, los sufijos. • Los sufijos imponen condiciones sobre la categoría gramatical de los elementos a los que se añaden → Verdadero. Los sufijos seleccionan la naturaleza categorial de las expresiones a las que se adjuntan. • La derivación implica siempre un cambio de categoría gramatical → Falso. Tanto la prefijación como la derivación apreciativa no imponen cambios de categoría. • En la composición sólo intervienen bases léxicas → Falso. Las palabras compuestas pueden incluir también morfemas flexivos y derivativos. • Los procesos de reanálisis morfológico dan lugar al cambio en la estructura interna de una palabra → Verdadero.

11

Tema 5

7. Identifique el principal proceso morfológico que se ejemplifica en estos textos, y analice las palabras nuevas que encuentre. Reescriba luego el texto prescindiendo de los neologismos creados por el autor. Yo me platautobusformaba comultitudinariamente en un espaciotiempo luteciomeridiano vecinado con un longuícolo mocoso fieltrosombrereado y cordonotrenzón. El cual altavoceó a un tipofulano: “usted me empujaparece”. Tras eyacular esto, se sitiolibró vorazmente. En una espaciotemporalidad posterior, volví a verlo mientras se sanlazaroestacionaba con una x que le decía: “deberías botonsuplementar el abrigo”. Y le porquexplicaba el asunto. El proceso es de composición: plat-autobus-formaba, co-multitudinariamente, espacio-tiempo, lutecio-meridiano, longuí-colo, fieltro-sombrereado, cordono-trenzón, alta-voceó, tipo-fulano, empujaparece, sitio-libró, espaciotemporalidad, sanlazaro-estacionaba, botón-suplementar, porqueexplicaba. 8. ¿Verdadero o falso? • La irregularidad morfológica requiere un enfoque diacrónico → Verdadero. • En la derivación productiva todos los constituyentes son identificables para los hablantes → Verdadero. • Los procesos productivos son regulares → Verdadero. • La creación léxica es un proceso regular → Falso. • El cruce léxico es un proceso de composición basado en el análisis morfemático → Falso. 9. La lista de nuevos propósitos de Año Nuevo que escribe Bridget Jones incluye compuestos y blendings. Identifíquelos y explique cómo están formados. Fall for aby of following: alcoholics, workaholics, commitment phobics, people with girlfriends or wives, misogynists, megalomaniacs, chauvinists, emotional fuckwits or freeloaders, perverts. •

• •

• • • •

[alcohol][ic][s] → palabra derivada [work][aholics] → blending work + alcoholic (con morfemas derivativo y flexión de plural) [girl][friend][s] → palabra compuesta (con morfema de plural) [miso][gyn][ist][s] → palabra compuesta a partir de raíces griegas: misein “odiar”, y giné “mujer”, a las que se añaden un morfema derivativo y un morfema flexivo plural [megalo][mani][ac][s] → palabra compuesta a partir de raíces griegas: megalos; “grande”; mania, “mania”; a la que se añaden un morfema derivativo y un morfema flexivo de plural fuckwits → blending de fuck “joder”, y halfwit “estúpido” (que, a su vez, es una palabra compuesta de half, “medio”, y wit, “ingenio, inteligencia”), con el significado general de “jodido idiota, inepto” freeloaders → palabra compuesta de free, “gratis”, y load, “carga”, con el sufijo derivativo -er; el significado global es “aprovechado, gorrón”.

12

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.