MI EXPERIENCIA CON DIOS

MI EXPERIENCIA CON DIOS (Dios habla a través de la Iglesia) “Sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto e

23 downloads 395 Views 208KB Size

Recommend Stories

Story Transcript

MI EXPERIENCIA CON DIOS (Dios habla a través de la Iglesia) “Sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”. Efesios 4:15, 16 Siete realidades de la experiencia con Dios I. Dios siempre está obrando a nuestro alrededor. () II. Dios busca una relación de amor continua, real y personal con nosotros. 

III. Dios nos invita a unirnos a Él en su obra.  IV. Dios habla por su Espíritu a través de la Biblia, la oración, la iglesia y las circunstancias, para revelar su persona, sus propósitos y sus caminos.  V. La invitación que Dios nos hace para trabajar con Él, siempre nos llevará a una crisis de convicciones que demandará de nosotros fe y acción.  VI. Necesitamos realizar ajustes importantes en nuestra vida para poder unirnos a Dios en lo que Él está haciendo.  VII. Llegaremos a conocer a Dios por experiencia a medida que le obedezcamos y que Él lleve a cabo su obra a través nuestro.



Ya hemos visto los recursos que Dios ha puesto en nuestras manos, para que podamos mantener una relación de amor genuina con Él, ya hemos visto como Dios utiliza al Espíritu Santo como agente revelador y como intercesor ante el Padre para que nuestras oraciones sean hechas conforme a la voluntad de Dios y por tanto sean oídas y contestadas. También hemos visto como Dios, de manera especial, utiliza estos medios para que nosotros podamos saber sus planes y propósitos. Ahora veremos cómo Dios también utiliza a su iglesia, todos sus hijos, para mostrarnos cuál es el plan que debemos seguir y cuál es el propósitos que debemos alcanzar. Veamos esta parte bajo el siguiente bosquejo: I. EL CUERPO DE CRISTO II. LA FUNCIÓN DEL CUERPO DE CRISTO III. EL PROPÓSITO DEL CUERPO DE CRISTO

Bosquejo para ser predicado en Iglesia de Convertidos a Cristo Basado en el libro Mi experiencia con Dios de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King

2

I. EL CUERPO DE CRISTO - (1 Co. 12:27) A. LOS MIEMBROS DEL CUERPO NO SON INDEPENDIENTES 1. Todos los creyentes genuinos, que son parte del cuerpo de Cristo, tienen que saber que para cumplir con los propósitos de Dios, tenemos que actuar en plena armonía y concertación. Dios dio a nuestro cuerpo diferentes partes y diferentes sentidos. Cuando cada parte cumple la función que le corresponde, todo el cuerpo funciona debidamente. 2. En nuestros cuerpos físicos no decidimos sobre la base del voto de la mayoría, ni pasamos por alto algún conflicto entre sentidos, ni decidimos prestar atención a un sentido ignorando a los demás. Vivir ignorando los demás miembros del cuerpo es sumamente peligroso. La iglesia de Cristo, funciona bien cuando todos los miembros pueden compartir aquello que perciben que Dios quiere que la Iglesia sea y haga. 3. Los miembros de una iglesia no pueden conocer plenamente la voluntad de Dios para sus vidas en el cuerpo si están separados del cuerpo. Una iglesia también necesita oír el consejo completo de Dios a través de sus miembros. Recién entonces puede proceder en confianza y en unidad a hacer la voluntad de Dios. B. USTED ES UNA OVEJA, NO UN CHIVO SIN LEY 1. Hermanos, una iglesia es un cuerpo. ¡Es el cuerpo de Cristo! Y nosotros somos parte de esos miembros. Somos ovejas de su prado. Él es la cabeza y el buen pastor que dirige cada miembro como Él quiere y al cuerpo en general para por medio de Él cumplir sus propósitos. Jesucristo está presente como cabeza de una iglesia local, Efesios 4:15, y cada miembro ha sido puesto en el cuerpo según el beneplácito de Dios, 1 Corintios 12:7. 2. Entendamos que no estamos en el cuerpo para actuar independientemente, ni tampoco para ejecutar nuestra planificación individual, sino para seguir el plan redentor de Dios. Recordemos que Dios creó la iglesia como su agente redentor en la tierra, 2 Corintios 5:20.

