UNIVERSIDAD VERACRUZANA

UNIVERSIDAD VERACRUZANA FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y ZOOTECNIA ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO: MICCIÓN Y DEFECACIÓN INADECUADA EN GATOS (Felis

4 downloads 221 Views 843KB Size

Recommend Stories


UNIVERSIDAD VERACRUZANA
UNIVERSIDAD VERACRUZANA UNIDAD DE CIENCIAS OE LA SALUD FACULTAD DE NUTRICION EV ALU AC ION DE LOS CONOCIMIENTOS QUE POSEEN EN MATERIA OE ENTRENAMIE

UNIVERSIDAD VERACRUZANA
UNIVERSIDAD VERACRUZANA FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y ZOOTECNIA IMPORTANCIA DE LA GARRAPATA (Rhipicephalus sanguineus) COMO VECTOR DE ENFERMEDAD

UNIVERSIDAD VERACRUZANA
UNIVERSIDAD VERACRUZANA FACULTAD DE ENFERMERiA PAPEL DEL ENFERMERO EN EL T R A T A M I E N T O DE LAS FRACTURAS DE LA TIBIA MONOGRAFIA que para ob

UNIVERSIDAD VERACRUZANA
UNIVERSIDAD VERACRUZANA CONTENIDO DE LA EXPERIENCIA EDUCATIVA NOMBRE: INGLES I PROGRAMA: ANTROPOLOGIA SOCIAL NIVEL: LICENCIATURA PLAN: 2000 PROYECTO

Story Transcript

UNIVERSIDAD VERACRUZANA FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y ZOOTECNIA

ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO: MICCIÓN Y DEFECACIÓN INADECUADA EN GATOS (Felis silvestris catus)

TRABAJO RECEPCIONAL EN LA MODALIDAD DE:

MONOGRAFÍA COMO REQUISITO PARCIAL PARA OBTENER EL TÍTULO DE

MÉDICO VETERINARIO ZOOTECNISTA PRESENTA:

ZAYRA OLIVIA PÉREZ SÁNCHEZ ASESORA: DRA. BERTHA CLEMENTINA HERNANDEZ CRUZ

VERACRUZ, VER.

ENERO 2013

ÍNDICE GENERAL DEDICATORIA......................................................................................................... v AGRADECIMIENTOS ............................................................................................. vi 1.

INTRODUCCIÓN ............................................................................................. 2

2.

ANTECEDENTES ............................................................................................ 3 2.1 Origen y domesticación ................................................................................. 3 2.2 Conducta de eliminación normal en el gato ................................................... 4 2.2.1 Marcaje con orina.................................................................................... 6 2.2.2 Defecación .............................................................................................. 7 2.3 Epidemiologia ................................................................................................ 7

3.

JUSTIFICACIÓN .............................................................................................. 9

4.

OBJETIVOS ................................................................................................... 10 Objetivo general: ............................................................................................... 10 Objetivos específicos: ........................................................................................ 10

5.

METODOLOGÍA ............................................................................................ 11

6.

MICCIÓN Y DEFECACIÓN INADECUADA EN EL HOGAR .......................... 12 6.1 Eliminación inadecuada ............................................................................... 13 6.1.1 Aversiones ............................................................................................ 14 6.1.2 Preferencias .......................................................................................... 16 6.2 Marcaje con orina ........................................................................................ 18 6.3 DiagnÓstico ................................................................................................. 20 6.4 Diagnóstico diferencial................................................................................. 26 6.5 Pronóstico.................................................................................................... 27 6.6 Tratamiento ................................................................................................. 28 6.6.1 Tratamiento para eliminación inadecuada: ........................................... 29 6.6.2 Tratamiento para marcación urinaria .................................................... 31 6.6.3 Feromonoterapia ................................................................................... 35 6.7 Tratamientos Preventivos ............................................................................ 35 6.7.1 Eliminación inadecuada ........................................................................ 35 6.7.2 Marcaje ................................................................................................. 36

7.

CONCLUSIONES .......................................................................................... 37

LITERATURA CITADA .......................................................................................... 38

ii

ÍNDICE DE FIGURAS Figura 1. Diosa-Gata Bastet .................................................................................... 3 Figura 2. Posturas de micción en el gato. La postura A es la propia de la micción sin finalidad de marcaje, mientras que la postura B es la comúnmente adoptada para marcaje (Tomado de Manteca (2003)). ........................................................... 5 Figura 3. Gato realizando comportamiento de Flehmen (Tomado de Royalcanin.com) ..................................................................................................... 6 Figura 4 Gatito aprendiendo a usar su caja de arena (Tomada por la autora) ...... 12 Figura 5. Factores de la eliminación inadecuada. Elaborado por la autora, con base en datos de Askew (2005), Horwitz (2002), Manteca (2003) y Overall (1997). .............................................................................................................................. 14 Figura 6. Eliminación inadecuada por aversión al tipo de bandeja y por la falta de limpieza de la misma. ............................................................................................ 15 Figura 7. Caja de arena sucia (Tomada por la autora) .......................................... 16 Figura 8. Gato escogiendo sustrato de preferencia (Tomado de Neilson, 2007) .. 17 Figura 9. Mecanismos responsables del control del marcaje con orina del gato (Tomado de Manteca, 2003). ................................................................................ 19 Figura 10. Ejemplo de plano de casa que muestra la ubicación de los recursos y sitios donde se ha encontrado orina y heces. X = Frecuencia de orina depósitos (Más Xs, mayor es la frecuencia). 1, 2, 3 = Orden de lugares donde se encontró la orina (1 para el primer local, 2 para el segundo, 3 para el más reciente). Tomado de Bowen y Heath, 2005 ....................................................................................... 23 Figura 11. Localización de lugares típicos en el marcaje dentro de una habitación (Bowen y Heath, 2005) ......................................................................................... 24 Figura 12. Mancha de orina de gato en el piso haciendo uso del método de fluoresceína (Imagen tomada por la autora) ......................................................... 25 Figura 13. Gato junto a caja de arena al aire libre (animalessinhogar.net) ........... 29 Figura 14. Lugar y sustrato adecuado de la caja de arena (Tomada de www.clubgatero.cl). ............................................................................................... 30

iii

INDICE DE CUADROS Cuadro 1 Comparación entre el marcaje y la eliminación inadecuada en los gatos (Tomado de Landsberg, 1998) .............................................................................. 13 Cuadro 2 Cuadro diferencial: eliminación versus marcaje (Tomado y traducido de Horwitz, 2002) ....................................................................................................... 21 Cuadro 3 Problemas médicos que pueden coadyuvar en la eliminación inadecuada en los gatos (Tomado de Landsberg, 1998) ......................................................... 26

iv

DEDICATORIA Este trabajo se lo dedico a mi madre Juventina, por apoyarme en cada momento incondicionalmente, por enseñarme lecciones de vida, por sus consejos, por criarme con valores, por su confianza, y por qué nunca me has dejado rendirme. Muchas gracias mami. Te amo.

A mis abuelitos, Felipa y Francisco, por ser parte esencial en mi vida y llenarme de cariños y alegrías.

A mi tío Rafael, aunque ya no esté con nosotros, por los ejemplos de perseverancia y constancia que te caracterizaron, porque siempre me impulsó a querer más y por ser un ejemplo de vida.

v

AGRADECIMIENTOS

Agradezco a Dios, por permitirme llegar hasta este momento, por darme la oportunidad de vivir y por estar conmigo en cada paso que doy, por fortalecer mi corazón e iluminar mi mente y por haber puesto en mi camino a aquellas personas que han sido mi soporte y compañía durante todo el periodo de estudio.

A mis tíos y primos que siempre están allí para apoyarme, los quiero mucho.

