AND THE OSCAR SHOULD GO TO

AND THE OSCAR SHOULD GO TO Una comedia ligera, de menos de 15 minutos de duración por Marc Egea Microteatro And the Oscar should go to, de Marc Eg

3 downloads 242 Views 196KB Size

Story Transcript

AND THE OSCAR SHOULD GO TO Una comedia ligera, de menos de 15 minutos de duración

por Marc Egea

Microteatro

And the Oscar should go to, de Marc Egea

1

EL FORMATO Ésta una obra de microteatro. Emplea una escenografía mínima y su duración es inferior a 15 minutos. Está concebida para ser representada profesionalmente en espacios de microteatro, o, de manera aficionada, en escuelas o talleres de interpretación.

PERSONAJES ROBERT

Es una vieja leyenda de Hollywood, un poco venida a menos por culpa de los excesos.

ANITA

Joven actriz con poco talento y mucha ambición. VESTUARIO

Ambos visten elegantes, tal como manda el protocolo de los Oscars de Hollywood. Él lleva smoking y ella vestido largo de noche. LUGAR La acción tiene lugar en una habitación del backsatge del Dolby Theatre.

TIEMPO Tiempo presente. SITUACIÓN Se está celebrando la ceremonia de entrega de los Oscars de Hollywood. Acaba de concederse el Oscar a la mejor actriz principal y la actriz premiada, Anita, se retira del escenario tras recoger la estatuilla.

And the Oscar should go to, de Marc Egea

2

AND THE OSCAR SHOULD GO TO Por Marc Egea Comedia ligera, de menos de 15 minutos de duración

El lugar es una habitación trasera del teatro donde se celebra la ceremonia de los Oscar de Hollywood. En la habitación, apenas hay espacio para una mesilla y poco más. Encima de la mesilla, una botella de champan ya estrenada, y unas cuantas copas. A su lado, una silla. En la silla está sentado ROBERT. Viste un elegante smoking. ROBERT (Desesperado, con las manos en la cabeza) Hostia puta, hostia puta, hostia puta… Se abre la puerta. Es ANITA. Se despide muy cariñosamente de la gente que la agasaja afuera. Cierra la puerta. ANITA viste un precioso traje de noche y sostiene, como si fuera su criatura, un flamante Oscar de la Academia de Hollywood. ROBERT Hostia puta, hostia puta, hostia puta… ANITA

Qué te pasa, ¿se te ha corrido el rímel con la emoción? ROBERT Hostia puta, hostia puta, hostia puta… ANITA Pues a mí creo que sí. Un poquito. Pero me da igual, ahora ya me da igual. Soy la reeeeina de la noche. Venga, dame esa botella, que vamos a brindar. ROBERT no se la da, así que la coge ella. ROBERT Me he equivocado. ANITA Qué. ROBERT Me he equivocado. ANITA

And the Oscar should go to, de Marc Egea

3

Cómo dices. ROBERT Que me he equivocado. ANITA ¿Cómo que te has equivocado? ROBERT Le enseña una tarjeta, con unas palabras escritas. No se atreve a mirarla a la cara. ANITA Hostia puta. ROBERT (asiente) Hostia puta. ANITA hace un ejercicio de relajación exprés, que debió de aprender en algún curso barato de interpretación. ANITA (serena de repente) ¿Qué hace el nombre de Elisabeth Garland en esa tarjeta? ROBERT Es el nombre de la ganadora. ANITA No. Yo soy la ganadora. ROBERT no se atreve a mirarla. Niega con la cabeza. ANITA Cómo dices. ROBERT (estallando) ¡Que me he equivocado! He dicho tu nombre y tenía que haber dicho “Elisabeth Garland”. Se levanta. Va hacia la puerta. ROBERT Vamos. Vamos a decirlo. ANITA bloquea la puerta. ANITA ¡Qué dices! ROBERT Vamos a decirlo. Aún se puede arreglar. ANITA Ya están en el corte publicitario.