Bosquejo para ser predicado en Iglesia de Convertidos a Cristo Basado en el libro Mi experiencia con Dios de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King

3

3. Muchos son los cristianos que piensan y aún practican la idea de ellos solamente. Piensan que sólo tienen que darle cuentas a Dios y que no tienen que darle cuenta a más nadie y esto incluye, para ellos, también la iglesia. Dios coloca cada miembro en cada iglesia local, para que este se integre en ese cuerpo y pueda cumplir la función para la cual está colocado y diseñado y por supuesto para obedecer a la cabeza que es Cristo, el cual llevará a ese cuerpo a cumplir con sus propósitos. Por tanto, nadie que sea parte de la iglesia de Cristo puede andar como “chivo sin ley”. C. EL PROPÓSITO DEL CUERPO 1. Todo el cuerpo ha sido ensamblado por el Padre. Por esto todos los miembros están facultados y capacitados por el Espíritu Santo para funcionar en el lugar del cuerpo donde el Padre los colocó. De esta manera, el cuerpo funciona para edificarse y consolidarse en la cabeza, hasta que cada miembro llegue a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, Efesios 4:13. 2. Dios nos hizo interdependientes. Nos necesitamos mutuamente. Por esto cuando un miembro se debilita, otros en el cuerpo pueden ayudar. Por tanto, lo que Dios está haciendo en y a través de su cuerpo es fundamental para que nosotros sepamos cómo responder a Él. En el lugar del cuerpo donde lo veo obrando, yo como miembro debo hacer los ajustes necesarios y pongo allí mi vida a su servicio. En la iglesia dejo que Dios me utilice en cualquier manera que Él elija para completar su obra en cada miembro, (Col. 1:28, 4:3, 2 Tes. 3:1, Ef. 6:19). 3. Todos los hijos de Dios, que son evidentemente parte del cuerpo de Cristo, deben saber sus dones y deben saber donde Dios el Padre les ha puesto, para que conociendo su función la puedan ejecutar en el cumplimiento de los propósitos divinos, pero fundamentalmente para que no se halle haciendo la función de otro miembro o para que cuando el cuerpo espere que usted ejecute las acciones propias de su función, usted no sepa como, ni cuando actuar. Recuerde que si todos queremos ser timón del barco, este se hundirá.

Bosquejo para ser predicado en Iglesia de Convertidos a Cristo Basado en el libro Mi experiencia con Dios de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King

4

II. LA FUNCIÓN DEL CUERPO DE CRISTO A. ACTUAR COMO UN ORGANISMO VIVO 1. La iglesia como el cuerpo de Cristo es un organismo vivo, no una organización humana. Cuando queremos ver la iglesia como algo hecho por los hombres, tenemos el problema de que vamos a estar viendo defectos en ella, estaremos juzgando por todo y nos convertiremos en controladores espirituales. 2. Pero cuando vemos la iglesia como Cristo la ve, como un organismo vivo, pues es “su cuerpo”, entonces vamos a ver las oportunidades que podemos tener al ser ayudados a crecer y a participar en la ayuda de los demás miembros del cuerpo para que el cuerpo de Cristo, siga viviendo, siga perfeccionándose, siga creciendo hasta la estatura de la plenitud de Cristo. 3. Sepamos una cosa, aunque nosotros no tengamos la visión correcta y aunque estemos criticando la iglesia inmisericordemente como lo hacemos, Cristo mantendrá vida en su iglesia, él dijo en Mateo 16:18b: “Y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. Lo que quiso Jesús decir aquí es, que aunque el diablo o cualquiera quiera destruirla, su cuerpo seguirá vivo por siempre, porque es su cuerpo. Déjeme hacerle una pregunta: ¿Cómo usted se siente cuando alguien critica algún miembro de su cuerpo? B. AYUDAR PARA CONOCER LA VOLUNTAD DE DIOS 1. Cuando actuamos como un cuerpo y consideramos los demás miembros del cuerpo como lo que son, parte del cuerpo vivo de Cristo, nos servirá para por medio de ellos conocer la voluntad de Dios. Cuando vemos la conversión de apóstol Pablo y su obra ministerial en Antioquía, vemos como el Espíritu de Dios, mostró a los líderes de esa iglesia la necesidad de apartar a apóstol Pablo y a Bernabé para la obra misionera. Estos conocieron la voluntad de Dios a través de la iglesia, Hechos 6:3; 13:1-3. 2. Fuera del cuerpo, e independientemente del cuerpo, nadie podrá conocer la voluntad de Dios para su relación con el cuerpo. Sin el ojo, la mano no sabe dónde tocar. Sin el oído,