A mis amigos: Yaremit, Anghie, Ely, Beto, Paco, gracias por todos esas carcajadas y momentos inolvidables que puede vivir a su lado. Los quiero mucho y los admiro. A Nelly, Kathy, Jenny, Netza, Lala, Sol, por ayudarme en esta última etapa de la carrera, por apoyarme y por hacerme reír tanto. Los quiero. Y no por último menos importantes a Romy, Aaron… que siempre han estado al pendiente de todo éste proceso de formación, gracias por estar presentes siempre dándome ánimo de continuar.

A la Doctora Clementina por ayudarme a finalizar este trabajo y por sus asesorías. Agradezco también al MVZ. Eduardo Gazol por haberme ayudado en la elaboración de este trabajo.

Finalmente a los maestros, aquellos que marcaron cada etapa de mi camino universitario, y que me ayudaron con sus asesorías.

vi

1. INTRODUCCIÓN Los animales de compañía se consideran miembros de la familia. Las mascotas son amadas y la gente se siente ligada a ellas y responsable por su bienestar físico y emocional. En consecuencia, no es sorprendente que los propietarios de mascotas estén dispuestos a invertir tiempo y energía considerables y enfrentar gastos cuantiosos, para resolver problemas serios de comportamiento (Askew, 2005). “El termino problema de comportamiento hace referencia a cualquier pauta de conducta de un animal doméstico que resulte peligrosa o simplemente molesta para el propietario” (Manteca, 2003). En 1985 Voith realizó en los Estados Unidos un estudio donde señala que el 42% de los propietarios de perros y 47% de gatos indicaron que sus mascotas manifestaban una conducta que ellos consideraban un problema. Tales comportamientos inadecuados pueden ser resueltos por medio del adiestramiento, desensibilización, contracondicionamiento o realizando modificaciones en el ambiente. Una de las principales alteraciones del comportamiento en los gatos es la micción o defecación en el hogar, también conocida como eliminación inadecuada. El término de eliminación inadecuada hace referencia a los comportamientos indeseados en los que el gato deja de utilizar el arenero o el lugar asignado para orinar y/o defecar (Manteca, 2003). Esta conducta no deseada es totalmente normal en el gato, ya que está controlado por la concentración plasmática de hormonas sexuales, como se mencionará más adelante. Aunado a que los estímulos olfativos, provenientes de otros gatos contribuyen a desencadenar esta conducta. En consecuencia, la no resolución del problema puede conllevar al abandono o a la eutanasia del animal.

2

2. ANTECEDENTES 2.1 ORIGEN Y DOMESTICACIÓN El origen del gato (Felis silvestris catus) se remonta al periodo Eoceno, alrededor de 40 a 50 millones de años atrás, en una pequeña criatura carnívora conocida como Miácis (Paragón y Vaissaire, 2004). El gato doméstico muestra un gran parecido con dos especies de felinos salvajes: el gato montés (Felis silvestris) y el gato salvaje de África (Felis libyca) (Heiblum, 2004). Aunque en principio cualquiera de estas dos especies podría ser su antepasado, hay varias razones que indican que, muy probablemente, el gato doméstico procede del gato salvaje de África (Manteca, 2003). El nombre de Felis silvestris catus fue atribuido por Linneo a un animal descrito en 1758, y descubierto en un bosque del sur de Europa (Flavigny et al., 2002). Aunque la domesticación del gato permanece indefinida, se sabe que el gato fue domesticado en Egipto con el único fin de controlar las plagas, ya que los roedores robaban las reservas de grano seco de los cultivos de cereales (Beaver, 2003).

Figura 1. Diosa-Gata Bastet El gato se fue asociando a la religión en el Nuevo Imperio Egipcio, con el culto a la diosa-gata Basted (Figura 1), hija del dios sol Ra, representando a la fertilidad de la mujer y de los cultivos, así como la buena salud. Al convertirse 3

Basted en una diosa importante, los gatos fueron un animal muy apreciado. El esparcimiento de los gatos domesticados alrededor del mundo fue lento, posiblemente por las restricciones de exportación. Eventualmente los soldados y mercaderos introdujeron al gatos en Asia y Europa en el siglo IV A.C (Bradshaw, 2009). Sin embargo, en 1971 Schauenberg propone otra hipótesis, fundada en el volumen del cerebro, la cual vincula al gato doméstico con el gato salvaje de India y Pakistán. Donde demostró que este último tiene una capacidad craneal menor que la del enguantado africano y que los momificados en Egipto y se acercan a la del gato doméstico (Flavigny et al., 2002). En el siglo XVI, desde la época de la Reforma en adelante, la asociación entre gatos y paganismo no ayudó a su popularidad en muchas partes de Europa occidental y algunos rituales de gatos se prolongaron hasta el siglo XX. Sin embargo, a partir del siglo XIX el gato aumentó en popularidad, y para el final de los XX su población había superado a la del perro en muchos países occidentales (Bradshaw, 2009).

2.2 CONDUCTA DE ELIMINACIÓN NORMAL EN EL GATO La conducta de eliminación del gato presenta varias diferencias importantes con respeto a la del perro. Las posturas adoptadas durante la micción no son sexualmente dimórficas, y los animales de ambos sexos agachan el tercio posterior para orinar cuando dicha conducta no tiene finalidad de marcaje territorial (Beaver, 2003) Cuando la micción tiene finalidad de marcaje, tanto los machos como las hembras expulsan la orina hacia atrás al tiempo que mantienen el cuerpo erguido y la cola levantada (Figura 2), en ocasiones el marcaje puede realizarse agachando el tercio posterior. La conducta de marcaje con orina es asexualmente dimórfica y depende de los factores organizadores y activadores de los andrógenos (Manteca, 2003).

4

Figura 2. Posturas de micción en el gato. La postura A es la propia de la micción sin finalidad de marcaje, mientras que la postura B es la comúnmente adoptada para marcaje (Tomado de Manteca (2003)). La conducta de eliminación ocurre de 2.1-2.3 veces al día, usualmente mediante visitas cortas a la caja de arena; el 73% de estas visitas ocurren durante la mañana (Beaver, 2003). En la conducta de eliminación el gato muestra una secuencia de movimientos complejos que consisten en escarbar una pequeña depresión con las patas posteriores, orinar y/o defecan en dicha depresión, y finalmente cubrir sus desechos con tierra o con un sustrato, utilizando de nuevo sus patas. Sin embargo, algunos gatos dejan sus heces sin cubrir (Overall, 1997). Los gatitos empiezan a mostrar la secuencia de movimientos en la conducta de eliminación hacia la cuarta semana de vida, sin necesidad de aprenderla de su madre. En condiciones naturales, los gatos disponen de una variedad de sustratos para realizar esta conducta; en un ambiente doméstico, el único sustrato es el que el propietario le proporcione (Manteca, 2003). Los movimientos que acompañan a la conducta de eliminación del gato demuestran variabilidad individual; sin embargo, parece que su realización depende de estímulos táctiles proporcionados por el sustrato; si éste no es de su agrado, el animal realizará la secuencia en otro lugar. En ocasiones, un sustrato puede ser del agrado del animal solo para defecar o solo para orinar, de modo que el problema de eliminación inadecuada afectará solo a la micción o a la defecación (Manteca, 2003). 5

2.2.1 MARCAJE CON ORINA El marcaje con orina consiste que los animales adultos, particularmente machos enteros,

delimiten

los bordes de su territorio, generen comunicación entre

congéneres y señalen su presencia, reduciendo así al mínimo la frecuencia y la severidad de encuentros con intrusos (Beaver, 2003). El gato adopta una postura característica, acercando la parte posterior de su cuerpo al objeto escogido y manteniendo la cola erguida. La orina es expulsada hacia atrás y hacia arriba. Esta acción se denomina en inglés “spraying”, en alusión a que la orina se expulsa como si fuera rocío o aerosol. Los gatos suelen inspeccionar detenidamente la orina depositada por otros individuos, realizando a menudo la conducta de “Flehmen” (Figura 3) (Manteca, 2003).

