UN SALUDO LLENO DE GRACIA

UN SALUDO LLENO DE GRACIA   10  Octubre  2010  |  por  Omar  Ramos   Efesios  1:1-­‐2   1  Pablo,  apóstol  de  Jesucristo  por  la  voluntad  de  D

5 downloads 168 Views 126KB Size

Recommend Stories


presentación Un saludo muy cordial
presentación Nuestras Fiestas de la Patrona, coincidentes con el inicio del verano, se han caracterizado a lo largo de la última centuria por su marca

Estimados clientes: Un Cordial Saludo
ó Bodas Somi Park Estimados clientes: SOMIO PARK consciente de la importancia que este día representa para ustedes y sus familias, pone a su dispo

CRISTO, LLENO DE GRACIA Y DE VERDAD, SEGÚN SANTO TOMÁS DE AQUINO
CRISTO, LLENO DE GRACIA Y DE VERDAD, SEGÚN SANTO TOMÁS DE AQUINO JOSÉ ANTONIO RIESTRA 1. Introducción En la frase conclusiva del n. 2 de la Constit

Story Transcript

UN

SALUDO LLENO DE GRACIA   10  Octubre  2010  |  por  Omar  Ramos  

Efesios  1:1-­‐2   1  Pablo,  apóstol  de  Jesucristo  por  la  voluntad  de  Dios,  a  los  santos  y  fieles  en  

Cristo  Jesús  que  están  en  Éfeso:  2  Gracia  y  paz  a  vosotros,  de  Dios  nuestro   Padre  y  del  Señor  Jesucristo.  

I N T R O D U C C I Ó N   Creo   que   siempre   será   bueno   predicar   temas   expositivos,   ya   que   estos   persiguen   como  meta  ser  tantos  explicativos  como  aplicativos  a  la  vida  cristiana.  Esta  es  una   serie  de  temas  sobre  la  carta  a  los  Efesios,  que    espero  sea  de  gran  bendición  para   nuestras   almas.   He   complementado   estos   sermones   expositivos,   ayudado   por   diferentes   autores   y   sus   obras,   entre   las   que   destaco:   “Carta   a   los   Efesios”   por   Mariano   Ávila   Arteaga;   “Vamos   a   estudiar   Efesios”   por   Sinclair   Ferguson;   “Comentario   Bíblico   del   Continente   Nuevo   a   Efesios”   por   Raúl   Caballero   Yoccou;   “Comentario  expositivo  de  Efesios”  por  Guillermo  Hendriksen.   Se  ha  dicho  que  la  carta  a  los  Romanos  es  la  más  impresionante  de  las  epístolas  o   cartas  de  Pablo  y  que  Efesios,  es  la  más  elegante.  Esta  carta,  de  principio  a  fin  nos   presenta  la  maravilla  de  la  gracia  de  Dios,  el  privilegio  de  pertenecer  a  la  Iglesia  y   el  patrón  de  transformación  de    vida  que  produce  el  evangelio.   Este  panorama  nos  es  presentado  por  un  hombre  cuyo  nombre  era  Pablo  (paulus   en   latín   significaba   “el   pequeño”).   El   cual   con   justa   razón   se   presenta   así   mismo   en   Efesios  3:8  como  el  “más  pequeño  de  todos  los  santos”,  pero  que  sin  embargo  es   depositario   de   una   revelación,   que   como   él   mismo   dice,   tiene   las   características   de   “las  inescrutables  riquezas  de  Cristo”,  la  motivación  es  declarada  en  Efesios  3:1,   donde   dice   que   lo   hace   para   beneficio   de   los   “gentiles”   o   no   judíos   y   como   “prisionero   de   Cristo”.   Espero   poder   responder   en   este   análisis   a   preguntas   relevantes  sobre  la  razón  de  esta  carta,  como  ¿Qué  hizo  que  Pablo  escribiera  esta   carta  a  los  Efesios?,  ¿Dónde  se  encontraba  cuando  les  escribió  como  “prisionero”?,   ¿Por  qué  les  escribió?,  ¿Cuál  es  el  mensaje  central  de  esta  carta?,  entre  otras.  