Bosquejo para ser predicado en Iglesia de Convertidos a Cristo Basado en el libro Mi experiencia con Dios de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King

5

podrá ser que el cuerpo no sepa cuándo o cómo responder. Cada miembro necesita escuchar lo que dicen los otros miembros del cuerpo, siempre y cuando los miembros que hablen sean realmente del cuerpo o estén en su función real en el cuerpo, comprometidos porque el cuerpo cumpla su función. 3. Al funcionar en relación con la iglesia, dependo de otros para ayudarme a entender la voluntad de Dios. Dios estableció que la iglesia es soberana. Debemos confiar que Dios nos proveerá consejo a través de otros creyentes que están comprometidos en que el cuerpo funcione correctamente. Busquemos en ellos consejos para decisiones importantes. Escuche atentamente todo lo que la iglesia tenga que decir. Luego compare con lo que Dios le dijo por la Biblia, la oración, las circunstancias y confirme cuál es su mensaje para usted. C. COMPARTIR CON LOS DEMÁS MIEMBROS DEL CUERPO 1. Cuando Dios guía a una iglesia, Él habla a sus miembros y estos a su vez son guiados a compartir con los otros miembros del cuerpo. Cuando vemos que Dios revela en su Palabra las verdades espirituales que revela por su Espíritu, llama a los creyentes a compartir con los demás creyentes las cosas que Él revela. 2. En 1 Tesalonicenses 4:18 se dice: “Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras”. Es de notar que este es el llamado de Dios a la iglesia. Fijémonos que no hay en la Escritura ningún versículo donde el Señor envíe un mensaje a algún miembro de su cuerpo con el fin de traer desaliento. Por el contrario vemos que cuando la cabeza habla a algunos miembros, estos se disponían a prestar atención y escuchar lo que la parte más importante del cuerpo decía y luego se disponía a transmitir a los demás todo el ánimo compartiendo el deseo de Dios. 3. Cuando vemos que Dios habla a un miembro de su cuerpo y este lo comparte con los demás, entonces todo el cuerpo debe tomar el ánimo por lo que estamos recibiendo y no tomar la actitud de desalentar al que está animado. Esto debe ocurrir: • Cuando tenemos conversaciones personales o nos visitemos.

Bosquejo para ser predicado en Iglesia de Convertidos a Cristo Basado en el libro Mi experiencia con Dios de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King

6

• Cuando nos reunimos a orar. • Cuando tenemos cultos. • Cuando tenemos asambleas. • Cuando tenemos estudios bíblicos. • Cuando tenemos reuniones de cualquier tipo, en la escuela, en la universidad, etc. Dispongámonos a transmitir aliento y no desaliento cuando compartimos con la iglesia de Cristo.