Figura 3. Gato realizando comportamiento de Flehmen (Tomado de Royalcanin.com) Ambos sexos pueden distinguir entre la orina de extraños y la proveniente de animales conocidos (Beaver, 2003). Los mecanismos responsables de la conducta de marcaje están controlados por la concentración plasmática de hormonas sexuales (en machos andrógenos y en hembras estrógenos). En situaciones de estrés la producción hormonal aumenta y puede generar la conducta de marcaje dentro del hogar. 6

Además los estímulos olfativos, provenientes de otros gatos, contribuyen a desencadenar el marcaje (Manteca, 2003). La orina depositada tiene un olor muy fuerte, probablemente como resultado de la degradación microbiana de dos aminoácidos, muy poco usuales, presentes en la misma: la felinina y el isovalteno (Manteca, 2003). Los machos enteros pueden marcar de dos a cuatro veces más que las hembras. Los machos no castrados marcan 22 veces por hora, los machos castrados 12.9 veces por hora y las hembras 3.6 veces por hora (Beaver, 2003). Los machos enteros pueden excretar hasta 95 mg/día de felinina, mientras que las hembras excretan un máximo de 20 mg/día. Esta diferencia explicaría el hecho que la orina de los machos enteros tiene un olor más marcado que la de las hembras (Manteca, 2003). La felinina se sintetiza a partir de la cisteína y de la taurina, y se ha sugerido que la excreción de grandes cantidades de este aminoácido por parte de los gatos machos enteros podría consumir hasta el 20% de sus necesidades de cisteína. Además que la cantidad de felinina en la orina de un macho podría indicar su estado nutricional, dicho de otro modo, los gatos con una nutrición satisfactoria excretan más aminoácido en la orina, de forma que el olor de ésta estaría relacionado con la calidad biológica del emisor (Manteca, 2003).

2.2.2 DEFECACIÓN Los gatos defecan de 1.5-3.2 veces en un periodo de 24 horas, dependiendo de su dieta. Los alimentos Premium reducen el número de defecaciones alrededor del día. La postura de la defecación es similar a la de micción pero el lomo está más encorvado y el perineo más elevado del piso. Los gatos pueden no escarbar mucho antes de la defecación como lo hacen al orinar (Beaver, 2003).

2.3 EPIDEMIOLOGIA En encuestas aplicadas a propietarios de gatos, los investigadores encontraron que del 47 al 55% de los propietarios tienen un problema de comportamiento con 7

su gato, y del 10% al 24% de los gatos domésticos mostraron un problema de eliminación en algún momento de su vida (Beaver, 2003). En 1992, Blackshaw reportó que el 33% de las consultas por problemas de comportamiento en la Universidad de Queensland, eran sobre eliminación inadecuada. De estos, el 32% correspondían a micción, el 10% a defecación, mientras que el 19% involucró tanto micción como defecación. Los especialistas que se ocupan de los problemas de comportamiento pueden tener un 45 a un 65% de los casos en gatos relacionados con problemas de eliminación. Como consecuencia, los gatos que tienen problemas de eliminación al menos por semana están en mayor riesgo de ser entregados a un refugio de animales (Beaver, 2003). La micción por marcaje parece ser más común en los hogares con varios gatos; en un hogar con más de 10 gatos existe un 100% de probabilidad de que al menos un gato presente eliminación inadecuada. Los machos que viven con una hembra son más propensos al marcaje en el hogar que los que viven con otro macho (Fatjó et al., 2006). Horwits en el 2002 realizó un estudio en la Universidad de Georgia, se encontró que de 210 hembras y de 260 machos que presentaron eliminación inadecuada, el 52% de los machos y el 25% de las hembras presentaron problemas de marcaje con orina. Olm y Houpt en 1988 reportaron, que el marcaje con orina y la micción fuera de la caja de arena son igualmente comunes y son los

problemas de

eliminación felina más reportados, seguidos por la defecación y la combinación de micción y defecación, respectivamente.

8

3. JUSTIFICACIÓN Los

problemas

de

comportamiento

solo

pueden

ser

caracterizados

y

comprendidos en relación con el entorno ambiental-humano en el que se desarrollan. La micción y defecación inadecuada pueden ser un comportamiento normal desde la perspectiva natural de la especie, pero para el propietario resulta inaceptable, lo que puede afectar la relación propietario-mascota y poner en peligro la permanencia del gato en casa. Para conocer la naturaleza de un problema de conducta, se necesita no solo de una caracterización descriptiva o etiológica del comportamiento del animal, sino también de la situación problemática asociada, en el cómo y porqué esta conducta se ha convertido en un problema para el propietario. Por lo anterior, esta recopilación actualizada está dirigida a Médicos Veterinarios Zootecnistas dedicados a la práctica profesional en clínica felina, con la finalidad de proporcionarles los conocimientos necesarios para entender y manejar, de forma adecuada, el problema de comportamiento más frecuente en gatos: la eliminación inadecuada. De esta manera, el MVZ podrá brindar la orientación necesaria al propietario y así evitar el sacrificio y/o abandono del animal a causa de este problema.

9

4. OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL: Integrar una recopilación actualizada para que el Médico Veterinario Zootecnista lleve a cabo la identificación y el manejo adecuado de la eliminación inadecuada en gatos.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS: Dar a conocer al Médico Veterinario y Zootecnista naturaleza de los problemas conductuales

como identificar la

que pueden ser indicadores de

patologías, así como algunas patologías que pueden causar problemas de conducta. Mostrar al Médico Veterinario y Zootecnista la importancia de la etología clínica veterinaria felina, para mejorar la calidad de vida sus pacientes y lograr un equilibrio en la relación propietario-mascota.

10

5. METODOLOGÍA

Se realizó la búsqueda de material de referencia en los catálogos de bibliotecas (USBI, FMVZ-UV, FMVZ-UNAM, Universidad Autónoma De Barcelona), así como el uso de la biblioteca del Centro Veterinario Xalapa. También se revisaron revistas especializadas sobre el tema y temas afines, como por ejemplo las feromonas sintéticas que forman parte en el marcaje. Se usaron las siguientes palabras clave: eliminación, problemas comportamentales, gato. Se hizo uso de artículos relacionados al tema tanto en papel como electrónicos, los cuales se buscaron en sitios como: Animal Welfare y Feline Medicine and Surgery. Se hizo la lectura y evaluación del material para hacer una selección del mismo para iniciar la elaboración de referencias bibliográficas, fichas de trabajo y así poder iniciar la redacción del tema. Para el estudio de las alteraciones del comportamiento, enfocados en la eliminación inadecuada, se incluyeron los siguientes capítulos: definición, etiología, diagnóstico, pronóstico y tratamiento.

11

6. MICCIÓN Y DEFECACIÓN INADECUADA EN EL HOGAR Una de las razones por la que los gatos son una mascota popular es la expectativa de que ellos orinan y defecan en una caja de arena. La tendencia a orinar o defecar en la caja de arena se puede observar desde una edad temprana, a menudo en gatos de 5-6 semanas de edad, pero frecuentemente esta tendencia cambia y los gatos comienzan a orinar o defecar fuera de la caja de arena (Figura 4) (Bateson, 2000).

Figura 4 Gatito aprendiendo a usar su caja de arena (Tomada por la autora)

La micción y defecación inadecuada se pueden definir como la evacuación de orina o heces fuera de la caja de arena en superficies horizontales o verticales (Horwitz, 2002). El problema se divide en: -Marcaje:

comportamiento

normal

observado

en

gatos

ferales

y

domesticados; se observan además diferencias significativas individuales en la propensión a marcar con orina (Tilley y Smith, 2008). -Eliminación inadecuada: es la conducta que puede ser una respuesta normal a la insatisfacción generada por la ubicación de la bandeja sanitaria, la 12

preferencia especifica por sitio alternativo o sustrato determinado, o puede reflejar un estado fisiopatológico subyacente, como la asociación negativa (dolor) con la bandeja sanitaria, secundaria a urolitos, entre otras patologías (Tilley y Smith 2008). Los problemas de micción inadecuada pueden explicarse a partir del marcaje con orina y después de establecer el diagnóstico diferencial.