And the Oscar should go to, de Marc Egea

4

ROBERT Por eso. Lo explico rápidamente y a la vuelta de publicidad le dicen al público que ha habido un pequeño error y… ANITA ¿Pequeño error? ROBERT Se puede arreglar rápido. ANITA Ah, no, no, no, no. ROBERT Venga, que nos da tiempo. ROBERT abre la puerta pero ANITA se la cierra de un portazo. La dulce muñeca de Hollywood parece ahora un matón de barrio. ANITA (con tono de matón de barrio) Aquí no se arregla nada. ROBERT se sorprende del cambio. ANITA Además… (volviendo a su tono de dulce muñeca) No hay nada que cambiar. ¿Has visto? Todos me aclaman. Spielberg me acaba de guiñar el ojo. Woody Allen me ha dicho: “Luego…” (haciendo el gesto de “luego…”) En estos momentos se están pegando por mí. Vas a ir tú a decirles que prefieran a Elisabeth Garland… Venga, hombre. Si me adoran… Mira: ANITA entreabre la puerta. Y la cierra, sin que ROBERT tenga apenas tener tiempo mirar. ANITA Además, seguro que no es la primera vez que pasa… ROBERT se sienta, abatido. ROBERT Qué desastre. ANITA No se va a enterar nadie. ROBERT ¿Que no se va a enterar nadie? ANITA Yo no se lo diré a nadie. Y tú no se lo dirás a nadie.

And the Oscar should go to, de Marc Egea

5

ROBERT No hace falta. ¿Tú te crees que esto es un facsímil original, o qué? ANITA No sé, pero me lo vas a dar. ANITA se lo arrebata. ROBERT ¡Qué haces! ANITA Hay que destruirlo. Lo voy a quemar. ¿Tienes un mechero? Seguro que sí. ANITA mete la mano en el bolsillo de la americana de ROBERT. ROBERT ¡Pero qué haces, loca! La alarma de incendios. (se la señala) ANITA ¿Por un papelito? ROBERT Sí, por un papelito. ANITA Bueno, pues lo quemo luego. ROBERT Si da igual. Lo tiene escrito el regidor en su escaleta. Lo tiene escrito el realizador, lo tiene escrito hasta el aparcacoches, seguro. Lo sabe toda la industria de Hollywood… ¡Da lo mismo, no importa! ANITA Pero no lo sabe el público. Y eso no da lo mismo. Sí importa. (Sonrisa triunfal) ROBERT ¿Dónde tienes escondido el sentido de la honradez, criatura? ¿Te llevarías un Oscar no merecido sin pestañear? ANITA le ofende la acusación y abre mucho los ojos. Seguidamente, pestañea: ANITA No. (sonríe) Es él que se quiere venir conmigo. ROBERT

And the Oscar should go to, de Marc Egea

6

Pues que sepas que ese Oscar va a ser mi condena. Estoy acabado. ANITA Pero si eres una estrella de Hollywood. Has ganado no sé cuántos Oscars. Yo, yo de pequeña veía tus películas. Eres una leyenda viva. ROBERT …Que se va a morir de hambre porque no le van a contratar más. ¿Una estrella? ¿Tú has visto las películas que estoy haciendo? ¿La mierda de papeles que me están dando, cada vez más secundarios? Los directores no me quieren. Dicen que no se fían de mí. No es verdad que se me olvide el texto, que llegue tarde a los rodajes o que me duerma. Buenos, sí es verdad, pero no es culpa mía. Es culpa del alcohol y las drogas y las fiestas. Y no es culpa mía que vaya a fiestas y tome alcohol y drogas. Es que me lo ponen todo delante. Ya no confiaban en mí. ¿Crees que alguien me va a querer contratar después de esto? ANITA No te pongas así. Piensa en lo mucho que hiciste disfrutar al público en tus años de esplendor. ROBERT levanta la cabeza y la mira como diciendo: “Mierda de consuelo”. ANITA mira la tarjeta. ANITA ¿Pero cómo has podido equivocarte? ROBERT No sé. Se me ha cruzado. ANITA ¿Se te ha cruzado? Aquí pone Elisabeth Garland. Yo me llamo Anita Montes. Vamos, que parecen como un huevo a una cáscara… ROBERT El tuyo fue el último nombre que presenté y, no sé, se me quedó. ANITA Si solo había que leer… ROBERT Se me ha cruzado… ANITA (un poco para sí misma) Van a tener razón los directores. Que te contraten y salgas diciendo: “Francamente, bledo, me importas una querida”… ROBERT