III. EL PROPÓSITO DEL CUERPO DE CRISTO - (Ef. 4:15,16) A. SEGUIR LA VERDAD EN AMOR 1. Todos los creyentes que formamos parte del cuerpo de Cristo, tenemos que entender que el propósito de ser parte del cuerpo del Señor, es primordialmente seguir todos juntos la verdad en amor. Recordemos que la verdad es una persona y esa persona es Jesucristo. “…sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”. 2. Los creyentes genuinos nunca pueden decir: “Hasta aquí llegó mi conocimiento”. Pues ese día estamos limitando la persona de Cristo, quien desea revelarnos cada día algo más de su persona. No seamos como Marta y María, que no pensaron en la manera en que Jesús deseaba revelarse más profundamente a ellas a través de la muerte de Lázaro. 3. Debemos hacernos aquí algunas preguntas. • ¿Estamos siguiendo la verdad en amor? • ¿Estamos haciendo el esfuerzo de seguir a nuestro Señor Jesucristo, quien es la única verdad? • ¿Estamos obedeciendo su Palabra en el amor verdadero del Señor aunque la Palabra vaya en contra de nuestros intereses? • ¿Estamos dándole al Señor la honra que Él merece haciendo prevalecer su verdad?

Bosquejo para ser predicado en Iglesia de Convertidos a Cristo Basado en el libro Mi experiencia con Dios de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King

7

B. CRECER EN TODO LO QUE PERTENECE A CRISTO 1. El propósito de Dios en la iglesia es que su cuerpo crezca. Dios no desea que el cuerpo de su hijo Jesucristo permanezca estático. Hemos dicho que la iglesia no es una organización, sino un organismo vivo, que como tal, tiene que crecer, y crecer hasta la estatura de la plenitud de Jesucristo quien es su cabeza. 2. A esto es que nos llama el texto citado. Si esto es así entonces ¿cómo podemos pensar que la iglesia pueda tener una cabeza grande y por ende un cuerpo pequeño por causa de un estorbo en su crecimiento? No, Dios no puede concebir esto. Además de que es necesario aclarar que Dios no está hablando aquí de un crecimiento numérico o de un crecimiento intelectual, sino de un crecimiento espiritual que traiga acciones y reacciones espirituales 3. Los cristianos tenemos que saber que para Dios no es importante lo que podamos crecer en lo intelectual o en lo numérico, sino lo que podamos crecer en Cristo, quien es nuestra cabeza. A Dios lo que le interesa es que la iglesia actúe como lo que es, que actúe como el cuerpo de aquel a quien debemos obedecer y que crezcamos en todo lo que a Él le place. C. EDIFICARSE EN AMOR 1. Otro detalle particular e importante para Dios en cuanto a propósito se refiere, es la edificación del cuerpo. Por otro lado el apóstol Pablo nos llama a que todo lo que hagamos en el cuerpo debe ser para edificación, 1 Corintios 14:12, 26, Romanos 14:19; 15:2. Pues todo lo que Dios ha dado a la iglesia debe ser para edificarla. 2. Es maravilloso ver en las Escrituras el énfasis que Dios le da a la edificación de la iglesia de Cristo. Dios quiere que edifiquemos, no que destruyamos. Cada día como pastores tenemos que orar al Señor para que cuidemos de esto, porque sabemos que el diablo no quiere que edifiquemos, sino que destruyamos. Ya el apóstol Pablo nos lo advirtió en Hechos 20:28-31.

Bosquejo para ser predicado en Iglesia de Convertidos a Cristo Basado en el libro Mi experiencia con Dios de Enrique T. Blackaby y Claudio V. King

8

3. Esta edificación tiene necesariamente que hacerse en amor, como vemos que nos dice el apóstol en esta conclusión. Un crecimiento espiritual sin amor no es crecimiento, no es edificación, sino destrucción. El amor es el vínculo perfecto de la iglesia de Cristo, es el elemento unificador de los creyentes en el cuerpo de Cristo y por esto tenemos que abogar.

CONCLUSIÓN Y APLICACIÓN Amados hermanos, estamos todos de acuerdo, entonces, de que la iglesia de Cristo es un organismo vivo, y como tal tiene que crecer. Este crecimiento es un crecimiento espiritual en el cual todos los miembros del cuerpo tienen que poner de su parte para crecer en armonía y hacerlo sobre la base del amor de Cristo, quien es nuestra cabeza y a quien tenemos que seguir en actitudes santas y edificantes para su iglesia. Hermano, si lo que vas hacer o vas a decir, no edifica, entonces no lo hagas, ni lo digas, porque estás pecando delante de Dios y tu cabeza no admite que destruyas sino que construyas en amor.

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.