La defecación

inadecuada es un problema menos frecuente que la micción inadecuada (Cuadro 1). Sin embargo, el protocolo de diagnóstico recomendado en ambos casos es muy parecido (Manteca, 2003).

Cuadro 1 Comparación entre el marcaje y la eliminación inadecuada en los gatos (Tomado de Landsberg, 1998) Marcaje

Eliminación inadecuada

Conducta de marcación

Conducta de eliminación

Más frecuente en machos enteros y hembras en celo

Machos o hembras

Adultos

Cualquier edad

Superficies verticales

Superficies horizontales

Orina

Orina y heces

Puertas, ventanas, objetos nuevos

En zonas diferentes

6.1 ELIMINACIÓN INADECUADA La eliminación inadecuada puede tener dos razones principales: aversiones y preferencias (Figura 5). Estos factores pueden desarrollarse por patrones conductuales típicos de la especie, por problemas médicos subyacentes o por experiencias negativas previas (Askew, 2005).

13

Figura 5. Factores de la eliminación inadecuada. Elaborado por la autora, con base en datos de Askew (2005), Horwitz (2002), Manteca (2003) y Overall (1997).

6.1.1 AVERSIONES Las aversiones pueden aparecer repentinamente, a partir de una experiencia traumática o en forma gradual como producto de una exposición frecuente a situaciones desagradables para el gato. Cuando un felino comienza a eliminar en lugares inapropiados puede resultar difícil establecer si desarrollo una aversión, o por el contrario, una preferencia por un nuevo lugar o sustrato. Incluso hay ocasiones en el que el estímulo disparador del problema no es el mismo que el que lo produce. Por ejemplo, un gato puede cambiar el lugar de eliminación producto de una aversión al sustrato de la caja de arena y luego desarrollar una preferencia por otro sitio o sustrato, lo cual puede significar que aunque se quite el estímulo disparador del problema, éste continúe debido a la preferencia por el sitio o sustrato (Mucha et al., 2005) 14

Las distintas aversiones pueden originarse a partir de diversas situaciones y/o estímulos. Entre las causas más frecuentes de aversión a la ubicación de la bandeja figuran la localización de la caja de arena en cercanía de lugares muy transitados, de sitios asociados con la preferencia de un individuo indeseable para él (perro, otro gato, ser humano) o de máquinas automáticas (lavadoras) y en el sector de alimentación o de juego del gato (Askew, 2005).

En lo que respecta a la aversión a la caja de arena, muchas veces está asociada al tamaño de ella (demasiado pequeña) o a la altura de sus bordes, ya sean estos demasiado altos o muy bajos o a que sean cajas de arena cerradas (Figura 6). Los gatos son por naturaleza muy meticulosos con sus hábitos de eliminación. Por lo que resulta importante no solo mantener limpio el sustrato de la caja de arena, sino también de cambiarlo con frecuencia, cuando en un mismo hogar conviven varios gatos, es de vital importancia que los animales dispongan de un número adecuado de bandejas sanitarias (una caja de arena por cada gato más una; es decir, si son dos gatos deben tener disponibles tres cajas de arena) (Mucha et al., 2005).

Figura 6. Eliminación inadecuada por aversión al tipo de bandeja y por la falta de limpieza de la misma.

15

Con relación a la aversión al sustrato, los gatos pueden desarrollarla a partir de una asociación causal o no causal con un estímulo que provoque dolor. Dentro de estos podemos mencionar la presencia de afecciones orgánicas que cursen dolor. Entre las primeras, figura el contacto con un sustrato compuesto de material de textura muy dura para un gato que ha sido sometido a oniquectomía (desungulación). Sin embargo, existe aversiones al sustrato por la suciedad, humedad, o a los olores fuertes (Figura 7), y al material del sustrato de textura dura o de tamaño demasiado grande (Mucha, 2005)

Figura 7. Caja de arena sucia (Tomada por la autora)

6.1.2 PREFERENCIAS Las preferencias se basan en la característica de un sitio alternativo que le agrade al gato

más que la caja de arena (Askew, 2005). Si bien los gatos pueden

desarrollar preferencias por un sustrato para orinar, defecar o para ambos, la primera de ellas suele ser la mas comun. De este modo, algunos gatos orinan fuera de la bandeja sanitaria mientras que continuan defecando en ella. El desarrollo de una preferencia puede o no estar acompañado del desarrollo de una aversion. Cuando esto sucede, la presentacion de la preferencia por el nuevo sustrato es posterior a la manifestacion de la aversión (Mucha, 2005).

16

Sea cual sea la forma en que se presenta una preferencia, los gatos suelen preferir los sustratos finos y de textura suave (Figura 8). Un ejemplo de ello es fácilmente observable por la mayoria de los propietarios cuyos gatos, tienen en algun momento de la convivencia el acceso a un lugar con arena. Muchos de estos ejemplares suelen eligir el mencionado material para eliminar sus deposiciones, sobre todo la orina. Esa predileccion por un material suave parece ser de origen innato, ya que su consistencia es similar a los sustratos utilizados por el antecesor salvaje del gato doméstico, el gato salvaje africano (Felis lybica). Es interesante mencionar que datos obtenidos en diversos estudios de gatos cuyos dueños se presentaron a consulta porque sus animales exhibian un transtorno de eliminacion inapropiada, sugieren que los gatos de pelo largo parecian desarrollar preferencias de sustrato con mayor frecuencia que los de pelo corto (Mucha, 2005).

Figura 8. Gato escogiendo sustrato de preferencia (Tomado de Neilson, 2007) Con respecto a la preferencia por un nuevo lugar, esta conducta suele aparecer muchas veces como consecuencia de un problema social. Por lo regular, los gatos eligen lugares tranquilos para orinar y defecar y, cuando esto no sucede, suelen buscar nuevos lugares. Esto, en general es frecuente en hogares en los que conviven muchos gatos y donde un animal que se siente agredido por sus congéneres puede elegir un nuevo lugar; en general, el nuevo lugar suele ser un sitio aislado en el cual el gato se siente protegido (Mucha, 2005). 17

La eliminación inadecuada, per se, es un signo de alteración de origen orgánico o psíquico, por ello el primer paso es conocer la causa de esta alteración de conducta (Anzola e Ibañez, 2009). Sin embargo, pueden coadyuvar numerosos problemas médicos tales como los trastornos de las vías urinarias inferiores, la diarrea, la artritis, la insuficiencia renal, la diabetes y el estreñimiento. Se debe realizar un examen físico general completo y análisis de laboratorio apropiados para descartar cualquiera de estas patologías (Lansberg et al, 1998). Otra causa de la eliminación inadecuada en gatos es la ansiedad. Esta puede deberse a la ausencia del dueño, elevada densidad de gatos, mudanzas, mobiliario nuevo, castigo inadecuado y modificaciones en la vivienda. También por problemas geriátricos como senilidad, artritis, poliuria/polidipsia o constipación (Neilson, 2004). 6.2 MARCAJE CON ORINA El marcaje con orina es una conducta normal del gato que tiene una función de comunicación (Manteca, 2003). Los mecanismos fisiológicos que controlan este comportamiento son muy complejos (Figura 9). Dichos mecanismos son:

1. La conducta de marcaje es una conducta sexualmente dimórfica dependiente

de

andrógenos

y

que,

por

tanto,

se

manifiesta

principalmente en machos no castrados y maduros sexualmente (6-7 meses de edad). Sin embargo, el problema puede afectar a un escaso porcentaje de machos castrados y hembras durante la época de celo (Manteca y Sordé, 1993). 2. La función del marcaje es comunicativa, informando a otros individuos de la presencia y características del animal que ocupa determinado territorio;

este

problema

se

manifiesta

con

una

frecuencia

particularmente alta en (Manteca y Sordé, 1993): a) Gatos que conviven con otros gatos. b) Gatos que tienen acceso al exterior

18

c) Gatos que están en contacto visual, auditivo u olfativo con otros gatos, aun en el caso de que no puedan entrar en contacto físico con ellos. Además de la función comunicativa el marcaje tiene como objeto conferir al ambiente en que normalmente vive el animal un olor característico y familiar. En consecuencia, cualquier factor que modifique dicho olor puede causar la aparición de la conducta no deseada, bien de forma transitoria o definitiva (Manteca y Sordé, 1993). 3. Las situaciones que desencadenan una respuesta de estrés o ansiedad en el animal aumentan la probabilidad de que muestre conducta de marcaje. En efecto, este comportamiento es especialmente frecuente cuando los animales se encuentran en un ambiente desconocido o cuando se introduce un cambio en su rutina (Manteca, 2003) En el marcaje, el aumento de la ansiedad es una causa importante de la aspersión en los gatos domésticos ya que probablemente el olor urinario de otro macho le brinde menor confianza e incomodidad (Hart and Hart, 1985).