Algo  de  historia:   Éfeso  era  la  ciudad  más  importante  de  la  provincia  romana  conocida  como  Asia,  en   la  zona  que  hoy  día  se  conoce  como  Turquía.  Pablo  visitó  esta  ciudad  alrededor  del   año  52  d.C.,  Se  dice    que  era  una  ciudad  grande  y  con  una  población  aproximada  de   300.000  personas.  Su  anfiteatro  tenía  una  capacidad  como  para  50.000  personas,   como  un  Estadio  de  futbol.   Era  una  ciudad  que  fomentaba  el  culto  y  adoración  al  emperador  romano;  pero  la   religión   por   la   cual   Éfeso   era   conocida   era   el   culto   a   la   diosa   Diana   (conocida   también   como   la   diosa   griega   Artemisa).   Esto   había   hecho   que   los   ciudadanos   construyeran   el   imponente   Templo   a   Diana,   era   tan   hermoso   que   fue   catalogado   como   una   de   las   siete   maravillas   del   mundo   antiguo.   El   relato   en   Hechos   19:35   dice:  “Entonces  el  escribano,  cuando  había  apaciguado  a  la  multitud,  dijo:  Varones   efesios,  ¿y  quién  es  el  hombre  que  no  sabe  que  la  ciudad  de  los  efesios  es  guardiana   del  templo  de  la  gran  diosa  Diana,  y  de  la  imagen  venida  de  Júpiter?”   Pablo   llegó   por   primera   vez   a   Éfeso   en   su   segundo   viaje   misionero,   el   cual   se   encuentra   relatado   en   Hechos   18:19-­‐31.   Lo   acompañaban   en   este   viaje   Priscila   y   Aquila,   a   los   cuales   dejó   en   Éfeso   para   continuar   con   la   obra   y   él   prosiguió   viaje.   Más   tarde   llega   a   Éfeso   Apolos,   un   fervoroso   predicador,   que   solo   conocía   el   bautismo   de   Juan,   al   cual   Priscila   y   Aquila   instruyen   para   que   tenga   una   comprensión  más  plena  del  evangelio  (18:35).  Más  tarde  Pablo  regresa  a  Éfeso  y  se   queda   allí   más   de   dos   años   (19:31).   Todo   el   historial   del   ministerio   de   Pablo   lo   encontramos   en   Hechos   19:31-­‐20:6.   Pero   lo   central     de   su   labor   nos   es   relatada   en   Hechos  20:17-­‐38  (leer).   Esta  carta  es  una  de  las  cuatro  cartas  escritas  desde  la  prisión,  junto  a  Filipenses,   Colosenses  y  Filemón,  pero  no  hay  seguridad  de  donde  se  encontraba  encarcelado   al  escribirla.  Se  cree  que  esta  epístola  es  una  carta  circular,  dirigida  a  la  Iglesia  de   Jesucristo   de   todos   los   tiempos,   más   que   una   carta   dirigida   específicamente   a   la   Iglesia  en  Éfeso.   Esta   carta   tenía   como   propósito   alentar   a   los   hermanos   en   medio   de   una   cultura   pluralista   y   tolerante   de   muchas   cosas,   pero   no   del   evangelio   cristiano   ni   de   la   iglesia   que   lo   proclamaba.   Algo   muy   parecido   a   lo   que   le   ocurre  al  cristianismo  bíblico  de  hoy.   El  expositor  Sinclair  Ferguson  resume  de  una  manera  clara  el  contenido  general  de   esta   carta   y   nos   dice:   “Estos   creyentes   necesitaban   saber   que   estaban   seguros:   Pablo   les   enseña   que   están   anclados   en   los   propósitos   eternos   de   Dios.   Ellos   vivían   bajo   la   amenaza   de   potestades   oscuras   y   siniestras;   necesitaban   saber   que   Cristo  había  conquistado  a  todos  los  enemigos  de  Él  y  de  ellos.  Eran  creyentes  que   estaban   rodeados   por   la   influencia  del   mundo,   la   carne   y   el   Diablo;   necesitaban   saber   que   Dios   los   había   resucitado   de   esa   muerte   espiritual.   Ellos   eran   confrontados  diariamente  por  el  paganismo  gentil;  necesitaban  saber  que  Cristo   los   había   llevado   a   la   familia   de   Dios.   Ellos   vivían   bajo   la   sombra   de   un   falso   templo  y  un  falso  ídolo;  necesitaban  saber  que  ellos  eran  el  verdadero  templo  de  