And the Oscar should go to, de Marc Egea

7

(Estallando) ¡Es porque estoy enamorado de ti! No puedo quitarme tu nombre de la cabeza! Silencio largo. ANITA hace su ejercicio de relajación exprés. ROBERT Lo estoy desde que te vi en “La estirpe de Madame Savigny”. Nuevo silencio. ANITA mira a ROBERT. ANITA Tenía doce años. ROBERT Aparentabas más. ANITA Hacía el papel de una niña de nueve. ROBERT Pero una niña de nuevo años del siglo XV que, proporcionalmente, es como si fuera mayor de edad… porque en esa época se vivía menos… A ANITA no le convence el argumento. En realidad, no lo entiende. ROBERT (dramático, de repente) Anda, vete. Vete tú con tu éxito. Tus directores te aclaman, y tu público y los productores, vete a vivir como una diva, elige los papeles que te apetezcan, exige todos los caprichos extravagantes que te den la gana, impón tus compañeros de reparto, ve a restaurantes de lu… Se detiene. Alza la cabeza. ROBERT Tú no tienes inconveniente en olvidar esto y salir ahí fuera como si realmente fueras la ganadora del Oscar… ANITA No. ROBERT Pensándolo bien, yo, por mi parte, no tengo inconveniente en olvidar este pequeño error y aceptar que tú eres la verdadera ganadora del Oscar… ANITA Esa cabecita… A ver si pensamos un poco antes de hablar. ROBERT

And the Oscar should go to, de Marc Egea

…Siempre y cuando me coloques en tu próxima película con Spielberg. Ella se sorprende. ANITA Y una mierda. ROBERT Y en la de Woody Allen. ANITA Antes, muerta. ROBERT ¡Cómo! ANITA De ninguna manera. ROBERT ¿De ninguna manera? ANITA Lo considero inaceptable. ROBERT ¿Inaceptable? Si hasta podía haberte pedido acostarme contigo. ANITA (Defensiva) ¡Oye! ROBERT Tranquila. No se me ocurriría ni loco. ANITA ¿Ah, no? ROBERT Dije que estaba enamorado. No que me gustaras. La que me gusta ahora es Cheryl Brownie. ANITA ¿Cheryl Brownie? Pero si tiene trece años… ROBERT ¡No cambies de tema! Me vas a colocar en tus próximas películas. ¿De acuerdo? ANITA No. ROBERT Por qué. ANITA

8

And the Oscar should go to, de Marc Egea

9

Mmmm… Lo acabas de decir. Porque… Estás acabado, no memorizas tus frases, llegas tarde a los rodajes, te duermes… Eres un fracaso andante. Me han ofrecido un montón de veces trabajar en películas contigo y siempre he dicho no. ¿Por qué crees que he llegado a ganar un Oscar? ROBERT ¡Porque yo me he equivocado al leer la tarjeta! ¡¡YO!! ANITA Pues eso. Me das la razón. ROBERT le arranca la tarjeta de la mano. ROBERT ¿Sabes qué? Ahora mismo saldré ahí fuera y enseñaré esto a todas las televisiones. El mundo entero sabrá que tú no eres la ganadora del Oscar. ANITA ¿Estás loco? ROBERT ¿Qué puedo perder? Soy un fracaso andante. Estoy acabado. ANITA ante la encrucijada, suspira y realiza su ejercicio de relajación exprés. ANITA Vale. ROBERT Vale, qué. ANITA Me tienes acorralada. Acepto. Serás mi compañero de reparto en las próximas películas que haga con Spielberg y Woody Allen. ROBERT Y pedirás hacer una con Zack Snyder… Que me gustó mucho “300”. ANITA Joder… ROBERT ¿Qué has dicho? ANITA Vale. ROBERT Vale, ¿qué? ANITA Que también haremos una con el director de “300”.