Figura 9. Mecanismos responsables del control del marcaje con orina del gato (Tomado de Manteca, 2003). 19

Cabe mencionar dentro del marcaje con orina, el estímulo que representan las feromonas faciales, éstas poseen tres grandes funciones:

 La función de ubicación espacial, función relacional. Cuando los gatos comparten amplias porciones de su territorio, existe un verdadero marcaje recíproco que contribuye en crear un "olor". Cualquier nuevo individuo es identificado por la discordancia del mensaje feromonal emitido.



La función de estabilización emocional. Cuando un gato es introducido en un medio desconocido, rico en objetos varios, tiene tendencia muy a menudo o a replegarse en una esquina o a efectuar secuencias de marcaje urinario (tipo de marcaje con fuerte componente emocional).

6.3 DIAGNÓSTICO La evaluación médica es muy importante en la micción y defecación inadecuada. Ciertas condiciones están directamente involucradas en la generación y mantenimiento de los problemas de comportamiento, mientras que otras son contributivas en un sentido indirecto (Bowen y Heath, 2005). La evaluación médica debe incluir:  Historia clínica  Examen clínico, incluyendo la palpación abdominal  Análisis de orina  Evaluación de la movilidad, la función cognitiva y la percepción sensorial 

Investigación más a fondo a través de hematología, bioquímica y técnicas de imagen. En los gatos geriátricos se debe realizar un perfil sanguíneo que incluya la

hormona Tiroxina (T4) (Landsberg et al, 1998).

Algunos factores médicos subyacentes a los problemas de micción y defecación inadecuada pueden ser: 20

 Las condiciones que causan poliuria/polidipsia, insuficiencia renal, diabetes mellitus.  Enfermedad felina de las vías urinarias inferiores.  Enfermedades que causan debilidad: osteoartritis, demencia senil, pérdida sensorial.  Las enfermedades que afectan la cognición: demencia senil, patologías del sistema nerviosos central (primaria o secundaria a enfermedad sistémica).

La herramienta ideal para lograr un diagnóstico correcto sobre la eliminación inadecuada o el marcaje es una historia minuciosa del comportamiento del gato. Con esto se determinará lo que está pasando, cual es el lugar en el que el gato deposita la orina o las heces; que gato es el que orina o defeca en la casa, en el caso de que existan varios gatos más, y cuáles son las motivaciones de la conducta (Cuadro2). También puede proporcionarse al cliente la información y el plan de tratamiento adecuado (Horwitz, 2002).

Cuadro 2 Cuadro diferencial: eliminación versus marcaje (Tomado y traducido de Horwitz, 2002)

Puntos clave

Eliminación

Marcaje

inadecuada Ubicación

Superficies horizontales

Superficies verticales

Lugar de preferencia

Lugares específicos

Variable

Variable

Cantidad

Mucho

Poco

Posición

Cuclillas

Aplomo ocasionalmente

Frecuencia

en cuclillas Uso de caja de arena Número gatos en el hogar

Probablemente

En general

Posiblemente debido al

Puede generar

manejo del arenero

problemas debido a la

Acceso o agresión

agresión y el conflicto.

21

La eliminación inadecuada y el marcaje puede ser difíciles de diferenciarse en algunos casos y en muchos de ellos se producen juntos (Bowen y Heath, 2005). Es importante recopilar toda la información necesaria para hacer el mejor manejo del problema, lo que comprende:  Edad de inicio.  Previo entrenamiento.  Patrón de evacuaciones - ubicación, frecuencia, volumen.  Orientación de las evacuaciones – en superficie vertical u horizontal.  Postura del gato durante la deposición.  Relaciones entre animales en el hogar.  Presencia o ausencia del propietario o de otros animales.  Reacción del propietario a las evacuaciones.  Eventos en el hogar o en el vecindario (coincidiendo con el inicio de la conducta). Una de las herramientas más útiles al investigar un problema de micción y defecación inadecuada es un plano de la casa en la que el gato vive. Esto no tiene por qué ser un dibujo a escala detallada, sino más bien un plan básico que indica la disposición de habitaciones de la casa, la posición de las ventanas, puertas y muebles principales y la ubicación de los recursos importantes tales como comederos y bebederos, estaciones, lugares para dormir y áreas de juego. Cada gato tiene lugares de descanso y habitaciones preferidas; esto debe ser anotado en el diagrama. El cliente debe marcar en este diagrama la ubicación de la orina y las heces que se han encontrado (Bowen y Heath, 2005).

22

Figura 10. Ejemplo de plano de casa que muestra la ubicación de los recursos y sitios donde se ha encontrado orina y heces. X = Frecuencia de orina depósitos (Más Xs, mayor es la frecuencia). 1, 2, 3 = Orden de lugares donde se encontró la orina (1 para el primer local, 2 para el segundo, 3 para el más reciente). Tomado de Bowen y Heath, 2005

El propietario debe etiquetar cada ubicación en el diagrama con un número de estrellas para indicar la frecuencia actual, y un número que indica si ese lugar fue uno de los primeros lugares o el último en ser ensuciado o bien se trata de algún lugar intermedio (Figura 10). El médico puede utilizar esta diagrama como una base para el registro adicional de información acerca de cada marca, tales como el volumen de orina en un sitio, precisar sobre que muebles o adornos se sitúan, y conectar si cualquier evento en particular aparece en la misma (Bowen y Heath, 2005). El patrón de la orina y depósitos fecales puede apuntar a la fuente del problema. Por ejemplo, si los depósitos primero se encuentran cerca de las puertas y ventanas, es sugestivo de que la amenaza venía de fuera de la casa: en

23

cambio, los depósitos iniciales en el centro de las habitaciones o en nuevas piezas de mobiliario, sugieren que la interrupción a la seguridad del gato venía de dentro del hogar. Una vez que toda esta información ha sido recopilada, es entonces posible hacer juicios acerca de la naturaleza del problema. Si se trata de una cuestión de marcaje o eliminación y lo que puede ser su motivo (Bowen y Heath, 2005). La ubicación de los lugares marcados permite que otros gatos investiguen fácilmente. Estos lugares pueden ser

marcos de puertas, puertas o muebles

(Figura 11).

Figura 11. Localización de lugares típicos en el marcaje dentro de una habitación (Bowen y Heath, 2005)

Si la historia tomada está completa, proporciona suficiente información para establecer un diagnóstico (Horwitz, 2002). El diagnóstico puede ser más complicado en la vivienda con varios gatos, ya que es posible que no sea evidente cual gato está eliminando en la casa. Para encontrar al culpable puede ser 24

necesaria la separación. Otro método consiste en administrar a los gatos fluoresceína por vía oral (0.5 ml en una solución al 10%) o vía parenteral (0.3 ml de la solución al 10% vía subcutánea con el fin que la orina con trazas de fluoresceína manche al individuo con el problema (Figura 12). Las zonas manchadas se deben inspeccionar frecuentemente ya que la mancha persiste durante 24 horas por lo menos (Lansdberg et al, 1998)

Figura 12. Mancha de orina de gato en el piso haciendo uso del método de fluoresceína (Imagen tomada por la autora)

Los principales criterios de diagnóstico que permiten distinguir entre el marcaje y la eliminación inadecuada son la presencia o ausencia de heces junto con la orina, la localización de la orina (en más de un sitio), el volumen de orina y la postura del animal al orinar (Cuadro 3) (Bowen y Heath, 2005). Ciertas causas médicas de eliminación son coadyuvantes a la eliminación inadecuada, algunas de ellas se muestran en el cuadro 3.