Dios.   Vivían   en   una   sociedad   impía;   necesitaban   saber   cómo   el   Evangelio   transformaría   sus   vidas.   Ellos   veían   la   vida   matrimonial,   familiar   y   empresarial   corrompida   por   el   interés   personal;   necesitaban   saber   cómo   la   gracia   podía   transformar  todas  sus  relaciones.  Ellos  sufrían  el  ataque  de  las  fortalezas  de  las   tinieblas;  necesitaban  saber  cómo  podían  permanecer  firmes  en  la  batalla.”   Todo   esto   y   mucho   más   desarrolla   Pablo   en   una   epístola   de   solo   cuatro   páginas.   Algo  que  a  nosotros  nos  tomará  el  resto  de  nuestras  vidas  entenderla  y  aplicarla.   Siendo   una   escritura   inspirada   por   Dios,   podemos   acudir   a   ella   con   confianza   de   que   nos   enseñará,   nos   reprenderá,   nos   transformará   y   nos   equipará   para   toda   buena  obra  como  dice  2  Timoteo  3:16-­‐17.  Dios  nos  ayude  a  que  el  impacto  que  esta   carta  ha  ejercido  en  las  vidas  de  tantos  creyentes  a  través  de  los  siglos,  también  lo   efectúe  en  nuestras  vidas  hoy.   Vamos   entonces   a   esta   hermosa   aventura   con   la   esperanza   de   que   Dios   nos   enseñará  maravillosas  verdades  que  edificarán  nuestras  vidas.   El  inicio  de  esta  carta  es  muy  especial,  Pablo  adoptó  la  formula  básica  de  casi  todas   su  epístolas.  Solamente  la  carta  a  los  Gálatas  contiene  un  tono  mas  duro.  Pablo  no   despreciaba   las   buenas   costumbres   de   su   época   y   aunque   emplea   las   tradiciones   culturales,  siempre  las  inclina  hacia  el  Evangelio  y,  de  esa  manera  las  transforma;   toma  lo  que  es  natural  y  pone  en  ello  la  gracia  de  Dios.  Así,  los  saludos  formales  son   sustituidos  por  una  magnífica  expresión  de  amor  cristiano  dentro  del  contexto  de   la   obra   salvadora   de   Dios.   Cuán   diferente   a   la   forma   en   que   en   la   actualidad   muchos  escriben  cartas  o  ahora  email  o  mensajes  de  texto,  que  han  reducido  aun   más  la  posibilidad  de  expresarse  con  más  amabilidad.  

Esta  introducción  puede  ser  dividida  en  tres  partes  naturales:  

I.  

Las  Credenciales  del  autor.  

II.  

Los  destinatarios  de  la  carta  

III.  

Los  deseos  del  escritor.  

   

I. Las Credenciales del autor.

¿Quién  era  Pablo?  Lo  que  el  escritor  estaba  a  punto  de  enseñar  requería  una  marca   de   autoridad,   específicamente   una   autoridad   divina.   Tanto   en   esta   carta   como   en   otras,  Pablo  declara  haber  recibido  una  comisión  directamente  del  Señor.  Veamos   en  1  Corintios  1:1  y  2  Corintios  1:1  y  en  2  Timoteo  1:1.  

Pablo   mismo   había   advertido   que   después   de   su   partida   se   levantarían   falsos   maestros   como   lo   dice   en   2   Corintios   11:13-­‐15   ante   lo   cual   era   necesario   que   su   apostolado   fuese   autentificado.   Pablo   tenía   un   doble   respaldo   de   su   apostolado   y   este  consistía  en  ser  un  siervo  seguro  de  su  posición  como  nos  dice  en  1  Timoteo   1:12  y  eficiente  en  sus  funciones  de  apóstol,  predicador  y  maestro  de  los  gentiles   como  lo  dice  en  2  Timoteo  1:11.     La  Biblia  claramente  nos  indica  que  Pablo  había  sido:   Llamado  para  un  servicio  específico  –  Hechos  9:15;  22:15   Comisionado  con  el  poder  del  Señor  –  Hechos  13:4;  26:18   Enviado  para  predicar  y  enseñar  –  1  Corintios  1:17;  Colosenses  1:28.  