And the Oscar should go to, de Marc Egea

10

ROBERT Me pido unos abdominales como los de Leónidas. ANITA ¡A mí que me cuentas! ROBERT Pues entonces, sólo queda brindar. ROBERT toma la botella de champán y llena las copas. ROBERT Por el éxito. ANITA (Con desgana) Eso. Brindan y beben. ANITA Tengo que volver. ROBERT Yo también. Ve yendo. Yo ahora salgo. Tengo que acabar de… (hace el gesto de “…beber un poco más”) Oye esto que haces con las manos, va a resultar que funciona… ANITA (yendo hacia la puerta) Pues claro que funciona. Es una técnica del Actors Studio –la aprendí en una academia-, tendrías que conocerla. ROBERT Ah, claro, claro. ANITA se detiene de repente. ANITA Un momento. ROBERT la mira. ROBERT Qué. ANITA Dame la tarjeta. ROBERT Por qué. ANITA Porque quiero tenerla yo. Si te la quedas tú, cómo sé que no saldrás luego y se la enseñarás a todo el mundo.

And the Oscar should go to, de Marc Egea

11

ROBERT ¿Qué ganaría con eso? ANITA (piensa) No sé… ROBERT No ganaría nada. (Explica) Voy a tener trabajo porque tú eres la flamante ganadora del Oscar y exigirás que yo forme parte de tus películas. Si resulta que tú no eres la ganadora del Oscar, sino un vulgar y miserable fraude, tú te vas a la mierda, sí, pero yo detrás. ¿Capici? ANITA piensa. ROBERT No nos interesa a ninguno de los dos. (Continúa) La otra opción. Que tú te quedes la tarjeta. (Explica) Si tú te quedas la tarjeta, lo primero que harás es destruirla, y pedirás a un chimpancé de partenaire antes que a mí. ¿Me equivoco? Ella piensa. ROBERT Esa no me interesa a mí. Así que, por el bien de los dos, lo mejor será que me la quede yo y la guarde bien guardadita. Parece que ROBERT tiene razón. ROBERT …Y el día que me jubile, si quieres, vienes a buscarla y la quemas si te hace ilusión. ANITA piensa un poco más. ROBERT ¿Trato hecho? ANITA Mi nombre saldrá siempre más alto que el tuyo en los posters, y yo me pondré delante en todos los fotocalls. ROBERT Soy más alto que tú, me parece justo. Se dan la mano. ANITA apura su copa, se la da a ROBERT y toma el camino de la puerta. ANITA Chao.

And the Oscar should go to, de Marc Egea

12

ROBERT Yo de ti vigilaría con el alcohol: yo empecé con estas copitas y mira cómo he acabado… ANITA Yo tengo cabeza y la uso. Ahí está la diferencia. ANITA llega a la puerta. Antes de abrir, Compone una radiante pose de estrella. Y sale. ROBERT vuelve a la silla y se deja caer. Se afloja la americana. Saca su teléfono móvil, marca un número y, mientras coge tono, se llena de nuevo la copa. ROBERT (por teléfono) Jack. Por favor, si un día lo volvemos a hacer, ¿qué tal si imprimes la tarjeta falsa en una cartulina del mismo color que la auténtica? Son muy tontas, pero un día se pueden dar cuenta, ¿vale?… Hace el ejercicio de relajación exprés. Oscuro.

And the Oscar should go to Microteatro Copyright © Marc Egea 2015 Barcelona

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.