25

Cuadro 3 Problemas médicos que pueden coadyuvar en la eliminación inadecuada en los gatos (Tomado de Landsberg, 1998) Causas médicas Enfermedades que causan poliuria: diabetes, renales, hipotiroidismo. Enfermedades que causan polaquiuria: FLUTD, cálculos, cistitis intersticial felina. Orina

Enfermedades que causan incontinencia: neurológicas. Enfermedades que afectan la locomoción: artritis, enfermedad discal. Enfermedades

que

afectan

el

SNC/conducta:

hipertiroidismo/

neoplasias. Enfermedades que causan aumento de la frecuencia de la premura: enfermedad inflamatoria del intestino. Enfermedades que causen heces blandas. Enfermedades que causan defecación dolorosa o difícil: saculitis anal, Heces

constipación. Enfermedades que causan incontinencia: neurológicas. Enfermedades que afectan la locomoción y la postura: artritis. Enfermedades

que

afectan

el

SNC/conducta:

hipertiroidismo/

neoplasias.

6.4 DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL En cualquier caso de eliminación inadecuada es importante considerar el diagnóstico diferencial antes de embarcarse en una evaluación puramente comportamental. Cualquier condición que afecte la función del aparato gastrointestinal o urinario es un potencial candidato por su implicación en casos de inadecuada eliminación y un examen médico completo es, por lo tanto, esencial. Cuando se encuentran depósitos de orina en lugares poco comunes, pueden estar implicados ciertos trastornos endocrinos que deberán tenerse en cuenta al investigar estos casos. De la misma manera, cualquier afección que altera la movilidad del gato puede limitar su capacidad de acceso a bandejas de arena, 26

pero también pueden contribuir a la eliminación inadecuada aquellas condiciones que alteran la capacidad cognitiva de los animales o de la percepción sensorial. De esta manera, las enfermedades orgánicas pueden ser un factor presente en los casos de marcaje (Bowen y Heath, 2005).

6.5 PRONÓSTICO El pronóstico varía considerablemente dependiendo de la causa de la conducta, de la duración del problema, del entorno del animal de compañía, de los estímulos correspondientes a la eliminación y de si los estímulos pueden ser identificados y controlados. En los casos en que las causas son fisiológicas, el pronóstico varía de acuerdo con el diagnóstico y con las probabilidades de curarlos o de controlarlos (Landsberg et al., 1998).

Los factores que influyen en el pronóstico de la micción y defecación inadecuada incluyen (Beaver, 2004): 

Duración del problema: mientras más tiempo haya transcurrido desde

el inicio del problema, más difícil será corregirlo. 

Sexo: Los machos tienen una mayor tendencia a marcar.



Número de gatos en el hogar: hogares con muchos gatos tienen más

problemas. 

Número de áreas sucias.



Capacidad

de

mantener

limpio

el

arenero

diariamente,

y

semanalmente del lugar. 

Adiestramiento del gato: historia previa de uso de caja de arena. El

gato que ha utilizado una caja de arena es significativamente más propenso a utilizar la caja de nuevo, en comparación con un gato que nunca utiliza una. 

Temperamento del gato: los gatos nerviosos son más difíciles.



Uso de tratamiento farmacológico. 27



Problemas de salud: lo cual puede exacerbar los problemas o

complicar el tratamiento. 

Las expectativas del propietario: la información acerca de lo que ya

ha sido juzgado, y la voluntad de probar cosas diferentes son piezas importantes de información. 

Capacidad del MVZ para diagnosticar, explicar y tratar el problema.

El pronóstico es mejor si el problema se detecta a tiempo, del 83 al 100% se curan o mejoran de forma significativa si la duración del problema de conducta es de 6 meses o menos. La micción inadecuada tiene 91% de tasa de mejoría, en comparación con 50% para la defecación inadecuada y el 60% si se presentan ambos problemas. La tasa de mejoría global es del 77%, siendo mayor para los gatos que pueden salir al exterior de su hogar (88%) y menor para los gatos que solo están en el interior del hogar (67%), los de raza persa o Himalayas (57%), y los gatos con oniquectomia (desungulación) (62%) (Beaver, 2003).

6.6 TRATAMIENTO Una vez que la historia clínica se ha completado y el caso ha sido clasificado como micción y defecación inadecuada, es importante identificar los factores desencadenantes que conducen a la aparición de la conducta (Bowen y Heath, 2005). El tratamiento para la eliminación inadecuada está a menudo basado en el cambio de la ubicación de la caja de arena, haciendo más atractiva la caja de arena y menos interesantes las áreas no aprobadas. En algunos casos de marcaje es importante hacer frente a los factores estresantes subyacentes o a los factores desencadenantes de la conducta (Horwitz, 2002).

28

6.6.1 TRATAMIENTO PARA ELIMINACIÓN INADECUADA: El tratamiento consiste en utilizar terapias ambientales y sociales que disminuyan el estrés, así como atender aspectos específicos de la ubicación de las cajas de arena y del tipo de caja o el sustrato (Bowen y Heath, 2005). La agresividad entre gatos que comparten un hogar a menudo obedece a competencia por los recursos; es decir por el número de cajas de arena. Lo recomendable es contar con una caja de arena por cada gato y disponer de una adicional. Esto ayuda a eliminar las actividades de algunos gatos que tratan de monopolizar las cajas de arena (Overall, 1997). Los gatos deben ser provistos de cajas de arena dentro y fuera de la casa. En los hogares con varios gatos, los gatos no deben compartir las cajas de arena. El número de cajas de arena para gatos requerida es obviamente una horrible perspectiva para el dueño. La respuesta es proporcionar a los gatos cajas de arena al aire libre en el jardín de su propietario (Figura 13). Los gatos pueden tener pocas oportunidades para un buen uso de cajas de arena al aire libre y pueden requerir viajar a través de varios jardines para encontrar algún lugar adecuado. En invierno, estos sanitarios pueden llegar a estar empapados, haciéndolos inservibles. Por esta razón, muchos problemas de eliminación inadecuada son peores durante la invierno (Bowen y Heath, 2005).

Figura 13. Gato junto a caja de arena al aire libre (animalessinhogar.net)

29

Las cajas de arena al aire libre son realmente muy fáciles de construir. Para crear una caja de arena al aire libre, se cava un hoyo de unos 45 a 60 cm de profundidad y de 60 cm de largo, se rellena el fondo con las dos terceras partes de grava y luego se rellena con arena blanca y suave del tipo utilizado para parques infantiles; las cajas deben estar ocultas detrás de los arbustos para dar privacidad al gato. Estas cajas de arena son esencialmente de auto-limpieza, pero es conveniente utilizar regularmente una pala para remover las heces en la misma forma que con una caja de arena convencional. La parte de arena de la caja de arena debe ser excavada y remplazada cada 6 meses. Una caja de arena al aire libre es poco probable que sea suficiente para varios gatos, ya que tienen diferentes preferencias de ubicación. Se deben proporcionar al menos dos cajas de arena al aire libre por gato (Bowen y Heath, 2005). Las cajas de arena en el interior del hogar deben hacerse lo más atractivas posible. Deben colocarse en lugares tranquilos y el sustrato debe ser libre de fragancias (Figura 14). En algunos casos, la arena suave o una mezcla de arena suave y arena más gruesa resulta atractiva para los gatos; el contenido de arena se puede reducir gradualmente una vez que el gato ha cambiado su preferencia a la ubicación designada en la caja de arena. Los aspersores de F3 (por ejemplo, Feliway®, CEVA Animal Health) son usados tradicionalmente para tratar problemas de marcaje, pero pueden ser utilizados para hacer la ubicación de la caja de arena más atractiva. El aspersor debe estár situado cerca de la caja de arena en un área confinada para reducir el estrés social general en el hogar (Bowen y Heath, 2005).