Si  hay  algo  que  podemos  aprender  de  esto  es  que:   1. Pablo   no   se   pertenecía   a   sí   mismo   y   nosotros   tampoco.   Hemos   sido   comprados   por   precio   nos   dice   1   Corintios   6:20   y   1   Pedro   1:18.   Somos   santificados  o  apartados  para  el  servicio  al  Señor  como  leemos  en  Romanos   6:6:   “…sabiendo   esto,   que   nuestro   viejo   hombre   fue   crucificado   juntamente  con  él,  para  que  el  cuerpo  del  pecado  sea  destruido,  a  fin  de   que   no   sirvamos   más   al   pecado.”   Y   comisionados   para   llevar   el   nombre   de  Cristo  al  mundo  como  esta  escrito  en  1  Tesalonicenses  1:6-­‐7:  6  Y  vosotros   vinisteis  a  ser  imitadores  de  nosotros  y  del  Señor,  recibiendo  la  palabra   en   medio   de   gran   tribulación,   con   gozo   del   Espíritu   Santo,   7   de   tal   manera  que  habéis  sido  ejemplo  a  todos  los  de  Macedonia  y  de  Acaya  que   han  creído.    

2. Lo   segundo   que   podemos   aprender,   es   que   la   misma   voluntad   divina   que   regía   al   apóstol,   rige   también   para   nosotros,   sin   la   cual   no   tendríamos   ni   poder,   ni   victoria   como   dice   Filipense   2:13:     “porque   Dios   es   el   que   en   vosotros   produce   así   el   querer   como   el   hacer,   por   su   buena   voluntad.”   Todo  es  posible  para  aquel  en  quien  Dios  obra  (  2  Corintios  12:11).  

II. Los destinatarios de la carta.

Así   como   vimos   dos   cualidades   que   Pablo   menciona   en   cuanto   al   origen   de   su   autoridad,   también   mencionará   dos   cualidades   de   sus   hermanos:   eran   santos   y   fieles.     1. Santos  porque  habían  sido  separados  por  el  Espíritu  Santo.   2. Fieles  porque  habían  confiado  en  Jesucristo  de  todo  corazón.     Así   como   la   condición   de   ser   santos   nos   habla   del   propósito   de   Dios   para   los   creyentes  de  Éfeso  y  una  demanda  severa  de  una  vida  de  santidad,  el  ser  fieles  es   mencionado  como  el  complemento  o  resultante  lógica  de  la  santidad.  (1  Co.1:2;  2   Co.7:1:   “Así   que,   amados,   puesto   que   tenemos   tales   promesas,   limpiémonos   de   toda  contaminación  de  carne  y  de  espíritu,  perfeccionando  la  santidad  en  el  temor   de  Dios.”)  

En  la  Biblia  encontramos  muchas  maneras  de  llamar  a  los  creyentes:  

Hijos,   Cristianos,     Hermanos,   Siervos,   Santos,     Discípulos,   entre  otros.    

No  importa  en  realidad  como  seamos  llamados  hoy,  lo  que  si  debemos  considerar   es   que   deben   haber   ciertas   características   notorias   que   nos   identifiquen   como   cristianos,   como   el   sujetarnos   a   la   voluntad   de   Dios   y   vivir   según   los   propósitos   de   nuestro   llamado,   asidos   de   la   cabeza   como   dice   Efesios   4:16   para   alcanzar   las   metas  trazadas  por  nuestro  Señor  y  Salvador.     La  clave  entonces  en  este  saludo  introductorio  para  esta  calificación  de  ser  santos   y  Fieles  se  encuentra  en  la  frase  “en   Cristo”,  que  marca  la  posición  que  todos  los   creyentes   tenemos   por   haber   entrado   en   el   cuerpo   de   Cristo.   Esta   expresión   es   usada  más  de  cien  veces  en  los  escritos  paulinos.  Esto  es  un  indicativo  de  nuestra   unión   VITAL   con   Cristo   y   también   nos   habla   de   la   intimidad   por   la   cual   los   cristianos  comparten  su  vida,  seguridad,  poder  y  victoria  en  Cristo.  

Estar  en  Cristo  entonces  implica  disfrutar  de:  

1. 2. 3. 4. 5.