Figura 14. Lugar y sustrato adecuado de la caja de arena (Tomada de www.clubgatero.cl). 30

Por el contrario, los sitios inadecuados deben hacerse menos atractivos. Hay varias maneras de hacer esto, incluyendo el cambio del sustrato para hacer o colocar los alimentos cerca de la ubicación, para que esta sea identificada como una área de alimentación, en lugar de una caja de arena. La mejor guía para saber cómo modificar una caja de arena de sitio en particular es el gato. Por ejemplo, un sitio oscuro y aislado se puede hacer mucho menos discreto al mover muebles, poner un radio a todo volumen o al iluminar la esquina con una lámpara de luz brillante. Los gatos que son inhibidos y temerosos no pueden utilizar los sitios mejorados debido a su aprensión (Schwartz, 1997). En el caso de gatos con problemas de eliminación inadecuada no es probable que respondan a la terapia farmacológica a no ser que exista una etiología subyacente a la ansiedad (Manteca y Sordé, 1993).

6.6.2 TRATAMIENTO PARA MARCACIÓN URINARIA La terapia implica la identificación de la causa, la reducción o la modificación de los estímulos que causan la marcación, y la modificación de la respuesta del gato a dichos estímulos (Landsberg et al, 1998). En el caso de los machos no castrados, el tratamiento más frecuente es la castración. Aproximadamente el 90% de los animales castrados dejan de manifestar la conducta. En el caso de las hembras, la ovariohisterectomía reduce también considerablemente la frecuencia de la conducta (Manteca y Sordé, 1993). No obstante, los efectos de la castración no son siempre inmediatos; por lo tanto, antes de concluir que la castración es eficaz es necesario esperar unas semanas (Manteca, 2003). Es posible controlar o eliminar el estímulo. Por ejemplo, si los gatos del exterior son los estímulos del rociamiento, se pueden disuadir sus visitas con un chorro de agua o mediante la remoción humana, también se puede eliminar la orina de los gatos callejeros del entorno de las ventanas o puertas (Landsberg et al, 1998).

31

Se puede cambiar la función de la ubicación de marcaje. Si el animal marca algunas zonas de la casa, como medida disuasoria se puede trasladar allí su zona de sueño, de alimentación o de juego (Landsberg et al, 1998). Se deben proporcionar lugares de descanso, alimentación, bebida y cajas de arena adicionales alrededor de la casa. Estos deben estar ubicados de modo que cada gato tenga fácil acceso a su propio conjunto de recursos cercanos a la ubicación en la que pasa el tiempo (Bowen y Heath, 2005). La disminución del olor caja de arena puede ser un componente importante del tratamiento para hacer frente a la eliminación inadecuada (Cottam y Dobman, 2007). Es muy importante la limpieza de los lugares marcados y se debe realizar adecuadamente; el cloro no es recomendable, pues el olfato del gato leerá su particular aroma como si se tratara del marcaje de otro gato, incitándolo a taparla con su propio olor. Además, su composición química fija el olor del gato sin eliminarlo totalmente (Horwitz, 2002).

Se deben utilizar productos libres de

amoniaco, por ejemplo el uso del vinagre con un poco de jabón en polvo funcionan perfectamente para la eliminación de olores de la caja de arena. Para las telas se debe mezclar agua mineral con un poco de vinagre blanco. Verter sobre el lugar, esperar unos minutos y luego frotar sin enjuagar. Se debe tener cuidado con las superficies delicadas, pues pueden quedar halos blancos, pero quizás esto sea inevitable si queremos eliminar el olor. En superficies duras se debe usar vinagre blanco mezclado con el zumo de medio limón (Manteca, 2003). Para evitar los olores no familiares, que proceden de fuera de la casa, se deben limpiar regularmente los portales, caminos y paredes en donde los gatos no residentes marcan (Bowen y Heath, 2005). Los gatos no deben ser castigados o amenazados y perseguidos durante el marcaje, ya que esto puede aumentar el estrés o fomentar el desarrollo de rociar para llamar la atención (Bowen y Heath, 2005). Se puede utilizar vidrio grabado para evitar que los gatos del exterior vean a través de las ventanas de la casa a los gatos residentes ya que pueden marcar (Bowen y Heath, 2005). 32

Cuando la castración no es eficaz o no se desea castrar al animal, el tratamiento de elección es la administración de diferentes fármacos (ansiolíticos o antidepresivos tricíclicos, benzodiacepinas, buspirona, inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) (Manteca, 2003). Es necesario que cada fármaco tiene diferente modo de acción, variantes clínicas y efectos secundarios (Horwitz, 2002): Acetato de megestrol El acetato de megestrol se administra vía oral, 5 mg/ una vez al día, durante una semana. 5 mg/dos veces al día durante una semana, 5 mg/cada 3er día durante una semana, hasta suspender el tratamiento al cabo de 6 meses o cuando el problema desaparezca (Beaver, 2003). Acetato de medroxiprogesterona El acetato de medroxiprogesterona se administra vía subcutánea a una dosis que oscila desde 10 mg/kg hasta 100 mg/gato en el caso de los machos o 50 mg/gato en el caso de las hembras (Beaver, 2003). El principal problema de este tipo de tratamiento es el riesgo de efectos secundarios que pueden causar la muerte del gato. Estos efectos son: 1.

Inhibición de la corteza adrenal

2.

Alteraciones mamarias

3.

Diabetes mellitus

4.

Piometra

Alprazolam Es una benzodiacepina que reduce la ansiedad y posiblemente puede ayudar para tratar los problemas de rociamiento motivados por ansiedad. Se administran 0.125-0.25 mg dos veces al día (Overall, 1997).

33

Amitriptilina Inhibe la recaptación de noradrenalina y algo de serotonina. Puede tardar entre 7 y 30 días en hacer efecto y varias semanas para determinarse su eficacia terapéutica. Tiene efecto sedante y anticolinérgico. Se administra en dosis de 5-10 mg/gato/día.

Los

efectos

secundarios

son:

sedación

y

manifestaciones

anticolinérgicas (Horwitz, 2002) Buspirona Tiene una eficacia de 55% con un porcentaje de recidivas de 50. No causa los efectos adversos de ataxia y sedación que generalmente se observan con otros fármacos. Se debe usar durante 1 a 2 semanas y, si resulta eficaz, continuar su aplicación durante ocho semanas antes de intentar reducir la dosis o suspender su uso. Si no es eficaz, se puede considerar una dosis mayor o bien suspenderla y pensar en una terapia alternativa. Su dosis es de 2.5-7.5 mg/gato por vía oral dos veces/día (Overall, 1997).

Clomipramina Es un antidepresivo tricíclico que inhibe la recaptación de serotonina y de noradrenalina. Los efectos colaterales son casi nulos. El único efecto secundario que se ha notado es la sedación. Sin embargo, es posible observar retención urinaria, taquicardia, depresión e inapetencia. Su dosis es de 1-5 mg/gato cada 12-24 horas (Horwitz, 2002).

Diazepán La dosis inicial recomendada es de 1-2 mg/gato cada 12 horas durante dos semanas. Si el problema desaparece, es recomendable continuar con la misma dosis hasta un total de dos meses de tratamiento, seguido de una reducción gradual. Si el problema reaparece al suspender el tratamiento, se aconseja prolongar la administración de diazepán hasta un total de 6-12 meses, seguido igualmente de una reducción gradual. Los efectos secundarios son un posible 34

aumento de apetito y peso, y una cierta sedación que puede evitarse disminuyendo ligeramente la dosis. Algunos gatos reaccionan con hiperactividad, pero esto suele desaparecer al cabo de pocos días (Horwitz, 2002). Fluoxetina Es útil para el tratamiento de comportamientos aberrantes como acicalamiento excesivo, conductas compulsivas y marcaje. Es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina. Su dosis es de 0.5-1.0 mg / kg por vía oral cada 24 horas (Beaver, 2003). 6.6.3 FEROMONOTERAPIA La comercialización de un análogo sintético de las feromonas faciales del gato ofrece una alternativa terapéutica muy interesante. En efecto, estas feromonas parecen tener un efecto inhibidor sobre el marcaje con orina, por lo que las zonas impregnadas con ellas no serán rociadas con orina por el gato. Además, la aplicación de feromona facial podría contribuir a crear un ambiente familiar y relajante para el animal. Se estima que la aplicación de feromonas elimina totalmente la conducta de marcaje en un 20-30% de los casos y la reduce en un 60% aproximadamente. Así pues, el uso del análogo de la feromona facial sola o en combinación de cualquiera de los otros tratamientos, constituyen una opción potencialmente muy eficaz (Manteca, 2003). 6.7 TRATAMIENTOS PREVENTIVOS 6.7.1 ELIMINACIÓN INADECUADA  Las preferencias por las cajas de arena se aprenden temprano en la vida, como gatitos al explorar su entorno para encontrar los sitios adecuados para orinar o defecar.  Las cajas de arena deben ser grandes y con lados bajos, para que los gatitos las puedan utilizar, de lo contrario, pueden desarrollar una preferencia por eliminar en el periódico a su alrededor.

35

 Los gatos nuevos deben introducirse de forma adecuada y con el consiguiente aumento en el número de las cajas de arena (Bowen y Heath, 2005).

6.7.2 MARCAJE ● Los nuevos gatos se deben introducir con cuidado y con el consiguiente aumento en la cantidad de cajas de arena para el grupo. ● Cuando se decore, construya o realice cambios en distribución de la casa, es conveniente instalar un aspersor de F3 (Ejemplo, Feliway ®, CEVA Animal Health) para mantener la base de señales de olor. Hay que dar tiempo suficiente para que la pintura se seque de la habitación completamente antes de permitir que el gato (s) entre de nuevo en ella. Se puede también extraer los olores faciales y del flanco del gato (s) y aplicarlos en puertas y muebles en la zona recién decorada. Si el gato es particularmente sensible a los cambios, puede ser mejor llevarlo a otro lugar cuando se planea realizar grandes proyectos de redecoración o renovación, sobre todo si implican áreas centrales del territorio para el gato en particular. ● Cuando los gatos se retiran temporalmente del grupo (por ejemplo, cuando se llevan a la clínica veterinaria) deben ser reintegrado al grupo, de nuevo, con cuidado (Bowen y Heath, 2005). .

36

7. CONCLUSIONES De acuerdo con la revisión bibliográfica realizada, se encontró que el 45 a 65% de gatos tienen problemas de micción y defecación inadecuada. Lo cual aumenta el riesgo de ser entregados a un refugio de animales o ser sometidos a eutanasia o abandono cada año. Este trabajo permite al Médico Veterinario Zootecnista tener acceso a información actualizada necesaria para tratar problemas relacionados con la micción y defecación inadecuada en gatos. Con la prioridad de buscar la salud y el bienestar de los pacientes, y esto puede lograrse a través de la educación al cliente, lo que ayudará a evitar el desarrollo de problemas de comportamiento en los gatos. Con este trabajo se concluye que el tratamiento de elección dependerá del correcto asesoramiento que se le proporcione al propietario, ya sea el tratamiento ambiental, el farmacológico o el uso de la feromonoterapia o la combinación de éstos.

37

8. LITERATURA CITADA  Askew, H.R. 2005. Tratamiento de los problemas de comportamiento en perros y gatos: guía para el veterinario de pequeños animales. 2ª edición. Buenos Aires. Intermédica.  Anzola, B. e Ibañez, M., 2009.Eliminación inapropiada en un gato, Canis et Felis 97:90-93.  Bateson, P. 2000. Behavioural development in the cat. In the domestic cat: the biology of its behaviour, 2nd ed,

DC Turner and P Bateson (eds.),

Cambridge, U.K. Cambridge University Press.  Beaver, B, V. 2003. Feline Behavior A Guide for Veterinarians, 2 nd ed, St. Louis, MO. Sauders.  Blackshaw, J.K. 1992. Feline elimination problems. Anthrozoös. 5: 52-56.  Bradshaw, J. 2009. The Etology of Domestic Animals. 2nd ed., Wallinford, UK, CAB International.  Bowen, J. and Heath S. 2005. Behavior problems in small animal: practical advice for the veterinary team. Philadelphia, PA. Elsevier Sauders.  Cottam, N. and Dobman, N.H., 2007. Effect of an odor elimination of feline box behavior. J. Feline Med.Surg. 9: 50-144.  Fatjó,J, Ruiz de la Torre, JL and Manteca, X. 2006. The epidemiology of behavioral problems in dogs and cats: a survey of veterinary practitioners, Animal Welfare, 15: 179-185.  Flavigny, L., Ybert, E., Dellesalle-Féat, T. and, Videau, J. 2002. Enciclopedia Larousse del Gato, EUA, Larousse.  Hart, B.L. and Hart, L.A. 1985. Canine and feline behavioral therapy. Philadelphia. Lea & Febiger.  Heiblum, M. 2004. Etología clínica en perros y gatos. México. División Educación Continua FMVZ Universidad Nacional Autónoma de México.  Horwitz, D, Mills D. and Heath S. 2002. BSAVA British Small Animal Veterinary Association manual of canine and feline behavioural medicine, Quedgeley, Gloucester: British Small Animal Veterinary Association. 38

 Landsberg, G., Hunthausen, W. and Ackerman, L., 1998. Manual de problemas de conducta del perro y gato. Zaragoza, España. Ed. Acribia.  Manteca, X. 2003, Etología clínica veterinaria del perro y del gato. 3ª edición. Barcelona, España, Ed. Multimédica.  Manteca, X. y Sordé, A. 1993. Introducción al diagnóstico y tratamiento del marcaje territorial con orina en el gato. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales, 13(3): 33-38.  Mucha, C.J., Sorribas, C.E., Pellegrino, F.C., 2005. Consulta rápida en la clínica diaria, Buenos Aires. Intermédica.  Neilson, JC. 2004. Thinking outside the box: feline elimination. J. Feline Med. Surg. 6(1):5-11  Neilson, J.C, 2007. Feline house soiling: elimination and marking behaviors. Clinical techniques in small animal practice. Amsterdam, Elsevier.  Overall, K.L., 1997. Clinical behavioral medicine for small animals. St. Louis, MO, Mosby.  Olm, D. D., and Houpt, K.A. 1988. Feline house-soiling problems. Appl. Anim. Behav. Sci. 20: 335-345.  Paragón, B y Vaissaire, JP, 2004. Enciclopedia del gato. Paris. Ed. Ariwa.  Schwartz, S., 1997, Instructions for veterinary clients: Canine and feline behavior problems, 2nd ed., St. Louis, MO, Mosby.  Tilley, LP and Smith F., 2008, Blackwell´s La consulta veterinaria en 5 minutos: canina y felina, Vol. 1, 4a ed., Buenos Aires, Intermedica. Voith VL, 1985 “Attachment to companion animals”. In: The humancompanion animal bond. Vet. Clin. North Am. Small Anim. Pract. 152 (2): 289-295.  Club gatero.cl (http://www.clubgatero.cl/noticias-felinas/una-maravillosacasa-japonesa/) Visitado 1 Diciembre 2012.  Animales sin hogar.net (http://animalessinhogar.naturalforum.net/t89003recinto-para-gatos ) Visitado 3 Diciembre 2012.  Royal canin vet news (http://www.thevetnews.com/RCVetNews06/datocurioso.html) Visitado 28 Noviembre 2012. 

39

Get in touch

Social

© Copyright 2013 - 2024 MYDOKUMENT.COM - All rights reserved.