Una  nueva  relación  –  2  Corintios  5:17   Una  seguridad  inviolable  –  Romanos  8:1   Una  cercanía  con  Dios  –  Efesios  2:13   Un  gozo  real  –  Filipenses  3:3   Un  lugar  para  fructificar  –  Jn.15:4  

III. Los deseos del escritor.

La   mención   por   parte   de   Pablo   de   la   expresión   Gracia,   con   la   que   comienza   esta   carta  es  muy  significativa,  en  vez  de  preguntar  ¿cómo  están  ustedes?,  Pablo  repetía   Gracia,  algo  que  les  recordaba  a  los  hermanos  lo  que  eran  y  tenían  en  Cristo  Jesús.   Esta   expresión   será   repetida   en   varias   ocasiones   en   esta   carta   y   ligada   a   otras   verdades  fundamentales  para  la  fe  cristiana.  Vean  por  ejemplo:  

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

Efesios  1:6  –  Aceptados  en  el  amado  “para  alabanza  de  la  gloria  de  su  gracia”.   Efesios  1:7  –  Perdonados  según  “las  riquezas  de  su  gracia”.   Efesios  2:5,  8  –  Salvados  por  gracia,  no  por  obras.   Efesios  2:7  -­‐  Trofeos  de  su  bondad  por  gracia.   Efesios  3:7  –  Servidores  de  Dios  por  el  don  de  la  gracia.   Efesios  4:29  –  Comunicadores  de  un  nuevo  mensaje  por  gracia.   Efesios  6:24  –  Receptores  de  gracia  para  vivir  en  el  amor  del  Señor.  

A  esto  Pablo  agregó  el  saludo  Paz,  que  proviene  del  hebreo  Shalom.  También  muy   significativo,  porque  les  recordaba  la  experiencia  real  que  los  unía  a  Dios  como  lo   dice   en   Romanos   5:1:   “Justificados,   pues,   por   la   fe,   tenemos   paz   para   con   Dios   por  medio  de  nuestro  Señor  Jesucristo;…” Era  esta  paz  la  que  debía  gobernar  sus   corazones  si  eran  creyentes  verdaderos  como  dice  en  Filipenses  4:7  “Y  la  paz  de   Dios,   que   sobrepasa   todo   entendimiento,   guardará   vuestros   corazones   y   vuestros   pensamientos   en   Cristo   Jesús.”   Pablo,   no   solo   expresaba   un   deseo   con   decir  Paz,  sino  que  estaba  compartiendo  algo  que  tenía  y  que  todos  los  creyentes   tenemos.  

C O N C L U S I Ó N   Dios   nos   ayude   a   ser   de   bendición   a   otros   porque   muchos   son   los   que   necesitan   de   la  gracia  y  paz  de  Dios  en  estos  tiempos.  Esta  es  la  única  manera  de  estar  firmes  en   la   vida   cristiana.   Así   como   nuestros   cuerpos   necesitan   alimento   fresco   y   diario     para   crecer,   nosotros   necesitamos   de   estas   provisiones   espirituales   que   solo   provienen  de  nuestro  Padre  y  del  Señor  Jesucristo.  Vivamos  como  el  apóstol,  según   el   llamado   divino,   viviendo   en   su   voluntad   santa   y   fielmente   y   trasmitiendo   este   mensaje  de  gracia  y  paz.  Amén.                                   Serie:  Epístola  a  los  Efesios    

 

 

 

©  Comunidad  de  la  Gracia  –  Santiago  de  Chile       Permisos:   Se   le   permite   y   anima   a   reproducir   y   distribuir   este   material   en   cualquier   formato,   siempre   que   no   modifique   la   redacción   de   cualquier   manera   y   no   cobrar   una   tarifa   más   allá   del   costo   de   reproducción.   Para   publicación   en   Internet,   un   enlace   a   este   documento   en   nuestro   sitio   web   es   el   preferido.   Cualquier   excepción   a   lo   anterior   debe   ser   aprobada   por   Iglesia   Bíblica   Comunidad   de   la   Gracia.     Por  favor  incluya  la  siguiente  declaración  en  todas  las  copias  distribuidas:  Por  Omar  Ramos.     ©  Comunidad  de  la  Gracia  –  Santiago  de  Chile.  Sitio  Web:  http://www.ComunidaddelaGracia.cl    

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.